Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable






descargar 54.67 Kb.
títuloSe pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable
fecha de publicación08.06.2016
tamaño54.67 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos




4 Mayo 1997


Querido Fernando :

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde , el autor sabrá por qué , en esta España lúdica y europeizable del milenarismo.

Los personajes se nos presentan de improviso sin anunciar su curriculum como sería de rigor , y montan su chismorreo entre idas y venidas al son de los sacros tablones. En un principio semejan desconocidos charloteando en su arcana jerga, mas poco a poco van cobrando fuerza , carne , hueso y realismo hasta empatizar con el absorto lector y contagiarle el mal incurable que la farándula propagó por el orbe y que aún nos infecta , la fascinante aventura de encaramarse a un estrado con la osadía de remedar la condición humana + su hermosa constelación de contradictorias pasiones y peleas con la vida.

Tus hombres y mujeres van perdiendo como decíamos su perfil desvaído hasta acabar no como vecinos de la aldea londinense que parlotean de sus nimiedades del momenmto , sino que culminan el único acto ungidos ciudadanos del mundo al tiempo que ejemplifican las eternas esencias universales del homo sapiens.


Se estrenan cual simples transportistas de madera hasta obligarnos a hocicar ante el in crescendo del enamoramiento de la Hiroshima , mon amour que es irremediablemente el teatro.

No llegarán a doce , pero recrean un revival de sagrada cena con el dilecto Jesús/Shakespeare sacramentándoles el virus del pan de la escena y un vino histriónico que llevamos todavía en la sangre sus privilegiados herederos , los que sentimos al drama desde la platea del corazón como el más eficiente espejo de la vida misma que puede uno echarse a los cinco sentidos al razonable precio de una entrada.
Conforme pasamos las hojas los tabloneros se transubstancian en hermanos que nos hablan no ya del hacha y la sierra sino del poder y la gloria de los símbolos imperecederos de la belleza , la comprensión y el amor. El espectador sucumbe -para su bien- ante la extraña e inesperada metamorfosis que se desarrolla al otro lado del rio ( y entre los árboles ) , y el mirón mismo sin darse ni cuenta se iza al carro alado de este otro Elías chespiriano transido por la inefable vibración acerca de la vida , el hombre y el universo que nos legó el primero y último Williams que en el mundo han sido.
Los que barruntábamos en el prólogo cual toscos remeros se nos van revelando tal representaciones de la esencia y cimientos del
teatro , esa ciencia espiritual importada , me figuro , de otros planetas avanzados , que nos ayuda a evolucionar , esto es , a aguantar nuestra vela con creciente inteligencia , sabiduría y muñeca del Curro.

A servidor le ha ido gustando folio a folio cada vez más esta balada fluvial que recrea la magnética atmósfera que Don Guillermo insufló en el Globe , y que todavía perdura en el alma de los que con honda emoción nos enamoramos de Hamlet o Julieta.
Te honra tan surreal homenaje al Gran Anónimo que eternizó el arte escenográfico. Me temo que el de Strafford , desde su proscenio etérico , andará aplaudiendo con el mismo calor que nosotros tu pieza inclasificable , ya representada de seguro en el escenario del inconsciente colectivo de la humanidad.

8 Junio 1997

Querido Fernando :

Se nota que te chifla este Alfonso Décimo de tu amorosa invención , resucitado con esplendor dramático en dos actos que escenifican tu obra maestra a tres años del milenio. En donde los hombres y mujeres de la Edad Media , qué digo , de la eterna condición humana , van jalonando el escenario con las pasiones , caídas , debilidades y excelsitudes tan en boga desde que Alguien se sacó de la manga al homo sapiens.
Mira por dónde que un monarca olvidado hasta por los historiadores se nos aparece de tu mano en cuerpo inconsútil aureolado de brillantes diálogos y de un lenguaje repulido con la precisión exquisita del reloj suizo. Un banquete estético , filigrana verbal y virguería teatral. El texto bulle de expresiones felices y sabias circunvoluciones de la escritura. Estos voluptuosos jóvenes de ayer tan contemporáneos que sólo piensan en lo de siempre , en revolcarse por la vida coleccionando experiencias en la cruenta guerra de los sexos , el poder y el hedonismo.

