“El Centenario” por Augusto Monterroso






descargar 29.84 Kb.
título“El Centenario” por Augusto Monterroso
fecha de publicación21.06.2016
tamaño29.84 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
COMENTARIO DE TEXTO

“El Centenario” por Augusto Monterroso

CATALINA CARDONA PEREZ

DANIELA GARZON FRANCO

11.3

Español SL

OLGA LUCIA RAYO

Comentario de texto

“El Centenario”

Augusto Monterroso es un escritor Guatemalteco altamente reconocido del siglo XX. Gracias a su característica brevedad, así como su pertenencia a la “Generación del cuarenta”, Monterroso logra reflejar con claridad su contexto histórico y las problemáticas de la época a través de su irónica y amarga visión de la realidad, por medio de la cual constantemente hace uso del humor negro y el sarcasmo. Al igual que en muchos de sus microrelatos, en “El Centenario”, narración perteneciente a la colección Obras Completas y Otros Relatos, el autor logra dicha intención por medio de la crítica hacia el imperialismo y el eurocentrismo donde mediante un estilo indirecto se logra reflejar la ambición que prevalece en las clases altas (potencias).El siguiente escrito abarcará el análisis de los contenidos, la composición y el análisis de las formas.

Para comenzar, con respecto al contenido, la idea principal del microrelato es la manera en la que la ambición llega a consumir al ser humano llevándolo a su total destrucción. Dicha idea se ve reflejada cuando Orest Hanson, el protagonista, al recoger un centenario sufre veinticinco fracturas que “en medio de su rastrero entusiasmo patriótico le arrojó el chihuahueño y oscuro Silvestre Martin, esbirro de don Porfirio Díaz” (Monterroso, A. p.79). Por otra parte, se puede ver que el tema principal es la avaricia o la ambición, ya que éstas son las que impulsan sus acciones y conllevan finalmente a su muerte. Sin embargo, hay presencia de otros temas tales como el imperialismo (eurocentrismo), el cual es representado durante todo el relato metafóricamente a través del protagonista y su anormalidad física. En adición, se abarcan temáticas como la envidia, reflejada en el sentimiento del gigante al anhelar una menor estatura como se puede ver en, ““En el fondo de su corazón sentía especial envidia por los enanos” (Monterroso, A. p. 77). También se ve la dependencia del protagonista hacia las otras personas y hacia el dinero, ya que es gracias a estos factores que él logra sobrevivir física y emocionalmente. Por último, el sufrimiento es una constante temática presente allí cuando con frecuencia se hace énfasis en las trágicas circunstancias en las que Orest se somete para sobrevivir y en la manera en la que se siente, así mismo se reflejan otros temas como lo son, lo público, la muerte, el sufrimiento, la normalidad, entre otros.

Por añadidura, el ámbito del microrelato es Europa, específicamente Londres y Escandinavia en la última década del siglo XIX (1892) y al final México en las “Fiestas del Centenario” donde muere el gigante. Se puede decir que el contexto socio-económico en un principio es de clase media o baja cuando se da a entender la humildad del protagonista y luego se muestra un contexto de clase monárquica e imperialista durante el éxito del personaje.

En adición, con respecto a la composición, la narración cuenta con una estructura externa de diez párrafos que tienen variaciones en su longitud. Sin embargo en general las oraciones que los componen son cortas viendo la presencia en algunos casos de comunicatios tales como “Imaginen.” u oraciones concretas como “Su fama creció.”, las cuales cumplen con las principales características del microrelato y de esta manera se evidencia el estilo breve y conciso propio del autor. Por otra parte, el cuento inicia en in media res, es decir, se inicia la narración por el nudo diciendo, “Lo que me recuerda-dije yo- la historia (…)” (Monterroso, A. p.77) lo cual evidentemente da a entender sucesos posteriores. Luego se vuelve al comienzo al decir, “Imaginen. Como la debilidad de sus articulaciones no le permitía hacer casi ningún esfuerzo (…)” (Monterroso, A. p. 77), y cuando se llega al centro, el cual se determina desde el comienzo de la página 78, se prosigue linealmente hasta llegar finalmente al desenlace mencionando la muerte del protagonista.

