McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que






descargar 77.25 Kb.
títuloMcLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que
fecha de publicación05.06.2015
tamaño77.25 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Ley > Literatura
MARSHALL McLUHAN
McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que estudió en la Universidad de Manitoba, y se doctoró en Cambridge, Inglaterra, en 1943, con una tesis sobre la poesía inglesa en la época isabelina. Enseñó en varias universidades de Estados Unidos y Canadá, pero especialmente en el Saint Michael’s College, de la Universidad de Toronto. De entre sus numerosas obras, fueron La Galaxia Gutenberg y Comprender los medios de comunicación las que le proporcionaron fama internacional a partir de la segunda mitad de los años sesenta. De su biografía, resulta interesante resaltar un par de aspectos. El primero es que resulta difícil situar a McLuhan dentro del panorama de las ciencias sociales, aun cuando, como es natural, estuvo sometido a varias influencias. Por ejemplo, conocemos la relación que mantuvo con Harold Innis, uno de los fundadores de los estudios de comunicación. Por otro lado, puede parecer extraño, pero algunos aspectos de su obra concuerdan con la de Herbert Marcuse, de quien, probablemente, debió recibir alguna influencia, si bien el marxismo, fundamental en el pensamiento del sociólogo crítico alemán, está totalmente ausente de la de McLuhan. El segundo aspecto que vale la pena destacar es que era un buen conocedor de la literatura inglesa y que la enseñó en varias universidades de Canadá y Estados Unidos. Quizá fue precisamente su bagaje de conocimientos literarios lo que le ayudó a comprender que estaba viviendo el final de una época cultural gobernada por la textualidad. El hecho es que McLuhan fue uno de los primeros autores, aunque el primero, que se dio cuenta del cambio cultural que suponía la existencia de los nuevos medios audiovisuales. Sus afirmaciones, a veces provocadoras, a veces crípticas, originaron adhesiones entusiastas y férreas críticas. Hoy en día, veinticinco años después de su muerte, después de que su obra se pusiera de moda y de que haya permanecido en un olvido relativo en los últimos tiempos, parece que estamos en condiciones de leerla desapasionadamente, juzgándola con el distanciamiento que proporciona el paso del tiempo.

He aquí una síntesis y una interpretación de su pensamiento.
LAS INFLUENCIAS DE LAS TECNOLOGIAS COMUNICATIVAS EN LOS CONTENIDOS QUE TRANSMITEN
El medio es el mensaje”

McLuhan adopta la concepción elaborada por la antropología según la cual se considera que hemos creado los instrumentos, las herramientas, como extensiones del cuerpo humano. El martillo lo sería del puño; la rueda, de nuestras piernas; unas pinzas, de la mano, y así podríamos seguir con los diferentes utensilios, tanto materiales como intelectuales, que constituyen nuestra cultura. Lo altamente significativo, que él remarca de forma acertada, es que, si hasta ahora los artefactos que incorporábamos a nuestra vida venían a ampliar las piernas, los brazos y otras partes de nuestro cuerpo, los medios de comunicación son instrumentos que actúan como extensiones de nuestro cerebro y de los órganos de la sensibilidad, y éste sería, según su criterio, un fenómeno nuevo y revolucionario.

La vinculación de los instrumentos con el cuerpo humano y sus necesidades es una tesis que la antropología cultural ha expresado ampliamente, pero a la que McLuhan da una dimensión diferente. Nos dice que no es que los nuevos medios sean puentes entre el hombre y la naturaleza, sino que son naturaleza, al ser extensiones del cuerpo humano. Y “Los medios como extensiones del cuerpo humano” es un aforismo que ha adquirido gran popularidad, pero que me temo que muchos citan sin entender plenamente. Contribuye a ello que se trata de un mensaje frío que será necesario calentar –utilizando la terminología propia del mismo autor–.

