Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna






descargar 28.8 Kb.
títuloReconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna
fecha de publicación06.06.2016
tamaño28.8 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
El Che y los peruanos
Hace diez años, en un proyecto periodístico llamado "Fin de Siglo", investigamos junto a Carlos "chino" Domínguez sobre los peruanos que estuvieron cercanos a Ernesto Che Guevara, durante su vida, como aquellos que murieron cerca a él en la guerrilla de Bolivia.


La peruana Hilda Gadea y su hija Hilda Guevara, primera esposa y primogénita del Che Guevara)Foto: Carlos "chino" Domínguez, 1958)


Ernesto Guevara relata su primer acercamiento al Perú en su diario de 1951-1952 (ahora famoso gracias a la película "Diarios de motocicleta")dejando sus juveniles impresiones sobre Cuzco, Machu Picchu, Lima o la selva del Perú siempre con un esforzado y sincero espíritu redescubridor

de América Latina

.


El sábado 14 de junio de 1952, Guevara cumple 24 años en el leprosorio de San Pablo y en el brindis con Pisco -el "licor nacional", escribe el Che en su diario- expresa su “reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna”.


Y agrega: "Creemos, y despues de este viaje, más firmemente que antes, que la división de América Latina en nacionalidades inciertas e ilusorias es completamente fictia. Constituímos una sola raza mestiza que desde México hasta el estrecho de Magallanes presenta nobles similitudes. Por eso, tratando de quitarme toda carga de provincialismo exiguo, brindo por Perú y por América Unida".


No será sino hasta diciembre de 1953, cuando Ernesto Guevara vuelva a tener vínculo con Perú, pero esta vez a través de una peruana: Hilda Gadea.


En la edición de “Fin de Siglo”, el hermano de Hilda, el peruano Ricardo Gadea nos envió desde Madrid un artículo en el cual relata la forma en que su hermana y el Che se conocieron. Acompañó el artículo unas fotos inéditas de Hilda Gadea junto a su hija, tomadas por 
Carlos "chino" Dominguez, meses previos al triunfo de la revolución cubana.
Ricardo Gadea, recuerda que Hilda “poco antes del golpe de Odria fue electa miembro del CEN del partido aprista. Desde el 49 se acoge al exilio en Guatemala con un numeroso grupo de líderes apristas. Andrés Townsend, Nicanor Mujica, Carlos Malpica (padre), entre otros. Gobernaba Guatemala, el profesor Juan José Arévalo, un demócrata que ganó las primeras elecciones libres de su país después de la revolución de octubre de 1944”. Hilda es acogida en ese país y trabaja para una organización del gobierno en su condición de economista. En 1952, asume el gobierno de Guatemala el coronel Jacobo Arbenz Guzmán, partidario de la reforma agraria y se polariza la posición ante EE.UU.
Ernesto Guevara, por entonces no era un militante revolucionario. Serán esos meses, en los que se vincula sentimentalmente a la peruana, los que determinarán también su futuro político. En 1954, Estados Unidos invade Guatemala y se organiza la resistencia en las que Hilda Gadea participa activamente y hace participar a Ernesto. “Para Hilda no cabe duda que es en Guatemala donde el Che se define ideológicamente y jura combatir al imperialismo hasta el fin de sus días”, recuerda Ricardo Gadea.


Tras triunfar la invasión, Ernesto escapa a México pero Hilda es apresada y luego expulsada del país. En noviembre de 1954 ambos se reencuentran en México, donde ella lo presenta a otros exiliados peruanos por la dictadura de Odría. Entre estos se encuentran Luis de la Puente Uceda, Juan Pablo Chang, los poetas Juan Gonzalo y Rose y Gustavo Valcárcel, quienes pasaban la misma experiencia junto a otros latinoamericanos.


En estas tertulias –en las que curiosamente apristas e izquierdistas peruanos sufrían el exilio común- Guevara participa junto a Hilda de diversos encuentros. El cubano Antonio Ñico López -a quien conocían de Guatemala y fue quien lo bautizó con el apelativo de Che- presenta a Ernesto e Hilda a Fidel Castro Ruz, hacen amistad en esos meses surge la invitación a ser parte de una próxima expedición revolucionaria. Ernesto Guevara decide tomar parte, pero Hilda no puede, pues estaba esperando a la hija de ambos.


