La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se






descargar 0.86 Mb.
títuloLa teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se
página15/21
fecha de publicación12.07.2015
tamaño0.86 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   21

DIFERENCIAS ENTRE LA VERIFICACION Y LA FALSACION

DIFERENCIAS ENTRE LA VERIFICACION Y LA FALSACION

VERIFICACION

FALSACION

Supone correspondencia entre lo empírico y lo teórico

La contrastación con lo empírico no es para hacer corresponder lo teórico con lo empírico, sino para falsearlo.

Su propósito es la verdad científica

Su propósito es la confiabilidad

La evaluación de la teoría se da de manera individual.

La evaluación de la teoría se da en el debate crítico con otras teorías.

No permite un claro criterio de elección entre distintas teorías científicas.

Sí permite un claro criterio de elección entre distintas teorías científicas.

EL FALSACIONISMO COMO DISPOSICION RACIONAL O FORMA DE CONOCIMIENTO Y EL FALSACIONISMO EN LA CIENCIA

 

El racionalismo crítico de Popper tiene su centro o su médula espinal en su propuesta del “falsacionismo”, también conocida con las denominaciones de “método de conjeturas y refutaciones”,  o como “hipotético - deductivismo”. Esta es, según Popper, una propuesta de metodología para la ciencia, o mejor, la única metodología científica fiable.

 

Se podrían distinguir dos maneras de practicar el falsacionismo, la primera como forma general de conocimiento o forma de ejercer la racionalidad, y la segunda como metodología científica. Popper no separa tajantemente el falsacionismo de las dos formas, pero su propuesta metodológica presupone comprender el falsacionismo como forma de conocimiento o ejercicio racional. La explicación que se va a ofrecer enseguida muestra especialmente la práctica del falsacionismo como forma de conocimiento general, aunque también es apropiado de manera introductoria a la comprensión del falsacionismo como metodología. Comprensión que se completará en otro apartado, más adelante.

 

El falsacionismo se practicaba de manera informal y espontánea desde la antigüedad dentro del pensamiento occidental, pero le debemos a Popper su formalización como metodología científica. Como tal, fue precisamente ese método lo que hizo famoso el pensamiento de Popper o por lo que es más conocido.

 

En términos muy sencillos el falsacionismo opera con una lógica de este tipo: “si no hay manera de demostrar de forma definitiva e independiente la teoría más científica, entonces demostremos, de forma comparada entre varias teorías, buscando críticas o poniendo pruebas, cuál es la teoría menos científica y descartémosla; así la que resista la prueba queda de forma transitoria como la teoría más científica, mientras resulta otra mejor.”

 

Esta lógica la aplicaba, de manera espontánea, la teología negativa medieval: “si no se puede con certeza y de forma definitiva tener conocimientos verdaderos sobre Dios, entonces, sometamos a prueba y desechemos los conocimientos falsos sobre Dios, y así, el conocimiento que quede en pie es el que más se aproxima a la verdad sobre Dios”

 

Esa misma lógica se puede interpretar en la competencia que se da en el mercado, planteada en términos liberales y racionales, y en la competencia que se da entre las especies, desde una teoría de la evolución. En ambos casos es la competencia la que determina el producto y la especie seleccionada.

 

Y esta misma lógica se ve muy clara en los litigios jurídicos de un abogado: “si no puedo demostrar de manera definitiva que el acusado es inocente, por lo menos debo demostrar que las pruebas de la contraparte que lo inculpan no tienen fundamento; y así el acusado será declarado inocente mientras se encuentran mejores pruebas” (una persona es inocente hasta que no se le demuestre lo contrario).

 

Estos ejemplos permiten entender de una manera muy general cómo opera el falsacionismo como forma general de conocimiento, pero es necesario hacer algunas precisiones para que no surjan mal entendidos en la comprensión del falsacionismo como metodología científica.

 

El falsacionismo en sus dos formas es un tipo de argumentación deductiva, que, según Popper, es antiempirista, antiinductiva y antiverificacionista. Demuestra que el empirismo es una doctrina epistemológicamente errónea, la inducción es un mito innecesario para la ciencia y la verificación no es prueba suficiente de la verdad científica.

 

Las afirmaciones anteriores se comienzan a entender, si recordamos la manera como se construía la ciencia, antes de Popper: desde el empirismo, el inductivismo o el verificacionismo.

