PRÓlogo






descargar 94.41 Kb.
títuloPRÓlogo
página1/4
fecha de publicación26.06.2016
tamaño94.41 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4
¿ES JESÚS DIOS?

Por John M. Maisel

(1991)
Traducido por Iván Jitar

PRÓLOGO


Este tema fue presentado el año pasado (1990) frente al staff de educadores y estudiantes de la Universidad de Moscú, en URSS. Mi auditorio estaba compuesto en su gran mayoría por docentes y alumnos ateos, los que no pertenecían a ninguna iglesia, además de no conocer nada acerca de la religión cristiana ni de la Biblia. Mi propósito fue hacerles una presentación clara sobre la unicidad de Jesucristo, sobre las afirmaciones que Él hizo de sí mismo y de Sus propósitos, y explicarles claramente cómo un hombre puede llegar a una relación con el Dios vivo y verdadero, mediante Cristo Jesús. Como resultado a este discurso, una gran parte de los presentes reconocieron que deseaban orar conmigo y entregaron su vida a Cristo.

Un profesor universitario dijo: «Por primera vez, ahora, oí una explicación racional sobre la unicidad y las razones de la fe cristiana.»

Otro profesor universitario de física, me dijo: «La única vez que pensé en Dios fue cuando di mis exámenes de ateísmo para recibirme de profesor. Por un hecho desconocido para mí, llegué a escuchar este discurso y ahora sé que Dios puede llenar el vacío de mi alma.»

Espero que si tú buscas una vida abundante y perdón, tengas la misma experiencia leyendo este librito, inclusive si eres ateo, o quizás no pertenezcas a ninguna iglesia.

El motivo por el cual lo imprimí en inglés fue el gran coraje que recibí de aquellos que creyeron en Dios, y que inclusive reuniéndose en una iglesia, no entendieron nunca la unicidad de Cristo y cómo pueden ser cristianos recibiéndolo como Salvador.

Espero que estos pensamientos te ayuden a clarificar los problemas que quizás te preocuparon antes.

Quisiera expresar un reconocimiento por la labor de Jane Pratt, por las muchas horas transcurridas frente al computador, pasando este texto de un cassette, y también a Jan Rogers y a Ed y Catherine Headington, porque tuvieron la bondad de editar con calidad el texto, dándole un diseño para imprimir.

Dios os bendiga,

John M. Maisel

NOTA DEL TRADUCTOR

Hace muchos años que tuve este material en mis manos y he quedado impactado por la forma y estilo con el cual se expresaba el tema de la divinidad de Cristo. Después que regresé a Argentina, lo tuve un tiempo y se me extravió. Mucho tiempo lo estuve buscando, y entretanto fui ganando amigos, los que me insistieron que les diera material para estudio. Hace poco lo encontré y pude traducir. Se lo dedico a mi familia que sacrifiqué para hacer esto, y a mis amigos que pueden utilizar este material. Especialmente para Fernando, Pablo, Daniel, Alfredo y alumnos del Seminario Sión. Dios os bendiga,

Iván Jitar

¿ES JESÚS, DIOS?

La gran pregunta que se plantea hoy día es: ¿Quién es Jesucristo?

Elegí esta pregunta porque no tenemos tiempo de comenzar por el principio: ¿Existe Dios? y ¿Cómo puedo saber que Dios existe? Inclusive, si tuviéramos tiempo, si yo presentara una base racional para la existencia de un Dios personal e infinito, de última, también deberíamos preguntarnos: ¿Quién es Jesucristo?

Si reuniéramos a los religiosos de todo el mundo, de los diferentes credos y de las diferentes culturas, y le preguntáramos quién es Dios, se nos darían muchas definiciones diferentes. Unos dirían que Dios es personal. Otros, que Dios es impersonal. Pero si creemos que la verdad no es relativa, debemos llegar a la conclusión que Dios no puede ser al mismo tiempo personal e impersonal. Cuando examinamos las preguntas sobre Dios, ¿quién es Él? y ¿cómo puedo yo conocerlo?, nos vemos enfrentados con la limitación de una mente finita que trata de entender un Ser, una Persona Infinita, a Dios.

Por el hecho que la mente humana es finita y limitada, la humanidad elaboró muchas opiniones diferentes. Como consecuencia, cuando una persona dice que no existe Dios, esa persona viola una presuposición filosófica fundamental. Una persona finita hace una afirmación absoluta e infinita.

Sería como si preguntáramos cuánto conocimiento posee la humanidad. Albert Einstein, el ganador del premio Nóbel de Física, dijo que la humanidad posee menos del uno por ciento de todo lo que se puede conocer. Si nosotros poseemos el uno por ciento del conocimiento total, ¿no será posible que Dios esté quizás en el noventa y nueve por ciento restante?

