La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se






descargar 0.86 Mb.
títuloLa teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se
página10/21
fecha de publicación12.07.2015
tamaño0.86 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   21

 

En 1959, Don Jackson, interesado en aplicar las investigaciones del grupo a la psicoterapia y en estudiar a la familia como un sistema gobernado por un conjunto de reglas, funda el Mental Research Institute. El grupo está integrado por Jules Riskin y Virginia Satir, y se incluyen luego Paul Watzlawick, John Weakland, Jay Haley, Richard Fisch y Arthur Bodin. El M.R.I., o grupo de Palo Alto, como se lo conoce internacionalmente, se transforma en uno de los principales centros de investigación, formación y asistencia en el campo de la terapia familiar.


 

Teorías de la complejidad.

A partir de la década de los 80 se empezó a utilizar el término “complejidad” para designar un nuevo tipo de conocimiento o de teorías, asociadas con varios desarrollos de la ciencia contemporánea.

 

En términos muy generales, lo complejo se suele asumir como lo compuesto, pero donde los componentes son irreductibles uno al otro, a diferencia de lo simple, donde se puede reducir toda composición. Ello hace referencia al clásico problema filosófico de la unidad y la multiplicidad de lo real. Lo complejo afirma la unidad de principios constituyentes sin negar la multiplicidad, o la unitas multiplex.

 

Desde un punto de vista etimológico, el término complejidad designa lo siguiente:

 

(…) la palabra complejidad es de origen latino, proviene de complectere, cuya raíz plectere significa “trenzar, enlazar”. Remite al trabajo de la construcción de cestas que consiste en trazar un círculo uniendo el principio con el final de las ramitas.

 

El agregado del prefijo com- añade el sentido de la dualidad de dos elementos opuestos que se enlazan íntimamente, pero sin anular su dualidad. De allí que complectere se utilice tanto para referirse al combate entre dos guerreros, como al entrelazamiento de dos amantes.

 

En castellano la palabra complejo aparece en 1625, con su variante complexo, viene del latín complexus, que significa “que abarca”, participio del verbo complector que significa “yo abarco, abrazo”. De complejo se deriva complejidad y complexión. Por otro lado, esta última palabra, que aparece en el castellano alrededor del año 1250, proviene del latín complexio que significa “ensambladura o conjunto”.[1]

 

 

Las teorías de complejidad, a partir de los aportes de la ciencia contemporánea, tienen como base una nueva filosofía natural, en la que sus conceptos abren las puertas para buscar la integración de aspectos incómodos para el pensamiento, como son: lo compuesto - no reducible o incluso contradictorio, la incertidumbre, lo aleatorio y lo eventual. En la ciencia contemporánea se habían abierto dos posibilidades en relación con esos aspectos: la posibilidad de revelación y la posibilidad de inclusión. Pero las teorías de complejidad buscan abrir abierto las puertas a otra tercera posibilidad: la de integración.

 

Es decir, el conocimiento complejo es el que busca una riqueza de pensamiento que integre esos aspectos además de revelarlos e incluirlos transitoriamente:

 

La revelación de esos aspectos se puede entender en el siguiente sentido: cuando se piensa  que aspectos como la pluralidad de las relaciones y de los componentes, lo compuesto-irreductible e incluso contradictorio, la incertidumbre, lo aleatorio y lo singular, no son meras apariencias,  ignorancia o ruido, sino aspectos reales que se manifiestan. Sin embargo, el hecho de revelar o reconocer esos aspectos no quiere decir que se les otorgue alguna función dentro del sistema. La mayoría de los análisis científicos se enfrentan por ejemplo con la incertidumbre, o la contradicción, y aunque no se los califique como apariencias, esos aspectos marcan el límite de la ciencia.

 

La inclusión de los mismos aspectos anteriores, no se reduce sólo a constatar su existencia, si no que busca reconocer su función en el sistema, o su papel dentro del sistema, pero por lo general, de manera transitoria. La integración que busca el conocimiento complejo sería la que posibilita una función constituyente y permanente de esos aspectos en el sistema.

 

En este sentido el conocimiento complejo sobrepasaría la revelación y la inclusión de esos aspectos y afirmaría su integración. Y así mismo, el conocimiento complejo aunque parte de varias teorías contemporáneas, busca sobrepasarlas. En concreto, la física cuántica y la termodinámica ya habían revelado esos aspectos. La teoría de sistemas, la cibernética, la lógica paraconsistente, la teoría del caos, etc., ya le habían asignado funciones importantes a esos aspectos. Pero por lo general, en las distintas teorías científicas contemporáneas la función y la misma existencia de esos aspectos estransitoria, pues necesariamente se debe dar paso al orden, a lo determinable, a lo simple. El conocimiento complejo busca ser un tipo de conocimiento nuevo en el sentido de no reducir sus explicaciones finalmente a lo determinable y simple.

