Selección de






descargar 219 Kb.
títuloSelección de
fecha de publicación18.04.2016
tamaño219 Kb.
tipoLección
l.exam-10.com > Historia > Lección


Escolapios Granada





Selección

de

Poemas

para

el

Aula




Primaria Tercer Ciclo



Federico García Lorca


1. PAJARITA DE PAPEL
¡Oh pajarita de papel!

Águila de los niños.

Con las plumas de letras,

sin palomo

y sin nido.

2. SAETA (Del Poema del Cante Jondo)
Cristo moreno

pasa

de lirio de Judea

a clavel de España.
¡Miradlo por dónde viene!
De España.

Cielo limpio y oscuro,

tierra tostada,

y cauces donde corre muy lenta el agua.

Cristo moreno,

con las guedejas quemadas,

los pómulos salientes

y las pupilas blancas
¡Miradlo por dónde va!

3. BALADILLA DE LOS TRES RÍOS (Fragmento)
El río Guadalquivir

va entre naranjos y olivos.

Los dos ríos de Granada

bajan de la nieve al trigo.

...

¡Ay, amor

que se fue y no vino!
El río Guadalquivir

tiene las barbas granates.

Los dos ríos de Granada,

uno llanto y otro sangre.
¡Ay, amor

que se fue por el aire!
Para los barcos de vela

Sevilla tiene un camino;

por el agua de Granada

sólo reman los suspiros.
¡Ay, amor

que se fue y no vino!
Guadalquivir, alta torre

y viento en los naranjales.

Darro y Genil, torrecillas

muertas sobre los estanques.
¡Ay, amor

que se fue por el aire!

4. TIO-VIVO (Fragmentos)
Los días de fiesta

van sobre ruedas.

El tío vivo los trae,

y los lleva.
Corpus azul.

Blanca Nochebuena.
Los días abandonan

su piel, como las culebras,

con la sola excepción

de los días de fiesta.

...
Corpus azul.

Blanca Nochebuena.
El tío-vivo gira

colgado de una estrella.

Tulipán de las cinco

partes de la tierra.
Sobre caballitos

disfrazados de panteras

los niños se comen la luna

como si fuera una cereza.
¡Rabia, rabia, Marco Polo!

Sobre una fantástica rueda,

los niños ven lontananzas

desconocidas de la tierra.
Corpus azul.

Blanca Nochebuena.
5. EL NIÑO MUDO
El niño busca su voz

(La tenía el rey de los grillos).

En una gota de agua

buscaba su voz el niño.
No la quiero para hablar;

me haré con ella un anillo

que llevará mi silencio

en su dedo pequeñito.
En una gota de agua

buscaba su voz el niño.
(La voz cautiva, a lo lejos,

se ponía un traje de grillo).
6. CARACOLA
Me han traído una caracola.
Dentro le canta

un mar de mapa.

Mi corazón

se llena de agua

con pececillos

de sombra y plata.
Me han traído una caracola.

7. CAZADOR
¡Alto pinar!

Cuatro palomas por el aire van.
Cuatro palomas

vuelan y tornan.
Llevan heridas

sus cuatro sombras.
¡Bajo pinar!

Cuatro palomas en la tierra están.

8. CANCION TONTA
-Mamá,

yo quiero ser de plata.
-Hijo,

tendrás mucho frío.
-Mamá,

yo quiero ser de agua.
-Hijo,

tendrás mucho frío.
-Mamá,

bórdame en tu almohada.
-¡Eso sí!

¡Ahora mismo!


9. CORTARON TRES ÁRBOLES
Eran tres.

(Vino el día con sus hachas)

Eran dos.

(Alas rastreras de plata)-

Era uno.

Era ninguno.

(Se quedó desnuda el agua)

10. EL LAGARTO ESTÁ LLORANDO
El lagarto está llorando.

La lagarta está llorando.
El lagarto y la lagarta

con delantalitos blancos.
Han perdido sin querer

su anillo de desposados.
¡Ay, su anillito de plomo,

ay, su anillito plomado!
Un cielo grande y sin gente

monta en su globo a los pájaros.
El sol capitán redondo,

lleva un chaleco de raso.

¡Miradlos qué viejos son!

