Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas






descargar 14.38 Kb.
títuloArmando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas
fecha de publicación04.04.2017
tamaño14.38 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos

OPINIÓN







Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas

Armando Palacio Valdés y los poetas nunca debieron de llevarse del todo bien. Y no sólo porque el autor lavianés prefiriera el párrafo a la estrofa, ya que no tengo noticia de que el autor de El idilio de un enfermo y El señorito Octavio, sus dos primeras novelas ubicadas en territorio lavianés, se haya dedicado al arte de componer versos. Sino también porque, si hacemos un poco de memoria, recordaremos que en su libro de cuentos y estampas Aguas fuertes introduce una pieza titulada «Los mosquitos líricos». En la misma, lanza una buena andanada contra los numerosísimos poetastros que, a lo que parece, tanto proliferaban por Madrid a finales del siglo XIX y hacia los que el narrador demuestra tener poco respeto, en vista de cómo los pinta en este descarnado cuento.

Además, cuando Armando Palacio Valdés mete en sus novelas a personajes poetas (y estoy pensando en el gallego Ceferino Sanjurjo, de La Hermana San Sulpicio), no tiene la deferencia de proporcionarnos muestras de su trabajo. Podrá aducirse que un novelista que se inventa a un personaje aficionado a escribir poesías no tiene por qué poner ejemplos de ello, aunque sería muy ilustrativo. Pero se da el caso de que en esa novela la historia está contada en primera persona, por boca del médico-poeta Sanjurjo, con lo que se hace todavía más inaudito que éste no dé rienda suelta a sus efluvios líricos cuando nos va refiriendo los pasos que ha dado para culminar con éxito su conquista amorosa.

¿Cómo cabría entender este despego del escritor hacia la poesía? Quizás, y es sólo una hipótesis, como una manifiesta incapacidad para escribirla: de ahí su probable aversión a la misma.

A pesar de esta relación un tanto inusual, o cuando menos peculiar, el novelista fue cantado por diversos poetas a principios del siglo XX. Por su carácter atípico, rescato seguidamente dos composiciones, de mediana calidad, dedicadas a Palacio Valdés y que le fueron consagradas en el tramo final de su existencia al escritor.

La primera de ellas la firma el malogrado poeta palentino Marciano Zurita, que vivió entre 1887 y 1929, y que fue colaborador asiduo de las páginas del diario ABC y de la revista madrileña Blanco y Negro. Practicaba una poesía de correcto sabor tradicionalista, que quedó reflejada en poemarios como: El tiempo del silencio, Pícaros y donososLa musa campesina. El soneto «Palacio Valdés» lo publicó Zurita en el número de Blanco y Negro correspondiente al 6 de noviembre de 1922. Venía el texto presidido por una fotografía del narrador asturiano circunvalada por el dibujo de una corona de laurel y cintas de clara inspiración modernista que acogían los versos del poema, los cuales decían así:

He aquí al viejo patriarca, herido

de todos los dolores paternales,

con sus augustas barbas conventuales

blancas como las plumas de su nido.

Se le sospecha en su cocina hundido

entre mozos, renteros y zagales,

pasando las veladas invernales

siempre risueño y siempre entristecido.

Al dar las diez termina la velada.

La gente se despide reverente.

Una voz infantil canta la horaÉ

Busca el viejo a la nieta idolatradaÉ

La arropa con amorÉ Besa su frenteÉ

Y cuando se ve solo, escribe y lloraÉ


El segundo texto que traigo a colación es un poema en cuartetos debido al asturiano occidental Casimiro Cienfuegos Rico, fechado en Cadavedo (Luarca) el 28 de septiembre de 1927 y titulado «A don Armando Palacio Valdés, enviándole mis versos». Lo incluyó Cienfuegos en uno de sus libros -Poemas de Asturias (Madrid, Imprenta Góngora, 1929)- a modo de pórtico o salutación.

En esta pieza, se presenta el joven poeta de 35 años, con no poca devoción, ante el anciano novelista de 73 años -al que califica, por dos veces, de «inmortal»-, para hacerle llegar sus creaciones, a las cuales, en la segunda estrofa, considera hijas de una mocedad que todavía no ha madurado; en el penúltimo verso, las compara con las muy sidreras manzanas reinetas.

El poema presentaba una discreción formal muy del momento. Helo aquí:


Hoy que piden las flores de mi lírico

[ramo

vuestra sombra inmortal

para llegar, maestro, adonde estáis,

[reclamo

palabras de Mistral.

Os envío, Maestro, porción del canto

[mío,

aliento juvenil,

soplos de primavera que aroman

[el estío,

pedazos de mi Abril.

Ojalá hubieran ellos, entre el verdor

[lozano,

llegado a granazón
como el racimo de ámbar del vate de

[Maiano

que me prestara el son.

¡Salud -diría entonces-: aún pueden

[los poetas

hacer ofrenda tal

cual con todas sus hojas un ramo

[de reinetas

que ofrece un aldeano a un paisano

[inmortal!


Dos poemas estos entre otros muchos que recibiera el famoso literato que vio la luz primera en la aldea lavianesa de Entrialgo y que hablan, indiscutiblemente, del rango alcanzado en su momento por el autor de Sinfonía pastoral y La aldea perdida; dos composiciones, me temo, que tal vez hayan pasado desapercibidas para el público lector de nuestros días, y que habría que rescatar.


 Servicios

    Enviar esta página

   Imprimir esta página

   Contactar

 Anterior

Volver

Siguiente 






















Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconSe ha dicho muchas veces que el matrimonio es la tumba del amor....

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconBoletín nº 9 semana 10-16 abril actividades dim
«mano a mano» con las poetas olvido garcía valdés y menchu gutiérrez, festival «ellas crean»

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconDirigida por armando suárez

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconEl Gallo Crisis
«El Gallo Crisis, que nada tenía sino fe, ha cantado por tercera vez, y cantará hasta que se ahogue». Nadie duda hoy en día del neocatolicismo...

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconDel 14 al 18 de diciembre en Café Moka & Cannella Mafalda será vista...
«Quino» al dialogar entre lo particular y lo universal: lectores con poetas y estos con los artistas (moneros o caricaturistas) —sin...

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconEscritor y novelista estadounidense. Llegó a Pamplona, por primera...

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconTraducción de Armando Clavier
«descubrieron» los teósofos. Por entonces había declarado que «la Verdad no puede ser organizada», renunciando a las propiedades...

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconLas Batallas en el Desierto(1981), de José Emilio Pacheco destacado...

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconLiteratura. 1927 Barcelona
«si no existía denuncia en su contra». La orden de ejecución fue dada por el gobernador civil de Granada, José Valdés Guzmán, quien...

Armando Palacio Valdés, un novelista cantado por poetas iconPoeta, novelista y dramaturgo francés cuyas voluminosas obras constituyeron...






© 2015
contactos
l.exam-10.com