Entrevistas 41






descargar 206.62 Kb.
títuloEntrevistas 41
página3/4
fecha de publicación24.06.2015
tamaño206.62 Kb.
tipoEntrevista
l.exam-10.com > Historia > Entrevista
1   2   3   4

Marco teórico


Telenovelas: Origen del género

Una telenovela es un programa de televisión que se transmite en episodios diarios (usualmente de lunes a viernes) y consecutivos, narrando una historia ficticia de alto contenido melodramático.

Desde el punto de vista de su desarrollo narrativo, se rige por una estructura fragmentada en episodios cortos que generan efectos de suspense, creando así una sensación de dependencia y anhelo por seguir el desenlace de las historias al día siguiente (siguiendo la lógica de secuenciación del folletín europeo del siglo XIX).

El origen del género se remonta a la radionovela comercial, o soap opera, nacida en EEUU y llamada así porque era patrocinada por compañas productoras de jabón. Sin embargo, a partir de los años 30, las corporaciones invirtieron en la difusión del género en América Latina, donde rápidamente se extendió con éxito en distintas regiones. Si bien son temáticamente parecidas a las soap operas de la televisión estadounidense, ambos productos poseen diferencias importantes:

- Las telenovelas tienen un número finito de capítulos (normalmente no mayor a cien). Por lo tanto, el público espera una conclusión definitiva para la historia que cuenta. La soap opera, en cambio, está diseñada para no tener fin. Por ejemplo, General Hospital ha estado al aire de lunes a viernes a las 3 p.m. sin interrupción desde 1963.

- Las telenovelas son transmitidas tanto en el bloque de la tarde, como en el de la noche. Las soap operas están al aire por televisión abierta (no cable) sólo en la tarde, a partir de la 1 p.m. y no más tarde de las 4 p.m. teniendo una audiencia donde prevalecen las mujeres que trabajan en su casa. Hoy en día las telenovelas son vistas por mujeres y hombres de todas las clases sociales, edades y ocupaciones.

- Las telenovelas determinan el "star system" en América. En general, no se asume que los actores de telenovelas son buenos o malos, se les juzga de acuerdo a la calidad de su trabajo. Eso no ocurre en la soap opera, ya que hay la percepción generalizada de que sus actores y actrices son "de segunda".

La primera telenovela, “El derecho de nacer” (1950), del cubano Félix B. Caignet, fue creada a partir de una radionovela cubana del mismo nombre. La Habana representó así la cuna de artistas, productores y guionistas especialistas del género, y a partir de ahí el género se difundió en las siguientes décadas por todo el continente.

Tanto la radionovela como la telenovela son géneros audio-narrativos cuyos orígenes radican en el melodrama, un estilo de drama en el que se hace especial énfasis en los sentimientos de los personajes, desempeñando los aspectos emocionales o sentimentales un gran papel en la trama. En este sentido, los antecedentes de la telenovela radican en el teatro de vaudeville francés, la Commedia dell’arte italiana, la zarzuela española y otras formas de teatro popular cuya lógica narrativa tiene origen en el melodrama. A este aspecto se debe el carácter eminentemente popular de la telenovela en cuanto forma de comunicación masiva, dirigida a todo tipo de público y representativa de los dilemas, problemáticas y costumbres comunes a la mayoría de su auditorio.

Por las temáticas que trata, la telenovela puede compararse en cierta medida a la novela rosa: los protagonistas son personajes representativos de ciertos estereotipos culturales (generalmente se crea una división bipolar entre blancos de clase media-alta y mestizos criollos) y sus amores, desgracias, aspiraciones y conflictos.

Sin embargo, hay que señalar que el género no ha sido ajeno a ciertas aperturas a otros temas, destacando algunas producciones en las que el amor no es el tema central. Hubo casos donde las historias reflejaban más bien temas de salud, socioculurales y políticos. Brasil fue el país pionero en este nuevo abordaje: con la telenovela, Globo. Colombia hizo lo propio con “La Maldición de los Martínez” y México con “Ladrón de corazones”.

Desde la perspectiva de la importancia económica que tienen en países como Venezuela, México, Brasil, Argentina, Colombia, Perú y Chile, y en razón de los grandes presupuestos destinados a su producción, las telenovelas se pueden comparar más al cine de Hollywood que a las soap operas norteamericanas.

En Argentina, a pesar de un comienzo propicio, de la mano de Goar Mestre (el mismo dueño de CMQ-TV que huyó de Cuba hacia el país sudamericano, donde trató de reproducir su próspero imperio mediático), la intervención estatal de los canales de TV en los años 70 impidió el florecimiento comercial de la misma. Aun así, por esa época hubo algunas novelas argentinas populares. Un despegue se dio en los 80, cuando Buenos Aires se estaba volviendo meca del género, sobre todo por sus lazos con la Europa latina (Italia y España) con la que se co-produjeron varias historias clásicas con las actuales de la mexicana Verónica Castro y algunas actrices venezolanas.

