Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que






descargar 1.36 Mb.
títuloElena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que
página4/55
fecha de publicación03.07.2015
tamaño1.36 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   55

A todos Cristo nos hace llegar la invitación: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil y ligera mi carga" (Mat. 11: 28-30). Por mucho tiempo esta invitación, venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, ha resonado en claros tonos en medio de un mundo confundido y lleno de problemas. Dios no dejará que el hombre siga sus propios caminos y haga su propia voluntad, para que se pierda, sin hacer un esfuerzo definido para recuperarlo. El propósito del ministerio de Cristo, el ámbito de su misericordia y su poder, no tienen límites (Carta 78, del 20 de enero de 1900, dirigida al Hno. Haysmer y Sra.). 29

21 DE ENERO EL MAS BRILLANTE Y EL MEJOR

Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo; yo hice, yo llevaré, yo soportaré y guardaré. Isa. 46: 4.

Me preocupa que en nuestra vejez nosotros, los que conocimos la verdad hace tanto tiempo, perdamos el vigor tanto en nuestro espíritu como en nuestros métodos de trabajo; que entendamos verdaderamente las verdades sencillas pero importantes y abarcantes del mensaje del tercer ángel; y que las recibamos en el amor de Dios, para impartirlas a los demás. . .

Revístanse cada día de Cristo. Mantengan firme, hasta el fin, la confianza que tuvieron al comienzo. El Señor no los ha abandonado. Quiere que crezcan en la gracia, que aumenten su capacidad de ayudar a la gente. Pero si han logrado interesarla, deben hablar en forma concreta, y deben terminar antes de impartir la mitad de lo que podrían decir.

No puedo soportar el pensamiento de que disminuya la influencia y la eficiencia de nuestros creyentes de edad. El Señor desea que ustedes cooperen haciendo todo lo que esté de su parte. Si se unen voluntariamente a él en su obra, sus últimos días serían los más brillantes y mejores.

Abran hacia el cielo la ventana del alma y cierren la que da hacia la tierra. Permitan que los rayos del Sol de Justicia resplandezcan en las cámaras de su mente. Cultivar la mansedumbre y la bondad de Cristo, para llevar su yugo y sus cargas, es la lección que deben aprender, y que es de interés para ustedes y para todos los que se relacionan con ustedes. Cultiven las virtudes celestiales. Purifiquen el alma de toda contaminación. Prepárense para dedicarse a realizar todas las diversas formas de ministerio que él llevó a cabo. Con fervor y sinceridad deben hablar a los hombres acerca de las inescrutables riquezas y de los inmortales tesoros del cielo. Tienen que estar llenos del Espíritu Santo. Deben repetir el ofrecimiento celestial de paz y perdón. Han de señalar hacia los portales de la ciudad de Dios, y decir: "Bienaventurados los que lavan sus ropas [guardan sus mandamientos], para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad" (Apoc. 22: 14).

Dios espera que cada uno trabaje para él de acuerdo con sus diversas capacidades. Las actividades del hombre no han de ser reprimidas, sino santificadas y correctamente dirigidas (Manuscrito 27, del 22 de enero de 1907, "El Sanatorio de Nueva Inglaterra"). 30

22 DE ENERO OBSERVA EL MODELO

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino. Sal. 119: 105.

Al obrero de Dios no se lo deja sin un modelo que imitar. Se le ha dado un ejemplo que, si lo sigue, hará de él un espectáculo para el mundo, los ángeles y los hombres. Se le pide que glorifique a Dios mediante la realización de propósitos desinteresados. El Señor comprende la naturaleza humana, y le muestra las leyes del reino celestial, que debe honrar y obedecer. Pone la Biblia en sus manos, el Libro guía que le mostrará la verdad, y le dirá lo que debe hacer para heredar la vida eterna. Este Libro desvía la atención de los intereses temporales a las realidades espirituales. Le dice al hombre que, a pesar de haber caído y pecado, puede llegar a ser príncipe y rey en las cortes celestiales, heredero de Dios y coheredero de Cristo.

Dios sabe cuán fuerte es la inclinación del hombre a acumular tesoros en la tierra. Por eso, por los caminos y senderos del mundo se escucha su voz que dice: "Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?" (Mar. 8: 36). "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla, ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón" (Mat. 6: 19-21).

