Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN






descargar 256.85 Kb.
títuloImportancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN
página7/8
fecha de publicación07.01.2016
tamaño256.85 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8
learning by doing, del aprender a traducir traduciendo. Pocos de los grandes teóricos de la traducción —honrosas excepciones apar­te: Wilss o Seleskovitch, entre otros— han destacado como profe­sionales de la traducción, al revés de lo que sucedía con los pensa­dores tradicionales (Goethe, Lutero, D'Alembert, etc.), que obtenían sus estéticas, no sus modelos, de la experiencia con el texto, no de la teoría lingüística. Era ésta la que, por el contrario, se normaba y describía a partir de la experiencia.
3.3.3. Escuelas o corrientes

En este ambiente surgen las diversas tendencias de la traductología actual, con frecuencia determinadas, por diversos motivos, na­cionalmente. En dependencia de la escuela soviética, la antigua es­cuela germano-oriental, siempre preocupada por salvar y aplicar la ortodoxia marxista poniendo la actividad traductora y traductológica al servicio de la lucha de clases75, ha intentado investigar nume­rosos problemas parciales —traducibilidad, modelación del proceso76, etcétera—, consiguiendo análisis muy diferenciados al respecto sobre una base lingüística y sancionando una nueva rama: la lingüísti­ca translatoria77, una lingüística que se perdía en las nubes de la teo­ría aséptica. Era la «aritmetización», muy alejada de la práctica, de la traductología. Se llegaba, así, a afirmaciones de la máxima esterili­dad pragmática: «En casos especiales, representaciones finales se­mánticamente equivalentes de varios idiomas y sobre todo de dos, es decir, Pn5x y Pm5y (y ≠ x) se reducen a dos diferentes representa­ciones iniciales...» ¿Para qué seguir? Cualquier traductor con un poco de sindéresis desearía que zurcieran a semejante maestro.

En la parte federal de Alemania surgió una pujante reflexión teó­rica centrada, sobre todo, en el análisis de la tipología textual y en las funciones del discurso para adaptar a éstas las variantes metodológi­cas que hay que emplear a la hora de producir un texto-meta fun­cional, adecuado tanto a la función intrínseca del texto como a la trascendente del mandante o destinatario. Conceptos como Skopos o Auftraggeber, ya previstos por Humboldt, son nucleares en esa tra­ductología. Representantes de esta orientación son Reiss, Vermeer y Nord. Huelga decir que estas teorías toman como base fundamental de reflexión la traducción de textos de tipo comercial, periodístico o técnico, sintiéndose más inseguras en el ámbito literario, que, en parte, pasan por alto apelando a los porcentajes de producción tra­ductora.

Han sido los alemanes los primeros en hablar de ciencia de la traducción (Wilss, Ubersetzungswissenscbaft; M. Snell-Hornby, Über-setzungswissenschaft Eine Neuorientierung), mientras las demás versio­nes nacionales de la reflexión traductológica han utilizado términos de menos pretensiones, tales como «teoría de la traducción», «estu­dios de la traducción», etc. En ello no hay que ver sólo una pre­tensión de mayor funcionalidad del término creado, sino también una pretensión cosmovisiva de tipo fáustico, muy alemana. Para los teóricos alemanes, de procedencia académica la mayoría, la traduc­ción debe ser un conocimiento sistematizable, aprendióle y ense­ñable. Por el contrario, para el ruso-francés E. Cary, traductor y traductólogo, la traducción era producto de la intuición.

La escuela anglosajona-canadiense viene representada por Nida, Newmark y Catford, quienes, renunciando alpathos técnico-teórico, logran dar soluciones pragmáticas a las aporías de comparación in­terlingüística. La tipificación de las técnicas de traducción hecha por Nida o por Vinay y Darbelnet78 es uno de los logros más prácticos de la moderna traductología. Sus esquemas dieron lugar después a clasificaciones más diferenciadas que en ocasiones perdían el con­tacto con la necesidad pragmática.

