Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina






descargar 471.9 Kb.
títuloModulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina
página4/11
fecha de publicación06.06.2016
tamaño471.9 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

La República Dominicana Por Rvdo. René Acosta Polanco

Rector del Seminario Nazareno Dominicano

En agosto de 1975 se inicia la obra de la Iglesia del Nazareno en la República Dominicana. La llegada del Dr. Louie Bustle, actual Director de Misión Mundial, y más tarde el Dr. Jerry Porter, actual Superintendente General, marcó un cambio de paradigma en el quehacer evangelístico de la República Dominicana. El mensaje de santidad y el testimonio de los primeros nazarenos, impactó la vida de muchos inconversos que pasaban al altar convencidos de pecados y testificando con lágrimas la presencia de Cristo en sus vidas. Este movimiento de santidad traspasó las fronteras de la Iglesia e impactó a otras denominaciones. Muchos pastores y miembros vinieron a nosotros interesados en formar parte de nuestra membresía. En la primera Asamblea del 1976, ya contábamos con 12 iglesias y 228 miembros. Muchas de esas congregaciones ya contaban con un templo propio.
La predicación del mensaje de santidad, más el testimonio de los primeros nazarenos fueron elementos determinantes para el rápido crecimiento de la Iglesia. La presencia del Espíritu Santo era una constante en nuestra labor evangelística. Nuestros fundadores albergaban una visión clara de crecimiento. Los lemas de aquel entonces revelaban el contenido de la visión: Cada Uno Gane Uno, Cada Pastor Gane un Pastor, Cada Iglesia plante otra Iglesia; Quisqueya para Cristo; Sin Santidad Nadie Verá al Señor. Estos lemas se convirtieron en el lenguaje permanente de los primeros nazarenos.
La construcción de templos, casas pastorales, edificios para centros educativos, centros de conferencia. En 1978 ya contábamos con una propiedad de 10 hectáreas y edificios para actividades masivas, así como cabañas para alojar a los participantes.

Otros elementos positivos los constituyeron los grupos evangelísticos de Estados Unidos, Puerto Rico, México, y otros países. El sistema de carpas, las campañas evangelísticas en los parques, los conciertos corales de grupos de Puerto Rico y Estados Unidos, las campañas en las iglesias predicadas por nuestros misioneros, así como el contacto personal con la comunidad, fueron elementos de gran empuje en el desarrollo y crecimiento de la iglesia.
Los misioneros fundadores estaban enfocados en la parte práctica del mensaje de santidad. Estaban concentrados en una visión de crecimiento, de avivamiento y de pasión por los perdidos. Pero la forma de adorar a Dios, la cultura y la idiosincrasia de los primeros nazarenos no fue su preocupación; había un espíritu de libertad, los nazarenos no se sentían castigados ni censurados por su cultura.
Los nuevos misioneros, preocupados por el orden y establecimiento de una cultura organizacional, produjeron, sin pretenderlo, una parálisis en la espiral de crecimiento de la Iglesia en la República Dominicana. Su visión estaba orientada a los distintivos de la Iglesia, cosa que aún valoramos, a la enseñanza teórica de nuestro sistema doctrinal, a la enseñanza de la política y gobierno de nuestra Iglesia. Estas acciones fueron útiles y necesarias para forjar en los nazarenos un perfil de identidad como denominación. No obstante, junto a lo anterior se sumó un celo reactivo por todas aquellas formas de adoración que pudieran parecer pentecostales. Se censuraban expresiones como por ejemplo: Gloria a Dios, Aleluya, Bendito sea Dios; además, el uso de instrumentos musicales como panderos, guiras, tamboras; géneros musicales como merengues, cumbias, etc. Visitar otras denominaciones, invitar predicadores de otras denominaciones.
Los pastores debían terminar sus estudios antes de iniciar un pastorado. Por otro lado, el nombramiento de líderes que vinieron de otras denominaciones afectó de manera sensible el crecimiento de la Iglesia, el desarrollo de un liderazgo autóctono y el sistema de identidad doctrinal. Cuando nuestros primeros fundadores salieron, los verdaderos y auténticos nazarenos no habían alcanzado la preparación y la madurez necesarias para asumir el control de la Iglesia. Así, a la salida de nuestros primeros misioneros, la iglesia quedó bajo el control de un liderazgo interdenominacional. Las luchas entre ellos y el celo por los que surgían de lo interno de la iglesia, produjeron confrontaciones que dañaron el espíritu y el ambiente interno y externo de nuestra iglesia. Muchos jóvenes valores fueron expulsados y hoy son líderes nacionales en otras denominaciones. Muchas iglesias cerradas, pastores cancelados y expulsados, fue el resultado de un liderazgo disfuncional que vino a nuestra naciente iglesia, con una marcada agenda de ambición.
El crecimiento de la Iglesia en la República Dominicana fue un hecho innegable.

