Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91






descargar 1.18 Mb.
títuloUtopía ayer, hoy y ¿siempre? 91
página18/40
fecha de publicación21.09.2015
tamaño1.18 Mb.
tipoUtopía
l.exam-10.com > Historia > Utopía
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   40

 

3 El Tesoro Escondido


 

Todos llevamos dentro las posibilidades para vivir una vida con sentido, siendo humanamente felices. Para hacerlo posible, entre otras cosas, hay que tener un «porqué» y no mendigar exclusivamente el «cómo» vivir.

 

 

q El escondite

 

Un día, mientras los demás descansaban, el Hombre y la Felicidad decidieron jugar al escondite. Hacían tan buena pareja y eran tan inseparables que no tardaban casi nada en encontrarse. Se lo estaban pasando bomba, aunque cada vez era más difícil encontrar un sitio nuevo donde esconderse. Así que, cuando le tocaba esconderse a la Felicidad, la Mentira, que paseaba por allí disfrazada de Verdad, le aconsejó que se escondiera dentro del Hombre, ése sería el último lugar donde se le ocurriría mirar. Y así lo hizo. Aprovechando un descuido se metió dentro de su corazón.

Cuando el Hombre se puso a buscarla, no había manera de poder encontrarla. El tiempo pasaba y el miedo a que le hubiera pasado algo crecía. Lo cierto era que no podía vivir sin ella. La Felicidad gritaba desde el corazón para decirle dónde estaba, pero el Hombre estaba tan preocupado buscándola por fuera que no prestaba atención a su interior. Y cuando eso ocurre, las puertas del corazón humano se cierran dejando encerradas allí dentro todas sus riquezas.

 

Entonces, la Mentira —disfrazada de Verdad— se acercó para decirle que había visto marcharse a la Felicidad por el camino que llevaba al Reino de la Oscuridad. El Hombre, sin dudarlo, marchó corriendo hacia allí. Pero cuanto más se adentraba en aquella dirección, con más fuerza algo muy dentro de él decía que iba por mal camino. Se detuvo un momento en su frenética carrera y pronto comenzó a escuchar los gritos desesperados de la Felicidad que le llamaba desde lo profundo de su corazón.

Desde entonces, decidieron hacerse inseparables y no perderse de vista para que nunca más la Mentira les volviera a engañar. Y así, la Felicidad se quedó para siempre dentro del corazón humano.

 

 

 

q Dinámica para el trabajo en grupo

 

El animador escribe dentro de una hoja doblada la palabra Felicidad. Un voluntario o voluntaria sale de la sala, mientras entre todos esconden el «papel con la felicidad». A continuación comienza la búsqueda, en la que el resto del grupo podrá dar pistas diciendo solamente frío o caliente (el ejercicio se puede hacer más de una vez y con diversas modalidades: pistas verdaderas, falsas, etc.). Tras un breve comentario del juego, conforme a la modalidad elegida, cada uno recibe su correspondiente «hoja de la felicidad» para escribir en qué consiste, que aspectos forman parte de ella, etc.

 

 

q Cuestiones para el Diálogo

 

¡ ¿Si la Felicidad está «dentro» del ser humano, por qué crees que le cuesta tanto encontrarla? ¿Qué es lo que le impide escucharlo la voz interior de la felicidad?

¡ ¿Conoces a muchas personas que te hayan dicho que son felices o que ves que son felices? ¿Cuáles son sus características? ¿Te relacionas con alguna de ellas?

¡ En última instancia, es Dios quien habita en nuestro interior... ¿Eres consciente de llevar un tesoro escondido? ¿Por qué caminos intentas acercarte a Dios tanto como él se ha acercado a ti? Por ejemplo, ¿qué experiencia tienes de oración? ¿Cómo es tu oración?