En Francia, Mounin representó la teoría lingüística de la tra­ducción con su Les problémes théoriques de la traduction (1963). Sin ser ni el primero ni el más agudo, la proximidad intelectual y lingüísti­ca le hizo en nuestro país uno de los santones de la traductología. Dánica Seleskovitch, la autoritaria directora de la ESIT parisina, basó una reivindicación de la fidelidad al sentido, ya anteriormente pro­puesta, sobre el modelo procesual de la interpretación simultánea, ya que éste permite una captación más plástica de los elementos, eta­pas o procedimientos que intervienen en el proceso de la traducción. Ni la traducción de palabras ni la traducción lingüística son el factor determinante en una auténtica traslación (= traducción equivalen­te). Junto con M. Lederer, ha emprendido el análisis decorticador del proceso para después reglarlo adecuadamente. Más que un modelo novedoso parece una reformulación actual de análisis anteriores. Este modelo de traducción interpretativa, en el que insiste el libro de la colega parisiense (no parisina) Hurtado Albir (La notion dejidelité en traduction), todavía debería demostrar —prácticamente— su aplica-bilidad a la traducción antonomásica, la literaria. La teoría interpre­tativa de la traducción basa su análisis en el proceso y descuida el resultado. En todo caso, las aportaciones últimas de Hurtado Albir, ya un poco desvinculadas de su pertenencia a una «escuela», son po­siblemente los estudios más integradores de las distintas corrientes de la disciplina. Pero éstos pertenecen ya a su etapa española.

En España, a pesar de nuestro pasado traductor, nos engancha­mos con retraso a la traductología. Y con mayor retraso a la didác­tica de la traducción. Tuvimos que esperar a los años setenta para que empezaran a surgir en Madrid, Barcelona y Granada las prime­ras instituciones dedicadas a la formación de traductores. La labor de García Yebra fue pionera y, por tanto, meritoria. Su Manual'y sus trabajos de historia de la traducción son, junto con el de Vázquez Ayora y a pesar de ciertas críticas motivadas por el vicio nacional, la base de la traductología en castellano. La orientación didáctica de sus exposiciones, de carácter sincrético, es manifiesta y contrastada en la práctica del aula y del texto. Lo cual las convalida.

También en España ha surgido con fuerza la orientación histó­rica de los estudios de la traducción (los trabajos de Santoyo, Gar­cía Yebra o el presente trabajo son buena muestra de ello), casi al mismo tiempo que lo hacía en el grupo liderado por Delisle, cuyo Les traducteurs dans l'histoire es una buena base de aproximación a la diacronía de la traducción en cuanto fenómeno antropológico. Como en muchos otros campos, hay profesionales que siguen cre­yendo en el magisterio de la historia.

Toda esta abundancia de teoría analítico-descriptiva ha desper­tado, de nuevo, por saturación, el afán interpretativo, uno de cuyos mejores representantes es Meschonnic. Este, en su Pour une poétique de la traduction, pasaba revista crítica a los supuestos de la traductología lingüística y abogaba por una teoría de la traducción que no fuera especulativa, sino una práctica teórica.

Si tuviéramos que tipificar esta moderna teoría de la traducción, destacaríamos su tibieza en el ámbito de la práctica. No es exacta la afirmación de Fedorov de que la ciencia de la traducción no esté opuesta ni enfrentada a la práctica. Todo el corpus de doctrina tra-ductológica se puede dividir en dos grandes campos: el proveniente de traductores —lo que el «gran traductor» Mounin llama despecti­vamente los «practicones» de la traducción— y el proveniente de los lingüistas. Con frecuencia, para justificar a los segundos y la necesi­dad de ese tipo de teoría, se apela al ejemplo de la medicina. Al igual que la medicina es un arte que exige una sólida base teórica, así tam­bién la práctica traductora exige una conexión con una teoría ilu­minadora. Pero debe tratarse de una teoría originada en la práctica y que revierta en ésta, porque de lo contrario se agota en sí misma, ase­mejándose a aquella medicina galénica apriorística que reducía el pro­ceso patológico a un desequilibrio de los humores del cuerpo. Al fi­nal del camino andado por esta teoría, queda la pregunta en el aire: ¿sirve para traducir mejor?, ¿se traduce con ella mejor que con la ex­periencia de los practicones?

