El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25)






descargar 318.47 Kb.
títuloEl que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25)
página9/13
fecha de publicación09.03.2016
tamaño318.47 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

María guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón

(Lc 2,19)

  1. SALMO DE LA TERNURA



Tú eres, Maria, la experiencia más bella del Evangelio.

En Ti Dios se ha hecho Noticia Buena para el hombre.

Eres como la luz del alba que abre camino al Sol;

eres esa estrella matutina que anuncia el día.

Eres la mujer creyente que acoge y guarda la Palabra;

la Mujer joven que entra en el plan de Dios libre y gozosa.

Eres estilo de vida, nuevo y fascinante en la Historia;

eres, Maria, la virgen bella y fecunda de Nazaret.
Gracias, Maria, por tu corazón bueno y disponible.

Gracias, Maria, por tu corazón de ojos limpios y puros.

Gracias, Maria, por tu corazón sincero y transparente.

Gracias, Maria, por tu corazón claro y luminoso.

Gracias, Maria, por tu corazón sencillo y humilde.

Gracias, Maria, por tu corazón lleno de luz y de amor.

Gracias, Maria, por tu corazón abierto al infinito.

Gracias, Maria, por tu corazón joven; sencillamente, joven.
Aquí me tienes, en busca de un camino de libertad.

Aquí me tienes, en busca de un proyecto de vida.

Aquí me tienes, en busca de Alguien en quien dejar mi amor.

Aquí me tienes, en busca de semillas de alegría.

Aquí me tienes, en busca de la paz y el bien.

Aquí me tienes, en busca de un sendero de justicia.

Aquí me tienes, en busca del rostro del Dios vivo.

Aquí me tienes, en busca de la libertad perdida.
Gloria a ti, Maria, Casa donde Dios mora

Gloria a ti, Maria, Madre de Cristo y Madre mía.

Me llamarán bienaventurada todas las generaciones (Lc1, 48)
45.- INVOCACIONES A LA VIRGEN
Santa María - Ruega por nosotros

María, Madre de nuestros combates - Escúchanos

María, Madre de nuestros triunfos - Alégrate

María, Madre de nuestra alegría - Enséñanos a gozar

María, Madre de nuestras mañanas - Ayúdanos en el trabajo diario

María, Madre de nuestras jornadas - Guárdanos

María, Madre de nuestras noches - Ampáranos

María, Madre siempre - Vela por nosotros

María, Madre de los ausentes - Recuérdalos

María, Madre de la juventud - Dales esperanza

María, Madre de los tristes - Consuélalos

María, Madre de las familias - Acógelas

María, Madre de los pobres - Susténtalos

María, Madre de los pecadores - Ayúdanos

María, Madre de los soberbios - Humíllanos

María, Madre del buen ejemplo - Enséñanos

María, Madre de toda luz - Ilumínanos

Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron (Lc 11,28)
46.- VIRGEN MARÍA, MUJER CREYENTE:
Aumenta en nosotros la fe.

Aumenta en nosotros la fidelidad a tu Hijo,

Cristo, nuestro hermano.

Danos firmeza para sentirnos más fuertes y cimentados en Ti,

Tú, que eres la aurora y el alba de nuestra fe.

Danos la firmeza para testimoniar aquello que creemos.

Danos humildad para recurrir a Ti en nuestras dudas y vacilaciones.

Te lo pedimos nosotros, los desterrados, hijos de Eva. Amén

Me enseñarás el sendero de la vida (Salmo 15)
47.- SALMOS MARIANOS
SALMO - 1
Por haber atraído sobre ti las miradas de Dios con tu humildad,

Bienaventurada eres, María.

Por haber aceptado con dignidad tu humilde condición social,
Por haberte sentido y proclamado "esclava del Señor",

Bienaventurada eres, María.
Por haberlo predicho ya en vida, iluminada por Dios,

Bienaventurada te llamarán todas las generaciones.
Por cumplirse ese vaticinio, siglo tras siglo, a lo largo de la historia,

Bienaventurada eres, María.
Por haber querido Dios que se cumpla también en los siglos eternos,

Bienaventurada eres y te llamarán todas las generaciones.
Por haber sido elevada a una grandeza proporcionada a tu humildad,

Bienaventurada eres, María.
Por la grandeza de tu concepción sin mancha,

Bienaventurada te llamarán todas las generaciones.
Por la grandeza de tu virginidad maternal o de tu maternidad virginal,

Bienaventurada eres, María.
Por haber sido engendradora de tu Creador y receptáculo del que es inmenso,

Bienaventurada eres, María

Por haber dado a Dios siempre toda la gloria, sin quedarte ninguna para ti,

Bienaventurada eres, María.
Por haber sacado de tu grandeza no motivo de gloria, sino de humildad,

Bienaventurada te llamarán todas las generaciones.
Por haber reconocido gustosa tu pequeñez de criatura,

Bienaventurada te llamarán todas las generaciones.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

similar:

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconLa Biblia Vida Cristiana Christian Maestro esquemas de vida (52), uno para cada semana

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) icon5. quien pierde su vida la encuentra

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconLa teoría de la vida eterna

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconMe gustaría presentar al lector la vida ejemplar del bendito Profeta...

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconEl aumento cuantitativo y cualitativo de la Tercera edad en muchos...

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconRepensando el cielo, la resurrección y la vida eterna

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconRepensando el cielo, la resurrección y la vida eterna

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconTexto publicado por los Servicios Koinonía en homenaje a John hick
«esa rama de la teología que muestra que, en oposición a las otras religiones, la religión cristiana es el Camino, la Verdad y la...

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconDar dos minutos diarios de tu vida para vivir en un mundo más limpio

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconLa vida y la muerte en la poesía de miguel hernández
«¿No cesará este rayo que me habita?», p. 160] o “un carnívoro cuchillo de ala dulce y homicida” [«Un carnívoro cuchillo», p. 159,]....






© 2015
contactos
l.exam-10.com