McLuhan parte de la idea de que los medios, por ellos mismos, más que los contenidos que transmiten, conforman la mentalidad de las personas y de la sociedad. De acuerdo con este punto de partida, se afirma reiteradamente en su obra que el hecho de pasar, en su día, de la oralidad exclusiva a la textualidad condicionó la naturaleza de la cultura. A partir del momento en que ocurrió tal fenómeno, la mentalidad de los individuos cambió, así como también las relaciones sociales y la economía. Es en este sentido que debemos entender la famosa frase “El medio es el mensaje”. Por ejemplo, la escritura, como fármaco de la memoria que es, transformó los sistemas de educación y de conservación del conocimiento; el maquinismo originó efectos en la vida particular de las personas y de la sociedad en general, con independencia de los productos concretos que se fabricaran. La luz eléctrica es un medio sin mensaje y, en cambio, da vida a todos los mensajes y utilidades que se le dan. El mensaje real de cualquier medio o tecnología es el cambio de escala, de ritmo o de patrones que origina en los asuntos humanos. El ferrocarril no introdujo ni el movimiento ni el transporte, sino que aceleró y cambió la escala del movimiento de personas y mercancías. Así pues, podemos decir que el mensaje del ferrocarril es la aceleración que provoca en las relaciones humanas.


Pero los medios también son el masaje –y aquí tenemos otro de sus aforismos–, porque nos penetran por todas partes y en los diferentes ámbitos de nuestra cultura, formando el ambiente que nos da forma. El masaje sería el efecto de los medios, es decir, su mensaje. Nos afectan en la estética, en la moral, en la economía, en la psicología, etc. No pueden entenderse los cambios sociales si no se tienen en cuenta los cambios de ambiente que han producido los medios de comunicación. Si se considera que nuestra privacidad está en peligro es porque el nuevo ambiente de información la amenaza. La familia está obsoleta, dado que ya no puede ejercer su función educativa y los medios han ocupado su lugar. Los medios electrónicos han acabado con las ideas tradicionales de tiempo y espacio. Ahora todo es inmediato, reproducible, combinable; ya no existe un lugar para cada cosa y un tiempo para cada acontecimiento. El tiempo y el espacio nos los hacen los medios, pero también nosotros mismos al poderlos manipular.
CÒMO LOS SENTIDOS Y SUS EXTENSIONES CONFIGURAN TRES ETAPAS DE LA HUMANIDAD

INTRODUCCION
Empezamos a reestructurar los sentimientos y emociones primordiales, de los que nos separan tres mil años de alfabetización”

A partir de aquí, McLuhan, en una mirada histórica, describe tres eras de la humanidad: era de comunicación oral, era de comunicación escrita y era electrónica o aldea global (1).

Conviene recordar que el paso de una a otra era siempre se ha debido a los cambios en las tecnologías de la comunicación. La invención del alfabeto señala el fin de la primera etapa de cultura oral; la de la imprenta de tipo móvil radicaliza las condiciones de esta última etapa; finalmente, la invención del telégrafo abre las puertas a un proceso de descubrimientos que culminarán en la televisión. Estas invenciones marcarán los procesos de cambio que han condicionado nuestra evolución cultural.
CÒMO LOS SENTIDOS Y SUS EXTENSIONES CONFIGURAN TRES ETAPAS DE LA HUMANIDAD 1) ERA PREALFABETICA, O SOCIEDAD ORAL
En un mundo prealfabético las palabras no son signos”

Se trata de los primeros tiempos de la humanidad. Una era en la que el único medio para la transmisión de los mensajes es la palabra. No existen procedimientos para la conservación de la información más allá de la memoria humana. Por ello los actos comunicativos que se realizan entre emisores y receptores están necesariamente ligados en una unidad de espacio y de tiempo. Una edad tribal oral que sería como “un estado de naturaleza” en el que los sentidos se conjugarían de forma armónica, ya que la palabra disfruta de gran riqueza sensorial. El tiempo y el espacio son concebidos de modo circular y no como un móvil que va del pasado al futuro, según la concepción euclidiana. Todo lo que existe en el entorno humano está integrado en el contexto general y tiene vida. El ser humano de esta era podía dialogar con las entidades naturales, influir en ellas y negociar con ellas en tanto seres con vida. No las convertía en mercancías inertes. Pensemos, por ejemplo, en la magia y el fetichismo: las imágenes no eran representaciones de seres y fuerzas ocultas, sino que eran esos seres y fuerzas; las frases rituales tenían poderes; toda la naturaleza tenía intención y estaba viva. Se trata de una etapa cultural en que todos los órganos de la sensibilidad hacían su papel, principalmente el oído y el tacto. Debemos recordar que estos órganos están regulados por el hemisferio derecho del cerebro.

