Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013






descargar 47.5 Kb.
títuloSinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013
fecha de publicación14.06.2015
tamaño47.5 Kb.
tipoSinopsis
l.exam-10.com > Historia > Sinopsis


presenta
LA IMAGEN PERDIDA

L’Image Manquante
Una película de Rithy Panh








Título original “L’Image Manquante ’”

País Francia, Camboya

Año 2013

Género Ficción Documental

Duración 96’

CRÉDITOS

Escrita y dirigida por Rithy Panh

Producida por Catherine Dussart

Texto por Christophe Bataille

Con la voz de (V.O.) Randal Douc (vo)

Con la voz de (V.E.)

Musica de Marc Marder

Figurinista Sarith Mang

Director de Fotografía Prum Mésa

Montadores Rithy Panh, Marie‐Christine Rougerie

Efectos Especiales Narin Saobora

Sonido Touch Sopheakdey, Sam Kakada

Mezcla de Sonido Eric Tisserand

Coproducción CDP, ARTE France, Bophana Production

Con el apoyo de Région Ile‐de‐France

Con la colaboración de Centre national du cinéma l’image animée

Con la participación de MEDIA

Con el apoyo de Procirep – Société des Producteurs, Angoa

SINOPSIS

La película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013, “La Eliminación” (Anagrama, Cróniucas nº 99), que narra la historia de su familia antes y después de que los Jemeres Rojos entraran en Phnom Penh.

El régimen comunista de Pol Pot tomó la capital de Camboya el 17 de Abril de 1975, cuando Panh tenía 11 años. Los ciudadanos fueron enviados a campos de trabajo y con la clara intención de eliminar las divisiones de clase, todos los efectos personales fueron confiscados y los individuos sustituidos por números. Las torturas y ejecuciones se convirtieron en moneda de cambio a la menor infracción.

En un audaz salto imaginativo, la historia es representada mediante figuras de arcilla superpuestas en la narración.

Durante muchos años he buscado una imagen perdida: una fotografía tomada entre 1975 y 1979 por los Jemeres Rojos cuando gobernaban en Camboya. Por supuesto que una imagen por sí sola no puede ser la prueba de un genocidio, pero nos hace pensar, nos fuerza a meditar, a registrar la Historia. La he buscado en vano en archivos, en viejos papeles, en las aldeas de Camboya. Hoy lo sé: esta imagen debe estar perdida. Así que la he creado. Lo que les ofrezco no es la búsqueda de una imagen única si no la imagen de una búsqueda; la búsqueda que permite el cine.

Algunas imágenes están perdidas para siempre y son reemplazadas por otras. En este proceso hay vida, lucha, dificultad y belleza, la tristeza de los rostros perdidos, la comprensión de lo que pasó: algunas veces nobleza e incluso coraje pero nunca olvido”



RITHY PANH (director)

Rithy Panh es un aclamado realizador de largometrajes y de documentales, nacido en 1964 en Phnom Penh, capital de Camboya. Como muchos de su generación perdió a su padre, madre y otros miembros de su familia a causa del hambre y duro trabajo forzado al que fueron sometidos en los campos de trabajo de los Jemeres Rojos. En 1979 escapó de los Jemeres Rojos y cruzó la frontera de Tailandia. Se asentó en Francia al año siguiente y más tarde se graduó en la Escuela Nacional Francesa de Cine de París (IDHEC).

Comenzó su carrera dirigiendo documentales por los que recibió numerosos premios: Site II (1989), Cinéma de notre temps: Souleymane Cissé (1990), Cambodge entre guerre et paix (1992). Dedicó su primer largometraje, Neak Srê (“Gente del arrozal”), a la memoria de su familia. Aunque no habla explícitamente sobre la agitación política del país, la película narra la historia de la lucha por sobrevivir contra las fuerzas de la naturaleza en la era post‐Jemer. Fue la primera película camboyana seleccionada en la Sección Oficial del Festival de Cannes. En 1998, su segundo largometraje, Un soir après la guerre, fue seleccionada para la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes.

Siguió dirigiendo documentales, entre los que destacan Lumière sur un massacre: 10 films contre 110 000 000 de mines (1997), Van Chan, une danseuse cambodgienne (1998), La Terre des âmes errantes (1999). S‐21: The Khmer Rouge Killing Machine (“S-21, la máquina roja de matar”), que se presentó en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes y fue estrenada en muchos países obteniendo numerosos premios. La película está estructurada alrededor de entrevistas con ex-guardias de la famosa prisión de Tuol Sleng de Phnom Penh, a los que reunió con los presos que habían estado bajo su vigilancia.

