La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir






descargar 304.73 Kb.
títuloLa cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir
página1/5
fecha de publicación04.09.2015
tamaño304.73 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5
GUILLERMO TEJADA ÁLAMO


En silencio

3-1988.
PRÓLOGO.______________________________________________

Cuando uno escribe por afición, y encima se tiene que pagar la edición de

sus libros –cosa bastante corriente tratándose de poesía-, se suele tomar

la cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir.

Pero, como siempre he encontrado en mi camino alguna persona amable

que, de vez en cuando y con las mejores intenciones, me ha preguntado

por mi próximo libro, es por estas personas por las que, transcurrido un tiempo prudencial, me he animado a revolver mis carpetas y a preparar

esta mi 3ª aventura literaria, de la que espero, amable lector, que, si no

en toda su extensión, por lo menos en alguna de sus partes, pueda ser de

tu agrado. Gracias.

Ya me hubiera gustado haber podido agradecer desde aquí la ayuda re-

cibida desde algún organismo oficial; pero ello no es posible, ya que, ni la

anterior Junta de Castilla y León-del P.S.O.E.-, ni la anterior Diputación

Provincial de Burgos- de A.P.-, se dignaron prestarme la más mínima ayuda. –(Yo no sé cómo se las arreglan otros, la verdad)-.

Bueno, amable lector, no te canso más; te reitero una vez más lo que

te decía en líneas anteriores, y ojalá que el próximo libro no se haga tan-

to de rogar.

Con mis mejores deseos.
EL AUTOR.
P.D.:

- Esta edición, además de unas pequeñas correcciones, ha cambiado el

orden de los poemas por la necesidad de agruparlos.


EN SILENCIO.

Llevo guardada tu imagen en mi pecho,

en el profundo silencio de mi Yo,

sin poderlo decir;

sin poderla sacar;

en el silencio.

En silencio, mujer, te adoraré;

en profundo silencio;

como se adora el ídolo de un Dios,

las furias desatadas,

o el divino Secreto.

Igual te adoraré, mujer;

igual o más;

pero en silencio.

Sin que tú nada sepas;

sin que lo sepa nadie;

sólo el silencio sabrá de mi secreto.

Y construiré un mundo para ti dentro de mí,

en los profundos abismos de mi adentro,

para vivir la idea de tu amor sin ti

en las playas doradas de los sueños.

Yo, en soledad, sin ti,

en el correr del tiempo;

tú y yo, mujer, en mí,

tu imagen en mi pecho,

grabada en mis adentros para siempre;

guardada en el silencio.

En profundo silencio, mujer, te adoraré;

en profundo silencio;

como se adora el ídolo de un Dios,

las furias desatadas,

o el divino Secreto.

Igual te adoraré, mujer;

igual o más;

pero en silencio.
GALOPANDO
Galopando entre las alas del deseo

voy volando hacia ti

por un camino de estrellas.

Caminando entre las nubes de mis sueños

voy corriendo hacia ti

por un sendero de perlas.

Navegando entre las olas de los tiempos

intento acercarme a ti

sin que me manche la tierra.

Espera, ven, no te vayas;

no te alejes de mi pena;

porque, si de mí te marchas, -1-

me quedaré sin estrella.

ME ACERCARÉ A TI…

Me acercaré a ti por detrás poquito a poco,

sin que me note el aire,

e iré hacia ti, penumbra en la ventana

de quimeras de vida y sueños de la tarde.

Enredaré tu cintura de mimbre entre mis brazos,

mientras hundo mi cara en tu pelambre,

y atraeré para mí tu cuerpo hacia mi cuerpo

hasta sentirte mía/

en abandono suave.

Beberé dulcemente del brillo de tus ojos,

de tu boca, de tu cuello, y donde el pelo nace,

y aspiraré el perfume de tu cuerpo griego,

hasta poseer su esencia,

hasta sentir marearme.

Besaré palabras de promesa en tus oídos,

rozando con mis labios en tus carnes,

y seguiré bebiendo de tu cuerpo en el silencio

hasta poseer su néctar,

hasta lograr embriagarme.

Tú callarás

dejando hacer en el crepúsculo;

Yo callaré,

mis manos en tu pecho de ave.

Tú otorgarás,

mirando ilusionada al infinito;

yo aceptaré,

promesa soñadora de la tarde.


DORMIDO, YO TE HE SOÑADO.

Dormido, yo te he soñado;

soñaba que te besaba,

que te tenía en mis brazos;

soñaba que tú llorabas,

-de alegría era tu llanto-;

y entre lágrima y lágrima,

que me amabas he soñado.


