Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta






descargar 101.38 Kb.
títuloEfam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta
página2/2
fecha de publicación15.06.2016
tamaño101.38 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2

Situación


  • Decadencia de las misiones católicas misiones católicas a finales del siglo XVIII y comienzo del XIX. Parecía que la misión hacia fuera de la Iglesia podría desaparecer. Un escaso números de misioneros (300?) mantenían los campos misionales en total declive.

  • La Revolución Francesa: a fines del siglo XVIII, la revolución francesa puso en crisis el viejo modelo de Estado e impuso unas estructuras sociales a base de ideologías nuevas de libertad, independencia, democracia y nacionalismo. Esto condujo poco a poco a la separación entre Iglesia y Estado que, si bien es algo muy positivo, fue un proceso muy difícil de lograr y se produjo a veces de manera violenta, provocando una mentalidad laicista en la cual la Iglesia no tenía que tener ninguna ingerencia en cuestiones de educación e influencia social.

  • Los procesos de emancipación de las antiguas colonias españolas en América: trajeron como consecuencia una aversión hacia la Iglesia que era vista como una estructura más del sistema colonial europeo del cual había que independizarse. También el sentimiento de que el patronato era ahora un derecho de los nuevos estados americanos provocó fuertes disputas y conflictos con la Iglesia a lo largo de todo el siglo XIX y parte el XX.



Causas del nuevo auge de las misiones


  • Económicas, sociales y políticas: El progreso en las comunicaciones, que culmina con la apertura del canal de Suez, favoreció los viajes, las relaciones y el influjo material y moral allí donde antes no era ni pensable. El nuevo colonialismo de las potencias europeas (Francia, Gran Bretaña y Hlanda) en Africa, Asia y Oceanía abre nuevos territorios para la misión. La apertura de naciones hasta entonces cerradas al comercio occidental: Siam, Camboya, China, Corea, Japón propició la libertad y seguridad de las misiones cristianas.

  • Religiosas:

  • Impulso dado por los Papas: esta es época de grandes Papas que darán fuerte impulso a la Iglesia y a la misión.. El papa Gregorio XVI (1831-1846) con su instrucción Neminem profecto en 1845 quien inicia el impulso, consiguiendo centralizar la organización misionera en Roma (objetivo al que siempre había aspirado la Congregación de Propaganda Fide). Esto lo logró repartiendo uno por uno los territorios de misión entre las diversas órdenes o sociedades misioneras, todo ello bajo la dirección de Roma. Se evitaban así las tensiones y conflictos que se habían generado entre las diversas órdenes, que tantas energías habían costado inútilmente. Este planteamiento significaba la superación del sistema de patronato que existía anteriormente. También se insistió desde Roma en la importancia de un clero nativo con capacidad para ocupar puestos de responsabilidad y no tenerlos continuamente como si fueran unos trabajadores de segunda, incapaces de dirigirse y dirigir a los demás. Benedicto XV (1914-1922) con su carta apostólica en 1919 Maximum illud y Pío XI (1922-1939) con la encíclica Rerum Ecclesiae en 1926, perfeccionarán la reorganización misional.

  • Congregaciones religiosas: Al comenzar el siglo XIX sólo existe una sociedad exclusivamente misionera: la Sociedad de Misiones Extranjeras de París (fundada en 1651). Durante el siglo XIX, aparecen numerosos Seminarios de Misiones extranjeras en distintos países de Europa, se restauran las órdenes polivalentes: Jesuitas (1814), franciscanos, dominicos, lazaristas (paúles), padres del Espíritu Sant; Las antiguas órdenes como la de los benedictinos o trapenses renuevan la antigua tradición misionera medieval y aparecen congregaciones exclusivamente misioneras dentro de ellas. Aparecen nuevas congregaciones religiosas exclusivamente dedicadas a las misiones. Entre 1805 y 1900 surgen 18 grandes congregaciones misionales entre las que se pueden mencionar: Los padres de los Sagrados Corazones (1805), Oblatos de María Inmaculada (1816), los Marianistas (187), Oblatos de San Francisco de Sales (1833), Palotinos (1835), Misioneros del Santísimo Corazón de María que se fusionaron en 1848 con los Padres del Espíritu Santo, Misioneros del Corazón de María o Claretianos (1849), los Salesianos (1859), Padres Blancos (1866), Hijos del Sagrado Corazón de Verona para las Misiones de Africa (1874), la Sociedad del Verbo Divino (1877), Salvatorianos (1881), Misioneros de la Consolata (1902). Las congregaciones laicales dedicadas a la enseñanza entran en el campo de la misión: Hermanos de las Escuelas Cristianas (1684), Hermanos maristas (1817), Hermanos de la Instrucción cristiana de Ploërmel (1917). Otra gran novedad del siglo XIX es que las religiosas empiezan a tener tanto influjo en las misiones como sus colegas masculinos, sino más. El apogeo congregacional femenino del siglo XIX permitió la dedicación de las religiosas a la labor misional a gran escala y les abrió un campo de acción que hasta entonces era coto privado de los religiosos y sacerdotes. Entre 1920 y 1960 se fundaron setenta congregaciones autóctonas entre África y Asia. Más lento fue el desarrollo de las comunidades contemplativas. También desde la mitad del siglo XX los laicos se han integrado en el esfuerzo misional; no sólo en el campo misionero o educativo sino también en la evangelización directa.


