On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso






descargar 0.65 Mb.
títuloOn gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso
página4/23
fecha de publicación02.07.2015
tamaño0.65 Mb.
tipoManual
l.exam-10.com > Ley > Manual
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

e) Canción: "Yo tengo fe" ("Palito" Ortega)

Tema 3

Juventud y Familia

1. Objetivos

—Conocer la importancia que tiene la familia en el desarrollo humano de los jóvenes.

—Motivar a los jóvenes a que acepten y valoren a sus familias.

—Motivar a los jóvenes a que se comprometan a construir una familia más unida y armónica.

2. Desarrollo de la reunión partimos de la vida

2.1. Dinámica: Mis sentimientos ante mi familia

DOCUMENTO No. 14 Completa las siguientes frases:

EN MI FAMILIA...

1. Lo que más me gusta es...

2. Lo que más me desagrada es

3. No estoy de acuerdo en...

4. Hace falta...

5. Me siento alegre cuando...

6. Me siento triste cuando...

7. Me siento apoyado cuando…

8. Me siento rechazado cuando.

9. Me gustaría que mis papas...

10. Me gustaría que mis hermanos...

11. Las mayores quejas que tienen de mí son

12. Hace falta que yo...

Pasos a seguir:

—Se reparte a cada joven una copia del Documento No. 14 y el animador les pide que completen las frases que ahí se les presentan

—Después se les pide que compartan sus respuestas con dos personas del grupo.

—Por último, el animador ayuda a profundizar el trabajo realizado

¿Qué nos enseñó este ejercicio (dinámica)?

¿Cuál frase fue la más difícil de contestar? ¿Por qué?

¿Cuál frase consideran más importante? ¿Por qué?

¿Qué importancia tiene la familia en nuestra vida?

¿Qué tanto valoramos a nuestra familia?

¿Cuál sería la familia ideal? ¿Qué características tendría?

Buscamos luz sobre el tema

2.2. Charla: El joven ante la familia

A. Importancia y necesidad de la familia

Llamamos familia a la comunidad natural de personas estrié lamente ligadas por vínculos de sangre y de amor, que comparten si vida de un modo estable, manteniendo relaciones interpersonales; profundas y desempeñando roles complementarios orientados a la búsqueda del bien común familiar. El Catecismo de la Iglesia Católica señala que "un hombre y una mujer unidos en matrimonio formal con sus hijos una familia" (n. 2202).

La familia es la cuna del hombre. Todo niño nace y crece en el se no de una familia. Este es el modo normal y ordinario que Dios escoge» para poner en la vida a los seres humanos. La familia, por lo tanto, es el primer grupo humano y la primera institución social a la que pertenecemos.

La familia es un elemento imprescindible para el desarrollo humano y espiritual de toda persona. ¿Por qué? ...

—PORQUE LA FAMILIA NOS DA CALOR HUMANO: amor, amistad, ternura, afecto, aceptación, comprensión...

—PORQUE LA FAMILA NOS DA SEGURIDAD MATERIAL alimento, vestido, educación, atención médica, etc.

—PORQUE LA FAMILIA ES UNA ESCUELA DE RELACIONES INTERPERSONALES. En ella aprendemos a dar y recibir afecto, a comunicarnos con los demás, a escuchar respetuosamente a los otros, a aceptar y valorar a los que nos rodean.

—PORQUE "LA VIDA DE FAMILIA ES INICIACIÓN A LA VIDA EN SOCIEDAD" (Catecismo de la Iglesia Católica 2207). En ella aprendemos a convivir y colaborar con otras personas y grupos. En ella adquirimos aquellas virtudes sociales —como la justicia, la fraternidad, la solidaridad, la búsqueda del bien común ...— que son necesarias para construir una sociedad más humana. Por eso la Iglesia afirma que "el futuro de la humanidad se fragua en la familia" (FC 86).

—PORQUE LA FAMILIA ES "LA PRIMERA ESCUELA DE VIDA CRISTIANA" (Catecismo de la Iglesia Católica 1657). La familia, como "Iglesia doméstica", nos ayuda a conocer a Dios. Ella nos educa a la oración, a la participación en los sacramentos, a la vivencia de los valores morales y al compromiso apostólico.

"El hogar cristiano es el lugar en que los hijos reciben el primer anuncio de la fe. Por eso la casa familiar es llamada justamente 'Iglesia doméstica', comunidad de gracia y de oración, escuela de virtudes humanas y de caridad cristiana".

(Catecismo de la Iglesia Católica 1666)

B. El papel del joven en la familia

— CONCIENCIA DE MIEMBRO: El joven, como hijo y hermano, debe sentirse miembro del cuerpo familiar. Tiene unos apellidos que lo relacionan con la familia. Forma parte de ella y tiene, por tanto, derechos y deberes.

