Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé”






descargar 473.07 Kb.
títuloLo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé”
página3/12
fecha de publicación08.07.2015
tamaño473.07 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
EL HABLA- LA PALABRA-EL LENGUAJE


No hay duda, hoy, que el habla (o la palabra que aquí serán sinónimos) instaló el conocer tal como conocemos los humanos, un conocer que imprime significado a lo que pasa con lo que nos pasa, transformó las emociones mamíferas en sentimientos, y generó un salto de la necesidad hacia el deseo, del seres “necesitantes”, sumó, agregó el de ser seres “deseantes”.

Y la palabra que nombra hecha lenguaje ha tenido mucho que ver.

No es casual que según el “Génesis”, primer libro del antiguo testamento, Dios, en el principio de todo, creo los cielos y la tierra, esta estaba desordenada, vacía y en tinieblas, fue así que generó la luz y vio que era buena, y decidió llamarla día, y a las tinieblas noche.

El o los autores de este texto, según algunos estudiosos de la Biblia fueron alrededor de 40 personas (para la tradición judía fue solo obra Moisés), tomaron cuenta de la necesidad de nombrar, dar nombre a las cosas, a los hechos, para que estos cobraran entidad de ser algo, para que no exista el caos y aparezca el sentido. Un necesario sentido basado en lo bueno y lo malo como primer quiebre por sobre lo dado, lo que se hizo real desde un recorte lingüístico, para que aquellos que habitamos el mundo como personas, desde el principio sepamos reconocer lo que nos hace bien o mal.

En esa línea se instaló la palabra, basada en la necesidad de comunicarnos y dar orden de significado simbólico al mundo que se nos da, eso nos hizo quienes somos y por eso sobrevivimos y estamos aquí, tal como somos.

El lenguaje, “la lengua”, es todo un tema que ha llenado miles de páginas, desde los lingüistas, los psicoanalistas y los neuro-científicos, además obviamente de los expertos en literatura. Por eso antes de entrar en mis consideraciones, veamos sucintamente algo acerca de que se trata el lenguaje. Este es un sistema de signos, y signo es aquel que representa o está en lugar de lo que representa sin ser lo que representa, y cuando se usa no se refiere al signo en si mismo (la palabra en si) sino al objeto o cosa que no esta, remite en su presencia de-signando. Por ejemplo, si decimos “un caballo galopa”, no se pone la atención sobre la palabra (signo) “caballo”, sino sobre el caballo como animal que galopa.

Los signos pueden ser obra de la naturaleza, como el humo respecto del fuego, estos se denominan “signos naturales”, o creados por los humanos, por ejemplo una marca en un camino que indica que hay que detener el automóvil, estos son “signos artificiales”.

Las palabras que se usan como lenguaje humano son predominantemente constituidas por signos artificiales, de esto se ocupa la Semiótica, dado que es la disciplina que estudia los signos que constituyen el lenguaje, y esta se divide en tres: sintaxis, semántica y pragmática.

  • Sintaxis: estudia las relaciones de los signos entre si, por ejemplo la gramática.

  • Semántica: estudia las relaciones de los signos con los objetos a los que refiere, por ejemplo para verificar que es correcta su aplicación.

  • Pragmática: estudia las relaciones entre los signos y quienes los emplean, por ejemplo para ver como y para que se usan.

Por otra parte también estudia (la semiótica), las funciones del lenguaje, y entre ellas podemos discriminar cinco que son fundamentales en todo lenguaje:

  1. Función Informativa: Para transmitir conocimientos y señalar objetivos.

  2. Función Expresiva: Para transmitir estados de ánimo.

  3. Función Imperativa: Para transmitir indicaciones u ordenes.

  4. Función ceremonial: Para facilitar el trato con los demás.

  5. Función Mágica: Para atribuir poderes sobrenaturales a las palabras.

Podríamos hablar de las proposiciones, de las conjunciones, de muchas cosas más, y del como se construyen las lenguas, al que le interese le recomiendo recurrir a los filósofos analíticos, a los lingüistas y a los filólogos.

Aquí, en este texto, lo que importa, una vez sabidas las funciones y el sentido de lenguaje poder entender como se ha constituido, si este (el lenguaje) hizo al hombre como es, o el hombre hizo al lenguaje, y como influye en lo que somos y que hacer desde ahí, en la idea de ayudar a mejorar nuestros vínculos.
Al estudiar el desarrollo humano, se puede decir (entre otras variables) que, por hablar algún mono se apartó de los otros monos, y nos constituyó en esta especie de primate que habla, piensa, y desde ese hablar (“Lenguajea” nos dice el biólogo chileno Dr.Humberto Maturana) determina sus sentimientos, percepciones y acciones.

En la rama de la evolución de los antropoides, cada derivación del árbol madre de nuestro origen, es decir cada rama o ramita que se abrió de otras ramas o ramitas, y pudo subsistir como especie, es porque logró una adecuada adaptación al entorno ecológico que le tocó.