Rithy Panh pudo volver a Camboya en 1990 y ahora vive entre Camboya y Francia. Creó el centro de recursos audiovisuales Bophana en Phnom Penh, cuyo objetivo es preservar la historia fílmica del país. El centro lleva el nombre de una de las primeras películas de Panh, Bophana: A Cambodian Tragedy, sobre una joven que fue torturada y asesinada en la prisión S‐21.

La Imagen perdida (L’Image manquante) es su última película. Está inspirada por el libro que co‐escribió con Christophe Bataille, “La Eliminación” (The Elimination: A Survivor of the Khmer Rouge Confronts his Past and the Commandant of the Killing Fields). La película ganó el máximo galardón de la Sección Un Certain Regard del Festival de Cannes.

Filmografía y Bibliografía

Films

1989 Site II

1990 Souleymane Cissé

1992 Cambodge, entre guerre et paix

1994 “La gente del arrozal” (Neak Sre, / Les gens de la rizière (Rice People) (Distribuida en España por Golem)

1995 The Tan’s Family

1996 Bophana, une tragédie cambodgienne (Bophana, a Cambodian tragedy)

1997 Un soir après la guerre (One evening after the war)

1997 Lumières sur un massacre (Lights on a Massacre, in 10 films Against

110 000 000 Land Mines)

1998 Van Chan, une danseuse cambodgienne (Van Chan, A Cambodian

Dancer)

1999 La terre des âmes errantes (The Land of Wandering Souls)

2000 Que la barque se brise, que la jonque s’entrouvre

2002 “S21, la màquina roja de matar” (“S21, La machine de mort khmère rouge”). Distribución en España: Sagrera Audiovisual

2003 Les Gens d’Angkor (People of Angkor)

2005 Les Artistes du théâtre brûlé (The Burnt Theatre)

2006 Le papier ne peut pas envelopper la braise (Paper Cannot Wrap up

Embers)

2009 Un Barrage contre le Pacifique (The Sea Wall)

2010 Duch, Le maître des forges de l’enfer (Duch, Master of the Forges of Hell)

2011 Gibier d’élevage

2013 L’Image manquante (The Missing Picture)

Libros

La Machine Khmère Rouge, Monti Santésok S‐21 (con Christine Chaumeau, Paris: Flammarion, 2009)

Le Papier ne peut pas envelopper la braise (con Louise Lorentz, Paris: Grasset, 2007)

L'année du lièvre, Tome 1: Au revoir Phnom Penh, by Tian, prólogo por Rithy Panh (Paris: Gallimard, 2011)

“LA ELIMINACIÓN” The Elimination: A Survivor of the Khmer Rouge Confronts his Past and the Commandant of the Killing Fields (con Christophe Bataille, London: The Clerkenwell Press, 2013) (Editado en España por ANAGRAMA. Colección Crónicas, nº 99)



Entrevista con Rithy Panh

¿Es “reconstrucción” la palabra adecuada para definir esta película?

No, mi película tiene mucha más vida que eso. Es sobre lo que hace un hombre, lo que lo constituye. Soy un campesino ingenuo y tengo los pies en el suelo. No pretendo exponer grandes teorías. De hecho cada vez que intento profundizar en esas teorías, me explotan en la cara. Caes en el voyeurismo, en el pathos.

¿Cuál es la imagen que le falta?

Esa es la pregunta planteada a lo largo de la película. ¿Qué estamos buscando? ¿Es una foto que muestra el Khmer Rouge ejecutando a alguien? ¿Es una foto de mis padres a los que me hubiera gustado ver envejecer? ¿Qué habría pasado si mis sobrinos no hubieran muerto, se habrían casado? Todas estas son las imágenes que faltan. El objetivo de L’IImage manquante (The Missing Picture) es el proceso de creación de esa imagen que falta.

¿Qué historia nos cuentan las figuras?

Existen dos tipos de imágenes en mi película: las imágenes de archivo que nosotros podemos diseccionar y las imágenes que he creado, las que proyecto. Estos dos tipos de imágenes continuamente se contradicen entre sí. Mis figuras no se mueven, no estamos ante una película de animación 3D. Son estáticas. Nosotros somos los que nos movemos, creando una atmósfera... Por otro lado, no hay ninguna atmósfera ni sonido en las imágenes de archivo. Las figuras no hablan entre sí, hablan a través de su situación en un espacio y gracias a la voz en OFF están mucho más vivas y son más expresivas que la gente que vemos en las imágenes de archivo. La gente de esas imágenes son robots. Son gente hecha de polvo, de granos de arena. En este caso el ser humano y la identidad individual ya no cuentan. Es la masa lo que cuenta.

