Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción






descargar 78.34 Kb.
títuloConcepto, objeto y fundamento de la acción de reducción
página1/3
fecha de publicación04.07.2015
tamaño78.34 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3




"PRESCRIPCION EN EL DERECHO SUCESORIO

ACCION DE REDUCCIÓN Y COLACION"
Graciela Medina

  1. INTRODUCCION

  2. ACCION DE REDUCCION

  1. Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción

  2. Plazo de prescripción de la acción de reducción

  3. Comienzo del plazo, prescripción de la acción de reducción

  4. Comienzo del plazo de prescripción para los acreedores de los herederos

  5. Prescripción adquisitiva de dominio y acción de reducción

  6. No interrupción, ni suspensión de la prescripción por la apertura del juicio sucesorio

  7. Plazo de prescripción de la acción de simulación iniciada conjuntamente con la de reducción

  1. ACCION DE COLACION.

  1. Concepto y fundamento

  2. Naturaleza de la acción

  3. Plazo de prescripción

  4. Comienzo del Plazo

  5. Interrupción del plazo de la prescripción a quien beneficia.

  6. Plazo de prescripción de la acción de simulación iniciada conjuntamente con la de colación.

  7. Colación de deudas prescriptas

IV. CONCLUSIONES
I. INTRODUCCION

En el presente trabajo nos proponemos analizar algunos aspectos relativos a la prescripción de las dos acciones sucesorias más importantes: la acción de colación y la acción de reducción.

En ambas acciones partiremos de dar su concepto, para después determinar su naturaleza jurídica, ya que la naturaleza de la acción tiene influencia determinante sobre al plazo de prescripción.

Después de establecer la naturaleza y el plazo, abordaremos la cuestión del comienzo de éste, porque estas acciones no son acciones comunes sino que están vinculadas a la muerte de una persona.

Nos proponemos también determinar la influencia del proceso sucesorio sobre el plazo de prescripción, y la relación entre la prescripción de las acciones de simulación y la prescripción de las acciones de colación y reducción.


  1. ACCION DE REDUCCION.

1. Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción

La acción de reducción es una acción tendiente a la protección de la legítima, tiene como efecto principal resolver las liberalidades en la medida en que exceden los límites de la porción disponible.1

En nuestra legislación la acción de reducción tiene efectos reipersecutorios, en el supuesto de donaciones de inmuebles y puede ser ejercida contra terceros subadquirentes, ello surge de lo dispuesto por el art. 3955 Código Civil, y a sido admitido desde antiguo por la jurisprudencia de la Capital Federal a partir de un fallo plenario de la Cámara Civil de la Capital del año 1912.2

Muchas veces se intenta defraudar la legítima mediante negocios fraudulentos o simulados que encubren verdaderas donaciones, en cuyo caso haya que intentar la acción de simulación, la de fraude o la de nulidad en forma conjunta con la acción de reducción

La acción de reducción plantea diversos interrogantes con relación a la prescripción y las acciones que se plantean en forma conexa. Ellos son los siguientes:

  1. Plazo de prescripción de la acción de reducción.

  2. Comienzo del plazo prescripción de la acción de reducción.

  3. Comienzo del plazo de prescripción para los acreedores de los herederos.

  4. Prescripción adquisitiva de dominio y acción de reducción.

  5. Interrupción de la sucesión por inicio del juicio sucesorio

  6. Plazo de prescripción de la acción de simulación iniciada conjuntamente con la de reducción.


2. Plazo de prescripción de la acción de reducción.

a. Naturaleza de la acción

Para establecer cuál es el plazo de prescripción hay que partir de precisar la naturaleza de la acción de reducción, es decir determinar si se trata de una acción personal o de una acción real. La cuestión se plantea por el efecto reipersecutorio que tiene la acción de reducción, lo que puede llevar a pensar que se trata de una acción real.

Estimamos que la acción de reducción es una acción personal que tiene como objeto la resolución de un contrato, la donación hecha por el causante, siendo el derecho a perseguir la cosa un efecto accesorio de esa resolución.