Desde el punto de vista social, se argumenta que todos los hombres eran iguales en la tribu, ya que el habla es una capacidad que define a la especie. No había analfabetos. El bagaje cultural estaba uniformemente repartido. La única diferencia era que los viejos sabían más cosas que los jóvenes, debido a su dilatada experiencia. Por otro lado, las relaciones estrictamente orales limitaban la amplitud del grupo humano a la tribu, a la aldea. La forma de comunicación básica era la comunicación oral, y las relaciones sociales únicamente tenían lugar cara a cara.

Los seres humanos de la era prealfabética tenían una visión del mundo de acuerdo con la importancia que tenía el sentido de la audición. El oído predominaba sobre la visión, lo cual creaba una concepción del mundo integradora.
COMO LOS SENTIDOS Y SUS EXTENSIONES CONFIGURAN TRES ETAPAS DE LA HUMANIDAD 2) ERA ALFABETICA, LA CULTURA ESCRITA
La escritura es la visualización del espacio acústico. Iluminó la oscuridad”

Esta edad empezó con la introducción del alfabeto fonético, lo que provocó una ruptura entre el ojo y el oído; y culminó con la imprenta de tipo móvil como fase final de la cultura alfabética, que nos introducirá en la denominada Galaxia Gutenberg.

Con la escritura alfabética se pasa de una cultura basada en la comunicación oral, directa, que favorece las relaciones de tipo emotivo, a otra en que predomina la racionalidad abstracta. La lectura privilegia la vista entre el resto de los sentidos. Leer es una actividad visual que no tan sólo hipertrofia el sentido de la vista, sino que falsea la armonía de las proporciones de los cinco sentidos. La cultura escrita ha desestructurado las relaciones que mantenían los diferentes sentidos. Resulta evidente que el hombre alfabético, y aún más el tipográfico, utilizará cada vez menos los sentidos del oído, el tacto y el olfato, hasta el punto de que se producirá una cierta atrofia. Si tomamos como ejemplo el sentido del oído, deberemos constatar que está saturado por la cantidad de estímulos que no puede atender. El ruido del ambiente no le aporta ninguna información útil. Es muy cierto que estos cambios fueron originados por un conjunto de causas, además de las estrictamente comunicativas, pero McLuhan no las analiza. La sociología de la cultura nos hablará de la creación de las ciudades y del progresivo distanciamiento de los hombres occidentales de los ambientes naturales; de los cambios en los sistemas políticos y muchos otros, en cambio, él se abstraerá. McLuhan reconoce el gran papel que ha tenido la introducción del alfabeto en el progreso de la civilización, pero ello no le priva de lamentarse de las deformaciones mencionadas en el equilibrio sensorial. Para él, el problema radica en el hecho de que el hombre tipográfico que ha llegado prácticamente hasta nosotros y que todavía perdura se ha desarrollado en una sola dimensión.

El alfabeto fonético, que ha caracterizado a nuestra civilización durante toda esta edad, ha introducido una tendencia analítica que no existía anteriormente o no con la misma fuerza. McLuhan desea poner en evidencia que los textos favorecen la racionalidad abstracta, el ver las cosas y el mundo entero como un proceso, la posibilidad de discernir y clasificar unidades dentro del conjunto que se presenta, en primer lugar, como complejo. Si el mundo prealfabético tendía a comprender la realidad como una unidad, el alfabético y su radicalización a través de la imprenta favorecerán la desmembración de la totalidad en unidades a través de un proceso analítico.

