Antología poética de Kavafis






descargar 15.27 Kb.
títuloAntología poética de Kavafis
fecha de publicación02.07.2016
tamaño15.27 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
Antología poética de Kavafis
LA CIUDAD
Dijiste: "Iré a otra ciudad, iré a otro mar.
Otra ciudad ha de hallarse mejor que ésta.
Todo esfuerzo mío es una condena escrita;
y está mi corazón - como un cadáver - sepultado.
Mi espíritu hasta cuándo permanecerá en este marasmo.
Donde mis ojos vuelva, donde quiera que mire
oscuras ruinas de mi vida veo aquí,
donde tantos años pasé y destruí y perdí".
Nuevas tierras no hallarás, no hallarás otros mares.
La ciudad te seguirá. Vagarás
por las mismas calles. Y en los mismos barrios te harás viejo
y en estas mismas casas encanecerás.
Siempre llegarás a esta ciudad. Para otro lugar -no esperes-
no hay barco para ti, no hay camino.
Así como tu vida la arruinaste aquí
en este rincón pequeño, en toda tierra la destruiste.

QUE EL DIOS ABANDONABA A ANTONIO
Cuando de repente, a medianoche, se escuche
pasar una comparsa invisible
con músicas maravillosas, con vocerío -
tu suerte que ya declina, tus obras
que fracasaron, los planes de tu vida
que resultaron todos ilusiones, no llores inútilmente.
Como preparado desde tiempo atrás, como valiente,
di adiós a Alejandría que se aleja.
Sobre todo no te engañes, no digas que fue un
sueño, que se engañó tu oído:
no aceptes tales vanas esperanzas.
Como preparado desde tiempo atrás, como valiente,
como te corresponde a ti que de tal ciudad fuiste digno,
acércate resueltamente a la ventana,
y escucha con emoción, mas no
con los ruegos y lamentos de los cobardes,
como último placer los sones,
los maravillosos instrumentos del cortejo misterioso,
y dile adiós, a la Alejandría que pierdes.

ÍTACA
Cuando salgas en el viaje, hacia Ítaca
desea que el camino sea largo,
pleno de aventuras, pleno de conocimientos.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al irritado Poseidón no temas,
tales cosas en tu ruta nunca hallarás,
si elevado se mantiene tu pensamiento, si una selecta
emoción tu espíritu y tu cuerpo embarga.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
y al feroz Poseidón no encontrarás,
si dentro de tu alma no los llevas,
si tu alma no los yergue delante de ti.
Desea que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que con cuánta dicha, con cuánta alegría
entres a puertos nunca vistos:
detente en mercados fenicios,
y adquiere las bellas mercancías,
ámbares y ébanos, marfiles y corales,
y perfumes voluptuosos de toda clase,
cuanto más abundantes puedas perfumes voluptuosos;
anda a muchas ciudades Egipcias
a aprender y aprender de los sabios.
Siempre en tu pensamiento ten a Ítaca.
Llegar hasta allí es tu destino.
Pero no apures tu viaje en absoluto.
Mejor que muchos años dure:
y viejo ya ancles en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que riquezas te dé Ítaca.
Ítaca te dio el bello viaje.
Sin ella no hubieras salido al camino.
Otras cosas no tiene ya que darte.
Y si pobre la encuentras, Ítaca no te ha engañado.
Sabio así como llegaste a ser, con experiencia tanta,
ya habrás comprendido las Ítacas qué es lo que significan.


Segunda Odisea

Segunda y gran Odisea

mayor quizás que la primera. Mas ¡ay!

sin Homero y sin hexámetros.
Pequeña era su morada paterna,

era pequeña su ciudad paterna,

y toda su Itaca era pequeña.
El cariño de Telémaco, la fidelidad

de Penélope, la ancianidad de su padre,

sus viejos amigos, el leal

amor de su pueblo,

el feliz sosiego del hogar

penetraron como rayos de alegría

en el corazón del navegante.
Y como rayos se apagaron.
La sed

del mar despertó dentro de sí.

La brisa de tierra aborrecía.

De noche su sueño agitaban

los fantasmas de Hesperia.

Lo embargó la nostalgia

de viajes y arribadas

matinales a puertos donde,

¡con qué gozo! fondear por vez primera.

Sintió la angustia

del cariño de Telémaco, de la fidelidad

de Penélope, de la ancianidad del padre,

de sus viejos amigos, del leal

amor de su pueblo

y de la paz y sosiego de su hogar.

Y huyó.
Cuando las costas de Ítaca

fueron poco a poco desvaneciéndose ante él

y rumbo al Oeste navegaba a toda vela

hacia Iberia, hacia las Columnas de Hércules)

-lejos de la mar de los aqueos-

sintió que revivía, que

soltaba las amarras onerosas

de lo familiar y conocido.

Y su corazón aventurero

se alegraba, vacío de amor.


ElEeeeeeEEelÉl vino para leer (1924)

Vino para leer. Abiertos están
dos o tres libros; historiadores y poetas.
Pero apenas ha leído diez minutos
cuando los deja a un lado. Sobre un diván
duerme ahora. Ama mucho los libros
-pero tiene veintitrés años, y es hermoso;
y esta tarde el amor atravesó
su carne maravillosa, su boca.
A través de la total belleza
de su cuerpo pasó la fiebre de la voluptuosidad
sin remordimientos ridículos por la forma de ese placer...






Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Antología poética de Kavafis iconAntologia poetica

Antología poética de Kavafis iconAntología poética de la generación de 1927

Antología poética de Kavafis iconCiclo avanzado. Antología poética [1965-2000]

Antología poética de Kavafis iconAntología poética de Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez

Antología poética de Kavafis iconBuenas tardes y muchas gracias por su presencia en este acto de presentación...

Antología poética de Kavafis icon“ La guitarra” Federico García Lorca; en cifo Gonzales Manuel. Antología...

Antología poética de Kavafis iconHace un año por estas fechas el poeta Enrique Falcón andaba escribiendo...
«El problema es que quienes se postulan para resolver el problema son el problema.»

Antología poética de Kavafis iconKonstandinos Kavafis

Antología poética de Kavafis iconRecursos sobre kavafis

Antología poética de Kavafis iconEl “disegno” manierista de C. P. Kavafis *






© 2015
contactos
l.exam-10.com