Expansión Geográfica

  • América: Se puede decir que en estos siglos la misión avanzó con paso firme en el continente americano, al punto que hoy, la mitad de los cristianos del mundo son americanos.

  • Africa: En la actualidad, el continente africano se encuentra empeñada en un tercer intento e primera evangelización, que esperamos que ahora sí produzca frutos. Cabe destacar que el primer intento de evangelización de Africa se dio en el siglo IV y duró varios siglos, pero fue borrado por el avance del Islam. El segundo intento fue en el siglo XVI con el avance del colonialismo europeo y duró casi tres siglos, pero tampoco dejó huellas profundas.

  • Oceanía: El cristianismo llegó a Oceanía en el siglo XVIII de la mano de los colonos ingleses y holandeses, pero con rostro protestante. La Iglesia Católica tiene mucho que hacer en ese continente.

  • Asia: a pesar de los muchos intentos que se hicieron a lo largo de toda la historia, la Iglesia en el continente asiático es una abrumadora minoría que no alcanza al 3% de la población. La Iglesia tiene su mirada puesta en Asia como objetivo misionero para el siglo XXI.


El despertar misionero del pueblo cristiano.

Durante los siglos XVI al XVIII todo el esfuerzo económico que suponía el sostenimiento de las misiones recaía sobre el patronato español y portugués y sobre los grandes bienhechores de Propaganda. Agotadas estas fuentes y empobrecida la Iglesia por las sucesivas secularizaciones, va a ser el pueblo cristiano quien se encargue de su mantenimiento. Durante los siglos XIX y XX se crean numerosas asociaciones al servicio de las misiones. Se va creando en Francia la mentalidad de que es necesaria la colaboración con las misiones:

  • Las Misiones Extranjeras de París crean en 1817 una asociación de sacerdotes para “pedir a Dios la conversión de los infieles, la perseverancia de los cristianos que viven en medio de ellos y la prosperidad de los establecimientos destinados a propagar la fe”. En 1818, Paulina Jaricot, trabajadora de una fábrica de Lyon, se hace responsable de esta asociación en Lyon y así, en 1822 nacía la Asociación de la Propagación de la fe. Su objetivo es el sostenimiento con sus oraciones y limosnas a todas las misiones, sin privilegio alguno. Esta obra alcanzó rápidamente las bendiciones de los papas y se extendió por varios países de Europa. Pío IX y León XIII exigieron su creación en todas las diócesis de la Iglesia y llegó a convertirse en el servicio financiero fundamental de las misiones católicas.

  • En 1843, el obispo de Nancy, Forbin Janson, conmovido por la suerte de los niños chinos, crea la obra de la Santa Infancia para interesar a los niños por las misiones.

  • En 1889, la señora Bigard instituía la Obra de San Pedro Apóstol para socorrer al clero indígena.

  • En 1917, el Padre Mann, de las Misiones Extranjeras de Milán, creaba la Unión Misional del Clero para interesar al conjunto de sacerdotes y seminaristas por las misiones. Enseguida se convirtió en una asociación universal que tiene su sede en Roma desde 1919.


Dentro de todo el proceso centralizador romano y organizador de las misiones, Pío XI traslada en mayo de 1922 la Obra de Propagación de la Fe de Lyón a Roma. Y las anteriores cuatro asociaciones forman las llamadas Obras Misionales Pontificias. Pero el movimiento asociativo católico fue muy amplio. Sus objetivos eran las misiones en general o con un fin particular: ayuda a un instituto o misión determinada. Entre 1818 y 1924 se crearon más de 270 asociaciones
Este movimiento y entusiasmo misional se crea, se fomenta y se dirige por medio de innumerables escritos y revistas de las misiones. Desde la más antigua, publicada por las Misiones Extranjeras de París, en 1818: “Nuevas Letras Edificantes”, hasta la más famosa y extendida de la asociación de la Propagación de la fe: “Anales de la Asociación de la Propagación de la Fe”, que se publicaba en 10 idiomas. Entre los años 1822 a 1924 se publicaron unas 478 revistas misioneras distintas. Sólo en el quinquenio de 1919 a 1924 aparecieron 158 revistas nuevas.
El Concilio Vaticano II y su influencia en la misión

