El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25)






descargar 318.47 Kb.
títuloEl que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25)
página10/13
fecha de publicación09.03.2016
tamaño318.47 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

48.- SALMO 2



Cantad al Señor porque es bueno,

Porque es eterna su misericordia.
Acogeos, hijos de Adán, a la ternura de la Virgen,

Porque es materna su misericordia.
Atraed con gemidos las miradas de sus ojos,

Porque es muy tierna su misericordia.
Hablad a sus oídos, siempre abiertos para oír nuestras miserias,

Porque es materna su misericordia.
Besad sus manos, siempre dispuestas a elevarse suplicantes ante Dios,

Porque es muy tierna su misericordia.
Haced violencia con vuestras súplicas a su corazón compasivo,

Porque es materna su misericordia.
Suplicadle hable en favor vuestro con su lengua, siempre dispuesta a abogar por los que no tienen vino de amor,

Porque es muy tierna su misericordia.
Acudid a Ella con gran confianza, aunque sea grande vuestra culpa,

Porque es materna su misericordia.
No os alejéis de Ella en la hora de las tinieblas y la desolación,

Porque es muy tierna su misericordia.
Pagadle con Amor sus beneficios,

Porque es muy tierna su misericordia.
Bienaventurado el que nunca desconfía ni se aleja de tan buena Madre,

Porque es materna su misericordia.
Y bienaventurada mil veces la Virgen clemente, piadosa y dulce,

Porque es materna y muy tierna su misericordia.

49.- SALMO 3
* Bienaventurada eres, María,

Porque fuiste "pobre de Yahvé", amadora de los pobre y de los menesterosos.
* Bienaventurada,

Porque, en premio a tu pobreza, eres Reina de reyes en el reino de los cielos.
* Bienaventurada,

Porque en premio a tu mansedumbre, posees la tierra de los corazones y la celeste tierra de promisión.
* Bienaventurada eres, María, Madre del "Varón de dolores",

Porque de tu pecho salieron suspiros y de tus ojos, lágrimas.
* Bienaventurada,

Porque, en premio de tus penas, en la tierra y en el cielo tuviste a Dios por consolador.
* Bienaventurada eres, María,

Porque tuviste hambre y sed de justicia, hambre y sed de santidad, de verdad y de amor.
* Bienaventurada,

Porque, en galardón de esa hambre y esa sed, has quedado en el cielo saciada de gloria y de luz.
* Bienaventurada eres, María,

Porque tus ojos son misericordiosos en el mirar y tu boca misericordiosa en interceder.
* Bienaventurada,

Porque alcanzaste ya en la tierra misericordia y en el cielo tienes entrañas de misericordia para el pecador.
* Bienaventurada eres, María,

Porque fuiste pacífica, iris de paz entre los hombres y Dios.
* Bienaventurada,

Porque quieres la paz entre los hombres, y eres hija y colaboradora del Dios de la paz y el amor.
* Bienaventurada eres, María,

Porque en el Calvario fuiste partícipe de la persecución de Cristo y porque compartiste las zozobras y lucha de la naciente Iglesia.
* Bienaventurada,

Porque, por el camino de la cruz, llegaste a los esplendores de tu trono de gloria.

Yo no he sido más que un instrumento en manos de María (C. Sallés)

50.- MADRE DE NUESTRA CONGREGACIÓN



María: llena de gracia, Inmaculada, Madre nuestra, queremos cantar las maravillas que Dios ha hecho en Ti.

Gracias por las maravillas que Dios ha hecho en la Congregación y, a través de ella, en cada una de nosotras.

Sé hoy nuestra abogada ante el Padre y ante el Hijo.
María, llena de gracia, enciende los corazones de cada uno de los miembros de nuestras comunidades, con los sentimientos y con el fuego que Tú sentías por Dios.
Que nada ni nadie pueda apagar en nuestros corazones la llama de la esperanza encendida en nuestra vida, al contemplarte como la Mujer de esperanza.
Tú que supiste decir Sí en medio de la oscuridad, que sin reservas ni trabas abriste tu casa y tu corazón a Dios, que llamaba a tu puerta: enséñanos a decir FIAT, AMEN.
María llena de gracia, haznos orantes, disponibles para Dios, creyentes, mujeres nuevas, escuchadoras de Dios;

Haznos fieles seguidoras de tu Hijo Jesús.

