SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA






descargar 64.22 Kb.
títuloSÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA
fecha de publicación23.09.2015
tamaño64.22 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos

INF-16

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL


Nota: Este año es solo dg. y tto. y de forma menos extensa. Hay va un mega-resumen que integra y fusiona: CD+derma+CTO+Harrison+clase de Peña en 4º en Neuro. Tocando todos los palos es más difícil que caiga algo en el examen que no venga aquí. Trecks.

SÍFILIS O LÚES


El nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530).

EPIDEMIOLOGÍA


Quizá fue traída de América por los descubridores. De España pasó a Nápoles en la guerra.

Grandes estragos desde el Renacimiento hasta el s. XIX.

Descenso con la penicilina.

Nuevo aumento con la revolución sexual.

La asociación con VIH puede alterar de forma muy importante la historia natural del proceso.

Ahora poco freq. Endémica en todo el mundo.

ETIOPATOGENIA


El agente etiológico de la sífilis es Treponema pallidum subespecie pallidum, una espiroqueta.

La infección suele pro­ducirse a través de las mucosas o la piel al mantener relaciones sexuales y parece requerir la exis­tencia de humedad y alt. en la integridad del epitelio (aunque mínimas).

La fuente de contagio son pacientes con sífilis primaria o se­cundaria; las lesiones mucosas las más contagiantes.

La infección se transmite también madre hijo por vía transplacentaria.

Los contagios por san­gre, saliva, semen y otros fluidos orgánicos son teóricamente posibles. La vía he­mática puede tener cierta importancia entre los ADVP que comparten jeringuillas.

ANATOMÍA PATOLÓGICA


Hallazgos histopatológicos:

·infiltrado inflamatorio pe­rivascular, compuesto predominantemente por cé­lulas linfoides y abundantes células plasmáticas.

·endarteritis obliterante.

En ocasiones se pro­ducen focos de necrosis y reacciones granuloma­tosas con células epitelioides y gigantes tipo Lan­ghans, que constituyen los granulomas o gomas sifilíticos.

Goma: primero lesión dura, luego de reblandece y finalmente drena un material necrótico al ext.

Los treponemas pueden evidenciarse con tinciones de plata (Levaditi, Whartin), pero a menu­do resulta difícil por tratarse de técnicas complica­das o por el escaso número de microorganismos.

CUADRO CLÍNICO


Debido a que su presentación clínica reme­da la de muchas enfermedades, la sífilis recibe tradicionalmente el nombre de «la gran imi­tadora» (sobre todo la secundaria). El otro gran imitador es el VIH.

HISTORIA NATURAL:

0

Contagio










1º período de incubación

3 sem.

Chancro sifilítico










Sífilis primaria

4 sem.

Adenopatías










2º período de incubación

2-3 meses

Exantemas

Lesiones mucosas

Manifestaciones generales


Sífilis secundaria

2-3 años




3º período de incubación

3-5 años

Lesiones granulomatosas (gomas)

Sífilis terciaria

10-20 años

Aortitis

Tabes dorsal

Parálisis general progresiva


Sífilis cuaternaria

Añadir simplemente (2004) que la serología se positiviza en torno a la sexta semana (el primero FTA-abs).

También se pueden agrupar los períodos de la historia natural en:

*Sífilis precoz (<1 año): Sífilis primaria, Sífilis secundaria y Sífilis latente precoz.

*Sífilis tardía (>1 año): Sífilis latente tardía, Sífilis terciaria y Sífilis cuaternaria.

SÍFILIS PRIMARIA

El T. pallidum atraviesa la piel intacta y las zonas lesionadas. En pocas horas pasa a linfáticos y sangre.

El contagio es seguido de un período de incu­bación asintomático, que puede durar de 9-90 días, aunque el promedio es de 3 semanas.

Posteriormente aparece la lesión de inocu­lación, denominada chancro sifilítico o chancro duro. Es una mácula que rápidamente evolucio­na hacia una pápula y a continuación a una lesión úlcero erosiva, solitaria, redondeada u ovalada, de 1 cm. de diámetro, indolora, con bordes indurados al tacto, de color rojo ajamonado.

La mayoría de las veces no produce mo­lestias subjetivas y lo más habitual es que sea úni­ca.

Localizaciones más frecuentes: ge­nitales y ano; pero puede aparecer en cualquier punto de la piel o las mucosas.

