Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999






descargar 232.78 Kb.
títuloPablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999
página1/7
fecha de publicación08.04.2017
tamaño232.78 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7
Isla Negra 9/347

casa de poesía y literaturas

-2004- Abril – 2013-

suscripción gratuita. Lanusei,Italia Dirección: Gabriel Impaglione.

Publicación inscripta en el Directorio Mundial de Revistas Literarias UNESCO

Miembro fundador del Movimiento Poético Mundial

revistaislanegra@yahoo.es - http://revistaislanegra.fullblog.com.ar - http://revistaislanegra.wordpress.com/


Por qué los árboles esconden

el esplendor de sus raíces?
Pablo Neruda



Manuel del Cabral

República Dominicana – 1907 – 1999


Ellos
Ellos no tienen lecho,
pero sus manos
son las que hicieron nuestras casas.

Ellos comen cuando pueden
pero por ellos comemos cuando queremos.

Ellos
son zapateros pero están descalzos.

Ellos nos visten pero están desnudos.

Ellos
son los dueños del aire cuando manejan alas,
mas son los limosneros del aire de la tierra.

Ellos no hablan,
tienen palabras vírgenes... Hacen nuevo lo viejo...

La mañana lo sabe y los espera...

Juan Gelman

Buenos Aires, Argentina - 1930

Oración de un desocupado


Padre, 
     desde los cielos bájate, he olvidado 
las oraciones que me enseñó la abuela, 
pobrecita, ella reposa ahora, 
no tiene que lavar, limpiar, no tiene 
que preocuparse andando el día por la ropa,
no tiene que velar la noche, pena y pena, 
rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.
Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido, 
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,
                    bájate un poco, contempla 
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre 
cavándome la carne, 
               este dormir así, 
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido 
te digo que no entiendo, Padre, bájate, 
tócame el alma, mírame 
el corazón, 
yo no robé, no asesiné, fui niño 
y en cambio me golpean y golpean, 
te digo que no entiendo, Padre, bájate, 
si estás, que busco 
resignación en mí y no tengo y voy 
a agarrarme la rabia y a afilarla 
para pegar y voy 
a gritar a sangre en cuello
por que no puedo más, tengo riñones
y soy un hombre,
            bájate, qué han hecho
de tu criatura, Padre?
            un animal furioso
que mastica la piedra de la calle?

Waldo Leyva

Cuba – 1943

Agradezco la noche
Aquí estoy, nuevamente amanecido,
dispuesto a soportar hasta que vuelva
la noche irremediable.
Cuento los días y me resulta eterno
el tiempo que supongo me separa
del silencio sin ruido.
Estoy como en un pozo
pero viendo la luz solo en el agua.
En un sitio del mundo
comenzará otra guerra
y vencerán los muertos a los muertos.
De aquello que fue el rostro del amigo
queda sólo una mancha, un tatuaje
que ha dejado la máscara en la piel.
¿Quién le cortó los hilos a la rueca?
¿Quién me dejó sin calles, sin laguna
con una puerta sólo hacia la infancia,
hacia el agua del pozo?
Aquí estoy, nuevamente amanecido,
ha sonado el teléfono,
comienza la ciudad su ruido informe,
y siguen los semáforos en rojo.


Juan Manuel Roca

Medellín, Colombia - 1946

Última costura en el agua
Es vano remendar el agua,
Hacer trenzas de lluvia,
Pintar lagos de voces
Y lotos de silencio.
Escribimos la palabra grifo,
La dejamos abierta
Y soñamos,
Oh gavilla de ilusos
Que se convierta en río.


Pedro Shimose

Riberalta, Bolivia - 1940

Epigrama
Después de impresionar a las muchachas con nuestro ingenio;
después de quemar lirios, enterrar nubes e incendiar templos;
después de degollar vacas sagradas y asesinar dioses;
después de escribir sin mayúsculas y sin signos de puntuación;
después de dinamitar museos y bailar en los cementerios;
después de perseguir la gloria y soñar que nos acostamos con ella;
después de pelear con dragones, imperios y quimeras;
de gemir porque publiquen nuestro nombre en los periódicos
y de reunirnos por la madrugada para derribar pirámides,
¿qué nos queda?
un sillón en la academia
y una chequera.

Pompeyo del Valle

Tegucigalpa, Honduras - 1929

Lempira ( Primera semilla de la Libertad)
Lempira, Gran Señor,

con amor pronunciamos tu nombre:

lo pronuncian las lenguas del agua,

las pequeñas hijas del Hol pop,

los amargos labios del Hol can ,

el agua Azul,

las garzas,

los matemáticos ,

los astrónomos,

los jugadores de pelota,

las grandes máscaras de madera

y los cuatro Bacabes que sostienen

el cielo.
II

Lempira, Gran Señor,

con amor pronunciamos tu nombre:

tu nombre tenso como la cuerda

en el arco del guerrero;

tu nombre con siete pájaros,

tu nombre con siete piedras,

tu nombre con siete soles,

con siete lunas,

con siete estrellas,

con siete dardos,

con siete gritos,

con siete vueltas,

tu nombre con siete dientes de jaguar,

tu nombre con siete mujeres que cantan,

tu nombre con siete hombres que cantan,

tu nombre con siete viejitos y siete años

que cantan,

tu nombre con siete cazadores muertos,

tu nombre con siete cazadores vivos.
 III

Lempira, Gran Señor,

con amor escribimos tu nombre:

los escribimos en la cal de los muros,

en el sueño,

en sangre,

en los parpados.