Los mensajeros de Dios han sido comisionados para realizar exactamente la misma obra que Cristo hizo en esta tierra. Deben dedicarse a realizar todas las diversas formas de ministerio que él llevó a cabo. Con fervor y sinceridad deben hablar a los hombres acerca de las inescrutables riquezas y de los inmortales tesoros del cielo. Tienen que estar llenos del Espíritu Santo. Deben repetir el ofrecimiento celestial de paz y perdón. Han de señalar hacia los portales de la ciudad de Dios, y decir: "Bienaventurados los que lavan sus ropas [guardan sus mandamientos], para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad" (Apoc. 22: 14).

Dios espera que cada uno trabaje para él de acuerdo con sus diversas capacidades. Las actividades del hombre no han de ser reprimidas, sino santificadas y correctamente dirigidas (Manuscrito 27, del 22 de enero de 1907, "El Sanatorio de Nueva Inglaterra"). 31

23 DE ENERO DIVIDENDOS CELESTIALES

Has dado a los que te temen bandera, que alcen por causa de la verdad. Sal. 60: 4.

Asegúrese de que la verdad está inscripta en su bandera en todas las ocasiones y en todos los lugares.

Todos los humanos son seres queridos para el corazón de Dios; porque han sido comprados por precio. Como nación, los judíos no quisieron aceptar a Cristo. Los había conducido en sus viajes, como su invisible e infinito Guía. Les había comunicado su voluntad, pero cuando fueron puestos a prueba, lo rechazaron a él que era su única esperanza, su única salvación; y Dios los rechazó a ellos. "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1: 12). Para todos los que aceptan y obedecen las condiciones, los dones de Dios fluyen continuamente, sin arrepentirse por otorgarlos y sin retaceos. Dios impartió dones al hombre para que los use, no de acuerdo con ideas heredadas o antojadizas, no de acuerdo con impulsos o inclinaciones naturales, sino de acuerdo con su voluntad. . .

Los que temían a Dios debían pensar por sí mismos. No debían permitir que otros pensaran por ellos. Sus mentes ya no debían estar encadenadas a máximas, teorías y doctrinas erróneas. La ignorancia y el vicio, el crimen y la violencia, la opresión que se ejerce desde las altas esferas, debían ser desenmascarados. La Luz de la vida vino a este mundo a resplandecer en medio de la oscuridad moral. El Evangelio debía ser proclamado entonces entre los pobres y los oprimidos. A los humildes se les daría la oportunidad de entender cuáles son los verdaderos requisitos que hay que llenar para entrar en el reino de Dios.

Los instrumentos del Señor son muchos. Pero todos los que se sienten inclinados a trabajar de acuerdo con los planes de Dios, están comprendidos en las palabras "porque. . . vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios" (1 Cor. 3: 9). Los siervos de Dios deben avanzar de manera que no se pierda ni uno solo de los dones del Señor. Su voluntad debe estar completamente sometida a Dios, de manera que cuando llegue el momento establecido por él, su vara reverdezca. Nadie sabe exactamente qué rumbo tomará la obra, pero los siervos del Altísimo deben estar siempre dispuestos, en condiciones de comprender los procedimientos y la voluntad de su Jefe (Carta 8, del 23 de enero de 1889, dirigida al Dr. J. H. Kellogg, director médico del Sanatorio de Battle Creek, Míchigan). 32

24 DE ENERO PERFECTOS EN EL

Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Mat. 5: 48.

Dios requiere perfección moral en todo. Los que han recibido luz y oportunidades deberían, como administradores de Dios, apuntar hacia la perfección, y nunca, nunca rebajar la norma de la justicia para acomodarla a las tendencias hacia el mal, ya sean heredadas o cultivadas. Cristo tomó nuestra naturaleza humana y vivió nuestra vida para demostrarnos que podemos ser semejantes a él al participar de la naturaleza divina. Podemos ser santos, como Cristo lo fue en su condición de ser humano. ¿Por qué, entonces existen tantos personajes desagradables en el mundo? Se debe a que se imaginan que su desagradable y tosca manera de ser y su lenguaje descortés son el resultado de un corazón impío. . .

