Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria






descargar 175.98 Kb.
títuloReforma al codigo civil argentino en materia sucesoria
página1/6
fecha de publicación04.07.2015
tamaño175.98 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6
REFORMA AL CODIGO CIVIL ARGENTINO EN MATERIA SUCESORIA

Graciela Medina-Argentina-

Profesora de "Derecho de Familia y Sucesiones"


  1. Introducción.

  1. Sistema sucesorio del Código de Velez.

  2. Falencias del sistema. Necesidad de la reforma.

  3. Filosofía y pautas básicas de la reforma

  1. Sucesión en la persona . Sucesión en los bienes.

  2. Las personas que pueden suceder.

  3. El proceso sucesorio

  4. La sucesión del cónyuge

  5. La indivisión forzosa.

  6. Las legítimas

  7. El fideicomiso testamentario

  8. Los testamentos

  9. La acción de reducción.

  10. Conclusiones.



  1. Introducción




  1. Sistema sucesorio del Código de Vélez

El derecho sucesorio es el área del derecho privado que menos alteraciones sufrió desde la sanción del Código Civil. Hoy requiere de: modificaciones de algunas de las pautas básicas que le fueron dadas por Velez, y de adecuación de las estructuras existentes, para compatibilizarlas con las necesidades sociales, con los reclamos doctrinarios y con los principios generales del ordenamiento proyectado.

Los puntos mas importantes del sistema sucesorio vigente revisados por la comisión reformadora son los siguientes.