La peculiaridad de estas novelas era que se hablaban en español neutro, sin el característico 'voseo' de la comunidad rioplatense. Incluso hoy el 'tuteo' es sinónimo de telenovela latina por allá. Omar Romay y Raúl Lecuona, fueron algunos de los productores más prolíficos, pero aun así la producción es irregular, si la comparamos con otros países del continente, donde se transmiten varias novelas al día por un mismo canal.

Popular en Europa e Israel, la novela argentina no encontró mucho mercado en América, sobre todo cuando pasó a ser hablaba con las peculiaridades fonéticas y gramaticales del Río de la Plata. Llegando incluso Telefé a tratar de doblar algunas de sus realizaciones más recientes. Es Telefé, justamente, la que más apostó en telenovelas clásicas, mientras que Artear, en co-producción con Polka, se decanta más por la 'tira', una telenovela con un sabor costumbrista y humorístico más acentuado."

LA TELENOVELA COMO GÉNERO

Tiene sus orígenes en la fusión de radioteatro, folletín, melodrama , épico y tragedia.

Radioteatro: Toman los diálogos (muchas veces el desarrollo del conflicto se narra con palabras mas que con la acción, incluso, es la palabra la que define los personajes. Los que están legitimados socialmente tienen la palabra, se manifiestan y juzgan a través de las frases intencionas).

Folletín: Toman los triángulos amorosos, las historias de amor apasionadas, los ricos malos y pobres buenos, el dinero no hace a la felicidad y también extrae del género el gancho al final de cada entrega. También del folletín toma la secuencias repetitivas ya que hay que mantener una historia a través de un largo periodo de tiempo. La telenovela cuenta sus historias matizando la repetición con la innovación. El suspenso de las telenovelas también es fragmentado, aunque la resolución de los conflictos se da generalmente en forma precipitada y hacia el final de la historia.

Melodrama: Toma las temáticas como la vida, la muerte, el amor no correspondido, los gestos y las acciones exageradas. El melodrama surge en Francia, en la época de la revolución, plantea conflictos entre dos mundos opuestos (los buenos contra los malos, los justos contra los injustos). Fue el género dramático mas arraigado en el siglo XIX. Es incuestionable que el melodrama representa la forma más popular de teatro jamás producida. Provee un vehículo para los efectos escénicos más espectaculares así como para una interpretación efectista. Del mismo modo asienta las bases para le televisión.

La palabra melodrama tiene dos significados: Combinación de comedia y tragedia

Un drama acompañado de música: Esta definición es fácilmente aplicable a la mayoría de películas y producciones televisivas en las que los personajes son identificados a través de la temática y las emociones del público manipuladas a través de la música.

Este género se compone normalmente de tres actos en ves de cinco. La trama se centra en torno a un conflicto entre un protagonista virtuoso y un malvado villano. El héroe antes de su triunfo final debe sortear una gran cantidad de problemas.

En la acción se pueden encontrar inundaciones, terremotos, erupciones volcánicas, persecuciones a caballo, o batallas todo contado con un gran lujo de detalles.

El melodrama se convirtió en un género netamente popular por tener una trama compleja e intrincada, personajes bien delineados, fuerte carga emocional, por que brinda un espectáculo y por que tiene un claro mensaje moral.

Épico: Es un género literario en el cual el autor presenta de forma objetiva hechos legendarios o ficticios desarrollados en un espacio y en un tiempo determinado. El autor usa como forma de expresión habitual la narración aunque también puede ser utilizada la descripción o el dialogo. En la épica se encuadran los siguientes subgéneros:

Epopeya: poema narrativo extenso, que se refiere a acciones dignas de la memoria de un héroe o de un pueblo (Ej. La Ilíada, la Odisea, la Divina Comedia)

Poema Épico: producción literaria pertenecientes a lo épico escrito en verso.

Cantar de Gesta: manifestación literaria de las leyendas heroicas de un pueblo, compuestas fundamentalmente para ser escuchadas más que leídas.

Romance: forma poética tradicional en versos octosílabos con rima alterna en asonante (entre verso)

Novela: obra narrativa de ficción escrita en prosa y de extensión superior al cuento.
Tragedia: Forma dramática que pone en escena personajes enfrentados a conflictos provocados por pasiones humanas que desembocan a menudo, aunque no necesariamente, en un desenlace fatal. También, cada una de las piezas teatrales que participan de la forma teatral del mismo nombre. Era, junto a la comedia, una de las formas clásicas del drama griego.