 

De lo contrario, la propuesta de un conocimiento complejo sería una nueva forma de nombrar y de hacer lo que varias teorías científicas ya han hecho, y ello no implicaría una nueva forma de conocimiento, sino simplemente un llamado o una exhortación a tomar más en serio aspectos como la incertidumbre, contradicción, etc., que sirven como retos o desafíos al pensamiento.

 

Por ejemplo, desde la termodinámica el principio de entropía ha revelado en todos los sistemas naturales el desorden en medio del orden. La teoría de sistemas de Bertalanffy ha revelado la diversidad de relaciones de todo sistema. La lógica paraconsistente ha revelado la posibilidad de pensar lógicamente la contradicción. La teoría del caos ha revelado matemáticamente la posibilidad de la incertidumbre, del evento y de lo aleatorio en un sistema determinista. Todas estas teorías y otras más han comenzado por revelar esos aspectos, y así pensar los límites del determinismo.

 

Las teorías de complejidad se suelen relacionar constantemente con las siguientes tres teorías: sistemas, cibernética y teoría de la información. La complejidad promete ser continuación y ampliar los alcances de estas teorías, pero no de sus primeros desarrollos, sino los posteriores o los de 2º orden, que incluyen la autoorganización. De esta forma, una comprensión compleja se serviría de una comprensión sistémico-cibernética-informacional, pero no se podría reducir a ella, por las siguientes razones: En la primera comprensión sistémico-cibernética-informacional o la de 1° orden se revelan y se incluyen el desorden, la incertidumbre, la contradicción, etc., pero no se integran como aspectos permanentes y constitutivos, sino como aspectos ocasionales y transitorios del sistema que cumplen un papel en su transformación. Y los segundos desarrollos de esas teorías o los desarrollos de 2° orden, en la medida que asumen el concepto de autoorganización, logran avanzar hacía la integración, y no sólo la revelación o la inclusión, pero no la consolidan, en la medida que sólo llegan a ella, y no parten de ella, o no la toman como presupuesto.

 

La evolución de algunas de esas teorías parece que ha permitido algún tipo de integración de los aspectos mencionados al mostrarlos en cierto sentido como constitutivos. Por ejemplo, como ha sucedido con la teoría de sistemas autoorganizadores y la cibernética de 2° orden, que no sólo han sobrepasado los límites del determinismo, sino que han intentado clausurarlo teóricamente al darle un papel constitutivo a los aspectos en cuestión en los distintos sistemas. Sin embargo, dar un papel constitutivo a un elemento no implica necesariamente asignarle un papel explicativo, y en ese sentido, clausurar algo, sin enfrentar todos los problemas que se colocan en cuestión y sin ofrecer nuevas posibilidades causales, significa no clausurarlo del todo. Y en este punto es donde pretenden aportar las teorías de la complejidad. Ellas, de la mano de teorías que piensan la posibilidad de lo generativo de los aspectos mencionados, como la teoría de sistemas autoorganizadores y la cibernética de segundo orden, buscan integrar la incertidumbre como constitutiva y enfrentar teóricamente, en el sentido estricto de la palabra, la evolución o el devenir de los sistemas, asunto no posible desde la concepción clásica de ciencia, que siempre ha pensado la evolución o el devenir, como formas del ser, o como la sucesión de estados o de ordenes.

 

La novedad que la complejidad busca, sería posible si realmente integrara esos aspectos en las explicaciones de la ciencia, es decir, se les asigna un papelconstituyente, permanente y generativo, dentro de los sistemas, y no sólo transitorio: las teorías de la complejidad harían posible que en todos los sistemas físico y/o mentales, el desorden genere orden sin renunciar a ser desorden, los contrarios puedan complementarse sin dejar de ser contrarios, se logre la unidad sin renunciar la pluralidad, se posibilite la universalidad o la totalidad sin negar la singularidad.

 

¿Lo anterior es posible?, ¿a través de qué tipo de conceptos es posible?

 

Las teorías de la complejidad buscan hacer eso posible especialmente a través de la idea de la autoorganización, desarrollada en varios contextos, como las teorías de sistemas y la cibernética, y por autores como Varela y Maturana, Prigogine, Foerster, etc. Por ejemplo, en la autoorganización aspectos en desorden interactúan con lo ordenado y generan u organizan un nuevo orden, que no liquida esos aspectos.

 

La autoorganización se basa en el proceso que en la cibernética se llama retroalimentaciónque puede ser en dos sentidos: negativo (para conservar el estado actual del sistema) y positivo (para transformar o cambiar el estado actual del sistema).