En el hombre pre­domina en el glande y el prepucio y en la mujer en el cérvix.

1-2 semanas después de la aparición del chancro puede detectarse una adenitis regional, con adenomegalias múltiples, duras, no dolorosas y sin tendencia a fistulizarse, acompañadas de linfangitis.

Tanto el chancro como las adenopatías tienden a remitir espontáneamente en 2 4 semanas, iniciándose el 2º período de incubación o la­tencia precoz.

SÍFILIS SECUNDARIA

El 2º período de incubación suele durar 2-3 meses.

Las manifestaciones secundarias evolucionan en brotes con tendencia a espaciarse durante unos 2 años.

Los períodos que separan los distintos brotes de la sífilis secundaria se incluyen entre las latencias precoces y las tardías (si después de un año). Estos brotes son mucho más frecuentes durante el período precoz.

La manifestación más típica de esta fase son los exantemas, de morfología muy diversa: maculosos (roseola), papulosos, descamativos, costrosos, pustulosos, etc.

Estos exantemas no son pruriginosos y en la mayoría de los casos afectan las palmas y las plantas.

El más precoz suele ser la roseola, que se distribuye por el tron­co y área proximal de las extremidades.

El siguiente es el exantema papuloso más generalizado pero con tendencia de las lesiones a agruparse en las pal­mas, las plantas, áreas periorificiales y áreas se­borreicas.

Las lesiones mucosas son también muy cons­tantes. Entre las más frecuentes se encuentran erosiones superficiales y circunscritas, que en la len­gua producen las denominadas imágenes «en pradera segada».

Los condilomas planos son pápulas o placas aplanadas, erosivas y exudativas, que aparecen sobre todo en la vulva y la región perianal.

Otros hallazgos dermatológicos: trastornos de la pigmentación (hiperceromía e hipocromía) y alopecia parcheada o «en claros», que más tarde puede generalizarse.

La «sífilis maligna» es una forma clínica especial que aparece en pacientes inmunodeprimidos o muy debilitados y cursa con lesiones ulcerosas.

Los brotes de la sífilis secundaria con frecuen­cia se acompañan de síntomas generales en forma de fiebre, poliadenopatías, astenia, anorexia, pér­dida de peso, cefalea y en ocasiones de otras manifestaciones viscerales (hepatitis, esplenomegalia, nefritis, meningitis, pe­riostitis, lesiones líticas óseas, orquiepididimitis, iritis, sordera y acúfenos).

El período secundario de la sífilis finaliza tam­bién de manera espontánea, iniciándose un 3º período de incubación o latencia tardía.

SÍFILIS TERCIARIA

Las manifestaciones clínicas aparecían en 1/3 de los pacientes con sífilis secundaria no tratados, al cabo de 3 5 años de evolución. Hoy día son muy raras.

Las lesiones de este período son de tipo granu­lomatoso y pueden aparecer en:

·la dermis (lesio­nes tuberosas), cursando con pequeños nódulos que confluyen en placas de crecimiento excéntri­co y a veces con curación central

·el tejido celular subcutáneo (gomas), causando con fre­cuencia ulceración.

Los gomas pueden localizar­se en otros órganos, con una presentación clínica pseudotumoral.

Afectación cardiovascular: vasculitis con necrosis de la media. Afecta característicamente a la aorta, s/t la ascendente pudiendo desarrollarse insuficiencia aórtica, aneurismas e incluso isquemia miocárdica.

Neurosífilis: recordar que ya existía afectación en el período secundario:

-neurosífilis asintomática: viene a ser algo así como una latencia, una meningitis crónica sin clínica neurológica que se caracteriza porque el FTA es + y porque tiene una o más de las siguientes alteraciones del LCR: proteínas ⇑, linfocitos, glucosa ⇓, VDRL + (30-70%). 1/3 evolucionan a neurosífilis tardía sintomática.

-neurosífilis tardía sintomática meningovascular: meningitis crónica con lesiones vasculares (endarteritis) que pueden dar ECV.

SÍFILIS CUATERNARIA

10 20 años tras el contagio. En la actualidad es excepcional y algu­nos autores tienden a agrupar todas las manifes­taciones tardías dentro de la sífilis terciaria.

Las lesiones cardiovasculares y neurológicas son las típicas en este período.