Ahora bien, es evidente que hay presencia de varios bloques temáticos. En un principio se puede ver que el primer párrafo refleja el fracaso al mencionar “malogrado” y “abatida”. En segundo lugar, se entiende que al principio del tercer párrafo se exhibe la dependencia de Orest hacia las otras personas y seguidamente hacia el final de dicho párrafo se presenta el bloque temático de la desdicha y la desesperanza al presentar palabras como “tristes”, “lejanos”, “nostalgia” y “sin éxito”. En seguida, en el quinto párrafo, se muestra el pecado como fuente de destrucción lo cual se convierte en avaricia en el sexto párrafo, y posteriormente, el octavo muestra el éxito y la fama (el momento cumbre del personaje principal). Para finalizar, hacia los últimos párrafos, se representa el decaimiento y el fracaso total (la muerte) de Orest respectivamente.

En suma, respecto a los elementos formales, los personajes y su tipología son componentes de alta importancia para la narración. En primer lugar, se ve que el principal es Orest Hanson (el gigante) quien se da a conocer gracias a las descripciones físicas que hace el narrador y también mediante el análisis de su conducta que evidencia sus emociones y su personalidad. Lo dicho, se refleja en “(…) sólo a los veinticinco descubrió su estatura normal de dos cuarenta y siete, que ya no lo abandonó hasta la hora de la muerte” (Monterroso, A. p.78), donde el autor nos da a entender con exactitud un factor físico culminante en la pieza narrativa. Por otra parte, es claro que dicho personaje adopta el rol de sujeto, ya que la narración gira en torno a él. Además, es a través del cuento que el autor muestra como la juventud del protagonista se transforma en ingenuidad y es de esta manera que se refleja como redondo, teniendo en cuenta que pasa de ser un joven humilde a tener un espíritu aristocrático. Dicha evolución se convierte en un medio para implantar la ironía característica de Augusto Monterroso y así se logra la crítica social deseada hacia el imperialismo. En adición, se muestra que el protagonista es un héroe trágico, ya que por obtener su objeto de deseo, el cual era el dinero y la riqueza (simbolizada con el centenario) paga el precio con el sacrificio de su vida. Del mismo modo, se presentan otros personajes tales como los periodistas, sus familiares, el sirviente (Olaf), Barnum, “Sus Majestades Británicas”, el cónsul inglés y Silvestre Martin, quienes son nominados como personajes secundarios y ayudantes ya que en diversas formas contribuyen en la intención del sujeto. Finalmente se presenta a Rubén Darío y a don Porfirio Díaz quienes a pesar de ser tan solo nombrados cooperan en la crítica del autor teniendo en cuenta que son intertextos que referencian el contexto literario e histórico respectivamente.

Seguidamente, se tratará el elemento del espacio presente en el microrelato. Para empezar, la historia comienza teniendo como escenario a Europa, contando específicamente con dos espacios amplios de gran importancia. En primera estancia, se encuentra Escandinavia el cual es el lugar natal del protagonista. Después, se introduce a Inglaterra como el lugar donde éste habita, alimentando el entretenimiento de la monarquía inglesa. Consecutivamente acercándose al final del cuento, Monterroso nos transporta a México después de una elipsis, siendo éste de igual forma un espacio amplio donde Orest muere trágicamente. Los espacios mencionados durante el cuento representan el imperialismo que Monterroso busca criticar. Todos los espacios del cuento son países, esto contiene un significado clave en la historia y en la intención del autor, ya que de este modo, se explica la expansión de la fama del personaje y como él utiliza esto para prosperarse económicamente. Además, cabe destacar que las acciones no se desarrollan en un solo espacio sino en varios, lo cual nos permite afirmar que la narración tiene un espacio múltiple más no único.