¡Qué viejos son los lagartos!
¡Ay, cómo lloran y lloran,

ay, ay como están llorando

11. CANCIONCILLA SEVILLANA
Amanecía

en el naranjel.

Abejitas de oro

buscaban la miel.
¿Dónde estará

la miel?
Está en la flor azul,

Isabel.

En la flor

del romero aquel.
(Sillita de oro

para el moro.

Silla de oropel

para su mujer).
Amanecía

en el naranjel.
12. PAISAJE
La tarde equivocada

se vistió de frío.
Detrás de los cristales,

turbios, todos los niños,

ven convertirse en pájaros

un árbol amarillo.
La tarde está tendida

a lo largo del río.

Y un rubor de manzana

tiembla en los tejadillos.


13. BALADA DE LA PLACETA (Fragmento)
Se ha llenado de luces

mi corazón de seda,

de campanas perdidas,

de lirios y de abejas,

y yo me iré muy lejos,

más allá de esas sierras,

más allá de los mares,

cerca de las estrellas,

para pedirle a Cristo

Señor que me devuelva

mi alma antigua de niño,

madura de leyendas,

con el gorro de plumas

y el sable de madera.


14. MARIPOSA

(de "La zapatera prodigiosa")
Mariposa del aire,

qué hermosa eres,

mariposa del aire

dorada y verde.

Luz del candil,

mariposa del aire,

¡quédate ahí, ahí, ahí!...
No te quieres parar,

pararte no quieres.

Mariposa del aire

dorada y verde.

Luz del candil,

mariposa del aire,

¡quédate ahí, ahí, ahí!...
¡Quédate ahí!

Mariposa, ¿estás ahí?

15. NANA DE SEVILLA
Este galapaguito

no tiene mare,

lo robó una gitana,

lo echó a la calle.

No tiene mare, sí,

no tiene mare, no,

no tiene mare.

Este niño chiquito

no tiene cuna:

su padre es carpintero

y le hará una.

16. IN MEMORIAN
Dulce chopo,

dulce chopo

te has puesto

de oro.
Ayer estabas verde,

un verde loco

de pájaros

gloriosos.
Hoy estás abatido

bajo el cielo de agosto

como yo bajo el cielo

de mi espíritu rojo.
La fragancia cautiva

de tu tronco

vendrá a mi corazón

piadoso.
¡Rudo abuelo del prado!

Nosotros

nos hemos puesto

de oro

17. DE CASA EN CASA

(de "Así que pasen cinco años")
Vámonos; de casa en casa

llegaremos donde pacen

los caballitos del agua.

No el cielo. Es tierra dura

con muchos grillos que cantan,

con hierbas que se menean,

con nubes que se levantan,

con hondas que lanzan piedras

y el viento como una espada.

¡Yo quiero ser niño, un niño!


Juan Ramón Jiménez




1. HE VENIDO POR LA SENDA
He venido por la senda

con un ramito de rosas

del campo. Tras la montaña

nacía la luna roja;
la suave brisa del río

daba frescura a la sombra;

un sapo triste cantaba

en su flauta melodiosa;
sobre la colina había

una estrella melancólica...

He venido por la senda

con un ramito de rosas.
2. MI CUNA
¡Qué pequeñita es la cuna,

qué chiquita la canción;

mas cabe la vida en ésta

y en aquélla el corazón!
-¡Nadie ríe aquí de ver

a este niño grandullón

mecerse, quieto, en su vieja

cuna, a la antigua canción!-
¡Cómo se cansan los ritmos

de cuna y de corazón!

¡Los dos vuelan por la gloria,

en una sola pasión!


¡Qué pequeñita es la cuna,

qué chiquitita la canción;

más cabe la vida en ésta

y en aquella la canción!
3. LA LUNA EN EL PINO
La luna estaba en el pino,

rosa en el cielo violeta.

...Hoy viene en una carreta

muerto, sin rumor, el pino.
¿Vendrá la luna en el pino?
Sobre el polvo del camino,

esa dulzura violeta

¿la baja el cielo, carreta,

asu luna en el camino?
¿Pasa la luna en el pino?
¿Qué tristemente va el pino

rozando el suelo violeta!

Llanto de luz la carreta

llora del verdor del pino.
¿Lora la luna en el pino?
¿Dónde está el lirio divino

naciente solo y violeta?

