Paula Teck, ss cc






descargar 312.59 Kb.
títuloPaula Teck, ss cc
página29/29
fecha de publicación17.06.2016
tamaño312.59 Kb.
tipoAula
l.exam-10.com > Historia > Aula
1   ...   21   22   23   24   25   26   27   28   29

4. El proyecto «amanecer solidario».


Este es el nombre que Cáritas Salamanca puso al programa de la Casa de Acogida para enfermos terminales de SIDA. Y a nadie se le oculta que algo tienen que ver el nombre con los relatos de Vida / Resurrección / Fraternidad del Nuevo Testamento. La Resurrección siempre sucede «al amanecer», «al salir el sol»...

A mí me gusta situar la historia de estos seis años en la misma línea de «las pequeñas historias / relatos» de los seguidores de Jesús. También aquí estamos ante una pequeña historia de seis años, pero seis años de casa, de familia, de fraternidad, de lucha por la vida. Seis años de mucho camino, esfuerzo, formación, reflexión, comunicación, vivencias radicales.

Seis años de «desvelarnos» en lo más rico y profundo que tenemos los hijos de Dios: la intimidad, la inabarcable riqueza de esa humanidad que nadie logra erradicar de los seres humanos, ni las exclusiones y sus déspotas, ni la droga, ni el SIDA, ni la misma muerte. Seis años abiertos a los empeños de tantas personas: enfermos, científicos, médicos, sanitarios, voluntarios/as, instituciones... Seis años de DON y REGALO de tantos/as.

Seis años de profunda conmoción interior y a la vez de profunda paz. Subrayar algunos datos puede ayudar a comprender la aparente paradoja:

Si Dios es Padre y nos invita a sentirnos hijos y hermanos entre nosotros, a nadie le puede faltar el espacio vital donde sentirse cómodo y en familia y menos si está excluido y extenuado. La casa, la familia han de permitirnos a todos mirarnos a los ojos sin quedarnos en el pasado. Dios siempre nos dice: «No miréis el pasado, voy a hacer algo nuevo» (Is 43, 18-19).

Todos estamos en proceso de pasar de la muerte a la vida; de la esclavitud de las drogas y adicciones a una vida en libertad; de la agresividad a la reconciliación con uno mismo, con los compañeros, con la familia, con la sociedad.

La Casa de Acogida no puede ser vista como una manifestación diáfana de la presencia de Jesús. Es claro que también en nosotros se dan todas las contradicciones e incoherencias de nuestro mundo, pero sí que me atrevo a afirmar que en la casa ha dejado de existir «el otro» con la significación que esta expresión tiene en las categorías socio-religiosas. Ya no estamos ante «sidosos», «drogatas», «chusma». Todos somos y nos sentimos personas, con nuestros nombres propios. Es lo que yo llamo pasar por el Sacramento del Nombre, que algo tiene que ver con el bautismo: «Para ser libres habéis sido engendrados en Cristo» (Ga 5, 1).

Todos hemos tenido que abandonar muchas posturas previas y muchos prejuicios. ¡Qué verdad es que la fe es un buen colirio! La mayor dificultad y a la vez el mayor desafío es superar los paternalismos, el maniqueísmo y el formalismo. Superar de corazón el «ellos» y el «nosotros»; «ellos», los sidosos, los enfermos, los débiles, los insociales, los anormales..., «nosotros», los sanos, los normales, los buenos... Hay que aprender a asumir y valorar la historia personal de cada uno, con sus opciones... sin quedarnos sólo en alguna de sus páginas.

Cuando ves cómo ponen su historia y su vida en toda su amplitud ante ti, te hace estremecerte el verte a ti mismo en tus relaciones comunitarias, por ejemplo.

Otra gran lección es el largo e imponente proceso de reconciliación consigo mismo, con la familia, con la sociedad y volver a quererse y volver a encontrar sentido a la vida. Vivir estas situaciones son un buen regalo para relativizar nuestras «depres» y nuestros estreses.

Se puede entender que en la casa el pecado fundamental es la muerte física y social. Todos luchamos denodadamente contra estas dos muertes. ¡Qué gozada las nuevas terapias y los nuevos caminos que se vislumbran hacia la reinserción social!

También hay que decir algo de nuestra «memoria passionis», del recuerdo de los que nos dejaron para ir a la casa del Padre. Unas 1.100 personas han muerto de SIDA en los últimos 10 años en Salamanca, y se calcula que hay en torno a 1.500 afectados.

