Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999






descargar 232.78 Kb.
títuloPablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999
página3/7
fecha de publicación08.04.2017
tamaño232.78 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

Cantiga para ella



Cuando las manos del universo

se atreven a mecer

tu cabello con tal irreal desatino

una luz única, intensísima, se

enciende en el vino

en la casa del poeta, al borde

del acantilado.
Una luz única, intensísima, y

el viento recién nacido

impulsa al navío violeta

contra el muelle y el albatros chillón.

Todo esto sucede cuando

el universo mece tu cabello.
Y cuando atás tu cabello con

una delgada cinta de seda

como quien pretende contener

una tormenta en un dedal

las nubes caen sobre Tongoy

y yo pastoreo palabras

en el cosmos, en la luna,

y es mi única ambición
que tu cabello crezca en mi pecho

que tu cielo quepa en mis pupilas

que tus llantos empapen mi voz.

Cantiga para Ella,inédito


Arturo Carrera

Argentina

Otra siesta

I

No había mirábilis. Marcelina dormía. Los atrajo el vaho de la letrina al fondo del sendero de malvarrubias y ortigas.
El aire retenía como piedras el humo denso de la vecina loca que pared de por medio fumaba toscanos con la cabeza fajada en tules negros.
Entraron a la letrina como dos ángeles perdidos.
Competían a quién soportaba más tiempo el hedor de la mierda.
Las alas del más alto eran largas y rozaban el piso, como las del jovencito alado que en un cuadro de Magritte se asoma al río.
Puso en los dedos del más chico una moneda de cincuenta centavos y lo forzó a que se la llevara a la boca. Después también forzó para que entrara por la ranura de dientes apretados. Forzó con sus dedos que olían a fósforo, a pólvora de cohete recién raspado. Y exclamó con voz grave, muy baja pero hiriente: “tragá, dále, tragála…”
No tuvo tiempo a decirle “ya está”—y ya se había corrido del lugar silencioso.
Quedó un rumor apenas. Y a veces oigo el rumor. Y el olor en los dedos.
Estábamos en la escuela, en el bañito del portero Raúl. No había papel y me limpié con figuritas de cartón, redondas.
Cuando me iba apareció la maestra, con su guardapolvo de yeso impecable: “¿dónde estabas; sólo te di permiso para ir al baño? —dijo.

De Potlatch -2004

María Gabriela Piccini

Argentina

América
América eterna, arrancada, artera, de futuro raro.

América sincera, atravesada, benefactora, fría artesana

América viril, vigorosa, simulada, afectada.

América insolada. América impía. América de sangre.

América por todos, por las dudas, por las penas y en las venas.

en los caminos, en las rutas, en las vías y en los ríos.

América a solas, a ciegas, a muerte, a tientas,

a veces, sin sombras. América a secas.

América estero y pampa, pacifica y andina

América soñada raza.

América en las arrugas, los tímpanos, las uñas,

mesenterios y lagunas.

América en los hospitales, los manicomios,

los partos y en las cárceles.

América en crisis, en revolución de madrugada.

América, sol de guerra en la bandera, sol liberador y libertario.

América en la piel, en la mirada, en la garganta,

en las fronteras, en tu patio y en mi patio.

América hasta el sol, hasta la médula, hasta el hastío

en los frentes, las escuelas, las cocinas y las fábricas.

América para los tristes, los miserables arrumbados,

para los eternos internados, para los presos no pensados.

América para ser libres de clérigos, militares, logias y pupilos

de controladores, de cansados, de constantes

de bárbaros, asesinos, ladinos y bastardos

América libre del hambre, la soledad y la emboscada

América para el poeta, sus tretas y sus letras

para el tiempo, la vigilia y las retamas

América en la entraña, el verbo, la piedra y la armadura

América por las muchedumbres y las masas,

en las alas, en los pueblos y en las olas

América entonces, en la noche y en la sombra

América solvente. América de frente, de fondo, de costado.

América intrigante, efímera, capaz y maltratada.

América en las visceras, las cuevas, las tumbas,

subterráneos y mazmorras,

bajo las nubes y la lluvia, en la tormenta y el aliento.

América contra el dolor, el olvido y el escarnio.

Ban’ya Natsuishi

Japón – 1955
Caminar es

El mejor amigo de la filosofía –

Voces desde las nubes


1   2   3   4   5   6   7

similar:

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconHistoria del beisbol en republica dominicana

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconPablo Neruda «Neruda»
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,2 considerándolo uno de los veintiséis autores...

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconAzorín en ramón sijé
«nueva literatura» o el neorromantisico, al que se había apuntado ya Miguel Hernández de la mano de Vicente Aleixandre y de Pablo...

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconAzorín en ramón sijé
«nueva literatura» o el neorromantisico, al que se había apuntado ya Miguel Hernández de la mano de Vicente Aleixandre y de Pablo...

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconIii salón del Libro Iberoamericano de Huelva Cuba, Puerto Rico y República Dominicana

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconNeftalí Ricardo Reyes Basoalto conocido también como Pablo Neruda...

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconRegión Norte de la República Dominicana (Región del Cibao)

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconSituación de la violencia contra la mujer en la República Dominicana

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconInforme de la Coalición lgbtti (clgbtti) de la República Dominicana

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconLos orígenes del Cubismo giran en torno a 1907, fecha en la que Pablo...






© 2015
contactos
l.exam-10.com