¡ Podéis, por un lado, terminar con una oración a partir de textos referidos a las dos narraciones: MT 6,24 («No podéis servir a Dios y al dinero») y Mt 13,44 («El tesoro del Reino...»); y, por otro, concretando compromisos de cara al verano. n

 

ATRAPADOS SIN REMEDIO( SECTAS)

¡ Origen

Esta imagen de Ajubel ilustraba en «El Mundo» (21.11.99) un reportaje titulado "La sectas: el otro efecto 2000". Se temía que alrededor de cien mil adeptos de unas 200 sectas destructivas nos amargaran las uvas a todos con el cambio de año, que algunos identificaron también como cambio de siglo y de milenio. No pasó nada, pero meses más tarde, en marzo de 2000, más de mil personas murieron en Uganda. ¿Y entre nosotros? Se dice que algo más de 1.300.000 jóvenes españoles de 14 a 29 años corren el peligro de caer en manos de las sectas, de abrazar la fe de milagreros, agoreros y redentores de todo tipo y caer con ellos en el precipicio. (Ver «Tema» de este mismo Cuaderno Joven).

 

¡ La imagen

Al margen de todo eso y de su origen, la imagen es suficientemente gráfica y contundente y se puede trabajar a partir de ella en varias direcciones. Y siempre con un objetivo claro: desarrollar la autonomía, el sentido crítico y se capaces de obrar con libertad.

- Centrarse en ella: ¿Qué nos recuerda? ¿Con qué la relacionamos?

- Contemplarla: ¿Qué vemos en ella? ¿Qué pasa ahí? ¿Qué pasa a esa gente? ¿Por qué?

- Identificarse: ¿Qué sentimientos nos produce? ¿En qué se parece a nosotros lo que vemos?

 

¡ Atrapados

Ir desmenuzando cada uno de los elementos que aparecen en la imagen. Sugerimos algunas preguntas pero se pueden formular muchas más cuestiones al hilo de las intervenciones de cada uno.

- Van conducidos: ¿Por quién? ¿Por qué nos dejamos conducir?

- Son cuatro: sin rostro, con rigideces... Sin personalidad, pues la han vendido a... ¿quién? Sin casi distinción entre hombres y mujeres...

- Van enganchados: por lo pies, símbolo de la libertad de movimiento, marchando al paso que otros marcan... ¿Qué nos impide ser libres? ¿Quién nos lleva y cómo por los caminos que no queremos? ¿Cómo llegamos a engancharnos en esa fila?

- Con los ojos cerrados: ¿Qué nos creemos a pies juntillas ante lo que deberíamos ser críticos?

- Con las manos rígidas e inexistentes (excepto el primero): ¿Quién nos conduce? ¿Quién o qué nos impide hacer lo que quisiéramos o debiéramos hacer?

- Conducidos: Por alguien que tiene una pequeña luz. ¿O está escondido quien conduce?

- Vienen de atrás: ¿Quién nos empuja? ¿En qué fila nos metemos sin querer?

- Van al precipicio: Dar nombre concretando situaciones. Y ver cuál es el inicio y el trayecto de ese resultado final del camino.

- ¿Podemos hacer algo para salir de ahí? ¿Qué?

- ¿Y qué hacer después? Concretar acciones para liberarnos y vivir con libertad.

 

¡ Parábola

- La imagen es en sí misma una parábola. Recordar, por ejemplo, lo que decía y hacía Jesús, que "les puso también este ejemplo: ¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo?" (Lc 6,39).

- Desde este esquema y desde todo lo que haya salido, aplicar lo que traduce la imagen a múltiples realidades: sectas, drogas, partidos políticos, religión, amigos, televisión, educación, relaciones laborales, tiempo libre, internet... Seguir para ello algunas preguntas de las formuladas en el apartado anterior. Y buscar los remedios y soluciones, a ser posible preventivos para no engancharse en la fila.

Herminio Otero



 

SÍMBOLOS PARA VIVIR

1. Origen y sentido

Esta imagen, difundida en los medios de comunicación escritos durante el primer trimestre del año 2000, procede de la publicidad: presenta el nuevo símbolo de la marca de tabaco Winston.

