Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que






descargar 67.2 Kb.
títuloHemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que
fecha de publicación13.03.2016
tamaño67.2 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
 
 

Cristo,

El Misterio de Dios


CUADERNILLO

SINODAL

 

2


 

Jesucristo,

 

Palabra del Padre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Palabra se hizo carne.

(Jn 1,14)

 

 
PRESENTACIÓN

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que:

 

Encontramos a Jesús en la Sagrada Escritura, leída en la Iglesia. La Sagrada Escritura, “Palabra de Dios escrita por inspiración del Espíritu Santo”, es, con la Tradición, fuente de vida para la Iglesia y alma de su acción evangelizadora. DA 247.

 

Se hace, pues, necesario proponer a los fieles la Palabra de Dios como don del Padre para el encuentro con Jesucristo vivo, camino de “auténtica conversión y de renovada comunión y solidaridad”… Los discípulos de Jesús anhelan nutrirse con el Pan de la Palabra: quieren acceder a la interpretación adecuada de los textos bíblicos, a emplearlos como mediación de diálogo con Jesucristo, y a que sean alma de la propia evangelización y del anuncio de Jesús a todos. DA 248.

 

Queremos reflexionar sobre esta invitación del Documento de Aparecida para desde nuestra realidad diocesana hacer propuestas que permitan a todos encontrar a Jesús en la Sagrada Escritura. Lo hacemos siguiendo el mismo esquema que en el tema anterior y en los siguientes. Recogemos ejemplos de caminos diversos que se transforman en una encrucijada. Nos dejamos orientar por la reflexión que nos sirve de mapa, y en medio de esa reflexión hacemos un ejercicio de lectura orante que nos llevará a hacer propuestas para que en la Asamblea Sinodal decidamos camino.

 

1. ENCRUCIJADA (Mirar la realidad)

 

1.- En casa de los Martínez hay un montón de imágenes sobre todo de la Virgen. No hay Biblia. Los abuelos apenas saben leer pero les gusta mirar los santos y saben de memoria sus rezos. Hay televisión encendida todo el día y radio con predicadores. Llegan unos misioneros y dicen que esas imágenes son idolatría y que así lo dice la Biblia. Surge el desconcierto. ¿Hay que quitar las imágenes y comprar una Biblia?

 

2.- Luis tiene una Biblia y le gusta leerla porque sabe que es Palabra de Dios. Pero esa Biblia tiene muchas páginas y Luis no tiene mucho tiempo ni pudo dedicar tiempo a la escuela. Hay palabras que no entiende, historias a las que no encuentra sentido. Cuando oye a un predicador se queda muy admirado, aprende lo que escucha y luego lo repite cuando habla con sus hijos.

 

3.- Ángela es joven. Ha podido ir a la escuela y está sacando bachillerato con el Maestro en Casa. Hizo la catequesis de primera comunión en su parroquia y tiene una Biblia. Es creyente y piadosa. Lee su Biblia pero le resulta difícil de aceptar las historias sobre la creación o le parece que hay muchas páginas violentas en el Antiguo Testamento. Le gusta más leer los evangelios y siente en ellos la presencia de Jesús. No lee todos los días, sólo de vez en cuando y tampoco va todos los domingos a la eucaristía. Algunas veces entra al culto en los templos que están más cerca de su casa. Le gusta, sobre todo, la alabanza aunque le molestan los gritos y la mucha palabrería del pastor.

 

4.- Ana y Juan son matrimonio. Su hija mayor está empezando su catequesis y ellos participan en una comunidad familiar. Con sus hijos leen escenas de la Biblia seleccionadas para los niños y hacen juntos oración. Se preguntan qué dice Dios en la página leída; qué les dice a ellos ese día como familia y después, cada uno, hace peticiones o da gracias. En la comunidad hacen algo semejante y experimentan que el Señor acompaña su camino, sobre todo, cuando en la Eucaristía acogen la Palabra junto a toda la comunidad parroquial y reconocen al Señor Resucitado presente en medio de ellos.

 

 

5.- María fue bautizada y se siente católica. Está en unión libre y tiene cuatro hijos aunque el primero no es de este compañero. Ha pensado en bautizarlos pero no sabe qué hay que hacer ni si se los van a bautizar. A su casa llegan Testigos de Jehová y otros “misioneros”. Ella no tiene mucho tiempo para escuchar y además cada uno con su Biblia la llenan de dudas y confusión. Alguna vez va a un culto o a la católica pero no entiende mucho ni le interesan tantas historias de los libros. Espera que diosito le ayude y cuide de sus hijos.

