Poemas seleccionados de Blas de Otero






descargar 33.18 Kb.
títuloPoemas seleccionados de Blas de Otero
fecha de publicación15.03.2016
tamaño33.18 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
Poemas seleccionados de Blas de Otero


Ángel fieramente humano


Un mundo como un árbol desgajado
Un mundo como un árbol desgajado. 
Una generación desarraigada. 
Unos hombres sin más destino que 
apuntalar las ruinas.
Romper el mar 
en el mar, como un himen inmenso, 
mecen los árboles el silencio verde, 
las estrellas crepitan, yo las oigo.
Sólo el hombre está solo. Es que se sabe 
vivo y mortal. Es que se siente huir 
—ese río del tiempo hacia la muerte—.
Es que quiere quedar. Seguir siguiendo, 
subir, a contramuerte, hasta lo eterno. 
Le da miedo mirar. Cierra los ojos 
para dormir el sueño de los vivos.
Pero la muerte, desde dentro, ve. 
Pero la muerte, desde dentro, vela. 
Pero la muerte, desde dentro, mata.
...El mar —la mar—, como un himen inmenso, 
los árboles moviendo el verde aire, 
la nieve en llamas de la luz en vilo...

Besas como si fueras a comerme
Besas como si fuese a comerme.
Besas besos de mar, a dentelladas.
Las manos en mis sienes y abismadas
nuestras miradas. Yo, sin lucha, inerme,

me declaro vendido, si vencerme
es ver en ti mis manos maniatadas.
Besas besos de Dios. A bocanadas
bebes mi vida. Sorbes, sin dolerme,

tiras de mi raíz, subes mi muerte
a flor de labio, Y luego, mimadora,
la brizas y las rozas con tu beso.

Oh Dios, oh Dios, si para verte
bastará un beso, un beso que se llora
después, porque ¡oh, por qué! no basta eso.



Porque quiero tu cuerpo ciegamente
Porque quiero tu cuerpo ciegamente.
porque deseo tu belleza plena.
Porque busco ese horror, esa cadena
mortal, que arrastra inconsolablemente.
Inconsolablemente. diente a diente,
vos bebiendo tu amor, tu noche llena.
Diente a diente, Señor, y vena a vena
vas sorbiendo mi muerte. Lentamente.
Porque quiero tu cuerpo y lo persigo
a través de la sangre y de la nada.
porque busco tu noche toda entera.

Porque quiero morir, morir contigo
esta horrible tristeza enamorada
que abrazarás, oh, Dios, cuando yo muera.



Luchando, cuerpo a cuerpo con la muerte
Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,
al borde del abismo, estoy clamando
a Dios. Y su silencio, retumbando,
ahoga mi voz en el vacío inerte.

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
solo. Arañando sombras para verte.

Alzo la mano, y tú me la cercenas.
Abro los ojos: me los sajas vivos.
Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.
Ser —y no ser— eternos, fugitivos.
¡Ángel con grandes alas de cadenas!



Con la sangre hasta la cintura, a veces

Con la sangre hasta la cintura, algunas veces
con la sangre hasta el borde de la boca,
voy
avanzando
lentamente, con la sangre hasta el borde de los labios
algunas veces,
voy 
avanzando sobre este viejo suelo, sobre
la tierra hundida en sangre,
voy 
avanzando lentamente, hundiendo los brazos
en sangre,
algunas
veces tragando sangre,
voy sobre Europa
como en la proa de un barco desmantelado
que hace sangre,
voy
mirando, algunas veces,
al cielo
bajo,
que refleja
la luz de la sangre roja derramada,
avanzo
muy
penosamente, hundidos los brazos en espesa
sangre,
es
como una esperma roja represada,
mis pies
pisan sangre de hombres vivos
muertos,
cortados de repente, heridos súbitos,
niños
con el pequeño corazón volcado, voy
sumido en sangre
salida,
algunas veces
sube hasta los ojos y no me deja ver,
no
veo más que sangre,
siempre
sangre,
sobre Europa no hay más que
sangre.

Traigo una rosa en sangre entre las manos
ensangrentadas. Porque es que no hay más
que sangre,

y una horrorosa sed
dando gritos en medio de la sangre


Pido la paz y la palabra


Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre
Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre 
aquel que amó, vivió, mu
rió por dentro 
y un buen día bajó a la calle: entonces 
comprendió: y rompió todos su versos.

Así es, así fue. Salió una noche 
echando espuma por los ojos, ebrio 
de amor, huyendo sin saber adónde: 
a donde el aire no apestase a muerto.
Tiendas de paz, brizados pabellones, 
eran sus brazos, como llama al viento; 
olas de sangre contra el pecho, enormes 
olas de odio, ved, por todo el cuerpo.
¡Aquí! ¡Llegad! ¡Ay! Ángeles atroces 
en vuelo horizontal cruzan el cielo; 
horribles peces de metal recorren 
las espaldas del mar, de puerto a puerto.
Yo doy todos mis versos por un hombre 
en paz. Aquí tenéis, en carne y hueso, 
mi última voluntad.  Bilbao, a once 
de abril, cincuenta y uno.

