“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras”






descargar 40.1 Kb.
título“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras”
fecha de publicación14.06.2016
tamaño40.1 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
MARTES

Refrán:

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras”


Lectura:

La mar de peces

PREGUNTAS LITERALES

1. ¿De qué pez se dice que es una de las especies más ruidosas?

2. ¿Cómo se defiende del peligro el pez erizo?

3. ¿A qué familia de peces pertenece el pez cuchillo?

4. ¿Qué sirve probablemente de timón al pez martillo?

5. ¿Dónde están situados los músculos que el pez martillo emplea para producir sonidos?

PROBLEMA

Mi madre ha comprado 3 botellas de aceite a 2,6 euros cada una y 5 litros de leche a 1,25 euros cada uno. Pagó con un billete de 20 euros, ¿cuánto le devolvieron?



MIÉRCOLES

Poesía:

En este campo estuvo el mar.

Alguna vez volverá.

Si alguna vez una gota

Roza este campo,este campo

Siente el recuerdo del mar.

Alguna vez volverá.

Miguel Hernández.

Lectura:

La mar de peces

PREGUNTAS INFERENCIALES Y VALORATIVAS

¿Qué quiere expresar con sus sonidos el pez cuchillo?

¿Siempre está hinchado el pez erizo?

¿Qué ocurriría si el pez martillo no pudiera renovar frecuentemente sus dientes?

¿Qué opinas de lo que hacen en China con el pez erizo?

Describe cómo te imaginas unos peces que se llamen pez espada y pez luna.



JUEVES

Frase célebre:

“Dar la vuelta al Mundo comienza con un paso”


LECTURA:

Juan sin Miedo
Era un muchacho fuerte y robusto, de unos veinte años, que le llamaban Juan Sin Miedo, porque no tenía miedo a nada, de nada ni por nada. Siempre estaba diciendo:

  • Yo no sé lo que es el miedo y me gustaría saberlo.

Un día que sus padres comentaban con el sacristán de la iglesia que su hijo no conocía el miedo y que le gustaría conocerlo, dijo el sacristán que él se comprometía a enseñarle lo que era el miedo, que fuera esa noche por su casa.

Cuando llegó a casa el muchacho, le explicaron los padres lo que el sacristán había dicho, y después de cenar se marchó Juan Sin Miedo a casa del sacristán. Estaban acabando de cenar el sacristán y la sacristana, y después de estar hablando un rato de lo del miedo se fueron los dos hombres a la iglesia; dejó el sacristán a Juan sentado en un banco y le dijo que no tardaría mucho rato en saber lo que era el miedo.

En efecto, al poco rato salió de la sacristía un fantasma envuelto en una sábana, con los brazos en alto y dos velas encendidas, una en cada mano. Se fue muy despacio hacia donde estaba Juan, y cuando llegó junto a él, dijo Juan:

  • ¿Tú vienes a meterme miedo?

Y empezó a dar puñetazos y puntapiés al fantasma, que salió huyendo hacia la sacristía.

Salió Juan tranquilamente de la iglesia y, muy despacio, se encaminó a casa del sacristán. Le salió a abrir la sacristana y le dijo que su marido estaba en la cama quejándose de muchos dolores y con un ojo amoratado.

- Bueno, pues déjelo. No venía más que a decirle que he pasado un rato de risa en la iglesia, porque se me apareció un fantasma, le he pegado una paliza y ha salido corriendo.

El sacristán, que quería vengarse de la paliza, le contó al enterrador, que era muy amigo suyo, lo que le había sucedido y el enterrador dijo que él le iba a enseñar lo que era miedo, si quería saberlo.

Se fue el enterrador a buscar a Juan y le dijo que le convidaba a cenar aquella noche en el cementerio para que aprendiera lo que era miedo. Y Juan aceptó.

Llegó Juan al cementerio, donde le estaba esperando el enterrador. Le enseñó un muerto que había en el depósito y un camastro junto al muerto, donde tenía que quedarse si no le daba miedo.

Cenaron con la mayor naturalidad, se acostó Juan en el camastro y se durmió como si estuviese en su casa.

El enterrador se pasó toda la noche asomándose al depósito y preguntando con una voz cavernosa:

  • Juanito, ¿tienes miedo?

Pero Juan Sin Miedo dormía y roncaba a pierna suelta.

A la mañana siguiente, el enterrador dijo que se daba por vencido y que con razón le llamaban Juan Sin Miedo.

Se hizo tan célebre Juan Sin Miedo que llegó su fama a oídos del rey. El rey dijo que le llevaran a su presencia y que si era verdad que no tenía miedo le casaría con la princesa.

Se fue Juan Sin Miedo a palacio y el rey había dispuesto ya todo lo que había imaginado para hacerle pasar miedo.

Así es que le encerraron en un sótano lóbrego y oscuro, donde tenía que pasar la noche, si antes, por miedo, no pedía que lo sacaran…

A la mañana siguiente entraron a decirle que el rey le esperaba. Subió Juan Sin Miedo, se presentó ante el rey y éste le preguntó:

- ¿Qué tal has pasado la noche? Cuéntame lo que has visto.

