Donde el silencio es la oración de un ave






descargar 159.28 Kb.
títuloDonde el silencio es la oración de un ave
página1/4
fecha de publicación12.09.2015
tamaño159.28 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4
LA MORADA DE LOS PÁJAROS

POESÍA

AUGUSTO ZAPATA V.

25/1/2015

1

VIDA

Inmensidad vacía entre la bruma

donde el silencio es la oración de un ave

picoteando el árbol azul de su morada

ausencia, derrumbe de estatuas,

anteojos y paraguas

sobre la hierba listada de huellas y bastones

Profundidad de un agua sumergida

en la superficie del sueño

de donde parten al olvido

los besos, los suspiros y el eco de los bronces

lontananzas tatuadas en los lagos

y en las venas de las hojas arrastradas por el tiempo

orilla donde los muertos platican con las rosas

cifrado perfil dibujado en los pañuelos blancos,

celajes

que con piedras rotas en sus manos

Y con rocíos en la rasgadura de los ojos

parten al arcano

En las esquinas de la luna

cerca al bugido de las parturientas

que muerden la almohada en el ay abierto

entre los muslos de la aurora

frontispicio del cielo donde la especie

eleva sus ángeles para espiar la copulación de las águilas

en el risco del quejido

Y la verdad diluida entre las manos

como un agua de mar negada al cuenco

de la arcilla

Y el polvo bajo las alfombras de las lámparas

donde las manos oscuras solapadas en los libros

signan las brújulas, los palustres y el álgebra

tras los muros en sangrados del cenáculo

El sólo caminar

El sólo cantar de los pájaros en la

Inmensidad

Y el ladrillo y los rieles y el rugido del humo

en la narración husmeada bajo las lámparas

de los barcos navegando hacia el enigma

Más allá de la levitación de las montañas, los peces y las cúpulas

lienzo del sonámbulo,

perspectiva del enigma

hacia el abismo de luz

esperando ser colmado por las manos azules

de la vida

***

2

FE

Mano dormida sobre el regazo de la nube

borrando las letras de la soga en la escritura de la vida…

la hierba crece entre las piedras

y en el fondo de la sombra del tiempo atiborrado

nacen también hierbitas alimentadas con rocío

Caminar a lo profundo de la herida

caso omiso a la cifra secreta entre la niebla

No es la batalla de los dioses

remo rotulado hecho trizas contra el hermetismo de la mar

fe es el pez, el agua, la paloma, el viento y la razón

del hombre en el sendero

hálito gatuno en la estación de las construcciones

inercia trascendida por el soplo de lo humano

bajo el frío latón de la intemperie

Monumento extenso, tácito aliento al hombre, a la vida

a la lumbre y también al ventisquero

en la rajadura incomprendida del cristal

Mole de la luz y de la sombra

con espadas, lágrimas y dados redondos en sus manos

agonía escrita sobre el silencio de las lápidas

permeando la brújula odiosa al reflejo del espejo

Fe en las sumas del latido y la esperanza

fe en la raíz arrancada por el viento

girando y girando en el humus del vacío

extendiéndose a la madurez del fruto

Fe en la levitación del mar sobre la huella

dejada entre las piedras del camino

fe en el aleteo del cansancio en la caverna

despertado por la hoguera

donde duermen los veleros de la aurora

Fe en el grito del silencio en la noche del escarnio

bola de fuego que rueda y rueda hasta encontrar

el vocablo angustioso de los muertos

y en los remeros de la herida excavando de la herida

la verdad y la mentira de los sueños…

Largos y muy cortos los caminos

anchas y angostas las puertas de los sueños

Fe en el pomito de la luz

palmo a palmo, beso a beso, llaga a llaga entre los muros

espesos de la vida, río a río hacia el mismo mar

piedra arcana donde tal vez el infinito grabe

en los ojos del hombre su poema

***

3

LA PAZ

Diamante bajo el limo de la historia

paloma de oscuros anteojos