Ernesto e Hilda se casan, el 18 de agosto de 1955. La primera hija del Che, Hilda Beatriz Guevara Gadea, nace el 16 de febrero de 1956. 


Pocos meses antes de la partida del Granma, en México tanto el Che como Hilda son perseguidos y acosados policialmente. El Che es detenido y luego liberado. Hilda debe proteger a la hija de ambos y regresa a Perú aprovechando una amnistía dada por el gobierno de Prado. Se reintegra al APRA y desde aquí apoya logísticamente a la revolución cubana.


Tras la revolución, ambos se reencuentran en La Habana. Guevara ya era el Che y había adquirido un nuevo compromiso y en buenos términos se divorcian, Mantendrán una amistad cordial que durará hasta la muerte de Guevara en 1967. Hilda Gadea trabajó para el gobierno cubano -en La Habana- hasta 1974, fecha de su deceso. Ella publicó en 1972 "Che Guevara: los años decisivos (México: Aguilar Editor)", un libro donde narra su historia junto a Ernesto Guevara.


Leyenda: La segunda foto corresponde a Ernesto Guevara en Machu Picchu, en 1952. La tercera es el matrimonio Guevara-Gadea, durante su luna de miel en Yucatán (1955)

De los peruanos muertos con Ernesto Guevara, en Bolivia, la figura de Juan Pablo Chang Navarro-Lévano es la más misteriosa. No sólo porque –en palabras de Pablo Macera- “era el mejor de todos los que entonces estudiaban en San Marcos”, sino porque su miopía y falta de destreza física no eran las más óptimas para un cuadro militar.


Juan Pablo Chang junto al Che, en Bolivia, en 1967.
A la izquierda, con polo claro, el peruano Lucío Galván


Sin embargo, esa apariencia parece ser más un mito que la realidad, pues Juan Pablo Chang fue un activo combatiente. “No creo en los revolucionarios de café”, dicen que le dijo a Ernesto Che Guevara, cuando lo conoció en México en 1953. 
Hilda Gadea se había encargado de presentarlos. El “chino” había sido militante aprista desde la niñez y se conocían bien. Tanto Chang como Gadea habían padecido el exilio por sus actividades políticas, pero ella ignoraba ahora que Chang estaba tomando posiciones más radicales.
Juan Pablo Chang estaba en el primer año de letras de San Marcos, cuando el 8 de octubre de 1948, se involucra en el levantamiento aprista en el Callao que termina en un baño de sangre. Es expulsado a Argentina para luego regresar a Perú con ideas comunistas y volver de nuevo a ser expulsado, pero esta vez a México.
En la revista “Fin de Siglo” –referida en un post anterior- el escritor y periodista Guillermo Thorndike señala que años después, el Che le recordaría en La Habana esa frase y lo invitaría a tomar un “café revolucionario por América Latina” y Juan Pablo Chang Navarro-Lévano aceptaría gustoso.
Chang viaja en 1955 a Francia donde se encuentra con una intelectualidad peruana que intercambiaban pecuarias económicas, entusiasmo intelectual y prédica revolucionaria; en ese escenario Pablo Macera recuerda haberlo visto por entonces en Paris. Estudia sicología y realiza trabajos diversos. En 1956, aprovechando la amnistía decretada por el gobierno regresa a Lima y a la universidad de San Marcos pero esta vez a la Facultad de Economía.
Por esos años hace periodismo y frecuenta a la intelectualidad, al tiempo de incorporarse al Partido Comunista Peruano. Junto a Juan Pablo Chang podía verse frecuentemente a Juan Gonzalo Rose y César Calvo. Fue este último, quien me relató de la cercanía existente entonces entre Mario Vargas Llosa y el peruano que luego sería el comandante en la guerrilla de Guevara.
Para entonces Chang era peligroso para el Estado peruano. Es detenido y enviado temporalmente a la Colonial Penal de “El Sepa” en plena selva. Luego de protagonizar una huelga de hambre es liberado y en libertad toma parte del Ejército de Liberación Nacional Peruano (ELNP) formado en 1963 y que se repliega a Bolivia.
Fueron esos dos años de actividad clandestina en La Paz, los determinantes para que Chang posteriormente decida incorporarse al proyecto del Che. Juan Pablo Chang y Ernesto Ché Guevara, vuelven a reencontrarse a inicios de 1966 en la Conferencia Tricontinental en La Habana.