 

6.- Mirna está muy preocupada porque no sabe si asistir o no a un taller vocacional. Abre la Biblia para ver qué dice Dios y se encuentra con el comienzo del salmo 84: ¡Qué amable es tu morada, Señor del universo! Ahora ya lo tiene claro: Dios quiere que vaya al taller.

 

 

Para el diálogo:

 

 ¿Cuál de estas situaciones es más frecuente en nuestro entorno?

 ¿Se dan otras situaciones semejantes entre nosotros?

 Comentamos brevemente.

 
2. BRÚJULA Y MAPA

(Juzgar: Conocer la enseñanza de la Iglesia)

 

1. Un poco de historia

 

Hace 50 años, cuando comenzó el Concilio Vaticano II, los obispos reunidos hicieron discernimiento de los caminos a recorrer por la Iglesia en ese avanzado siglo XX. Estudiaron propuestas para que la liturgia fuera más viva y cercana al pueblo. Elaboraron la primera Constitución conciliar: la “Sacrosantum Concilium” que fue aprobada al comienzo de la segunda sesión y, en seguida, abordaron cómo la Iglesia entiende y propone la Revelación de Dios, cómo acoge y entiende su Palabra, cómo encuentra la verdad en la Biblia, cómo la Biblia se hace presente en la vida de la Iglesia. El tema era, y es, importante, y en él había muchas encrucijadas. Por una parte, la tradición de las Iglesias de Oriente y, sobre todo, las de las Comunidades de la Reforma Protestante ponían acentos distintos de los que la Iglesia Católica Romana había puesto en los tres siglos anteriores. Además, el avance de las ciencias y el conocimiento de la historia antigua creaba nuevos retos y preguntas a las que entre los católicos se daban respuestas diversas: unos más a la defensiva, otros más abiertos a la modernidad.

 

El Papa Juan XXIII había propuesto como objetivo al Concilio el abrir caminos de diálogo para la unidad entre los cristianos y facilitar el anuncio del evangelio de una manera actualizada a los rápidos cambios del mundo. Por eso, los retos eran importantes y, de hecho, la Constitución Conciliar sobre la Revelación (Dei Verbum), que iba a ser la segunda en aprobarse no lo fue hasta noviembre de 1965 en la última sesión del Concilio. Mereció la pena el trabajo y merece la pena que releamos esa Constitución.

 

Con un nombre parecido al de la Constitución Conciliar el Papa nos ha entregado el fruto del último Sínodo de obispos sobre la Palabra de Dios en la Vida de la Iglesia: Verbum Domini. También, el Catecismo de la Iglesia Católica se refiere a este tema en los números 50-133. En el Compendio de ese Catecismo lo encontramos en los números 6 al 24.

 

De todos esos documentos tomamos ahora un texto del Concilio que ilumina especialmente nuestro camino:

 

Dispuso Dios en su sabiduría revelarse a Sí mismo y dar a conocer el misterio de su voluntad, mediante el cual los hombres, por medio de Cristo, Verbo encarnado, tienen acceso al Padre en el Espíritu Santo y se hacen consortes de la naturaleza divina. En consecuencia, por esta revelación, Dios invisible habla a los hombres como amigos, movido por su gran amor y mora con ellos, para invitarlos a la comunicación consigo y recibirlos en su compañía. Este plan de la revelación se realiza con hechos y palabras intrínsecamente conexos entre sí, de forma que las obras realizadas por Dios en la historia de la salvación manifiestan y confirman la doctrina y los hechos significados por las palabras, y las palabras, por su parte, proclaman las obras y esclarecen el misterio contenido en ellas. Pero la verdad íntima acerca de Dios y acerca de la salvación humana se nos manifiesta por la revelación en Cristo, que es a un tiempo mediador y plenitud de toda la revelación. DV 2.

 

 

2. La Biblia, testimonio de un camino

 

Dios se manifiesta a sí mismo. Habla a los hombres como amigos. Invita a la comunicación consigo y nos recibe en su compañía. La Biblia no es una colección de enseñanzas. Es el testimonio, los testimonios, de cómo Dios hace camino con los hombres. Las obras en la Historia de la Salvación manifiestan y confirman la doctrina, y las palabras proclaman las obras y aclaran su significado. La “obra” plena de Dios, en la que se nos dice totalmente, es su entrega en el Hijo.