Fue el último Concilio Ecuménico realizado y el más importante de los últimos tiempos (1962-1965). Participaron de él, además de una gran cantidad de obispos de todo el mundo, miembros del protestantismo, ortodoxos, ateos y miembros de otras religiones. No hubo definiciones dogmáticas, y por eso es considerado un Concilio netamente pastoral y misionero. En él se precisaron muchas definiciones acerca de la naturaleza y constitución de la Iglesia, una renovación de la Liturgia, se dieron pautas para el diálogo con otras religiones, con las Iglesias Orientales y sobre el ecumenismo. El documento que más votantes tuvo fue el Decreto Ad Gentes sobre la Actividad Misionera (2394 votos a favor y 5 en contra). Con el Concilio Vaticano II ha quedado doctrinalmente claro que la Iglesia, como Sacramento Universal de Salvación, es objeto de nuestra fe, y como “misionera por su naturaleza” (AG 2) es sujeto activo de toda la Evangelización. Este concilio ha sido formidable en la animación misionera del Pueblo de Dios, como puede constatarse en la actualidad. También el Concilio sentó las bases que devolvieron la misión a toda la Iglesia, esto es, se creció en la conciencia de que la misión es responsabilidad de toda la Iglesia Particular, no ya solamente de algunos institutos especializados en la misión como se había dado en siglos pasados.
Al Concilio siguió una fuerte crisis vocacional, debido al acento del mismo en el sacerdocio real de todos los fieles lo que hizo disminuir sensiblemente las vocaciones específicas para los ministerios ordenados. Algo semejante ocurrió con las vocaciones religiosas a la vida consagrada y contemplativa, ya que si todos los fieles estaban invitados a la santidad, no valdría la pena comprometerse en una vida religiosa consagrada. También se vivió una fuerte crisis en las misiones por la idea de que si todas las religiones podían ayudar a la salvación y cada uno podía salvarse en su religión aún fuera de la Iglesia Católica, no tenía sentido la evangelización. Gracias a Dios, con el tiempo y una mejor comprensión de las ideas conciliares, estas crisis se han ido superando poco a poco.
El futuro de la misión

Dejemos que Juan Pablo II nos trace el futuro de la misión, según lo expresa en la Carta Encíclica Redemptoris Missio: La Misión de Cristo Redentor, confiada a la Iglesia, está aún lejos de cumplirse. A finales del segundo milenio después de su venida, una mirada global a la humanidad demuestra que esta misión se halla todavía en los comienzos y que debemos comprometernos con todas nuestras energías en su servicio.(R Mi 1)
El número de los que aún no conocen a Cristo ni forman parte de la Iglesia aumenta constantemente; más aún, desde el final del Concilio, casi se ha duplicado. Nuestra época ofrece en este campo nuevas ocasiones a la Iglesia: la caída de ideologías y sistemas políticos opresores; la apertura de fronteras y la configuración de un mundo más unido, merced al incremento de los medios de comunicación; el afianzarse en los pueblos los valores evangélicos que Jesús encarnó en su vida (paz, justicia, fraternidad, dedicación a los más necesitados); un tipo de desarrollo económico y técnico falto de alma que, no obstante, apremia a buscar la verdad sobre Dios, sobre el hombre y sobre el sentido de la vida. Dios abre a la Iglesia horizontes de una humanidad más preparada para la siembra evangélica. Preveo que ha llegado el momento de dedicar todas las fuerzas eclesiales a la nueva evangelización y a la misión ad gentes. Ningún creyente en Cristo, ninguna institución de la Iglesia puede eludir este deber supremo: anunciar a Cristo a todos los pueblos. (R Mi 3)

1   2

similar:

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconCamino Misionero – Encuentros de Formación para Grupos Misioneros que recién se inician

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconRecursos para animadores de comunidades juveniles

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconPara una reunión de catequistas o de grupos parroquiales
«La pastoral de las vocaciones nace del misterio de la Iglesia y está a su servicio». El fundamento teológico de la pastoral de las...

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconVersos Misioneros

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconAnimadores destacados

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEn 1989 se diploma en la Real Escuela Superior de Arte Dramático...

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconFortalecer y animar la Pastoral Juvenil en las diócesis de la Provincia...

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconColegio colsubsidio nueva roma ied educación para el Desarrollo Humano...

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconC olegio colsubsidio nueva roma ied educación para el Desarrollo...

Efam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconBases del proceso selectivo para la contratación de 1 TÉcnico /a...






© 2015
contactos
l.exam-10.com