Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible.






descargar 62.75 Kb.
títuloResumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible.
fecha de publicación01.07.2016
tamaño62.75 Kb.
tipoResumen
l.exam-10.com > Historia > Resumen
Nicolás Urus Tovar Serrano
Genealogía de un Enigma

Seminario Teoría y Práctica en las Artes Visuales

Profesora: Jimena Andrade

Pontificia Universidad Javeriana

RESUMEN
Este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. Con la intención de comprender tanto lo que hago, y la manera como lo hago, me planteo como metodología de investigación una genealogía de la imagen, una mirada a su antes en donde llego a distintas instancias como lo son su proceso de realización y las vivencias y experiencias que me han llevado ella. A partir del desorden surge un orden que me permite observa en mi historia una postura frente al mundo, que haciéndola consciente tanto en lo que ya he recorrido en mi vida como en mi trabajo artístico, me permite posicionarme en un lugar con mayor claridad para desarrollar una propuesta artística a través de la pintura.


Para mí la pintura es un misterio. Soy un amante de sus posibilidades y no me considero pintor, prefiero evitar tal responsabilidad. Me interesa más el misterio que me genera, frente a la pintura no se puede pensar, la mente plantea problemas que no puede resolver, frente a ésta sólo se puede actuar, reconocer las infinitas posibilidades y saltar al vacío. Pero digamos que es mi experiencia con ella. Si se logra superar la responsabilidad representativa la pintura abre un extenso universo para llegar a la imagen, el resultado, que en mi caso ha sido siempre el objetivo; la imagen, la creación, y es en ésta donde ésta el verdadero misterio. Aquel resultado se me ha presentado siempre como un enigma, el salto al vacío que he dado para llegar a ella y el desinterés por la representación me han llevado a un descontrol intuitivo tal que el resultado final pareciera guardar significados invisibles, formas abstractas, imágenes que invitan a la interpretación. Yo observo mis pinturas queriendo desentrañar aquello sin lograrlo, la imagen se me presenta como un enigma porque no logro comprenderla, no se de donde provino, dónde estaba eso en mí y acaso qué me quiere decir.
La pintura es ese misterio que me lleva al gran enigma que es la imagen. De esta incomprensión surge un interés por intentar comprenderla de otra manera, no ya desde la imagen misma sino desde su antes, como una genealogía de la imagen ir hacia atrás, al proceso de creación, de gestación, a aquello que pudo haber tenido relevancia en su formación. Una genealogía constituida como rompecabezas, para darle un orden al desorden, una incorporación selectiva de elementos que me permitan tanto una comprensión del enigma como la construcción de una nueva propuesta a partir de lo comprendido.

(Imagen 1.)

Hay dentro de mí una guerra, una guerra santa. Una guerra contra mi yo. Declaro esta guerra para luchar sólo contra mí mismo, para no ver en los otros, un falso enemigo. 14,12, 2012.


En esta mirada al atrás, comenzaré con el momento antes más cercano a la imagen, el acto creativo, Deleuze (2007) lo definirá como acto pictórico, yo he querido abordar un campo más amplio que no sólo abarque la pintura, aunque sea este mi punto de partida, sino cualquier tipo de expresión creativa. En mi experiencia he podido constatar que aunque sea haciendo un dibujo, una escultura, un escrito o un video siempre hay un proceso de realización definible. Y quisiera hacer uso del volcán como metáfora del sujeto, para plantear al acto creativo como un proceso definido por tres momentos que se llevan a cabo en una temporalidad particular al acto de creación. Esta temporalidad se comprendería como un antes, un durante, y un después, tres momentos distintos representados por tres conceptos distintos relacionados por su propia particularidad, que yo mismo he experimentado en mi trabajo artístico.
¿Por qué el volcán? El volcán como símbolo creativo, el volcán como metáfora del sujeto creador que experimenta ya sea haciendo una pintura, un dibujo, o un escrito, aquel proceso, definido por un antes, un durante y un después de la creación, y que a su vez es el proceso que tiene el volcán, un antes, un durante y un después de su actividad. Diré entonces que este proceso tiene un primer momento en el caos, un segundo momento en la explosión, y un tercer momento en el después de la explosión, la lava, el resultado de la misma.