¡Lleva rosa la carreta

como un resplandor divino!
¿Está la luna en el pino?

La luna está en el pino,

rosa en el cielo violeta.

...Hoy se va en una carreta

muerto, sin rumor, el pino.
¿Se va la luna en el pino?

4. CANTA, PÁJARO LEJANO
Canta, pájaro lejano...

-¿en qué jardín, en qué campo?-
Yo estoy aquí, solitario,

en la penumbra del cuarto,

viendo el piano cerrado

y los románticos cuadros...
Canta, pájaro lejano...
Sobre el río habrá un ocaso

de cristales encantados...

pasará un alegre barco

entre el oro de los álamos...
Canta, pájaro lejano...
En el huerto, los naranjos

estarán llenos de pájaros...

al cielo se irán cantando,

en el agua del regato...
Canta, pájaro lejano...
Tú, pinar, verde palacio,

detendrás el viento plácido...

el mar brillará, temblando,

entre tus adelfos blancos...
Canta, pájaro lejano...
Yo estoy aquí, solitario,

en la penumbra del cuarto,

viendo el piano cerrado

y los románticos cuadros...
Canta, pájaro lejano...

-¿en qué rosal, en qué árbol?
5. VERDE VERDEROL
Verde verderol

¡endulza la puesta del sol!
Palacio de encanto,

el pinar tardío

arrulla con llanto

la huída del río.

Allí el nido umbrío

tiene el verderol.
Verde verderol,

¡endulza la puesta del sol!
La última brisa es suspiradora;

el sol irisa al pino que llora.

¡Vaga y lenta hora

nuestra, verderol!
Verde verderol,

¿endulza la puesta del sol!

Soledad y calma;

silencio y grandeza.

La choza del alma

se recoge y reza.

De pronto, ¡oh, belleza!,

canta el verderol.
Verde verderol,

¡endulza la puesta del sol

Su canto enajena.

-¿Se ha parado el viento?-

El campo se llena

de su sentimiento.

Malva es el lamento;

verde, el verderol
Verde verderol,

¡endulza la puesta del sol!

6. JUEGO
El chamariz en el chopo.

-¿Y qué más?

El chopo en el cielo azul.

-¿Y qué más?

El cielo azul en el agua.

-¿Y qué más?

El agua en la hojita nueva.

-¿Y qué más?

La hojita nueva en la rosa.

-¿Y qué más?

La rosa en mi corazón.

-¿Y qué más?

¡Mi corazón en el tuyo!

7. LA NIÑA ESTABA SOÑANDO
La niña estaba soñando

historias de primavera;

la abuela le contestaba

con madrigales de ciega.
-Se van a secar los lirios,

mira cómo está la tierra...

-Si se han dormido mis ojos...,

¡cómo quieres que la vea!

-Se van a secar las rosas,

mira cómo está la tierra;

se van a secar los lirios...

-Deja que se sequen, deja...
El sol es el sol de junio;

los arroyos crían hierba;

se van a morir las vacas de sed...

-Deja que se mueran...
-Que saquen

de las norias agua nueva;

se están secando los huertos...

-Deja que se sequen, deja...
-Pero si el cielo está azul...

-No volverás, primavera...

-Si ya hay rosas por las noches

debajo de las estrellas...
-Mi corazón está frío,

tengo sueño y estoy ciega...

Deja que se seque todo,

deja que crezca la hierba.
Así está el campo en silencio,

no cantará el agua nueva,

y cuando venga la muerte

quizás mi sueño la sienta...
Ayer pasó por aquí

Galán el pastor, abuela,

y me dijo: no me olvides;

volveré a la primavera.
8. QUE ALEGRE SE PONE EL RIO
¡Qué alegre se pone el río

cuando la noche se va!

Todo canta en sus orillas

la dulzura matinal.

Aún la luna está alumbrada

y rosa sobre la mar...

Aún en el agua es de noche,

en el cielo azul aún tiemblan

las estrellas de cristal.
El naciente se ha encendido,

el campo es una rosa en paz,

del alba primaveral.

Pronto todas las floridas

veredas se llenarán

de bocas llenas de rosas,

de coplas de soledad...
¡Goza el viento en los pinares,

es de oro el cañaveral,

flores..., lágrimas..., no, flores!

