Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo






descargar 64.07 Kb.
títuloPepe: Con diez cañones por banda… Astolfo
fecha de publicación17.04.2016
tamaño64.07 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos

Autor

Francisco Javier Bernad Morales

Título

EL TESORO DE BARBARROJA

Primer Acto

 La escena representa la cubierta de un velero. En el suelo, cubos y rollos de cuerda. Una mesa u otro soporte elevado a la izquierda hará las veces de cofa para el vigía. En la parte derecha, la rueda del timón. Todo tendrá aspecto sucio y desordenado, incluidos la ropa y el pelo de los piratas.

             Al abrirse el telón se verá en el centro, sentados en el suelo a Astolfo y Tolomeo, y en sus puestos a Casimiro, el vigía, y a Pepe, el timonel. El resto de los piratas en el número que convenga, junto a Morgan el contramaestre, en pie)

 Coro de piratas (cantan con la música de “Ni me lavo, ni me peino/ ni me pongo la mantilla/ hasta que vuelva mi novio/ de la guerra de Melilla./ Pobrecitas madres/ cuanto llorarán/ al ver que sus hijos/ a la guerra van”):

            Ni me lavo, ni me peino

            ni me pongo la corbata ( “RITMO DE RAP”, Cada grupo una estrofa)..

            hasta que encuentre un tesoro

            escondido en una lata.

            Pobrecitos padres,

            cuánto llorarán

            al ver que sus hijos

            a bañarse van.

            Mi barco ya no es mi barco,

            mi barco es una bañera,

            donde vamos los piratas

            a lavarnos las orejas.

 Morgan: (A gritos y con ademanes de bravucón) ¡Cien mil cetáceos cejijuntos! ¡Basta de canciones! ¡Todos al trabajo!

 Salen todos por la derecha, excepto Astolfo, Tolomeo, Casimiro y Pepe.

 Tolomeo: Astolfo, tú que has navegado por todos los mares cuéntame alguna historia. ¡Me ilusiona tanto llegar a ser un buen pirata como tú!

 Astolfo (misterioso): Escúchame, Tolomeo, la vida del pirata no es fácil. Yo puedo hablarte de cosas tan terribles que harían temblar a los hombres más valientes.

 Tolomeo: Por favor, habla.

 El vigía bosteza ruidosamente. El timonel comienza a recitar a pleno pulmón la Canción del Pirata.

 Pepe: Con diez cañones por banda…

 Astolfo (al vigía y al timonel): ¡Eh! ¡Vosotros! Dejad de hacer ruido, así no hay manera de entenderse. (A Tolomeo) Ya se han callado. Tú creerás que las ballenas, capaces de engullir un barco entero, o que los pulpos gigantes que lo atrapan con sus tentáculos y lo hunden en las profundidades son los monstruos más peligrosos del océano.

 Tolomeo (asustado): Sin duda. Sólo pensar en ellos me estremece.

 Astolfo: Pues te equivocas, hay un ser mucho más terrible.

 El vigía se duerme y de vez en cuando deja escapar un ruidoso ronquido.

 Tolomeo: ¿Cuál?

 Astolfo: El pez volador

 Tolomeo: ¿El pez volador?

 Astolfo: Sí. Con sus grandes alas las bandadas de peces voladores se elevan sobre los navíos en las noches más oscuras y luego descienden sobre cubierta, donde devoran a toda la tripulación antes de volver volando al mar.

 El vigía ronca. Entra el contramaestre Morgan por la derecha

 Morgan: ¡Cien mil cetáceos cejijuntos!

 El vigía se despierta sobresaltado e intenta disimular.

 Casimiro: ¡Agua a la vista!

 Morgan avanza hacia el centro, cerca de Tolomeo y Astolfo. Se chupa un dedo y luego lo levanta.

 Morgan: ¡Ha cambiado el viento! ¡Vosotros, pandilla de haraganes, arriad las velas!

 Astolfo: Pero, señor contramaestre, si están arriadas.

 Morgan: ¡Entonces izadlas! ¡Y tú, timonel, vira trescientos sesenta grados a babor! ¡Cien mil cetáceos cejijuntos!  ¡No tolero que se discutan mis órdenes!