repartiendo maíces a los sueños Confiesa tu pecado y no vuelvas a pecar

murmura el sonámbulo a la veleta

Firma estampada en el colorado vergonzoso

cachetada al alma

raíz elevada al cielo con oraciones, aullidos y ataúdes

en la blancura de sus dedos

Y el angelito de la hostia,

y el argumento en la uña del anciano

y tras la cortina el tiempo

tijera del sastre extenuado de la raya

endurecida de la tiza

Desnudez extendida entre zarzas mortales muy antiguas

humo piedra, petrificación del raciocinio

carbón asignado a los niños tras el odioso círculo

de los nacimientos…

El bastón se hizo inmune al llamado del agua

entre las rocas

Carabelas congeladas, ancla clavada

en los ojos de los constructores

la cal de los muros, el rostro lloroso de las madres y el agua sucia

cayendo de las manos blanquísimas de las estatuas

Y los negros que no tienen alma

y los nativos que no tienen patria

Y la alcantarilla en los tinteros

narrando soles en la lluvia perenne en el paladar

del niño

ética del cuchillo

bajo la ruana del recién nacido

sangre roja de los toros en la plaza de los próceres

Y el granero del trigo saqueado

Y el sermón de la montaña en el

milagro cotidiano

mesa de las negociaciones

luz ilusa, haz en las manos crispadas

de la orfandad infame

ojo que mira tras el roto del cinc

un ave moribunda en la niña profanada

de sus ojos

***

4

LAS LÁGRIMAS

Impacto de una estrella sobre el ojo

del rocío rodando en la mejilla

y en lontananza un faro, un suspiro y la mar

gota de océano en la flor del infinito

levitando sobre el aura finita de las lágrimas

Sombra lavando el polvo de su rostro

en el agua recóndita del alma

reflejo de la hoguera y sus latidos

y también de los desiertos tatuados en la veste de los ángeles

desleída en la voracidad voluble de la especie

Voz de la flor, rostro del humo, manos de la piedra

golpeando la culpa de los labios

finitud de las hojas escritas por los sueños

filo de hacha en la verdad desnuda

en donde brota la oración del peregrino

Nocturno grito,

aullido de la espiga, hoyo de la luz y de la sombra

y el horror amasando su muñeco en los ojos de lo amado

y el estertor

y el te amo

y el rugido de los trenes

y el cirio goteando soledades y silencios

en el camino tortuoso del quién, el cuándo y el porqué

***

5

LA LIBERTAD

Más allá del hielo y de la noche

donde los hijos de la sombra fundan a lo largo del camino

los cementerios congelados del refugio

El muerto golpeando el portón antiguo

y la luz de ese portón

en la llaga profunda de los pueblos

Tal vez la misma voz, las mismas botas, la misma espuela

odas y elegías, papagayo unicolor del tiempo, papel lluvioso y degollado

en el umbral soñado de la aurora

Vate en el fondo del latido

donde el día atolondrado desencajona los trajes amarillas

sacudiendo contra el muro la cruenta travesía

Es el acero de lágrimas invisibles en las manos

y en los ojos angustiados

miedo a la noche, miedo al crujido del silencio

golpeando la roca de agua muda

con los bastones del orate entre los templos

y en sus apretados párpados la polvareda del tiempo

donde escriben su bitácora los dioses

Dioses llorosos, dioses mudos, dioses angustiados

buscando una estrella en la ruina de sus templos

cartilla vocablos sangre llanto de lo amado

en nombre de la vida, en nombre de la rosa

escrita en el acantilado del relámpago y el ruego

Viacrucis del espejo

sonámbulo espulgando monos

para efectuar la danza de los carbones encendidos

risco sempiterno repartiendo medallitas

a los picapedreros que ruedan por el vértigo de las constituciones

Libertad, cielo, ave muda cruzando el horizonte

enredada en el hilo azul de la cometa

y el roto en las sandalias midiendo el espacio del desierto

caja de fósforos, argolla y remo negrero en el fondo del sombrero

