Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal






descargar 0.83 Mb.
títuloAcciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal
página15/19
fecha de publicación29.06.2015
tamaño0.83 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Ley > Documentos
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19

340. Efectos especiales con relación al inmueble que habita el excluido.

A) Derecho de locación. Puede ocurrir que el inmueble que habita el excluido haya sido locado por el causante, durante la cohabitación. En este supuesto, cabe preguntarnos si el cónyuge excluido del sucesorio debe desalojar el inmueble.

Entendemos que la solución deviene de la aplicación del art. 9 de la ley 23.091, que dice: "En caso de abandono de la locación o de fallecimiento del locatario, el arrendamiento podrá ser con­tinuado en las condiciones pactadas, y hasta el vencimiento del plazo contractual, por quienes acrediten haber convivido y reci­bido del mismo ostensible trato familiar".
La norma trascrita debe ser aplicada analógicamente, consi­derando al cónyuge excluido como continuador de la locación, por haber convivido con el locatario o haber recibido de éste trato familiar.
B) El derecho de habitación del cónyuge supérstite. Si el cónyuge separado de hecho ha sido excluido del sucesorio porque se lo ha considerado culpable de la separación de hecho, no cabo admitir que tenga derecho de habitación en los términos del art. 3573 bis del Código Civil. A igual solución se llega ya sea que se considere el derecho real de habitación como un derecho propio o como un derecho hereditario.

Si se considera que la adquisición es iure proprio, el cónyuge culpable de la separación personal, que hubiera sido excluido de la herencia y pretendiera ejercer el derecho habitacional del cón­yuge supérstite, debería ser rechazado, por ejercer una preten­sión con evidente abuso del derecho58.

De igual manera, se le debe negar el derecho de habitación al excluido si se admite la adquisición iure hereditatis, en virtud de la aplicación del art. 357559.
C) Bien de familia. El art. 34 de la ley 24.395 faculta a toda persona a constituir en bien de familia un inmueble urbano o rural cuyo valor no exceda de las necesidades de sustento y vivienda.

El problema se presenta cuando se ha constituido un bien de familia nombrando como beneficiaria a la cónyuge, y luego ésta se separa de hecho y es excluida de la sucesión del causante.

En este caso, entendemos que se podrá solicitar la desafecta­ción del bien de familia, a pedido de la mayoría de los herede­ros, por aplicación analógica del art. 49, inc. c, de la ley 14.394.

En el supuesto de que el inmueble constituido en bien de familia sea ganancial y los herederos soliciten la desafectación del bien sobre la base del 50 % de su valor, el excluido de los derechos sucesorios, que tiene, a su vez, derecho al 50 % sobre el inmueble, se puede oponer a la desafectación. En tal caso hay que aplicar analógicamente el art. 2706 del Código Civil, y el juez debe decidir sumariamente a solicitud de cualquiera de los interesados60.
CAPÍTULO X

EXCLUSIÓN DE LA VOCACIÓN HEREDITARIA CONYUGAL EN LA SEPARACIÓN PROVISIONAL

I. INTRODUCCIÓN
341. La separación provisional en la Ley de Matrimonio Civil.

Nuestro Código Civil preveía, en su redacción originaria, la posibilidad de dar en depósito a la mujer en una casa honesta. De allí fue tomado el art. 68 de la ley 2393, que admitía que el juez pudiera declarar la "separación provisoria" de los cónyuges como medida anterior al juicio de divorcio.

El art. 68 de la Ley de Matrimonio Civil, en su redacción ori­ginaria, establecía: "Puesta la acción de divorcio, o antes de ella en casos de urgencia, podrá el juez, a instancia de la parte, de­cretar la separación personal de los casados y el depósito de la mujer en casa honesta, dentro de los límites de su jurisdicción".

La consecuencia de la "separación judicial" de los cónyuges en el orden sucesorio era la pérdida de la vocación hereditaria, que estaba dispuesta por el art. 3575 del Código Civil, el cual es­tablecía: "Cesa también la sucesión de los cónyuges entre sí (...) estando provisoriamente separados por juez competente".