Estigmatización

Erving Goffman: En su obra “La presentación de la persona en la vida cotidiana”, Goffman utiliza la metáfora teatral, para denominar el comportamiento de las personas en una realidad determinada. Considera a las personas con un enfoque de actores dramaturgos, y definir así las actuaciones de los individuos en sus interacciones, como si de una obra de teatro se tratase. Crea así una distinción básica en la interacción de los individuos, entre la escena y la tras escena (backstage): en el escenario existen todas las interacciones que la gente hace delante de los demás, mientras que la parte trasera domina toda las que se mantienen ocultas o se guardan.

Para Goffman el Teatro es un modelo que nos permite entender la vida social. Toda su obra se basa en metáforas referentes al teatro.

Los hombres son como actores que se esfuerzan permanentemente a lo largo de toda su vida social para transmitir una imagen convincente de sí mismos frente a los diversos auditorios a los que se enfrentan (la familia, los amigos, la escuela, la oficina, etc.). No importa lo que uno sea realmente, sino lo que se logra parecer.

Si tenemos en cuenta las palabras de Goffman relacionadas a las telenovelas estudiadas, los modelos que presentan son siempre superficiales, por ejemplo en “Dulce Amor” Carina Zampini es la dueña de la fábrica, rubia, rica, no sabemos si tiene estudios pero se supone que por su condición económica “le va bien”, por el otro lado este Sebastían Estevanez que es un piloto de carreras que ni siquiera terminó la secundaria, apenas sabe hablar, no tiene modales y nació en un barrio humilde. Cada uno hace un papel muy marcada y opuesto y ambos se mueven bien en sus papeles, nunca se mezclan, evitan el roce de las familias y hasta del cruce de los contextos (casi nunca vemos a Sebastián Estevanez en las oficinas, tampoco a Zampini en la parte de la Fábrica donde estan los trabajadores). En la vida social, vemos como las personas cada vez se parecen más a estos modelos: siempre en los extremos. Por ejemplo, alguien que comienza como cadete en un puesto, puede usar la ropa de la empresa o no, luego de un tiempo, lo ascienden, le exigen que lleve cierta vestimenta. Esa persona generalmente no querrá volver al puesto de cadete, ni bajar de ese puesto, porque hay modelos de estereotipos en la sociedad muy marcados que a nuestro parecer influyen de manera negativa porque son superficiales, extremistas, faltos de memoria y tienden a negar el origen.

Saber moverse hábilmente entre los decorados y las utilerías, tener un buen vestuario y poder diferenciarse son indispensables para obtener éxitos sociales. El que no sabe actuar constituye una amenaza para el elenco y es prontamente apartado.

Podemos actuar, lo que no podemos ser es simplemente hombres. Estamos constreñidos a actuar la Tragedia o Comedia de nuestra vida a tiempo completo.

“En su condición de actuantes, los individuos se preocupan por mantener la impresión de que cumplen muchas reglas que se les puede aplicar para juzgarlos, pero a un individuo, como actuante, no le preocupa el problema Moral de cumplir esas reglas sino el problema Amoral de fabricar una impresión convincente de que las está cumpliendo. Nuestra actividad se basa en gran medida en la moral pero, en realidad, como actuantes, no tenemos interés moral en ella. Como actuantes somos mercaderes de la Moralidad”

Erving Goffman Para Goffman en la vida diaria, desde que nos levantamos, nos ponemos una máscara la cual va cambiando según la situación en la que estamos inmersos en ese momento, según la interacción que estamos teniendo en ese instante. Creamos nuestra mascara mediante las máscaras del otro, el yo es creado por el otro. Esta mascara también cambia dependiendo de si estamos en lo que él llama el backstage aquí es donde nos preparamos y estudiamos nuestro papel para salir al stage para entrar en escena. Normalmente los actores que se encuentran en escena son dos, el protagonista quien desarrolla el tema central de la acción y el antagonista, que es quien lleva una idea contraria, existen también coactores pero estos no participan en la idea central tampoco llegan a ser antagonista simplemente son actores auxiliares.

¿Pero si siempre estamos actuando, entonces que es ser uno mismo? Lo que Goffman llama el self, en la metáfora teatral de Goffman el ser uno mismo es formado por el conjunto de interacciones que tenemos, somos el conjunto de las máscaras que poseemos. Aunque también una vez que nos encontramos solos en la noche existe un yo diferente.

En Estigma, Goffman trabaja a partir de las interacciones en un grupo en el que se encuentra un sujeto "estigmatizado" (social o históricamente). El peligro de ruptura de la interacción es mitigado, o incluso eliminado, mediante una serie de recursos e informaciones.