 

Morin define el concepto de organización de la siguiente manera:

 

¿Qué es organización? En una primera definición: la organización es la disposición de relaciones entre componentes o individuos que produce una unidad compleja o sistema, dotado de cualidades desconocidas en el nivel de los componentes o individuos. La organización une de forma interrelacional elementos o eventos o individuos diversos que a partir de ahí se convierten en los componentes de un todo.[2]

 

Sin embargo, hasta el momento no parece existir una teoría general de la autoorganización, que devele y permita controlar cada proceso autoorganizativo. En la ciencia contemporánea se muestran muchos casos en los que se evidencian situaciones autoorganizativas, pero la autoorganización no se ha podido comprender como un fenómeno reproducible, controlable, sino con un carácter emergente, contingencial.

 

Al parecer en los procesos autoorganizativos se lograría que aquello que parece contradictorio en un momento determinado, fuera entendido en otro sentido, de otra manera, o en otro momento, de manera complementaria.

 

Si no es posible una teoría general de la autoorganización, las integraciones que permiten la comprensión compleja de los fenómenos no podrían escapar o separarse de las condiciones temporales, históricas que la posibilitan. Y en ese sentido la complejidad puede reconocerse como el anuncio de una posibilidad,  pero no una forma nueva de determinación de la realidad o del conocimiento. Por más que los propósitos de la complejidad se sustentan en aspectos posibles de dar en la ciencia contemporánea, la complejidad misma como teoría o forma de pensamiento sigue siendo una apuesta.

 

En general, con la noción de Complejidad se califica hoy ampliamente un nuevo tipo de conocimiento. Sin embargo, lo sugestivo de la noción no corresponde con la claridad en su definición. ¿La noción de complejidad designa sólo un ideal irrealizable de conocimiento?, ¿realmente es posible un conocimiento complejo?, ¿es la complejidad una forma inapropiada de designar una serie de problemas ontológicos y epistemológicos?, ¿Es apropiado hablar de una ciencia de lo complejo?, ¿en qué sentido?

 

LA EPISTEMOLOGÍA EN EL CONTEXTO COLOMBIANO.

En nuestro país la reflexión epistemológica, como reflexión sobre la normatividad del conocimiento y sobre la ciencia, no ha tenido un desarrollo continuo y propio como disciplina, sino que ha dependido de las influencias de las reflexiones europeas y norteamericas. Como tal, la reflexión epistemológica no se particulariza totalmente en ningún país, pero en determinados momentos algunos grupos y tendencias locales hacen aportes significativos que ejercen una influencia mundial, como sucedió con el Círculo de Viena o con el estructuralismo francés.

 

En Colombia la reflexión epistemológica ha cambiado paralelamente con las transformaciones operadas en las ciencias naturales, sociales y humanas. Colombia se integró tardíamente al pensamiento moderno, y así mismo, a las disciplinas y las reflexiones epistemológicas modernas. En consecuencia, en el país se estudiaron las ciencias modernas sólo hasta finales del siglo XIX, en los inicios de las universidades públicas, y algo más tarde, casi hasta mediados del S. XX, en el resto de las academias. En ese momento el positivismo científico del S. XIX fue el transfondo epistemológico sobre el cual se desarrollaron las ciencias naturales, sociales y humanas. Tanto las disciplinas reconocidas como científicas, como las que pretendían serlo, crecieron en el país bajo la tutela ideológica del positivismo, y esa influencia ha permanecido tanto, que incluso sigue siendo hoy la perspectiva epistemológica más fuerte y que más ha marcado el desarrollo del conocimiento en nuestro país.

 

Un cambio en la reflexión epistemológica importante solo sucedió hasta la influencia de los enfoques epistemológicos contemporáneos posteriores a la década de los sesenta, como los aportes de la escuela de Frankfurt, la sistémica y el estructuralismo francés, sobre todo, en las ciencias sociales y humanas. Luego, en la década de los setenta, de manera muy parcial, con los aportes de la nueva filosofía de la ciencia kuhniana y postkuhniana.

 

Sin embargo, el desarrollo de la reflexión epistemológica en el país depende de manera importante del fortalecimiento del quehacer filosófico y teórico. Y este ámbito sólo ha experiementado un buen fortalecimiento desde hace poco menos de treinta años, en las universidades de mayor tradición del país.

 

Aunque la mayoría de las academias se esmeran por ofrecer una actualización epistemológica en la formación de los profesionales de las distintas disciplinas, en nuestra sociedad falta mucho camino por recorrer en otras acciones que crearían una tradición propia, como son la conformación de asociaciones, congresos, publicaciones, etc., permanentes en al campo de la Epistemología, la Teoría del Conocimiento y la Filosofía de la Ciencia.

 

En el momento existe una situación muy dispareja entre los esfuerzos que se colocan para el fomento de la ciencia y del conocimiento, a través de políticas como las de Colciencias, y el desarrollo de la reflexión epistemológica. Y lamentablemente, a un nivel importante, el impulso de la ciencia y el desarrollo del conocimiento en las disciplinas, sobre todo en las ciencias naturales y en las disciplinas tecnológicas, se hace todavía desde el enfoque epistemológico caduco de la concepción heredada o peor aún, desde una instrumentalización del saber con poco sustento epistemológico.