(IMG 2.)

Sigo con mi sensación incomoda, de vértigo frente al papel, inconformidad al ver plasmadas letras y garabatos que no son exactamente como los quería en mi cabeza. 06,02,2008.
El caos es ese momento que Deleuze ha definido como pre-pictórico. Por caos nos adentramos en el génesis de la creación, ese momento previo a toda acción, podríamos decir que es el Big-Bang de la imagen. Cézanne tiene un texto maravilloso sobre este momento previo en su trabajo
Para pintar un paisaje, debo descubrir ante todo las bases geológicas, piense usted que la historia del mundo data del día en que dos átomos o dos remolinos se han encontrado, dos danzas químicas se han combinado. Esos enormes arco iris, esos grandes prismas cósmicos, este amanecer de nosotros mismos por encima de la nada. (Cezzane, 1947)


Con este ejemplo se hace comprensible el porqué de la idea del caos, Cézanne mismo lo define para sí como la historia del mundo, la historia del universo, y ante esto Deleuze dirá que los pintores “jamás hacen otra cosa: pintan el comienzo del mundo. Ese es su asunto.” Es en el encuentro de esos dos átomos donde surge la intención creativa, la motivación del sujeto frente a la creación. En el volcán se encuentra también el origen de la tierra, el magma incandescente brotando de las profundidades de la misma para darle forma al mundo. Este momento pre-pictórico se presenta como ese antes de la explosión, el volcán despierta, entra en actividad. Diría entonces que el magma es la idea gestándose dentro del volcán, dentro del sujeto antes de ser puesta en acción. Si se estudia este proceso previo a la erupción, se ve como el magma, incluso antes de que el volcán entre en actividad ha estado siempre dentro y debajo de él. Estoy diciendo que las ideas son el magma, pero entonces, ¿son las ideas algo que está en algún lugar dentro de nosotros? ¿como si fuera una bolsa de donde sacamos ideas? ¿Qué significa crear? ¿Acaso una idea se crea desde cero? No lo sé, pero Joseph Beuys plantea una idea que puede esclarecer esto
El dibujo para mí existe ya en el pensamiento. Si los significados completos e invisibles del pensamiento no están en una forma, nunca resultará un buen dibujo. Mi idea sobre los dibujos, como una forma especial de pensamiento materializado es la siguiente: Son el principio del cambio de la condición material del mundo a través, por ejemplo, de la escultura, de la arquitectura, de la mecánica o de la ingeniería, donde el dibujo no se reduce sólo a la concepción artística tradicional. (Romero, 2000, p.186)

El dibujo ya existe en el pensamiento. El dibujo ya existe antes de ser materializado, como magma listo para salir, listo para explotar. He realizado un dibujo sobre el caos, pero una cosa es la representación del caos, y un caos más profundo que afecta el acto creativo en sí mismo. Pero de alguna manera, en este dibujo existen ambos, tanto la representación como el caos profundo, el primer caos lo podemos ver, el segundo no. Planteémonos el hecho de que si el acto creativo tiene un caos, la manera en la que nos enfrentamos a una imagen, por ejemplo, ya no es solamente a través de lo que ella representa, sabemos ahora que existen “significados completos e invisibles del pensamiento”, que esa imagen tuvo un antes, y que es un misterio. Como diría Deleuze, “lo que es pintado y el acto de pintar tienden a identificarse”, lo que es pintado y el caos, tienden a identificarse.
Continuando con el segundo momento, la explosión, y siguiendo la idea de Cézanne se diría que tras el encuentro de los átomos comienza la expansión, surgen los elementos, la materia. Es la explosión del volcán que dispara el magma por la intensa presión, aparece la lava, surgen formas a medida que esta desciende, es la gran catástrofe, el momento de entrar en acción, de empezar a construir la obra, de tomar decisiones sobre ésta, de materializar el pensamiento, diría Beuys.

(IMG 3.)