En doctrina la naturaleza personal de la acción de reducción es sostenida por los siguientes autores:

BORDA señala que “no obstante los efectos reipersecutorios de la acción de reducción, en sustancia, es una acción personal, puesto que su objeto es la resolución de un contrato, la donación hecha por el causante. el derecho a perseguir la cosa no es sino un efecto de esa resolución”3

PEREZ LASALA afirma que la acción de reducción es una acción personal, puesto que se dirige contra determinadas personas, con el objeto de resolver un acto realizado por el causante en la parte que resulte inoficioso4

AZPIRI manifiesta que “se trata de una acción personal que tiene efectos reipersecutorios.5

FERRER coincide en aceptar que “La acción de reducción es una acción personal, puesto que su objeto es la resolución de un contrato, la donación hecha por el causante, siendo el derecho a perseguir la cosa un efecto de esa resolución”6

CORDOBA- LEVI -SOLARI-WAIGMASTER 7dicen que es una acción personal sin perjuicio del efecto reipersecutorio, por el cual los legitimarios pueden perseguir la cosa cuando esta se halla en poder de terceros.

MENDEZ COSTA, por su parte señala que como la reipersecución es propia de las acciones reales pero la limitación de los sujetos demandables y la prescriptibilidad, lo son de las acciones personales la acción de reducción es una acción personal que abre camino a una acción real o que la acción de reducción es personal pero con la virtualidad de resolver sobre la existencia de un derecho real8

En igual sentido en el Derecho Español la doctrina también se ha inclinado por considerar que es una acción personal, así LLEDO YAGUE afirma que es una acción personal de carácter rescisoria9 y VALLET DE GOYTISOLO asegura que la naturaleza de la acción es personal y sus efectos rescisorias.10

Pero quien mejor explica el tema es FORNIELES quien dice que "la doctrina francesa enseña que la reducción envuelve dos acciones: una personal y otra real. Considera que toda donación lleva implícita la cláusula de que ella se tendrá por nula si excede la porción disponible del donante, y que la reducción se obtiene a base de este convenio tácito. Se ejercita entonces una acción personal derivada de un contrato. Pero, al mismo tiempo, la acción personal abre el camino para una acción real de reivindicación, y declarado el derecho del heredero, éste recupera los bienes en cualquier mano que se encuentren."

"Si bien la doctrina enunciada tiene su apoyo en algunas particularidades del Código Napoleón, la creo conforme con los verdaderos principios, agregando, que lejos de chocar, armoniza con ciertas partes de nuestro código. En efecto, la nota al art. 4023 declara expresamente que se prescribe por diez años "el derecho para pedir la legítima que corresponde por la ley", encuadrándolo dentro de la prescripción de las acciones personales, legisladas en aquel artículo. Vemos así consagrado el carácter personal de la acción. Al mismo tiempo el art. 3955 concede una acción de reivindicación contra el tercer adquirente de bienes comprendidos en una donación inoficiosa, con lo que queda definida su condición de real."

Más aún, este último artículo es copia exacta de un pasaje de Aubry y Rau -213, 1º, a)- cuyos autores colocan a la reducción entre aquellas acciones que siendo personales, deciden virtualmente de la existencia de un derecho real. Creo que no necesita más para admitir la doctrina francesa como buena en nuestro derecho."11

Esta explicación antes transcripta convence sobre el carácter personal de la acción y explica sus efectos reipersecutorios.
b. Plazo de prescripción.

Admitido que es una acción personal debe aceptarse que el plazo de prescripción es de 10 años, conforme lo dispuesto por el artículo 4023 del Código Civil.12

La nota al artículo 4023 confirma que el plazo de prescripción de la acción de reducción es de diez años porque el codificador se refiere concretamente el derecho a pedir legítima entre los derechos sujetos al plazo de prescripción decenal.

En doctrina antiguamente Lafaille sostenía que "si no ha mediado traspaso, el derecho a reclamar contra el heredero no puede ser ejercitado más que dentro de los diez años entre presentes y veinte entre ausentes acordado por el art. 4023; pero frente a los adquirentes, estimamos que la acción perdura mientras no se hubiera adquirido la cosa por el transcurso del plazo establecido en los arts. 4015 y 4016."13

Creemos que la posición del maestro ha sido superada, por el pensamiento ius privatista argentino, ya que era una tesis equivocada.