...¡Y todo porque tú estás!
Ruiseñor de las orillas,

¿oh dulzura matinal!

¡Qué alegre se pone el río

cuando la noche se va

9. YA ESTÁN UNCIENDO

LOS BUEYES
Ya están unciendo los bueyes

en las floridas carretas...

¡Noche tibia y perfumada

de gracia y de primavera!
Los bueyes andan soñando

con las dolientes riberas

del camino, con sus ríos

verdes y sus dulces selvas...

Y como la luna de oro

está ya sobre la aldea,

los melancólicos ojos

de los bueyes tienen lunas

lejanas, en su tristeza.
Esta noche pasarán

por las dormidas praderas;

hollarán tallos mojados

del llanto de las estrellas;
a su paso harán oler

a las rosas y a las hierbas...

El campo estará celeste

y la luna soñolienta.
Y en el valle, el ruiseñor

endulzará las bellezas

perfumadas de esta noche

de gracia y de primavera.

10. CALLE DE LOS MARINEROS
¡Granados en el cielo azul!,

¡calle de los marineros!,

¡qué verdes están tus árboles!,

¡qué alegre tienes el cielo!
¡Viento ilusorio de mar!,

¡calle de los marineros!,

ojo azul, guedeja de oro,

rostro florido y moreno.
La mujer canta a la puerta:

"¡Vida de los marineros!,

¡El hombre siempre en el mar,

y el corazón en el viento!"

-¡Virgen del Carmen, que estén

siempre en tus manos los remos,

que, bajo tus ojos, sean

dulce el mar y azul el cielo!-
...Por la tarde brilla el aire,

el ocaso está de ensueños,

es un oro de nostalgia,

de llanto y de pensamiento...
¡Viento ilusorio de mar!,

¡calle de los marineros!,

¡la blusa azul, y la Virgen

milagrera sobre el pecho!
¡Granados en cielo azul!,

¡calle de los marineros!.

¡el hombre siempre en el mar,

y el corazón en el viento!

11. LOS SALTIMBANQUIS
Alegra, titiritero,

la noche con tu tambor...

¡El sendero

tiene las ramas en flor!
La luna tras la montaña,

asoma su cara muerta...

La cabaña

ha cerrado ya su puerta.
Por el valle duerme Aurora,

Noche va por el camino;

lejos llora el corazón del molino.
¡Campos verdes, noches bellas,

para el llanto y para el vuelo!

Las estrellas

tiemblan, tiemblan en el cielo.

Alegra, titiritero,

la noche con tu tambor...

¡El sendero

tiene las ramas en flor!

12. CANCIÓN

(Álamo blanco)
Arriba canta el pájaro,

y abajo canta el agua.

-Arriba y abajo,

se me abre el alma.-
Mece a la estrella el pájaro,

a la flor mece el agua.

-Arriba y abajo,

me tiembla el alma.-

13. DÓNDE ESTÁ LA PALABRA
¿Dónde está la palabra, corazón

que embellezca de amor al mundo feo;

que le dé para siempre -y sólo ya-

fortaleza de niño

y defensa de rosa?

14. DORABA LA LUNA EL RÍO
Doraba la luna el río

-¡fresco de la madrugada!-

Por el mar venían las olas

teñidas de luz de alba.
El campo débil y triste

se iba alumbrando. Quedaba

el canto roto de un grillo,

la queja oscura del agua.

Huía el viento a su gruta

y el horror a su cabaña,

y en el verde de los pinos

se iban abriendo las alas.
Las estrellas se morían,

se rosaba la montaña.

Allá en el pozo del huerto

la golondrina cantaba.

15. LA COJITA
La niña sonríe:¡Espera,

voy a coger la muleta!
Sol y rosas. La arboleda,

movida y fresca, dardea

limpias y verdes luces. Gresca

de pájaros, brisas nuevas.

La niña sonríe: ¡Espera,

voy a coger la muleta!
Un cielo de ensueños y seda

hasta el corazón se entra.

Los niños, de blanco, juegan,

chillan, sudan, llegan: ¡Espera,

voy a coger la muleta!
Saltan sus ojo. Le cuelga,

girando, falsa, la pierna.

Le duele el hombro. Jadea

contra los chopos. Se sienta.

Ríe y llora y ríe: ¡Espera,

voy a coger la muleta!