Hemos optado por seguir las grandes tradiciones, somos parte de ese mundo que otros han creado. Yo deseo no ceder en mente y espíritu, que hagamos parte no sólo de los estímulos, rompamos un poco la tradición, seamos diferentes y logremos de una vez por todas reconocer el alma que nos contiene. 23,12,09.
Este momento de explosión se ha generado en mi trabajo como choque. Es el desbordamiento del acto, de la relación con el material y la construcción de la imagen. La acción descontrolada dándole forma a una imagen igualmente descontrolada. Mi magma explotando literalmente en el cuadro. Es esta la razón por la cual la imagen, la lava, se me presenta como un enigma, es materialización de pensamiento y emoción, una manera de desahogo a través de la acción pictórica, del choque con los materiales, la explosión de sentimientos estallando como imagen. Diría Deleuze, “hay una especie de destrucción-consumación del cuadro cuando la catástrofe desborda, cuando no se controla”. (Deleuze,2007,p.30) El cuadro se destruye porque se sale de las manos, la imagen pareciera construirse por sí misma, por lo que el mismo trance catastrófico va generando. Es de esto de donde surge la lava, el resultado de la explosión, el indicio de que alguna vez el volcán hizo erupción. Se estudia la explosión por la lava, esta no es sólo una imagen, es el indicio del choque. La imagen es el fósil.

(IMG 4.)

“… el libre espíritu del artista debe ser mientras trabaja como una placa sensible, simplemente como un aparato registrador. Pero sabios baños elevaron esa placa sensible al grado de receptibilidad que le permite impregnarse de la imagen fiel de las cosas. Una larga labor, la meditación, el estudio, los sufrimientos, las alegrías, la vida, la han preparado. También la meditación constante de los procedimientos de los maestros. Y luego, el medio en el que nos movemos habitualmente… Ese sol, óigame bien… el azar de los rayos, la marcha, la infiltración, la encarnación del sol a través del universo.” (Cezzane, 1947)

Pero si estudiamos la lava para comprender la explosión, ¿es acaso la explosión suficiente para comprender la lava? Me he preguntado si estos tres momentos bastan y si acaso no hay un antes anterior al mismo acto creativo, un más allá que me permita también comprender la naturaleza del acto de creación y así darle sentido. Rastrear más atrás de esto es rastrear la misma vida del sujeto creador, sus vivencias y experiencias, y aunque la imagen se comporte como un ente autónomo de su creador, ésta surge a partir de lo que ese creador es, y lo que ese creador es se define a su vez por lo que ha vivido. De ahí las hermosas pablaras de Cézanne, los “sabios baños” que ha tomado el sujeto a lo largo de la vida y “que le permite impregnarse de la imagen fiel de las cosas”. Es el valor de la experiencia en la creación, una de las posibles maneras de entender la conocida relación entre vida y trabajo artístico, en donde la primera da sentido a la segunda. He reconocido que preguntarse por el sentido de la imagen implica ir más allá de ésta, que el acto creativo me permite entender su construcción, pero que esta manera de actuar tiene su antes también, que aquel desbordamiento pictórico tiene un origen y un sentido en la vida. Pero antes quisiera trae dos casos particulares, el de Erwin Kraus y el del Dr. Atl, ambos grandes paisajistas del siglo XX latinoamericano en los que este valor de la experiencia está en gran medida manifestado en su trabajo artístico.
Erwin Kraus es un hombre en el cual encontramos esa cualidad en donde su vida y su trabajo artístico están profundamente conectados. Kraus fue un importante fotógrafo de montaña, pintor y joyero además de ser conocido como el padre del montañismo en Colombia. Nació en Bogotá en 1911 y pasó la mayor parte de su infancia en Europa en donde encontró el amor por la alta montaña, haciendo sus primeras escaladas en actividades colegiales. Kraus continuaría escalando montañas cada vez más difíciles y ésta sería su pasión por el resto de su vida. Su primera expedición en Colombia fue el páramo del Sumapaz cerca de Bogotá y con el tiempo recorrería gran parte del país, teniendo un especial interés por la región de Cundinamarca, el nevado del Cocuy y la Sierra Nevada de Santa Marta.

(IMG 5.)

