Woody Allen y Marshal Brickman annie hall






descargar 330.78 Kb.
títuloWoody Allen y Marshal Brickman annie hall
página4/29
fecha de publicación07.09.2015
tamaño330.78 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   29

Interior. Pantalla de televisión.


Alvy, un oficial de la Armada y el presentador del programa, Dick Cavett.

Voz de Alvy: Perdí todo contacto con mis antiguos compañeros. Y acabé por convertirme en cómico profesional.

Alvy (adulto, en la pantalla de TV): No me admitieron en el Ejército. Yo era, ah... detalle interesante, yo era, yo era un SD.

Dick Cavett (off): ¿SD?

Alvy (en la pantalla de TV): Sí, un Super Dotado. Me gradué con matrícula en todas las asignaturas.

Cavett y el oficial le miran.

Voz de Alvy: En, en, en caso de guerra, sería un rehén demasiado apetecible.

Cavett y el oficial ríen, mientras la audiencia presente en el estudio ríe y aplaude.

Interior. Casa de Alvy. Día.


La madre de Alvy, sentada a la mesa, pela zanahorias.

Madre: Siempre te fijaste únicamente en lo peor de las personas. Nunca te llevaste bien con nadie en la escuela. El mundo y tú seguíais caminos distintos. Te hiciste famoso, pero continuabas desconfiando de todo.

Exterior. Calle de Brooklyn. Día.


Alvy y su amigo Rob caminan por una acera concurrida. Se oye el ruido del tráfico.

Alvy: Le oí perfectamente. Dijo «judío» en voz baja.

Rob: ¡Tú estás loco!

Alvy: Que no, hombre. Salíamos de la pista de tenis, ¿sabes?, estábamos él, su mujer y yo. La miró, se volvieron los dos hacia mí y él murmuró entre dientes «judío».

Rob: Alvy, eres un paranoico total.

Alvy: ¿Qué... qué yo soy un parano...? A mí esas cosas no se me escapan, ya lo sabes. Mira, tenía que almorzar con unos tipos de la NBC, y yo pregunté: «¿Habéis comido ya, o qué?», y Tom Christie me contestó: «Sí, judías». No dijo: «Ya hemos comido», sino «Sí, judías». ¡Judías! ¿Te das cuenta? «Sí, judías».

Rob: Oh, Max, tú...

Alvy: No me llames Max.

Rob: ¿Por qué, Max? Te va bien ese nombre. Max, ves enemigos en todas partes.

Alvy: ¡No, te digo que no! Mira, estaba yo en una tienda de discos, escucha esto y verás... había un dependiente rubio de pelo corto, y me miró con aire de complicidad y sonriendo me dijo: «Sí, esta semana hay rebaja de Wagner». Wagner, Max, Wagner. Así que entendí muy bien lo que quería decirme... muy significativo, Wagner.

Rob: Vale, Max. California, Max.

Alvy: Ah.

Rob: Larguémonos de esta ciudad de locos...

Alvy: Déjalo estar, Max.

Rob: ...vayamos a la soleada Los Angeles. Todo el mundo del espectáculo está allí, Max.

Alvy: No, no puedo, siempre me sales con ese cuento, pero no quiero vivir en una ciudad donde la única superioridad cultural consiste en que puedes girar a la derecha con el semáforo en rojo.

Rob (mira el reloj): Vale, Max, no hablemos más. ¿No llegarás tarde a tu cita con Annie?

Alvy: Quedé con ella delante del Beekman. Creo que aún tenemos tiempo, ¿no te parece?

Exterior. Fachada del cine Beekman. Día.


Alvy aguarda en la entrada del cine. La taquillera y el portero son visibles a través de las cristaleras. Se oyen bocinas de coches, ruidos de tráfico. Llega un hombre, mira a Alvy, pasa de largo, pero vuelve y le aborda.

Hombre primero: ¿Sale usted por la tele?

Alvy: No. Bueno, sí, alguna vez. Ya sabe, por si las moscas.

Hombre primero: ¿Como se llama usted?

Alvy (carraspea): No le va a sonar. Da lo mismo. ¿Qué importancia tiene?

Hombre primero: Usted salía en, ah, el, ah, el programa de Johnny Carson, ¿verdad?

Alvy: Alguna vez, ya sabe. Vamos, quiero decir, de vez en...

Hombre primero: ¿Cómo se llama usted?

Alvy (cada vez más nervioso): Yo, yo, eh, soy Robert Redford.

Hombre primero (ríe): ¡No me diga!

Alvy: Me llamo Alvy Singer. Muy amable, es usted muy amable... Muchas gracias... por todo.

Se estrechan la mano. Alvy le da una palmadita al hombre en el brazo. El hombre mira por encima del hombro, llamando a alguien, y señala hacia Alvy.

Hombre primero: ¡Eh!

Hombre segundo (off): ¿Qué?

Hombre primero: ¡Es Alvy Singer!

Alvy: ¡Escuchen, amigos, por el amor de Dios! ¡Ya está bien!

Hombre primero (hablando a la vez): ¡Sale por la tele! ¿Es Alvy Singer, verdad?

Alvy (al mismo tiempo): Déjenme en paz, ¿quieren? ¡Déjenme en paz! ¡Cielos!