¿Veis que es imposible que una persona con una mente finita haga una afirmación absoluta e infinita como que Dios no existe?, porque para hacer una afirmación tal el hombre debe poseer el conocimiento total. Por eso es tan difícil para el hombre tener un concepto de Dios tal como Él es y estar convencidos que sus opiniones son correctas. Pero supongamos que de ese grupo de expertos religiosos a los que hemos reunido, se levanta uno y dice: «Yo soy el Dios todopoderoso, yo soy el Creador de los Cielos y de la Tierra. Yo os creé a vosotros y si queréis que vuestra vida tenga verdadero sentido, debéis conocerme de modo personal y tener una relación conmigo.» Si sucediera eso, tendríamos al menos, un punto de partida. Podríamos analizar las evidencias que vemos en su vida y determinar la veracidad o falsedad de esas afirmaciones. Exactamente este problema lo tenemos con respecto a la persona de Jesucristo.

Jesús se levantó hace 2000 años, en el tiempo y el espacio, y dijo: «Yo soy Dios.» Él afirmó que es el Creador de los Cielos y de la Tierra, sólo por Él la humanidad puede tener verdadera paz, encontrar sentido a la vida y recibir la vida eterna. No sólo hizo esta declaración extraordinaria, sino que tuvo la capacidad de sostener esas afirmaciones. La unicidad de Cristo radica en el hecho que Él afirmó que es Dios.

Permitidme detenerme aquí y decir que Jesús es único entre los conductores religiosos del mundo por el hecho que Él declaró que es Dios.

  • Moisés nunca pretendió ser Dios.

  • Buda nunca pretendió ser Dios.

  • Mahoma nunca pretendió ser Alá.

  • Pero Jesucristo afirmó que Él es el DIOS VIVO Y VERDADERO.

Los relatos escritos nos muestran que Jesús no fue crucificado porque resucitó muertos o porque dio vista a los ciegos y sanó enfermos. Jesús fue crucificado porque afirmó de sí mismo que Él es Dios. Eso hace que el problema de su divinidad sea de la mayor importancia.

  • Buda dijo: «Yo soy un maestro en busca de la verdad.»

  • Jesús dijo: «Yo soy la verdad.»

  • Confucio dijo: «Nunca pretendí ser santo.»

  • Jesús dijo: «¿Quién puede acusarme de pecado?»

  • Mahoma dijo: «Si Dios no me cubre con su misericordia, no tengo ninguna esperanza.»

  • Jesús dijo: «Si no creéis en mí, moriréis en vuestros pecados.»

Las afirmaciones de Jesús fuerzan al oyente o lector a decidir. Lo que tú elijas hoy hacer con Jesucristo es la decisión más importante que alguna vez tomarás.

Tu decisión en relación con Jesucristo es más importante que tu ideología, es más importante que tu carrera, y es más importante que el compañero de vida que elijas. Si Jesús es Dios, entonces debes decidir qué vas a hacer con esta información. Si Él no es Dios, entonces no tenemos nada que hacer con Él.

C.S. Lewis, un profesor de la Universidad de Oxford, fue un ateo reconocido hasta que, más tarde, llegó a ser cristiano. En sus escritos, Lewis subrayó el hecho que no podemos ser neutros frente a Jesús. Lewis dijo: «Intento aquí demostrar que nadie debe decir la siguiente estupidez que los hombres dicen muchas veces sobre Él: “Yo estoy listo para aceptar a Jesús como un gran Maestro moral, pero no acepto su afirmación que es Dios”. Esta es una afirmación que nosotros no debemos hacer. Un hombre que es sólo hombre y dice cosas del calibre que dijo Jesús no es un gran Maestro moral, sino, o es un loco, al mismo nivel que aquel que afirma sobre sí que es un huevo, o es el mismo diablo del infierno. Tú debes elegir. O este Hombre fue el Hijo de Dios, o fue un loco o quizás algo peor. Puedes encerrarlo por considerarlo loco, puedes escupirlo y matarlo considerándolo un demonio; o puedes caer a sus pies y considerarlo Señor y Dios. Pero no vengamos con cosas sin sentido, con un aire de superioridad, y no digamos que fue un gran Maestro de la humanidad. Él no dejó abierta esta alternativa.»

Espero que después que termines de leer este discurso, no continúes diciendo que Jesús fue un hombre bueno. Si quieres ser sincero y guardar tu integridad intelectual, no puedes colocarte en una posición neutra. Jesús es, o Dios o un mentiroso. Puedes llegar a la conclusión que Jesús no es Dios y decidir no saber nada con Él, pero como dijo el profesor Lewis, te ruego, no digas que Él fue sólo un buen guía moral.

  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

PRÓlogo iconPrólogo

PRÓlogo iconPRÓlogo

PRÓlogo iconPrologo

PRÓlogo iconPrólogo

PRÓlogo iconPrologo

PRÓlogo iconPrologo

PRÓlogo iconPrólogo

PRÓlogo iconPrólogo

PRÓlogo iconEl prólogo

PRÓlogo iconPrologo






© 2015
contactos
l.exam-10.com