 Tolomeo y Astolfo fingen tirar con fuerza de los cabos para izar las velas. El timonel hace girar la rueda. Morgan sale por la izquierda dando grandes zancadas.

 Astolfo. ¡Uf, ya se ha ido! Siéntate y descansa.

 Se sientan Astolfo y Tolomeo

 Pepe: Con diez cañones por banda

            viento en popa a toda vela…

 Astolfo (al timonel): Pepe, ¿quieres callarte de una vez?

 Casimiro: ¡Así no hay manera de dormir!

 Tolomeo: Sigue con tus historias

 Astolfo: Bien. Te diré que nada en la mar, ni siquiera el pez volador, puede compararse con los monstruos que pueblan el país de los garamantes.

 El vigía vuelve a quedarse dormido.

 Tolomeo: ¿Has estado allí?

 Astolfo: Hace años. Allí habita la serpiente que en lugar de cola tiene otra cabeza.

  Tolomeo: ¿Los has visto?

 Astolfo: ¿Estás loco? Nadie que los haya visto vivió para contarlo.

 Se oye un gran ruido como un choque. Astolfo, Tolomeo, el vigía y el timonel caen al suelo. Se levantan tambaleándose. Entra el contramaestre por la izquierda.

 Morgan. ¡Cien mil cetáceos cejijuntos! ¿Qué ha sido eso?

 Casimiro (que ha vuelto a encaramarse a la cofa): Hemos abordado una barca, señor contramaestre.

 Morgan: ¡Casimiro, eres un asno! ¡Se te paga para que vigiles!

 Casimiro: Es que vigilaba por babor y la barca estaba a proa.

 Por la izquierda entran Rosalinda, Rosafresca y Lindaflor. Van elegantemente vestidas, llevan bolso y no parece que acaben de salir del agua. Astolfo se sobresalta al verlas y en adelante mirará al suelo como si quisiera impedir que le vieran la cara.

 Rosalinda: ¿Dónde os regalaron el carnet? ¡Vaya forma de navegar!

 Casimiro: ¡Mujeres tenían que ser!

 Lindaflor (a sus compañeras): ¿Le sacudo?

 Rosafresca: Lindaflor, mira que eres bruta. Espera un poco.

 Rosalinda: Habéis hundido mi nave. ¡Bueno, no importa! Supongo que tendréis camarotes con baño. Necesito tres.

 Mientras hablan, el vigía no cesa de bostezar. Se nota que va a dormirse de nuevo.

 Morgan: ¡Cien mil cetáceos cejijuntos! Hemos recogido a tres locas. ¡Astolfo, Tolomeo, buscad al capitán! (Salen Astolfo y Tolomeo por la derecha) Y vosotras, ¡ahora veréis! ¡Habéis caído en manos del capitán Barbarroja!

 Rosalinda: ¿Barbarroja decís? Justo le estaba buscando.

 Pepe: Con diez cañones por banda

            viento en popa a toda vela

            no corta el mar sino vuela…

 Morgan: ¡Cállate, Pepe! (A las mujeres) No le hagáis caso. Es poeta.

 Pepe: Reíros de mí, pero esta canción algún día me hará famoso.

 Lindaflor: ¿Iréis a Operación Triunfo? ¡Qué ilusión! ¿Me firmaréis un autógrafo?

 Pepe: Soy un genio incomprendido.

 Entra Barbarroja por la derecha. Como era de esperar no tiene barba. El vigía ya está totalmente dormido.

 Barbarroja: ¿Qué ocurre aquí?

Rosalinda: ¿Vos sois Barbarroja?

 Barbarroja: Sí

 Rosafresca: ¿Seguro?

 Lindaflor. Es que no lo parecéis.

 Barbarroja: Me he afeitado esta mañana.

 Rosalinda: Eso lo explica todo. ¿Así que sois el más feroz pirata?

 Barbarroja: Sí

 Rosalinda: ¿El más cruel y sanguinario?

 Barbarroja (Sonríe con timidez): Sí. Pero no sigáis que me pongo colorado.