  1. La sucesión en la persona del causante.1

  2. La división de bienes propios y gananciales en la sucesión del cónyuge.

  3. El proceso sucesorio

  4. El sistema de legítimas.2

  5. El fideicomiso testamentario.

  6. Las formas testamentarias.

  7. Los efectos de la acción de reducción.




  1. Falencias del sistema. Necesidad de la reforma.


El derecho sucesorio se reforma con la ley 17.711, dictada en el año 1968, que establece en el artículo 3363 la presunción de que todas las herencias son aceptadas bajo beneficio de inventario. Este artículo convierte en regla general lo que antes constituía una excepción, pero genera discordancias porque se inserta en un régimen que fue pensado como de continuación de la persona del causante, es decir en una sucesión en la persona y no en los bienes3
Ello así la primera reforma que se impone para dar armonía al régimen sucesorio es la de establecer la sucesión en los bienes y no en la persona del causante. Esta modificación, que aparece como un cambio de sistema, en realidad no es mas que una adecuación de la norma a los hechos, porque en la realidad se de sucede en los bienes del causante y no en la persona. Pero como la letra y el espíritu de la ley continua siendo el de la sucesión en la persona del causante, necesariamente una reforma de las estructuras del derecho privado debe adecuar y sincerar los principios del derecho sucesorio.4
En relación a la sucesión del cónyuge Velez fue un innovador en su momento porque permitió que la cónyuge supérstite excluyera a los colaterales en la sucesión del causante, apartándose del sistema español que la hacia concurrir con ellos. Esto respondió a una realidad social; el nuestro era un país de inmigrantes, donde las fortunas se hacían con el esfuerzo de ambos esposos, por esta circunstancia resultaba injusto que a la muerte de uno de ellos fuera heredado por sus hermanos o tíos, que en general, habían permanecido en Europa ajenos al esfuerzo y a la solidaridad familiar. En este aspecto, el régimen de Velez resulto en su momento justo. Pero se advierte en la sucesión del cónyuge una injusticia en la falta de derechos hereditarios, sobre los bienes gananciales, cuando este concurre con los descendientes.
En la actualidad la regla general es que el patrimonio familiar esta compuesto exclusivamente por bienes gananciales, donde resulta cuestionable, y hasta injusto que el esposo que contribuyó a su formación no tenga derechos hereditarios y sea excluido por los hijos y demás descendientes, por ello es necesario realizar reformas que admitan la sucesión del cónyuge en los bienes del otro cónyuge cuando concurre con descendientes sin establecer diferencias entre bienes propios y gananciales; máxime si se admite diversidad de regímenes hereditarios.
La inexistencia de un proceso sucesorio es una utopía. La realidad demuestra la necesidad de un procedimiento sucesorio que determine a los sucesores, precise el patrimonio del causante y tras el pago de los acreedores parta los bienes entre los herederos.
La falta de regulación básica de la prueba de la calidad de heredero, de la administración de la herencia y la regulación insuficiente sobre la partición de los bienes, motiva que por regir en nuestro país un sistema federal cada provincia regule en forma diferente el proceso sucesorio, generando un caos absoluto cuando el causante tiene bienes, herederos o acreedores en distintas provincias, que se rigen por diferentes leyes relativas a la forma de transmisión de los bienes para después de la muerte. Genera también inseguridades en el sistema judicial, porque algunos tribunales para tener por probada la calidad de heredero requieren de la declaratoria de herederos, (prueba que no es exigida por el ordenamiento de fondo), mientras que otros no la exigen.
La adecuación del proceso sucesorio y su regulación se impone como una necesidad imperiosa. Tan imprescindible es su adecuación que se propugna su realización en el marco de los códigos procedimentales5 con el inconveniente: a) de la inadecuación con la legislación de fondo que pretende ignorar la existencia de un procedimiento sucesorio y b) de la diversidad de los procesos sucesorios.
El fuerte sistema de legítimas existentes anula prácticamente la posibilidad de testar cuando existen descendientes, que es el supuesto típico en la generalidad de las sucesiones.
Los padres se ven privados de mejorar en forma efectiva a los hijos que mas lo necesitan; ello genera injusticias cuando se trata de herederos incapaces y motiva el fraude en la búsqueda de una legítima protección de los herederos. Por ello resulta necesario flexibilizar el sistema de legítimas y reglamentar claramente institutos como el fideicomiso testamentario, que permitan proteger eficazmente a los incapaces.
Los ilimitados efectos erga homnes de la acción de reducción produce que el bien que tenga en sus antecedentes dominiales una donación, se transforme en la práctica en un bien fuera del comercio porque resulta riesgoso adquirir bienes que estén sujetos a una acción de reducción. Ello lleva a la simulación de compraventas que encubren donaciones y motiva a que los bancos no otorguen préstamos hipotecarios para adquirir una vivienda cuando en el estudio de título se registre una donación por remota que esta sea.
Las dificultades del tráfico negocial que genera los efectos erga homnes ilimitados de la acción de reducción y la necesidad de facilitar el acceso a la vivienda mediante la eliminación de las inseguridades que dificulten el acceso al crédito, requieren la limitación de los efectos erga homnes de la acción de reducción.
Muchas de las formas testamentarias resultan innecesarias y no son utilizadas. Las realmente utilizadas son el testamento ológrafo y el testamento por acto público, éstos requieren una flexibilización de sus requisitos ( sin desmedro de la seguridad jurídica) con limitación del número de testigos y aclaraciones sobre la fecha y firma.

El Código de Velez no establece claramente que el testamento es un acto jurídico que se rige por las normas comunes a todo negocio jurídico, ello genera infinidad de dificultadas sobre todo en el tema relativo a las nulidades testamentarias, razones de orden práctico hacen necesario la aclaración expresa de la vigencia de las normas relativas a los actos jurídicos en los actos de última voluntad.


  1. De la filosofía y las pautas básicas de la reforma.

El código proyectado muestra en todas sus instituciones una filosofía común, que parte de algunos principios básicos, cuales son:

  • Mayor respeto a la autonomía de la voluntad.

  • Consagración de la posibilidad de realizar disposiciones extrapatrimoniales por testamento, como reconocimiento de la personalidad humana.

  • Mayor solidaridad familiar.