Y nunca puedo olvidar el homenaje que cada año celebramos las instituciones que luchamos contra el SIDA en Salamanca. Se trata de un lanzamiento de globos rojos con los nombres de los hermanos muertos. Ver ascender los globos dibujando el azul intenso de nuestro cielo es todo un presagio de esa Resurrección y, como en el relato de la Resurrección de Jesús, también nosotros escuchamos: «¿Por qué buscáis entre los muertos al Viviente?» (Lc 24, 5). Y estoy seguro de que no se trata de una ilusión vana, «las vanidades» no duran dos mil años.

Y brota la oración confiada:

«Muchos de mis amigos van llamando

ya, Señor, a tu puerta.

Vida, Perdón, Verdad, por Ti esperamos

en tu palabra cierta.

Como tus brazos de entrañable padre,

que la encuentren abierta».

«Morirán vuestros labios, vuestra piel, vuestra carne,

pero siempre habréis sido.

Ser una sola vez, ¿no es ya bastante?

Mientras dure el espacio guardará vuestros huesos,

mientras quede una brisa llevará vuestro aroma.

... Pues habéis sido un día, seréis para siempre».

Y es que seis años dan para ir aprendiendo que la solidaridad va más allá del compartir. La misma palabra nos dice que tiene algo que ver con «el soldar». Hemos unido, soldado nuestra suerte, nuestra vida, nuestra lucha, nuestras aspiraciones, nuestra causa.

Como nuestros alcances son muy limitados y el SIDA en la calle sigue siendo el SIDA, necesitamos seguir siendo humildes = agarrados a la tierra, perseverantes: «En la perseverancia alcanzaréis la vida» (Lucas). Hay que seguir viviendo sin prisas, sin ansiedades, sin dejarnos marcar por tantos «¿qué haces?» que a veces se escuchan y que ignoran que tú estás rezando desde el fondo del alma al Señor que te enseñe a «ser», a «estar» para seguir aprendiendo a descubrirte frágil, vulnerable, humano.

Una buena luz nos la ofrecen los versos de Tagore:

«Al final del camino

nos dirán:

¿Has vivido? ¿Has amado?

Y yo, sin decir nada,

Abriré el corazón lleno de nombres».

P.D. Cuando estaba acabando estas líneas se inauguraba – 12 de julio de 1999 – otra pequeña historia. Nuestras hermanas han empezado una colaboración con Cáritas Salamanca para ayudar a los «sin techo, sin hogar». Gracias y buena suerte.

1 Lumen Gentium, 35.

2 1 Sam 10,5-13 y 18-24.

3 Apoc. 1,3; 22,7-18ss.

1 El Mundo Diplomático, Marzo 1995, p. 16-17.

2


1 P. Patrick Bradley ss.cc., Construir un mundo más justo en solidaridad con los Pobres, Roma 1982.

2 idem

3 P. Patrick Bradley ss.cc., Comunión en la Misión, Roma 1985.

4 P. Patrick Bradley ss.cc., Conversión continua, Roma 1987.

5 Gustavo Gutiérrez, Option for the Poor, in Mysterium Liberationis, Fundamental Concepts of Liberation Theology, Ed. Ignacio Ellacuría s.j. and Jon Sobrino, s.j.; Maryknoll, new York, Orbis Books, 1993, p. 240.

6 Lc 10, 21.

7 Mt 21, 16.

8 Jon Sobrino s.j., Spirituality of Liberation, Maryknoll, New York, Orbis Books, 1990, p. 29

9 Lc 1, 46-55

10 Capítulo General de 1994, p. 49.

11 Capítulo General de 1994, p. 19.

12 P. Patrick Bradley ss.cc., Construir un mundo más justo en solidaridad con los Pobres, Roma 1982.

13 Capítulo General de 1994, pag. 51.

14 Jon Sobrino s.j., in Mysterium Liberationis, Fundamental Concepts of Liberation Theology, Ed. Ignacio Ellacuría s.j. and Jon Sobrino, s.j.; Maryknoll, new York, Orbis Books, 1993.

15 José Vicente Gonzales ss.cc., in El Padre Coudrin, la Madre Aymer y su Communidad (Etudes picpuciennes 8), Roma 1978, Part II, p. 129

1* NB: El artículo de Richard L. era escrito antes de que la 9 Carta Circular del Superior General era publicada. (De Edición Comittee).