La imprenta de caracteres móviles añade otra dimensión a esta tendencia analítica: la idea de uniformidad, de intercambiabilidad y de reproductibilidad ilimitada de las cosas. Sin este complejo de ideas no hubiera sido posible el desarrollo científico y técnico que se encuentra en la base de nuestra civilización. La imprenta constituirá la primera máquina cultural fabricada por medios mecánicos y multiplicará exponencialmente los efectos que había producido el alfabeto. Los libros, por un lado, pueden ser de propiedad privada, permitiendo una apropiación individual de la cultura, pero, por otro, extienden los efectos de la lectura desde pequeño grupos hasta sectores muy amplios de la sociedad.

La concepción del mundo del hombre alfabético, y aún más del tipográfico, está marcada por el hecho de la lectura y de su extensión gracias al libro impreso. El espacio y el tiempo, que habían sido hasta entonces múltiples y circulares, se ordenan a partir de una cultura que nos aleja de la tribu. La racionalidad ligada al texto nos introduce en un espacio euclidiano, medible y ordenable a través de coordinadas, así como en un tiempo lineal que se distribuye en un antes, un ahora y un después. Se crean objetos desligados de su contexto, sin alma, inertes, diferentes de los que existían en otras épocas. Los objetos de ahora son el producto de un diseño racional y se pueden comprar y vender.

El lenguaje se inscribe en el hemisferio izquierdo del cerebro.
COMO LOS SENTIDOS Y SUS EXTENSIONES CONFIGURAN TRES ETAPAS DE LA HUMANIDAD 3) LA ERA ELECTRONICA, LA ALDEA GLOBAL
Volvemos al espacio acústico”
“Al superar la escritura hemos recuperado nuestra TOTALIDAD”

El dominio cultural y social de la escritura ha sido asaltado por los nuevos medios. El proceso de demolición que empezó con el telégrafo a mediados del siglo XIX no ha hecho más que fortalecerse con los nuevos medios, y principalmente con la televisión, que es el último medio que conoció McLuhan. A través de un siglo y medio hemos podido experimentar el largo crepúsculo que ha sufrido la imprenta; un crepúsculo que todavía perdura, porque lo que se ha producido no es una sustitución radical, sino un cambio de hegemonías, una ampliación del repertorio sensorial. Así pues, después del largo preámbulo que ha supuesto la imprenta, ahora hemos recuperado lo que podríamos denominar la armonía sensorial.

El tiempo y el espacio se funden en la física actual en un espacio-tiempo que nos aproxima a las nociones que tenían los humanos de nuestra cultura en los tiempos pretéritos y que todavía mantienen las comunidades no influidas por la cultura occidental. Los medios audiovisuales obligan a la presencia de emisores y receptores en sendos espacios, aunque no en una unidad de tiempo. La comunicación escrita no exigía ni la participación temporal ni tampoco la espacial, y fomentaba un ambiente propicio a la abstracción. Los circuitos eléctricos han devuelto las relaciones sensitivas a las etapas primitivas. Como gran síntesis que será necesario explicar mínimamente, nos dice que imitan el cerebro humano y lo prolongan; diluyen la racionalidad del texto y promueven el regreso al tribalismo. Los efectos de los nuevos medios de comunicación alcanzan al mundo entero, de tal forma que justifican otra de las metáforas que nuestro autor ha popularizado: la aldea global.


Pero lo que realmente estudia McLuhan en La Galaxia Gutenberg y Comprender los medios de comunicación, sus obras fundamentales, es el proceso que nos hace pasar de la era de Gutenberg a la de la electrónica. Porque no estamos en una era en la que hayamos descartado totalmente la escritura, y más aún en los años en que nuestro autor realizaba sus trabajos. Nos hallamos, por lo tanto, en una situación de transición, y es en dichas situaciones cuando uno es consciente de lo que pierde y todavía no tiene muy claro qué es lo que gana. Precisamente éste es uno de los motivos que hacen que autores como McLuhan tengan un especial interés, porque, instalado en el cambio, nos señalan cuál será la dirección que tomará la nueva cultura.