Las más importantes son 2 lesiones neurológicas parenquimatosas incluidas:

-Tabes dorsal: cuadro de desmielinización de los cordones posteriores. Ataxia sensitiva (s/t de MMII), alts sensitivas con algias y anestesias (pueden llevar al mal perforante plantar y la artropatía neuropática de Charcot), disminución ROT MMII e incluso en las evolucionadas vejiga neurógena.

-Parálisis General Progresiva: se debe a la afectación parenquimatosa, alteraciones de reabsorción del LCR (hidrocefalia normotensiva) y las alteraciones vasculares. Para que os acordeis mejor de la clínica modifico la regla Pnemotécnica que nos dio Peña en 4º:

PRESIS: PsiquiátricaReflejosEyesSensitivaInteligenciaSpeech. La primera P incluye PAAD (personalidad, afectividad, alucinaciones y delirio), la R Hiperreflexia, la E la pupila de Argyll-Robertson, I una demencia orgánica.
DIAGNÓSTICO.

Microbiología: El Treponema no es cultivable. Por tanto el diagnóstico se basa en la visualización del Treponema con microscopio de campo oscuro o con la inmunofluorescencia de muestras de las lesiones más infectivas (chancro habitualmente). No obstante, esto no siempre se hace y habitualmente basta con la serología positiva.

Las pruebas serológicas ha utilizar son:

-1· Pruebas inespecíficas o reagínicas, utilizadas como screening:

RPR (test de reagina rápida).

VDRL, el que más tarda en positivizarse y disminuye con el tratamiento efectivo. En LCR es útil para diagnosticar neurolues.

-2· Pruebas específicas o treponémicas, de mayor especificidad,se utilizan para la confirmación.Son:

MHA (microhemaglutinación).

FTA, la primera en positivizarse y se mantiene positivo de por vida incluso con tratamiento.

Las pruebas pueden dar falsos positivos en pacientes con edad avanzada, autoinmunidad e infecciones por micoplasma, chlamydia y lepra. Inmunodeficientes con (o sin) infección por VIH las pruebas serológicas pueden dar resultados falsos negativos. En caso de discordancia con la clínica es aconsejable emplear técnicas de demostración del treponema.

Nota: El test de Nelson (en testículo de conejo) ya no se usa.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL


Todos los tipos de lesiones cutáneas y mucosas, además de numero­sos síndromes sistémicos.

El diagnóstico de sífilis debería ser considera­do en:

·todas las lesiones ulcerosas cutáneas y mu­cosas, en especial en las anogenitales.

·cual­quier tipo de exantema de etiología no establecida.

·niños con sospecha de infección connatal o malformaciones de causa no conocida.

PRONÓSTICO


Fácilmente curable, puesto que no existen resistencias al tratamiento antibiótico.

Únicamente en estadios muy evolucionados de la sífilis terciaria o cuaternaria y en la sífilis congénita pueden existir secuelas orgá­nicas irreversibles, pese a la curación bacterioló­gica.

TRATAMIENTO


El tratamiento electivo de la sífilis es la peni­cilina G por vía parenteral.

No se ha demostrado la eficacia de ningún tratamiento alternativo a la penicilina en la sífilis durante el embarazo ni en la neuro­sífilis.

SÍFILIS PRIMARIA Y SECUNDARIA

El período primario y secundario y la sífilis la­tente de menos de 1 año de evolución (sífilis latente precoz) constitu­yen la sífilis precoz, y el tratamiento es igual para cualquiera de estos períodos: penicilina G benzatina IM, 2400000 UI, en dosis única.

En pacientes no embarazadas con alergia a la penicilina: do­xiciclina (100 mg/12 h., 2 se­m.) o tetraciclina (500 mg/6 h., 2 sem.).

En las mujeres embarazadas con alergia a la pe­nicilina: con penicilina, tras efectuar desensibilización si fuera necesaria.

En los pacientes con infección por VIH algu­nos expertos aconsejan dosis repetidas de penici­lina G benzatina o empleo de antibióticos suple­mentarios.

SÍFILIS LATENTE TARDÍA (MÁS DE 1 AÑO DE EVO­LUCIÓN) O DE EVOLUCIÓN DESCONOCIDA

Penicilina G benzatina, 2400000 UI, IM, 1 vez por semana durante 3 semanas.

Hacer estudio del LCR si:

·sig­nos o síntomas neurológicos u oftálmicos.