Goffman en su obra “Internados” elabora el concepto de Instituciones Totales, a partir del estudio de diversas instituciones que comparten una serie de características totalitarias, en las cuales los seres humanos comparten un espacio delimitado, bajo tiempos e interacciones controladas. Instituciones como cárceles, asilos, cuarteles, hospitales psiquiátricos, son ejemplos de instituciones totales. De este tipo de instituciones logra articular dos grupos sociales en interacción dentro de la institución total: custodios e internos. De los internos, Goffman establece dos formas primordiales o ajustes a través de la cual los internos se adaptan o adaptan su entorno: primarios cuando el interno se adapta a los reglamentos y estructuras institucionales; secundarios cuando los individuos logran adaptar algunas características institucionales para su beneficio. Goffman permite entrever el uso disciplinario de estas instituciones y de cómo estas mortifican el Yo de los individuos para lograr ajustarlo al entorno institucional, mediante el uso de las tensiones dentro-fuera.

Goffman habla de como la sociedad se maneja según estereotipos, para nuestra opinión marcados por las instituciones, en especial por los medios, más específicamente con las novelas. Ya que es más fácil la transposición y la identificación con los personajes por las características comunes, por ejemplo Estevanez evitando las “s” al final de las palabras o utilizando un lenguaje coloquial.

Estereotipos y Roles

Si tratamos de definir la palabra “estereotipo” como lo haría un diccionario obtendríamos una definición más o menos así: “Conjunto de ideas que un grupo o una sociedad obtiene a partir de las normas o patrones culturales previamente establecidos”. Esto demuestra que en el fondo los estereotipos son el producto de la atribución de una determinada característica a objetos (o grupos de personas), que tiene su origen en una generalización indebida o demasiado aproximativa y arbitraria de la realidad, y que, por lo tanto, tiende a prescindir de cualquier conclusión lógica o de una comprobación experimental.

Aunque se reconozca a los estereotipos una cierta utilidad en la comunicación humana, es evidente que tienden a transformar datos imprecisos en descripciones rígidas, las que se adoptan como parte de lo típico. Los estereotipos también tienden a identificarse con los prejuicios sociales que nacen de una falsa generalización de algún hecho en particular, y que derivan, más que de una conclusión intelectual, de una profunda participación afectiva que rechaza las indicaciones que señala la experiencia (prejuicios).

Un ejemplo de los prejuicios, es el de “Amor en Custodia” donde Osvaldo Laport vive en el campo de manera humilde y sólo por ser “pobre”, “humilde” y trabajador, es estereotipado como un bruto, con mal uso del lenguaje, sin modales. También es prejuicioso pensar que puede ocupar el puesto de guardaespaldas de Soledad Sylveira porque es “fuerte” y “bueno”. Pero ese tipo de cosas pasan desapercibidas en la sociedad, nadie se pregunta por qué son así las cosas, está en el inconsciente colectivo el estereotipo, “agarrado”

En la actualidad existen muchos estereotipos que pueden deberse a diferentes características como clase social, edad, religión, etnia, sexo, y la lista podría llenar esta página y los medios de comunicación son uno de los principales culpables ya que a través de muchas estrategias comerciales logran establecer modelos de conducta o apariencia que la mayoría de las personas tratará de adquirir. La comunicación presenta estereotipos de casi todos los “tipos” de persona (hombre, mujer, niño, anciano, político, dueña de casa, homosexual y un largo etcétera).

Un estereotipo es una imagen trillada y con pocos detalles acerca de un grupo de gente que comparte ciertas cualidades, características y habilidades. Por lo general ya fue aceptada por la mayoría como patrón o modelo de cualidades o de conducta. Etimológicamente proviene de la palabra griega stereos, que significa sólido, y typos, que significa marca. Y relacionándolo con todas las novelas de Estevanez, se repite el patrón “jefa rica”, “empleado pobre” o al revés, pero siempre como marca fija registrada.
1   2   3   4

similar:

Entrevistas 41 iconEntrevistas 59

Entrevistas 41 iconEntrevistas

Entrevistas 41 icon4 Entrevistas

Entrevistas 41 iconEntrevistas

Entrevistas 41 iconEl programa de entrevistas

Entrevistas 41 iconEntrevistas y opiniones 41

Entrevistas 41 iconEntrevistas a Bourdieu

Entrevistas 41 iconEntrevistas a tutores 9

Entrevistas 41 iconEntrevistas a l@s Compañer@s

Entrevistas 41 iconEntrevistas a Bourdieu






© 2015
contactos
l.exam-10.com