— ACEPTAR, VALORAR Y AMAR A LA FAMILIA: En todas las familias hay problemas y todas las personas tienen defectos y limitaciones. No existe la familia perfecta. Al joven se le pide que acepte a su familia con sus virtudes y defectos, que valoren los aspectos positivos de ella y, sobre todo, que ame profundamente a sus papas y hermanos, a pesar de sus limitaciones y fallos.

— CONVIVIR CON LA FAMILIA: Al joven se le pide que participe con alegría e interés en los momentos de convivencia familiar, como el tiempo de las comidas, los momentos en que todos ven la televisión, los fines de semana en que no se trabaja, etc. Estos momentos son privilegiados para fomentar la armonía familiar, ya que en ellos se puede compartir lo que cada uno está haciendo, los problemas que tienen, lo que piensa y lo que siente. El joven que convive con sus padres y hermanos, se siente más unido y más cercano a ellos.

* COLABORAR CON LA FAMILIA: El joven, trabajará por el bien de toda la familia. Por eso ha de colaborar con gusto en todas las necesidades de la vida familiar: en los gastos económicos del hogar, en el aseo de la casa, en la preparación de los alimentos, etc.

* CONSTRUIR, CON LOS PAPAS Y HERMANOS, UNA FAMILIA UNIDA Y FELIZ: Tener una familia unida es una tarea y esfuerzo de todos. Para ello se necesita: expresarse un auténtico amor con palabras, gestos y actitudes (amor entre esposos, amor entre padres e hijos y amor entre hermanos); aceptarse, comprenderse y respetarse; preocuparse por el bienestar de todos; ayudar desinteresadamente a los demás; saber dialogar y saber ceder ante el bien común; superar serena y positivamente las crisis familiares (problemas, dificultades, pleitos...); saber perdonar y saber olvidar; promover un ambiente de fe y de vida genuinamente cristiana...

De una manera muy especial los jóvenes han de evitar todas aquellas actitudes y comportamientos que amenazan la vida familiar, como el rechazo sistemático a las intervenciones de los padres, la rebeldía, la automarginación, el no querer convivir ni dialogar, la indiferencia, la irresponsabilidad, el egoísmo (búsqueda de los propios intereses), la adquisición de vicios (alcoholismo, drogadicción), etc.

Nos comprometemos

2.3. Pistas para el compromiso

Para promover el compromiso personal y/o grupal, el animador se puede ayudar de las siguientes preguntas:

¿A qué nos compromete el tema que hemos reflexionado hoy?

¿Qué aspectos de la vida familiar debemos cambiar?

¿Qué podemos hacer para valorar más a nuestras familias?

¿Qué debemos hacer para tener una familia más unida?

¿Qué debemos hacer para que en nuestras casas exista un clima de paz y armonía?

Celebramos la vida

2.4. Celebración: Mi hogar es mi mayor riqueza

a) Motivación

b) Dinámica: ¿qué esperan de ti tus papas?

ANIMADOR: Escuchemos lo que una madre le pide a su hijo.

Hijo, no te estanques jamás. Quiero que triunfes,

supérate a ti mismo día tras día, instrúyete, trabaja,

nunca digas mañana..., en el momento; nunca digas después, puede ser tarde;

cada día se aprende algo nuevo.

Deja huella al morir, nunca te apagues; quiero que siempre brilles, que destaques,

que cumplas tu misión en esta vida, que no vivas en vano, te lo ruego,

es muy triste el que acaba siendo nadie.

Lucha hasta el final, no te conformes con ya tengo bastante, es suficiente.

Dios te dio inteligencia, úsala.

Dios te dio corazón, pues ama.

Cada esfuerzo es un triunfo y un triunfo satisface.

Sé hombre de verdad, no simple hombre; aprende a hacer el bien, que te respeten,

que seas a los demás siempre agradable, que te quiera la gente;

no te crezcas, el orgullo envilece y hasta ciega.

Señálate una meta: el cielo;

que el camino a seguir Dios te lo dice, y así podrás reír y contagiar a otros

y así podrás amar y ser amado, y cualquier carga sentirás ligera

si te enseñas a dar sin recibir siquiera.

Así te quiero ver, hecho, crecido, en plena madurez, hombre de veras.

Para verte entonces con orgullo y exclamar satisfecha: es mi hijo ...

(Elsa Parra de Hoyos)

ANIMADOR: En estos momentos ¿qué esperan de ti tus papas?

(Se escuchan cuatro o cinco comentarios y el animador hace una síntesis de las intervenciones).

c) Lectura bíblica: Eclo. 3, 1-17.

d) Oración comunitaria

A cada oración se responde: TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR.