·otros signos de sífilis activa (ej. aortitis, goma sifilítico, iritis).

·fracaso terapéutico.

·infección por VIH.

·título sérico no treponémico 1/32.

·tratamiento planificado sin penicilina.

En alérgicos a la penicilina, no embarazadas y con estudio de LCR normal: doxiciclina (100 mg/12 h.) o tetraciclina (500 mg/6 h.). Si la evolución de la infección es <1 año el tratamiento se administrará durante 2 semanas y si es >1 año o evolución desconocida durante 4 semanas.

En pacientes con infección por VIH, no alér­gicos a la penicilina y con estudio de LCR nor­mal: la dosis de la sífilis latente tar­día, con independencia de la duración.

Embarazadas y pacientes con infección por VIH alérgicos a la penicilina: con penicilina, previa desensibilización si fuera precisa.

SÍFILIS TARDÍA

Penicilina G benzatina IM, 2400000 UI/sem., 3 sem.

Otras: doxiciclina, tetraciclina. 4 sem.

Embarazadas y pacientes con infección por VIH alérgicos a la penicilina: con penicilina, previa desensibilización si fuera precisa.

Peña y Casado nos hablaron en 4º y en 5º de las cefas de tercera también. Aunque la CTO diga que no y el Harrison también yo me imagino que si no puedo desensibilizar a la penicilina a una neurosífilis o a una embarazada no se los deja morir. Además CTO se basa en Harrison y Harrison en CDC 1998 así que me parece que esto no es muy de fiar (habrá que ver que opina al respecto el MSC de cara al MIR Trecks 2004).

CHANCROIDE O CHANCRO BLANDO


Es una infec­ción de transmisión sexual producida por Hae­mophilus ducreyi, un bacilo Gram Θ.

ETIOPATOGENIA


La infección se transmite, de forma natural, ex­clusivamente por relaciones sexuales. Se ha descrito por inoculación accidental en trabajadores sanitarios.

Es una enfermedad infrecuente en países desa­rrollados. La mayoría de los casos se han relacionado con escasa higiene y clases socioeconómicas bajas.

Muy contagioso, incluso autoinoculable.

No deja inmunidad.

CUADRO CLÍNICO


Período de incubación <7 días (aunque a veces se extiende hasta 1 mes) y es asintomático.

En el punto de inoculación aparece una mácu­la, que con gran rapidez evoluciona sucesivamente a una pápula, una vesícula y se rompe dejando una lesión úlcero erosiva.

Esta úlcera es dolorosa y tie­ne bordes bien delimitados y casi siempre rodea­dos por un fino halo eritematoso. El fondo es de aspecto granulomatoso y supurativo, sangrando con facilidad.

La palpación de los bor­des demuestra una consistencia blanda.

Localizaciones habituales: los genitales externos masculinos y femeninos, el ano y zona perianal.

Puede presentarse en la mucosa bucal y en otras zonas de piel o mucosas.

En la mayoría de los pacientes se observan lesion­es múltiples, debidas a autoinoculación.

30-60% de los enfermos con chancroide desarrollan 1 semana después de la aparición de las úlceras genitales una adenitis re­gional inflamatoria, aunque a veces es de presen­tación más tardía; en 2/3 es unilateral. Suele afectarse 1 solo ganglio y muestra caracteres inflamatorios, con eritema, calor y dolor local.

Una complicación frecuente es la fistulización y drenaje espontáneo de las adenopatías, con liberación de material purulento y cicatrices per­manentes.

DIAGNÓSTICO


El diagnóstico clínico suele ser sencillo, sobre todo si existen adenopatías regionales.

El examen en fresco de una extensión del exudado con tin­ción de Gram permite evidenciar el germen causal, aunque no es específico. Los bacilos Gram Θ suelen disponerse en hileras o en «banco de peces» en estas extensiones.

El cultivo puede resultar difícil y requiere medios específicos.

Al establecer el diagnóstico de chancroide debe realizarse un estudio complementario para excluir la asociación con otras ETS, en especial sífilis e infección por VIH, así como efectuar una investigación de las pare­jas sexuales.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL


Con la sífilis y con el herpes ge­nital.

En el herpes simple genital no suele haber ade­nopatías regionales o son poco inflamatorias y el virus puede ser demostrado por alteraciones cito­páticas en frotis citológicos, técnicas de inmunofluorescencia, M.E. con tinción negativa y cultivos.