16. FIN DE INVIERNO
Cantan, cantan.

¿Dónde cantan los pájaros que cantan?

Llueve y llueve. Aún las casas

están sin ramas verdes. Cantan y cantan

los pájaros. ¿En dónde cantan

los pájaros que cantan?
No tengo pájaros en jaula.

No hay niños que los vendan. Cantan.

El valle está muy lejos. Nada ...
Nada. Yo no sé dónde cantan

los pájaros (y cantan, cantan)

los pájaros que cantan.


Rafael Alberti

(de "Marinero en Tierra")


1
EL MAR. La mar.

El mar.¡ Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,

a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste

del mar?
En sueños, la marejada

me tira del corazón.

Se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste

acá?


2. SALINERO
...Y ya estarán los esteros

rezumando azul de mar.

¡Dejadme ser, salineros,

granito del salinar!


¡Qué bien, a la madrugada,

correr en las vagonetas,

llenas de nieve salada,

hacia las blancas casetas!
Dejo de ser marinero,

madre, por ser salinero.
3
¡Qué altos

los balcones de mi casa!

Pero no se ve la mar.

¡Qué bajos!
Sube, sube, balcón mío,

trepa el aire, sin parar:

sé terraza de la mar,

sé torreón de navío.
-¿De quién será la bandera

de esa torre de vigía?
-¡Marineros, es la mía!
4. PIRATA
Pirata de mar y cielo,

si no fui ya lo seré.
Si no robé la aurora de los

mares,

si no la robé,

ya la robaré.
Pirata de cielo y mar,

sobre un cazatorpederos,

con seis fuertes marineros,

alternos, de tres en tres.
Si no robé la aurora de los

cielos,

si no la robé,

ya la robaré.

5
Barco carbonero,

negro el marinero.
Negra, en el viento, la vela.

Negra, por el mar, la estela.
¡Qué negro su navegar!
La sirena no le quiere.

El pez espada le hiere.
¡Negra su vida en la mar!

6
¡Por el mar, la primavera!

¡A bordo va!
-¿De qué barco, compañero?

-Del Florinda, compañera.
¡A bordo va!

LLega.
¡Pronto, a la escala real,

por verla desembarcar!

7
¡Traje mío, traje mío,

nunca te podré vestir,

que al mar no me dejan ir!
Nunca me verás, ciudad,

con mi traje marinero.

Guardado está en el ropero,

ni me lo dejan probar.
Mi madre me lo ha encerrado,

para que no vaya al mar.

8. EL PILOTO PERDIDO
¡Torrero, que voy perdido

y está apagado tu faro!

Noroeste. Nada claro

por el cielo, ¡y te has dormido!
¡Que se ha dormido el torrero

y nadie del astillero

talar su sueño ha querido!

¡Corre, ve, viento marero,

y dile a algún marinero

que el faro no está encendido!

9
Gimiendo por ver el mar,

un marinerito en tierra

iza al aire este lamento:
¿Hay mi blusa marinera!

Siempre me la inflaba el viento

al divisar la escollera.

10
¡Quién cabalgara el caballo

de espuma azul de la mar!
De un salto,

¿quién cabalgara la mar!
¡Viento, arráncame la ropa!

¡Tírala, viento, a la mar!
De un salto,

quiero cabalgar la mar.
¡Amárrame a tus cabellos,

crin de los vientos del mar!
De un salto,

quiero ganarme la mar.

11
Si mi voz muriera en tierra,

llevadla al nivel del mar

y dejadla en la ribera.

Llevadla al nivel del mar

y nombradla capitana

de un blanco bajel de guerra.
¡Oh mi voz condecorada

con la insignia marinera:

sobre el corazón un ancla

y sobre el ancla una estrella

y sobre la estrella el viento

y sobre el viento la vela!


Antonio Machado

(de "Poesías completas")


1. EN ABRIL, LAS AGUAS MIL
Son de abril las aguas mil.

Sopla el viento achubascado,

y entre nublado y nublado

hay trozos de cielo añil.
Agua y sol. El iris brilla.

En una nube lejana,

zigzaguea

una centella amarilla.
La lluvia da en la ventana

y el cristal repiquetea.