El primer interrogante que tales normas le plantearon al in­térprete fue el de determinar si la vocación hereditaria cesaba con la sola "separación provisoria", o si hacía falta un elemento intencional para producir la pérdida de la vocación hereditaria conyugal; dicho en otros términos, si bastaba la declaración ju­dicial de separación para hacer cesar los derechos hereditarios en­tre los cónyuges, o si también se requería la prueba de la culpabi­lidad. Pensemos en que la medida era decretada no bien iniciado el juicio, o antes, según los casos, y que por eso no había determi­nación de culpabilidades; con lo cual, al no ser tomado en cuenta el elemento intencional, podía suceder que se incurriera en la exclusión hereditaria por mediar separación provisional dispuesta por juez competente, aunque se tratara de un cónyuge inocente.

La norma del art. 3575 tenía cierta similitud con el art. 1933 del Código alemán, que establecía la pérdida de la vocación here­ditaria sin prejuzgar la culpabilidad1.

Algunos autores sostuvieron la aplicación automática de la norma del art. 3575, es decir, que una vez decretada la separación provisoria se perdía la vocación hereditaria, por cuanto en la etapa del juicio en que ella tenía lugar no se podía determinar culpabilidades2.

Empero, la mayor parte de la doctrina nacional se inclinó por el criterio de que era indispensable que hubiera un elemento in­tencional -la culpabilidad- para declarar la pérdida de los de­rechos hereditarios. Así, Prayones3 y Lafaille4 sostuvieron que la norma no podía ser aplicada literalmente. Tales autores afir­maron que, fallecido uno de los cónyuges durante la tramitación del juicio en el cual se había decretado la separación provisoria, cabía examinar la culpa para reconocer el derecho hereditario del inocente y negárselo al culpable.

El proyecto de 1936, en el art. 1999, determinaba cuatro cau­sales de exclusión: 1) matrimonio celebrado in extremis; 2) en matrimonios separados por sentencia judicial, quien hubiera dado causa para ello, es decir, el culpable; 3) en matrimonios separa­dos de hecho sin voluntad de unirse, también quien hubiera dado causa para ello, o sea, el culpable; 4) en matrimonios separados provisoriamente por mandato judicial, también se determinaría, en oportunidad de la sentencia, quién era el culpable. Vemos, pues, que en este anteproyecto no sólo hacía falta la separa­ción provisoria, sino que también se requería la declaración de culpabilidad.

En estos casos, la jurisprudencia aplicó siempre las mismas soluciones que en la separación de hecho, con lo cual llegó a los mismos resultados5.
342. La separación provisional en la ley 17.711.

La ley 17.711 modificó el art. 68 de la Ley de Matrimonio Civil, sustituyéndolo por el siguiente: "Deducida la acción de divorcio o antes de ella en casos de urgencia, podrá el juez decidir si alguno de los cónyuges debe retirarse del hogar conyugal".

Esta norma suprimió la separación provisional de los casa­dos, originando una discordancia entre el art. 68 de la Ley de Matrimonio Civil y el art. 3575 del Código Civil.

Un prestigioso sector de la doctrina consideró que ante la nueva redacción otorgada al art. 68 de la Ley de Matrimonio Civil por la ley 17.711, desaparecía la causal de exclusión. En este orden de ideas, López del Carril expresó: "Pensamos que la «se­paración personal de los casados» y la «separación provisoria por juez competente» han cesado como causal de exclusión de la voca­ción hereditaria sucesoria. Para ello nos amparamos en la redac­ción del art. 68, L.M.C.". Y seguía afirmando dicho autor que "nues­tro criterio actual es que la exclusión hereditaria conyugal queda sujeta a la imputación de culpa que resulte de la sentencia defini­tiva en ese juicio por divorcio"6.