 

El empirismo se afirma desde una creencia muy fundada en el sentido común del hombre moderno, y plantea más o menos que el conocimiento verdadero es el que corresponde con las sensaciones que llegan a nuestros sentidos, sea porque ese conocimiento comienza a partir de esas sensaciones o porque corresponde al final de su proceso con esas sensaciones.

 

El inductivismo, está fundado en un empirismo y de una manera muy simple plantea que la ciencia comienza por la observación de los hechos y desde allí se pasa a la formulación de la teoría. El deductivismo, al contrario, plantea que no se parte de la observación, sino de la teoría, la cual se encarga de mostrar qué hechos se deben observar. O de una manera más precisa, el inductivismo plantea que la ciencia debe proceder de casos observados singulares hacía la formulación de enunciados de leyes universales no observables. Y el paso entre una y otra se da a través de lo que se ha denominado con la expresión: “inferencia inductiva”, que es pasar de casos observadosrepetidamente de manera singular a conclusiones universales de  casos no observados. Un ejemplo de inducción muy sencillo que ofrece el mismo Popper es el siguiente: de observar uno por uno, y de manera repetida que cada ganso es blanco, se concluye, por inferencia inductiva, que todos los gansos son blancos, sin haber observado la totalidad de los gansos existentes en el planeta.

 

Y la verificación está fundada también en un empirismo y se trata de un procedimiento deductivo a través del cual los  enunciados teóricos o lógicos de una teoría se logran hacer corresponder con los casos observados de tal forma que de ello depende su verdad. Por ejemplo, se da una verificación cuando para analizar la verdad de una teoría, se diseña un experimento que comprueba la certeza de los enunciados de esa teoría.

 

Como probablemente se notó, el empirismo es una posible característica del conocimiento, que se opone en términos muy generales a lo que se conoce como racionalismo. Y el inductivismo y verificacionismo no son características, sino procedimientos distintos, en sentido contrario (pues la verificación es deductiva), pero igualmente empíricos.

 

La filosofía de la ciencia anterior a Popper pensaba que a través de alguno de los dos procedimientos anteriores una teoría podía llegar a verdades o certezas científicas infalibles, porque ese procedimiento le garantizaba a la teoría la evidencia empírica suficiente.

 

Por tanto, bastaba la buena aplicación de uno de esos dos procedimientos a la teoría y no era necesario comparar la teoría en cuestión con otras teorías. Era suficiente con analizar la cientificidad de la teoría en sí misma, sin contar con el contexto de las otras teorías rivales que la rodeaban y con el desarrollo o la evolución misma de la teoría.

 

Pero Popper va a demostrar que ambos procedimientos no garantizan esa evidencia empírica suficiente, y por tanto, la ciencia no tiene forma de llegar a verdades o certezas. La ciencia sólo produce conjeturas, la ciencia es una empresa falible y sólo puede garantizar su racionalidad en el análisis comparado de las teorías y en el análisis de la evolución de la teoría. Es precisamente el método falsacionista el único que permite, desde la argumentación racional, diferenciar o seleccionar entre varias conjeturas cuál es la más plausible o aceptable, y de esa forma, la ciencia no cae en el relativismo o la irracionalidad.

 

Ya no bastará con aplicar bien el método científico a una teoría, sino que será necesario comparar las teorías entre sí, y seleccionar la mejor.

 

Pero esa selección el falsacionismo no la hace de manera positiva, analizando cada teoría y escogiendo la que más convenza, sino que la hace a través de un procedimiento que podríamos llamar “negativo” y que consiste en descartar, refutar o falsear  teoría por teoría, y la que quede en pie es la más científica.

 

No la hace de manera positiva porque necesitaría un conjunto de criterios infalibles que orientaran la selección y ello contradice la visión de Popper de la ciencia como una empresa falible.

 

Además de lo anterior, para que el prodedimiento falsacionista se aplique a la ciencia se debe aclarar que dentro de la lógica deductiva en la cual opera el falsacionismo, el proceso de la investigación científica de la teoría comienza no con la observación, sino con el planteamiento de un problema o de una hipótesis, que exigirán como solución el planteamiento de una teoría (tomada como conjetura). Enseguida a los enunciados básicos de esa teoría el mismo científico o los científicos que la elaboraron (antes que los otros, pues el falsacionismo se debe aplicar primero al interior de la misma teoría planteada por el científico), le buscarán anomalías o posibles críticas que la puedan refutar. Y diseñarán experimentos que la refuten o la corroboren (reafirmen). Como resultado la teoría puede terminar falseada o corroborada.