 Morgan (que se ha ido poniendo nervioso durante el diálogo anterior) Capitán, ¿las tiro ya por la borda?

 Barbarroja: Espera, no tengas tanta prisa.

 Morgan. Es que nos sigue un tiburón hambriento y me da mucha pena.

 Barbarroja: Siempre tan sentimental… (A las mujeres) Pobrecillo, tiene un corazón de oro y quiere tanto a los animales…

 Rosalinda: Barbarroja, he de proponeros un negocio. Ordenad a vuestros hombres que se alejen.

 Barbarroja: ¿Y qué es eso tan importante que me queréis contar?

 Rosalinda: Os propongo que me ayudéis a encontrar un tesoro.

 Barbarroja: No me hagáis reír. Los tesoros no existen.

 Rosalinda: Este sí. Tengo el mapa.

 Barbarroja: ¿Un mapa? ¿Puedo verlo?

 Rosalinda: Además mi brújula nos ayudará.

 Barbarroja (alarmado desenvaina la espada): ¡Eso sí que no! ¡No toleraré brujas en mi barco!

 Rosalinda: No seáis tonto. He dicho brújula.

 Barbarroja: ¿Y qué es eso?

 Rosalinda saca una brújula del bolso y se la muestra

 Rosalinda: Mirad. Esta aguja señala siempre al norte.

 Barbarroja coge la brújula y le da varias vueltas.

 Barbarroja: No le falta ingenio al chisme, pero no veo que sirva para nada.

 Rosalinda: No es posible que seáis tan zoquete.

 Barbarroja (pensativo): Es que veréis, yo no quiero ir al norte… ¡Ah! Ya entiendo… Vuestro tesoro está en el norte.  Os creéis muy lista, pero todavía no ha nacido quién pueda engañar a Barbarroja.

 Rosalinda: Esto se lo cuento a mis amigas y no se lo creen.

 Barbarroja: ¿No tendréis una que señale hacia Cuba?  Me gustaría visitar a mi primo. Trabaja en un hotel de Varadero.

 Cae el telón

 Segundo Acto

 Cubierta del buque. Ahora todo tiene un aspecto más ordenado. El timonel y el vigía —este dormitando y el primero haciendo ademanes con las manos como si recitara en voz baja— en sus puestos. Astolfo y Tolomeo de rodillas con cepillos y un gran barril en que se lee “cera” escrito con letras grandes.

 

Tolomeo: No volveré a hacer caso de los anuncios: Hazte pirata —decían—, conocerás mundo, vivirás aventuras, harás amigos, aprenderás un oficio… Si llego a saber que tendría que encerar la cubierta…

 Entra el contramaestre. Resbala en la cera y cae aparatosamente. Con el ruido se despierta el vigía y finge mirar a lo lejos haciendo visera con la mano.

 Morgan: ¡Cien mil cetáceos cejijuntos! ¿Qué es esto?

 Astolfo: Mirad donde pisáis. Tendremos que encerar de nuevo.

 Tolomeo: Todo el día trabajando para esto.

 Morgan (levantándose): ¿Os habéis vuelto locos? ¡Esto es un barco pirata, no un salón de baile!

 Astolfo: Son órdenes del capitán.

 Morgan: ¡Cien mil cetáceos cejijuntos! ¡Seguro que ha sido idea de las mujeres! Ya no lo puedo aguantar.

 Intenta salir a grandes zancadas, pero resbala y cae hacia el fondo del escenario. Se levanta y sale.

 Casimiro: ¡Qué energía! Nuestro contramaestre llegará muy lejos.

 Pepe: Sí. Un palmo más y llega al agua.

 El vigía vuelve a dormirse y el timonel reinicia sus aspavientos.

 Astolfo: Tiene razón el contramaestre. Nada bueno puede venir de llevar mujeres a bordo.

Tolomeo: ¿Tú crees?

 Astolfo: Estoy seguro. Fíate de mi experiencia

 Tolomeo (con admiración): No sólo sabes de monstruos, también entiendes de mujeres. ¡Eres un sabio! ¡Cuánto aprendo a tu lado!

