En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo






descargar 29.38 Kb.
títuloEn los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo
fecha de publicación28.01.2016
tamaño29.38 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
FILOSOFIA PRESOCRATICA

2.5.1 PREHISTORIA
En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo habíamos expresado: el mito. El mito es la expresión de la fe de un pueblo que sugiere lo que debe pensarse cuando tiene que enfrentarse a grandes cuestiones en torno al mundo, a la vida, a los dioses y a los hombres. Cuando a sus grandes interrogantes no tuvo una explicación válida recurrió a grandes divinidades a las que dió poder para explicar así esos interrogantes. El mito se transmite oralmente de generación en generación.
En oposición al mito, la filosofía es un saber nuevo que trata de explicar los mismos cuestionamientos pero a la luz de la razón. No se vive ya ciega y crédulamente del patrimonio cultural de la comunidad, sino que ese conocimiento se reelabora a partir de su madurez mental, de tal manera que llega a concluir conocimientos explicativos de la realidad.
No se puede afirmar que el mito es cosa del pasado porque aún hoy sigue siendo patrimonio de nuestras comunidades. A través de las leyendas, los mitos tienen mucho que ver en el ajuste de la reflexión filosófica, máxime en una cultura como la nuestra donde el bagaje de mitos y leyendas es tan numeroso; basta recordar “la llorona”, ”el hombre caimán”, “la pata-sola”, entre otros”.
Teniendo presente este transfondo podemos decir que el carácter general de la filosofía presocrática es su orientación hacia el mundo exterior, interpretado como naturaleza, principio de actividad. El elemento físico se convierte en el centro de especulación filosófica de los presocráticos.
Ellos tratan, más que todo, de explicar el devenir cósmico, prescindiendo de toda otra cuestión filosófica. La primera interrogación que se plantean estos primeros pensadores versa sobre el mundo que los rodea, sobre la naturaleza. Están convencidos de que hay una "materia primera" de la que todo lo existente es transformación más o menos compleja, dando así por supuesto el principio de unidad de la materia; las especulaciones se dirigen a determinar cuál es ese principio (arché).

2.5.2. ESCUELA JONICA.
En las colonias jónicas de Asia Menor es donde se origina la primera filosofía griega que vamos a estudiar. El hecho de ser la cuna de toda la filosofía occidental constituye una primera razón de su importancia para nosotros. En sólo siglo y medio transcurrido entre Tales de Mileto y los Sofistas, se crea todo un movimiento intelectual impresionante, tanto por la agilidad de su desarrollo, como por la variedad y riqueza de sus planteamientos.
El campo de estudio de estos primeros filósofos queda centrado en la “naturaleza”. Buscan en ella, entendida como sustrato común y fuerza creativa de los seres, la explicación última a los interrogantes más comunes que todos los hombres se han planteado frente a los fenómenos naturales. Se preguntan de qué están hechas las cosas, cómo se originan, cuál es el principio o elemento básico del que todas provienen.
2.5.2.1. Los Milesios:
Abre el camino la ciudad jónica de Mileto, que nos da los tres primeros “filósofos de la naturaleza”: Tales, Anaximando y Anaxímenes.

2.5.2.1.1. Tales de Mileto (624 - 546 a.c)
La antiguedad lo cuenta como uno de los siete sabios de grecia. Natural de Mileto en la Península Jónica. Ingeniero, astrónomo, mercader. Trata de aclarar el principio de la realidad del cosmos, independientemente de toda especulación mitológica. Para este pensador, el principio, de todas las cosas es el agua, dice que el mundo se compone de agua.

El agua es el principio original de las cosas porque es el elemento más apto para recibir todas las formas y además es indispensable para la existencia de la vida. La ausencia de agua es símbolo de aridez, ausencia de vida. Ella se presenta en tres estados diferentes: líquido, sólido, gaseoso y en todos ellos permanece inmutable a través de todos los cambios. Toda evolución vital requiere de humedad.
Al ser el agua principio y fuente de vida, y constituir el elemento básico que todo lo penetra y lo sostiene, Tales piensa que todo está lleno de vida, de fuerzas, de poderes extraños: Hylozoísmo.

2.5.2.1.2. Anaximandro. ( 6ll - 546 a.c.)
De igual manera se pregunta por el principio de las cosas, y contesta, con mayor profundidad que Tales; dice que tal principio no es ningún elemento sensible determinado, sino precisamente lo indefinido, lo infinito, a lo que él llamó "el Apeiron".
Plantea que el principio del que nacen todas las cosas y al cual todos volverán, es la materia carente de toda determinación. Es un elemento tan infinito e indeterminado que sabe que está ahí, que sin él, nada se habría dado, pero del cual no sabe más. En él están contenidos todos los procesos de la materia, por el cual se originan mundos infinitos, que se conciben como todo un cosmos.
El Apeiron es también el fin de todas las cosas. La diferenciación primitiva de elementos produce un desequilibrio, una especie de injusticia cósmica que deberá pagarse mediante el retorno al equilibrio absoluto original. Esto explica la sucesión cíclica de los fenómenos en la naturaleza. “ De donde proviene el nacimiento de las cosas, afirma, de allí proviene también su corrupción por necesidad. Debe pagar, en retorno, la reparación y la pena de su injusticia, según el orden del tiempo”.
Este Apeiron, lógicamente, es concebido por él como sustancia divina. Posee los atributos impersonales de la divinidad.