Ahora, voy a contar la historia de mi vida
Ahora voy a contar la historia de mi vida 
en un abecedario ceniciento. 
El país de los ricos rodeando mi cintura

y todo lo demás. Escribo y callo. 
Yo nací de repente, no recuerdo 
si era sol o era lluvia o era jueves. 
Manos de lana me enredaran, madre. 

Madeja arrebatada de tus brazos 
blancos, hoy, me contemplo como un ciego,
oigo tus pasos en la niebla, vienen
a enhebrarme la vida destrozada. 

Aquellos hombres me abrasaron, hablo 
del hielo aquel de luto atormentado, 
la derrota del niño y su caligrafía 
triste, trémula flor desfigurada. 

Madre, no me mandes más a coger miedo 
y frío ante un pupitre con estampas. 
Tú enciendes la verdad como una lágrima, 
dame la mano, guárdame 
en tu armario de luna y de manteles. 

Esto es Madrid, me han dicho unas mujeres 
arrodilladas en sus delantales, 
éste es el sitio 
donde enterraron un gran ramo verde 
y donde está mi sangre reclinada.

Días de hambre, escándalos de hambre, 
misteriosas sandalias 
aliándose a las sombras del romero
y el laurel asesino. Escribo y callo. 
Aquí junté la letra a la palabra, 
la palabra al papel. 

Y esto es París, 
me dijeron los ángeles, la gente 
lo repetía, esto es París. Peut-être, 
allí sufrí las iras del espíritu 
y tomé ejemplo de la torre Eiffel. 

Esta es la historia de mi vida, 
dije, y tampoco era. Escribo y callo.


Acaso el mar. Tampoco. El hombre acaso

Acaso el mar. Tampoco. El hombre acaso.

Es el otoño. Hermoso dios. La tierra

roja. La piedra, roja. Acaso, un árbol

como la sangre. Hermoso dios. La piedra

y el hombre.

Es el otoño. Entonces. Caminábamos

hacia la cima. El mar en letra impresa.

Corto en palabras, pero en olas ancho.

Hacia las cinco de la tarde. Ortuella

y el aire.

Entonces. Entornó, no sé, los párpados

ella. Hermoso dios de la miseria.

Y, ya en la llambria, a vista de barranco,

el hierro.

Rey de los ojos. Sófocles roñado.

Hundida silla sideral. Paciencia.

Vizcaíno es el hierro -el mar, cantábrico-,

corto en palabras. Ley de los poemas

míos.

Que trata de España


Cuánto Bilbao en la memoria. Días
Cuánto Bilbao en la memoria. Días

colegiales. Atardeceres grises,

lluviosos. Reprimidas alegrías,

furtivo cine, cacahuey, anises.
Alta terraza, procesión de jueves

santo, e viernes santo, santo, santo.

Por Pagasarri las últimas nieves

y por Archanda helechos hechos llanto.
Vieja Bilbao, antigua plaza Nueva,

Barrencalle Barrena, soportales

junto al Nervión: mi villa despiadada.
y beata. (La virgen de la Cueva,

que llueva, llueva, llueva.) Barrizales

del alma niña y tierna y destrozada.


Llueve en Bilbao y llueve, llueve, llueve
Llueve en Bilbao y llueve, llueve, llueve

livianamente, emborronando el aire,

las oscuras fachadas y las débiles

lomas de Archanda, mansamente llueve
sobre mi infancia colegial e inerme

(jugando con los chicos de la calle

reconcentrada y tímidamente).

Por Pagasarri trepan los pinares.
Llueve en la noche triste de noviembre,

el viento roza y moja los cristales,

y, entresoñando, escucho... Llueve, llueve
en mi villa de olvido memorable

-mademoiselle Isabel-, pálida frente

de niño absorto entre los soportales.


Si me muero, que sepan que he vivido
Si me muero, que sepan que he vivido
luchando por la vida y por la paz.
Apenas he podido con la pluma,
apláudanme el cantar.
Si me muero, será porque he nacido
para pasar el tiempo a los de detrás.
Confío que entre todos dejaremos
al hombre en su lugar.

Si me muero, ya sé que no veré
naranjas de la China, ni el trigal.
He levantado el rastro, esto me basta.
Otros ahecharán.

Si me muero, que no me mueran antes
de abriros el balcón de par en par.
Un niño, acaso un niño, está mirándome
el pecho de cristal.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Poemas seleccionados de Blas de Otero iconBlas de otero

Poemas seleccionados de Blas de Otero iconPoesia de blas de otero

Poemas seleccionados de Blas de Otero iconDigo vivir (blas de otero)

Poemas seleccionados de Blas de Otero iconBlas de Otero nace en Bilbao en 1916. Su padre es un industrial metalúrgico...

Poemas seleccionados de Blas de Otero iconPoesía de la década de los 50: Blas de Otero. Promoción de los años...

Poemas seleccionados de Blas de Otero icon¿Qué importancia tiene la visión concreta del vocabulario de una...

Poemas seleccionados de Blas de Otero iconPoemas seleccionados biblioteca virtual

Poemas seleccionados de Blas de Otero iconEl código blas valera

Poemas seleccionados de Blas de Otero iconSeleccionados nombre instancia

Poemas seleccionados de Blas de Otero iconNota prensa : Seleccionados






© 2015
contactos
l.exam-10.com