 Astolfo (misterioso): Si me juras que no se lo contarás a nadie, te confiaré un secreto.

 Tolomeo: Callaré como un besugo.

 Astolfo: Me gusta más el lenguado.

 Tolomeo: Como prefieras. Más callado que un lenguado.

 Pepe (abstraído habla solo): Nada, no hay manera. No encuentro ninguna palabra que rime con botín.

 Astolfo (antes de hablar mira receloso a todas partes): Hace años, cuando era joven me enamoré.

 Tolomeo: ¿Sí?

 Astolfo: Sí. Era la muchacha más hermosa que puedas imaginar.

 El vigía se despierta y disimuladamente intenta escuchar. El timonel también comienza a prestar atención a la conversación sin que se enteren.

 Tolomeo: ¿Y qué ocurrió?

 Astolfo: Al principio todo fue bien. Ella también me amaba, así que nos casamos.

 Tolomeo: ¿Te casaste?

 Astolfo: Te lo acabo de decir.

 Tolomeo: ¡Es cierto! Por favor, continúa.

 Astolfo. Pero un día… Aún me estremezco al recordarlo. Habían pasado dos meses de la boda y como siempre después del trabajo, volvía contento a casa para estar con mi mujer, pero al llegar ¿qué dirías que encontré?

 Tolomeo: No lo puedo imaginar.

 El vigía y el timonel que intentan visiblemente no perder una palabra de la conversación sonríen malévolamente.

 Astolfo: Allí estaba ella. Tan bella, tan dulce, tan cariñosa… y a su lado…

 Tolomeo: ¿Qué?

 Astolfo: Una bañera

 Tolomeo: ¿Una bañera?

 El vigía y el timonel decepcionados pierden interés y vuelven a lo suyo.

 Astolfo: Como lo oyes. Había comprado una bañera.

 Tolomeo: ¡Oh!

 Astolfo: No es eso lo peor. La había llenado de agua.

 Tolomeo: ¿Para qué?

 Astolfo: Quería que me bañara.

 Tolomeo: ¿Y qué hiciste?

 Astolfo: ¿Qué iba a hacer? Era joven y estaba enamorado, así que me bañé.

 Tolomeo: ¿Y luego?

 Astolfo: Desde entonces mi vida fue un infierno. No había pasado un mes y otra vez me hizo bañar.

 Tolomeo: ¡Cuánto has sufrido!

 Astolfo: Cuando quiso que me diera un tercer baño, huí de mi casa y juré no acercarme de nuevo a una mujer. Por eso me hice pirata.

 Tolomeo: ¡Calla! Se acerca alguien.

 Entran por la derecha Rosalinda, Rosafresca, Lindaflor y el capitán. Astolfo intenta que las mujeres no le vean el rostro.

 Astolfo y Tolomeo fingen encerar el suelo. Rosefresca se les acerca y Astolfo baja cada vez más la mirada. Rosafresca da lentamente una vuelta a su alrededor, mientras Astolfo gira para darle continuamente la espalda.

 Rosalinda: ¿Qué ocurre, Rosafresca?

 Rosafresca: Este marinero me recuerda a alguien

 Barbarroja: ¿Quién? ¿Astolfo?

 Rosafresca: ¿Astolfo decís? He debido de confundirle con otro, con un tal Mariano.

 Al oír este nombre, Astolfo se levanta. Evita mirar a Rosafresca.

 Astolfo (deformando la voz): Perdonadme, he de ir al servicio.

 Se marcha precipitadamente por la izquierda.

 Tolomeo. Yo también

 Barbarroja: ¿Tú también, Tolomeo?

 Sale Tolomeo por la izquierda.

 Rosafresca: Sí, me habré confundido. La voz no es la misma, pero el olor… (queda pensativa y luego sale lentamente por la izquierda).

 Pepe: No me acaba de salir. Botín, botín…

 Lindaflor: ¿Qué os ocurre?

 Pepe: Nada. Estoy componiendo otra canción, pero no encuentro nada que rime con botín.

 Lindaflor: ¿Bergantín? ¿confín?

 Pepe: Esas no valen. Ya las usé en otra ocasión. Si no cambio, los críticos dirán que me falta vocabulario.

