MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo»






descargar 135.7 Kb.
títuloMÓdulo # 1: «el dios de jesucristo»
página2/6
fecha de publicación09.03.2016
tamaño135.7 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6

Un Cristo siempre nuevo



Quiero hablarles del Cristo que vive en mi fe; de ese Cristo que es nuevo cada instante; de ese Cristo tal como late en las páginas siempre vivas del evangelio y quizás de un modo particular en esas páginas que con frecuencia hemos escamoteado con el fácil pretexto de ser «oscuras»; de ese Cristo que más de una vez hemos tenido miedo de predicar; de ese Cristo que tiene que seguir siendo un escándalo para que pueda ser Dios de verdad y hablarnos del Dios verdadero.
Hablar de Cristo es hablar de Alguien que es siempre «nuevo», de Alguien que es siempre «actual», de Alguien que borra definitivamente las fronteras entre el ayer, el hoy y el mañana. Cristo no es un personaje del pasado ni una invención del futuro. Cristo no puede ser inventado por los hombres. Cristo «Es» siempre. Pero es más grande, más actual, más nuevo que todo lo que nace. Camina siempre delante; amanece antes que el sol. Y el hombre nunca podrá abarcarlo totalmente. Por eso es distinto cada momento; por eso podemos profundizar en su luz y en sus entrañas indefinidamente.
Por eso un Cristo ya terminado, ya biografiado, ya predicado definitivamente, sin posibilidad de nuevas sorpresas, es un Cristo demasiado pobre que, lógicamente, ha sido rechazado por tantos a quienes hoy llamamos ateos; es un Cristo, un Dios en el que yo tampoco creo. Habíamos empequeñecido de tal modo al Dios cristiano que lo habíamos hecho a la medida de los personajes meramente humanos que tienen un arco de interés limitado en la historia.
Pero Cristo es el único personaje que resiste al tiempo, porque está fuera del tiempo. Él es en este sentido el verdadero futuro, porque todo lo que será, todo lo que vendrá, todo lo que nacerá en la tierra de los hombres ya existe en él. Pero nosotros tenemos que hablar de Cristo desde nuestro ángulo del tiempo, ya que es el tiempo nuestra única propiedad y es en el tiempo donde nosotros construimos la historia que es ya historia de salvación y comienzo de la pascua final. Por eso, si es verdad que creer en el futuro, que tener vocación de futuro es tener esperanza en el Cristo siempre presente en todo lo que nace, también lo es que el pasado vive en nosotros, que nuestra justicia debe abarcar todo el arco de la historia, que nosotros somos lo que somos y preparamos el futuro que vive en nosotros gracias a la realidad del pasado que nos ha dado la posibilidad de seguir engendrando la historia.
Toda la Escritura: el Antiguo y el Nuevo Testamento, porque todo es palabra del mismo Dios. Más aún, estoy convencido de que cada vez necesitaremos adentrarnos más en el Antiguo Testamento para poder descubrir mejor el verdadero rostro de Cristo. Y esto no debe sorprender a nadie. Fue en realidad Dios mismo quien inspiró y reveló la imagen futura de Cristo. Por eso las pinceladas maestras de la persona y de la misión del Mesías están ya descubiertas por el Espíritu Santo siglos antes de su venida en las páginas de la Biblia.
Es lo que intenta demostrar precisamente el evangelista Mateo. Cristo apareció en la tierra siglos después. Él nos habló, se manifestó y hemos dicho que lo que «era oscuro se hizo luz». Pero ¿quién puede afirmar después de veintiún siglo que conoce definitivamente a Cristo? ¿Quién ha osado presentar su retrato completo? ¿Quién ha escrito su biografía definitiva? Romano Guardini ha escrito que si es posible hacer la biografía de un santo, nunca será posible hacer la de Cristo, porque Cristo rompe todas las lógicas, porque se pueden seguir sus huellas hasta un momento determinado pero después se pierden. Cristo es siempre desconcertante. Nadie podrá presentar a Cristo, por ejemplo, como a un asceta, y sin embargo ningún santo fue más libre que Cristo frente a cualquier criatura: «No sólo de pan vive el hombre». Casi podríamos decir que existen tantos retratos de Cristo como personas le han amado en la tierra. Los mismos evangelios, que son inspirados y que nos «comunican la verdad sincera acerca de Jesús» (DV 19), en el fondo son una visión parcial de la persona y de la obra de Cristo.