3.4. Conclusión: el eterno retorno

«Nada nuevo bajo el sol» sería, es la impresión que mediatiza un repaso, aunque sea somero, a la historia de la teoría traductológica. Esta es, en el sentido más literal del término, una «palinodia», es decir, rectificación de la anterior. Toda la historia de la teoría de la traducción gira alrededor de la polaridad «literal/sensual». Es la realización específica de la dialéctica hegeliana: el yo y el no yo se enfrentan y el uno exige el respeto absoluto que el otro le niega. O el eterno retorno heracliteano con tema y variaciones.

Los términos con los que se ha expresado la actividad llevan im­plícitas las dos concepciones de la traducción: mientras que inter­pretación, primera designación de la traducción, conlleva una mayor libertad, la que exige toda hermenéutica, el acto de traslación con­cebido como transferencia o traducción supone una mayor sujeción, un mayor respeto a la cosa en sí: el texto.

Toda ella es un avance en espiral que va logrando nuevas pers­pectivas hasta llegar a análisis muy diferenciados: desde las poéticas iniciales que insistían en normar el procedimiento o en su valor re­tórico, hoy en día se ha llegado a la descripción del proceso y al di­seño de modelos complicadísimos, cuyo valor pragmático puede ser discutible, no así su valor teórico y epistemológico.

No será lícito acabar esta presentación sin aludir a los servicios que la traducción ha prestado. Ella ha contribuido como ninguna otra actividad a concienciar a la humanidad de su pertenencia co­mún. Los clásicos antiguos no representarían lo que hoy en día supo­nen en el universo cultural de Occidente si no hubieran sido vehiculados por los clásicos modernos. Las grandes religiones, sobre todo el cristianismo, han tenido en la traducción un factor evangelizador y misionero fundamental: Wulfila, Lutero, los Setenta son buena prueba de ello. Las lenguas y las culturas nacionales y las épocas han tenido en la traducción una seña de identidad. Gracias a la traduc­ción y a la labor de los traductores, las lenguas se han enriquecido y se han fijado. Quizá sea verdad que ningún sistema de comuni­cación a través del lenguaje se ha convertido en «lengua» si antes no ha ensayado sus capacidades en la traducción, en la versión a lo pro­pio de lo extraño. Por encima de eso, la traducción ha sido impor­tadora y naturalizadora de corrientes y valores culturales.

Toda esa función integradora y universalizadora de lo humano sigue sin historiarse y, lo que es peor, sin concienciarse. La reciente publicación de una historia cultural de la traducción Les traducteurs dans l'histoire, Delisle y Woodsworth (eds.), Ottawa, 1995, demues­tra hasta la saciedad que ésta debería figurar en la historiografía como género de actividad cultural a la par y rango de la pintura, la ense­ñanza o la religión.

Tomado de:

Vega, Miguel Ángel (ed), Textos clásicos de teoría de la traducción, Madrid, Cátedra, 2004. (Miguel Ángel Vega, autor de la introducción)

1 «Estamos ante lo que probablemente se puede considerar como el más com­plejo suceso que hasta ahora ha tenido lugar en la evolución del cosmos» (citado se­gún Nida).

2 «Creemos que el hombre se salva por la fe.» Lutero tradujo el pasaje introdu­ciendo el término sola o álkin como implícito en el sentido.


3 Hasta muy entrado el helenismo, no se tiene noticia de la existencia de una ac­tividad traductora importante en Grecia.

4 Véase Traduire l'Europe, Lille, 1992.

5 De nuevo remito al trabajo de Traduire l'Europe, arriba citado.


6 A. Berman, L'épreuve de l'étranger. Culture et traduction dans l'Allemagne roman-tique, París, 1984.

7 Véase Bibliografía.

8 En griego, la traducción es una metáfora, una metátesis o metafra.se; en latín, una tmnslatio o una convenio; San Jerónimo hablaba de mterpretatio; el humanista francés Robert Estienne acuña el término traductio; ya antes, Bruñí había utilizado el térmi­no traducere; en inglés se conserva la raíz latina translation; en francés y en castellano se hace uso del término introducido por Estienne o, como alternativa, se habla de versión, tema, rendre como verbo; en alemán se ha utilizado los términos Übersetzung (= acto de pasar a la otra parte u orilla), Dolmetscben, Verteutschung, Eindeutschung (ale-manizar), Ubertragung (transponer), etc.