“Subir una montaña no es un deporte como tal sino una filosofía. Uno encuentra un reto en la montaña, pero no es ella la que lo plantea, sino que el reto está dentro de uno mismo. Uno trata de escalarla y de verla, de sentirla e intenta compaginarse con ese tipo del globo terráqueo, y tiene acceso a cosas que los demás mortales no ven porque no van. ¿Que se trata de una relación espiritual? ¡Indudablemente!” (Echavarria, 2006, p. 2)
Kraus cargaba en sus expediciones una cámara con la que registraba los recorridos, sitios de interés, personas con las que se topaba, plantas y montañas, todo con un alto grado estético, pero su preocupación principal no era la fotografía, “Kraus no iba a la montaña a hacer fotografía, hacía fotografía para recordar sus vivencias en la montaña y compartir con otros estas experiencias” (Echavarria, 2006, p. 2), estaba verdaderamente interesado en establecer una relación espiritual con la montaña, lo que significa el montañismo como actitud filosófica, actitud “que le permitía sentir una integración completa con la naturaleza” (Echavarria, 2006, p. 3). Sus fotografías, mas que un documento son un reflejo de aquella actitud que lo lleva a tener acceso a lugares “que los demás mortales no ven”, podría decirse que su actividad artística es un resultado de su actitud filosófica frente a la naturaleza, expresada en su pasión por el montañismo, por el caminar, por una relación particular de éste con la montaña. De ahí el valor de la experiencia en la obra de arte, en la creación artística, son los “sabios baños” de los que habla Cézanne, la vida misma modelando el sujeto, la naturaleza misma, o en el caso de Kraus, la montaña.
El Dr. Atl es otro artista que desde su particularidad tiene una profunda conexión entre su vida y su trabajo artístico. Nació en Guadalajara en 1875, se le ha llegado a nombrar como renacentista de su tiempo, fue un hombre de inmensos y diversos saberes, un gran intelectual que hizo parte activa de la revolución mexicana, contribuyó a plantar la semilla del muralismo mexicano e hizo parte importante de la academia de San Carlos como docente, estaba interesado en la alquimia, fue ensayista, novelista, poeta y pintor. Dr. Atl dedicó su obra y su vida a una actividad que como en Kraus era reflejo de una relación espiritual con la naturaleza, subir montañas, y encontrar en esto una pasión aun mayor para él, los volcanes.

(IMG 6.)
luminosa_atl_dr.jpg

“ En efecto, no nací pintor. Pero nací caminante. Y el caminar me ha conducido al amor por la naturaleza, y al deseo por representarla.” (Atl, 1933.)
En medio de esta revolución social, Atl mira ese México de otra manera, un México desde los aires, el que no esta inmediatamente al abrir la puerta, su actividad contemplativa le permite como a Kraus ir a lugares “que los demás mortales no ven”. Atl posibilita una revolución desde el caminar, una revolución contemplativa, aquella actitud filosófica que le permite relacionarse particularmente con su entorno natural . El amor por los volcanes lo lleva como hombre de ciencia y como artista a desarrollar un importante documento de vulcanología llamado Cómo Nace y Crece un Volcán, estudio que hace desde 1943 hasta 1950 del nacimiento del volcán Paricutín y que acompaña con ilustraciones y pinturas del nacimiento y crecimiento de éste. Esta relación con el volcán constituirá su gran obsesión y pasión, hasta el punto de que las fumarolas y las lluvias ígneas del volcán le generarán una gangrena en una pierna que tuvo que ser amputada, y pese a esto su pasión nunca cesó. Su obra es producto de esta relación particular con la naturaleza, que al igual que en Kraus es consecuencia de su intensa actividad como caminante y observador, es la experiencia la que detona la imagen, es la experiencia la que le da forma al sujeto y que luego la obra materializa. Tal era la pasión del Dr. Atl por la mirada lejana que observaba desde las cumbres de las montañas que lo llevó a crear lo que él denominó como el Aeropaisaje, método en el que volaba en avionetas para pintar el paisaje desde arriba y así captar esa perspectiva curvilínea que tanto le interesaba.
Tanto Kraus como el Dr. Atl fundamentan su trabajo artístico en una relación particular con la naturaleza, su obra no es sólo un documento estético, es un reflejo de una actitud frente a la vida, es el antes de la imagen y que me permite ampliar su sentido, no porque la obra misma no lo tenga, su genealogía amplia el sentido de la imagen como una “toma de conciencia que supone la comprensión de los elementos del pasado” que la han formado. (Jodorowsky, 2012, p.14). Frente a la imagen como enigma ésta exige para comprenderla muchas preguntas, en ese proceso de cuestionar la imagen es donde aparece su antes, es una pregunta por la imagen y es una pregunta por el sujeto, que no sólo vive para hacer arte, que vive y experimenta para comprender él mismo su entorno, la naturaleza y la vida misma, porque vivir y experimentar es una manera de obtener comprensión sobre el universo, y la creación artística, en tanto que surge de la experiencia, es el reflejo de las preguntas fundamentales del sentido mismo de la vida. Preguntarnos sobre el sentido de la creación artística es preguntarnos a su vez por el sentido de la creación misma, y permítaseme citar nuevamente a Cézanne al hablar de su proceso pictórico, “para pintar un paisaje, debo descubrir ante todo las bases geológicas, piense usted que la historia del mundo data del día en que dos átomos o dos remolinos se han encontrado, dos danzas químicas se han combinado. Esos enormes arco iris, esos grandes prismas cósmicos, este amanecer de nosotros mismos por encima de la nada”. Es, el origen mismo del mundo.
De ésta manera aquella imagen enigmática es producto de una posición particular en el mundo, lo mismo que aquel desbordamiento pictórico. Mirar al pasado es mirar esa posición particular, mi historia.
Viví mi infancia en un pueblo boyacense llamado Villa de Leyva, importante lugar turístico para Boyacá y Cundinamarca, con una rica historia colonial, fundado en principio como un pueblo religioso y que con el tiempo su expansión lo homogenizó dentro de la población común. Aquí viví ocho años de mi vida, años de campo y vida de pueblo, de tiempos cortos y grandes cercanías. He hecho un escrito que quisiera sirviera como una forma de contar estos primeros años de otra manera, desde el sentimiento que me genera ahora el recuerdo de esa vida, en vez de convertirse en una formal explicación.
Pareciera haber algo no visto