¿El acto de mostrar cómo se esculpen las figuras era importante para ti?

Quería que el público viera como se fabricaban las figuras, esto me permitía ponerlas y quitarlas. Técnicamente, podría haberlas puesto o haberlas quitado sin que nadie pudiera ver nada, pero el movimiento era importante para mí. Cuando miras una cabeza de Buda para ti es una escultura, para mí es un alma. Cuando vas al Museo Guimet (París), cada una de esas esculturas tiene un alma. El arte y el alma no deben estar separados. El arte es poderoso si es honesto, si tiene valores humanistas. Si el arte es generoso, libre, original, entonces tiene alma.

¿No es cierto que La Imagen Perdida (L’Image manquante) no es una película de cine, si no una película sobre el cine y cómo alguien se puede expresar través de él?

El film empieza con tomas de fragmentos de película deteriorada, es la prueba del paso del tiempo, de la destrucción de imágenes, imágenes que quizás ya no existen. Y mientras tanto, cuatro tomas después, aparecen las figuras. Aparece un poeta, en el sentido griego de la palabra (creador). Un ser humano es realmente humano solamente si es un creador, no en el sentido de Dios creando el mundo, si no en el sentido de algo que ha imaginado y que ha expresado. Esto es lo que nos hace humanos, y es en esa dimensión que el cine puede encontrar su fuerza. El 3D es genial, todo vuela, pero es sólo entretenimiento. No tiene alma. No son como mis pequeños personajes en 3D, hechos de arcilla, que sí tienen un alma, y que aunque no se muevan concentran todas las emociones. Luego continuamos con algo diferente. No quiero que me digan que siempre estoy insistiendo sobre el mismo tema, una y otra vez sobre el Jemer Rojo. Cada una de mis películas ofrece una perspectiva diferente. Es siempre mi historia pero contada cada vez de diferente manera. Woody Allen es un judío de Nueva York y eso es de lo que habla en cada una de sus películas. Me gusta mucho su trabajo y nunca le reprocharía que siempre me cuenta la misma historia. En cada una de sus películas Woody Allen nos presenta una nueva forma de filmar, una nueva puesta en escena y situaciones diferentes, como cuando los personajes salen de la pantalla en la Rosa Púrpura del Cairo. Esa imaginación suya nos demuestra que no sólo es un director que ha encontrado un terreno en el que puede continuar trabajando cómodamente. Volvemos a la idea que para crear arte se necesita un alma

¿Podríamos decir hay un grado de autocrítica en esta película?

Quizás mi familia esté viendo la película y piense que me he convertido en un experto del bla, bla, bla. Esta es mucho más personal que anteriores películas y, al mismo tiempo me plantea preguntas y me pone en peligro. Incluso en su forma es peligrosa. Alguien que vea las figuras se preguntará si he hecho una película animada sobre el genocidio y los jemeres. Es una advertencia para mí: si el arte aporta algo nuevo, una manera diferente de ver las cosas, si ayuda a entenderlas, entonces es importante continuar, porque es necesario. No vale la pena hacerlo sólo por hacerlo... Cada nuevo trabajo debe aportar algo nuevo. Cualquier película que lo logra demuestra que es mucho más fuerte que cualquier forma de totalitarismo y de cualquier forma de destrucción que se te imponga. Tienes que ser un cineasta antes de ser un cineasta del genocidio. El día que te conviertes sólo en un cineasta del genocidio, es mejor parar y ser camarero o poner un restaurante.

¿Y después de La Imagen perdida (L’Image manquante)?Mi búsqueda continúa a través de mis actividades en los Ateliers Varan (París) y en el centro de investigación Audiovisual Bophana (Phnom Penh, Camboya). El día que usted escuche que estoy haciendo un musical, significará que estoy mucho más cuerdo pero seguiré centrado en algún trabajo que explore el genocidio de Camboya.

Entrevista por Mélanie Carpentier

ABORDAR Y RITHY PANH

1. En el año 2009, Sagrera Audiovisual recuperó un film capital en la historia del género documentaL y que nunca había sido estrenada en España desde 2.002, año del rodaje. Se trataba de “S-21, la màquina roja de matar”.