Según explica Zannoni ¿Cuál es la causa de la reivindicación contra ese tercer adquirente? Evidentemente lo es la resolución del dominio por una causa proveniente de su título (art. 2663). En consecuencia, prescripta la acción que nace de tal resolución (diez años a partir de la apertura de la sucesión), no subsiste una acción repersecutoria autónoma imprescriptible. Porque la reivindicación es el posterius de la reducción. Ocurre algo similar al caso en que se reivindica contra terceros adquirentes en razón de la nulidad del acto (art. 1050 y ss.). si la acción de nulidad prescribió no procederá reivindicación alguna contra subadquirentes, pues tal reivindicación es la consecuencia, el efecto, de la nulidad. Cuando se alude a la imprescriptibilidad de la acción real, se consideran los casos en que tal acción se intenta autónomamente y en razón de la oponibilidad erga omnes de los derechos reales."14

En definitiva el plazo de prescripción de la acción de reducción es de diez años, tanto ente las partes del acto como frente a terceros subadquirentes.
3. Comienzo del plazo prescripción de la acción de reducción.

El término de la prescripción comienza a correr a partir de la muerte del causante de conformidad a lo dispuesto por el art. 3955 del Código Civil que dice: "la acción de reivindicación que compete al heredero legítimo, contra los terceros adquirentes de inmuebles comprendidos en una donación, sujeta a reducción por comprender parte de la legítima del heredero, no es prescriptible sino desde la muerte del donante."

Es lógico que el término de prescripción recién empiece a correr desde el momento de la muerte del causante, porque como explica Grimaldi en el derecho francés es recién a partir de la muerte del disponente que los herederos pueden ejercer la ación de reducción.15.

Hay que tener en cuenta que para los herederos legitimarios el derecho de pedir la reducción es un derecho propio y no un derecho que es recibido a título sucesorio, aunque nace con motivo de la muerte del causante. Antes de la muerte del causante no puede ejercer la acción de reducción y por ende tampoco puede correr con anterioridad el plazo de la acción.

Jurisprudencialmente se ha sostenido que:

  • El ejercicio de un derecho que se reclama en calidad de heredero futuro está supeditado a la muerte del contratante y, recién se puede demandar tras el deceso, pero el plazo de la prescripción comienza su curso desde el fallecimiento. El texto del art. 3953 CC., al disponer que son prescriptibles las acciones desde la apertura de la sucesión, se está refiriendo al momento de la muerte del "de cujus" y no a la acepción procesal del término, en el sentido de disponerse judicialmente la apertura del juicio sucesorio.16




  1. Comienzo del plazo de prescripción para los acreedores de los herederos.

La acción de reducción puede ser ejercida por los acreedores de los herederos por vía subrogatoria17, por lo que cabe determinar si el momento en que comienza correr al plazo de la prescripción para ellos nace en un momento diferente del momento en que nace para los herederos, por ejemplo a partir de la declaratoria de herederos.

Estimamos que el plazo de prescripción nace en el momento de la muerte del causante ya sea que el heredero actúe por derecho propio o que la acción sea ejercida por los acreedores por subrogación.


  1. Prescripción adquisitiva de dominio y acción de reducción

La cuestión radica en determinar si el donatario o sus herederos pueden invocar la prescripción adquisitiva alegando la posesión de diez o de veinte años, según se atribuyan justo título o buena fe.

Coincidimos con la totalidad de la doctrina autoral contemporánea en afirmar que “antes de la apertura de la sucesión no hay herederos, ni derecho a la legítima, ni partición (art. 3282 y su nota). Por lo tanto, es recién después del fallecimiento del donante que los herederos tienen derecho a investigar si la donación ha violado o no la legítima y a impugnarla, en su caso; por lo cual la inacción a partir de allí será tenida en cuenta para la prescripción de las acciones que amparan su derecho sucesorio. y si el legitimario no ha podido actuar hasta la muerte del causante, es de toda lógica jurídica que tampoco pueda perjudicarlo hasta ese momento ningún plazo de prescripción cumplido, ni de diez ni de veinte años, exista o no buena fe y justo título. La única prescripción adquisitiva oponible a esta acción es aquella cuyo plazo se computa a partir del fallecimiento del de cujus, pues el término corrido anteriormente no cuenta para nada (arts. 3953 y 3955 del Cód. Civil). Ello es así no solamente cuando se demanda al donatario mismo que conserva aún los bienes en su poder, sino cuando los ha transmitido a un tercero, debiendo intentarse la demanda contra el tercer adquirente."18 .