  • Reconocimiento de la existencia de la persona humana desde el momento de la concepción.

  • Pautas básicas sobre algunas consecuencias de las técnicas de fecundación asistida.

  • Protección efectiva de los incapaces

  • Simplificación de las formas.



La protección a la autonomía de la voluntad, es un eje fundamental en el proyecto, ésta se propugna en materia contractual, se vislumbra en materia matrimonial al aceptar la diversidad de regímenes patrimoniales matrimoniales, y se refleja en el sistema sucesorio al disminuirse las legítimas dando mayor ámbito a la autonomía de la voluntad en materia testamentaria y en la sanción de indignidad para quien haya inducido o coartado la voluntad del causante para que otorgue testamento o deje de hacerlo, o lo modifique, así como los que falsifiquen, sustraigan, oculten o sustituyan el testamento.
El reconocimiento de la persona humana desde el momento de la concepción aún cuando ella no se haya producido en el seno materno, está contenido en el artículo 25 del Código proyectado y en materia sucesoria se refleja en la capacidad para suceder de las personas concebidas pero no nacidas, y en la forma de calcular la legítima donde se propone tomar en cuenta no solo las donaciones efectuadas cuando ellos ya han nacido, sino también las realizadas durante el periodo máximo del embarazo, a fin de prever la posibilidad de que estos actos tengan lugar cuando ya se conoce la existencia de la persona por nacer.
El proyecto no regula las prácticas de fecundación asistida, deja la materia para una legislación especial, que determinará en su caso la licitud o ilicitud de alguna de ellas sobre las cuales no hay consenso social y existe una permanente evolución científica. Pero independientemente de la juridicidad o antijuridicidad que a éstas se le otorgue, la comisión ha creído necesario precisar los efectos que las prácticas de fecundación asistida tienen en algunos puntos trascendentes. Por ejemplo en materia de filiación no se admite la impugnación de la paternidad por el marido que consintió la fecundación artificial de su esposa o la implantación en ella de un óvulo fecundado con gametos de un tercero en materia sucesoria se regulan los derechos hereditarios de las personas que nazcan por implantación post - morten de gametos o de embriones crioconservados.
La solidaridad familiar que se advierte en la protección de los hijos hasta los 25 años en el supuesto en que sean estudiantes, se acepta en el régimen de bienes primario básico que resulta muchísimo mas proteccionista que el régimen de comunidad actualmente existente. En materia sucesoria se refleja en el otorgamiento de mayores derechos hereditarios al cónyuge supérstite, en el perfeccionamiento del derecho real de habitación del cónyuge supérstite y en la mayor amplitud con la cual se regulan las posibilidades de indivisibilidad de la herencia por motivos familiares.
La protección efectiva de los incapaces que se plasma en la nueva y completa regulación de la incapacidad en general, se vislumbra en la aceptación de nuevos supuestos de lesión subjetiva, se denota en todo el régimen del derecho de familia entre otras pautas en el supuesto de separación por enfermedades mentales que no puede ser otorgado si causare un perjuicio al incapaz, o en la consideración de obligaciones comunes a ambos cónyuges el sostenimiento de los hijos que convivan en el hogar con ellos aunque pertenezcan a distintos matrimonios. En materia sucesoria se refleja en la aceptación del fideicomiso testamentario creado en beneficio de herederos menores e incapaces, el que es admitido aún cuando limite el sistema de legítima.
La simplificación de las formas que está presente en todo el proyecto y que dentro de sus manifestaciones mas claras esta la de la aceptación de la firma electrónica o la del instrumento en un soporte diferente al papel, en materia sucesoria se manifiesta en la eliminación de formas de testar que ya no se justificaban en nuestros días y en limitación del número de testigos necesarios para los testamentos ológrafos y en la reglamentación de pautas únicas para el procedimiento sucesorio.