ignorado. Como si una parte del sujeto

supiera algo, y la otra no

Desconexión de sí

Experimentar una condición no comprensible

inferioridad, continuo fracaso

Sin energía, sin posibilidad de salir de la negación

Ausencia de fe.
Trazar una expedición en sí a través de lo construido

Sabios Baños tomados ya

Ocho años en la construcción de una idea,

años de campo, años de madre y libertad

Soy
Juego como situación, como momento

Vasto reino, escondite secreto, río divino, guarida de sauce

felino de tejado, en el gran valle , montaña lejana.
Ida y vuelta al encuentro con la comunidad, la congregación

Caminos de tierra a la escuela, salto crepuscular al hogar

Soy, mi madre, su gran corazón

Lactancia leve, soy tuyo

Hombre lejano al final de la tierra

Al Otro Lado del límite, no existe

¿Padre?
Sueño lo que soy y soy el sueño. Mi mundo, primer universo.

Este periodo constituye un primer gran momento en mi vida. Es en este pueblo donde me construyo con un espacio, donde me pierdo entre bosques, camino montañas y desiertos, nado en lagunas turquesas y lagunas sagradas. Una relación particular con el entorno, una relación contemplativa, el tiempo aquí, se toma su tiempo, si se me permite. “Pueblo pequeño, infierno grande”, se suele decir, a mí ahora me parece que en pueblo pequeño grandes posibilidades, posibilidad de tener una identidad frente a la comunidad, de tener una imagen en ella, de tener control sobre los tiempos, la llegada del día y el encuentro con la noche; los misterios del cementerio del pueblo, los espíritus que acechan en cada mito, en cada potrero; la gayada, el paseo en bicicleta, los atajos, el mapa del pueblo en la palma de la mano.
Cumplidos los diez años, mi madre decide mudarnos a Bogotá. Es un cambio de posición radical en el mundo, el paso a otra cosmología, una relación espacial con sus reglas y limitaciones, la calle es un lugar de riesgo, se camina paranoicamente atento; las relaciones entre personas se tejen con más distancia, con otros ojos, con cierta prevención; el ritmo con el que el día transcurre parece ir un metro más adelante de uno; el encuentro con la noche se percibe distinto, no es ya el lugar de la otredad, es más como el momento de resguardarse de la frialdad del asfalto, el momento de prepararse para el día siguiente, que ya se viene encima; el ruido constante de motores y máquinas anulan la atención pausada en los detalles del espacio y por consiguiente hay una tendencia fuerte a la individuación, cada quien extraño del otro, con sus propias preocupaciones corriendo para estar siempre a tiempo, para cumplir con esa posición que hay que proteger, “la ciudad es despersonalizadora, la ciudad le quita a la gente la identidad, en las ciudades hay que arrebatarse una identidad y uno se la puede arrebatar de cualquier manera: sumándose a una cosa o a otra, en un oficio o identificándose con una imagen social”. (Zuleta, 2010, p.52). La gran ciudad se presenta como un universo completo y autónomo, en este país de migraciones forzadas la gente encuentra en la ciudad el espacio de supervivencia. El traslado de las periferias a la capital por lo general trae en las personas un fuerte sentimiento de nostalgia, el recuerdo del hogar abandonado, “en mi tierra yo me siento como un rey, un rey pobre pero alfín y al cabo rey” canta Jorge Veloza al corazón de Boyacá con aire Bucólico.