—Porque al abrir los ojos por primera vez, nos encontramos con los de la madre.

—Porque en la enfermedad y abandono tenemos una familia.

—Porque en la familia has puesto cariño, comprensión, ayuda.

—Porque la familia nos da seguridad.

—Porque pones en nuestros corazones ansias y esperanzas de formar una familia de amor.

A cada oración se responde: AYÚDANOS, SEÑOR.

—Para aceptar a mi familia con sus virtudes y defectos.

—Para ser más comprensivo con mis familiares.

—Para colaborar por una familia mejor.

—Para ayudar a mis padres en sus naturales discrepancias y problemas.

—Para saber soportar los defectos de los que más queremos.

—Para evitar la rebeldía destructiva, el egoísmo, la automarginación y la irresponsabilidad.

e) Oración final

Mi familia no es perfecta, gracias a Dios. Es humana, no angélica; no es ideal, es real; con luces y con sombras.

En mi familia, como en el deporte, sabemos del éxito y del fracaso,

de satisfacciones y de renuncias.

No decimos: "Me retiro", ante los problemas.

Antes bien, luchamos con más arrojo en procura de nuevos logros.

¿Qué sería de mí sin un hogar?

Gracias a él no me abruma la soledad, y hallo una mano amiga

cuando la nostalgia se aposenta en el alma.

Sin familia vagaría errante, prisionero del ego;

a la deriva como barco sin timonel y sin destino.

Un muerto en vida por falta de cariño.

Sé que mi hogar es un tesoro, lo cuido y lo valoro.

Afianzo la unidad con diálogo, detalles, respeto y comprensión.

Gracias, Señor, por mi familia;

la necesito y ella necesita de mí, de mi amor y mi alegría,

de mi apoyo y mi esperanza.

Voy a ser más amoroso con los míos,

voy a apreciar más sus cualidades que sus defectos.

Mi hogar es mi mayor riqueza.

(Gonzalo Gallo)

f) Canto: "Que viva nuestro hogar" (Lucila Mejía).

Tema 4

Juventud y Estudio

1. Objetivos

— Conocer los valores del estudio.

— Motivar a los jóvenes, con suficiente constancia, a que sean responsables al cumplir sus obligaciones escolares.

2. Desarrollo de la reunión: Partimos de la vida

2.1. Dinámica grupal sobre el estudio

Pasos a seguir:

*Se forman equipos de cinco a siete personas y el animador les pide que contesten las siguientes preguntas:

* ¿Qué ventajas ofrece el estudio?

* El "no estudiar", ¿tiene que ver algo con el desempleo, la delincuencia, la vagancia, el alcohol y la droga? ¿Por qué?

* Mencionen los aspectos positivos y negativos de cómo se está realizando la educación en nuestra ciudad o pueblo.

* Elaboren un "Decálogo" sobre los deberes más importantes del estudiante.

*Se reúnen todos en un lugar suficientemente ventilado y los secretarios irán pasando a leer las respuestas de sus respectivos Grupos.

*Se tiene un momento conveniente para los comentarios y las Preguntas que hayan podido surgir. Después el animador hace una breve pero clara reflexión sobre las ideas más importantes que surgieron en el diálogo grupal.

Buscamos luz sobre el tema

2.2. Charla: El joven ante el estudio a. la escuela, al servicio de la formación integral

La educación es indispensable para el sano desarrollo de cualquier persona. La escuela, como institución educativa, es la respuesta de la sociedad al derecho que tiene todo ser humano a la educación.

Como institución social, la escuela complementa la acción educativa de la familia.

El objetivo principal de la escuela es la promoción integral de la persona, es decir, el crecimiento y la maduración del alumno en todas sus dimensiones, para que cumpla satisfactoriamente el cometido de su vida.

A. La escuela educa integralmente...

—cuando cultiva y potencia las facultades físicas, intelectuales y afectivas del alumno (DIMENSIÓN BIO-PSICOLÓGICA);

—cuando potencia el crecimiento social del alumno, ayudándolo a interpretar críticamente su realidad y a prepararse profesionalmente para ser actor y protagonista del cambio social (DIMENSIÓN SOCIOCULTURAL);

—cuando forma a los alumnos en los valores humanos y morales, como la responsabilidad, el servicio, la libertada la justicia, la solidaridad, la convivencia, la paz, etc. (DIMENSIÓN ETICA);

—cuando orienta al alumno en el descubrimiento de su propio proyecto de vida y en la búsqueda del significado último de su existencia (DIMENSIÓN TRASCENDENTE).