2. Hasta ese momento, solo había sido estrenada por Golem “La gente del arrozal”.

3. Ahora, Abordar – Casa de Películas, nos trae el estreno de “La imagen perdida”, título español de “L’image manquante”, el tercer título de la trilogía que Rithy Panh ha rodado sobre su pueblo, el camboyano, y la masacre al que fue sometido.

4. Con “La imagen perdida”, Abordar – Casa de Películas trae también a nuestro país “DUCH, EL MAESTRO DE LAS FORJAS DEL INFIERNO”, (“Duch, le maître des forges de l’enfer”) , la segunda parte de la trilogía, rodada en el 2011.

5. Para mejorar el conocimiento del trabajo de Rithy Panh, Abordar – Casa de Películas, ofrecerá el estreno en España de una obra de ficción del maestro camboyano. Se trata de “Un dique contra el Pacífico” (“Un barrage contre le Pacifique”, 2008), basada en la novela de Marguerite Duras e interpretada por Isabelle Huppert y Gaspard Ulliel.

6. Esta es la manera como Abordar – Casa de Películas entiende su trabajo al ofrecer a los espectadores españoles la posibilidad de ampliar sus conocimientos cinematográficos y el trabajo de los realizadores que suponen un paso adelante en la historia del cine. También de aquellos materiales que nos permiten conocer más y mejor la historia reciente y se convierten, por su calidad, en un argumento de debate político y social.

7. Los cuatro títulos estarán a disposición de exhibidores, centros culturales, video-clubs, plataformas de v.o.d y cadenas de tv.

La gema escondida de los Oscar

‘L'image manquante’, nominada a Mejor película extranjera, recrea el genocidio camboyano de los jemeres rojos con figuras de arcilla

ÁNGEL LUIS SUCASAS Madrid- “EL PAIS”




El cine puede ser bálsamo de los muertos. Rithy Panh, cineasta, escritor, víctima, así lo cree. Se ha pasado más de 20 años desgranando el genocidio camboyano perpetrado por los jemeres rojos entre 1975 y 1979. Casi dos millones de personas, uno de cada tres habitantes de la nación, muertos por torturas o por el hambre bajo el régimen comunista de Pol Pot. Ahora con la L’image manquante, premiada en Cannes y nominada al Oscar a la Mejor Película Extranjera, ha llegado el momento de decir basta y de reconciliarse con su memoria. “Es más personal que el trabajo que había hecho hasta ahora, salvo mi libro [La eliminación (Anagrama, 2013)]. Tenía que honrar a toda la gente que murió y que me ayudó a salvarme”.

L’image manquante no iba a ser la película que es. Antes de optar por este monólogo interior cinematográfico —mezcla de imágenes de archivo, voz en off y animación rudimentaria con figuras de arcilla para recrear sus recuerdos—, Panh se encontraba trabajando en un film sobre el aparato propagandístico jemer. Fue entonces cuando conoció a Sarith Mang, o To como Panh lo llama, y el rumbo de la obra cambió para siempre. “Me enteré de que uno de mis jóvenes técnicos era también un escultor. Le pedí que me tallara un pequeño niño, para construirle una maqueta de mi casa, porque mi casa fue destruida y ahora es un burdel con karaoke. Cuando vi el resultado, me sorprendí. Supe que podía rodar toda la película así”.



El barro antes que la carne es la opción de Rithy Panh por varios motivos. L’image manquante no podía ser una película convencional, con actores humanos, porque el cineasta sentía un rechazo visceral a la idea. “No puedo hacer La lista de Schindler.Tal vez esté bien hacer una historia así. Pero para mí es… No puedo enseñarle a un actor cómo matar o cómo morir. No puedo hacer ficción con eso”. El segundo motivo es espiritual, puramente camboyano, ligado a una concepción religiosa que Panh, ateo, no comparte y sin embargo siente. “La arcilla es tierra con agua. Toma forma con el viento. Se seca bajo el sol. Es como nuestra vida. Y cuando la película termina, la arcilla vuelve a la tierra. Para nosotros es de lo más natural, porque cuando nuestra gente reza a Buda, no reza a la estatua, reza al espíritu, al alma dentro de ella”.

La relación entre escultor y director fue muy estrecha. Rithy Panh hablaba horas y horas con Sarith Mang, que era apenas un bebé durante el genocidio de los jemeres rojos y solo supo de este desastre por los escuetos relatos de su padre. “Para mí era algo bueno que no supiera nada. Empezó a aprender conmigo qué había pasado con los jemeres. Fue un paseo por la memoria. Podía preguntarle a su familia. Podía ver imágenes de archivo. Y yo le hacía mis bocetos, dibujos de mis recuerdos. Para que entendiera”. Mang entendió y el cineasta honró su interiorización del oscuro pasado de su país dejando que fueran las suyas las únicas manos que tallaron las decenas de figuritas de arcilla que pueblan L’image manquante.