(IMG 7.)

Intuimos que el mundo es lo que és porque no se está preparado para creer y vivir en otro distinto. 17,08, 2012.

Es precisamente esta ruptura en mi vida la que me constituye de ahí en adelante. Con los años será la región de Tabio con la cual formaré una nueva relación, pero Bogotá se convertirá en mi centro y en el lugar de mi construcción como imagen social.
Este choque cosmológico es lo que me ha llevado de una u otra manera a expresar mi inconformidad en mi trabajo artístico, muchas veces expresado como herida, como desahogo y grito. El transcurrir de los años ha incrementado el sentimiento, y en los últimos tiempos, que cada vez parecen más veloces, se ha hecho fuertemente pesado, hasta el punto de que mis procesos creativos se construyen como una expulsión neurótica de confusión y malestar. Pero a pesar de esto, he logrado, dentro de la herida, formular propuestas durante la carrera para verlo como un problema amplio que no sólo me afecta a mí, y que en gran medida constituye una problemática del sistema productivo capitalista frente al campo, o como lo decimos normalmente, la naturaleza. Una de estas problemáticas de la cosmología de este sistema es la mirada productiva que se tiene sobre el territorio, la idea de concebirlo en terminos de “recursos naturales”, “recursos explotables”. Esta idea que heredamos ambiciosamente de la conquista española como la América exótica, ingenua y productiva, hoy día nos lleva a fuertes cuestiones ambientales. Un ejemplo cercano a la investigación son los documentos fotográficos de Erwin Kraus, hoy en día, los nevados fotografiados por Kraus tienen un 300 por ciento menos nieve de la que tenían en el momento de haberse hecho las tomas. O sencillamente, basta con observar una exótica pintura de Edwin Church sobre el salto del Tequendama y comparar la imagen al penoso y angustiante estádo en el que se encuentra hoy en día la gran cañería de Bogotá.

(IMG 8.)