 

La palabra “Biblia” es griega. Está en plural y significa: “los libros”, la “colección de libros”. Para referirse a esos libros Jesús y la comunidad antigua decían: las “Escrituras”, así en plural; o señalaban los tres grandes grupos en que están reunidos sus libros. La Biblia es una colección de libros, escritos en épocas diversas y por autores distintos. Las comunidades cristianas acogieron con gozo la Buena Noticia de que esas Escrituras habían alcanzado su cumplimiento en Jesús, y , además, recibieron de los testigos de la Resurrección unos pocos textos escritos, también, por autores distintos y con variedad de géneros, especialmente cartas y narraciones, en los que se proclama la Alianza Nueva y Definitiva, es decir, el Nuevo Testamento.

 

Es importante tener en cuenta todo esto para leer bien la Biblia. Para un musulmán El Corán es un libro dictado al profeta por el ángel Gabriel en árabe. Para nosotros la Biblia son muchos libros escritos en muchos momentos; que no han sido dictados en una lengua sagrada sino escritos por hombres que utilizaban todas sus habilidades y talentos; y en los que, de diversas maneras, Dios se nos hace Palabra, se nos da, se dice a sí mismo, dice su amistad por el hombre y hace camino con su pueblo.

 

Los autores de la Biblia dan testimonio, levantan acta, de la Salvación que Dios hace presente en la historia. Cada autor lo hace a su modo, en su momento histórico, con su estilo. Si queremos escuchar a Dios tenemos que prestar atención a lo que dicen estos hombres, y entender sus palabras que se traducen del mejor modo posible a la lengua viva en la que nos entendemos. Por eso hay traducción de la Biblia en muchas lenguas y diversas traducciones en cada una.

 

 

3. La Palabra de Dios no es un libro, tiene rostro, es Dios en la carne

 

Muchas veces y de muchas maneras ha hablado Dios por los profetas, ahora, en este tiempo final, nos ha hablado por el Hijo. El Hijo de Dios, Jesús, es la Palabra del Padre. Jesús es la Palabra de Dios. No sólo ni tanto “las palabras” de Jesús son palabra de Dios sino Él mismo en su ser hombre entre los hombres; nacido de María; criado y crecido en Nazaret: en la sencillez de su familia, de sus juegos, en el silencio del trabajo junto a José, proclamando el Reino, haciendo
el bien, liberando, acogiendo, entregándose, muriendo y resucitando, entregando el espíritu.

 

Los libros anteriores de la Biblia hablan de Jesús, lo anuncian y desean. Lc 24, 25-27; 24, 45-47; Jn 5, 39-40. Nosotros somos dichosos porque vemos y oímos cómo Dios se nos da en Jesús y nos da su Espíritu. Es muy importante que recordemos esto para que entendamos las Escrituras: sólo las podemos entender en el Espíritu de Jesús.

 

 

 

4. Es Palabra inspirada y viva. 2 Tm 3, 16

 

Tenemos la Biblia, los libros, pero es el Espíritu quien la hace Palabra viva y no letra muerta. Por eso somos “cristianos” y no “biblianos”. El Espíritu inspira a los profetas, los pone en pie. Ez 2, 2. El Espíritu se hace presente en el libro pero desborda el libro. Lo desborda antes del libro: desde el comienzo del universo resuena el eco de la Palabra; lo desborda conduciendo la Salvación en la historia; lo desborda, sobre todo, en Jesús; lo desborda uniéndonos a Él, transformándonos en Él.

 

Entendemos la Biblia en el Espíritu de Jesús. Todos recibimos ese Espíritu, pero ninguno somos su “propietario”. Ninguno puede decir: esto que yo entiendo ahora es lo que “Dios dice”. Adueñarse del sentido de la Palabra de Dios es lo propio de los “fundamentalismos” que generan fanatismo y violencia. Necesito aprender a dudar de “mi” interpretación y reconocer que Dios es siempre mayor. Lo que yo entiendo de Dios es “mi comprensión”, no es Dios.

 

 

5. Leer un libro, escuchar la Palabra de Dios

 

Al P. Alonso Schöckel, el jesuita profesor del Instituto Bíblico de Roma, espléndido conocedor y traductor del hebreo bíblico, especialmente de la poesía hebrea, le preguntaron en una ocasión: ¿Es difícil leer el Antiguo Testamento? Y respondió: “mire, lo difícil es leer”.

 

Necesitamos mejorar nuestros modos de leer. De leer cualquier texto escrito: de este que ahora tengo delante, de lo que encuentro en la prensa. Necesitamos leer más para leer mejor.