9 De esta amplitud conceptual dan fe los diferentes términos que se han utiliza­do: translémica, traductología, Übersetzungswissenschaft, teoría de la traducción, Translation studies, etc.

10 W. Wilss, Übersetzungswissenschaft,Próbleme undMethoden, Stuttgart, 1977.


11 Véase, al respecto, el trabajo de García Yebra que se menciona en la Biblio­grafía.


12 Véase K. Thieme, «Die Bedeutung des Dolmetschens für die Weltgeschichte Europas», en Beitrdge zur Geschicbte des Dolmetschens, 1956, pág. 28.


13 Según la tradición talmúdica, la versión de los Setenta habría sido inspirada por el espíritu divino, de tal manera que los setenta traductores judíos que, en represen­tación de las doce tribus de Israel, fueron reunidos en Faros por Ptolomeo, coincidie­ron en redactar un único texto meta, a pesar de haber trabajado en grupos separados.


14 Para mayor información al respecto, remitimos al trabajo de A. Hermann, «Dolmetschen im Altertum», en Beitrdge zur Gescbicbte des Dolmetschem, págs.. 41 y ss.


15 «Ese pasaje lo omitió íntegramente Plauto, ese pasaje lo tomo (el autor pre­sente) para Los adelfas, extrayéndolo palabra por palabra.»


16 «No sólo confieso, sino que además lo hago sin restricciones, que en la inter­pretación de los autores griegos, aunque no en la traducción de las Sagradas Escri­turas, donde incluso el orden de las palabras es misterio, no traduzco palabra por pa­labra, sino sacando el sentido del sentido.»


17 «Toda metáfora que se traduzca literalmente de una lengua a otra matará el sentido de la oración.»


18 Véase M. Salama-Carr, La. traduction a. l'époque abbasside, París, 1990.


19 M. Ballard, De Cicerón a Benjamín. Traducteurs, traductions, réflexions, Lille, 1992.


20 La obra fundamental sobre la Escuela toledana es la de Millas Vallicrosa Las traducciones orientales en los manuscritos de la Biblioteca de la Catedral de Toledo Ma­drid, 1942.


21 Esta Biblia no sería, sin embargo, la primera en lengua romance, ya que aun­que no se ha podido localizar ningún texto, parece que ha existido una anterior. En efecto, Jaime I prohibiría en el concilio de Tarragona el que clérigos o civiles guar­dasen ningún ejemplar de Biblia en lengua vulgar.


22 Traducción vertical ha denominado un investigador italiano de la traducción a la versión que tiene lugar de una lengua de prestigio (el latin o el griego) a una len­gua vernácula.


23 T. R. Steiner,
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN icon"Mi trabajo es una carta ininterrumpida que nace de la necesidad...

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN iconQue genera la necesidad de contar una historia

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN iconEl guión cinematográfico, su importancia y necesidad dentro del proceso...

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN iconImportancia de la fundacion de partido independiente de color y la amplitud de su programa

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN iconDos jóvenes cargan un cristal cuadrado, el cual deben pasar por una...

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN iconCon este nombre se designa desde hace más de mil años a una comarca....

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN iconLa Cueva De Cristal Lisa Kleypas Traducción de María L. Carulla Créditos
«Estas palabras anuncian tu suerte… no descansarás mientras yo espere… que el destino te encuentre… el amor te ha atrapado… Ven a...

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN iconTraducción de Mónica Faerna
«Una fantástica novela… Con un engranaje tan perfecto como el de un reloj, pero que se lee con una suavidad como la de la seda o...

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN iconIntroduccion a la filosofia a traves de su historia presentacion
«objeto» de la filosofía durante toda su historia. Tal vez estos textos nos permitan «engancharnos» con un pensamiento, con un autor...

Importancia de lo usual, el color del cristal con que se mira o la necesidad de una historia de la traduccióN iconInvestigación, ligada a una expresión escrita, a la forma literaria del diálogo. Y platón mira






© 2015
contactos
l.exam-10.com