Quizás algunos la conozcan. No importa. Se puede trabajar con ella teniendo en cuenta las pautas que siguen sin perder de vista el objetivo que el animador ha de concretar y llevar a cabo: descubrir los símbolos que nos habitan, aplicarlos a distintas realidades y ver cómo nos ayudan a vivir. A vivir, según hemos titulado, no a morir, según se acusa ahora a las compañías tabacaleras. Téngase en cuenta.

Hemos suprimido una frase-pregunta del anuncio original, situada debajo de la primer línea de símbolos, que decía: «¿Qué símbolo habrías elegido tú?» La pregunta es equívoca, pues no se refiere sólo a uno de los 33 ideogramas que reproduce sino a la marca de tabaco que anuncia. Téngase también eso en cuenta.

 

2. Primer acercamiento

- Esa misma pregunta, no reproducida aquí, puede convertirse en punto de partida para trabajar con la imagen. Podemos formularla de entrada y hacer que la contesten: «¿Qué símbolo habrías elegido tú» de entre todos los que hay ahí? ¿Por qué? ¿Para qué?

- Así se pueden «leer» todos los ideogramas que aparecen (qué son, qué representan...) y centrase en alguno de ellos para aclarar de qué van. Por supuesto que las lecturas pueden ser múltiples en cada caso.

- Después se orientarán las preguntas hacia los objetivos propuestos. Algunos de estos objetivos pueden ser el conocimiento personal, la clarificación colectiva, la intercomunicación en el grupo, el análisis de la realidad política o religiosa, la implicación social, proyectos de grupo...

 

3. Propuestas diversas

¡ Contar la propia historia

- Cada uno elige tres símbolos de los que ahí aparecen con los que se identifique y que reflejen de alguna forma tres aspectos de su vida: uno para expresar lo que se ha vivido (pasado), otro para ver dónde y cómo se está ahora (presente) y el último para manifestar lo que se quiere en la vida (futuro).

- Los referentes pueden ser diversos: la vida en general, la vida de fe, la vida de solidaridad, la vida como estudiante, la forma de oración.

- Después se centra en ellos y se explica la elección realizada para cada uno de los referentes.

- Esta explicación se puede convertir en un relato que habla de sí mismo en tercera persona: «Había una vez un niño/chico que... Cuando creció... Y esperaba que más adelante...»

¡ Centrarse en un tema

- Se puede pedir que todos elijan un ideograma con unas características determinadas: el que mejor refleje la vida de los jóvenes, el que represente un estilo de vida feliz, el que mejor traduzca lo cristiano, el que puede ayudar a descubrir a Dios purificando su imagen...

- Cada uno explica el por qué de su elección

- Entre todos se sacan las características de lo que el grupo piensa, quiere y puede hacer...

¡ Centrarse en personajes

- Aplicar cada ideograma a una serie de personajes cuya lista va elaborando cada uno a partir de una característica común: diversos tipos de profesores, políticos, miembros del grupo, gente de Iglesia, jóvenes, pacificadores...

- Lo importante en este caso es centrarse en las personas para descubrir diversas características personales para que cada uno puede integrar en sí mismo o rechazar...

¡ El símbolo del grupo

- Los ideogramas pueden convertirse en el símbolo del grupo.

- Cada miembro elige un ideograma que pueda convertirse en la mascota inanimada del grupo... Aporta después las razones de su elección.

- Entre todos se elige el ideograma que mejor represente lo que el grupo quiere o necesita.

- Después se centran en él y concretan objetivos, eslogan, propuestas de acción...

¡ Símbolos para vivir

- No es necesario seguir todas las propuestas anteriores. A partir del primer acercamiento se puede centrar todo el grupo en un ideograma concreto.

Lo importante en este caso es formular preguntas creativas y que cuestionen, de modo que se vaya profundizando a partir de cada ideograma.