Nos suena a gente conocida tamaña beautiful people de antaño que lucha por los hermosos ideales de conquistar el amor y la gloria.
Y no podía faltar la inexcusable contraparte de personajes sórdidos engolfados en la amenaza , el chantaje y otros defectos de fabricación en el diseño humano. No sabemos bien cómo van a funcionar en escena estas interacciones cargadas de electricidad bioálmica , pero en la lectura resultan harto gratificantes para los séptimos sentidos que

administran la sorpresa , el ritmo y la belleza.
Y en cuanto a técnica comedial , en ningún momento falta la tensión en el ambiente , hay gotas de suspense en cada fideo de la sopa , y los atractivos protagonistas , que los he palpado de carne y hueso , se mueven , hacen y dicen con una convincente naturalidad.
La pieza es breve y semeja inconclusa. Nos quedamos , eso sí , hambrientos de algún continuará preñado de otros manjares de dicha , avatares y tragedia cual la vida misma. Pero tal como está ha de gustarle a la sabia por añosa Carmen Balcells , y hasta a sus dobermans lectores a sueldo.
El esquiviante Alfonso X y su cohorte nos dejan un regusto de luz , exquisitez y trabajo bien hecho. Tu entremés o lo que sea deleita , entretiene y sabe a poco , cumple los mínimos del delicado arte teatral.


Así pues quédate contento hasta la procelosa noche del estreno. Pateos no habrá , es un dogma de fe. Y los aplausos pueden romper los tímpano del alma del respetable , de los críticos y hasta los irrompibles del feroz gang de la edición y la farándula.
¿ Dónde andará a estas alturas el amigo Alfonso ?. Me gustaría irrumpir en sus estancias astrales para absorber de su elocuencia qué fue de aquellas muchachas en flor que sólo peroraban de lo que no tiene enmienda , de su coronación europeísta y del inimaginable ataque a la Granada mora.
Si no era sabio , el rey lo parece en tus 32 tensas páginas. En cuanto se ponga de moda Alfonso Equis ya sabremos quién es el culpable. No vemos apoteosis final mas cae el telón. Aplaudimos con entusiasmo y hasta puestos de pie desde la platea alfalfeña. Alfonso Incógnita es ya un poco nuestro.

29 Diciembre 1997

Querido Fernando :

Estos Sonetos fernandinos se las traen. De hechura impecable y técnica que barruntamos respetuosa con la preceptiva , bullen en el papel con una limpidez que hace mella en el estetómetro. Su desvergonzada perfección desconcierta un tanto al poépata , que esperaría discursos rimados más cortésmente facilones.
Interludio , sin ir más lejos , ¿ el mejor ? , exige al saboreador un ultraesfuerzo capaz de subsumir la enrarecida belleza de su médula poemática. Muchas metáforas , si no todas , palpitan con una originalidad que hiere ; brillantes figuras que te golpean con un hálito de sorpresa , pues todo en este ramillete es por fortuna inesperado.
Las parábolas verbales de la Baronía , henchidas de un carisma auditivo tan real como inasible , han puesto nervioso al lector , tal vez porque el dicente no se enfrenta a la metralla sonetista desde aquéllos de tu primo Shakespeare , degustados cuando las canas y michelines eran imaginarios tal la raiz cuadrada de menos uno.

Por aquí se entiende bien poco de encorsetar 14 renglones en 4 párrafos , pero hasta donde llego los he tomado por lo que son , eficientes ejercicios orales de algebraica precisión y tersura. Sospecho que si se los dieras a Quevedo se tendría que zampar bastantes bizcochos para mejorarlos.
O sea , que Fernando érase un hombre a un hermoso soneto pegado. Es natural que goces de conciencia poética tranquila , porque has cumplido tras un pulso , estoy seguro , que te habrá hecho transpirar. Este Rojas-Marcos juzgó tus veinte páginas de alta calidad y va y te lo dice aunque tú ya lo sabes. Has demostrado ser un fabulador rimado de batalla , de los de trinchera y vanguardia , arrimado al astado , la bayoneta calada en el cuerpo a cuerpo con los procelosos riesgos de la lengua , que bien sabes tú que no exagero.
Dicho en román paladino , tus versos estrujan el alma y procuran controlados ataques de orgasmo estético. Sí señor , arriba ese ánimo , que eres tan buen estrofista como prosista. Y una pregunta tonta : de haberlo querido , ¿ hubieras infectado tus rectángulos de líneas y vocablos con mensajes alegóricos , moralejas , eficacia fílmica y significados harto concretos ?.
¿ O estamos pidiendo la luna ya que la Poesía -como la tuya- ha de ser por naturaleza abstracta que no descriptiva ?. Más claro: ¿ te has propuesto transferir determinada información , inculcar axiomas de cierta catadura mediante la escritura cadenciada ?. ¿ O persigues tan sólo poner incandescente el oído espiritual con