Otras úlceras genitales: donovaniasis, LGV, mordeduras humanas,…

Masa inguinal dolorosa a la palpación: VHS, sífilis, hernia, peste, tularemia.

PRONÓSTICO


Evolución autolimitada y sin repercusión sistémica.

El curso espontáneo puede durar meses.

Las complicaciones se derivan de reacciones ci­catrizales (fimosis, parafimosis) o destrucción lo­cal (fístulas uretrales), que es muy intensa en las denominadas formas fagedénicas.

No produce inmunidad, por lo que son posibles las reinfecciones.

TRATAMIENTO


Opciones:

·azitromicina, 1 g. VO en dosis única.

·ceftriaxona 250 mg. IM en dosis única.

·eritromicina 500 mg/6 h., VO, 7 días.

·ciprofloxacino, 500 mg/12 h., VO, 3 días.

La seguridad de la azitromicina no ha sido demostrada durante el embarazo o la lactancia.

Para VIH: eritromicina.

URETRITIS GONOCÓCICA, GONOCOCIA, GONORREA, BLENORRAGIA O BLENORREA

ETIOPATOGENIA


Es una infección causada por Neisseria gonorrhoeae o gonococo, un diploco­co Gram Θ intracelular (recordar la imagen típica de grano de café) aerobio e inmóvil. Está recubierto de fimbrias o Pili que le permiten adherirse a los epitelios y cuya desparición por cambio de fase le permite diseminarse. Crece en medios de cultivo con 5-10% CO2.

La infección habitualmente se transmite por vía sexual y su localización suele ser la uretra y el cér­vix uterino, desde donde puede extenderse por vía ascendente.

En ocasiones se producen inocula­ciones extragenitales o di­seminación hematógena.

CUADRO CLÍNICO


VARÓN

Período de incubación: 2-5 días.

Se inicia con inflamación del meato, secreción mucosa, prurito y escozor, que se incrementan con la micción.

A medida que el proceso evoluciona aumentan los síntomas, apareciendo dolor y su­puración amarillenta o verdosa.

La infección puede autolimitarse a la uretra an­terior o extenderse a la uretra posterior. En este caso los síntomas son aún más intensos, aparece polaquiuria y hemorragia uretral y puede existir febrícula.

Uretritis crónica: gota matinal.

También son frecuentes la prostatitis y la orquitis (la mayoría unilateral).

MUJER

La infección gonocócica aguda sue­le localizarse en el cérvix y la uretra, siendo la cervicitis la infección primitiva.

En la mayoría de las pacientes es asintomática o los síntomas pasan desapercibidos.

Puede producir su­puración uretral, flujo vaginal amarillento verdo­so, molestias miccionales, irritación y prurito va­ginal.

En las niñas puede presentarse como una vulvo­vaginitis.

En la evolución de esta pueden aparecer: colpitis, cervicitis, emdometritis, salpingitis.

Como complicaciones de la salpingitis pueden desarrollarse cicatrices (pueden llevar a embarazos ectópicos y a esterilidad), Douglasitis (puede dar EIP y peritonitis generalizada o característicamente perihepática- síndrome de Fitz-Hugh-Curtis-) y abscesos anexiales.

OTROS CUADROS CLÍNICOS DE LA INFECCIÓN GONOCÓCICA


Las 3 localizaciones extragenitales primarias son rectal, faríngea y oftálmica.

GONOCOCIA RECTAL

Suele cursar como una procti­tis inespecífica en hombres o mujeres que man­tienen relaciones sexuales anales y en las mujeres por contaminación a partir de las lesiones geni­tales.

Sintomatología: prurito o escozor anal, tenesmo, dolor a la defecación, supuración o rectorragias… Pero en muchos casos pasa inad­vertida o no existe.

GONOCOCIA FARÍNGEA

Se presenta como conse­cuencia de relaciones sexuales orales.

Sintomatología faringo amigdalar, que raramente es reconocida.

GONOCOCIA OFTÁLMICA

La oftalmía gonocócica suele producirse en el adulto por contaminación con la mano, a partir de la infección genital.

El RN puede contagiarse en el canal del par­to (oftalmia neonatorum), aunque esta posibilidad es excepcional en la actualidad, por efectuarse una prevención sistemática en las maternidades.