 Lindaflor: ¿Festín?

 Pepe (entusiasmado): ¡Magnífico! ¡Ya lo tengo! ¡Muchas gracias!

 Rosalinda: Bueno, pues si ya lo tienes, recítala.

 Barbarroja: ¡Sí! ¡Sí! Recita

 El vigía se ha despertado con el ruido. Mira a todas partes:

 Casimiro: ¡Agua! ¡Agua!

 Pepe: Escuchad (Al recitar habla muy alto y hace amplios ademanes):

¡Hurra, cosacos del desierto! ¡Hurra!

La Europa os brinda espléndido botín:

sangrientas charcas sus campiñas sean,

de los grajos sus ejércitos festín.

 Barbarroja: ¡Qué sentimiento!

 Rosalinda: ¡Qué lirismo!

 Lindaflor: ¡Me habéis llegado al corazón!

 Pepe (aparte): Nada como una poesía para enternecer a una mujer. (A Lindaflor): Si me acompañáis os mostraré mis otras obras.

 Lindaflor: ¡Qué pirata más gentil!

 Pepe y Lindaflor se van por la derecha.

 Barbarroja: ¿Falta mucho para llegar a vuestra isla?

 Rosalinda: No. Tenemos que estar ya muy cerca.

 Barbarroja: ¡Casimiro! ¿Ves algo?

 Casimiro: Sí.

 Barbarroja: ¿Qué ves?

 Casimiro: Una cosita.

 Rosalinda (impaciente): ¡Dejad ya de hacer el tonto! ¿Qué cosita ves?

 Casimiro: Agua, agua, mucha agua.

 Rosalinda: Miraré yo.

 Saca un catalejo del bolso. Barbarroja mira extrañado.

 Barbarroja: ¿Qué es eso?

Rosalinda: Un catalejo. Sirve para ver lo que está lejos.

 Barbarroja: ¿Y cómo funciona?

 Rosalinda: ¿Veis este extremo más estrecho? Se aplica a él el ojo y se mira. Se ve mejor cerrando un ojo.

 Barbarroja: No termino de entenderlo. ¿Qué ojo se cierra, el del catalejo o el otro?

 Rosalinda: El otro. El del catalejo se usa para mirar.

 Barbarroja: ¡Qué barbaridad! ¡Cómo adelantan las ciencias!

 Rosalinda mira por el catalejo.

 Rosalinda: ¡Allí está! Veo la isla quince grados a estribor.

 Barbarroja: ¡Pepe, ya has oído! ¡Quince grados a estribor! (Repara en que no hay nadie al timón) ¡Pepe! ¡Pepe! ¿Dónde te has metido?

 Cae el telón.

 Tercer Acto

 Cubierta del barco. Morgan y los piratas, excepto Pepe con pancartas en las que se lee: “Más suciedad, menos limpieza”, “Desorden y suciedad/ hacen la felicidad”, “El agua para los peces/ El jabón para el patrón”. Están agrupados a la izquierda.

 Coro de piratas: ¡Más suciedad, menos limpieza! (lo repiten cinco o seis veces veces).

 Morgan: ¡Escuchadme, compañeros! Esta situación es intolerable. No trabajaremos mientras Barbarroja no acepte nuestras condiciones ¡Cien mil cetáceos cejijuntos!

 Coro de piratas ( cinco o seis veces):

Desorden y suciedad

hacen la felicidad.

 Entran por la derecha Rosalinda, Rosafresca y Barbarroja.

 Barbarroja: ¡Qué escándalo es éste!

 Morgan: Estamos en huelga

 Barbarroja: ¡Pandilla de inútiles! Si no volvéis al trabajo haré que os arrojen por la borda.

Coro de piratas ( cinco o seis veces):

El agua para los peces,

el jabón para el patrón.

 Rosafresca se ha acercado al grupo de marineros y observa con atención a Astolfo que distraído con la protesta no lo nota.

 Rosalinda (aparte a Barbarroja): No seáis bruto. No veis que ellos son más. Debemos negociar.

 Barbarroja: ¿Negociar?