 

Si termina falseada, no se debe descartar de inmediato, sino ensayar ajustes y posibles arreglos en algunos de sus enunciados básicos. Incluso, algunos de esos ajustes pueden introducir planteamientos nuevos que predigan hechos nuevos aún no observados. Así de esta manera la teoría en lugar de salir perdiendo, sale ganando y se corrobora. Pero si a pesar de muchos ajustes la teoría no resuelve sus problemas, entonces, llegará el momento en el que los científicos deben decidir la refutación de la teoría.

 

Después de este proceso al interior de la teoría, la metodología falsacionista se debe aplicar en el análisis comparativo con otras teorías.

 

Un ejemplo de este proceso se puede reconocer con el descubrimiento del planeta Neptuno. Inicialmente, antes del descubrimiento de ese planeta, los astrónomos observaban algunas irregularidades en la órbita de Urano, el planeta inmediatamente anterior a Neptuno. Esas irregularidades cuestionaban un enunciado básico de la física newtoneana sobre la forma de las órbitas de los planetas. Por tanto, el problema se presentaba como una anomalía, que amenazaba con cuestionar y refutar esa física. Pero para salvar los presupuestos de la teoría newtoneana un matemático planteó la hipótesis de la existencia de un nuevo planeta vecino de Urano aún no descubierto, que sería el causante de las anomalías, por la acción gravitatoria que ejercía. Hizo los cálculos necesarios para sostener esa hipótesis y determinó la posible posición del nuevo planeta. Y ¡sorpresa!, cuando se dirigieron los telescopios hacía la posición indicada, efectivamente se descubrió el nuevo planeta que fue llamado Neptuno. Así la física newtoneana, en lugar de quedar refutada se corroboró, en virtud de su poder predictivo.

 

En general, de lo dicho en estos últimos párrafos se puede concluir lo siguiente:

 

·         Las teorías no se deben falsear o refutar ante el primer problema que tengan, sino persistir y ensayar posibles soluciones. Este hecho le permite a Popper diferenciar entre dos maneras de aplicar el falsacionismo en las ciencias: de manera ingenua y de manera realmente metodológica. Popper propone obviamente la segunda manera.[1]

·         La actitud y los intentos de refutación de la teoría no sólo provienen de fuera de la teoría, o de las teorías rivales. Para Popper el científico que asume el racionalismo crítico es el que está permanentemente sometiendo a crítica interna sus propias teorías.

·         Las teorías se evalúan en último término por su corroboración o refutación, pero mientras no sean refutadas se evalúan por su poder explicativo y principalmente por su poder predictivo.

·         Las críticas que el falsacionismo le hace a la inducción y a la verificación no deben conducir a pensar que el falsacionismo emplea en menor grado la argumentación empírica. Realmente la emplea como parte del procedimiento deductivo, pero no como argumento infalible, sino como parte del apoyo crítico que debe tener la teoría. Por ejemplo, en el falsacionismo se siguen diseñando experimentos, pero para refutar o corroborar los enunciados de las teorías.

 

 

En fin, ésta es apenas una primera presentación de algunas líneas fundamentales del pensamiento de Karl Popper. En seguida nos detendremos de una manera más puntual y minuciosa a explicar todo lo anterior, especialmente las críticas que Popper hace de la inducción y los detalles de su metodología falsacionista.

 

Esta primera idea era necesaria para poder entender con claridad el pensamiento Popperiano.

 

 

EL FALSACIONISMO COMO METODOLOGIA

 

Como lo aclaramos al comienzo, el procedimiento falsacionista no es exclusivamente una metodología científica, sino también en general, una manera de razonar natural muy antigua. En la primera parte de este texto se explicó y presentó con ejemplos esa manera de razonar y sus  relaciones con la ciencia, pero no se detalló mucho sobre el falsacionismo como metodología científica.

 

Popper no fue el único que propuso la aplicación del procedimiento falsacionista en la ciencia, pero sí fue el primero que lo definió como una metodología. Antes de él, el científico Claude Bernard propuso la aplicación del procedimiento falsacionista en la investigación científica (sin llamarlo de esa manera). Propuso comenzar la investigación desde la teoría y no desde la experiencia, luego, contrastar con experimentos lo afirmado por la teoría, pero no para verificar la teoría, sino para probarla y corregirla, o finalmente, después de muchos intentos, abandonarla.[2]

 

Según Popper, plantear el falsacionismo como metodología es distinto a plantearlo como proceso psicológico de descubrimiento o como lógica pura. La metodología científica es para Popper ante todo un proceso de justificación y no una psicología del conocimiento o lógica pura.

