Amor eterno e inolvidable






descargar 13.49 Kb.
títuloAmor eterno e inolvidable
fecha de publicación09.03.2016
tamaño13.49 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
AMOR ETERNO E INOLVIDABLE

FERNANDO O´PHELAN P. (*)

DEDICADO A LIFE COX Y ROXANA REVOREDO
Tu eres la tristeza de mis ojos, que lloran en silencio por tu amor, me miro en el espejo y veo mi rostro el tiempo que he sufrido por tu adiós, obligo a que te olvide el pensamiento pues siempre estoy pensando en el ayer, prefiero estar dormido que despierto de tanto que me duele que no estés, como quisiera que tu vivieras, que tus ojitos jamás se hubieran cerrado nunca y estar mirándonos, amor eterno e inolvidable…yo he sufrido tanto por tu ausencia desde ese día hasta hoy no soy feliz, yo siento muy tranquila mi conciencia, se que pude haber hecho más por ti, oscura soledad estoy viviendo la misma soledad de tu sepulcro, tu eres el amor del cual yo tengo el más triste recuerdo de Acapulco (letra de la canción amor eterno que interpreta Juan Gabriel)

Ésta es la esquina de San Felipe, vamos en el carro de Roxana, Barbra Streisand suena fuerte, rumbo al fundo Pando, ese era el momento más feliz. Cada canción y cada conversa con los pasajeros ocasionales que hacían auto stop en esa esquina era el inicio de nuevas amistades, nuevas historias, allí se abrieron las puertas de muchas amistadas que duran ya treinta años.

Vicente llegó con la camioneta de su padre para sacar mi colchón, mis libros, la ropa y los afiches. Una botella de pisco de cinco dólares y un cassete de salsa me levantó el ánimo. Ese día ofrecí un banquete de pizza y vino en casa. Dormí -literalmente- sobre las cajas de pizza, otra caja grande era la mesa y lo único que coloque esa noche fueron los afiches. Estamos en el tercer piso de la torre para los empleados domésticos que una familia superdecente construyó en su casota de barranco. Tuve chofer, lavandería y servicio de comida. Por un par de años, fui el único revolucionario de Barranco que no estudiaba ciencias sociales y no pasaba hambre.

La verdad, en esos tiempos la vida era hermosa, ya escribía con pseudónimos y me pagaban 200 dólares por artículo, dos al mes, además le hacia los trabajos o asignaciones a varios grupos por otros dólares más. Era divertido, me pagaban por leer y escribir, terminaba siendo el revolucionario con más dólares los fines de semana.

Lo demás vino rápido, las reuniones para conocer parlamentarios de izquierda, el jardín de artes, las cervezas frente de la Universidad, la juerga en Miraflores, las reuniones de la izquierdas post UDP en casa de Ugarteche, los conciertos de Tiempo Nuevo, y mis encerronas en la hemeroteca. Descubrí el mundo del internet manual en ese lugar. Allí llegaba todo lo actualizado, lo que recién se escribía, lo que recién se pensaba. De allí pude sacar las ideas más intrépidas para las clases de Historia o Derecho. A veces no había dinero para tantas fotocopias, así que había que copiar los textos en fichas o cuadernos. Esa fue mi vida universitaria, allí conocí Huamanga, San Marcos, la política. Allí empecé a conocerme.

Ser solidario se lo debo a mi abuelo, eso es también una marca como estudiar con maestros jesuitas, de eso ya no hay vuelta atrás. Pero como en What Kind of Fool, siempre hay un tiempo en que uno cae y cae, y bueno esa canción siempre me acompañó cuando la tristeza vuelve, solo porque me hace recordar que tuve momentos más jodidos que éste, solo por eso, y claro acabé la universidad, me emborrache, me buscaron en la puerta dos sujetos a ofrecerme un cargo de asesor corporativo y dije borracho que lo iba a pensar, ya vivía en Miraflores de nuevo, enfrente de la casa de José Carlos Mariátegui, allí donde hacia mis fiestas en el traspatio al lado de la zona de lavado de ropa, igual fue hermoso. Allí llegaste Life Cox (por qué demonios te mueres antes de volver a ese lugar con la loca Roxana Revoredo, no debieron correr tan rápido), Sigo esperando que llegue Mundi, Mariano Rosales y esperando que sea el día siguiente para tomar café en casa de Hugo Salazar… Por qué demonios no pudieron esperar, hoy los necesito tanto, igual que a Luchito Diez, Leo Espinoza, igual que al amigo que tocó la puerta del centro federado y me dijo soy de Huamanga, Ayacucho y me retumbe, era 1983 y yo recién cumplía 18 años y ya estaba en tercer año de universidad. Terminé pensando en mis amigos desde esta bodega de barrio a diez minutos del parque Sucre, llorando sin parar en medio de las guitarras y un quechua que Alfonso Sánchez me traduce, sigo llorando pues a ese muchacho que llego a Lima nunca lo volví a ver pues lo mataron . Pienso en mis tristezas, mi casota de Barranco, el cuartito donde dormía, mis navidades sin nadie, y mi trabajo como refugio, igual me caí, y estuve en terapia, encerrado en el Hospital Naval unos cuatro meses hasta que ella murió, la cremé y al día siguiente luego de darme cuenta que había muerto, sólo ese día llore sin parar, igual que cuando murió Julito Rodríguez y bueno, les prometí a todos mis muertos que me levantaría y aquí estoy reconstruyéndome y pensando que la familia es el centro y el eje, pero claro, no siempre todo es como uno lo piensa por eso me siento hoy tan solo pero al mismo tiempo tan realizado por lo que he logrado que a pesar de mi tristeza, soy feliz porque descubro que se puede encontrar más cosas a pesar de haber pasado por la misma calle.