 

 

-¿El que no sabe leer no puede escuchar a Dios?

- Evidentemente sí, pero no lo puede escuchar “leyendo” el libro.

-¿El que lee mal no puede entender a Dios?

-Claro que sí, pero no lo entenderá bien leyendo mal. Entenderá escuchando una buena lectura pero no mal leyendo. El libro no hace presente inmediatamente la Palabra de Dios sino por “medio” de la lectura.

 

Además, al leer la Biblia tenemos delante un libro que son muchos libros, escritos en muchos momentos, en ambientes culturales muy distintos y muy lejanos de nosotros. Esto exige no solo saber leer bien sino tener en cuenta esas diferencias. ¿Cómo hacerlo? En primer lugar dándonos cuenta de esa diferencia de tiempo, de cultura de formas de expresión y buscando conocer cómo está escrito cada libro. Para eso están las introducciones a cada libro en las ediciones de la Biblia y las notas que acompañan el texto. Leer supone una tarea que nos pide tiempo y atención. No basta la buena intención ni el sentirse a gusto con lo primero que me parece entender. Si creo que Dios me habla debo prestar una atención cuidadosa a lo que dicen los autores a través de los que Él me habla.

6. Muchas palabras, un solo Espíritu

 

Dios se dice a través de hombres y en muchos tiempos, Hb 1,1, y se nos dice plenamente en Jesús. Escuchar una frase suelta de alguien sin conocerlo y sin haberle escuchado otras veces nos lleva a entenderle mal. El Espíritu da unidad a toda la Escritura y sólo reconociendo esa unidad del plan de Dios, que culmina en Cristo, podemos entender cada frase y cada página de la Biblia. Y como la Sagrada Escritura hay que leerla e interpretarla con el mismo Espíritu con que se escribió para sacar el sentido exacto de los textos sagrados, hay que atender no menos diligentemente al contenido y a la unidad de toda la Sagrada Escritura. DV 13


7. Un Espíritu que nos hace ser un solo cuerpo

 

Dios nos habla y su Palabra nos convoca, nos hace ser su Pueblo. No podemos entender esa Palabra aislados de los demás, encerrados en nuestro libro. Al pie del Sinaí no repartió el Señor unas fotocopias para que cada uno leyera en privado. Llamó y reunió a un pueblo: “ustedes son mi pueblo”. La Palabra tiene su casa: la Iglesia. Ahí es donde compartimos y comprobamos nuestra comprensión, y donde evitamos los malos entendidos. Ahí es donde Dios se nos acerca a cada uno y nos habla también a través del hermano, a través de los dones diversos de cada hermano. Ahí es donde el don de los que cuidan la unidad y ordenan la fraternidad, los obispos, realiza una función importante para acoger y comprender la Palabra de Dios.

 

 

 

8. Una Palabra que nos pone en camino
Acogemos a Dios. Recibimos su Palabra definitiva en Cristo y terminamos nuestra lectura diciendo: ¡Ven, Señor, Jesús! La Biblia no es lo último sino que nos pone en camino hacia la meta. El Libro ha ido naciendo y creciendo en el camino del Pueblo de Dios. Este Libro solo se entiende haciendo camino y compartiendo camino. En Jesús reconocemos el Camino, la Verdad, la Vida. El modo de caminar de Jesús, que nos testimonian los evangelios, ilumina nuestro camino. Sólo entendemos viviendo al modo de Jesús. Sólo emprendiendo su camino comprenderemos su Palabra.
La Biblia ha nacido en el camino del Pueblo de Dios y sólo se entiende haciendo camino. Nosotros somos Pueblo de Dios, que hoy camina en Cortés, que quiere hacer el camino de Jesús y servir de camino como Jesús, para que todos tengan vida en Él. Aquí, en este siglo XXI, el Señor Jesús nos reúne en su Espíritu y nos da vida. Nos ha encontrado en nuestro caminar y nos ha abierto el sentido de la vida que Dios propone a su pueblo, a todos los pueblos. Acogemos a Jesús como el sentido de nuestro caminar, y reconocemos su presencia en medio de nosotros. Con Él y como Él abrimos las Escrituras porque si las desconocemos, ignoramos a Cristo.