Ahora bien, con respecto al tiempo, inmediatamente el autor nos sitúa con una consignación de tiempo precisa (1892). Después de esto, el cuento toma una estructura lineal, donde los hechos son narrados ordenadamente dependiendo de su realización. En el quinto párrafo encontramos una elipsis, ya que el autor omite como Orest conoce a Barnum quien es él y en qué tipo de profesional lo convierte, solo después en ese mismo párrafo nos damos cuenta por indicios en que lo convierte dicho hombre; un centro de atracción en el circo. Por otra parte, hacia el final del micro relato, se refleja de nuevo una elipsis encontrada antes del último párrafo donde la muerte de Orest es simplemente mencionada sin detalle, es mas adelante cuando se cuenta detalladamente como muere y porque.

Con respecto al narrador se muestra que a través del relato es heterodiegético, ya que es evidente que no es un personaje que hace parte de la historia, sino que observa lo que pasa fuera de ella, y finalmente narra con pronombres en tercera persona. Un ejemplo de esto se encuentra en el segundo párrafo cuando dice, “En 1892 realizó una meritoria gira por Europa exhibiendo su estatura de dos metros cuarenta y siete centímetros. Los periodistas, con la imaginación que los distingue, lo llamaban el hombre jirafa”. Igualmente es importante agregar lo que sucede con el narrador al principio del microrelato donde se encuentra, un narrador homodiegetico “Lo que me recuerda...”(Monterroso, A. p.77). Más adelante se dirige tanto al personaje principal, como a personajes secundarios en tercera persona. También, es importante resaltar que este narrador cuenta la historia como un Dios el cual lo sabe todo, es por esto que se denomina narrador omnisciente. Esta afirmación se evidencia en la mitad del segundo párrafo cuando dice, “En verdad, su reino no era de este mundo, y se podía adivinar en sus ojos tristes y lejanos una persistente nostalgia por las cosas terrenales” donde la voz narrativa demuestra que tiene un profundo conocimiento con respecto al personaje principal e incluso de sus sentimientos. Así mismo, con respecto al narrador, se puede ver que efectivamente el relato cuenta con focalización cero. Esto es primordial en el cuento, ya que es el narrador el que nos cuenta acerca de las emociones y pensamientos del personaje, siendo esto primordial para el mensaje al cual Monterroso alude. Esta focalización le facilita al lector entender los sentimientos del protagonista hacia su principal frustración; su altura. También es quien describe las emociones que el personaje siente frente las monedas y la riqueza, lo cual claramente muestra la ambición.

Por otro lado, el titulo “El Centenario” es temático, ya que anticipa el tema de la obra en cuestión. Por supuesto, es al final que nos damos cuenta que Orest muere en las “Fiestas del Centenario”, recogiendo del piso precisamente un centenario. Ahora bien hablando acerca de la trama de este cuento tiene una gran cantidad de indicios que se presentan a través de secuencias. Estos son cruciales, ya que se le anticipa al lector cual va a ser el final del protagonista, y también se le informa acerca del ámbito, y de la situación del personaje a través de la historia. El hecho que se le anticipe al lector acerca del final de Orest, conlleva a la conclusión de la historia poco a poco y así, con cierto aire de suspenso se disminuye la capacidad de asombro al lector. Es interesante este aspecto ya que Monterroso lo usa como muestra de opinión personal acerca de la ambición, en otras palabras usa estos indicios queriendo mostrar que no importando lo que pase durante la historia, como la riqueza que encuentra Orest o su fama que lo motivan de cierta forma, él sabe con certeza que la ambición siempre va a llevar al mismo camino de destrucción. Finalmente se pueden observar gracias al genero del cuento (micro relato) muchos resúmenes a través de este, ya que se hacen acumulaciones de hechos en muy pocos párrafos. En adelante la curiosidad de los reyes europeos elevó sus ingresos. En poco tiempo llegó a ser uno de los gigantes más ricos del Continente, y su fama se extendió incluso entre los patagones, los yaquis y los etíopes. En aquella revista que Rubén Darío dirigía en París pueden verse dos o tres fotografías de Orest, sonriente al lado de las más encumbradas personalidades de entonces; documentos gráficos que el alto poeta publicó en el décimo aniversario de su muerte, a manera de homenaje tan merecido como póstumo.” (Monterroso, A. p.78).