El final de una etapa nos muestra las características contrarias a las de sus primeras fases. Una galaxia es tributaria de la inmediatamente anterior (el libro impreso fue sofocado en una primera etapa por la cultura que le precedió). La cultura audiovisual ha sido menospreciada por los intelectuales. No obstante, últimamente los productos de las industrias culturales han ganado prestigio e influyen en lo que queda de la cultura tradicional. En las obras posteriores a La Galaxia Gutenberg, que es del año 1962, su autor se dedica a establecer la configuración de la nueva etapa en todos los aspectos de la actividad humana, desde el dinero, el tiempo, la vivienda, el vestido, las historietas y los medios de comunicación de masas. Comprender los medios de comunicación, publicada en 1964, una de sus obras más importantes, se dedica a desarrollar precisamente el papel de los medios de comunicación de masas en la nueva era. En El medio es el masaje, del año 1967, va más lejos y escribe una especie de antilibro, si fuera posible, en el que nos muestra, más que explica, cómo nos penetran los medios.

LOS MEDIOS Y NUESTROS ORGANOS DE LA SENSIBILIDAD
Lo caliente excluye. Lo frío incluye”

Los medios de comunicación de masas nos introducen, por lo tanto, en un mundo global, y lo hacen según dos características que McLuhan obtiene del análisis sensorial, calor y frío, con sus correspondientes exclusión e inclusión. Existen unos criterios básicos que nos permiten distinguir los diferentes medios según la posibilidad de participación que ofrecen. Un medio caliente es aquél que se dirige, con gran riqueza de información –en alta definición a un solo sentido. Los medios calientes, al estar llenos de información, exigen poca participación del público. La alta definición es una información que rebosa. Son medios calientes la escritura alfabética, la radio, el cine y la fotografía. Por su parte, los medios fríos son pobres en información –de baja definición y, por ello, ricos en participación. Esto quiere decir que el receptor tiene que poner mucho de su parte si quiere entender el mensaje. Se dirigen a más de un sentido. Son la escritura jeroglífica, la televisión, el teléfono y las historietas ilustradas (el cómic). Denotan calidez afectiva. Siempre permite más participación un seminario que una conferencia, un diálogo más que un libro. Del mismo modo, el jazz obliga a participar, mientras que el vals lo permite menos.

Los medios fríos que eran la escritura jeroglífica y los ideogramas, que todavía conservan algunas lenguas, tienen efectos muy diferentes de los del caliente alfabeto incorporado por fenicios y griegos. Las últimas consecuencias del alfabeto se consiguieron con la imprenta. Se rompió el corporativismo medieval y se crearon las pautas para el individualismo moderno. El calentamiento extremo del medio llevó al nacionalismo y las guerras de religión del siglo XVI. También hay ejemplos de épocas más recientes sobre los efectos de la inclusión y la exclusión que favorecen los medios. El papel de la mujer cambió y se fragmentó con el industrialismo, las máquinas que realizaban los trabajos del hogar y las guarderías.

La fotografía es, visualmente, de alta definición. La historieta ilustrada es de baja definición porque aporta una información visual más bien pobre. El teléfono es un medio frío, o de baja definición, porque el oído únicamente percibe una pequeña cantidad de información. Lo mismo sucede con el habla. Un discurso lingüístico tan sólo puede entenderse si los receptores lo saben situar en los contextos adecuados para su comprensión. Por su parte, el cine es caliente porque es un medio que pertenece a la era de transición. Combina las técnicas mecánica y eléctrica. Está emparentado con la imprenta porque, en forma de rollos y de guiones, tiende a desarrollar el mundo real y se muestra muy próximo al libro. Pero el filme, a diferencia del texto, produce las mismas impresiones que aquello que se vive. En cambio, la televisión es fría porque, al contrario que el cine, pide al espectador un gran compromiso. Su imagen es muy pobre al estar formada por un número limitado de rayas y puntos, y, además, exige la manipulación de botones. Dice McLuhan que la televisión es una prolongación del sentido del tacto. Esta afirmación puede sorprender, pero pensemos en la participación que reclama ir más allá del sentido de la vista. La televisión se hace en el momento en que el espectador la contempla, mientras que el filme cinematográfico ya está hecho cuando se proyecta; la primera está formada por acciones y procesos en gestación, el segundo es historia vivida. Es evidente que lo más genuino de la televisión es el directo, aunque sea notorio que también permite la transmisión en diferido. En cambio, el cine necesariamente ha sido grabado con anterioridad.