 Rosalinda: Sí. Dejadme a mí.

 Rosalinda se adelanta hasta el centro.

 Rosalinda: Hablemos. ¿Qué deseáis?

 Morgan: ¡Cien mil cetáceos cejijuntos! ¡Todos a una compañeros!

 Coro de piratas (cantan):

.           Ni me lavo, ni me peino

            ni me pongo la corbata

            hasta que encuentre un tesoro

            escondido en una lata.

            Pobrecitos padres,

            cuánto llorarán

            al ver que sus hijos

            a bañarse van.

            Mi barco ya no es mi barco,

            mi barco es una bañera,

            donde vamos los piratas

            a lavarnos las orejas.

            Pobrecitos padres,

            cuánto llorarán

            al ver que sus hijos

            a bañarse van.

 Rosalinda: Os comprendo y estoy de vuestra parte (Barbarroja hace esfuerzos por contenerse). La vida del marinero es muy dura.

 Todos: Sí, muy dura.

 Rosalinda: Todo el día trabajando… y todo eso ¿para qué? Para vestir harapos mugrientos, dormir entre las ratas alimentarse de galletas y bizcocho medio podridos, beber agua…

 Todos: ¡Agua! ¡Qué asco!

 Rosalinda: Por eso, a partir de ahora ya no seréis marineros.

 Todos: ¿No?

 Barbarroja parece a punto de sufrir un síncope.

 Rosalinda: ¡No! Desde hoy sois técnicos auxiliares de navegación.

 Todos: ¡Hurra! ¡Bravo! ¡Viva Rosalinda! ¡Viva Barbarroja!

 Barbarroja recupera la tranquilidad.

  Barbarroja: ¿Quién lo iba a imaginar? En fin, desembarcaremos en esa isla. Sospecho que tendremos una sorpresa. Por cierto, ¿alguien ha visto a Pepe?

Todos se miran con cara de no haberle visto.

 Rosalinda: Tampoco aparece Lindaflor. Pero no importa, cuando volvamos de la isla les buscaremos.

 Rosafresca: Yo me quedaré para cuidar del barco, pero debería acompañarme algún marine…, quiero decir, algún técnico auxiliar de navegación.

 Barbarroja: ¡De acuerdo! Tolomeo, quédate aquí.

 Rosafresca: Preferiría a Astolfo. Es más guapo.

 Barbarroja: ¡Vale, pues que se quede Astolfo! (Aparte). Hay gustos para todo.

 Astolfo intenta escapar, pero Rosfresca le sujeta por el brazo. Todos los demás salen por la izquierda.

 Rosafresca: Así que Astolfo…

 Astolfo: Pero, cariño, no me guardarás rencor…

 Rosafresca: Mira, Mariano, que lo que me hiciste es muy gordo.

 Astolfo: No te lo tomes así. Pensaba volver… Pero ya sabes…, se lía uno con los amigos y no se da cuenta de cómo pasa el tiempo.

 Rosafresca: Sí. Tres años.

 Astolfo: ¡Uf! ¿Tanto? No, si comprendo que estés un poco molesta, pero tanto resquemor…

 Rosafresca: ¡Mariano! No me tientes, que me tienes harta.

 Astolfo: Cariño, si sabes que sólo te quiero a ti. No pasaba un día sin que pensara en escribirte, pero como no sé.

 Rosafresca: ¿Escribir o pensar?

 Astolfo: No te pases. El resquemor no es bueno para tu salud.

 Rosafresa: Bueno. Y cuéntame que has hecho todo este tiempo.

 Astolfo: Nada, pues navegar de aquí para allá.

 Rosafresca: Por lo menos, habrás descubierto algo.

 Astolfo: Sí. Ahora te puedo contar que el mundo no tiene borde.

 Rosafresca: ¿Qué?

 Astolfo: Eso, que no tiene borde. Tú sigues navegando, navegando y al final llegas al mismo sitio.

 Rosafresca: Pues no será a casa.

 Astolfo. ¿Ves? El resquemor. Siempre pensando en lo mismo. Estás obsesionada.

 Rosafresca (harta): ¡Mira! ¡Báñate y luego hablamos!