En los primeros años, el crecimiento de la Iglesia fue significativo, las estadísticas revelan que en el año 1990 contábamos con una membresía de 10,253 nazarenos; la membresía actual revela 7,964 miembros. Sin embargo, aunque mencioné anteriormente algunos factores que influyeron negativamente en el proceso de consolidación de la Iglesia, me gustaría añadir los factores que contribuyeron a esta drástica reducción de membresía:

  • Miles de nazarenos nacionales haitianos, fueron repatriados por el Gobierno dominicano hacia su país de origen.

  • Los conflictos judiciales entre superintendentes y pastores

  • La cancelación masiva de pastores y el cierre de iglesias

  • Juicios y disciplinas ministeriales


Estos y otros factores influyeron sensiblemente en la membresía de la Iglesia. Estas razones llevaron a las autoridades del momento a solicitar la autorización del Superintendente General en Jurisdicción, un permiso especial para actualizar la membresía de la Iglesia.

En la actualidad, la meta de la Región para la República Dominicana es de 20,000 nuevos nazarenos para el 2008. Todos estamos trabajando para alcanzarlo
La Educación Teológica en la República Dominicana se inició formalmente en el año 1976, dirigida magistralmente por el Dr. Jerry Porter, actual Superintendente General. El Programa en Ministerio Cristiano fue un atractivo para cientos de estudiantes interesados en la preparación ministerial. El SENDAS era una extensión del Seminario Centroamericano ubicado en San José, Costa Rica.
En 1988 fue aprobada la apertura del Seminario Nazareno Dominicano, con modalidad residencial. En 1994, fruto de presiones económicas, se cierra el programa residencial y el SND se concentra exclusivamente en la modalidad descentralizada. Actualmente contamos con 9 Centros y 150 estudiantes matriculados. Se ha diseñado una estrategia acorde con la misión y la visión de la Iglesia del Nazareno y la Junta Internacional de Educación. Un ministro total, integro, auténtico y congruente, es nuestro lema. Queremos formar un ministro acorde con las expectativas del evangelio y alineado a la misión evangelística y espiritual de nuestra Iglesia. El conocimiento, la capacidad, el carácter y el contexto forman parte fundamental del diseño programático de nuestra institución.
La contribución nativa al desarrollo de la Iglesia se hizo notoria desde los inicios de la obra en la República Dominicana. Fue significativo el aporte de los nacionales en el área legal y la incorporación de la Iglesia a las leyes y requerimientos estatales. Los nuevos convertidos aportaron edificios, tierras y otros medios para la Iglesia en la República Dominicana. Los pastores graduados del Seminario en San José, Costa Rica se insertaron inmediatamente en el quehacer teológico del Seminario local, contribuyendo así a la formación de ministros preparados para la obra. La Iglesia actualmente cuenta con más de 18 licenciados en Teología, Masters y Doctorados en diferentes áreas del conocimiento, que se encuentran integrados al Seminario, así como en otras áreas de servicio de la Iglesia.
El Ministerio de Compasión se inició a finales de los años 80 y significó una gran ayuda económica para los pastores. Al principio era sólo un Programa de Becas para apoyar la educación de los hijos de los pastores. Más tarde el Programa se amplió a pequeños proyectos de microempresas que beneficiaron a los pastores en su economía familiar; estos proyectos en su mayoría fracasaron por una mala supervisión y un mal manejo administrativo de los mismos. Actualmente existe en la República Dominicana un Coordinador nacional de Ministerios Compasivos y un Coordinador por cada distrito. Compasión es así un brazo de apoyo a la Iglesia en su tarea de evangelismo integral y abarca programas de medicina, salud integral, asistencia en tiempo de desastres, entre otros.

A la luz de nuestra historia y tomándola como marco referencial, la teología de misión a emplearse en el presente y en el futuro de la iglesia, debe reflexionar seriamente sobre los siguientes aspectos: (1)La gran cantidad de creyentes que salen de nuestras iglesias; (2) Las razones y las causas que generan dichas salidas.