Pero, más allá de la naturaleza de los medios, también interviene la del ambiente sobre el que actúan. Así, los efectos de los medios calientes pueden ser fríos si el receptor es frío. Los individuos de los países en desarrollo son fríos. En cambio, son calientes los individuos que mantienen una cultura ligada a la textualidad. Las consecuencias de los medios calientes o fríos siempre dependen del medio cultural en que se empleen. Al usarse un medio caliente en una cultura fría, o a la inversa, se producen efectos de recalentamiento o enfriamiento. Así pues, debemos considerar que las nociones de frío y caliente deben ser entendidas de forma compleja, al referirse a la vez al medio y a su ambiente.
LAS LEYES DE LOS MEDIOS
Hacia fines de su actividad, luego de haber sido criticado una y otra vez por no proporcionar un fundamento científico a su pensamiento, McLuhan volvió sobre sus ideas sobre los medios y la tecnología en una obra en colaboración con su hijo Eric. El nuevo libro, titulado Laws of Media: The New Science (Leyes de los medios: la nueva ciencia, 1988), fue publicado ocho años después de la muerte de McLuhan. En èl, McLuhan y su hijo exponen cuatro leyes de los medios, la afirmación de que son universales y un desafío a la comunidad científica para que las refute.
¿Cómo refutarlas? Presentando un caso en el que no se cumplan o un caso que requiera una quinta ley.
Los McLuhan sostienen que sus cuatro leyes se aplican a todos los medios. Como invitacion a aplicarlas a la mayor variedad posible de emprendimientos humanos, no las presentan como afirmaciones sino como preguntas:
Las cuatro leyes de los medios.
¿Qué extiende?

¿Qué vuelve obsoleto?

¿Qué recupera?

¿En que revierte?
Se tiene que recordar que estas leyes no se limitan a los medios de comunicación; pueden aplicarse a cualquier artefacto, a toda construcción humana, incluso el lenguaje y sistemas de pensamiento.
Extensión: En esta formulación se puede remplazar “extiende” por “aumenta”, “refuerza”, “intensifica”, “hace posible” o “acelera”, según sea el caso.
Ejemplo:
-Una heladera aumenta la disponibilidad de una amplia variedad de alimentos.

-Una fotocopiadora posibilita la reproducción de textos a la velocidad de la imprenta.

-La computadora acelera la velocidad del cálculo.
Obsolescencia: La Obsolescencia es consecuencia de la extensión. Cuando un medio cumple su funcion como extensión del cuerpo o reemplazo de otro medio, partes del entorno de lo extendido se vuelven obsoletas.
Ejemplo:
-La heladera volvió obsoleto el trabajo del hielero.