Hay mucho dolor en el universo creativo de Rithy Panh. "En su libro,La eliminación, escribe: A los 13 años, perdí a toda mi familia en pocas semanas […]. Todos ellos barridos por la crueldad y la locura de los jemeres rojos […]. Me quedé sin familia. Me quedé sin nombre. Me quedé sin rostro. Y fue así como seguí con vida, porque me había quedado sin nada”. El nexo común de su obra es la pulsión obsesiva por encontrar la verdad de los hechos, paralela a la de Claude Lanzmann de Shoah (1985), a quien tanto admira. “Un genocidio no es algo que se podamos entender por completo. Pero podemos decir quién era la víctima y quién el verdugo. Respeto que la gente quiera olvidar. Pero es a través de la memoria, del contraste de los hechos, que se puede entender el pasado. Si olvidas, si todas las páginas están en blanco, te conviertes en un tonto. Yo no puedo olvidar. Llego a mi familia dentro de mí. Viven dentro de mí. Y hablo con ellos todos los días”.

Cuando Rithy Panh esté sentado en su butaca del Dolby Theatre, sede de la gala de los Oscar en el 6801 de Hollywood Boulevard (Los Ángeles), sonreirá al glamour de la ceremonia. Aunque no le guste. “Claro que en los premios de cine hay mucha banalidad y superficialidad. Y no me gustan. Pero nos dan una oportunidad valiosísima. Nos dan la oportunidad de decir: ‘Existimos’. Nos dan la oportunidad de decirles a los jemeres rojos: ‘Pudisteis matar a nuestras familias, a nuestros padres, a nuestros hijos. Pero no pudisteis matar a nuestra imaginación’”.

La banalidad del bien

Rithy Pahn es muy crítico con el concepto de 
Hannah Arendt, la banalidad del mal, que la filósofa acuñó en Eichmann en Jerusalén, su célebre libro escrito tras entrevistarse con Adolf Eichmann, uno de los máximos responsables del Holocausto: “Creo que el concepto de la banalidad del mal, que el asesino es como nosotros, o que nosotros podríamos ser un asesino, es peligroso. Mucha gente habla de él porque es sexy, atractivo, gente que no ha leído nunca a Hannah Arendt. Parecemos sentir mucha más fascinación morbosa por el asesino que por la víctima”.

La crítica de Pahn a Arendt no es solo de fondo, sino también de método. “Hanna Arendt apenas pasó tiempo con Eichmann. Trabajó más que nada por notas para elaborar su reflexión”, pregunta el artista, que acumuló más de 300 horas de entrevista con Dutch, el responsable del centro más letal de reeducación de los jemeres rojos, el S-21, donde murieron más de 20.000 personas. “Yo no podría hablar jamás del genocidio con términos tan filosóficos”.

Pahn propone una alternativa a ese concepto diluido de la responsabilidad, de que el mal es en realidad banal y propio de cualquier ser humano, un concepto que apunta a la víctima antes que al verdugo: “Prefiero hablar de la banalidad del bien. De esos actos de dignidad en las peores circunstancias. De los que resistieron. Con pequeños gestos, tal vez, pero resistieron. Gestos que salvaron vidas, como la mía”.


www.abordardistribucion.co

Abordar.CasadePeliculas

@CasadePeliculas


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 iconAlumna: hernández orozco miriam actividad 9: Remakes IL mare/The...

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 iconIdentifiquen (una película de amor, una comedia, una película de...

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 iconResumen: En este trabajo se pretenden contextualizar los elementos...

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 iconSinopsis en la película del mismo título

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 iconPublicado: en el diario la primera, Sábado 16 de noviembre del 2013 |

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 iconSinopsis: La obra “Fantasmas en lucha”, surge de la adaptación dramatúrgica...

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 icon2013 icástica. Project : 2013 glocal women. Arezzo 2013. Arezzo....

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 iconEs una película de fantasía basada en una serie de libros. La acción...

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 iconCursos Taller “Adaptación al cambio climático en la Amazonía Peruana”. Lima, 2013

Sinopsis la película es una adaptación de secciones autobiográficas del libro de Rithy Panh publicado en 2013 iconSinopsis de la película






© 2015
contactos
l.exam-10.com