Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010






descargar 63.54 Kb.
títuloCurso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010
página2/3
fecha de publicación02.07.2016
tamaño63.54 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3

-Desarrollarse en periodos de tiempo cortos. La capacidad de atención de los niños pequeños se concentra en espacios temporales reducidos, algo que debe tenerse muy en cuenta si se quieren obtener buenos resultados.

-Trabajar en torno a conceptos sencillos y con dinámicas fáciles de seguir por los niños. A veces, buscando maximizar el atractivo de una determinada propuesta, se corre el riesgo de complicar los contenidos hasta un punto en que resulten difíciles de comprender por los pequeños y les provoquen una sensación de desencanto o incluso de frustración. Las propuestas más sencillas son más eficaces a la hora de ayudarles a asimilar conceptos, a consolidar estructuras narrativas y a desarrollar la expresión.

-Usar materiales atractivos, lo que no significa que tengan que ser necesariamente sofisticados ni complejos. Elementos como marionetas, tarjetas ilustradas, instrumentos musicales sencillos ayudan a captar la atención, aportan gracia y ofrecen posibilidades para  diseñar propuestas con un encanto y un aliciente especiales. Mejor aún si se puede disponer de cuentos gigantes, franelogramas o sistemas de proyección audiovisual, que abren aún más el abanico de opciones.

  • FUNDAMENTOS TEÓRICO PRÁCTICOS PARA NARRADORES

Una vez elegida la historia que se quiere contar es necesario apropiarse del cuento  si se va a realizar la narración oral...

...o del libro (historia, ilustraciones, portada, guardas…) si se trata de narración leída.

Gran parte de los libros que se publican para bebés y niños hasta los 6 años son álbumes. En la narración oral de una historia y en la lectura de un álbum, TODO CUENTA. Se cuenta con la voz, con los silencios, con las manos, con el gesto, con la mirada. En el álbum cuenta el texto pero también las ilustraciones, la portada, las guardas, el formato, por lo que son elementos que hay que integrar en la narración.

Leer y contar para los demás empieza en leer para uno mismo. Para conocer la historia hay que leer detenidamente y extraer la información más relevante (temática y gráfica) que pueda dar ideas para la recreación (de viva voz) o la interpretación del texto (narración leída).

Este primer contacto se completa con la asimilación, con este término Sara Bryant se refiere a la comprensión del sentido del relato, su tema, mensaje y el verdadero dominio de su forma literaria. Reducir la narración a los sucesos importantes que conducen al desenlace. En el caso de que el narrador oral contemple la necesidad de adaptar el relato, debe hacerlo sin desvirtuar el espíritu de la obra. Para ello es recomendable: Suprimir los párrafos descriptivos y metáforas para pasar a la acción; presentar el argumento en línea recta, pasar a estilo directo y establecer diálogos entre los personajes.

Respecto a estos, los personajes, lo primero sería conferirirles una imagen para determinar el papel que desempeña cada uno en la historia: protagonista, auxiliar; héroe, villano… Apoyar la narración con lenguaje gestual significa poner gestos a las características anteriores. En el caso de contar con el libro, las ilustraciones facilitan esta fase.

Cuidar la entonación para dar expresividad a la voz y diferenciar al narrador de cada uno de los personajes y poder transmitir de forma fiel la intencionalidad del personaje y la situación.

Esencial en las primeras edades es memorizar fórmulas verbales. Si el cuento tiene fórmulas rimadas, diálogos, repeticiones, es importante aprenderlas. También si se trata de lectura en voz alta, ya que la memoria deja libre la mirada del que lee y marca un momento especial que provoca un cambio en el ritmo favoreciendo la participación. Si no existen, se pueden crear a partir de alguna palabra sonora que forme parte del texto. Por otro lado hay que tener en cuenta o determinar las fórmulas para empezar y acabar el cuento; se utilizan para situar la historia en otro tiempo, ubicar al personaje en un lugar, marcar el ritmo…

Para comenzar

  • Érase lo que era

  • Era vez, como mentira que es...

  • Érase que se era...

  • Haga usted cuento y saber...

  • Había una vez...