La fragancia de nuestro amor hacia nuestros semejantes revela nuestro amor a Dios. La paciencia en el servicio imparte descanso al alma. Por medio de obreros humildes, diligentes y fieles se promueve el bienestar de Israel. Dios sostiene y fortalece a quien está dispuesto a aprender los métodos de Cristo para lograr la semejanza divina.

Dios quiere que los obreros de cada rama de trabajo lo consideren el Dador de todo lo que poseen. Todos los inventos útiles y las mejoras adecuadas tienen su origen en Aquel que es maravilloso en consejo y excelente para obrar. No importa qué hagamos, no importa en qué departamento de la obra estemos ubicados, Dios anhela refinarnos y ennoblecernos. Anhela controlar la mente del hombre para que pueda hacer un trabajo perfecto.

El suave toque de la mano del médico, su poder sobre los músculos y nervios, sus conocimientos acerca del delicado funcionamiento de nuestro cuerpo, es sabiduría que proviene del poder divino para ser usada en favor de la sufriente humanidad. La habilidad con que el carpintero usa el martillo, el vigor con que el herrero hace sonar el yunque, provienen de Dios. Le ha dado capacidades a los hombres, y espera que ellos lo busquen para requerir su consejo. Así podrán usar sus dones con exactitud y pericia dando testimonio, para gloria de Dios, de que son sus colaboradores. De este modo purificarán sus almas por la santificación que les imparta el Espíritu por medio de la verdad. En su experiencia se cumplen las palabras de Cristo: "Los de limpio corazón verán a Dios" (Véase Mat. 5: 8.) (Carta 9, del 24 de enero de 1889, para los que ocupan cargos importantes en la Asociación General). 33

25 DE ENERO EL TRABAJO NO ES MALDICIÓN

Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Mar. 13: 34.

Tenemos ante nosotros una gran tarea. No ha sido ideada ni planificada por nosotros. Todo el cielo está interesado en esta obra, y los que están empeñados en ella deben estar en pie bajo la bandera ensangrentada del Príncipe Emanuel. Dios quiere que estemos en pie con nuestros rostros hacia el frente, observando cada movimiento de nuestro Jefe, preparados para obedecer sus órdenes. A cada hombre ha dado su obra. Dios concedió dones a los hombres y las mujeres, que no han de ser malgastados en consideraciones ociosas y emociones sin sentido, sino empleados en acciones decididas. Nuestros talentos no deben ser absorbidos por lo abstracto ni malgastados en palabrerías. Todo lo que ocurre en el mundo exterior tiene su origen en un poder infernal. Los que conocen la verdad debieran estar llenos de la inspiración de Dios. Las lámparas del alma debieran mantenerse preparadas y encendidas.

No es la obra que hacemos lo que nos cansa más. Lo que nos fatiga en realidad es el pecado que impregna todo lo que hacemos. Dios quería que el trabajo fuera sólo una bendición. El hombre nunca podría ser feliz sin tener algo que hacer. Antes de la entrada del pecado, cuando el hombre no tenia pensamientos tenebrosos que lo condenaban, su propia compañía no era una carga gravosa. Podía contemplar la naturaleza con suma satisfacción. Pero el tenue rastro de la serpiente dejó su huella de miseria en la conciencia endurecida. El trabajo no produce fatiga; lo que agota las facultades de la mente y el cuerpo es el exceso en la realización de tareas lícitas. Una vida de ardua labor produce más satisfacciones que una de ociosidad.

La Palabra de Dios es clara y definida con respecto al trabajo. Todo el que se haya convertido a Dios no puede ser otra cosa sino un trabajador. . .

Se está extendiendo ahora la última invitación a la cena. La lámpara del alma debiera estar preparada y encendida mediante la provisión del aceite santo. (Véase Zac. 4: 11-14.) En el nombre del Señor intimo a cada alma a que se aparte ahora de toda iniquidad, para que el día del Señor no la sorprenda como ladrón. La verdad debe ser proclamada en forma clara y definida, pero siempre tal como es en Jesús (Carta 11, del 25 de enero de 1889, dirigida a "mis queridos hermanos"). 34

26 DE ENERO PASAPORTE PARA EL CIELO

Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. 2 Cor. 4: 17, 18.