- Señor, yo estaba dispuesto a descansar tranquilamente, pero empezaron unos ruidos de cadenas, unos ayes y unos lamentos que no me dejaron dormir; después se les ocurrió venir a unos fantasmas ridículos ensabanados que dijeron unas cuantas sandeces y se fueron; luego me trajeron una mesa y empezaron a caer del techo arañas, dragones, salamanquesas y lagartos, y estuve entretenido en matarlos, y, por último, aún pude dormir un rato, y eso ha sido todo.

- Pero, ¿no has tenido miedo?

- ¡Si yo no sé lo que es el miedo!

- Pues un hombre así es el que yo quiero para mi hija –dijo contento el rey.

Se arregló la boda y Juan sin miedo se convirtió en el príncipe Juan.

Una tarde, después de comer, se acortó el príncipe Juan a dormir la siesta. A la princesa le habían regalado una pecera llena de peces decolores, y muy contenta con el regalo, fue a enseñárselo a su marido, que estaba profundamente dormido. La princesa se acercó a la cama y hostigó a los peces, que empezaron a nadar de prisa y a saltar, con lo cual el agua de la pecera salpicó toda la cara del príncipe.

Entonces Juan, sin acabar de despertar, empezó a gritar:

  • ¡Que me matan! ¡Favor! ¡Socorro! ¡Auxilio!

Y se despertó con gran sobresalto.

- ¿Qué te pasa, Juan? –dijo la princesa.

- No sé. Un miedo terrible. Tengo toda la cara mojada de no sé qué.

- Pero, ¿has tenido miedo?

- Muy grande.

- Pues mira de lo que has tenido miedo, de lo que yo me río: de los peces de colores. Pero no se lo digas a nadie, que yo guardaré el secreto, para que te sigan llamando el príncipe Juan Sin Miedo.

PREGUNTAS LITERALES

    1. ¿Cómo era Juan Sin Miedo?

    2. ¿Qué le comentaron los padres de Juan Sin Miedo al sacristán?

    3. ¿Por qué se fue el enterrador a buscar a Juan Sin Miedo?

PREGUNTAS INTERPRETATIVAS

4.¿Por qué el rey mandó llamar a Juan?

5 ¿Juan era diferente a los demás hombres? ¿Por qué?

6 ¿Qué enseñanza pretende transmitir esta historia? Haz un breve resumen en el que lo expliques.

PREGUNTAS VALORATIVAS

7. ¿Crees que Juan Sin Miedo merecía casarse con la princesa?Justifica tu respuesta.

8. ¿Por qué crees que cada persona tiene unos miedos diferentes a los demás?

9. ¿Es bueno no tener miedo? ¿Por qué?

Impostura:

Fingimiento o engaño con apariencia de verdad.

Ejemplo: Realmente no es médico; es una impostura.

Impredecible:

Que no se puede saber antes de que suceda.

Ejemplo: Las tormentas son impredecibles.

Improperio:

Insulto grave que se dice para ofender.

Ejemplo: Se enfadó conmigo y empezó a soltarme improperios.

Improvisación:

Hacer algo sobre la marcha, sin haberlo pensado ni preparado antes.

Ejemplo: No había ensayado, así que tuvo que improvisar el baile.

Impunidad:

Dejar una mala acción libre de castigo.

Ejemplo: El ladrón quedó impune.

Incertidumbre:

Duda o falta de seguridad respecto a algo.

Ejemplo: Tengo una gran incertidumbre; no sé si llegaré a tiempo para coger el tren.

Incompatibilidad:

Incapacidad para unirse o estar juntos.

Ejemplo:Mi primo y yo somos incompatibles;cada vez que estamos juntos nos peleamos.

No esforzarse y lograr algo valioso es completamente incompatible.

Incívico:

Que actúa contra las normas básicas de convivencia.

Ejemplo: La gente que va destrozando cosas por la calle son unos incívicos.

PROBLEMA

Una granja tiene 3 gallineros con 87 gallinas cada uno. Vamos a ponerlas en jaulas de 9 gallinas para llevarlas a la granja nueva y queremos saber cuántas jaulas necesitaremos.



VIERNES

Greguería:

“ El bebé se saluda a si mismo dando la mano a su pie.”

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” iconSilencio / en el corazón de las palabras / hay Silencio / y más adentro...

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” iconMejorarse a sí mismo. Es este el desafío que la sociedad globalizada...

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” iconCada persona debe aprender a interpretar por si mismo el significado...

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” iconProgramación de aula lengua castellana y literatura 1 ep
«p». Rodear la «p» en palabras y frases. Relacionar cada palabra con su imagen. Repasar y copiar palabras con «p». Relacionar palabras...

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” icon“cada cual tiene su tiempo y después entra en silencio”

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” iconCuando yo me vaya, no quiero que llores, quédate en silencio, sin...

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” iconResumen : Dado que el autoritarismo y la violencia impregnan los...

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” iconSaber identificar las palabras y el significado de cada una de ellas

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” iconComentario sobre la Epístola San Pablo a Tito
«Pablo era un hombre», etc Agustín dijo: «Si alguien quiere enseñar, que se asegure de sus palabras y de su doctrina En 1 Pedro 4:...

“Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras” iconEl silencio, la tecla del borrado, el espasmografo, en realidad no...






© 2015
contactos
l.exam-10.com