Herminio Otero 

PARA QUÉ SIRVE LA RELIGIÓN

¿Para qué Sirve...?

 

Una de las preguntas que los profesores de Religión están acostumbrados a oír hasta por parte de alumnos y alumnas, inmersos en la actual cultura de la inmediatez y utilitarismo extremo. Paradójicamente, la actividad que presentamos aquí —pensada para los últimos cursos de la ESO y realizada en el colegio «Nuestra Señora de la Providencia» de Pinto (Madrid)— no pretende encontrar respuestas, sino generar todavía más preguntas hasta llegar a los límites de la gratuidad.

 

 

¿Para qué sirve un beso?

¿Para qué sirve un color?

¿Para qué sirve un poema?

¿Para qué sirve una sonrisa?

¿Para qué sirve un atardecer?

¿Para qué sirve enamorarse?

¿Para qué sirve mi canción favorita?

¿Para qué sirve un encuentro entre amigos?

¿Para qué sirve la religión?

¿Para qué sirve un consejo de mis padres?

¿Para qué sirven mis sueños?

¿Para qué sirve bailar?

¿Para qué sirve un paseo por la playa?

¿Para qué sirven los sentimientos?

¿Para qué sirve una obra de arte?

¿Para qué sirve el silencio?

 

1. Actividades

 

¡ Cada uno de los miembros de la clase o del grupo intentará encontrar individualmente respuestas a los interrogantes del recuadro precedente.

¡ Después de la puesta en común, unos cuantos voluntarios dramatizan las respuestas de los «Blablaístas, Paratodistas, Paralguistas y Paranadistas» recogidas en los recuadros siguientes.

¡ De nuevo en el gran grupo, se valoran las posturas y se intenta responder a las siguientes cuestiones: 1/ ¿Por qué será que las realidades más importantes no sirven para «nada»?; 2/ Entonces... ¿sería una irreverencia afirmar que Dios es «inútil»?; 3/ De todos los grupos que se han dramatizado, ¿cuál se identifica más con los jóvenes españoles?

¡ Actividad plástica opcional: confección de murales o concurso fotográfico bajo el título «Cosas que Importan» (en pequeños grupos...).

 

 

2. Respuestas

 

«Los Blablaistas»

 

Grupo formado por «blablaístas» puros, una especie en abundancia. Se caracterizan por decir cosas parecidas a éstas:

 

¡ “Mira, yo creo que estás mezclando realidades, o sea, no puedes poner a la misma altura una obra de arte con estar enamorado. Son cosas bien distintas, tronca, o sea, no es compatible. ¿Lo captas? Y blablablablablá, bla, bla...”.

¡ “Es que... qué quieres que te diga, en realidad yo soy una persona que no me pongo a pensar en estos rollos, ¿entiendes? Además, ¿tú no has oído hablar nunca del «Big Ben»? Claro, ese estallido que en un momento dado puso en marcha la vida. Es decir, Dios no hace falta y esos romanticismos son fruto de alguna alteración o mutación genética que ha afectado tu neurología, dando paso a no sé qué sistemas anticongelantes que impiden un normal procesamiento de tu masa encefálica y tu energía está bloqueada y... blablablablá...” (No intentes explicarte que no se dice «Big Ben», no te escuchará).

 

«Los Paralguistas»

 

Grupo constituido por los relativistas puros, adoradores de la canción «Depende» (¿De qué depende?) de Jarabe de Palo. Ahí va su rollo:

 

¡ “Todo es «relat»; ¿sabes, «tronc»? Por ejemplo, a mí un consejo de «pa» me sirve pa’ no oírlo, un kiss pa’ dármelo a mí mismo y la «reli» pa’ nada. ¿Pero, no te has dado «cuen» que a la «profe» se le ha olvidado poner las consolas? ¿Qué sería el mundo sin Tomb Raider? ¡¡¡Oh, my God!!! Es re-«diver», de verdad, te lo juro…” (No te empeñes en que complete alguna vez las palabras que dice. Habla otro idioma, «¿te da’ cuen?»).