Enséñanos a vivir la espiritualidad apostólica concepcionista. AMEN




La vida se nos da y la merecemos dándola (Tagore)

51.- ORACION POR LA EVANGELIZACION DE LOS PUEBLOS

Espíritu Santo, que diriges la misión que Jesús dejó a su Iglesia:

Abre las mentes y los corazones de todos los bautizados a su deber de participar activa y decididamente en el anuncio del Evangelio, como hijos de la Iglesia, misionera por naturaleza.
Capacítanos para realizar una evangelización profunda, constante e integral, que lleve a la convicción y al compromiso; compartiendo unas naciones con otras y colaborando, desde nuestra pobreza y riqueza, con las demás iglesias del mundo entero
Suscita en nuestras familias muchas vocaciones de misioneros y misioneras y concédenos que toda la acción pastoral esté impregnada del profundo espíritu de misión universal.
Te lo pedimos confiadamente unidos a María Madre de la Iglesia y Estrella de la evangelización bajo cuya protección maternal  Tú mismo has querido colocarnos.    

Santa María Madre de la iglesia.  Ruega por ella
Toda mi vida te bendeciré (Salmo 62)

52.- GRACIAS, SEÑOR
Gracias, Señor, porque has hecho de tu Iglesia fundamento, casa y patria de nuestra vida religiosa:

Como personas, como comunidad y como Congregación queremos mantener y cultivar un claro sentido y espíritu eclesial.
Te pedimos que nuestra fe en tu Iglesia una, santa, católica y apostólica, sea un vivo y espléndido testimonio de unidad, santidad, catolicidad y apostolicidad, a fin de que el mundo crea y encuentre, Señor, caminos de acceso a ti y a tu pueblo santo.

Haz que el carisma específico de nuestra familia religiosa se revele como un fiel y ferviente servicio en favor de la Iglesia universal y local. Amén.

El que siembra para el espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna (Ga 6,8)

53.- VIVIR COMO HOMBRES NUEVOS
Queremos vivir en camino, tras Jesús resucitado, mostrando con la vida la Buena Nueva del Señor, construyendo el Reino desde la justicia, la solidaridad y la paz militante.

Somos personas apasionadas por Dios y por el pueblo, viviendo en el Espíritu del Señor, contagiando la terca esperanza de los que esperan hasta lo imposible, porque para Dios no hay nada imposible.

Queremos caminar uniendo manos abiertas y esfuerzos mutuos para construir una vida mejor para todos, comenzando, como Jesús, por los más pequeños y los que menos cuentan.

Vivir compartiendo la comunidad en marcha, hacia el Reino, que es utopía y promesa, pero también realidad, desde ahora y acá abajo.

Alimentados por la diaria lectura de la Biblia en oración compartida, y la Eucaristía, que nos reúne y anticipa el gran encuentro esperado.

Realizando la conversión personal diaria y el cambio continuo de estructuras sociales que oprimen, y no liberan, para hacer el reino de hermanos.

Discerniendo (¡ay qué palabra difícil1) con lucidez crítica y palabra valiente los signos y las señales de Dios en nuestro tiempo, anunciando y denunciando lo que en nuestra sociedad se opone al Reino.

Asumiendo el conflicto y los riesgos de seguir a Jesús, madurando en las crisis y creciendo en fidelidad sincera, reviviendo la pasión, asumiendo la cruz, sufriendo por Dios y por su causa, la incomprensión, la soledad, el desprecio y, para algunos, hasta la muerte por el Reino.
Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en su gran misericordia nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva (1P 1,3)
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

similar:

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconLa Biblia Vida Cristiana Christian Maestro esquemas de vida (52), uno para cada semana

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) icon5. quien pierde su vida la encuentra

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconLa teoría de la vida eterna

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconMe gustaría presentar al lector la vida ejemplar del bendito Profeta...

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconEl aumento cuantitativo y cualitativo de la Tercera edad en muchos...

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconRepensando el cielo, la resurrección y la vida eterna

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconRepensando el cielo, la resurrección y la vida eterna

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconTexto publicado por los Servicios Koinonía en homenaje a John hick
«esa rama de la teología que muestra que, en oposición a las otras religiones, la religión cristiana es el Camino, la Verdad y la...

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconDar dos minutos diarios de tu vida para vivir en un mundo más limpio

El que ama su vida, la pierde; y el que renuncia su vida en este mundo la guardará para la vida eterna (Jn 12, 25) iconLa vida y la muerte en la poesía de miguel hernández
«¿No cesará este rayo que me habita?», p. 160] o “un carnívoro cuchillo de ala dulce y homicida” [«Un carnívoro cuchillo», p. 159,]....






© 2015
contactos
l.exam-10.com