Hombre primero (al mismo tiempo): Este tío sale por la tele.

Alvy: ¡Ojalá llevara la maza de polo!

Hombre segundo: ¿Quién sale por la tele?

Hombre primero: Este, en el programa de Johnny Carson.

Alvy (al mismo tiempo): Amigos, ¿qué es esto, un mitin sindical? Miren...

Hombre segundo (al mismo tiempo): ¿En qué programa?

Hombre primero (le tiende a Alvy un librito de cerillas): ¿Quiere firmarme un autógrafo?

Alvy: Usted no quiere mi autógrafo.

Hombre primero (al mismo tiempo): Claro que lo quiero. Es para mi novia. Ponga «para Ralph».

Alvy (firma el librito): ¿Su novia se llama Ralph?

Hombre primero: Es para su hermano. ¡Alvy Singer! ¡Eh! ¡Este es Alvy...!

Hombre segundo (al mismo tiempo): ¿Es usted de veras Alvy Singer, la estrella de la televisión?

Alvy asiente, y empuja al hombre para zafarse de él. Los dos le siguen, gesticulando.

Hombre primero: ...Singer!

Hombre segundo: ¡Alvy Singer está aquí!

Llega un taxi. Alvy abre la puerta y Annie se apea.

Alvy: Vale, vale, amigo. (A Annie.) Por el amor de Dios, ¿por dónde has venido, por el canal de Panamá?

Annie (al mismo tiempo): Vale, vale, hoy estoy de mal humor.

Alvy: ¿Conque de mal humor? Pues yo aquí esperándote con toda la troupe de «El Padrino».

Annie: Tendrás que aprender a soportarlo.

Alvy: He aprendido a soportar a dos cretinos importantes, ¿sabes?

Annie: Vale, vale.

Los dos se ponen en la cola para sacar entradas. Una cartelera anuncia: INGMAR BERGMAN'S CARA A CARA. LIV ULLMANN.

Annie: Por favor, tengo dolor de cabeza.

Alvy: Vaya, con que de mal humor. Será que te va a venir el período.

Annie: De período, nada. ¡Cielos, cada vez que pasa algo fuera de lo normal, tú empeñado en que me está viniendo el período!

Alvy gesticula al acercarse a la taquilla.

Alvy: Un, un poquito más alto. ¡Creo que hay uno que no te ha oído! (A la taquillera.) ¿Ha empezado ya la película?

Taquillera: Hace dos minutos.

Alvy (dando un golpe sobre el mostrador): ¡Ya está! ¡Dejémoslo, no quiero entrar!

Se vuelve para irse, mientras Annie le sigue.

Annie: No son más que dos minutos, Alvy.

Alvy (al mismo tiempo): No, lo siento, no puedo. Ya la hemos fastidiado. Yo, ah, yo, vamos, no quiero entrar a la mitad.

Annie: ¿A la mitad?

Alvy asiente con gesto desesperado.

Annie: Sólo perderemos los créditos. Y están en sueco.

Alvy: ¿Quieres que matemos dos horas tomando café o algo por el estilo? Iremos a la...

Annie: ¿Dos horas? No, a-ah, yo voy a entrar. Voy a entrar.

Alvy (al mismo tiempo): Muy bien. Adiós.

Annie coge a Alvy del brazo.

Annie: Mira, en el rato que llevamos discutiendo, ya estaríamos dentro, ¿no te das cuenta?

Alvy: Oh, no nos pongamos a discutir aquí delante de todo el mundo, me da apuro.

Annie (al mismo tiempo): Vale, vale, vale, ¿qué quieres hacer entonces?

Alvy: No lo sé. ¿Quieres, quieres ir a ver otra película?

Annie asiente, encogiéndose de hombros con disgusto.

Alvy: Vayamos a ver «Le Chagrín et la Pitié».

Annie: Oh, por favor, si ya la hemos visto. No estoy de humor para tragarme un documental de cuatro horas sobre el nazismo.

Alvy: Bueno, perdona, yo, yo no puedo... yo, yo tengo que ver una película exactamente desde que empieza hasta que termina, porque, porque soy del tipo anal.

Annie (ríe): Vaya, una palabra elegante para definirte en este momento.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   29

similar:

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconLa vida y todo lo demas “anything else” Un film de Woody Allen con...

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconUnidad 1: Tradición Bíblica y Clásica
«Poderosa Afrodita», de Woody Allen. En ella se narra una historia de amor y paternidad actual en la que aparecen intercalados elementos...

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconKarma de annie besant

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconLiteraktum 2011 annie freud

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconUltimas reflexiones sobre Woody Guthrie

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconEl tenis de mesa y el desarrollo motriz john B. Allen

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconXimena Moors, Dauer Hall 3b

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconTaller profesional técnicas de Story-Telling con Jan Blake. En inglés...

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconVous pouvez utiliser ce programme sur un micro de table dans un bureau...

Woody Allen y Marshal Brickman annie hall iconLibrodot com
«¡Un fuego, por caridad! ¡Una habita­ción con un fuego!» Dio unos golpes en el suelo y se sacudió la nieve junto a la barra. Después...






© 2015
contactos
l.exam-10.com