elegantes explosiones de luz y euritmia fonética , sin atenerte al prosaico sujeto , verbo y predicado ?.

¿ Nos contentamos como Dios manda con las hamletianas puras y duras palabras , palabras , palabras ?. Levanto acta notarial de que no hay cartón piedra en estos folios , sino carne y sangre asaz inmateriales , amén de controladísima pasión. ¿ Y sentimiento ?. ¿ Cuántas unidades de emoción has trasvasado a tus sonetos ?. ¿ Son pecado los feelings en Sevilla y la Albión ?. Que el nonius alfalfeño no ha sabido calibrar la temperatura lóvica del poemario. Y es que a veces la procesión arde por dentro , para mí que a mucha honra.


4 Febrero 1998

Querido Fernando :
Gracias por confiar a los hambrientos una humeante tajada de tu carne literaria. Este Borialamel , enriquecido con luminosas perlas metafóricas y con un sorprendente léxico extraído de no sabemos qué despensa terminológica , logra sobrecogernos de buenas a primeras , así es que , en el aspecto de contagiar cierta sensación de brumoso temor ambiental , chapeau , lo has conseguido.
El relato echa a andar con briosa agilidad , necesaria para imantar la atención del lector. Y avanza a buen paso a remolque de la ominosa oscuridad que se precipita sobre el dia del mundo , sin aportarnos el haz de causas astronómicas o teocósmicas que justificarían situación tan insólita , digna de una arañante película de terror.
Lo cual , empero , coagula el suspense sobre la narración , con la maliciosa idea de que el leyente , una vez más , quede galvanizado en su asiento. Las consecuencias lógicas de las tinieblas que embadurnan la faz de la tierra en el castillo señorial no se hacen esperar , y surgen esas peripecias , tan sombrías como ingeniosas , de la podredumbre del grano ( ¡ y de la madera ! , granito de horror ciencia-ficción -a lo Lovecraft- de lo más cinematográfico ). Nos hemos quedado a las puertas de lo que imaginamos , la hambruna en el feudo , antesala a una anomia social , el levantamiento de los siervos ( que parecieran extraídos de Gente de la Edad Media de Eileen Power ) y el derrocamiento del monarca.

Un gran tipo por cierto , enfrascado en sudar por los poros carisma y humanidad , aunque no le vendría mal aditamentarlo con más rasgos de persona de carne y hueso , errores y latigazos de carácter , hasta hacer del monarca un personaje de los que te encuentras por la calle a las once de la mañana , digamos que enamoradizo , consumidor de la vida a grandes tragos , aventurero , picarón , enfín , un mandamás regio que nos fascina por ser imprevisible y demasiado parecido a nosotros mismos.
En este magro arranque de la trama nos quedamos in albis sobre quién es el Conde Negro , hacia dónde ha huído con sus huestes , qué demonios pinta en el tinglado y por qué lo castigan por haber embozado al sol. ( Por cierto , en la obra del cónsul italiano Dr. Alberto Perego La aviación de otros planetas opera entre nosotros ( 1963 ) se menciona una nutrida relación de súbitos oscurecimientos en pleno dia , lo que hace del punto central de tu relato un hecho no tan inventado ).
¿ Sigue el argumento , o concluye con las páginas en nuestras manos ?. En resumen , un breve simulacro de novela , magníficamente construído , que ha de gustar a los otros siervos de Balcells.
Nosotros lo aprobaríamos , si fuésemos un tribunal de oposiciones. En cuanto al otro cuento en marcha , el de los pájaros que se embeben en los vitraux de cierta catedral , la idea nos parece de primer orden , y estamos seguros de que lo sacarás adelante con la fernandina dignidad acostumbrada.
Hasta más ver y cenar.