¡ “Puesss, verás, a mí hay cosas que me sirven y otras que no las quiero ni regaladas. Claro, yo hablo desde mí. O sea, a mí me sirve un beso de mi novio, pero no me sirve el silencio o una obra de arte (por cierto, habría que dárselas a los pobres...), o tampoco me sirve bailar, porque soy un «pato mareao» y, además, yo no soy de soñar mucho, ¿sabes? Todo depende, pibe”. (No intentes decirle que los pobres no va a ser más ricos con un cuadro de Picasso en la chabola. No lo entendería nunca...).

 

 

«Los Paratodistas»

 

Grupo de ultra-todo. Son 7 veces más que todo el mundo. Esto es, si quieres ser perfecto, olvídate de Dios e imítales a ellos que saben más, por supuesto.

 

¡ “¡Ay!, a mí esto que tú dices me sirve para todo. Cómo no me va a servir la religión. Yo soy cristiano, mis padres lo son y vamos siempre a Misa para cumplir. Aunque no me entero de nada, a mí lo que me gusta es que me vean, porque así tengo más amigos y si algún día necesito algo de los curas, me lo darán. ¿Ayudar a alguien? Ah, no, mi madre dice que la caridad bien entendida empieza por casa. Si alguien te pide ayuda tienes que decirle que rece, que ya se le arreglarán las cosas. Oye espera... ¿esto es para la televisión? Avísame cuándo salgo, ¿eh? (Sin palabras. Gremio TV.).

¡ “A mí un poema me sirve para leerlo, un amigo para que me ayude, una sonrisa para ser feliz, enamorarme para que alguien me aguante, un beso para sentirme querido, los sentimientos para jugar con los tuyos, un atardecer para alegrarme los ojos, una canción para disfrutarla, la religión para que la practiques tú, una obra de arte para verla o tocarla, un consejo para oírlo pero no cumplirlo, etc., etc., etc.” (Este chico lo tiene todo claro... ¿Sabrá dónde está Curro?).

 

 

«Los Paranadistas»

 

Este grupo está compuesto por sujetos «paranadistas» puros, especie en extinción que considera que un poema, un color, una sonrisa, enamorarse, bailar, una canción, la religión, los sentimientos, los besos, etc., etc., etc... no sirven para nada...

 

¡ Porque... un poema es inútil, una canción es inútil, mis sueños son inútiles, enamorarse es inútil, un atardecer es inútil, un amigo es inútil, Dios es inútil...

¡ Si perteneces a este grupo: ¡¡Aleluya, hermano!! ¡¡Aleluya, hermana!!, tienes tu primer 10 en Religión, porque: Un poema, una canción, los sueños, el amor, un atardecer, un amigo, una obra de arte, un beso, un color, ¡¡Dios!!... nunca podrán ser utilizados. Se trata de circunstancias y personas que nos hacen más humanos y que gritan a toda la creación que el hombre ha ganado la batalla contra la deshumanización animal y utilitarista que intenta hacerte creer que todo es utilizable...

¡ Si de verdad crees que necesitas que en tu vida haya un poema, un beso, una canción, una persona amada, una religión y un Dios que es Amor y Perdón sin condiciones, entonces, estarás empezando a descubrir la riqueza de aquellas cosas que no se compran ni se venden, que no se imponen por la fuerza, que no existen o dejan de existir porque a ti se te ocurra... La vida no sería vida sin estas realidades. No te olvides, ¿vale?
DE ENCADENADOS A LIBRES

1. Origen y sentido

Este dibujo de Arranz ilustraba en El País Negocios (9.7.2000) una consulta sobre las medidas liberalizadoras de la economía junto a otras medidas de apoyo y fomento a la innovación, la investigación y el desarrollo.

Al margen de este origen, la imagen puede servirnos para ver cuál es nuestro aprecio por la libertad y cómo la ejercemos en realidad. Aprender a ser libre y a obrar autónomamente es una asignatura que hemos de superar adecuadamente para ejercerla durante toda la vida.