En igual sentido se manifestó Belluscio, al decir que en la reforma no se advirtió que al ser modificado el art. 68 de la Ley de Matrimonio Civil, se suprimió la separación provisoria de los cónyuges como medida cautelar del divorcio, con lo cual se privó de posible aplicación a la exclusión, aunque el resultado no era distinto, pues a la separación producida durante la tramitación del proceso de divorcio debía considerársela de hecho7. Zannoni señaló que si bien esto era así, no se debía pasar por alto que la separación de los cónyuges durante el juicio de divorcio no era enteramente asimilable, como facturo, a la mera separación de hecho. Ésta podía constituír abandono, en tanto que aquélla no, pues el juicio de divorcio implicaba la facultad de cualquiera de los cónyuges de retirarse del hogar, sin perjuicio de la continui­dad de los deberes que imponía el vínculo subsistente8.

Sin embargo, la doctrina mayoritaria se inclinó por aceptar que la resolución judicial que imponía el retiro de uno de los cónyuges del hogar conyugal correspondía a las circunstancias referenciadas por el art. 3575 del Código Civil9.
343. La separación provisional como causal de exclusión hereditaria en la ley 23.515
En el régimen de la ley 23.515 se repite el problema que ya los doctrinarios vislumbraban con la ley 17.711, por cuanto el art. 3575, en su actual redacción, establece: "Cesa también la vocación hereditaria de los cónyuges entre sí (...) estando provi­sionalmente separados por juez competente". Y agrega el segundo párrafo: "Si la separación fuese imputable a la culpa de uno de los cónyuges, el inocente conservará la vocación hereditaria siem­pre que no incurriera en las causales de exclusión previstas en el art. 3574".

El segundo párrafo del art. 3575 despejó las dudas que había generado la Ley de Matrimonio Civil, en su redacción originaria, con relación a si bastaba la mera separación provisional o si también era necesaria la declaración de culpabilidad. Con la redacción dada a la norma en la actualidad, no caben dudas de que hoy no basta la separación provisional, sino que a más habrá que demostrar la culpabilidad para excluir al sobreviviente.

Pero el problema se presenta porque en la parte de los "De­rechos personales en las relaciones de familia" (sección segunda del Código) no se hace referencia a la separación provisional de los cónyuges, sino a la posibilidad de ser excluido del hogar con­yugal o reintegrado a él. El art. 231 del Código Civil, reformado por la ley 23.515, establece: "Deducida la acción de separación personal o de divorcio vincular, o antes de ella en casos de ur­gencia, podrá el juez decidir si alguno de los cónyuges debe reti­rarse del hogar conyugal o ser reintegrado a él".

Creemos que cuando el art. 3575 contempla como causal de exclusión la separación provisional declarada por juez compe­tente, está haciendo referencia a los casos de exclusión y reintegro del hogar conyugal.

Pensar que por el hecho de que en la parte matrimonial no se haya legislado sobre la separación provisional, tal causal de exclusión no existe, es dejar al art. 3575 parcialmente vacío de con­tenido, situación, ésta, que evidentemente no fue la querida por el legislador, el cual conocía la discusión planteada durante la vigen­cia de la ley 17.711 y, sin embargo, mantuvo la separación provi­sional dictada por juez competente como causal de exclusión.

Participan de este criterio las doctoras Lloveras y Assandri, quienes afirman: "La hipótesis del art. 3575 del Código Civil apun­ta a la separación provisional antes o durante el juicio en trá­mite, es decir, a la medida ordenada en virtud del art. 231 del mismo cuerpo legal en concordancia con el art. 211, Cód. Civil"10.
344. La atribución del hogar conyugal como separación provisional decretada judicialmente.
Hemos dicho que la causal de exclusión consistente en la se­paración provisional decretada judicialmente se da en los casos de atribución del hogar conyugal. Corresponde examinar cuándo y cómo se produce la atribución del hogar conyugal, para ver de qué manera las características especiales de este proceso influyen en la exclusión hereditaria conyugal.

En la doctrina francesa, al juez que debe juzgar en los pro­cesos de divorcio se lo ha denominado "el hombre orquesta"11, porque, a más de dirimir la controversia, tiene que desempeñar roles de "conciliador", "consejero matrimonial" y "organizador de lo provisorio".

Dentro de la organización de lo provisorio, en muchos casos hay que atribuír el hogar conyugal, excluyendo a uno de los es­posos o reintegrando al otro, y en otros se debe autorizar a iuno' de los cónyuges a abandonar el hogar conyugal.