blasfemia azul en la pulsera y en los anillos de los ojos

y también en el afeite de los monos en el baile de la lluvia

Y la tinta rodando por la blancura inmaculada de las páginas

fondo, perspectiva de la luna

contando la leyenda narrada por las nubes

a los barqueros extraviados en la bruma

***

6

LA FELICIDAD

La flor de los violines meciéndose en el espacio

Sofocante del desierto

velero construido con arena

costillar de roca excavada del latido

rostro de la bruma a la luz del infinito

silencioso en el espacio profundo de los párpados

Caballete del pintor en el vacío, lumbre, río y musgo

en el abanico inexistente ahuyentando los mosquitos

en el lienzo

Luz súbita tras la sombra del vacío

huyendo al ala triste

en las ventanas del recuerdo

lumbre bajo el faro secreto de algún puerto

rostro sin rostro

pies que dejan su huella en la superficie recóndita

del aire

manos sueltas y ligeras sobre los muslos

de la lumbre

No es el anillo es el destello del anillo

no es bronce del ángelus al atardecer

es el sosiego del agua sobre el murmullo de la ausencia

No es la mandarina desnuda en su rubor

tras la cortina de la loba y el cordero

es un rumor eterno en el ritual del fuego

donde las aves picotean las uvas de la vida

No es la herida

es el paraguas extraído de la herida

no es el puente, es el antes

y el después del puente

no es la cúpula escrita con letra alto relieve

es la corrección del relato

en el murmullo del río hacia la mar

***

7

EL MIEDO

Locomotora de hielo subterráneo

Alambre pulsado por el grito de la noche

Y una multitud de descarnadas manchas en el lino

Veracidad del hierro en la huella letal e inesperada

mano ilusa sosteniendo la mole

rodando hacia el abismo

alforja desbordada de cúpulas, celajes y mentiras

Temblor del agua, llanto de un niño en el fondo del pasillo

Y tras el muro unos ojos que espían el rubor de nuestros ojos

los frutos, las hojas, la corteza y las chamizas

para el fuego reciclable del sendero

¡oh! anonadado peregrino

Y por último la raíz ilusa, aferrada al mar y no a la burbuja

que humedece la boca sedienta de la arena

Silla de lisiado,

sinsonte enmudecido

uña sin ventana y sin camino

tras el telón de la plaza muchedumbre…

Y tal vez la asfixia del ave entre las nubes color tierra

y el pincel petrificado sobre el lomo del averno

y el orden natural como un grito en el

refugio insano del viajero

Tal vez con una medallita de la patria en el bolsillo

  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Donde el silencio es la oración de un ave iconSilencio / en el corazón de las palabras / hay Silencio / y más adentro...

Donde el silencio es la oración de un ave iconRegión de países contrastes, con montañas verdes y húmedas, y valles...

Donde el silencio es la oración de un ave iconEs una frase, que hace de complemento en una oración y se caracteriza...

Donde el silencio es la oración de un ave iconEl crepúsculo de los hombres
«el gran paso» en la caverna, hacia un nuevo ser después del hombre. Fueron 25 años cavando en su sustancia humana, terrestre, y...

Donde el silencio es la oración de un ave iconZamarramala, donde la historia y la leyenda se confunden; dónde la...

Donde el silencio es la oración de un ave iconEntrada – Ave luz mañanera

Donde el silencio es la oración de un ave iconAcerca del Ave Fénix

Donde el silencio es la oración de un ave icon10093 Cypress Ave., Riverside, ca 92503

Donde el silencio es la oración de un ave icon 449 Anastasia Ave. Suite 12 • Coral Gables, fl 33134

Donde el silencio es la oración de un ave iconPara algunos la oración es vacío y aburrimiento, por eso la rehúyen. La consideran como
Para mí, la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto...






© 2015
contactos
l.exam-10.com