-2-

ELLA.
I
Viniste a mí envuelta en los perfiles blandos

de una niebla sin fin,

gimiendo entre sus velos blancos.

Entraste en mi jardín -el alba despertaba-,

dibujando tu cuerpo entre su cuerpo claro,

y te acercaste al rosal, mirando a la ventana

y arrancando una flor de enrojecidos pétalos.

La oliste; la tocaste,

con la suave caricia de sus dedos largos,

y echaste a caminar;

hacia la puerta;

hacia el sueño de pluma que guardas en País lejano.

No miraste hacia atrás –no te importaba-,

abriste la cancela y, sin pensarlo,

te fundiste de nuevo en la niebla entre murmullos pálidos.
II
Y cuándo volverá ella…;

cuándo volverá ella

a cruzar otra vez por mi jardín

a coger una flor de madrugada.

Cuándo volverá ella

a pasar la cancela de mi casa

por robarme una rosa del rosal

mientras miro detrás de la ventana.

Cuándo volverá ella…
SIN TI…
Odio esta cama vacía, si no estás;

odio esta casa tan fría, si no estás;

estos muebles,

esta noche,

esta soledad tan mía,

esta poesía dormida,

si no estás.

Odio,

y tengo frío;

siento a mi lado el vacío,

sólo porque tú no estás.
DORMIR NO PUEDO…
Dormir no puedo, sin soñar contigo.

Pensar no puedo, si no es en ti.

Vivir no quiero, porque tú te has ido.

Porque tú te has ido, me quiero morir. -3-
MAÑANA DE JULIO.

Esta mañana

ha venido la aurora en manto azul de madrugada;

con sus pies descalzos y su pelo al viento

ha pasado la cerca

y ha penetrado en el jardín de nuestra casa;

ha pisado su césped, húmedo de rocío,

despertado las flores y los pájaros,

las sombras y los ruidos,

y ha levitado hasta tocar en el cristal de la ventana.

Tú dormías;

tu cuerpo bronceado

descubría tu espalda entre las sábanas;

en el alféizar

se enfríaban las sopas de leche de oveja azucaradas;

nos despertamos, hicimos el amor,

y quedamos rendidos en la inmensa cama;

cuando nos levantamos,

la aurora se había cansado de esperar, se había ido,

y había dejado en su lugar a la mañana.


DESPERTAR EN VERANO.

Me gusta el sabor agridulce de tu boca al despertar

en las tibias mañanas de verano,

cuando todo en tu cuerpo es agridulce

como fruta inmadura entre los dientes blancos.

Me gusta el sabor agridulce de tu piel al despertar

que recorro con mi lengua y con mis manos

sin dejar un rincón –sudor y miel-

en susurros dormidos y gritos africanos.

Me gusta el sabor agridulce de tu cuerpo al despertar

en la revuelta cama abandonado,

húmedo de placer –limón y fresa-

cual higuera que brinda sus frutos sazonados.

Me sabes a todo, a leche y miel,

a cereza que rompe su néctar en mis labios;

a ensalada de frutas –sopas escarchadas-,

a trocitos de piña azucarados.

Me hago placer, sudor y nube,

en la toma del fruto codiciado,

y me pierdo por arriba, soy la nube,

entregando mi cuerpo a tu cuerpo abandonado.

-4-


LAS NUBES ESTÁN LLORANDO

Las nubes están llorando

perlas de amor de sus ojos;

las nubes están llorando,

porque se marchó el verano.

Las nubes están llorando

lágrimas duras y frías;

las nubes están llorando,

porque su amor no ha esperado.

El viento las va llevando;

las hace vagar errantes

por lo inmenso del Espacio;

quieren encontrar andando,

sin la dimensión del tiempo,

a su amante que ha pasado.

¡Oh, nubes, no lloréis más,

porque el verano vendrá!.

¡Oh, nubes, no lloréis más,

porque el verano vendrá,

y su amor os fundirá.
-5-


AMOR…


Cuántas veces recorrí caminos

con el alma de la noche inquieta;

con la tarde de la pena oscura;

con el día de la herida abierta.

Cuántas veces pregunté al Destino

con el grito de la voz desierta;

con el ansia de la lucha oculta;

con la angustia de la vida yerma.

Cuántas veces te busqué en el mito;

en la brasa del árbol que se quema;

en la espera del deseo vivo;

en la planta que surge de la tierra.

Cuántas veces te busqué, perdido,

en la noche de un día sin estrellas;

en el rayo de sol que nunca vino;

en la sombra fugaz de una quimera.