"Corresponde a nuestras escuelas —públicas y privadas— cultivar las facultades físicas, intelectuales, creativas y estéticas de la persona; promover el desarrollo del juicio, la voluntad y la afectividad; promover el desarrollo de la interioridad, de la autoidentidad personal y cultural. Todo tipo de educación requiere de valores morales. La escuela es verdaderamente un lugar privilegiado de promoción integral mediante un encuentro vivo y vital con el patrimonio cultural". (Conferencia del Episcopado Mexicano, Presencia de la Iglesia en el mundo de la educación en México, 132)

B. ¿Estudiar? ¿Para qué?

Muchos jóvenes en nuestro país están estudiando en la preparatoria, en la universidad o en otros centros educativos. Para algunos de ellos, el estudio es su principal obligación.

¿Qué es lo que buscan estos jóvenes estudiantes? ¿Qué les ofrecí el estudio? Sin pretender ser exhaustivos, he aquí algunas de la ventajas que aportan los estudios:

—EL ESTUDIO DESARROLLA TUS FACULTADES INTELECTULES. Promueve el desarrollo de la memorización, la comprensión, la profundización y la capacidad de analizar. Te abre las puertas del sabe científico, técnico y humanístico; despierta la inquietud por la búsqueda de la verdad y fomenta la creatividad, que es la función primordial de la inteligencia. El estudio te libera de la ignorancia.

—EL ESTUDIO TE AYUDA A TENER UNA VISIÓN CRÍTICA DE MUNDO Y DEL ACONTECER HUMANO. Te capacita para la lectura y la interpretación objetiva y creativa de la realidad socio-cultural. El estudio te libera de la conciencia ingenua y de que seas un "candidato” ideal de la manipulación ideológica.

—EL ESTUDIO TE AYUDA A REALIZAR TU PROPIO PROYECTO DE VIDA. Te ayuda a decidir sobre el modelo de hombre o mujer que quieres ser y sobre el camino que quieres seguir en la vida. Te convierte en autor de tu propio proyecto personal y te ayuda a ver con más claridad el puesto que te corresponde en la sociedad.

—EL ESTUDIO TE CAPACITA PARA EJERCER UNA PROFESIÓN (científica, técnica, artística o artesanal). El estudio te brinda mayores y mejores posibilidades de trabajo y de empleo. Te prepara para participar activamente en la vida social, esperando que colabores con tu profesión a la construcción de una sociedad más humana y justa.

Con vuestro "estudio" y por vuestro "estudio" perpetuaréis la cultura y la sabiduría de las civilizaciones que nos han precedido y las haréis avanzar. Ayudaréis a iluminar un poquito más los caminos de la dignidad de la persona humana. Con vuestro "estudio" debéis hacer desaparecer de la actual sociedad los grandes enemigos de la convivencia y de la libertad, como son: la incomprensión, la intolerancia, la incultura, el analfabetismo, la violencia, el odio, la venganza, la irresponsabilidad, la insolidaridad, la pasividad y todas esas realidades, conductas y actitudes de la llamada "cultura de la muerte". Por otra parte, con vuestro "estudio" debéis implantar en este mundo la "cultura de la vida": la entrega, el amor, la gratuidad, las convivencias, la ilusión, el coraje, la solidaridad, la cooperación, Jesús, la oración, la ayuda, el servicio, la sonrisa, el compartir, la comunicación, Dios Padre... (R. Cuadrado - S. Martín, Vitaminas para forjar adolescentes "nuevos").

Como conclusión, podemos afirmar que el estudio no es únicamente una acumulación de conocimientos y técnicas, ni tampoco consiste en lograr una profesión y ganar mucho dinero. El estudio significa algo más: está unido a la realización personal de los jóvenes, a su felicidad, a su proyecto vital, a su deseo de ser "alguien" en la vida, de ser útil a los demás.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

similar:

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso iconFortalecer y animar la Pastoral Juvenil en las diócesis de la Provincia...

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso iconConferencia pronunciada en las XXXIV jornadas nacionales de pastoral...

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso iconNuestro compromiso es respuesta a una llamada

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso iconSus diversos grados y de quienes lo poseen. Del segundo capítulo del libro primero del
«uno de los más notables genios que haya dado nunca Persia, pues fue a la vez un gran poeta, un gran erudito y un gran místico1»,...

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso icon1-breve reseña historica, nuestro compromiso para con la niñez y la juventud 4

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso iconNo nos dejemos robar nuestra esperanza

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso iconIlósofo religioso danés, cuyo interés por la existencia, la elección...

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso iconIlósofo religioso danés, cuyo interés por la existencia, la elección...

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso iconLa gran controversia de la ciencia es la estrella que guiaba a los...

On gran esperanza presentamos el Manual de Pastoral Juvenil Parroquial, instrumento perfectible que nos oriente, coordine y aliente en nuestro compromiso iconNo debemos olvidar como fue que todo empezó. Nuestro pasado es tan...






© 2015
contactos
l.exam-10.com