Los autores sagrados escribieron los cuatro evangelios escogiendo algunas cosas de las muchas que ya se transmitían de palabra o por escrito, sintetizando otras o explicándolas atendiendo a la condición de la Iglesia (DV 19). El mismo autor del cuarto evangelio, que lo escribió teniendo ante la vista los otros tres, termina diciendo: Muchas otras cosas hizo Jesús que si se escribieran una por una, creo que este mundo no podría contener los libros (Jn 21, 25).
Nadie puede, pues, pretender, saber todo, ni siquiera de la vida de Cristo; mucho menos de su infinita personalidad divina y humana. Pero los Evangelios nos trazan unos rasgos de Cristo que nos manifiestan el rostro de Dios, de ese Dios que Él nos revela con su Palabra y con su vida. Cristo nos habla de un Dios que, por ser el que lo puede todo, es siempre un débil en el perdón. Un Dios a quien su misericordia anula en la práctica su poder. Un Dios que no sólo perdona, sino que excusa para que los hombres puedan volver a él después de su pecado sin sentirse demasiado humillados. Un Dios que ama todas las cosas; un Dios a quien no repugna nada de lo que ha creado; un Dios que mantiene en el ser todas las cosas porque las está amando. Por eso podemos besar la creación, porque flota en ella el amor de Dios. Si Dios dejara de amar algo o a alguien, caerían irremediablemente en la nada. Por eso, mientras existen están impregnadas del amor del creador. Un Dios a quien el perdón le es más fácil que el castigo porque las cosas son suyas; porque es creador de la vida; porque él ama todo como jamás nosotros seremos capaces de amarlo. Por eso sólo puedo concebir a Cristo como el Dios amigo de la vida, como el que vive ya presente, por la fuerza del amor con que abraza las cosas que él ha creado y resucitado en la entraña de cada átomo, en el pétalo de cada rosa, en la mirada y en la piel de cada ser humano que ya no es sólo humano, porque el corazón de Dios late con sus mismas fibras y ama con su mismo amor.
Un Dios así lo aceptamos, pero ¿quién nos asegura que es el verdadero Dios, el Dios de la revelación, el Dios de Jesucristo? En la Biblia, en el libro de la Sabiduría, se nos dice textualmente: “Te compadeces de todos porque todo lo puedes y disimulas los pecados de los hombres para que se arrepientan. Amas a todos los seres y nada de lo que hiciste aborreces, pues, si algo odiases, no lo hubieras creado. Y ¿cómo podría subsistir cosa que no hubieses querido? ¿Cómo se conservaría si no la hubieses llamado? Mas tú todo lo perdonas porque todo es tuyo, Señor que amas la vida, pues tu espíritu imperecedero está en todas las cosas (Sab 11, 23–12, 1).

1   2   3   4   5   6

similar:

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» iconModulo 7: Dios te dice “No te olvides”

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» iconModulo 3: Dios te dice “Lee mi libro Tengo mucho para contarte”

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» iconRumannan! Dios no ta biba asina leu, ku nunka e n’ ta papia ku nos....

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» iconOsho conciencia la Clave para Vivir en Equilibrio
«Soy un Dios muy celoso.» Vamos a ver: ¿quién ha creado este Dios tan celoso? Dios no puede ser ce­loso, y si Dios es celoso, entonces...

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» iconQueridos hermanos y hermanas
«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? A pesar de mis gritos, mi oración no te alcanza. Dios mío, de día te grito, y no...

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» iconDe acuerdo a los estudios de Robelo, Toluca significa “en donde está...

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» iconTaller de Escritores Primer Nivel
«En 1929 entregué mi orgullo y admití que Dios era Dios y me arrodillé y oré; a lo mejor, aquella noche yo era el converso más desanimado...

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» icon2. Acuérdate de Jesucristo

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» iconSerie: “Los Profetas de Dios en la Reedificación de la Casa de Dios La Profecía de Hageo”

MÓdulo # 1: «el dios de jesucristo» icon"Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado, un corazón...






© 2015
contactos
l.exam-10.com