Cuántas veces pregunté al camino,

A la Luna, al Sol y a las estrellas,

a la rosa, a los montes y a los ríos,

a los vientos, al mar y hasta a las piedras.

Cuántas veces, amor,

el más preciado de los dones de la Tierra;

el más cruel,

el más querido,

el más voluble de los sueños y quimeras;

el más difícil,

el más temido,

el más tirano de los dioses del Planeta.

Oh, amor,

dónde te ocultas;

dónde escondes tus caminos y tus sendas;

dónde…

Oh, amor, si yo pudiera…;

Si yo pudiera poseerte entre mis manos…

si yo pudiera poseerte entre mis penas….

-6-


EN MIL PEDAZOS.

Rompí tu recuerdo en mil pedazos,

como se rompe un espejo contra el suelo;

como se rompe un cristal;

como se rompe un alma;

¡en mil pedazos!.

Luego, mujer, con estas manos,

sedientas aún de tus caricias,

y hambrientas aún de tus abrazos,

los fui recogiendo por el suelo,

como se recogen los vidrios de un espejo roto,

los trozos de un cristal,

o los pedazos de un alma;

¡con cuidado!.

Tenía el corazón sangrando;

tenía tu imagen en mi pecho

y a trozos en mis manos;

tenía que sacarla de mi vida;

¡me producías daño!.

Quería ser de nuevo otra vez libre;

otra vez yo, mi espera delirando;

pero mi voluntad estaba aún atada a tus caricias;

mi pensamiento estaba aún sujeto a tus abrazos,

y por eso te arrojé a la calle;

por eso te esparcí en el campo,

como se arroja la semilla al viento

cuando se va sembrando.

Tenía que enterrarlos y enterrarte;

tenía que enterrarte y enterrarlos;

tenía que encontrar otro camino

en otros nuevos brazos.

¡Por eso te arrojé a la calle!.

¡Por eso te arranqué de cuajo!.

………………………………………….

Han pasado los días y los años

y el tiempo oscureció tu imagen en mi mente

cubriendo de arena las huellas del pasado.

Hoy, esta tarde, recordando,

mirando con nostalgia en el pasado,

hubiera querido tener de nuevo entre mis manos

aquella imagen que arrojé a la calle

y que esparcí por el campo.

Imposible. Intento vano.

¡Sólo eres el recuerdo de un recuerdo,

que rompí en mil pedazos!.


-7-



ATARDECER EN PRIMAVERA.
Voy soñando por el campo;

voy pisando el mantel verde,

donde aterrizan los pájaros,

y donde las flores crecen.

Voy hablando muy despacio

con las hierbas, que se mecen,

con los pájaros, que cantan,

y con la tierra, que duerme.

Hablo de amor, pienso en ti;

todos ellos me comprenden.

Mas, ay, que piso una flor;

he tronzado un tallo verde;

he partido una amistad;

apago una luz, que muere.

Levanto el pie; no hay remedio;

ya me maldice la especie;

me acusan todas las plantas;

cuchillos verdes me tienden.

El aire lleva un sollozo;
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconVas a escribir un poema describriendote en español. Vas a compartir...

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconLo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito...

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconLa joya de la alabanza a shiva
«Lo Sagrado», el camino más sencillo para situarse en presencia de Dios, el más adecuado para la mayor parte de las personas en este...

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconCon este actividad vas a poder aprender a utilizar un mecanismo que...
«¿No veis que está loca? como mariposas ¡Dice que en las manos la gente que pasa y las va agitando!»

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconCuando Strether llegó al hotel, su primera pregunta fue acerca de...
«nota», según él, europea. A esto había que añadir ya su certeza de que demostraría, como mucho y de todas todas, dicha nota europea...

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconSé que hay un motivo para todo. Tal vez en el momento en que se produce...
«entes espirituales» altamente evolucionados y, a través de ellos, reveló muchos secretos de la vida y de la muerte. En pocos y breves...

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconPaulo Coelho Oh Maria concebida sem pecado, rogai por nós que recorremos a Vós. Amém
Un no pronunciado con convicción profunda es mucho más importante que un SÍ dicho para agradar, para ser simpático, o lo que es peor,...

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconHoy en día, un Firewall es algo casi indispensable para proteger...

La cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera, máxime, cuando a medida que avanzas en edad, vas perdiendo sensibilidad, te vas volviendo más excéptico y, como a todo buen ciudadano, tampoco a mí el sistema me deja mucho tiempo para leer, o para escribir iconHay que partir de un concepto más amplio de ¿Qué es cosa?, y cosa...






© 2015
contactos
l.exam-10.com