El sentimiento de libertad es especialmente fuerte en la adolescencia. Las posibilidades de ejercerla en la actualidad son teóricamente múltiples, pero en realidad su aprendizaje sigue ofreciendo problemas. Por otra parte, una generación a la que se le denomina "generación sin límites" ha de aprender a gestionar adecuadamente su libertad hasta llegar a descubrir que, aunque cree que puede hacer todo, en realidad no todo lo puede lograr. Amenazados por la competitividad, el sinsentido o la falta de futuro algunos adolescentes y jóvenes son capaces de vender su libertad por un plato de seguridad y encadenarse arrojando la llave que les abre. Ser libres: una meta para toda la vida que exige un largo proceso de aprendizaje.

 

2. Encadenados

- Ver la imagen. ¿Qué pasa ahí? ¿Qué ha sucedido? ¿Por qué?

- ¿A qué se puede referir?

- ¿Qué nos dice a cada uno?

- ¿En qué sentido se parece a cada uno de nosotros? ¿Y a nuestro grupo?

- ¿Qué realidades complejas puede representar? Centrarse, por ejemplo, en la educación, política, religión, estudios, trabajo, familia, amigos, televisión, tiempo libre, drogadicción, oración... y compararlas con lo que ahí sucede.

 

3. Soltar las cadenas

- Centrarse en cada una de esas realidades y seguir profundizando: ¿En qué sentido nos encadenan?

- En concreto: ahí había un candado. ¿En qué se puede concretar su nombre? ¿Quién lo había puesto? ¿Para qué?

- Alguien ha soltado el candado. ¿Cómo? ¿Para qué?

- Tanto para cerrar como para abrir, hay una llave. Dar nombre a esa llave en cada ocasión.

- Más: diseñar la llave que nos conduce a la libertad en los diversos ámbitos. ¿Qué podemos hacer para que esa llave funcione? Concretar actitudes que se pueden poner en práctica.

 

4. ¿Encadenados todavía?

- Profundizar: El candado se ha abierto, pero las cadenas siguen estando ahí. ¿Dónde tienen su origen? ¿Quién las mantiene? ¿A quiénes le interesan que existan?

- El problema es cómo romper las cadenas para prescindir definitivamente de ellas. ¿Cómo?

- Para eso, dar nombre a cada una de las cadenas. Y concretar más: dar nombre a cada uno de los eslabones. ¿Cómo nos siguen encadenando todavía, personal o colectivamente?

 

5. Aprender a ser libres

- Siempre podemos tener la tentación de decir: "Libertad, ¿para qué?". Y caer en la dependencia. O pretender la manipulación de los demás. ¿Cómo nos movemos en ese sentido?

- Ahora no nos ponen límites (la sociedad, la familia, la escuela...) y son muchos quienes nos invitan a superar todo límite (la publicidad, los medios de comunicación....). ¿Estamos de acuerdo? ¿En qué se manifiesta eso? ¿Qué hacer para ser autónomos y obrar con libertad?

- Saber ser libre implica aprender a decidir. ¿Cuál es nuestra mayor decisión? ¿Cómo ha sido? ¿Cómo nos ha ayudado a vivir más libres?

- El problema no está sólo en actuar adecuadamente en un momento determinado sino en seguir obrando de forma adecuada en todo momento. ¿Qué va a pasar después? Por ejemplo: convertir esta imagen en oración, o poema, o relato pero uno o cinco o diez años más tarde, después de "haber abierto el candado", o sea, de haber tomado la decisión que nos ha conducido a la libertad.

Herminio Otero

 

 


 
MANDAMIENTOS PARA UN BUEN DIÁLOGO

  1. 1.       Saber escuchar y aceptar la existencia de opiniones contrarias.No preparar mi intervención mientras el otro explica la suya.

