Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix






descargar 0.52 Mb.
títuloLiteratura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix
página2/6
fecha de publicación11.09.2015
tamaño0.52 Mb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Ley > Literatura
1   2   3   4   5   6

Primera generación romántica

Esteban Echeverría

(1805-1851)


“El regreso“




Still one great clime, in full and free defiance,

Yet rears her crest, unconquer'd and sublime,

Above the far Atlantic!...

Byron
¡Oh Patria, Patria nombre sacrosanto

a pronunciarte vuelvo con encanto!

Tu halagüeño semblante

ya rebuscan mis ojos cuidadosos

por el vasto horizonte,

5 y cual airosa cima de alto monte,

ya lejos lo perciben y mi seno

de júbilo rebosa palpitante.

Pasaron ya los días,

en que con grato anhelo,

10 canté un adiós a tu querido suelo,

y pasaron también las ilusiones,

que de mis dulces lares

me llevaron gustoso a otras regiones,

y a atravesar los procelosos mares.

15 Entonces ambicioso

de ver el ancho mundo,

y de espaciar mi mente

por los cielos y piélago profundo;

de sondar el saber de las naciones,

20 y pesar los blasones

que ostentan los imperios, las edades,

abandoné sin pena mi reposo;

mas ahora satisfecho

vuelvo a tu dulce seno,

25 cual tierno esposo al suspirado lecho;

de gozo puro y de esperanza lleno.

¿Y cómo no? cuando tu solo aspecto

me dice que soy libre, y que la tierra

voy a ver de los libres so mi planta.

30 Mi pensamiento altivo se levanta

cuando pronuncio tu sagrado nombre,

¡Oh libertad! Y de mi laúd sonoro

se estremecen las cuerdas resonando,

en mi boca rebosan las palabras,

35 y con mil armonías

en alabanza tuya voy cantando.

El viejo continente

tan solo desengaños me ha mostrado:

entre sus pueblos cultos he buscado

40 tu imagen celestial, resplandeciente,

simulacros vanos he encontrado,

con incienso impuro veneradas

tus efigies sagradas.

Fueron los tiempos en que Europa libre

45 diera ejemplo a la tierra suficiente;

mas la fuerza triunfó y el duro cetro

cayó sobre los pueblos inclemente:

desde entonces la cruda tiranía

abate de los hombres la energía,

50 que mansos doblan la cerviz paciente,

y el supremo albedrío

de Reyes o tiranos

a los pueblos conculca, cual gusanos,

sin aliento ni brío.

55 La miserable España

en vergonzosa nulidad apenas

se mueve y aun pretende

que la América gima en sus cadenas;

empero el León rampante

60 ya no brama arrogante

sino en baldón de su impotente saña.

Tan solo en las montañas de la Helvecia

la libertad respira,

burlando a sus tiranos,

65 y en el suelo glorioso de la Grecia

sin aliento ya espira

en las garras de tigres otomanos.

Confuso, por tu vasta superficie

Europa degradada, yo no he visto

70 mas que fausto y molicie,

y poco que al espíritu sublime

al lujo y los placeres

encubriendo con rosas,

las marcas oprobiosas,

75 del hierro vil que a tu progenie oprime.

La libertad de Europa fugitiva,

un asilo buscando,

ha pasado el Océano,

su dignísimo trono levantando

80 do se agitan los pechos a su nombre,

y do con dignidad respira el hombre:

en el hermoso suelo americano.

Y en el tuyo también ¡oh Patria mía!

Tus hijos los primeros elevaron

85 a su imagen altares,

en su divino fuego se inflamaron,

y con rara osadía

el fanatismo y la opresión hollaron:

tú el rayo fulminaste,

90 que su terrible saña dilatando,

rompió de un hemisferio

el largo y degradante cautiverio.

¡Gloria al pueblo argentino,

terror de los tiranos,

95 que oprimían al Sud con férreas manos!

¡Gloria inmortal al pueblo peregrino!

Y tú Patria querida

muestra un ejemplo más a las naciones;

la maldad atrevida,

100 y las bajas pasiones

confesarán al fin avergonzadas,

que no son nombres vanos

la libertad, sus fueros soberanos,

sino para las almas degradadas.