  1. Sucesión en la persona . Sucesión en los bienes


La “sucesión en la persona del causante” es la sucesión de origen romano que parte de la ficción que los sucesores eran continuadores de la persona del causante, y que tenía como consecuencia la responsabilidad ultravires hereditatis. 6
La “ sucesión en los bienes” es de origen germánico en ella el heredero adquiere los bienes hereditarios sin recurrir a la ficción de la continuación de la persona. El patrimonio transmitido no se confunde con los bienes personales del heredero y, por tanto, el no está obligado personalmente por el pasivo hereditario; su responsabilidad se reduce a responder exclusivamente con lo que ha recibido7.
Si bien la reforma de la ley 17.711 estableció como principio general que toda herencia se presume aceptada bajo beneficio de inventario reformando los artículos 3363 y 3366, dejo subsistente todo el sistema originario de la sucesión en la persona del causante sin derogar expresamente las disposiciones a él referidas. Esta falta derogación expresa de las normas que encierran las bases del sistema de sucesión en la persona. Obliga en cada caso al interprete a preguntarse si está frente a una derogación tácita.
Por ejemplo el articulo 3329 establece actualmente “ en todos los casos de aceptación tácita la herencia se considera aceptada pura y simplemente". Mientras que el art. 3359 expresa “ el sucesor universal no puede aceptar la herencia con beneficio de inventario cuando ha hecho un acto de heredero puro y simple”, ambos preceptos deben considerarse indirectamente derogados por el artículo 3363 pues “ de lo contrario habría que llegar a la conclusión de que la presunción contenida en el artículo 3363, párrafo primero no se aplica a las aceptaciones tácitas, criterio que se considera inadmisible. 8
El artículo 2258 proyectado establece claramente: "separación de patrimonios: El patrimonio del difunto y los de los herederos quedan separados de pleno derecho, salvo pérdida de la separación por alguna de las causas establecidas por la ley."

Esta separación tiene efectos tanto respecto de los acree­dores del causante y los legatarios, como de los acreedores de los herederos.

Queda consagrada de esta manera de forma clara la responsabilidad intravires hereditatis y se deja de lado la ficción de la continuación de la personalidad del causante.

No obstante ello cuadra poner de relevancia que el heredero es mas que un simple sucesor porque puede continuar con la defensa de derechos que hacen a la personalidad íntima del testador y ejercer la defensa de otros como los del honor.

Dice Lacruz Berdejo en el derecho español que si bien la teoría de la continuación de la personalidad del causante está en franca retirada" hay que señalar especialmente la misión de tutela que compete al heredero sobre los intereses extrapatrimoniales del causante. Piénsese en las acciones de filiación sin contenido patrimonial, en el derecho moral del autor( defensa de la integridad de la obra del de cuius, prohibición de representar una obra suya por motivos de conciencia) y sobre todo en las acciones de injuria y calumnia que puede ejercitar el heredero"9

3. Las personas que pueden suceder
El artículo 2229. del código proyectado- se ocupa de las personas que pueden suceder.

a) Las personas humanas existentes al momento de su muer­te.

b) Las ya conce­bidas en ese momento que nazcan con vida.

c) Las que nazcan dentro de cuatrocientos ochenta (480) días de la muerte del causante a consecuencia de una procreación médicamente asistida con gametos crioconservados del causan­te o de la crio­conservación de un embrión formado con gametos de aquél, sean estas prácticas lícitas o no. En ambos casos, el naci­miento con vida ocasiona la modificación de la transmisión de la herencia, con efecto retroac­tivo al momento de la muerte del causante.

d) Las personas jurídicas existentes al tiempo de su muerte y las fundaciones creadas por su testamento.