La historia de la Iglesia del Nazareno en la República Dominicana es como la historia de cualquier grupo social. Hacer caminos al andar nunca es tarea fácil, se cometen errores, desaciertos, casi siempre queriendo hacer lo mejor. Los sistemas sanos y funcionales nunca buscan chivos expiatorios, sino que revisan la estructura, cuestionan el síntoma y finalmente asumen una responsabilidad compartida de los factores que pudieron resultar negativos. Abrirnos a la crítica constructiva nos permite calibrar la institución, sin perder la esencia y la identidad institucional. 10

  • Puerto Rico Por: Rev. Samuel E. Pérez Rivera, Pastor y Profesor.

La Iglesia del Nazareno de Puerto Rico inició su obra de manera oficial en el año 1944. Esto, a pesar de que ya para el 1942, el Rvdo. C. Warren Jones, quien era el Secretario del Departamento de Misiones Mundiales, se había reunido con el Rvdo. José R. Lebrón Velázquez, pastor de un grupo de iglesias independientes denominadas como Iglesia del Salvador.

El propósito de la reunión entre Warren y Lebrón consistió en estudiar la posible unión de la Iglesia del Salvador a la Iglesia del Nazareno. Luego de esta conversación, la cual permitió establecer las bases de la posible unión, en el año 1943, el Rvdo. Howard V. Miller, quien fungió como uno de los Superintendentes Generales, aceptó a Lebrón como ministro reconocido en la Iglesia del Nazareno. El 31 de octubre de 1943 se formaliza la unión de las iglesias, y a su vez Lebrón es nombrado Superintendente de Distrito, y se le asigna como misionero a cargo de la obra en Puerto Rico.

La primera asamblea de distrito se efectuó en 1949, con la participación de cinco congregaciones. Es necesario reconocer uno de los elementos de mayor relevancia en el transcurso de la Iglesia en Puerto Rico: el hecho ineludible de que la obra de nuestra iglesia comenzó bajo el liderato de puertorriqueños, a diferencia de los países de Cuba y República Dominicana. El reverendo Lebrón Velázquez fungió como superintendente y misionero entre los años 1944-52. Aún cuando en el año 1952 era superintendente y misionero, continúa pastoreando la primera iglesia hasta 1955. La salida del reverendo Lebrón de nuestra denominación se debió fundamentalmente a la insatisfacción de algunos líderes de la iglesia en el nivel central, los cuales concluyeron que, a pesar del desarrollo y crecimiento de la iglesia, la misma no era representativa de la “doctrina” oficial de la denominación. Por tal motivo en al año 1952 llega a Puerto Rico el Rvdo. Harold Hampton y su esposa para servir como misioneros en Puerto Rico. De esta manera la dirección de la iglesia pasa a manos del liderato norteamericano.

La evidencia histórica da testimonio del excelente trabajo del reverendo Lebrón en los inicios de la obra. Nuestra iglesia en muy poco tiempo llegó a ser la iglesia más conocida en el país ya que el reverendo Lebrón era el productor de un programa “pionero” en la radio puertorriqueña llamado “La Marcha de la Fe”, el cual se transmitía por 20 emisoras de radio a través de todo Puerto Rico. La obra del reverendo Lebrón Velázquez fue muy extensa y sumamente significativa, no sólo para nuestra denomina­ción sino para la obra evangélica en Puerto Rico. Lamentablemente, por falta de espacio no puedo incluir mayores datos.

La llegada de líderes de Norteamérica al país sin duda contribuyó de manera significativa en la tarea de imprimir identidad doctrinal de acuerdo a nuestra denominación. El liderato norteamericano se extendió por cerca de 19 años entre 1952-1971. Bajo éste surgieron ministerios muy significativos y de mucho beneficio, entre ellos el Instituto Bíblico, con la dirección del Rvdo. William Porter y su esposa, y la adquisición de 54 cuerdas de terreno donde se construiría el Campamento Nazareno. Aún cuando la aportación de todos nuestros misioneros entre ellos el Rvdo. Harold Hampton, Lyle Prescott, y Harry Zurcher fue excelente, no es menos cierto que la aportación de William y Juanita Porter fue la de mayor alcance, ya que Puerto Rico fue su hogar por 22 años. El énfasis en enviar misioneros puertorriqueños fue un factor vital y muy significativo. A pesar de ser una iglesia con no mucha membresía hemos enviado unas cuatro familias al campo misionero.