  • Cierto día...

  • Pues señor...

  • En un país lejano

  • En aquellos tiempos antiguos

  • Allá por el año...

  • En tiempos de Mari Castaña...

Para finalizar

...y fueron felices y comieron perdices

...zapatito roto, Vd me cuente otro

...viruento viruento este cuento se lo llevó el viento

...colorín colorado este cuento se ha acabado

...fueron felices y comieron perdices...esto es verdad y no miento.

Por último y fundamental en la narración oral, por la seguridad y confianza que reporta, “entrar” con la imaginación y los sentimientos en el escenario del cuento y decirlo en voz alta. En el caso de la narración leída conviene anticiparse  al momento de lectura e integrar aquellos elementos del libro que puedan crear expectación y favorecer la atención hacia la lectura.

- EL OIDO: DAR EXPRESIVIDAD A LA VOZ



Para contar hay que saber escuchar. Antes de ser narrador es necesario haber sido oyente de historias. Ser seducido y fascinado por la voz de otros facilita la búsqueda  de una voz natural, relajada y persuasiva, consciente de su fuerza y directa al oyente. Para favorecer este encuentro es necesario pararse a escuchar la propia voz. No es imprescindible articular un repertorio de voces para cada personaje, pero sí es importante evidenciar con la voz sus emociones. Los bebés aunque no entienden el significado de las palabras, son capaces de interpretar la idea por el tono con el que se dice.

A continuación se propone un ejercicio para experimentar distintas situaciones emocionales a partir de la lectura en voz alta de un texto. Se trata de leer una frase tratando de dar la entonación adecuada para expresar  el sentimiento del personaje. Se recomienda pensar en una situación que pueda provocar la emoción. Experimentar con cada una de ellas de forma independiente y advertir las diferencias: alegría, tristeza, miedo y sorpresa.

Hay alguien ahí

Hay alguien

Aquí hay alguien

(la aventura de oir. Ana Pelegrin. Madrid, Anaya, 2004)

Si  el ritmo y la entonación de la voz no se adecúan a la situación, se puede dar un mensaje completamente diferente al pretendido en el relato, lo que dificultaría su entendimiento.

Sonorizar el cuento

Otro elemento que sirve como refuerzo para captar y mantener la atención del niño y es una estupenda estrategia participativa son, las onomatopeyas.

Todo debe estar vivo para el oyente infantil y las onomatopeyas son una fórmula para verificar el relato. Estos sonidos no son un adorno, sino un recurso narrativo que sustituye al nombre del personaje o a una acción determinada.

Estos sonidos, trasformados en palabras, permiten al niño anticiparse, reconocer a los personajes, captar ritmos y timbres, haciendo más comprensible el texto literario.

Ejercicios:

Poner voz al mundo que les rodea. Pararse a escuchar los ruidos cotidianos y tratar de reproducirlos. Estrategia: pensar en los ruidos que se producen desde la mañana al levantarse, ¿cómo suena el despertador? La ducha, la cafetera, ascensor, grifo,...

Libros en los que abundan las onomatopeyas que pueden servir para practicar y jugar con los niños a inventar otras:

Tuk es Tuk. Claudia Legnazzi. Barcelona: Libros del Zorro Rojo, 2005.

Onomatopeyas que transmiten estados de ánimo. El protagonista de Tuk es Tuk representa sus emociones jugando con su nombre y las vocales: si está enfadado, Tukutroooon; si está triste y llora, Tukutiqui Tukutiqui... 

Vamos a cazar un oso. Michael Rosen. Caracas: Ekaré, 2003

Contiene varios tipos de sonidos relacionados con los fenómenos atmosféricos (viento, lluvia…) y para marcar el recorrido (atravesar un río, subir escaleras...)