En el inciso c se propone resolver- independientemente de su ilicitud o licitud – el problema de la utilización de gametos del causante o de embriones crioconservados. después de su muerte.
El sistema propuesto sigue el sistema de la ley española de fecundación asistida, la opinión de la doctrina francesa y del proyecto presentado por el senador Palmero el 24 de abril de 1985, que exigía la utilización de los gametos dentro de los seis meses de la muerte.
El doctor Borda ha criticado la posibilidad de que niños que nazcan de técnicas que considera inmorales puedan tener derechos sucesorios. Concretamente señala “ Lo cierto es que al conferirle derechos sucesorios al nuevo ser, se estimula la práctica de un procedimiento que por hipótesis ilícito. Y se alienta la posibilidad de dar vida a un ser destinado inexorablemente a no tener padre en la vida real aunque lo tenga genéticamente.”10
Entendemos que la solución sobre los derechos hereditarios de las personas que nazcan después de la muerte de los dadores de gametos debe ser absolutamente clara, no puede dejar lugar a dudas, para evitar cualquier tipo de inseguridad jurídica, independientemente que la ley que reglamente las técnicas de fecundación asistida las considere ilícitas, lo cierto es que tales nacimientos son hoy en día técnicamente posibles, no se encuentra prohibida la crioconservación ni de gametos, ni de embriones en consecuencia creemos que el legislador debe determinar los derechos hereditarios de los seres que nazcan de tales prácticas.
Tacharlas de ilícitas, daría lugar a sanciones de tipo administrativa, penal y hasta civil, pero no soluciona el aspecto sucesorio, por ello correctamente el proyecto opta por una de las soluciones posibles, con un plazo absolutamente definido.
Se cuestiona en doctrina la elección del plazo de 480 días y se pregunta porque no 500, 600 o 1.00011. Como se expresa en la exposición de motivos se sigue en esto el sistema español y la determinación del plazo es una cuestión de política legislativa, lo importante es que el plazo sea cierto no podría ser 500 ó 600 ó 1000. Con absoluta corrección- a nuestro juicio - la comisión optó por un plazo de 480 días, teniendo en cuenta que 300 es el plazo de duración máxima del embarazo y 6 meses es el que se otorga a la madre para la utilización de los gametos o del embrión crioconservado. Un plazo suficiente de reflexión para tomar una decisión sobre la utilización o no utilización de los elementos crio conservados. Resulta evidente que no se puede otorgar derechos sucesorios a la persona que nazca en cualquier tiempo después de la muerte del causante por problemas de seguridad jurídica.