GONOCOCIA DISEMINADA

El gonococo puede pro­ducir infecciones diseminadas por el paso a la sangre desde una infección localizada cronificada. Este hecho es más frecuente en mujeres.

El cuadro clínico se inicia con una fase bacte­riémica, con fiebre, escalofríos, poliartralgias migratorias asimétricas y lesiones pápulo pustulo­sas, con frecuencia purpúricas, que predominan en las palmas, las plantas y zonas de articulacio­nes.

Lo más freq. son frecuentes la tenosinovitis y la artritis séptica.

En algunos casos puede poducir hepatitis, en­docarditis y meningitis.

COMPLICACIONES


HOMBRE

La complicación más frecuente es la orquiepididimitis, que se manifiesta con dolor e inflamación testicular unilateral.

La prostatitis tiene menor incidencia y causa dolor en el peri­né o la parte baja de la espalda, disuria, polaquiuria, tenesmo y fiebre.

Otras complicaciones locales posibles: infección de las glándulas pe­riuretrales o las glándulas de Cowper y cistitis.

MUJER

Puede originar bar­tolinitis, infección de las glándulas parauretrales, endometritis, salpingitis y ooforitis agudas, suba­gudas o crónicas, que pueden extenderse al peri­toneo (enfermedad pélvica inflamatoria).

La in­fección tubárica puede causar además esterilidad y embarazos ectópicos.

DIAGNÓSTICO


En la uretritis gonocócica del varón la tinción de Gram de una extensión del exudado uretral en la que se demuestren diplococos Gram Θ intracelulares se considera diagnóstica.

Es conveniente la confirmación mediante cultivo en medios adecuados (Thayer­-Martin, Martin Lewis, New York City) y resulta siempre necesaria en la gonococia en la mujer y en las localizaciones extragenitales en ambos sexos.

El estudio deberá completarse con la realización de un antibiograma, la investigación de posibles contagios en las parejas sexuales y la asociación con otras ETS.

El diagnóstico diferencial se plantea funda­mentalmente con las uretritis no gonocócicas.

TRATAMIENTO


En no complicada, en pacientes adultos, no embarazadas: elegir entre:

·ceftria­xona, 125 mg. IM, dosis única.

·cefixima, 400 mg. VO, dosis única.

·ciprofioxacino, 500 mg. VO, do­sis única.

·ofloxacino, 400 mg. VO, dosis única.

En las mujeres embarazadas se debe emplear una de las pautas con cefalosporinas.

En la infección gonocócica diseminada: ceftriaxona 1 g/8 h., IM o IV, hasta 24 48 horas después de la aparición de me­joría clínica, y completar hasta 7 días de trata­miento con cefixima 400 mg/12 h. VO o ciprofloxacino 500 mg/12 h. VO.

Debido a que la gonococia se asocia con fre­cuencia a infección por C. trachomatis, en EE.UU. y diversos países europeos se recomien­da efectuar rutinariamente un tratamiento eficaz frente a este germen. En España la incidencia de la asociación es me­nor y puede evitarse este tratamiento, si se dispo­ne de medios para investigar la posible infección por Chlamydia.

URETRITIS NO GONOCÓCICAS

ETIOPATOGENIA


Son las ETS más freq. en países industrializados.

Son las no causadas por N. gonorrhoeae. La ma­yoría son de origen infeccioso y transmisibles por relaciones sexuales.

El principal agente etiológico en EE.UU. es Chlamydia tra­chomatis (25 55% de los casos).

Con menor fre­cuencia:

·Ureaplasma urealyticum (20 30%). La más freq. en Europa.

·Trichomo­nas vaginalis (2 5%).

Otras: VHS, pa­povavirus, sífilis, Haemophilus ducreyi, Candida, Haemophilus, Gardnerella vaginalis y Staphylo­coccus saprophytus.

CUADRO CLÍNICO


Período de incubación: 1-3 semanas.

Sin­tomatología escasa, que suele consistir en secre­ción uretral serosa o mucoide, en pequeña can­tidad y discontinua, acompañada a veces de molestias miccionales.

La secreción suele ser más apreciable antes de la 1ª micción de la ma­ñana.

Raras veces puede haber secreción puru­lenta o hemorragia uretral.

A causa de su mayor tiempo de incubación, las uretritis no gonocócicas pueden presentarse tras el tratamiento de una gonococia, sobre todo las provocadas por C. trachomatis (uretritis posgo­nocócica).