- EL TACTO. CONTAR CON EL CUERPO: LA EXPRESIVIDAD CORPORAL


El narrador no es un actor de teatro pero debe cuidar la expresión dramática porque favorece el entendimiento de quien escucha.  Con su voz, gestos, miradas, consigue estimular la imaginación de los oyentes para que puedan imaginarse la escena a su manera. Hay profesionales que permanecen inmóviles en el escenario y el efecto es espectacular. Esto hace pensar que lo importante es la relación interna con la historia. Pero cuando se trata de comunicarse con los más pequeños resulta más fácil presentar la enormidad de un objeto abriendo ojos y manos, simular una gran distancia con el gesto simple de una mano, o trasmitir sensaciones de miedo, alegría o sorpresa, con una mirada o una mueca. Gestos y expresiones que forman parte del lenguaje coloquial y que, al contar, admiten cierta dosis de exageración.

Al igual que con la voz, en el caso del lenguaje gestual es necesario pararse a experimentar cómo las emociones residentes   en distintas partes del cuerpo.  

A continuación se propone un ejercicio para localizar algunas de estas que reproducen los personajes de los cuentos y que son similares a  las humanas. Imaginar una situación que provoque este sentimiento y explicitar con el cuerpo ¿Dónde se localiza?

Expresar corporalmente:

rabia

celos

envidia

avaricia

orgullo

sorpresa

alegría

tristeza

pereza

vergüenza

amor heroico

amor familiar

También cuando se lee en voz alta el lenguaje gestual es importante. En el caso de ser un álbum, viene condicionado por la expresividad de los personajes, los colores de las ilustraciones que representan los ambientes… todos estos elementos cuentan como apoyo a la entonación.

- LA VISTA: EXPLORAR EL LENGUAJE VISUAL DEL LIBRO


La lectura oral y la lectura de imagen en las primeras edades son amigos inseparables.

Teresa Durán defiende que una de las funciones esenciales de las ilustraciones dirigidas a la más temprana infancia consiste en familiarizar progresivamente al niño con la representación de la realidad porque, cognitivamente, percibir la realidad o percibir su representación son dos cosas bien distintas, en las que el niño desarrolla habilidades y experiencias sumamente básicas para su desarrollo y sociabilización. Y esta iniciación a la experiencia plástica pasa por el habla del adulto. El intercambio oral adulto/signo/niño es imprescindible para la lectura en general y para la lectura visual en particular.

A la hora de contar en gran grupo un álbum sin texto, la intervención del narrador es fundamental para captar y mantener la atención respecto a las imágenes o suplir las deficiencias visuales (en el caso de formatos pequeños o detalles que pasan desapercibidos...). No se trata de restar protagonismo a la capacidad narrativa de las imágenes sino todo lo contrario, recrearse en ellas y aprovechar las múltiples lecturas que ofrece.



- EL GUSTO: PROBAR DIFERENTES TÉCNICAS PARA CONTAR


Además de la narración oral y la narración con apoyo del libro, existen otras técnicas para contar. Alternativas diferentes para probar cómo suena una misma historia según el recurso que se utilice. A continuación se presentan algunas recetas fáciles de hacer. Elegir cuál depende de las ganas de variar y experimentar nuevos retos. En muchos de los casos la historia condiciona la técnica pero afortunadamente existen historias que pueden ser narradas de infinitas maneras. Como muchas cosas en la vida, es una cuestión de gustos.

A) LAS MANOS Y LOS DEDOS

Se trata de una forma de apoyar la oralidad. Muy recomendable para la narración con bebés. Jugar con las manos es una de las primeras actividades que realiza el niño para después, descubrir las manos del adulto. Para contar con los dedos se puede recurrir a la memoria, a las recopilaciones de folclore o a libros que surgen a partir de unas retahílas y poemas. Por ejemplo Cinco. Antonio Rubio Herrero. Sevilla: Kalandraka, 2005. Ideal para recorrer los dedos de la mano.

Los primeros títeres son los dedos por lo que resulta muy atractivo sugerir los personajes a través de las manos y establecer diálogos entre ellos. Varios cuentos de estructura tradicional y canciones pueden ser contados de esta manera: Los tres cerditos, Los chivos chivones, Cocorico, Diez perritos…

B) MARIONETAS

Es uno de los recursos más atractivos y sorprendentes para los niños. Se puede utilizar para iniciar el cuento, en un momento dado o para  dramatizar la historia. Contar con marionetas en la mayoría de los casos requiere de la adaptación del relato y transformar en diálogo gran parte del argumento. Algunos álbumes actuales se precian a ello por la expresividad del personaje y las posibilidades de interactuación con el lector.