  1. El proceso sucesorio


En orden al proceso sucesorio existe una contradicción entre las normas de derecho de fondo y las procedimentales. La falta de adecuación de las leyes sustanciales ha motivado que el derecho procesal haya debido crear instituciones para dar solución a los problemas no resueltos por las leyes de fondo, las que muchas veces exceden el ámbito propio del derecho de forma y en la practica ha producido como resultado que el derecho civil sucesorio éste completamente divorciado del derecho procesal sucesorio, ello ha llevado a decir que “ Pocas veces una legislación procesal está tan lejos del derecho que lo fundamenta y al cual asegura, como aquella en que la legislación argentina estructura el proceso sucesorio que habrá de permitir en forma adjetiva plasmar el derecho sustantivo reconocido por la legislación de fondo”12
Muchas de las instituciones que existen en los códigos de procedimientos no existen en el ordenamiento civil, como el administrador del proceso sucesorio. Otras, como la declaratoria de herederos nacieron de creación eminentemente procesal, y fueron receptadas en el orden civil mucho tiempo después y en forma restringida; cuando en la práctica registral su importancia es trascendente en las provincias que siguen la legislación Nacional, mientras que en otras provincias, como Mendoza, se prohibe su inscripción en los registros públicos.
La situación se complica por las contradicciones entre algunas normas sustanciales y otras procedimentales, las que necesariamente deben coordinarse al momento de su aplicación.
Por otra parte el origen pretoriano de la declaratoria de herederos produce dudas acerca de sus efectos una vez que ha sido inscripta en los registros inmobiliarios, ya que para algunos pone fin al proceso sucesorio y para otros no lo pone.
Esta situación caótica con respecto a la única transmisión de bienes que es inevitable (ya que la transmisión de los bienes mortis causa se produce indefectiblemente) motivó a la comisión encargada de la reforma del código civil a formular normas sobre el proceso sucesorio, que se encuentran contenidas en el título VI donde se regula acerca de la prueba de la calidad de heredero, el inventario y avalúo, la administración judicial y extrajudicial de la sucesión, las funciones del administrador, el pago de deudas y legados y la conclusión de la administración judicial, entre otros puntos.
Dentro de los aspectos mas sobresalientes relativos al proceso sucesorio, en primer lugar cuadra poner de relevancia que se optó por el proceso sucesorio judicial13 que es el que mas se adapta a nuestra realidad y era el reclamado por la comunidad de los abogados.
En segundo lugar se estableció claramente cual es el objeto del proceso sucesorio, en este sentido el artículo 2284 dispone “.- Objeto. El proceso sucesorio tiene por objeto identificar a los herederos, determinar el contenido de la heren­cia, cobrar los créditos, pagar las deudas, legados y cargas, rendir cuentas y entregar los bienes.”
Por otra parte se determinaron las funciones del administrador judicial y extrajudicial de la herencia, entre ellas la mas importante es la legitimación activa y pasiva que se le confiere para estar en juicio en representación de los herederos.
La legitimación del administrador para estar en juicio en representación de los herederos viene a solucionar un problema práctico muy importante que fue planteado hace mas de 40 años por De Gasperi, quien señalaba que muchas veces es completamente imposible trabar la litis cuando los herederos habitan en distintos lugares o países o existen herederos sujetos a tutela y curatela. Y se preguntaba “a donde irían a parar los intereses de todos ellos si el administrador nombrado, no estuviese facultado a asumir su defensa o promover las acciones que colectivamente le corresponda”14
El régimen proyectado resulta absolutamente novedoso en punto al otorgamiento de facultades al administrador judicial para representar a los herederos en juicio activa y pasivamente y pensamos que con ello se va simplificar un sin fin de inconvenientes de carácter práctico.
Con relación a la declaratoria de herederos el proyecto trata de terminar una larga discusión doctrinaria sobre si esta pone o no, fin al proceso sucesorio.
A pesar de que una inveterada práctica en la Capital Federal y en la Provincia de Buenos Aires otorga valor de partición en condominio a la inscripción de la declaratoria de herederos, en el registro de la propiedad, consideramos que ello no es así.
Conviene aclarar citando a Zannoni15 que el hecho de que la declaratoria de herederos sea inscripta en el Registro de la Propiedad no altera su intrínseca naturaleza: constituir el título hereditario oponible “erga homnes” que acredita ser heredero de quien figura como titular registral del inmueble. Pero nada más. La declaratoria por sí sola ni constituye, ni transmite, ni declara, ni modifica derechos reales sobre inmuebles. Su valor declarativo se limita al título que acredita la vocación, el llamamiento hereditario. Es verdad que esa inscripción debe hacerse para el supuesto en que los herederos declarados pretendiesen disponer del inmueble mediante tracto abreviado, pero en este caso se est  ante una situación registral de excepción a la exigencia de la continuidad del tracto como principio general.
La opinión del doctor Zannoni no es aislada en la doctrina, sino que coinciden en ella la mayoría de los tratadistas actuales de derecho sucesorio argentino
La jurisprudencia sobre el tema también es pacífica, cabe recordar el esclarecedor voto al respecto del doctor Belluscio cuando era miembro de la sala C de la Cámara Nacional Civil de la Capital, cuando señalaba que “la mera inscripción de la declaratoria en el Registro no implica adjudicación de los inmuebles en condominio sino simplemente exteriorización de la indivisión hereditaria o postcomunitaria en su caso” .16
En igual sentido se ha pronunciado el doctor Pérez Lasala su Tratado de Derecho Sucesorio admitiendo la posibilidad de la inscripción de la declaratoria de herederos como manera de demostrar la indivisión, pero no el condominio.17
En las Segundas Jornadas Mendocinas de Derecho Civil, realizadas en el año 1991, por unanimidad se declaró que: “Aun admitiéndose la inscripción de la declaratoria de herederos, ‚ésta no pone fin a la comunidad hereditaria, ni implica adjudicación de los bienes en condominio” 18
En opinión de Stratta el criterio de que la inscripción de la declaratoria de herederos hace nacer un condominio da por tierra con la tipicidad de los derechos reales, pues no puede producirse una transformación del derecho, por la voluntad de las partes juzgada a través del transcurso del tiempo.19
Alterini señala que: “La tesis de la transformación del dominio del causante en condominio de los herederos, implica en definitiva la desaparición de la figura de la comunidad hereditaria, cuyo régimen no es idéntico al de condominio. No se comprende por qué‚ la inscripción registral de la declaratoria de herederos, que tiende simplemente a su publicitación, pueda tener tal energía como para convertir una comunidad hereditaria en un condominio, cuando ninguna disposición legal da pie a ese trascendente efecto y máxime que el condominio tiene como objeto único a las cosas. Si la inscripción de la declaratoria es insuficiente para generar el condominio, no debe inferirse de la prolongación de la indivisión luego de esa publicidad registral la virtualidad que ninguna norma prevé‚ de alumbrar el condominio entre los cotitulares; por lo demás, parece objetable una doctrina que asienta una derivación tan significativa en una pauta tan indefinida como es la `prolongación' del estado de indivisión, sin que se haya señalado cuál sería el lapso mínimo, por lo menos aproximado, de esa prolongación”.20