-Cuando el automóvil reemplazo al caballo, barrio con establos, herreros, talabarteros, fabricantes de monturas y aparejos, palenques, riendas, carros y coches.
Recuperación: Anteriores estructuras y entornos o antiguas formas de acción, organización humana y pensamiento reviven por la introducción de un nuevo medio.
Reversión: Cuando una tecnología es llevada al limite, o cuando los medios resultan sobrecalentados o sobreextendidos, pueden adoptar características opuestas a las originales o generar una función opuesta a la pretendida.
Ejemplo de las dos características anteriores son:
Palabra hablada
a) Aumenta la conciencia de sí mismo: conciencia de lo que ha dicho otro.
b) Convierte en obsoleto lo subhumano.
c) Recupera la experiencia del pasado.
d) Agrupa la competitividad y la estructura de clases.
Palabra escrita
a) Amplía la autoría privada, al individuo competitivo y orientado hacia un objetivo.
b) Convierte en obsoleto el argot, los dialectos y la identidad de grupo, separa la composición y el rendimiento, divorcio de la vista y el oído.
c) Recupera el elitismo tribal, el circuito encantado.
d) Con el asalto del manuscrito a la producción masiva a través de la prensa llega el público lector corporativo y el “sentido histórico”.
TÈTADRAS MEDIÀTICAS
En su descripción de la interacción de las leyes de los medios, los McLuhan revelan un modelo dinámico de efectos entrecruzados característico de toda construcción tecnológica o humana. Con la forma de un diagrama llamado tétrada, las cuatro leyes pueden verse del siguiente modo:


EXTENSION

REVERSION

RECUPERACION

OBSOLESCENCIA


Extensión y obsolescencia se vinculan como acción y reacción. No sucede lo mismo con la recuperación y la reversión. Un medio no revierte en su opuesto porque se haya recuperado una forma más antigua; por el contrario, revierte porque se lo haya llevado al límite.

Las cualidades complementarias de estas leyes pueden observarse cuando se las toma en pares, sean horizontales y verticales.
Ejemplo:
-El alcohol extiende la energía, pero revierte en depresión.

-El micrófono vuelve obsoleto el espacio privado y lo revierte en espacio colectivo.


ALGUNAS CONSIDERACIONES FINALES
No podemos saber QUÈ dejamos de notar si no nos preguntamos POR QUÈ no notamos mas cosas del mundo. Aquí es donde entran las enseñanzas de McLuhan sobre medios y entornos. A McLuhan no le importa si hacemos preguntas diferentes y obtenemos respuestas a las de él, siempre y cuando descubramos algo acerca de nuestro mundo y lo que está pasando en el.
OBRAS DE Mc LUHAN
(1951) The Mechanical Bride: The Folklore of Industrial Man (La novia mecánica: Folklore del hombre industrial) Nueva York: Vanguard Press.

(1960) Explorations in Communication, Edmund Carpenter y Marshall McLuhan (comp.). Boston: Beacon Press. Edición castellana (1974): El aula sin muros. Barcelona: Editorial Laia.

(1962) The Gutenberg Galaxy: The Making of Rypographic man. (La galaxia de Gutenberg: La construcción del hombre tipográfico)Toronto: University of Toronto Press. Versión catalana (1972): La Galàxia Gutenberg. La formació de l’home tipogràfic. Barcelona: Edicions 62. Versión castellana (1969): La Galaxia Gutenberg. La formación del homo tipográfico. Madrid: Aguilar.

(1964) Understanding Media. The Extensions of Man (Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del hombre) Cambridge, Massachusetts: The MIT Press. Edición castellana (1996): Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano. Barcelona: Paidós.

(1964) Voices of Literature, vol. 1. Toronto y Montreal: Holt, Richard and Winston of Canada.

(1965) Voices of Literature, vol. 2. Toronto y Montreal: Holt, Richard and Winston of Canada.

(1967) The Medium is the Massage: An Inventory of Effects. (El medio es el mensaje. Inventario de efectos), con Quentin Fiore. Nueva York: Bantam Books. Edición castellana (1995): El medio es el masaje: un inventario de efectos. Barcelona: Paidós.

(1967) McLuhan: Hot and Cool (comp.). Gerald S. Stern. Nueva York: New American Library, Signet Books.

(1968) Through the Vanishing Point: Space in Poetry and in Painting. (A través del punto de fuga. El espacio en la poesía y la pintura), con Harley Parker. Nueva York: Harper and Row.

(1968) War and Peace in the Global Village (Guerra y paz en la aldea global. Inventario de situaciones espasmódicas actuales que podrían evitarse con mas feedforward), con Quentin Fiore. Nueva York: Bantam Books. Edición catellana (1985): Guerra y paz en la aldea global. Barcelona: Planeta Agostini.