9. Y en el camino nos sale al encuentro Jesús Maestro, Mesías, Hijo de Dios, Señor del Universo

 

Animados por Aparecida, 249, por el mensaje al Pueblo de Dios del Sínodo de los Obispos, y por la Verbum Domini hacemos un ejercicio de “lectura orante” que nos sirve además para recordar los pasos de la misma y señalar algunos aspectos a tener en cuenta:

 

 

9.1 Leemos el texto de Lc 4, 14-21

 

 

Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura. Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

 

El Espíritu del Señor está sobre mí,
porque me ha consagrado por la unción.
Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres,
a anunciar la liberación a los cautivos
y la vista a los ciegos,
a dar la libertad a los oprimidos
y proclamar un año de gracia del Señor.


Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él. Entonces comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír».

 

 

Lo primero que se nos propone en esta forma privilegiada de acercarnos a la escritura es “leer”. No es fácil leer bien. No podemos dar este paso primero con prisa. De leer mal surgen las lecturas fundamentalistas.

 

¿Qué significa eso del “fundamentalismo”? Es el modo de utilizar la Biblia de quien, con buena voluntad, toma la Biblia y:

 

a- Reconoce que es Palabra de Dios, pero se le olvida que sólo a través de los hombres nos habla Dios.

 

b- Insiste en que Dios habla, pero olvida que lo hace a través de muchos hombres y de muchos tiempos y no quiere prestar atención a los modos propios de hablar de esos tiempos y de eso hombres diversos.

 

c- Sabe que Dios nos habla a cada uno, pero olvida que nos reúne como pueblo y que nos invita a escuchar lo que los otros entienden para que no con fundamos la voz de Dios con los ruidos de nuestro oído.

 

d- Se olvida que Dios es misterio y que para acercarnos a Él necesitamos “descalzarnos”, y no pretender que lo que nosotros entendemos sin más es lo que dice Dios.

 

Tenemos en cuenta esta tentación “fundamentalista” que puede ser más fuerte en los que leen el Corán o en algunos cristianos de tipo pentecostal, de los que hay tantos entre nosotros, pero es una tentación que nos afecta a todos y que encuentra en la pereza una poderosa aliada. Por eso hay que cuidar mucho, mucho, este paso: leer. Leer con la ayuda de una traducción actual; leer recordando lo que dicen las introducciones; leer consultando las notas de nuestra Biblia; leer y buscar el significado que las palabras tienen en la Biblia que puede ser distinto del nuestro y distinto en un autor u otro de la Escritura.

 

Leer así no es perder el tiempo. Leer así es orar. Es prestar atención cariñosa, humilde, sencilla al Dios que nos habla como “amigos”, que condesciende a usar nuestro lenguaje limitado y pasajero. Leer así es reconocer que Jesús es Dios y Hombre, Hijo de Dios nacido de María Virgen. Leer así es tomar la cruz, esforzándonos por acoger la Palabra como Dios la ha querido decir.

 

 

Lo hacemos ahora como parte de nuestra oración:

 Buscamos y leemos las notas de nuestra Biblia.

 Si tenemos varias traducciones, nos fijamos en las diferencias.

9.2 Meditamos este texto

 

Meditar es el nombre que damos al segundo paso de la lectura orante. En él nos damos cuenta que cada texto está en relación con otros, que hay unidad en toda la Escritura y que toda se cumple y se entiende en Jesús. En un Jesús que vive ahora y que nos habla ahora. ¿Cómo es este ahora mío, cómo es esta realidad nuestra? Al leer busco conocer qué dice Dios. Al meditar me pregunto qué me dice Dios: a mí, a nosotros que caminamos en Cortés en este mediado 2012. ¿Qué me inquieta, qué me preocupa, que me condiciona? Escuchamos al Dios que nos escucha primero, que conoce nuestra opresión, qué oye nuestro grito. Ex 3, 7. Dejamos que la palabra resuene en nosotros.

 

Sin darnos cuenta de cómo nos sentimos, de qué tememos y deseamos no hay posibilidad de que Dios se nos diga como amigo. Sin escuchar como Dios lo hace: bajando y vaciándose (Ex 3, 8; Filp 2, 6-11) no entenderemos a Dios. Meditar no es huir de la realidad, aislarse de su injusticia, de su dolor, de su pecado. Meditar es aprender a mirar como lo hace el Señor. Y mirar ahora no en “aquel tiempo” sino como en cada tiempo mira compasivo el Señor. Mt 14,14.