En la mujer las uretritis o cervicitis por C. tra­choniatis o U. urealyticum es muy infrecuente que originen un cuadro clínico relevante. La tricomo­niasis, en cambio, suele producir flujo vaginal amarillento verdoso maloliente, prurito y signos irritativos en vagina y vulva.

DIAGNÓSTICO


Examen en fresco del exudado uretral mediante tinción de Gram: demostrar el nú­mero de PMN.

Cultivo.

En el hombre la presencia de 5 leucoci­tos PMN/campo se considera indicativa de uretritis.

En la mujer no existen crite­rios uniformes para establecer el diagnóstico de uretritis o cervicitis no gonocócica.

Para la demostración de la infección por C. tra­chomatis se utiliza la visualización de cuerpos de inclusión intracitoplasmáticos en tinción con Giemsa del exudado, técnicas de inmunofluores­cencia con Ac poli- y monoclonales, mé­todos inmunoenzimáticos y cultivo en medios ce­lulares.

El diagnóstico de infección genital por U. ure­alyticum se confirma por el cultivo en medios só­lidos y líquidos.

La presencia de T. vaginalis en el exudado se demuestra mediante examen en fresco.

En todos los casos se investigará la existencia de otras ETS asociadas y el posible contagio de las parejas sexuales, pese a que permanezcan asin­tomáticas.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL


Con la gono­cocia.

Las uretritis no transmitidas sexualmente son raras. Deben considerarse las asociadas a tu­mores e infecciones de vías urinarias superiores y las producidas por citostáticos y radioterapia.

COMPLICACIONES


Las infecciones por C. trachomatis en el hom­bre pueden producir orquiepididimitis y esteri­lidad.

En la mujer causan esterilidad y embarazos ectópicos, pero la com­plicación más importante es la EPI.

La transmisión madre hijo origi­na conjuntivitis, neumonía e infecciones de tracto orofaríngeo, genitales y recto.

C. trachomatis y U. urealyticum son agentes responsables del sín­drome de Reiter.

TRATAMIENTO


En adultos, no embara­zadas: doxiciclina, 100 mg/12 h. VO, 7 días.

Alternativas

·eritromi­cina, 500 mg/6 h. VO, 7 días.

·etilsuccinato de eritromicina, 800 mg/6 h. VO, 7 días.

·acitromicina.
En estos apuntes no dice nada del LINFOGRANULOMA VENÉREO ( C.trachomatis serotipos L1, L2, L3:adenopatías inguinales con tendencia a la fistulización y posterior cicatrización espontánea a lo largo de varios meses) ni del HERPES SIMPLE GENITAL (causa más frecuente de úlceras genitales hablaré algo más de ella en la clase de los virus). No creo necesario expandir más los apuntes.






Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA iconRecibe el nombre de Generación del 27 el grupo de escritores, nacidos...

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA iconCon este nombre se designa desde hace más de mil años a una comarca....

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA iconEl nombre “Panamá” tiene muchos significados o referencias al nombre, algunas son?

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA iconEl Tao con nombre y sin nombre

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA iconNombre completo / nombre comúN / abreviatura

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA iconSolemnidad de la Santísima Trinidad
«el que viene en nombre del Señor» (Mateo 21, 9). Cada día, él es «Dios con nosotros» (Mateo 1, 23). Sus discípulos estarán en camino...

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA iconIsla de Francia (Región de París)
«París» deriva del latín Civitas Parisiorium ('la Ciudad de los Parisi'), designación que predominó sobre Lutecia (cuyo nombre completo...

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA iconEl nombre de la rosa, de Umberto Eco
«El nombre de la rosa» es más que un libro, es un fenómeno literario y social, convertido en un " best seller " inmediatamente. Publicada...

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA icon1. El término «Barroco». El nombre b aplicado a la concepción artística...
«peñasco»; asimismo, aunque el estilo arquitectónico a que se hace referencia nace en la Italia del s. XVII, este nombre no se documenta...

SÍfilis o lúes el nombre viene de “Syphilo”, nombre del protagonista de un poema de Fracastoro (1530). EpidemiologíA iconTecnologias de la información y comunicación II
«seres humanos». También se llaman a sí mismos yupik «auténticos humanos». El nombre de esquimales con el que se les conoce significa...






© 2015
contactos
l.exam-10.com