A través de la neblina

que forma la lluvia fina,

se divisa un prado verde,

y un encinar se esfumina,

y una sierra gris se pierde.
Los hilos del aguacero

sesgan las nacientes frondas,

y agitan las turbias ondas

en el remanso del Duero.

Lloviendo está en los habares

y en las pardas sementeras;

hay sol en los encinares,

charcos por las carreteras.
Lluvia y sol. Ya se oscurece

el campo, ya se ilumina;

allí un cerro desaparece,

allá surge una colina.

Ya son claros, ya sombríos


los dispersos caseríos, los

lejanos torreones.

Hacia la sierra plomiza

van rodando en pelotones

nubes de guata y ceniza.
2
Pegasos, lindos pegasos,

caballitos de madera.

...................

Yo conocí, siendo niño,

la alegría de dar vueltas

sobre un corcel colorado,

en una noche de fiesta.

En el aire polvoriento

chispeaban las candelas,

y la noche azul ardía

toda sembrada de estrellas.
¡Alegrías infantiles

que cuestan una moneda

de cobre, lindos pegasos,

caballitos de madera!

3. LUNA LLENA, ...
¡Luna llena, luna llena,

tan oronda, tan redonda

en esta noche serena

de marzo, panal de luz

que labran blancas abejas!

4. OTRO VIAJE (Fragmento)
Ya en los campos de Jaén,

amanece. Corre el tren

por sus brillantes rieles,

devorando matorrales,

alcaceles,

terraplenes, pedregales,

olivares, caseríos.

praderas y cardizales,

montes y valles sombríos.

Tras la turbia ventanilla, pasa la devanadera

del campo de primavera.

La luz en el techo brilla

de mi vagón de tercera.

Entre nubarrones blancos,

oro y grana;

la niebla de la mañana

huyendo por los barrancos.

5. SOLEDADES (Fragmentos)
I
Yo voy soñando caminos

de la tarde. ¡Las colinas

doradas, los verdes pinos,

las polvorientas encinas!...

¿A dónde el camino irá?

Yo voy cantando, viajero

a lo largo del sendero...

-La tarde cayendo está-
"En el corazón tenía

la espina de una pasión;

logré arrancármela un día;

ya no siento el corazón".

II
El sol es un globo de fuego,

la luna es disco morado.
Una blanca paloma se posa

en el alto ciprés centenario.
Los cuadros de mirtos parecen

de marchito velludo

empolvado.
¡El jardín y la tarde

tranquila!...

Suena el agua en la fuente de

mármol.

6. EL TREN (Fragmento)
Yo, para todo viaje

-siempre sobre la madera

de mi vagón de tercera-,

voy ligero de equipaje.

Si es de noche, porque no

acostumbro a dormir yo,

y de día, por mirar

los arbolitos pasar,

yo nunca duermo en el tren,

y, sin embargo, voy bien.

¡Este placer de alejarse!

Londres, Madrid, Ponferrada,

tan lindos... para marcharse.

Lo molesto es la llegada.

Luego, el tren, el caminar,

siempre nos hace soñar;

y casi, casi olvidamos

el jamelgo que montamos.

7. LA SAETA
¿Quién me presta una escalera,

para subir al madero,

para quitarle los clavos

a Jesús el Nazareno?

Saeta popular
¡Oh, la saeta, el cantar

al Cristo de los gitanos,

siempre con sangre en las manos,

siempre por desenclavar!

¡Cantar del pueblo andaluz,

que todas las primaveras

anda pidiendo escaleras

para subir a la cruz!

¡Cantar de la tierra mía,

que echa flores

al Jesús de la agonía,

y es la fe de mis mayores!

¡Oh, no eres tú mi cantar!

¡No puedo cantar, ni quiero

a ese Jesús del madero,

sino al que anduvo en el mar!
8
Era un niño que soñaba

un caballo de cartón.

Abrió los ojos el niño

y el caballito no vio.
Con un caballito blanco

el niño volvió a soñar;

y por la crin lo cogía...

¡Ahora no te escaparás!

Apenas lo hubo cogido,

el niño se despertó.

Tenía el puño cerrado.

¡El caballito voló!

Quedose el niño muy serio

pensando que no es verdad

un caballito soñado.

Y ya no volvió a soñar.

9. LOS OLIVOS (Fragmentos)

¡Viejos olivos sedientos

bajo el claro sol del día

olivares polvorientos

del campo de Andalucía!