  1. No interrupción, ni suspensión de la prescripción por la apertura del juicio sucesorio

El plazo de prescripción de la acción de reducción no se interrumpe, ni suspende por la apertura del juicio porque la acción de reducción es independiente del proceso sucesorio, excede su objeto y es innecesario que éste esté iniciado para plantearla.

Podría sostenerse que se requiere de la apertura del proceso sucesorio para ser declarado heredero del causante, requisito imprescindible para estar legitimado para ejercer la acción de reducción.

Es cierto que para estar legitimado para ejercer la acción de reducción se debe ser heredero forzoso, pero no menos cierto es que la prueba de la calidad de heredero no deviene exclusivamente de la declaratoria de herederos, sino que para acreditar la calidad de sucesor ab-intestato, se deberá demostrar la muerte del causante, con la partida de defunción, la relación familiar con la partida o conjunto de partidas que demuestren el grado de parentesco o la relación de cónyuge y la vocación sucesoria.19

Jurisprudencialmente se ha sostenido que los herederos que tienen la posesión de pleno derecho, no necesitan la declaratoria para demandar a terceros.20

Ello así el heredero no está obligado a iniciar el juicio sucesorio para demandar por reducción y por consiguiente el curso de la prescripción de la acción de reducción no se interrumpe por el inicio del proceso sucesorio. Sea que este fuere iniciado por el heredero o por los acreedores del heredero.

Es que el heredero forzoso al tener la posesión de la herencia de pleno derecho no requiere de la intervención de los jueces para ejercer ningún tipo de acción

Podría sostenerse que para determinar si la donación afecta la legítima se debe lógicamente hacer un inventario de los bienes de la sucesión, no obstante lo cual el plazo de la prescripción no se suspende en virtud de lo dispuesto por el artículo 3978 del Código Civil que dice que “ La prescripción corre a favor y en contra de la sucesión, durante el tiempo concedido para hacer inventario y para deliberar sobre su aceptación”

Jurisprudencialmente se ha aclarado que la expresión desde la "apertura de la sucesión" no debe ser entendida como inicio del juicio sucesorio sino desde la muerte del causante.

El art. 3953 prescribe que los derechos que no pueden reclamarse sino en calidad de heredero, como aquellos cuyo ejercicio está subordinado a una opción solo susceptible de tener lugar después de la muerte de la persona que los ha conferido, prescriben desde la apertura de la sucesión en la cual deben ejercerse. No puede inferirse de esta redacción que la frase "apertura de la sucesión", el codificador haya querido imprimirle el significado que procesalmente le es adjudicable, debiendo interpretarse que ello es producto del cuidado del legislador en no repetir palabras de significados equivalentes en un mismo texto.21

  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción iconDe camino al aula
...

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción iconNo resulta sencillo delimitar el concepto de investigación-acción...

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción icon1. concepto de «objeto de referencia»
«objeto de referencia». Clases de entidades aptas par constituirse en objetos de referencia de la comunicación: cosas de la naturaleza...

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción iconLa Acción en Justicia: concepto, requisitos y efectos, tipos

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción iconReporte de lectura sobre el capítulo 1“Concepto y objeto de la cartografía”...

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción iconEl objeto de una asignatura hace referencia a su campo de accióN,...

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción iconEl yo como primer objeto señuelo es a la vez un primer indicio de...

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción iconRepresentamen La idea que se obtiene de cierto objeto al nombrarlo...

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción iconSiempre que un objeto se mueve sobre una superficie o en un medio...

Concepto, objeto y fundamento de la acción de reducción iconEstética II: Fundamento de las artes






© 2015
contactos
l.exam-10.com