105 Modera un tanto ¡Oh Plata majestuoso!

Esas ondas altivas,

no a un hijo de tus márgenes recibas

con flujo tumultuoso;

que en movimiento suave

110 fluyan y den camino silenciosas

a los flancos estrechos de mi nave,

que juega con tus crines espumosas.


“En celebridad de Mayo”

¡Libertad! ¡libertad! No más resuena

por todo el continente.

Varela

Dadme la lira de oro

¡Oh Musas! Al ingenio reservada,

y con plectro sonoro,

y con trompa no usada,

cantaré de mi patria

5 los triunfos y la gloria celebrada.

Cantaré las cadenas

y la oprobiosa y dura servidumbre,

que con infandas penas

rompió, y la muchedumbre

10 hollada de tiranos,

que la razón fuscaban y su lumbre.

De mayo los portentos

escuchen las naciones admiradas,

y a los ledos acentos,

15 y a las voces sagradas,

libertad y derechos,

Treman del solio las soberbias gradas.

De mayo el sol parece,

y en el Plata sus rayos reflejando

20 los pechos enardece,

súbito fecundando

los gérmenes divinos,

que al universo la natura ofrece:

Crecen y se derraman

25 por todo el continente americano,

y los pueblos se aclaman,

libres ya, y el Indiano,

sus cadenas hollando,

se ostenta independiente y soberano.

30 Despareció del mundo

el oprobio del hombre amancillado;

el monstruo furibundo

pereció conculcado,

y de mayo la lumbre

35 ha déspotas y tronos derribado.

¿Mas do la Musa mía,

por entusiasmo, patrio enajenada

vuela con osadía,

y no oye la algarada,

40 que en el foro se enciende;

cual acorre la turba presurada?

Derrocaos a mi anhelo

del espacio anchurosos valladares,

cíñase el ancho suelo

45 y los profundos mares;

que hasta mi dulce patria

mi vista enajenada extienda el vuelo.

¿Cómo cantar podría,

en medio de los tronos degradados,

50 los himnos de alegría

en mi patria entonados,

ni los sublimes votos

de seres libres al Olimpo alzados?

Sin vuestro puro aliento,

55 libertad sacrosanta, se enmudece

la lira, y tremulento

el canto se oscurece,

con las densas tinieblas,

que el trono aciago al pensamiento ofrece.

60 Mas ya rasgose el velo,

que tu sublime rostro me ocultaba

¡Oh Patria! y desde el suelo,

que el tosco Galo hollaba,

tu gloria noble canto,

65 y a tus sacros transportes me levanto.

Salud ¡oh sol fecundo

en portentosos frutos!

Salud, padre del mundo,

que el germen infecundo

70 del fanatismo y la opresión rompiste,

y a la América diste

libertad y derechos,

y con tu inmensa lumbre

los extendidos trechos

75 del orbe iluminaste;

que al Argentino tu fulgor prestaste.

En mayo venturoso

el Argentino levantó radiosa

su frente, y al instante

80 sublimose del Indio el pensamiento,

y triunfante y gloriosa

la razón aparece,

y la ominosa esclavitud perece.

Cantad, cantad ovantes

85 de mayo el sol que asoma por la esfera;

sus rayos centellantes,

anuncian a la tierra

de América el gran día,

y del crudo tirano la agonía.

90 Sepúltase al abismo

el soberbio dosel del ambicioso,

confuso el despotismo,

y con mortal desmayo,

en los antros se oculta del reposo,

95 cuando tu faz ostentas,

¡Oh hermoso sol de mayo!

Enajenado acorre el Argentino,

y en tu rostro divino

ve trazados con letras inmortales

100 de su triunfo y su gloria los anales.


“Mi destino”

Oui, je mourrai: déjà ma lyre en est en deuil,

Jeune, je m'éteindrai, laissant peu de mémoire.