¡El campo andaluz, peinado

por el sol canicular,

de loma en loma rayado

de olivar y de olivar!

Son las tierras

soleadas,

anchas lomas,

lueñes sierras

de olivares recamadas.

...........

¡Olivares y olivares

de loma en loma prendidos

cual bordados alamares!
¡Olivares coloridos

de una tarde anaranjada;

olivares rebruñidos

bajo la luna argentada!
¡Olivares centellados

en las tardes cenicientas,

bajo los cielos preñados

de tormentas!...

10. APUNTES (Fragmentos)
I

Desde mi ventana,

¡campo de Baeza,

a la luna clara!

¡Montes de Cazorla,

Aznaitín y Mágina!

¡De luna y de piedra

también los cachorros

de Sierra Morena!
II

Sobre el olivar,

se vio a la lechuza

volar y volar.

Campo, campo, campo.

Entre los olivos,

los cortijos blancos.

Y la encina negra,

a medio camino

de Ubeda y Baeza.
III

Por un ventanal,

entró la lechuza

en la catedral.

San Cristobalón

la quiso espantar,

al ver que bebía

del velón de aceite

de Santa María.

La virgen habló:

déjala que beba, San

Cristobalón.

IV

Sobre el olivar,

se vio a la lechuza

volar y volar.

A Santa María

un ramito verde

volando traía.

¡Campos de Baeza,

soñáré contigo

cuando no te vea!


11. SOL DE INVIERNO
Es mediodía. Un parque.

Invierno. Blancas sendas;

simétricos montículos

y ramas esqueléticas.
Bajo el invernadero,

naranjos en maceta,

y en su tonel, pintado

de verde, la palmera.
Un viejecito dice

para su capa vieja:

“¡El sol, eata hermosura

de sol ...” Los niños juegan.

El agua de la fuente

resbala, corre y sueña

lamiendo, casi muda,

la vertiginosa piedra.

Pedro Salinas
1. EL AGUA QUE ESTÁ EN LA ALBERCA
El agua que está en la alberca

y el verde chopo son novios

y se miran todo el día

el uno al otro.

En las tardes otoñales,

cuando hace viento, se enfadan:

el agua mueve sus ondas,

el chopo sus ramas;

las inquietudes del árbol

en la alberca se confunden

con inquietudes del agua.

Ahora que es primavera,

vuelve el cariño; se pasan

toda la tarde besándose

silenciosamente. Pero

un pajarillo que baja

desde el chopo a beber agua,

turba la serenidad

del beso con temblor vago.

Y el alma del chopo tiembla

dentro del alma del agua.


Luis García Montero

(de ” Lecciones de Poesía para Niños Inquietos”)


1. POEMA SOBRE EL TIEMPO
El tambor de la lluvia

corre por la ventana.

En los cristales fríos,

canta el gallo del alba.
Al salir del portal

la ciudad boca abajo.

Los coches atropellan

las casas de los charcos.
Borrar para escribir

números y palabras.

Las horas del colegio

nadan por la pizarra.
Y en la mañana giran

las ruedas de los coches,

la lluvia del semáforo,

la tiza y los relojes
Nubes que se deshacen

como arena de cielo.

El sol del mediodía

viaja con rayos negros.
Pasa el agua tranquila

por el ojo del puente.

Llega verde y dormida,

se va dormida y verde.
El viento en el jardín

es un gato que caza

las flores y las hojas,

los tallos y las ramas.


Todo gira en la tarde.

El agua de los ríos,

las nubes traicioneras,

el viento forajido.
Cuando la luz se apaga,

más allá del silencio,

los ruidos de la calle

golpean en el sueño.
Por los pasillos juegan

las sombras a esconderse

y fuera ladra el perro

temible de diciembre.
En la comba del búho

la luna fugitiva

salta sobre los faros

que cruzan la autopista.
Todo gira en la noche.

Fotografías viejas,

motores lejanísimos,

historias imperfectas.
A la una el futuro

y el tiovivo del tiempo.

A las dos el presente,

a las tres el recuerdo.