Por nuestra parte pensamos que motivos de seguridad y orden público impiden considerar que la inscripción de la declaratoria constituya un derecho real algunas veces sí y otras no. La forma de constitución de los derechos reales está  taxativamente enumerada en nuestro Código, y la interpretación de la voluntad de las partes que inscriben una declaratoria de herederos no puede ser considerada una manera válida de constituir derechos reales. Por ello consideramos acertada la reforma del código civil que establece en su artículo 2291.- “ La declaratoria de herederos o la providencia que aprueba el testamento en cuanto a sus formas, y las sentencias que las rectifiquen o invaliden, deben inscribirse en los Registros que correspondan a la naturaleza de los bienes registrables transmitidos. La inscripción de la declaratoria de herederos no pone fin a la indivisión hereditaria.”



En cuanto al orden del pago de los acreedores de la sucesión se abandona el sistema de pago en el momento que se presenta que en la actualidad se encuentra previsto en el artículo 3398 del Código Civil que establece que el heredero debe pagar a los acreedores y legatarios en el orden que se presenten, es decir que el Código Argentino en su versión actual no ha organizado un proceso liquidatorio.
Este sistema había sido doctrinariamente criticado porque favorece al acreedor mas rápido y crea el riesgo cierto de que unos acreedores del causante cobren y otros no21
Por eso resulta conveniente que la reforma haya organizado el orden de pago de los acreedores y establecido como obligación del administrador que si los bienes no resultan notoriamente suficientes para el pago de los acreedores deba presentar la sucesión en concurso.

Concretamente se dispone ARTÍCULO 2307.- Sucesión notoriamente solvente. Si los bienes de la herencia son notoriamente suficientes para pagar a todos los acreedores y legatarios, hecha una reserva para los créditos litigiosos, el administrador debe pagar los créditos en el siguiente orden:

  1. Los gastos del sepelio.

  2. Las costas del proceso.

  3. Los créditos privilegiados.

  4. Los créditos quirografarios.

ARTÍCULO 2308.- Sucesión no manifiestamente solvente. Si la solven­cia de la herencia no es manifiesta, el administrador no puede pagar las deudas ni los legados hasta pasados sesenta (60) días de la realización del inventario y avalúo o de su aprobación si mediaron impugnaciones.