La “ambigüedad” no intencional en cuanto a la formación de obreros y la falta de un programa dinámico de estudios, no ha favorecido a la iglesia. Esto a su vez ha creado la necesidad de reclutar ministros de otras denominaciones los cuales, evidentemente, no siempre representan de forma efectiva nuestra herencia doctrinal. El “hermetismo” denominacional tampoco ha contribuido. Hemos estado muy aislados, aún dentro de nuestra propia denominación. Finalmente, el elemento que más daño nos ha hecho ha sido el no poder implementar de manera “dinámica” la visión y misión de nuestra denominación. Esto a pesar del extraordinario potencial de nuestra iglesia en el país.

Una de las mayores aportaciones de la labor misionera en los años formativos de la iglesia fue el establecimiento del Instituto Bíblico (1954.) Cuatro años más tarde (1958) se realizó la primera graduación con cinco alumnos. Aún cuando a través de los años se han realizado múltiples gestiones en el área de los estudios teológicos, en la actualidad sólo ofrecemos un programa de estudios conducentes a la ordenación a través del Instituto Bíblico. Estamos en diálogo con algunas instituciones nazarenas con el fin de brindar estudios a nivel graduado.

Es importante y necesario reconocer la extraordinaria conciencia de “gesta autóctona” que ha tenido nuestra iglesia desde su inicio. Como se mencionó, el fundador de la iglesia fue un puertorriqueño, Rvdo. José R. Lebrón Velázquez. Este fue nombrado y reconocido como el primer Superintendente, misionero y pastor en Puerto Rico. Luego de la salida de nuestro fundador, el liderato norteamericano toma las riendas de la obra, y de hecho, reconocemos la extraordinaria aportación de cada misionero. A su vez, la posterior salida del liderato misionero provocó el que líderes nacionales - entre ellos el Rvdo. Benjamín Román Díaz quien fuera nombrado como el segundo superintendente de Distrito y el primero luego de la llegada y salida de los misioneros -, desarrollaran un tremendo trabajo por espacio de 15 años, llevando a nuestra iglesia a declararse Distrito Regular (sostén propio) en el año 1980. En 1993 se da la creación de un segundo distrito de PuertoRico. En este año se ratifica el nombramiento del Rvdo. Pedro Cruz como Superintendente del Distrito Este; y se nombra a Rvdo. Raúl Puig como Superintendente del Distrito Oeste. La creación del nuevo distrito surge de la inquietud y de la insatisfacción de algunos líderes, quienes pensaron que con esta nueva creación distrital la gesta autóctona se adelantaría.

Tenemos que reconocer que, a través de los años, el crecimiento de la iglesia en términos de “membresía” ha sido “conservador”. Los factores más significativos que explican esto, podrían resumirse así: falta de desarrollo en la visión y misión de nuestra denominación; los esfuerzos evangelísticos, de seguimiento y discipulado han sido bien intencionados pero “fortuitos”.

El crecimiento en la membresía durante los años 1957-1971, donde el liderato estaba en manos de los misioneros, fue de 1,433 ganados y 1,009 perdidos, para una ganancia neta de 828. En el período del 1972-1989, bajo el liderato puertorriqueño, ganamos 4,621 y perdimos 2,262, para una ganancia neta de 1,899. Del año 1990 al 2003 las estadísticas reflejan 4,107 ganados y 3,231 perdidos para una ganancia neta de 853. Como se indicó, la creación del nuevo distrito ocurrió en 1993.

La aportación de nuestros distritos ha consistido fundamentalmente en un respaldo financiero significativo. De manera complementaria algunas iglesias locales se han unido y han realizado algunas ayudas humanitarias y clínicas de salud en diferentes países del Caribe, entre ellos Haití, República Dominicana y Cuba.11

2. Establecimiento y desarrollo en México y América Central y Panamá

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconIi congreso de Historia Intelectual de América Latina [Centro de...

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconIi congreso de Historia Intelectual de América Latina [Centro de...

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconBibliografía fontana Joseph y Maria Delgado Rivas 2000. La política...

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconSatélite is9: América latina, América Central y España Mayo de 2007

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconLos condicionantes de la gobernabilidad democrática en América Latina de fin de siglo[*]

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconEl Papa a Scalfari: asì cambiaré la Iglesia "Jovenes sin trabajo, uno de los males del mundo"
«Cierto, usted tiene razon, pero se refiere tambien a la Iglesia, más bien sobre todo a la Iglesia porque esta situacion no hiere...

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconColección del Centro Editor de América Latina

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconUtopías urbanas: geopolíticas del deseo en América Latina

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconLos trabajos y los días. Revista de la cátedra de Historia Socioeconómica...

Modulo historia de la iglesia del nazareno en los eua y america latina iconCompañeros de las Artes, del pueblo de Chile y de América latina






© 2015
contactos
l.exam-10.com