Recuerdo una larga conversación sostenida, con Alejandro Tamashiro, César Calvo y el “chino” Domínguez, hace más de 10 años (en la “pollería” de don Tama en la calle Malambo, en el Rimac) cuando estaba preparando la edición sobre el Che Guevara para “Fin de Siglo”.
El tema era sobre Juan Pablo Chang y su ejército, el cual se había “esfumado” en la historia, pues no recordaba nada escrito en libros o diarios. Hasta entonces, ignoraba que ambos eran parte del ejército de Juan Pablo Chang que en 1967 iba a entrar en apoyo del Che en caso las cosas no salieran como se pensaban.
Tampoco sabía –entonces- que el poeta César Calvo ostentaba el grado de Comandante en el Ejército de Liberación Nacional Peruano y que aprovechaba sus contactos y las giras de alguna gente de "la farándula de la música criolla” para camuflar pertrechos militares, entre otras vituallas. Esto no me lo contó César Calvo entonces, sino lo supe mucho después gracias a Tamashiro.
Como tampoco, en 1967, le contó Alejandro Tamashiro a 
Carlos “chino” Domínguez -en vísperas de los acontecimientos en Bolivia- que pasaba a la clandestinidad con cerca de otros 40 peruanos, debidamente entrenados y apertrechados militarmente para entrar en acción en apoyo al Che. Esos hombres, esperaron (en vano) la orden de su comandante Juan Pablo Chang desde la frontera en Puno. Y claro, Domínguez estuvo esa víspera y tomó la foto.


Periodista Hugo Bravo y Alejandro Tamashiro (Foto: Caros "chino" Domínguez, 1967)

La historia de Chang en la guerrilla de Bolivia puede leerse en el diario del Che. Juan Pablo Chang aparentemente entró a Bolivia para una coordinación y luego no pudo salir ante el inesperado cerco militar y se quedó allí. 
Testimonios diversos nos han narrado el penoso recorrido que hicieron antes del último enfrentamiento que terminó en la captura de ambos.
Antes de ser muerto el Che, los soldados primero practicaron con Juan Pablo Chang. Detenido, sin sus anteojos, sin armas, fue acribillado. Durante tres décadas sus restos mortales se perdieron en Bolivia hasta que en 1997 fueron encontrados cerca a los de Ernesto Che Guevara. Desde entonces, descansan juntos en el Mausoleo al Che, que se levanta en Villa Clara, en Cuba.

Leyenda: La foto de los rostros corresponden al poeta César Calvo y al poeta Juan Gonzalo Rose. Según Thorndike, Gonzalo Rose fue el único peruano que había aceptado ser parte de la expedición del Granma pero no pudo embarcarse como consecuencia de un extendida celebración de despedida.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconDeclaración de la Selva Lacandona
«La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo el poder público dimana del pueblo y se instituye para...

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconEste joven artista argentino, al contrario que la mayoría de creadores,...

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconDirección: María Inés Casalá
«otros» no cumplen su rol. Construyamos un país con lo que Jesús nos enseña. Un país en donde valoremos la historia. Jesús nació...

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconEl arte, es una de las manifestaciones humanas más hermosas, pues...

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconPrimera parte
«¿Cuánto vale eso?». Desde muy pronto aprendemos que prácticamente todo tiene un precio y que todo se vende. Cuando nos hacemos mayores...

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconEl tema de este poema es la distancia entre el autor y la mujer,...

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconResumen En este artículo nos aproximamos a la cuestión de la transmisión...

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconDesde el miércoles, renombrados elencos de todo el país y de otros...

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconDeclaramos públicamente que desde hace algún tiempo nos ha ido interesando...

Reconocimiento a todo el pueblo de este país, que en firma ininterrumpida nos ha colmado de agasajos, desde que entró por Tacna iconFrente a la enorme confusión que está provocando la puesta en marcha...






© 2015
contactos
l.exam-10.com