 Astolfo: ¿Cómo? ¿Bañarme? (intenta retroceder, pero Rosafresca le agarra el brazo).

 Rosafresca: Ya me has oído. ¡Al baño!

 Rosafresca se lleva a Astolfo por la derecha. Por la izquierda entran Lindaflor y Pepe.

 Lindaflor: ¡Qué poesías más hermosas!

 Pepe: Ahora que te he encontrado las escribiré aún mejores. Serás mi musa.

 Lindaflor (tierna): Pepe.

 Pepe (tierno): Lindaflor.

 Lindaflor: ¿Me querrás siempre?

 Pepe: Pues claro. ¿Y tú a mí?

 Lindaflor: Claro.

 Pepe: Seremos tan felices.

 Lindaflor (soñadora): Sí. (Volviendo a la realidad). Pero, Pepe, tienes que dejar esta vida de pirata.

 Pepe: Como tú digas. Viviremos de mis poesías.

 Lindaflor (mosqueada): Pepe, que hablo en serio.

 Pepe. Pues claro, corazón.

 Lindaflor: La poesía está muy bien para pasar un rato, pero para ganarte la vida tienes que hacer algo útil.

 Pepe: ¿No es útil la poesía?

 Lindaflor: Lo listo que eres para algunas cosas y lo tonto que eres para otras. Rosalinda nos ha traído a esta isla para encontrar un tesoro. He pensado que con nuestra parte podríamos poner un restaurante.

Pepe (perplejo): ¿Un restaurante?

 Lindaflor: Sí cariño. 

 Pepe: Pero, cariño, en el barco tengo libertad.

 Lindaflor: Libertad ¿para qué?

 Pepe: Es mi barco mi tesoro,

            es mi dios la libertad,

            mi ley la fuerza y el viento,

            mi única patria, la mar.

 Lindaflor: ¡Bah! Tienes la cabeza a pájaros. Aquí de lo que se trata es de montar un negocio.

 Pepe: No si visto así…

 Por la izquierda entran Rosalinda, Barbarroja, Morgan y el resto de los piratas. Arrastran una gran caja de aspecto metálico.

 Rosalinda (a Barbarroja): Bueno, ya podéis ordenar a vuestros hombres que se bañen y se pongan la corbata.

 Barbarroja (sorprendido): ¿Cómo?

 Rosalinda: Lo que decían: Ni me lavo ni me peino… Pues ya hemos encontrado el tesoro en la lata.

 Barbarroja: Es cierto

 Morgan: Si tomáramos en serio todo lo que se dice…

 Rosalinda: ¡Basta de charla! Que se bañen mientras vos y yo repartimos el tesoro.

 Barbarroja: Ya habéis oído. Señor vicecapitán adjunto, señores técnicos auxiliares de navegación, báñense y pónganse la corbata.

 Salen Morgan y los marineros por la derecha. Quedan, además de Barbarroja y Rosalinda, Pepe y Lindaflor.

 Barbarroja: ¿Qué pasa Pepe? ¿Por qué no te bañas como los demás?

 Pepe: Capitán, es que veréis… Pienso dejar la piratería y establecerme en tierra con Lindaflor.

 Barbarroja: Siempre pensé que la vida de pirata no era para ti. Eres un soñador, siempre con tus poesías, …¡Mejor!, si ya no eres pirata no te corresponde parte del tesoro, así que tocaremos a más.

 Pepe: ¡Un momento que todavía soy pirata! Ya me daré de baja otro día, que una cosa es ser poeta y otra distinta, ser tonto.

 Lindaflor: ¡Ay, qué bien habla! Además, ya casi no dice tonterías.

 Barbarroja: Bueno, pues si todavía eres pirata, ¡a bañarte!

 Lindaflor (a Pepe): La verdad es que te está haciendo falta un buen baño.

 Salen Pepe y Lindaflor por la derecha. Por el mismo lugar entran Astolfo y Rosafresca forcejeando.

 Rosafresca: ¡He dicho que te bañes!

 Astolfo: ¡Capitán! ¡Ayuda! Esta loca quiere hacerme bañar.