Hoy volví a caminar por el mismo barrio, veinte años después, grabé cuatrocientas canciones en el nano ipad y aquí me tienes, buscando el mismo lugar con el menú de tres dólares, la lavandería al peso, el gringo que vendía polos full pima, la señora que me cortaba el pelo, el uruguayo de las hamburguesas de esquina y la carretilla de los dos hermanos que me fiaban las latas de cerveza. Casi nada existe ya, un compañero de la universidad es el nuevo alcalde de Miraflores, lo veo tomándose fotos deportivas los domingos en el parque Kennedy, los ayacuchanos siguen sufriendo pero ahora con el narcotráfico, mi casota es ahora mi departamento lleno de objetos y recuerdos. En los noventa solo me marcaron tres cosas: Un coche bomba en el ILD me hizo retumbar y reaccionar, salí del ropero y me metí a un usb y sentí nacer a los seres que más amo en el presente, son nueve, incluidos la reina, el tobi y el auki.

En la última década se me ha dado por aspirar a justiciero. Probablemente, si sigo así le seré tremendamente incómodo a alguien, por eso admiro a Carlos Malpica y Javier Diez Canseco, pero ni modo, si algo me ocurre será motivo para pedirle al amigo del Miraflores Park que pongan mis cenizas, cuatro ecrans, buen equipo de sonido y TVs en alta definición, que pasen mis fotos, todas las que tome por todos lados. Que pongan mi música, de Silvio a DJ Tiesto de huayno ayacuchano, a Juan Luis Guerra, de monobloco a Miky Gonzales y, la gente se tome sus rones y piscos, nada de cerveza y luego bailen para mí como el final de una telenovela brasilera de los noventa, como en señora del destino con un toque de brothers and sisters y de alma mater y la cereza de nos habíamos amado tanto.

Pueden poner todas las películas de Ettore Scola, la canción Palabras para Julia cantada por Liliana Herrero, Beautiful de Cristina Aguilera, pero lo mejor sería escuchar en silencio ese poema de Julio Cortazar, mientras alguien reza por Ringo Moyano y la alegría que me dio soñarlo jugando en la playa como signo que arribó bien a donde haya ido.

Yo tuve un hermano
Yo tuve un hermano
no nos vimos nunca
pero no importaba.

Yo tuve un hermano
que iba por los montes
mientras yo dormía.

Lo quise a mi modo
le tomé su voz
libre como el agua.

Camine de a ratos
cerca de su sombra
no nos vimos nunca
pero no importaba.

Mi hermano despierto
mientras yo dormía.
Mi hermano mostrándome
detrás de la noche
su estrella elegida
.

(*) Sugiero leer el artículo escuchando la versión cover de la canción amor eterno en la versión de Allison, en http://www.youtube.com/watch?v=0g73ZgOS1wE&feature=related

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Amor eterno e inolvidable icon¡Dios te ama con un amor eterno: desde siempre y para siempre! //...

Amor eterno e inolvidable iconEl amor es paciente, el amor es benigno. El amor no tiene envidia,...

Amor eterno e inolvidable iconMás de un centenar de “biodanzantes” participaron en una vivencia inolvidable con Rolando Toro

Amor eterno e inolvidable icon30 preguntas para no equivocarse en la aventura más importante de la vida
«amor hermoso». Porque el amor es hermoso. Los jóvenes, en el fondo, buscan siempre la belleza del amor, quieren que su amor sea...

Amor eterno e inolvidable iconPoemas inéditos por amor / antología bohemia
«rienda suelta a la pasión y al amor, muchas veces ese amor imposible que atormenta el alma»

Amor eterno e inolvidable iconCristo, eterno en los siglos

Amor eterno e inolvidable iconTagore, el “panal eterno” de Juan Ramón Jiménez*

Amor eterno e inolvidable iconEl evangelio eterno predicado por el arcángel miguel

Amor eterno e inolvidable iconEl eterno retorno (La insoportable levedad del ser, Milán Kundera)

Amor eterno e inolvidable iconEl carácter femenino del post-colonialismo: Sujata Bhatt y el eterno juego de la lengua






© 2015
contactos
l.exam-10.com