 

Popper mantiene la diferencia, creada por Reinchenbach,  entre contexto de justificación y contexto de descubrimiento.

 

He dicho arriba que el trabajo de los científicos consiste en presentar teorías públicamente y ponerlas a prueba.

La etapa inicial de este proceso, el acto de concebir o inventar una teoría, no me parece que exija un análisis lógico, ni que se preste a este análisis. La pregunta de cómo se le ocurre a un hombre una nueva idea – ya sea un tema musical, un conflicto dramático o una teoría científica- puede ser de gran interés para la psicología empírica; pero no tiene nada que ver con el análisis lógico del conocimiento científico. Este último no se ocupa de asuntos de hecho (según la pregunta de Kant: quid facti?), sino sólo de asuntos de justificación o validez (según la pregunta de Kant: quid juris?).

(...) En concordancia con esto, distinguiré claramente  entre el proceso de concebir una nueva idea y los métodos o resultados de examinarla lógicamente[3]

 

La idea de Popper es que no existe un método lógico para tener nuevas ideas, sino sólo para justificarlas. Para Popper la ciencia se define desde las reglas metodológicas. Pero esas reglas tampoco son iguales a las reglas lógicas, sino que son convencionalismos, que tienen una consistencia lógica. Son reglas del juego de la ciencia empírica, parecidas a las reglas que rigen un juego como el ajedrez.

 

Las reglas metodológicas se consideran aquí como convenciones. Podríamos describirlas como reglas del juego de la ciencia empírica. Difieren de las reglas de la lógica pura como las reglas del ajedrez difieren de la lógica, pues pocos considerarían que las reglas ajedrecísticas son lógica pura[4]

 

Aunque las reglas metodológicas no son reglas lógicas, ellas sí tienen un sustento o están relacionadas con un procedimiento lógico deductivo muy conocido en lógica simbólica matemática, y que se llama el modus tollens, y que puede  expresarse de la siguiente manera: “si ocurriendo p debe ocurrir q, y q no ocurre, entonces p no ha ocurrido”. Formalmente se plantea así:

 

 

 

“Si p es verdadera, entonces q es verdadera”

q no es verdadera”

___________________________________ 

Por lo tanto, “p no es verdadera”

 

 

En general, el falsacionismo como procedimiento metodológico podemos detallarlo desde los siguientes pasos:

 

1.      La investigación comienza con un problema.

2.      Ese problema se convierte en hipótesis, conjetura, teoría, etc. o algo equivalente.

3.      Desde esa hipótesis se establecen conclusiones por deducción lógica. Algunas de esas conclusiones se pueden considerar como premisas básicas y otras como premisas secundarias.

4.      Esas conclusiones se someten a un proceso de prueba de cuatro aspectos, en sentido interno y en sentido externo: el primero se refiere a las relaciones lógicas que existen entre las conclusiones; el segundo, a la forma lógica general de la teoría; el tercero, a la relación con las conclusiones de otras teorías; y el cuarto, a las aplicaciones empíricas que se derivan de ellas.

5.      Si la hipótesis o teoría no pasa la prueba en sentido interno, entonces se corrige. Después de pasarla, se concentra en la prueba en sentido externo o en la relación con otras hipótesis o teorías.

6.      Si en esa prueba en la relación con las premisas de otras hipótesis o teorías se presentan problemas o desacuerdos que se llaman “anomalías”, entonces, se busca modificar alguna premisa interna o refutar alguna de las premisas rivales, para resolver esa anomalía.

7.      Si la modificación de la premisa interna afecta seriamente la teoría, entocnes, desde la hipótesis propia se diseñan pruebas lógicas o empíricas para refutar la premisa de la hipótesis rival.

8.      Si no se puede refutar la premisa de la teoría rival, la anomalía se asume como propia de la teoría en construcción y se debe buscar su resolución. Pero, por lo general, la anomalía se puede arreglar sin abandonar la premisa básica, sino transformando la premisa sin cambiarle lo fundamental o asumiendo otro supuesto o hipótesis que puede ser de dos tipos llamados hipótesis auxiliar e hipótesis ad hoc, que cumple la función de aclarar o completar la hipótesis inicial, y desde el cual la premisa no genera una anomalía.