2.5.2.1.3. Anaxímenes. ( 588 - 524 a.c.)
Para Anaxímenes, el elemento primordial de toda realidad y origen del mundo es el aire que, por un proceso de densificación y de rarefacción, da origen a todas las cosas.
Dice que el aire enrarecido se convierte en fuego; condensado se convierte en nubes, agua, tierra y piedra, y de ahí todo lo demás, según su diferente grado de densidad. Esto lo lleva a afirmar que el aire es el principio de todo lo existente.
También aquí aparece el aire como algo vivo y divino. En la misma línea de Tales y Anaximandro.
2.5.3. ESCUELA PITAGORICA
A fines del siglo VI a.c. la filosofía se trasladó al sur de Italia. Por esta razón se llama también Itálica, y pitagórica por su fundador. Florece aquí un movimiento sobre el que sabemos muy poco, de fondo místico y religioso y con una proyección social que lleva a sus adeptos a vivir en comunidad y sujetos a una regla.

2.5.3.1. Pitágoras (580 - 504 a.c.)
Fue el primero en darse a sí mismo el nombre de filósofo, o "amante a la sabiduría". También se pregunta por el principio de todo lo existente.
Y contesta, poniendo una solución más espiritual que todas las precedentes. No fija, en efecto, el principio fundamental de todo lo existente en un elemento empírico, sino en el número, en la relación matemática, en la estructura geométrica.
Plantea que el número es el principio de toda la realidad, “el principio constitutivo y la materia de todas las cosas”. El número surge de la oposición entre elementos antitéticos: impar y par, ilimitado y limitado, lleno y vacío, ser y no ser.
El cosmos en un principio era Uno, compacto. En esa unidad primordial entró el vacío, el no-ser, el espacio. Así surgieron los demás números, que implican división, multiplicidad.
Todos los cuerpos son reducibles a puntos en el espacio, que combinándose originan líneas, superficies y volúmenes. Las distintas figuras o relaciones numéricas dan cuenta de la constitución variada de los cuerpos, así como de las leyes universales a que están sujetos.

2.5.4. ESCUELA ELEATICA.
Tuvo su centro en la ciudad de Elea, en la Magna Grecia. Los filósofos de esta escuela, identificando el orden ideal con el real afirmaron que el ser es y tiene que ser uno e inmutable. La multiplicidad de las cosas y los cambios de las mismas son engaño de los sentidos.
Esta escuela supone un avance sobre el pensamiento anterior al preguntarse no por el primer principio de las cosas, sino por el modo de ser de la realidad y su devenir. La filosofía se vuelve más propiamente metafísica.

2.5.4.1. Parménides (540 - 470 a.c.).
Escribe un poema “sobre la naturaleza”, el cual está dividido en dos partes dedicadas a las dos vías por las cuales cree puede dirigirse el pensamiento: la de la verdad y la de la opinión o doxa, la de la realidad y la de la ilusión, la del ser y la del no-ser, descubiertas y seguidas respectivamente, por la razón y por los sentidos.
Plantea que lo único cierto y verdadero es el Ser, dice: "Se ha de pensar y decir siempre que sólo el Ser es, porque es Ser; en cambio la nada no es". Con esto plantea que no hay devenir, es decir movimiento. El movimiento no existe, sino que es un engaño de los sentidos. Lo único que existe es el Ser, único, inmóvil y eterno.

2.5.4.2. Heráclito (535 - 475 a.c.)
Investiga el principio constitutivo y fundamento duradero de todo lo existente, y llega a interpretar de una manera nueva la realidad de la existencia. Para él, el ser estático como lo planteaba Parménides es sólo apariencia. Lo permanente tras tal apariencia es el devenir. La verdadera realidad de la existencia es la continua transformación de las cosas, el perpetuo fluir.
Enfáticamente afirma la continua movilidad de las cosas: todo corre, todo fluye, "nadie puede bañarse dos veces en el mismo río". Cuánto existe, constantemente se transforma, y por el mismo hecho deja de existir. El agua cambia continuamente, e incluso uno mismo. Se puede decir que la esencia de las cosas es el devenir, el cambio. De aquí que las cosas sean y no sean al mismo tiempo.
Interpreta Heráclito el devenir como una continua coincidencia de los opuestos, como un punto de convergencia de momentos antitéticos. El universo aparece en constante transformación, la cual se realiza por un incesante pasar de un contrario a otro, del ser al no-ser, del día a la noche, del frío al calor, de la salud a la enfermedad, etc.
Por eso para Heráclito, la substancia primordial es el fuego, uno de los cuatro elementos, el más útil e inestable de todos y por lo mismo, el que mejor se presta para simbolizar la realidad del devenir. Un fuego vivo, eterno e inextinguible es el principio y el fin de las cosas: “Ningún ser humano, ni divino ha hecho este mundo, sino que siempre fue, es y será eternamente fuego vivo que se enciende según medida y según medida se apaga”
Al no haber nada permanente, no existe un ser inmutable por encima de las contingencias; lo único es el “nous” (la razón), pero su objeto, el conocimiento, resulta imposible por la impermanencia de lo real. Como todo constantemente está cambiando el conocimiento se hace casi imposible.