V. Hugo
Presa de mil dolencias,

el corazón marchito,

a veces angustiado

me concentro en mí mismo,

y voz secreta escucho

decirme estremecido:

«En juventud temprana

morir es tu destino».
«Antes que el lauro sacro

se entrelace y el mirto

en tu lozana frente,

sufrirás el martirio

que al que nació poeta

reserva el hado impío:

que en juventud temprana

morir es tu destino».
De Prometeo el fuego

arde en mi seno altivo,

un buitre despedaza

mi pecho enardecido,

y mi existencia llena

de angustias y conflictos

que en juventud temprana

morir es mi destino.
A cada instante veo

el tenebroso abismo

de la tumba a mi planta,

y el pensamiento mío

repliega al contemplarlo

sus alas abatido:

que en juventud temprana

morir es mi destino.
Con el mirar profundo

de espíritu divino,

mi genio el universo

abarca y lo infinito;

pero voz ominosa

me repite al oído:

que en juventud temprana

morir es mi destino.
Como la flor del campo

que el inflamado estío

agosta en el momento

de desplegar sus visos;

así se han marchitado

mis juveniles bríos:

que en juventud temprana

morir es mi destino.
¿Qué importa que llenase

de fuego peregrino

mi pensamiento el cielo

si soplo fugitivo,

exhalación errante,

al nacer ya me extingo?

¿Si en juventud temprana

morir es mi destino?
Mi corazón desmaya

de dolor consumido,

y mis fugaces días,

sin ostentar su brillo,

se eclipsan y descienden

a la mansión de olvido:

que en juventud temprana

morir es mi destino.


“Imitación del inglés”

Y con eterno eclipse

cubrió sus bellos ojos.

Lope de Vega

Salid, salid del pecho

sollozos y gemidos.

Del fatídico bronce

los lúgubres sonidos,

acompañen tan solo

el llanto y los suspiros.

Marchitose temprano

el rozagante lirio,

la cándida azucena,

del argentino río.

De sus hermosos ojos

el espléndido brillo,

la noche del sepulcro

por siempre ha oscurecido.

De su belleza rara,

de su candor divino,

de tantas perfecciones

no quedan ni aún vestigios.

¡Oh muerte inexorable!

¿Cómo, cómo has podido

destruir en un instante

este tierno arbolillo?

Él era de sus padres

la delicia y cariño,

la vida y la esperanza

de un corazón cautivo;

y cuando prometía

tantos frutos opimos,

te gozas inhumana

de un golpe en abatirlo.

Lloremos, pues, lloremos

el mísero destino,

de la flor malograda

del Argentino río.

Salid, salid del pecho

sollozos, y gemidos.
Y tú ángel que habitas

el estrellado Empíreo,

si nuestras ansias oyes,

contémplanos benigno

y ayúdanos un tanto,

con tu influjo divino,

a soportar tu pérdida

y el dolor que sufrimos.

Salid, salid del pecho

sollozos y gemidos.


“El pensamiento”

ESTEBAN ECHEVERRÍA

¡Oh flor de alta fortuna!

Rioja
Yo soy una flor oscura

de fragancia y hermosura

despojada;

flor sin ningún atractivo

que sólo un instante vivo,

acongojada.
Nací bajo mala estrella;

pero me miró una bella

enamorada,

y me llamó pensamiento

y fui desde aquel momento

flor preciada.
No descuello en los jardines

como los albos jazmines

o las rosas;

pero me buscan y admiran

me contemplan y suspiran

las hermosas.
Si me mira algún ausente

que de amor la pena siente,

cobra vida;

y es feliz imaginando

que en él estará pensando,

su querida.
Yo soy grata mensajera,

que bajo forma hechicera

voy volando,

a llevar nuevas de dicha,

al que vive en la desdicha

suspirando.
Emblema del pensamiento,

del amor y el sentimiento,

mi destino

es deleitar al que adora,

y consolar al que llora

peregrino.
1   2   3   4   5   6

similar:

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconBuawaigaai ayuyisaa "argentina" do ia kaawaea ummooemmi ia oyagaa*...

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconArgentina: El presidente Ortiz se enferma de diabetes y pide licencia....

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconPrograma centro de estudios en literatura argentina
Filiaciones de la poesía chilena y la práctica neobarroca: el caso de Diego Mesa 3: Mesa 3

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconLa Embajada Argentina, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales,...

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconPoesía Argentina Contemporánea

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconLa poesía argentina: metáforas de la realidad política nacional

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconLa hora epigonal. Ensayos sobre poesía argentina contemporánea

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconLiteratura argentina

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconLiteratura Argentina II

Literatura Argentina puca poesía romántica en la Argentina sxix iconLiteratura argentina






© 2015
contactos
l.exam-10.com