 

Ahora también compartimos con brevedad:

 Los que lo deseen repiten una frase breve de las leídas en Lucas

 Los que quieran dicen en voz alta. “Hoy el Señor nos libera de: (miedo, corrupción…)

 

 

 

 

9.3 Para orar

 

Orar es el tercer paso. Todos los pasos son oración pero ponemos ese nombre a este momento en que nos preguntamos: ¿Qué le digo a Dios? ¿Qué digo a quien sabemos nos ama? ¿Qué digo como súplica, alabanza, acción de gracias, arrepentimiento, reflexión, confianza? ¿Qué digo con los labios, con la música, con el cuerpo, con el silencio? ¿Qué digo, qué decimos en la fraternidad y en la solidaridad?

 

Hacemos un momento de silencio y quien quiera invita al grupo:

 Demos gracias por…

 Oremos por…

 Pidamos perdón por…

9.4 Y contemplar
El último paso son muchos pasos. Mejor: es saberse en camino dejando que arda el corazón en el caminar porque junto a nosotros el crucificado que vive nos sigue abriendo las Escrituras. Saboreamos en el silencio. Saboreamos mientras “volvemos” y mientras compartimos con los hermanos. En la acción contemplamos a quien nos hace capaces de hacer su Reino y caminamos en alegría.
 Tarareamos con la boca cerrada tres veces suavecito el estribillo de la canción: Cristo nos da la libertad

 Hacemos silencio

 

3. EN CAMINO

(Actuar: Nuestras Propuestas)

 

 

Cooperar en la alegría 2 Cor 1, 24

 

No somos señores de la fe sino cooperadores de la alegría. Como Pablo no queremos imponer lo nuestro sino dar motivo de alegría a los que caminamos en Cortés en seguimiento de Jesús. Por eso hacemos las propuestas que serán estudiadas en la Asamblea Sinodal. No es necesario hacer muchas pero sí conviene que hagamos varias.

 

Las propuestas han de centrarse en algunos de estos aspectos o en algún otro siempre en relación con la acogida de a palabra de Dios.

 

 Cómo hacer que la Escritura sea fuente de vida para todos.

 Cómo difundir la Biblia en medio de un pueblo que lee poco.

 Cómo mejorar su enseñanza.

 Cómo cuidar su proclamación.

 Cómo preparar a los responsables de las lecturas.

 Cómo mejorar la formación bíblica de los delegados y de todos los agentes de pastoral, también la de los presbíteros.

 Cómo hacer para que mejore la escucha de cada uno y en las diversas edades.

 Cómo han de ser las homilías.

 Cómo iniciar a los niños en la escucha de la Palabra de Dios…

 

 

 

4. ORACIÓN

 

 

Nuestra lectura orante ha sido nuestra oración de hoy.

 

Terminamos invocando a aquella que reconocemos como Virgen a la escucha, Oyente fiel de la Palabra”, Madre de la Palabra Encarnada, Madre de la Fe y Madre de la Alegría.

 

Cantamos: Ven con nosotros a caminar, Santa María del Amén o aquella canción mariana que nos gusta más.
Nota:

Recordar de enviar lo antes posible las propuestas a la parroquia y una copia a la Secretaria del Sínodo o al Obispado

o al e-mail: sinodosps13@gmail.com


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que icon«Hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él» (1 Jn 4, 16)
El reconocimiento del Dios vivo es una vía hacia el amor, y el sí de nuestra voluntad a la suya abarca entendimiento, voluntad y...

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que iconE ucaristía Beata Laura Vicuña 22 de enero 2015
«No quiero pasar indiferente cerca de ninguna persona». Este propósito de Laura Vicuña nos motive para que cada día vivamos el amor...

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que iconMÓdulo # 1: «el dios de jesucristo»
«Dios, que es rico en Misericordia, por el gran amor con que nos amó, y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida...

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que iconComo Cristo nos amó nadie pudo amar jamás: El nos guía como estrella...

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que iconRumannan! Dios no ta biba asina leu, ku nunka e n’ ta papia ku nos....

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que icon¿ Son piadosas las mentiras de los que nos aman?
«La literatura de Marina Sanmartín es hipnótica y nos hace sentir el frío álgido del misterio.»

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que iconEl arte, es una de las manifestaciones humanas más hermosas, pues...

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que iconCamaradas, compañeros y amigos, les enviamos el presente documento...

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que iconDeclaramos públicamente que desde hace algún tiempo nos ha ido interesando...

Hemos reconocido cómo el misterio de amor y comunión que es Dios se nos ha hecho presente en la entrega de su Hijo. El documento de Aparecida nos recuerda que iconTÚ nos miras desde el cielo, nos hablas al corazóN, con un abrazo...






© 2015
contactos
l.exam-10.com