en la guerra,

en la paz,

en el mar lo escribimos,

en la hierba,

en las nubes,

en la sombra,

en la noche,

en el día, Señor , escribamos tu nombre.
IV

Lempira, Gran Señor,

con amor pronunciamos tu nombre:

tu nombre hermoso como tu vida,

tu nombre hermoso como tu muerte,

como el resplandor de las fogatas,

como tu altísima frente coronada de plumas,

como tu pecho de humo sagrado,

como tu corazón de rió, de tierra amarilla,

negra, roja, verde, blanca,

de tierra trabajada

donde cayó y combatió

la primera semilla de la Libertad!
Tomás Borge

Matagalpa, Nicaragua – 1930 - 2012

Verano del marine
Las cenizas devoran

el cielo

y las pestañas

Los niños juegan

con sus juguetes rotos

entre charcos de estrellas

Los muertos se levantan

para esculpir perfiles

con la señal de la ira

Su castigo final

será que no esté muerta la luz

que esté muerta la muerte

Silvia Guerra

Maldonado, Uruguay

4.

No hay marca de lugar, no hay pertenencia. Manera de fundir que amalgama en profundo y sella monolito, jergón que no se acusa. Salta de ahí animal, transforma en alas dos o tres manchas, va y viene, más de una cosa, cierto viento remueve los colores ahora pastosos, a veces ciertamente tienen un tornasol. Vuelve la tarde a sí, vuelve a la hora a pequeñas conjeturas de platos, confituras de té, partes de ritos más o menos mundanos. Allá más lejos están los puentes enormes extendidos, allá lejos la tarde vuelve con los colores de la tarde sin intermediación posible, la tarde vuelve a tarde, la luz cede sus puestos, el mar con su rumor a ser el mar sin pertenencia.
Humberto Vinueza

Ecuador – 1942
EL VIENTO MECE su ceguera entre las ramas

y estimula el descenso de la luz

hacia lo inmaterial del ave habitada por un eco
a dúo ignoran los amantes cuáles raíces se hunden

en un misterio sucinto

y cuáles lo develan.

En Árbol de los vínculos, Ecuador, 2011.
Mía Gallegos

San José, Costa Rica - 1953

Hay dos caminos en mi vida…

II
Hay dos caminos en mi vida. Siempre
los hubo. En cada uno hallé un ánfora
con el agua hasta los bordes. De las dos
aguas he bebido hasta saciarme. Mas
ahora, he llegado al final de cada trecho
y las aguas han sido consumidas.
Me coloco el peplo y te escojo a ti, vida,
como tercer camino.

Rosina Valcarcel

Lima, Perú

Vuelven los molinos

(a R.M.B.)
Vuelven los molinos hacia ti le dan hálito a tu barba alada Don Quijote de la Mancha Sobrevives aún y a la luz de los árboles duermes como antaño Le platicas al gracioso Sancho Panza y le pones los puntos sobre la i Cuántos años han transcurrido Padre En tus brazos florezco y perduro Héroe fabuloso te celebro y de tu silencio aprendo Y a la hora del sol me pongo de pie y camino hacia las colinas de ámbar y reparto pan entre los fugitivos y tu mirada anhelante se alza y me saluda Luego se hunde en los rayos de la gloria.
Juan Carlos Vilchez

Estelí, Nicaragua - 1952

Predecesores
Existieron tan sólo unos segundos

y su mensaje cifrado nos ha llegado

en cámara lenta mucho tiempo después.

Dicen algunas cosas accesorias

nada sustancial

pues lo esencial de sus palabras

quedó con ellos

como la fuerza necesaria

-la explosiva carga exacta-

para obligarnos a desaparecer.

De Bestias de papel, Edit. Zorrillo, Managua, 1995

Libeslay Bermúdez

Caracas, Venezuela – 1965
Sangrar el cuerpo
Para sentir su ausencia
Homenaje sordo
A los dioses de la virginidad

en Insectos en el paraiso, El pez Soluble, Caracas, 2010
Arlen Regueiro

Ciego de Ávila, Cuba –1972

II
Puesto que toda ciudad puede habitar en otra

Yo te saludo libertad errante

Yo te aclamo en el riesgo de las llamas

Que se ciernen sobre ti

Como la serena aventura de los rostros
Farruco Sesto

Vigo, España- 1943. Reside en Venezuela

Cuestión de nombres
No bien quiero avanzar, me confundo.

Cuestión de pasos o cuestión de nombres.

Cuando cada palabra es una puerta

que lleva y trae del amor a la muerte.