ARTÍCULO 2309.- Sucesión insolvente. Si los bienes de la herencia no son suficientes para el pago de las deudas, el administrador no puede hacer ningún pago y debe solicitar el concurso de la suce­sión. Si una vez pagados todos los crédi­tos, restan bienes, debe pagar a los legatarios.

Si los bienes restantes no son suficientes para satisfacer todos los legados, debe pagar primero los que tienen preferencia otorgada en el testamento, luego los que tienen por objeto bienes determinados, y, finalmente, los restantes. En caso de insufi­ciencia de los bienes para cubrir los legados de alguna de las menciona­das categorías, los debe reducir proporcionalmente a sus valores.

Por otra parte el proyecto prevé que el acreedor no pagado pueda presentarse al juicio sucesorio a que se reconozca su crédito como de legítimo abono. El instituto del legítimo abono se encuentra reconocido en el Código de Procedimiento Nacional y en el de la Provincia de Buenos Aires, pero es desconocido en muchas de nuestras provincias, por ello resultaba imprescindible la unificación del reconocimiento del derecho a pedir que se reconozca el crédito como de legítimo abono, que permite al acreedor ejecutarlo por la vía de ejecución de sentencia.. Con la incorporación de este instituto el proyecto de código civil muestra una vez mas el propósito que lo inspira de dar seguridad jurídica y de agilización de los trámites.


  1. La sucesión del cónyuge.22


En orden a la sucesión del cónyuge se han propuesto cuatro reformas muy importantes que son

  1. Eliminación de la distinción entre bienes propios y gananciales para la determinación de los derechos sucesorios.

  2. Mejora el derecho real de habitación del cónyuge supérstite.

  3. Admisión de prueba en contrario en la pérdida de vocación hereditaria conyugal del matrimonio in extremis.

  4. Estrictez de las causales de pérdida de vocación hereditaria conyugal por separación de hecho


a)Eliminación de la distinción entre bienes propios y gananciales para la determinación de los derechos sucesorios.
En el sistema sucesorio Argentino se establece una diferente participación del cónyuge en el haber hereditario, según que los bienes sean propios o sean gananciales.

Sistema del código Civil

Sistema proyectado


Cuando concurre el cónyuge con descendientes el primero no hereda en los bienes gananciales, y en los propios recibe una porción igual a cada hijo ( art. 3570)

Si concurre cónyuge y descendientes el cónyuge tiene la misma porción que el hijo ( art. 2382)

Cuando concurre el cónyuge con ascendientes el esposo/a hereda la mitad de los propios y la mitad de los gananciales del fallecido.( art. 3571)

Si concurre el cónyuge con los ascendientes al cónyuge corresponde la mitad de la herencia. ( art. 2383)
  1   2   3   4   5   6

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconPrograma n° [Código de la Materia] Fundamentación y descripción

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconLa responsabilidad parental en el Proyecto de Unificación del Código Civil y Comercial

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconCódigo de Procedimientos en Materia de Defensa Social para el Estado Libre y Soberano de Puebla

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconLas grandes reformas al derecho de familia en el proyecto de codigo civil y comercial 2012

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconPanorama del sistema de derecho internacional privado argentino en...

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconDel Leviatán o la materia, forma, y poder de una república eclesiástica y civil

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconRecordatorio a las Cortes de Apelaciones, sobre el cumplimiento de...

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconNo corre el término para la prescripción entre el marido y la mujer,...

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconEn los procesos de divorcio por separación de hecho el monto de la...

Reforma al codigo civil argentino en materia sucesoria iconTema: cincuenta y dos. Registros. El derecho real de censo: concepto,...






© 2015
contactos
l.exam-10.com