 Barbarroja: ¡Ya está bien! ¡Al baño con los demás! Ah, pero antes trae una mesa y dos sillas.

 Salen Astolfo y Rosafresca por la derecha y acto seguido vuelven a entra con una mesa y dos sillas. Colocan la mesa en el centro de la escena con una silla a cada lado. Luego vuelven a salir por el mismo sitio.

 Rosalinda (se sienta en una silla) Bien, Barbarroja, acercad el cofre y sentaos. Vamos a repartir el tesoro.

 Barbarroja hace lo indicado.

 Barbarroja: Empecemos.

 Rosalinda coge una moneda del cofre y se la da a Barbarroja. Luego toma una para sí.

 Rosalinda: Una moneda para vos y otra para mí (Entrega otra moneda al pirata). Ya tenéis dos, así que cojo dos para mí. (Se queda dos monedas y luego da una a Barbarroja). Como ya tenéis tres, cogeré tres para mí.

 Barbarroja comienza a extrañarse.

 Barbarroja: Sospecho que me estáis haciendo trampa.

 Rosalinda (indignada) ¿Cómo os atrevéis? ¿Acaso sabéis leer?

 Barbarroja: No por cierto, ni jamás se probará que en mi familia un hombre pierda el tiempo en tales cosas.

 Rosalinda: ¿Tampoco sabéis dividir?

 Barbarroja: ¿Y eso qué es?

 Rosalinda: Es repartir según principios matemáticos.

 Barbarroja: ¡Qué cosas!

 Rosalinda: Y sin saber dividir, ¿os atrevéis a decir que yo reparto mal?

 Barbarroja: Perdonadme (Aparte) Si hubiera hecho caso a mi madre cuando me mandaba a la escuela…

 Rosalinda: Lo que deberíais hacer es agradecerme que no haya repartido de manera geométrica.

 Barbarroja: ¿Cómo es eso?

 Rosalinda: Muy sencillo. Se toman las monedas y se hacen dos montones: en uno las redondas para mí; en el otro, las cuadradas para vos.

 Barbarroja: ¡Qué sabiduría! Si yo hubiera estudiado…

 En silencio continúa el reparto, en tanto que  la luz disminuye lentamente para indicar el crepúsculo. Luego vuelve a aumentar. Mientras han salido a escena los piratas elegantemente vestidos, todos con corbarta. El contramaestre lleva además un sombrero con una gran pluma.

 Coro de piratas (cantan):

            Ya me lavo, ya me peino,

            ya me pongo la corbata,

            porque he encontrado un tesoro

            escondido en una lata.

            Que alegres las madres,

            que alegres están,

            al ver que sus hijos

            a bañarse van.

            Mi barco ya no es mi barco,

            mi barco es una bañera,

            donde vamos los piratas

            a lavarnos las orejas.

            Que alegres las madres,

            que alegres están,

            al ver que sus hijos

            a bañarse van.

 

Cae definitivamente el telón.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconCon diez cañones por banda

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconCon diez cañones por banda

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconComponentes pepe Maestro (Narrador) Carlos Villoslada (Saxo) Luís...

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconTalleres en teatro y con pepe Cibrián-canto con Elvira Ceballos

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconTRÁgico conejo
«concierto en vivo» que realizaba con mi banda mortal. Nuestro disco tuvo un enorme éxito. Mi autobiografía lograba tratar dignamente...

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconLa reina de los condenados cronicas vampíricas 3
«concierto en vivo» que realizaba con mi banda mortal. Nuestro disco tuvo un enorme éxito. Mi autobiografía lograba tratar dignamente...

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconBiografía de antonio de nebrija
«Assí que en edad de diez y nueve años io fue a Ita­lia», y un poco más adelante: «Mas después que allí gasté diez años Después estuvo...

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconRelación icompleta de obras interpretadas por la banda desde 1995

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconJuan Pablo Duarte y Diez, a veces escrito Díez (Santo Domingo, 26...

Pepe: Con diez cañones por banda… Astolfo iconTesis dirigida por el doctor David De Prado Diez






© 2015
contactos
l.exam-10.com