Una vez escuché que el sufrimiento y la frustración de las personas hacía que buscaran en lo inexistente la esperanza. ¿Será esto Dios? Pienso que Dios es algo que está y no veo, que está para ayudarme, para que al final sea yo otro Dios. 29,09,2007.
Esta visión productiva sobre el campo nos lleva por ejemplo en cuentiones estéticas a no tener constituida , bajo la mirada del español Javier Maderuelo una visión propia de paisaje en Colombia. De acuerdo con Maderuelo, hay paises que culturalmente tienen una construcción de paisaje y hay paises que no. De acuerdo con éste hay cuatro condiciones para que una sociedad tenga una cultura del paisaje: 1) que en ésta se reconosca el uso de una o más palabras para decir “paisaje”. 2) Que exista una literatura(oral o escrita) describiendo una relación particular con la naturaleza. 3) Que existan representaciones pictóricas. 4) Que posea una cultura del jardin por placer. Nuestra mirada productiva frente a la naturaleza jamás nos ha permitido una construcción contemplativa sobre ésta. (Maderuelo, 2007). A principios del siglo XX desde Bogotá se intentó construir una idea de nación a través del paisaje con ejemplos como el de la Escuela de la Sabana, pero resultó en una extravagancia burguesa demasiado adornada por intereses políticos que no se logró consolidar en una cultura paisajistica en el país.
Mi intención no consiste en construir una cultura paisajistica en Colombía. Esta inconformidad frente a los valores productivos del sistema social en el que vivo me hace responsable de manifestar otra posibilidad, no pretendo cambiar el mundo y no lo voy a hacer, pero sí puedo desde mi posición dar otra mirada al asunto. De la misma manera, no creo que Kraus y Atl pretendieran con su actitud cambiar el mundo, sino abrir dentro de su respectivo entorno otras posibilidades a la relación del ser humano moderno con la naturaleza. Como diría el poéta Basho, “no sigo el camino de los antiguos: busco lo que ellos buscaron”. (Basho, 2005, p.40). Aspiro a expresar desde mi posición el sentimineto de integración con la naturaleza.
Esto requiere una actitud particular frente a ella que he ido construyendo en mí poco a poco, desde mi experiencia viviendo en el campo, a mi llegada a la ciudad, desde mi relación con ésta durante los años de universidad, hasta los ejercicios realizados durante la carrera. Surgío en este proceso una pregunta que en su momento fue fundamental. ¿De que manera voy a relacionarme con ese espacio natural? Tenía con migo dos referencias de gran interes, William Turner y Caspar David Friedrich, dos grandes paisajistas, pero con metodologías distintas en su mirada. Podríamos decir que Friedrich propone una mirada horizontal, del hombre aquí y la naturaleza allá a lo lejos, teniendo en cuenta por ejemplo, su obra el caminante sobre el mar de nubes. Por el otro lado, Turner opta por la experiencia de los fenómenos naturales y no ya por una posición de lejanía. Conocida es la historia que se cuenta de él, en la que le pide al capitán de un barco, en un día de tormenta, que éste lo amarre al mástil y zarpe por el mar hacia el corazón de la tormenta, y así pueda Turne experimentarla vívidamente. Fue esta relación de inmersión la que me interesó y por la que opté para realizar varios ejercicios en los que no me posicionaba como un espectador de lejanías, y en los que a través del caminar me adentraba por caminos de la región del municipio de Tabio, lugares para mi desconocidos, montañas, trochas y senderos, registrando en video y fotografía aquella experiencia.

(IMG 9.)

La inmediatez de la vida nos quita esfuerzo y memoria, somos entes dependiendo de un sistema. Hay un espectáculo de eucaliptos meciendose por el viento sobre un cielo azul, un espectáculo que debiera ser suficiente, y no lo es. 23,01, 2011.
En esta experiencia de integración con la naturaleza la obra se convierte en el registro de esa experiencia, ya sea el registro de una idea, de un sentimiento, de un paisaje imaginario o un paisaje visto. Me intereza la pintura porque me permite esa confrontación directa con la cuestión a tratar, porque no es sólo la representación objetiva de un asunto, es la representación a través de mi mirada, que más que un encimismamiento es una posición de resistencia. Como diría Gabriel Silva, “sería tomando el camino contrario al pensamiento establecido que el artista recuperaría su autonomía y la posibilidad de encontrar en otros lugares el material para pensar su trabajo”. (Silva, 2012, p.4).



(IMG 10.)



En el camino se necesita tanto la profundidad de la oscuridad como de la luz. Este es mi tiempo en las montañas, éste es mi momento de luz. 11,12,12.
La lava carga consigo la historia del mundo, a sí mismo la imagen carga consigo la historia del sujeto. Esta historia define la posición particular del sujeto frente a su entorno, su presente y su futuro. Yo he comenzado planteando una genealogía que me permitiera comprender un tipo de imágenes enigmáticas, una manera de hacer en mi trabajo que no entendía completamente, ordenar el desorden. Esta mirada al pasado me ha permitido posicionarme conscientemente tanto en mi trabajo como en mi entorno, aceptar en mi historia personal una problemática sería de nuestro tiempo. Lo que queda de aquí en adelante es un largo camino por la vida, porque como he dicho ya, no sólo se vive para hacer arte, se vive y experimenta para comprender el entorno, la naturaleza y la vida misma. El arte es ese gran camino que me permite y me ha permitido transitar esta cuestión profunda, que nos ha permitido, a todos aquellos que nos hemos adentrado en él.