En suma, es justo aclarar que el tono de este cuento no es uno, es decir, durante el relato se encuentra un tono disfórico y a la vez un tono hiperbólico lo cual se debe a las situaciones descriptivas que hace el narrador. En otras palabras, dependiendo de la situación el tono cambia así que, al principio en el segundo párrafo cuando habla acerca de la nostalgia y de los sentimientos entristecidos del personaje principal, se maneja un tono disfórico. Por otra parte la exageración siempre está presente, y más que todo cuando se habla del la altura del personaje. Igualmente, cabe resaltar que en general se maneja más un tono disfórico, lo cual es evidente cuando se describen las emociones del gigante como se puede ver en, “su espíritu aristocrático no resistía ni el olor de los leones ni que la gente le tuviera lastima” o “Pero es cierto que no hay dicha completa” lo cual exhibe la vida del personaje de una manera no muy agradable. Por último, la descripción de su fallecimiento evidencia dicho tono en su totalidad, ya que hablar de muerte siempre crea un tono depresivo, bajo y degradante.

Por otro lado, en el cuento se evidencian varios aspectos a nivel morfosintáctico lo cual pertenece al estilo. En un principio se da a entender que el autor, hace un frecuente uso del pretérito perfecto simple dado que la acción ya aconteció y el narrador está contando la historia del hecho que se desarrolló en el pasado. Un ejemplo de esto es, “De pronto su nombre descendió de los periódicos” (Monterroso, A. p. 79). Por otro lado, se hace uso de adjetivos masculinos y singulares para acompañar a los sustantivos en forma de describir principalmente al protagonista, como en el caso de “alto” en el primer párrafo. Además, se puede ver un empleo de indicios con el fin de adelantar la acción final con respecto al gigante evitando de esta forma la sensación de sorpresa. Lo anterior es evidente cuando hay una constante repetición de la palabra “muerte” a través del cuento, especialmente en los últimos párrafos. En adición, durante el microrelato, se encuentran oraciones explicativas y enunciativas lo cual es evidente en el comunicatio, “Imaginen.” (Monterroso, A. p.77) el cual hace entender que el cuento es producto de la oralidad, lo que también se evidencia en el principio al decir “-…LO QUE ME RECUERDA-dije yo-(…)” (Monterroso, A. p.77). Por ultimo, se ve que Monterroso compone su cuento de oraciones simples, sencillas por ejemplo, “Dijo adiós a Barnum” (Monterroso, A. p.78) con el objetivo de darle fluidez a la acción y a la narración. No obstante, otras veces Monterroso utiliza oraciones compuestas con el fin de ser más descriptivo y así hacer un mayor énfasis en las emociones, pensamientos o la evolución del personaje principal, lo cual se evidencia en, “En poco tiempo llegó a ser de los gigantes mas ricos del Continente, y su fama se extendió incluso entre los patagones y los yanquis y los etíopes” (Monterroso, A. p. 79) donde claramente se refleja su crecimiento transcendental.