  2. 2.       El diálogo supone mantener una actitud crítica ante situaciones concretas.

  3. 3.       No querer “ganar” al otro intercambiar ideas y proyectos y enriquecernos mutuamente .

  4. 4.       Saber llegar a los consensos en lo posible, sin vencedores ni vencidos.

  5. 5.       Exponer los criterios pero no imponerlos.

  6. 6.       Facilitar la comprensión y la obtención de resultados.

  7. 7.       El diálogo necesita tiempo.

  8. 8.       No apasionarse en el tema.

  9. 9.       No improvisar, el diálogo es fruto del esfuerzo y la reflexión sosegada de ambas partes.

  10. 10.   Creer en la propia opinión, sin miedo a mantenerla claramente , y reconocer e su tiempo si hemos cambiado de opinión como consecuencia del diálogo o las circustancias.

  11. 11.   Reconocer que en el diálogo todos tenemos algo que aportar.

  12. 12.   Encontrar la verdad en la diversidad y la pluralidad.

  13. 13.   Tener en cuenta el contexto: espacio, circunstancia, quién convoca y participa,etc.

  14. 14.   Crear un ambiente propicio que facilite el intercambio sereno.

  15. 15.   Conocer claramente los objetivos,tema,finalidad.

  16. 16.   Seguir la secuencia del diálogo:

 

Cada parte propone temas

Ambas partes acuerdan el tema

Cada parte prepara su participación

Sesiones del diálogo en sí

Acuerdos, resultados, propuestas para nuevas sesiones

Evaluación

17.Usar un lenguaje asequible, respetuoso, a nivel de los participantes.

18.No deformar las opiniones contrarias.No interpretar manipulando .

19.Se puede consentir o disentir, lo importante es dialogar.

20.Bases del diálogo: Libertad, responsabilidad y verdad.Debe buscar más el bien común que el bien de las partes.

21.Tener argumentos sólidos.

22.Ajustarse al tema .Evitar desviaciones.

23.No ir predispuesto ni juzgar sobre intenciones.Diferenciar perjuicios de experiencias.

24.Reconocer equivocaciones o cambios de ideas.

25.Saber abandonar el diálogo cuando pierde sus objetivos o no se respeta lo acordado.

26.No cuestionar a las personas sino las ideas o propuestas.

27.No ser excluyente ni de temas ni de personas en cada etapa.

28.El diálogo debe ser gradual y progresivo.

29.La discrección es la garantía para la continuidad del diálogo.

30.El diálogo es siempre posible como actitud como método o como resultado.

 

 

 
Para hacer

 

1. Estas reglas para un buen diálogo, publicadas en la revista cubana Vitral (nº 28, nov-dic, 1998) son fruto de un Seminario del «CFCR» y fueron confeccionadas entre todos los participantes. Elegir las tres que cada uno cree que ejerce mejor y las tres que más necesitaría cultivar.

2. Ir hablando de cada una de ellas y señalar las dificultades para llevarlas a cabo. Concretar después todas las formas posibles de superar esas dificultades y poner en práctica cada mandamiento.

3. Realizar algún ejercicio en el que los miembros del grupo intentan tener en cuenta tres reglas.

 

¿¿¿SENSIBILIDAD DOMESTICADA???(DOMUND)
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   ...   40

similar:

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconIrene González López. 4ºA
«Pilar Miró, directora de cine»); «Breaking the Code. Películas que burlaron la censura en España» «Cien médicos en el cine de ayer...

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconLa retórica: ayer y hoy

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconEl ayer y hoy de la poesíA

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconMemorias de hoy y de ayer

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconLa utopía hoy

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconSiendo siempre mejores que ayer”

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconPaper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos...

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconPaper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos...

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconYo siempre que me ocupo de cartas de lectores, suelo admitir que...

Utopía ayer, hoy y ¿siempre? 91 iconYo siempre que me ocupo de cartas de lectores, suelo admitir que...






© 2015
contactos
l.exam-10.com