Me dirijo a usted y a sus hijos. Simpatizo con usted en estos momentos de aflicción. Si estuviera con usted, podría hablarle palabras que lo confortarían. Pero como no lo estoy, solamente puedo escribir unas pocas líneas. Deseo que sepa que no lo he olvidado en su aflicción. No estamos llegando a los peligros de los últimos días; estamos en medio de ellos.

Estamos en el ocaso de la historia terrenal y podemos dejar a nuestros muertos sabiendo que estarán ocultos por un corto tiempo hasta que pase la indignación. No necesitamos lamentarnos por ellos como los que no tienen esperanza, porque su vida está escondida con Cristo en Dios. Tenemos toda la razón del mundo para regocijarnos. . .

Las dificultades que tienen que enfrentar los que han aceptado a Cristo y guardan sus mandamientos no proviene de él. "Si alguno quiere venir en pos de mí -dice-, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame" (Mat. 16: 24). El deber de las almas inteligentes es aferrarse de la verdad y practicar la virtud. Hemos nacido con un desafecto congénito hacia ambas. Es triste comprobar que nuestro propio carácter se opone a las virtudes que son agradables a la vista de Dios, tales como la sumisión, la caridad, la dulzura de espíritu y la paciencia que no se altera frente a la provocación. Díganse, queridos hijos: "Somos débiles, pero Dios es fuerte. Nos ha asignado nuestro deber. El General a quien servimos nos intima a ser vencedores".

Sea una bendición para todos ustedes la aflicción que les ha sobrevenido. Nuestra querida hermana, la madre de ustedes, amaba a Jesús. Su lucha ha terminado. Recuerden que descansa en paz. "Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria" (Col. 3: 4). Llenen cada corazón la paz y el consuelo del Espíritu Santo. Abran la puerta de sus corazones, para que Jesús pueda entrar como un huésped honrado, y tendrán un Consolador. "Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros" (Juan 15:12). Únanse estrechamente los corazones de los que quedan vivos. Trate cada cual de ser una bendición para el otro, y no un tropiezo. . .

Preparémonos para la venida del Hijo del hombre. Seamos fieles a Dios y recibiremos la corona de la vida (Carta 10, del 26 de enero de 1898, dirigida al Hno. Hare). 35

27 DE ENERO ¡FORMEN FILA!

Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

1 Cor. 1: 10.

Anoche me pareció estar de pie ante un gran número de personas que no estaban unidas. Unos deseaban quedarse mientras otros querían avanzar. No estaban unidos. Vi a un ser celestial que apareció ante ellos, y le escuché decir: "¡Formen fila! Nadie va al combate por su propia cuenta. El Dirigente de la congregación dice: ¡Formen fila!"
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   55

similar:

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que iconBreve semblanza de los escritores participantes
«brillantísimo debut con una novela instructiva», Boek (Holanda); su «suspense inteligente y original», Dagbladet (Noruega); su «inteligente...

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que icon¿Cuál de estos países fue una provincia de Colombia hasta 1903, cuando...

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que iconGeografía de Gabriel García Márquez
«Mejor Libro Extranjero» en Francia. En 1970, fue publicado en inglés y fue escogido como uno de los mejores doce libros del año...

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que iconLa Generación Perdida fue la que abrió el mercado del vino en Estados Unidos”

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que iconComo sabemos este hecho histórico sucedió en los años de 1946 y 1948,...

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que iconLa Estatua de la Libertad fue un regalo a los Estados Unidos de la...

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que iconLa Estatua de la Libertad fue un regalo a los Estados Unidos de la...

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que icon1. Cuál es el nombre completo de Gabo? Gabriel José de la Concordia García Márquez
«Mejor Libro Extranjero» en Francia. En 1970, fue publicado en inglés y fue escogido como uno de los mejores doce libros del año...

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que iconAdam Przeworski nació en la ciudad de Varsovia, en Polonia, en 1940....

Elena Gould de White (su apellido de soltera era Harmon) nació el 26 de noviembre de 1827 en Gorham, Maine, Estados Unidos. Fue una de las primeras personas que iconCharles Baudelaire nació en París en 1821, en una familia acomodada....






© 2015
contactos
l.exam-10.com