Igualmente en el estilo, a nivel semántico, el autor crea campos semánticos para darle significado a la descripción del protagonista y más importante a sus sentimientos. Una clara prueba de esto es el campo semántico de sufrimiento o anormalidad que Monterroso describe, a través de palabras como: debilidad, torpeza, fragilidad, gravitante peligro y aparatoso desplome para destacar cómo la estatura afecta al personaje, sus emociones y lo que todo esto causa en él; en este caso los resultados de estos sentimientos conllevan al lector a imaginarse que lo que siente Orest es una clara desubicación frente a su identidad y también una inconformidad frente a su vida, todo esto gracias al campo semántico de sufrimiento comentado anteriormente. Por otra parte, está el campo semántico de emocionalidad, este llevado a cabo por las siguientes palabras empleadas por el autor a través de la obra: tristes, nostalgia, envidia y resentido, con el fin de mostrar que es lo que siente verdaderamente el personaje  detrás de toda esa fama, con esto reiteramos que el tono del relato suele ser mas disfórico que eufórico en su mayoría ya que pase lo que pase, tenga lo que tenga Orest nunca se sentirá totalmente satisfecho. Para ilustrar, el continuo uso de la hipérbole reflejado en el diario vivir de Orest y la dependencia que necesita para vivir crea en el lector una imagen del personaje exagerada que le da más intencionalidad a la ironía y al exagerar las acciones el tono del cuento se vuelve hiperbólico. Igualmente usa de forma constante el epíteto antepuesto y pospuesto con el fin de crear una descripción del personaje y de sus acciones; por ejemplo, el autor escribe “alma infantil” con el propósito de decirle al lector que todavía es un niño y que es ingenuo ante lo que pasa en su vida y lo que se refiere a su fama, todos estos epítetos tienen un significado especial y especifico en la intención del autor hacia el lector. Al principio del cuento usa la antítesis de la estatura de Orest y la comida tan reducida que le brindan; es aquí donde el autor crea un tono hiperbólico para enfatizar su tamaño que le causa tanto daño. El siguiente recurso estilístico que utiliza el autor está presente en toda la obra, el uso imágenes sensoriales que hace que el cuento sea sencillo de entender y que sea leído tanto por un niño como por un adulto, lo cual le da una intención clara a la narrativa la cual es transmitir un mensaje con la forma de imágenes. Por ejemplo, el autor maneja mucho el sentido de la vista para hacer que el lector se imagine la altura del protagonista, la cotidianidad del personaje y logra impresionar al lector. “Imaginen. Como la debilidad de sus articulaciones no le permitía hacer casi ningún esfuerzo, para alimentarlo era preciso que algún familiar suyo se encaramara en las ramas de un árbol a ponerle en la boca bolitas especiales de carne molida, y pequeños trozos de azúcar de remolacha, como postre. Otros parientes le ataban las cintas de los zapatos.” (Monterroso, A. p.77).

Finalmente, “El Centenario”, es un microrelato que logra hacer una crítica al imperialismo, y a la ambición que este ha creado en los seres humanos. Este, también quiere dejar una moraleja, haciendo énfasis en la manera en que la avaricia consume a los hombres causando su autodestrucción, tal como se exhibe en la historia con la muerte de Orest. De igual manera, Monterroso logra su objetivo por medio de su característico uso del humor negro al burlarse de las tragedias del gigante y así mismo de la ironía, llegando así a reflejar al final la manera en la que las ponencias viven en “las nubes” (metafóricamente reflejado en la altura del protagonista) y cuando llegan a la realidad, “se estrellan”. Aparte del mensaje que el autor logra reflejar por lo que se ha comentado anteriormente también se debe tener en cuenta que el uso recurrente de los campos semánticos, la hipérbole, y las imágenes sensoriales juegan un papel crucial que obtienen la atención del lector y dejar claridad acerca de la crítica.

..

Página de


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

“El Centenario” por Augusto Monterroso iconEl cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas...

“El Centenario” por Augusto Monterroso iconLa oveja negra augusto monterroso
«Soy la mano de Ramiro Ruiz, asesinado vilmente por el doctor en el hospital y destrozado con ensañamiento en la sala de disección....

“El Centenario” por Augusto Monterroso iconLa oveja negra augusto monterroso
«Soy la mano de Ramiro Ruiz, asesinado vilmente por el doctor en el hospital y destrozado con ensañamiento en la sala de disección....

“El Centenario” por Augusto Monterroso iconComentario de texto de “el eclipse” Augusto Monterroso

“El Centenario” por Augusto Monterroso icon"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí." El dinosaurio, Augusto Monterroso

“El Centenario” por Augusto Monterroso iconAugusto Monterroso, el autor del libro titulado Obras Completas y...

“El Centenario” por Augusto Monterroso iconEn el mundo moderno, los pobres son cada vez más pobres; los ricos,...

“El Centenario” por Augusto Monterroso iconPor Augusto Boal

“El Centenario” por Augusto Monterroso iconPor Suely Caldas Schubert / Carlos Augusto Abranches

“El Centenario” por Augusto Monterroso iconDurante diez años consagrose con todo fervor a escribir su celebre...






© 2015
contactos
l.exam-10.com