2.5.4.3. Empédocles (483 - 422 a.c.)
Para Empédocles son cuatro y no uno, los elementos constitutivos del mundo. Esos cuatro elementos simples a los que considera el filósofo como las "raíces de todas las cosas" son "fuego, aire, agua y tierra", elementos en los que se da la doble oposición de seco y húmedo, frío y caliente.
Lo existente se produce a base de una combinación entre los cuatro elementos citados, determinada por la influencia de una fuerza espiritual: el amor o el odio, símbolos de las fuerzas naturales de atracción y repulsión.
La formación del mundo sigue un proceso cíclico regular configurado en cuatro grandes etapas. Primero domina el amor: Todo es unidad. Seguidamente, el odio introduce la contienda y aparece la multiplicidad. Es la etapa en que se encuentra nuestro mundo. En el tercer período domina el odio: todo es diversidad. Pero, finalmente, irrumpe con fuerza el amor y triunfa plenamente, volviendo el cosmos a su primitiva unidad y armonía. El antagonismo entre el amor y odio hace pasar a los elementos por cuatro fases sucesivas:


  1. De completa desunión, cuando el odio triunfa sobre el amor.




  1. De unión creciente, por la atracción que ejerce el amor sobre las partículas o átomos, primitivamente desunidas.




  1. De unión completa, por la victoria total del amor sobre el odio.


4. De unión menguante, que termina con el retorno a la primera fase.


2.5.4.4. Anaxágoras (500 - 428 a.c.)
Con Anaxágoras, la filosofía, que había tenido su centro en el territorio colonial griego, se traslada a Atenas, que por mucho tiempo permanecerá como su centro capital.
Anaxágoras hace suya la teoría corpuscular empédoclea y la lleva a sus últimas consecuencias, hasta trascender el esquema de los cuatro elementos. En efecto, los corpúsculos son infinitos y ubicuos: todo está en todo. No hay, pues, combinaciones de unos elementos primarios, ni hay tampoco generación y muerte, sino agregación de infinidad de pequeños elementos invisibles, denominados "homeomerías", que mezclados al azar, constituyeron el caos primigenio y de cuya combinación posterior dio origen al mundo sensible.
2.5.5. ESCUELA ATOMISTA
2.5.5.1. Demócrito (460 - 370 a.c.)
Demócrito fue discípulo de Leucipo, fundador de la escuela atomista. Es el mayor representante de dicha escuela. En lo fundamental las doctrinas coinciden en ambos pensadores.
Las intuiciones de sus antecesores inmediatos en materia corpuscular se concretan ahora en la teoría de los átomos. La materia está formada por átomos idénticos, de cuya agregación resultan las cosas concretas.
Los átomos más sutiles dan lugar a cuerpos de progresiva sutileza, hasta llegar a los mismos dioses. Los átomos se mueven de distinta forma, lo que explica la multiplicidad de las cosas que de ellos resultan.
Para alos atomistas toda la realidad, está conformada por unidades o partículas pequeñísimas e indivisibles: átomos. El número de átomos es infinito. Son impenetrables, indestructibles, eternos, pesados y todos de la misma naturaleza. Sin embargo, se dan entre ellos una infinita variedad de formas externas y de magnitud.
Esta teoría, casi veinte siglos después, con el avance de la ciencia y la tecnología será utilizada por los científicos modernos: Keppler, Copérnico, Newton y Galileo, entre otros, para explicar la conformación y organización de nuestro universo.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconLo primero que llama la atención es precisamente el tema. No es habitual...

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconLos orígenes de la filosofía griega. Milesios e itálicos que significaba...

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconAnn Hood nació en West Warwick, Rhode Island (Estados Unidos). Creció...
«Te quiero». Tejo «Te quiero» en todo lo que hago. Es como una oración, o como un deseo que te mando con la esperanza de que puedas...

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconTener alguna idea de lo que realmente son los Augustos Misterios...

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconTener alguna idea de lo que realmente son los Augustos Misterios...

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconNos gustaría entender cómo funcionan los espejos parabólicos así...

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconLa polémica schmitt-kelsen sobre el
«teoría integracionista de la Constitución» (7) y los ensayos, no menos severos en sus juicios, de Hermann Heller, Heinrich Triepel...

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconTraducción de Helena Cortés y Arturo Leyte, publicada por Alianza Editorial, Madrid, 2000
«filosofía» se encuentra en la permanente necesidad de justificar su existencia frente a las «ciencias». Y cree que la mejor manera...

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconAunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes,...

En los inicios de la filosofía griega encontramos algo que no es propiamente filosófico, pero que responde de alguna manera a sus interrogantes, como ya lo iconDibujen y pinten un cuadro en el que se exprese, de alguna manera,...






© 2015
contactos
l.exam-10.com