Uno de los aspectos en que se refleja la gravísima crisis que vive nuestro país es la falta de viviendas. La realidad muestra que cada vez es mayor el problema habitacional, y ello, lógica­mente, influye en el momento del divorcio, porque las soluciones tradicionales ya no dan resultado. En otras épocas, el problema de no compartir la misma casa habitación era solucionado con el traslado de la mujer a la casa de sus progenitores o con el alquiler de otra vivienda por el marido; pero ambas circunstan­cias son difíciles en nuestros días, por el reducido tamaño de los inmuebles destinados a vivienda o por las dificultades propias de la locación12.

Con anterioridad al juicio de divorcio o durante él, los cón­yuges, en caso de urgencia, pueden solicitarle al juez el abandono del hogar conyugal, sin que implique abandono malicioso la ex­clusión del otro cónyuge o el reintegro del peticionante. Tales medidas son siempre provisorias, irrenunciables, personales, y de­penden de circunstancias de hecho.

En principio, debe otorgárselas como medidas cautelares, cuando se acredita sumariamente el derecho y se prueba el peli­gro en la demora, y perduran mientras subsisten las circunstan­cias que les dieron origen.

La atribución de la vivienda a uno de los cónyuges ha de definírsela valorando las circunstancias fácticas del caso, según las reglas de la sana crítica y teniendo en cuenta que difícilmente se presentan dos supuestos iguales.

Entre los criterios que se ha tenido en cuenta para dar pre­ferencia a uno de los esposos respecto del otro, cabe destacar los siguientes:

a) Tenencia de menores. Se ha preferido al cónyuge a cargo del cual ha quedado la guarda de menores, privilegiando, de este modo, al grupo familiar integrado por el padre y los hijos, en el entendimiento de que le será más fácil hallar otra vivienda a quien está solo, que a un grupo más numeroso13.

b) Lugar de trabajo. Si en la sede del hogar uno de los cón­yuges desempeña su profesión habitual (p. ej., un médico que durante años ha ejercido en ese lugar), corresponde preferir a éste, siempre que no medien otras circunstancias especiales14.

c) Situación de la mujer. En diversos pronunciamientos se ha optado por preferir a la mujer, al considerar que generalmente es la que tiene mayores dificultades para conseguir una vivienda15.

d) Cónyuge enfermo. Si uno de los cónyuges está enfermo y, por tanto, tiene mayores dificultades para conseguir una nueva vivienda, se debe optar por la exclusión del otro.

Hemos creído necesario traer a colación el tipo de proceso en que se dicta la atribución del hogar conyugal -el cual, como ya señalamos, es un proceso cautelar-, y también los criterios de atribución que se toma en cuenta, para poner de relieve que di­fícilmente de este proceso de exclusión obtengamos elementos como para demostrar la culpabilidad o la inocencia, y que del hecho de que alguien sea excluido del hogar conyugal no se puede deducir su culpabilidad en la separación, elemento, éste, necesa­rio para determinar la exclusión hereditaria conyugal.

II. ACCIÓN DE EXCLUSIÓN
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19

similar:

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal iconEl término “Vocación” viene del latín Vocare, que quiere decir llamar....

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal iconSociedad y transdisciplinariedad
«300 acciones». Cuando los datos son contextualizados, se convierten en información: por ejemplo, «tenemos 300 acciones de la empresa...

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal icon1. La Sucesión Mortis Causa. Concepto. Acepciones. La Relación Jurídica Hereditaria, elementos

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal iconExclusión Social y Justificación del sistema

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal iconJustifican exclusión Santana y Báez de la Galería de Próceres

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal iconLa economía política de la exclusión social en colombia por Luis Jorge Garay S

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal iconWeb appendix additional file 3: “list of excluded references and reasons for exclusion”

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal iconLa vocación de servicio y la universidad

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal iconTodos los niños tienen derecho a asistir a la escuela ordinaria de...

Acciones de exclusion de la vocacion hereditaria conyugal iconEl genesis: de la creacion a la vocacion de abraham






© 2015
contactos
l.exam-10.com