2. EL INVIERNO
Sábado por la tarde.

Son las cuatro
En la mesa dos tazas de café

Y en la televisión un video juego.

mientras los padres hablan y recuerdan

historias del pasado,

un luchador derrota a su enemigo

y pasa la pantalla.
La mano inteligente de la calefacción

acaricia los libros de la casa,

las cortinas de paño,

el equipo de música,

los almohadones rojos del sofá

donde duerme el gato de la tarde.
Las cinco campanadas del reloj

guardan ecos de lana

y pasos muy tranquilos

de perro San Bernardo.
En la calle hace frío,

mucho frío.

Detrás de la ventana pasa el viento.


3. LA PRIMAVERA
El sol de marzo camina

sobre la huella del frío

para despertar las ramas

de los árboles dormidos
La flauta de Irene busca

el calor de sus amigos.

El sol de abril sueña espigas

doradas en la pradera

y el alacrán del invierno

se muere de vergüenza.
La flauta de Irene busca

Limones y hierbabuena.
El sol de mayo suspira

porque no hay aparcamiento,

mientras los coches que pasan

dejan de tener secretos.
La flauta de Irene busca

Gasolina para un beso.
El sol de junio parece

deportista en los tejados.

No para de hacer gimnasia

entre las doce y las cuatro.
La flauta de Irene busca

el patio de los naranjos.
Y cuando las cazadoras

se pierden en el recreo,

y un rumor de malas notas solivianta a los colegios,
la flauta de Irene duerme

aprobada por el viento.

4. EL VERANO
Las estrellas se citan en el cielo,

cogen el ascensor

y bajan lentamente a la piscina.
Sobre las nueve y media

iluminan el agua,

nadan sobre el reflejo de los álamos, bucean por debajo de ciprés

y juegan a subirse al barco de la luna.
Las estrellas bañistas no utilizan

gafas de sol. No usan bronceadores,

ni beben cocacola.

Solamente navegan con sus cuerpos desnudos.

Si las estrellas bajan a la tierra para bañarse en las piscinas, yo me pregunto entonces: ¿qué vemos por la noche nosotros en el cielo?
Hay quien piensa que todas las estrellas, para poder bajarse a la piscina

sin que nadie lo note,

cubren el cielo de papel de plata,

de caminos de leche

y de fuegos de azúcar.
Yo no lo sé. Pero en algunas noches

hermosas de verano,

mientras el mar duerme y las ciudades apagan sus ventanas,

se me enciende una luz,

y pienso seriamente en las bombillas.
Cansadas de estar quietas,

de los ruidos y el humo de las motos,

las bombillas se van de vacaciones,

cogen el ascensor

y suben lentamente hasta los cielos

con ropa de turistas.
Sobre las nueve y media,

flotando en el espacio,

ocupan el lugar que dejan las estrellas.
Entonces me pregunto:

si las bombillas suben hasta el cielo, cansadas de estar quietas,

¿qué vemos al entrar en las ciudades?, ¿quién pinta las farolas?,

¿quién alumbra las calles y las casa?
Las preguntas que caben en un verso tienen color de estrellas y verano.

No quieres responderme todavía.

Hay cosas que se aprenden con los años

y respuestas que sólo conocen los poetas
5. EL OTOÑO
El otoño es un barco que navega

con abrigos, silencios y paraguas

sobre los parques y las arboledas.
¡Gaviotas amarillas!

Son las hojas que vuelan

y caen lentamente

hasta pisar la tierra.
El cielo frío se parece al humo

de los barcos sin velas

que dibujan el sueño de los vientos

con los pinceles de sus chimeneas.
Yo soy marinero del otoño.

Mira mi barba seca

y las bellas gaviotas melancólicas

volando en mi cabeza.
En la orilla dormida de la tarde

hay olas de silencio y de tristeza.
Por las ramas desnudas,

por el agua secreta,

por los abrigos grises,

el otoño navega

como un barco perdido

sobre las arboledas.








Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Selección de iconFigura 1: pantalla de programa de selección de equipos; selección de ciudad

Selección de icon2. Desde la perspectiva que defiende la selección multinivel, la...

Selección de iconSeleccióN selección en masa

Selección de iconSelección de

Selección de iconSelección de la idea

Selección de iconSelección de capacidades

Selección de iconSelección de poemas

Selección de iconSelección correcta

Selección de iconSelección de personajes

Selección de iconSelección de poemas de






© 2015
contactos
l.exam-10.com