1 ¡Proponer la fe en la sociedad actual. Carta a los católicos de Francia. Los Obispos de Francia (Mr. Claude Dagens) París, Cerf, 1997, p.130; p.79

2 ¡Proponer la fe en la sociedad actual.. p. 25.

1 Joel 2, 28-32; Hechos 2, 17-18.

2 Hechos 2 y 4

3 Hechos 2, 41-44;4, 31-35

4 Vita Consecrata, n° 84.

5 Vita Consecrata, n° 84.

66 Vita Consecrata, n° 85.

7 Vita Consecrata, n° 88 y 90.

1 En la introducción de este trabajo y para darle un marco conceptual, me serví de mis apuntes de clases del ramo de Escatología que dictó el Profesor Juan Noemi en la facultad de Teología de la Universidad Católica de Chile, en el II semestre de 1997.

2 Fisichella, R. Diccionario Teológico Enciclopédico. ed. Verbo Divino, Navarra 1995, voz «profecía», p. 800.

3 Carta de la Superiora General, Entre-Nous N° 30, III/1984.

4 Decisiones del 31° Capítulo General, El Escorial , España 1988, pag. 19.

5 Declaración de Misión, Decisiones del 30 Capítulo General, Roma 1983, pag. 9.

6 Perfil de una Comunidad Apostólica SS.CC., Decisiones del 32 Capítulo General, Roma, 1994, pag. 16.

7 Constituciones, Art. 39.

8 Decisiones del 31° Capítulo General, El Escorial , España 1988, pag. 14.

9 Const. 13

10 Const. 49

11 Const. 50

12 Const. 19

13 Const. 35

14 Decisiones del 31° Capítulo General, El Escorial , España 1988, pag. 19.

15 Ibid.

16 Ibid. pag. 20

17 Ibid.

18 Decisiones del Capítulo General de 1983, pag. 11

19 Decisiones del 31° Capítulo General, El Escorial, Esapaña 1988, pag. 20.

20 Const. 20, 2.

21 Carta de la Superiora General, Entre-Nous N 43, VIII/1987.

22 Decisiones del 31° Capítulo General, El Escorial , España 1988, pag. 23.

23 Ibid.

24 Estatutos N°5.

25 Decisiones del Capítulo General de 1994, pag. 12.

26 Decisiones del 31° Capítulo General, El Escorial , España 1988, pag. 24.

27 Decisiones del 31° Capítulo General, El Escorial , España 1988, pag. 17-18.

28 Decisiones del Capítulo General de 1983, pag. 11.

29 Const. 38.

30 Decisiones del Capítulo General de 1994, pag. 17.

31 Carta de la Superiora General, Entre-Nous N° 52, VI/1990.

32 Carta de la Superiora General - Circular N° 7, abril de 1996, pag. 6.

33 Declaración de Misión Cap. Gen 1983, pag. 9.

34 Carta de la Superiora General, Entre-Nous N° 32, IX/1984.

35 Carta de la Superiora General, Entre-Nous N° 40, VIII/1986.

36 Carta de la Superiora General, Entre-Nous N° 64, IX /1993.

37 Carta de la Superiora General, Entre-Nous N° 56, IX/1991.

38 Carta de la Superiora General, Entre-Nous N° 60, VIII/1992.

1Ez 2, 5.

2 Idem.

1 “Le Bon Dieu”, como decía el fundador.

2 cf. Capítulo Preliminar de las primeras Constituciones de hermanos y hermanas aprobadas en 1817.

3 cf. Entre Nous, Fax Flash Nº 62, 16 de Febrero de 1999.

4 Vida Consecrada (VC), nº 96.


5 El Consejo General ampliado de los hermanos (Octubre 98) dio un nuevo énfasis en el documento final al apostolado universitario.

6 Mc 10, 36 y 10, 51.

1 » Mt, 11, 28.

1   ...   21   22   23   24   25   26   27   28   29

similar:

Paula Teck, ss cc iconPaula Teck ss cc. 23

Paula Teck, ss cc iconPaula Pérez

Paula Teck, ss cc iconPaula Bausili

Paula Teck, ss cc iconPaula Salmoiraghi

Paula Teck, ss cc iconPaula Aguilar

Paula Teck, ss cc iconPaula Lanusse

Paula Teck, ss cc iconPaula arregui

Paula Teck, ss cc iconPaula Sinay

Paula Teck, ss cc iconPaula Gonzalo

Paula Teck, ss cc iconPaula pela






© 2015
contactos
l.exam-10.com