9.      Aunque si se han hecho muchas reparaciones, transformaciones y se han adoptado muchas hipótesis auxiliares o ad hoc para completar la argumentación, habrá que tomar la decisión de considerar refutada la hipótesis o teoría.

10.  Y la refutación o falsación de una hipótesis o teoría, conlleva a la corroboración de la otra hipótesis o teoría rival que salió mejor librada.

 

Esta metodología no corresponde al falsacionismo ingenuo, sino al falsacionismo metodológico, porque ante la primera crítica la teoría no queda refutada, sino que cuenta con el recurso de seguirse defendiendo y mejorando tras acudir a las hipótesis auxiliares y las hipótesis ad hoc.

 

Esas hipótesis pueden definirse de la siguiente manera:

 

Las hipótesis auxiliares, son hipótesis que replantean o dudan de las condiciones o procedimiento de la prueba experimental o de cualquier otra prueba. Son  justificaciones de por qué las pruebas parecen falsear la hipótesis inicial. Por ejemplo, decir que la muestra estaba contaminada, el lente del telescopio estaba rayado, se saltó un paso en el procedimiento, el tiempo del experimento no fue el indicado, etc. Esas justificaciones pueden ser rodeos inútiles o signos de la persistencia de los científicos. Ciertamente, en muchos procedimientos experimentales cuando no se logra lo esperado no es porque la hipótesis desde donde se parta sea falsa, sino porque el procedimiento o las condiciones del experimento no son las indicadas, y es cuestión de mejorarlas.

 

Las hipótesis ad-hoc, son las que incluyen en el análisis un aspecto que no se había incluido o tenido en cuenta o que se supone que no influiría en el experimento. Por ejemplo, la influencia de un planeta aún desconocido para explicar las irregularidades en el movimiento de un planeta conocido, la posibilidad de que tal enfermedad se explique por los problemas en un órgano que no era el órgano inicialmente considerado, etc. Esas hipótesis contradicen lo que se conoce como las cláusulas ceteris paribus,. Ellas son las que presuponen la no incidencia en el estudio de factores que se consideran como insignificantes, por ejemplo, la influencia de la masa de los astros en la trayectoria de movimiento de un péndulo, o la influencia de un pariente muy lejano en los rasgos hereditarios de una persona, o la incidencia de la confluencia de dos astros en algunos fenómenos naturales.

 

Popper es consciente que una teoría que se intenta falsear puede acudir de manera indefinida a este tipo de hipótesis, por tanto, el proceso de falsación no termina por lo general con una prueba contundente, sino con una decisión que determina no seguir defendiendo la teoría. Pero esta constatación puede conducir al falsacionismo por los caminos del convencionalismo.

 

Ante ello, Popper se declara realista, posición contraria al convencionalismo. Los convencionalistas creen que las leyes de la naturaleza son creaciones nuestras, son construcciones lógicas y los realistas creen que esas leyes revelan una simplicidad interior, estructural de nuestro mundo. Los principales representantes del convencionalismo son  Poincaré y Pierre Duhem.

 

Popper muestra como el falsacionista debe ser realista, pues es consciente que para el convencionalista las leyes de la naturaleza no son falsificables mediante la observación, pues son indispensables para determinar lo que es una observación y, más especialmente, lo que es una medición científica.

 

Sin embargo, Popper es consciente también que su propuesta falsificacionista o falsacionista tiene cierto grado de convencionalismo y corre el peligro de convertirse en  convencionalista.

 
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   21

similar:

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconLos ojos son unos de los factores mas importantes en los personajes...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconTener alguna idea de lo que realmente son los Augustos Misterios...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconTener alguna idea de lo que realmente son los Augustos Misterios...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconResumen: se trata de unos jóvenes los cuales tal vez son científicos...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconEjercicio 1: ¿Cuáles son canciones y cuáles son poemas? ¿Por qué?...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconEs importante que para la intervención con personas mayores nos acerquemos...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconPara el arte de las relaciones
«mujeres y hombres de conocimiento». Los antropólogos los han definido como una nación o una raza, pero de hecho, fueron científicos...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconDirección de la colección: Virgilio Ortega
«desilusión decisiva y universal», donde comienza su filosofía. Mejor aún, de él parte la exigencia feuerbachiana de una «filosofía...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconResumen: El deporte es el fenómeno social más importante de los últimos...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se icon¿Qué y quienes son los ángeles? Los ángeles son los “ayudantes invisibles”...






© 2015
contactos
l.exam-10.com