(IMG 11.)

No se tiene nunca prisa, cuando se da a la vida, su ser poético. 22,01,2013

REFERENCIAS



Echavarria, C. (2006). Erwin Krauss: Fotografías de viaje de la alta montaña colombiana. Universidad de Antioquia.

Iriarte, P. R. (s.f.). Erwin Krauss, La memoria viva de la montaña colombiana.

Rodriguez, A. (1964). Dr. Atl. Codex.

Cezzane, P. (1947). El motivo. (J. Gasquet, Entrevistador) Buenos Aires.

Jodorowsky, A. (2012). Metagenealogía. Siruela.

Deleuze, G. (2007). Pintura el concepto de diagrama . Cactus.

Varios. (2008). Conversaciones con Estanilslao Zuleta . Hombre Nuevo Editores .

Atl, D. (1933). Dr. Atl . Mexico D.F.

Basho, M. (2005). Sendas de Oku. Mexico D.F: Fondo de Cultura Económica .

Maderuelo, J. (2007). Paisaje Génesis de un Concepto. España: Abada.
Silva, G. (Junio de 2012). Hablando con Gabriel Silva. (M. Cruz, Entrevistador)

Romero, A. R. (2000). Del Dibujo de Objetos al Dibujo como como Objeto. El Modelo de Beuys. Arte, individuo y sociedad.

BIBLIOGRAFIA
Pabón, C. (s.f.). America cruel, una aporximación al doble . Obtenido de http://hermesoft.esap.edu.co/esap/hermesoft/portal/home_1/rec/arc_3219.pdf

Nichols, S. (2013). Jung y el Tarot. Kairos.

Tarnas, B. (02 de Mayo de 2014). The red book and the red book: Jung, tolkien ande the convergence of images. Estados Unidos .

INDICE DE IMÁGENES
IMG 1. Sin Título, Pigmentos y cera sobre lienzo, 1,70 x 1,50, 2012.
IMG 2. Caos, Mixta sobre papel, Dibujo de libreta, 2014.
IMG 3. Sin Título, Pigmentos sobre lienzo, 1,50 x 1, 2013.
IMG 4. Paul Cézanne, Ejercicio nº 2. Limón, Oleo sobre lienzo.
IMG 5. Erwin Kraus. Pico El Castillo, vertiente Noroccidental. Sierra Nevada
el Cocuy,1946.
IMG 6. Dr. Atl, Mañana Luminosa, oleo sobre lienzo.
IMG 7. Sin Título, carboncillo sobre papel, dibujo de libreta, 2012.
IMG 8. Sin Título, pigmentos sobre lienzo, 1,50 x 1, 2013.
IMG 9. Frame del video Tabio, 2013.
IMG 10. Desde Arriba, oleo sobre metal, 50 x 15 cm aprox. 2013.
IMG 11. Pájaros, lápiz sobre papel, dibujo de libreta, 2012.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. iconResumen El presente texto busca explorar la relación entre el pensamiento...

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. iconDefinida habitualmente como «pintura con palabras», la descripción...
«recrear» la realidad: el emisor pretende formar una imagen de los objetos que sea semejante a la que se puede captar mediante los...

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. iconElaborar un trabajo crítico final en el que se recoja la documentación...

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. iconEste relato presenta una experiencia relacionada con la alfabetización...

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. iconResumen en virtud de cumplir con un requisito indispensable para...

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. iconResumen en virtud de cumplir con un requisito indispensable para...

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. iconEjercicio 1: manejo de imagen y ajuste de imagen con texto

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. icon1. La organización del contenido (o de las ideas) del texto
«concepto», «definición», «condiciones», «etapas», «conclusión», etc. Del resultado de esta operación dependerá en gran parte el...

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. iconResumen Este sistema fue creado con el fin de facilitar de una mejor...

Resumen este texto parte de una cuestión particular de mi trabajo con la pintura: el resultado final, la imagen, se me presenta como un enigma incomprensible. iconResumen: El deporte es el fenómeno social más importante de los últimos...






© 2015
contactos
l.exam-10.com