9 Marzo 1998
Qué pasa , Fernando , amigo , artista. No todos los dias le dedican a uno/a un buen relato ; es la primera vez que nos sorprenden con atención tan refinada como el azahar que explotó antier en los naranjos de esta Sevilla que no hay Dios que la encasille , y el detalle hay que agradecerlo.
Pequeña escena en la que una ardilla y un burro acuerdan trabajar en colaboración” : a la dedicada le/nos ha parecido construída con la destreza con la que Evariste Galois creó su teoría de los anillos y cuerpos matemáticos. Se huele belleza en ese ambiente captado no peor que en “Historia de una finca” , los diálogos resultan , abundan como ya es costumbre en el feudo de la baronía las esquiviásicas centellas verbales que traspasan el papel dejando una huella quemada.

Y los personajes animales salen bien parados del trance en el que sin consultarles les ha metido el autor. Un cuento apto para infantes y adultos que se lee con fruición y deja un regusto melancólico a miel literaria.

Guia para rondar la música contemporánea” es una brillante sátira aspersada con gemas alegóricas de las que escuecen , desbocado ejercicio
de ironía a alto voltaje. En la Viena de Mozart y Schubert hubiera merecido el aplauso de los musicómanos con mala leche. Va a caer como un tiro a los snobs tonales y tackerayanos melódicos , como Barón diría en su mentado opúsculo. La plaga de pésima música moderna que nos azota va a piafar con ira si trascienden a Clarín -lo merecen- estos latigazos que cachondeo en mano acaban con el cuadro de la neomúsica consumida por papanatas.
He aquí un encantador impromptu de humor pocas veces avistado en la crítica del arte del oído. Fabulosas las dislocadoras ocurrencias que salpican las páginas 2 , 3 , 4 , 7 y 8 , es decir , todas. Una pieza enfín que avienta chispas , con la que aprobarías el ingreso en una hipotética Facultad de Ciencias de la Escritura.

En suma dos sobresalientes divertimentos que tienen poco de tales , pergeñados supongo a vuelapluma mas preñados de maestría técnica y creativa.

Una vez más nos vemos obligados a proclamar que eres lo que se llama un señor , inventando fulgurantes atrocidades con la estilográfica. El dios de los narradores te acoja en su seno para acunarte y de paso echarte alguna que otra reprimenda por permitirte el lujo de ser tuerto ojo avizor en el país de los ciegos del verbo escrito.

Si los lectores de Balcells no estuvieran cazando en Babia , te exigirían un pedido por fax de estas suculentas greguerías narrativas , con las que habrás gozado sobremanera al fantasearlas.

Que el zeus Shakespeare del Olimpo de las letras te guarde , merecido lo tienes , y nosotros tus lectores refocilándonos entretanto en el patio de butacas del mundanal ruído de la palabra.

14

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable iconCada tarde subo a la torre más alta del castillo donde él está encerrado...

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable iconReflexionemos sobre qué experiencias favoritas teníamos cuando teníamos...

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable iconTenía cuatro años, me sentía muy solo, observando a un granero pero...

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable iconEn esta entrevista Jorge Grabina, cofundador de CyT junto a Ariel...

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable iconSe supone que Miguel de Cervantes nació en
«hijo del rayo de la guerra Carlos V, de felice memoria», y hermanastro del rey, y donde participaba uno de los más famosos marinos...

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable iconColección Támesis, Serie A: Monografías, 268. Woodbridge: Tamesis,...

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable iconBosquejo sugerido de Romanos
«Mas el justo por la fe vivirá». Juan Wesley, fundador del metodismo, se convirtió mientras escuchaba a alguien que leía del comentario...

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable iconSabemos todo lo que necesitamos saber para poner fin al innecesario...
«lo mejor de lo mejor» de entre nuestros cuarenta años de experiencia compartida

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable icon“Una nueva idea se considera, de entrada, ridícula, y más tarde se...
«sexto sentido». Otros términos utilizados para designar esta capacidad son: clarividencia, o la aptitud de ver

Se pegan al riñón nuestros madereros del Támesis regurgitados a mucha honra 400 años más tarde, el autor sabrá por qué, en esta España lúdica y europeizable iconLos inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles
«fatalidad» será utilizada más tarde por Victor Hugo como título del capítulo IV del libro VII






© 2015
contactos
l.exam-10.com