(1969) The Interior Landscape: The Literary Criticism of Marshall McLuhan (El paisaje interior. La critica literaria de Marshall McLuhan), 1943-1962, compilación e introducción de Eugene McNamara. Nueva York: McGraw-Hill.

(1969) Counterblast (Contra explosión),Toronto: McClelland and Steward.

(1969) McLuhan: Pro and Con, Raymond Rosenthal (comp.). Nueva York: Pelican Books.

(1970) From Cliche to Archetype, con Wilfred Watson. Nueva York: Viking Press.

(1970) Cultur Is Our Business (La cultura es nuestro negocio), Nueva York: McGraw-Hill.

(1972) Take Today: The Executive as Droupot (Toma hoy. El ejecutivo como marginal), con Barrington Nevitt. Nueva York: Harcourt Brace Jovanovitch.

(1977) City as Classroom: Understanding Language and Media (La ciudad como aula. Para entender el lenguaje y los medios), con Kathryn Hutchon y Eric McLuhan. Agincourt, Ontario: The Book Society of Canada.

(1977) D’oeil à oreille. Montreal: Éditions Hurtubise HMH.

(1977) Autre homme autre chrétien à l’âge electronique, con Pierre Babin. Lyon: Éditions du Chalet.

(1987) Letters of Marshall McLuhan (Correspondencia de Marshall McLuhan), Matie Molinaro, Corinne McLuhan y William Toye (comp.). Toronto: Oxford University Press.

(1988) Laws of Media: The New Science (Leyes de los medios. La nueva ciencia), con Eric McLuhan. Toronto: University of Toronto Press.

(1989) The Global Village (La aldea global), con Bruce Powers. Nueva York y Oxford: Oxford University Press. Edición castellana (1996): La aldea global. Barcelona: Gedisa.

(1989) Marshall McLuhan: The Man and his Message, con George Sanderson y Frank MacDonald (comp.). Golden, Colorado: Fulcrum.

FUENTES ELECTRONICAS UTILIZADAS
http://www.portalcomunicacion.com/
www.wikipedia.com
BIBLIOGRAFIA
McLuhan para principiantes. W.Trence Gordon. Edit. Errapar, Buenos Aires, Republica Argentina, junio 1999.

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO.
UNAM.
FACULTAD DE CIENCIAS POLITICAS Y SOCIALES.


INTRODUCCION A LAS TEORIAS DE LA COMUNICACIÓN
Prof. Cobo Romani Cristóbal

Díaz Morales Ilse Paola.

MARSHALL McLUHAN

13 de marzo del 2006.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que iconPublio Virgilio Marón (70 a. C. 19 a. C.) nació en Andes, aldea próxima...

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que iconNació en Guadalajara, Jalisco, México, en 1961. Estudió Ingeniería...

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que iconH1/objectives después de estudiar Capítulo 12, el lector podrá

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que iconEl poeta Jorge Teillier nació en Lautaro, Chile, en 1935 y murió en 1996

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que iconLorca nació en Fuente Vaqueros, España, 1898 y murió en Víznar 1936. Poeta y dramaturgo

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que icon1. 3Resumen del tema 10
«nacionales» contra la República. Murió pocos meses después bajo arresto domiciliario

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que iconPor Federico García Lorca es un drama y tragedia que se publicó en...

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que iconNació el 30 de octubre de 1910 como segundo hijo varón en una familia de
«Nuestra Señora de Monserrat» y de 1918 a 1923 recibe educación primaria en las escuelas del Amor de Dios; en 1923 pasa a estudiar...

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que iconJulio Cortázar es de Bélgica. Nació en 1914 y murió en 1984. Cuando...

McLuhan nació en 1911 en Edmonton, Alberta (Canadá) y murió en 1980 en Toronto. Después de estudiar ingeniería, se decantó por la literatura, disciplina que iconR icardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, nació el 12 de julio de...






© 2015
contactos
l.exam-10.com