Lotty Ipinza

Valencia, Venezuela – 1953
En el ojo izquierdo

estabas loca Alejandra
se te caía un poco

al abismo
en el derecho Pizarnik

todavía sonreías
ligeramente

irónicamente.

en antología: La tierra tiene un nombre común, 8 festival mundial de poesía, 2011, Venezuela.
Vilma Vargas Robles

San José, Costa Rica – 1961

Las llaves
Yo estoy aquí por un momento.

Y oigo subir tremendas voces.

Y cada uno es una llave.

Y cada uno es una puerta.

Qué lejos todos de cada uno.

En Quizá mañana, Edit. Universidad de Costa Rica, 2007
Alejandra Flores

Guatemala – 1965
Estoy endemoniada

lo sé
Me conformo

cierro los ojos escucho la soledad

la polilla comiéndose al tiempo
Afuera de mi está

el frío

mi compañero vacío
Adentro

me voy hundiendo en el abismo del sueño

en Transparencia del mal, FyG editores, Guatemala, 2004

Jessica Freudenthal


Bolivia – 1976

Princesas Disney
La Caperucita Roja
Consagraron mi vida
injustamente
a una canastilla.

Consagraron mis entrañas
a una caperuza
a un disfraz de niña.

Consagraron mi vida
injustamente
a un cuento sin final.

Jamás creceré.
Jamás conoceré las delicias de la carne.
Nunca regresaré con mi madre.

Me habré quedado con la idea
de que el mundo es un lobo hambriento.

¿Porqué la vida es tan dura?
Para dolerte mejor.

Quise vivir, pobrecita.
Quise crecer.
Quise creer.

Pero consagraron mi vida a las mentira
Shatila V  Abi - Rashed

La Habana Guanabacoa, Cuba -1983 

Para mi abuelo Benjamin Abi-Rashed Sacre
Tu nariz de barco andante, manos de ángel

debería llegar a la muerte para implorarle

que no te cubra con su manto oscuro

debería clavar mi cuerpo al tuyo

para navegar en tu muerte,

no, no es tu fin,

siempre vivirás en mi,

eres el espejo que no agota el tiempo

eres el dios de mi silencio,

cuando no estés le gritaré a la vida

que te devuelva,

aunque solo sea para exprimir

el olvido de mis llantos,

espero que ya para entonces,

yo tenga la formula perfecta,

de este amor que te proceso,

es algo loco, o quizás cuerdo,

pureza o impureza,

¿será de este mundo,

o de otro mundo?

solo el sudor de los días del templo

que funda mi mismo ser.

En Vidrieras para una aceituna - 2003
Gustavo Adolfo Garcés

Colombia

Habitación
De no ser por el televisor

todo sería sigilo

y silencio
las imágenes del noticiero

se repiten en la jarra de agua
  Antología de Poesía Colombiana prologada y seleccionada por el profesor Fabio Jurado Valencia. editada por la colección Los Conjurados con el apoyo del Ministerio de Cultura y la Universidad Nacional de Colombia.

José Miguel Junco

Gran Canaria - 1951

Las rocas en que vivo

Tocando la isla de El Hierro con la yema de los dedos
Las rocas e que vivo han generado

un extraño y preciso movimiento:

se buscan con las manos bajo el agua

y tejen una red casi invisible

de lazos y junturas fraternales.

Saben que la distancia es el olvido

y el mar es mucho mar para andar a solas.

en Cierta forma del viento en los cabellos, 2011.


Paulina Vinderman

Buenos Aires, Argentina - 1944

3)



¿Qué terror es éste, enraizado en la escritura
como ofìcio y deber, como espinas en la niebla de marzo
que ella no puede quitar y sin embargo canta?
La dulzura de la fe en las palabras que escapan
de su cárcel es semejante a nuestra supervivencia
en esta ciudad sin ángeles.
Vendrá el sol como siempre, a romperse frente
a mi asombro y vendrá la noche como una hilera
infatigable de hormigas.
Y cerraré este cuaderno, y soñaré con árboles
rugosos pero sin heridas.
Y con la clemencia de la luz.

-Bote negro (2010)

  1   2   3   4   5   6   7

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconHistoria del beisbol en republica dominicana

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconPablo Neruda «Neruda»
«ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él»,2 considerándolo uno de los veintiséis autores...

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconAzorín en ramón sijé
«nueva literatura» o el neorromantisico, al que se había apuntado ya Miguel Hernández de la mano de Vicente Aleixandre y de Pablo...

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconAzorín en ramón sijé
«nueva literatura» o el neorromantisico, al que se había apuntado ya Miguel Hernández de la mano de Vicente Aleixandre y de Pablo...

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconIii salón del Libro Iberoamericano de Huelva Cuba, Puerto Rico y República Dominicana

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconNeftalí Ricardo Reyes Basoalto conocido también como Pablo Neruda...

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconRegión Norte de la República Dominicana (Región del Cibao)

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconSituación de la violencia contra la mujer en la República Dominicana

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconInforme de la Coalición lgbtti (clgbtti) de la República Dominicana

Pablo Neruda Manuel del Cabral República Dominicana – 1907 – 1999 iconLos orígenes del Cubismo giran en torno a 1907, fecha en la que Pablo...






© 2015
contactos
l.exam-10.com