¡No dejes que la paloma conduzca el autobús!. Mo Willems. Barcelona: EntreLibros, 2004.

 

C) FRANELOGRAMA

Se trata de un escenario de franela al que se adhieren los personajes a través de un sistema de velcros. Permite dotar de movimiento a los personajes. Un recurso atractivo que crea mucha expectación, es el cuento gigante que contiene varias páginas que representan diferentes escenarios y por lo tanto, diferentes cuentos. La elaboración de franelogramas es un interesante ejercicio de construcción visual de la escena.

Para quienes no se atrevan con estas recetas porque requieren de un mayor tiempo de preparación, los libros ofrecen propuestas gráficas muy sencillas y originales: los personajes y el escenario son formas de tela de distintas texturas y colores.

D) DIAPOSITIVAS

La ampliación de imágenes que se produce por la proyección en una pantalla es la forma de lectura de imagen más eficaz y posibilita el disfrute colectivo de las ilustraciones de un libro. El narrador lee o describe de forma oral lo que acontece en la imagen marcando su propio ritmo.

E) KAMISHIBAI: TEATRO DE IMÁGENES

El kamishibai es una técnica japonesa que significa «drama de papel» y es una forma de contar historias que se originó en los templos budistas en el siglo XII. El narrador muestra unas láminas compuestas por un lado de imagen y por el otro de texto, de modo que mientras se contempla el dibujo, él lee el texto.

Algunos autores ya han adaptado esta técnica al formato libro troquelado con el texto en la contraportada: El mejor de los regalos. Kimiko. Barcelona: Corimbo, 2006

F) TEATRO DE OBJETOS

Los objetos como títeres que sugieren la realidad y la representan a través de la manipulación del narrador. El mejor escenario: una mesa. La mejor inspiración la creatividad.

A la hora de hacer títeres con objetos, es necesario:

  1. Moverlos

  2. Hacerlos hablar

  3. Que la voz se corresponda con el movimiento

  4. Que la mantenga

Grandes titiriteros plasman su arte y ofrecen ideas en libros como La ratita presumida. José Antonio López Parreño. Pontevedra: Kalandraka, 2002.


- CÓMO CONTAR: TODO A LA VEZ. PEQUEÑOS TRUCOS PARA OBTENER GRANDES RESULTADOS.

Últimos preparativos… se acerca el momento de la verdad.

¿Dónde contar? Cualquier sitio puede ser adecuado para contar. Es cierto que existen algunas condiciones que favorecen la creación de una atmósfera especial que determina el inicio de una actividad diferente: el cuento. Por lo tanto es preferible buscar un rincón confortable (una alfombra, unos cojines…pueden ser suficientes).

A la hora de convocar al grupo se puede hacer sonar un instrumento de percusión como reclamo, variar la luz (encender una lamparita, apagar algunas…) para marcar el cambio de actividad y organizar al público en semicírculo para verse las caras. Esta distribución también facilita la visibilidad del libro, ya que le narrador puede mostrar las imágenes anticipándose a las interrupciones constantes de los niños.

EL NARRADOR de historias en primeras edades...
1   2   3

similar:

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconPropuestas didácticas en torno a la animación a la lectura

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconTécnicas de animación a la lectura para 1º ciclo

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconAnimación de la lectura por medio de los cuentos

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconAnimación de la lectura por medio de los cuentos

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconEstrategias de animación a la lectura y el desarrollo de la expresión oral y escrita

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconLa animación a la lectura como proyecto integral de centro E. Bermúdez Gómez

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconResumen y adaptación de Sesión sobre Promoción y Animación a la Lectura- pronafcap pucp 2009

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconAÑo II – numero 27 – 1 de Enero de 2010

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconLa animación a la lectura es animar o incitar al niño a leer, es...

Curso de animación a la lectura. BiMA. Enero 2010 iconCreada por Resolución N° 00003 de Enero 5 de 2010






© 2015
contactos
l.exam-10.com