 

EPISTEMOLOGÍA CONTEMPORÁNEA

NTRODUCCIÓN:

CONTRAPOSICIÓN ENTRE LA TRADICIÓN POSITIVISTA Y

LA TRADICIÓN KANTIANA.

La evolución de la epistemología contemporánea puede interpretarse como una constante contraposición entre la tradición positivista y la tradición de conocimiento neo-kantiana. Específicamente, durante el S.XIX y hasta 1960 el enfoque epistemológico que predominó en el contexto científico fue el positivismo. Primero el positivismo científico del S. XIX y luego, el positivismo lógico. Los supuestos más fuertes sostenidos por este enfoque fueron: la creencia de una realidad esencial predeterminada, que se podía desentrañar a través de la ciencia, y la creencia en la posibilidad de la ciencia de dar cuenta de esa realidad a través del conocimiento empírico, orientado por el método científico. En efecto, bajo el programa positivista se mantuvo viva la herencia empirista de la modernidad.

Sin embargo, la situación cambiará a partir de los planteamientos de Thomas Kuhn sobre los cambios revolucionarios. Para este autor, al igual que para Kant, la realidad externa es una incógnita y lo que la ciencia conoce no es la realidad en sí misma, sino la realidad vista a través de los lentes, o las categorías, o los esquemas conceptuales previos. El dato empírico no es un reflejo limpio de la realidad y no puede dar cuenta de ella, de manera suficiente, pues lo que afirmamos sobre la realidad y el mismo dato empírico están mediados por los esquemas conceptuales del sujeto (Kant) o de la comunidad (Kuhn). El mismo Kuhn se definía como un kantiano, pero con categorías cambiantes, en lugar de fijas como lo planteaba Kant.

La epistemología contemporánea va a fluctuar entre estas dos grandes tradiciones según como se entienda el conocimiento empírico y la intervención de categorías o esquemas previos a ese conocimiento empírico.

De manera más amplia hay una cierta influencia kantiana en la escuela de Frankfurt cuando señala la influencia que tienen los intereses y las ideologías para la determinación del dato observable, o en el estructuralismo cuando muestra el influjo de las estructuras lingüísticas o sociales sobre el conocimiento de la realidad, o en los filósofos de la ciencia y los sociólogos de la ciencia cuando recalcan sobre la influencia de los contextos históricos y sociales sobre el mundo objetivo conocido por la ciencia.

Pero a pesar del reconocimiento del papel previo que juegan esos esquemas conceptuales (sean subjetivos, sociales, históricos, etc.), en la epistemología contemporánea sería muy problemático relativizar por completo el conocimiento empírico a las contingencias del sujeto, de la historia o de la sociedad, a no ser con el costo de abrigar un relativismo y un contruccionismo que reduce la posibilidad misma de una concepción normativa o epistemológica del conocimiento. Y en ese sentido, la herencia empirista y el rigor normativo del positivismo no se han disuelto por completo, a pesar de las fuertes críticas recibidas desde hace varias décadas.

De esta manera, la epistemología contemporánea fluctúa entre la defensa de las intensiones del positivismo, a pesar de los rechazos de las doctrinas positivistas, y el reconocimiento de las condiciones fenomenológicas kantianas, sin compromiso con los esquemas fijos y rígidos de Kant.

CRISIS DE LA EPISTEMOLOGÍA CLÁSICA MODERNA. CRÍTICAS DE LA ESCUELA DE FRANKFURT.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   21

similar:

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconLos ojos son unos de los factores mas importantes en los personajes...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconTener alguna idea de lo que realmente son los Augustos Misterios...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconTener alguna idea de lo que realmente son los Augustos Misterios...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconResumen: se trata de unos jóvenes los cuales tal vez son científicos...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconEjercicio 1: ¿Cuáles son canciones y cuáles son poemas? ¿Por qué?...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconEs importante que para la intervención con personas mayores nos acerquemos...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconPara el arte de las relaciones
«mujeres y hombres de conocimiento». Los antropólogos los han definido como una nación o una raza, pero de hecho, fueron científicos...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconDirección de la colección: Virgilio Ortega
«desilusión decisiva y universal», donde comienza su filosofía. Mejor aún, de él parte la exigencia feuerbachiana de una «filosofía...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se iconResumen: El deporte es el fenómeno social más importante de los últimos...

La teoría del conocimiento es una parte importante de la filosofía. Pero es difícil precisar cuál es su objeto y más aún cuáles son los resultados a los que se icon¿Qué y quienes son los ángeles? Los ángeles son los “ayudantes invisibles”...






© 2015
contactos
l.exam-10.com