Para adaptarse, en el correr de los milenios, fue adecuando su estructura corporal, su modo de alimentarse, cuidarse, y perpetuarse, de tal modo que al alcanzar un equilibrio adecuado detuvo sus cambios y así quedó, para que cambiar más si así lograba sobrevivir y perpetuarse. Así como hubo algunos cuadrúpedos que alargaron sus cuellos para llegar más alto a las ramas de los árboles, y lograr el alimento pudieron vivir, y son la jirafas. Otros aprendieron a saltar de árbol en árbol, y por ello desarrollaron una particular musculatura para lograrlo, esos son la mayoría de los monos. Otros adaptaron su aparato digestivo para solo comer vegetales y animales, son los omnívoros, y así seguiríamos describiendo múltiples formas de adaptación, solitarias o de trabajo en común que cada especie de las que por ahora existen han alcanzado en su desarrollo evolutivo, las que lo lograron están todavía aquí.

Entre ellas nosotros los humanos. Nosotros, mamíferos primates que hablan.

¿Y porque hablamos?: Porque esa fue la forma de nuestros antepasados descubrieron para subsistir. Y entonces aparece la pregunta del millón ¿que esta primero el huevo o la gallina?, en nuestro caso: ¿la posibilidad biológica de hablar (centros cerebrales, cuerdas vocales), o el habla que generó lo biológico que hoy parece determinarla?

Tengo una respuesta, a mi me sirve, al fin y al cabo es lo que importa, que la explicación que sea sirva al que lo explica, y si a otros le sirve vale para que sea una idea que resulta consensuada por un grupo.

Dije que tengo una respuesta, me imagino entramadas ambas cuestiones, algo así como que algún grupo de primates empezó a emitir sonidos guturales (como lo hacen aún todos los primates que habitan el mundo), que como signos sirvieron para comunicar experiencias útiles para los demás, cumpliendo en un principio la función informativa hasta llegar a las cuatro primeras funciones indicadas antes, de una manera concreta, simple y útil para vivir y procrearse. Es obvio que descubrieron en la experiencia que les era bueno para sobrevivir y por ello lo repitieron en el tiempo. Ese grupo, además de ir perfeccionando esos sonidos, y así como otros perfeccionaron sus músculos para saltar de rama en rama, o alargaron los dedos de sus manos y pies para asirse mejor y sin riesgo, nuestros antepasados agrandaron el cerebro y agregaron alguna cuerda más en su garganta, para emitir mejor y más sutilmente esos sonidos. Por ser mamíferos ya tenían el “cerebro medio o límbico”, el de las emociones, las cuales expresaban con expresiones gestuales (de solo verlos hoy, se sabe de que estoy hablando), así que también es muy probable que esa adquisición de transmisión de signos también se trasladó a las otras funciones y apareció la expresiva, la que indica los estados de ánimo con algún signo verbal. Y debimos pararnos sobre las extremidades inferiores, que achicaron los dedos de los pies, o mejor dicho no los desarrollaron porque nos hicimos bípedos, y dejaron de tener la importancia que tenían. Eso permitió que se agrandara la calota craneana, por ello corteza cerebral encontrara espacio y creciera mejor y hacia arriba, y el cerebro, nuestro actual cerebro, se dispuso para favorecer la subsistencia desde esta nueva impronta de especie que somos. Es muy probable que durante este proceso de erguirnos, y al ser primates sociales se hizo necesario no solo comunicarnos para informarnos o expresar emociones, sino también para dar orden, organización al grupo, y los líderes que daban indicaciones con gestos, olores y acciones corporales, aprendieron a decirlo con palabras, y la función imperativa surgió. Al mismo tiempo, es altamente probable, por razones de comunicación saludable, se impuso la necesidad de aprender la función ceremonial.

Todas estas funciones del lenguaje se fueron dando en la necesidad de subsistencia y desarrollo de esta nueva especie que somos nosotros.

La función mágica es probablemente más moderna, en tanto esta vinculada a la noción de muerte, de la necesidad de explicársela ante la perdida de un ser querido, y también la de entender a la naturaleza y sus fenómenos. Descubrimientos antropológicos han observado restos fósiles de culturas muy primitivas que poseían ceremonias de entierro a los muertos, y pinturas rupestres que indican un nivel simbólico que solo es alcanzable con un desarrollo de algún tipo de lenguaje. En esos casos no hay duda ya estaban las cinco funciones primordiales de la lengua en acción, ya éramos humanos.
Entonces ¿Qué estuvo primero?, se fue dando al mismo tiempo, y como sirvió así quedó, porque darle más vueltas a este asunto, que de diferente tenemos en ese desarrollo evolutivo al de una mariposa o a un cocodrilo, les pasó lo mismo, hicieron los cambios necesarios que el azar o algún designio (si así lo queremos pensar), lo determinó.
Pero, vamos nuevamente al primitivo, a nuestro antepasado que esta haciendo el pasaje de rama, para hacer la propia rama que somos nosotros hoy, y veámoslo de otra manera complementaria con la anterior. La emisión de un sonido que como signo refirió a algún objeto o cosa, que otro del grupo repitió e instaló en su cerebro y fue aceptado por todos, hizo lo que hoy llamamos una palabra. Una palabra determinada para designar (viene de signo) una cosa, un hecho, también determinado y concreto. El tiempo hizo unir signos que hicieron más palabras, el cerebro pegó un salto cuantitativo y cualitativo, se armaron serie de palabras, se unieron con otros sonidos que hoy llamamos conjunciones, que no tienen sentido en si mismas, sino que lo tienen en tanto unen otros sonidos que cobran intención en tanto refieren a cosa o hechos en si, y por lo tanto adquieren sentido en el ser uniones de hechos en si u objetos que en este caso son palabras.

Ejemplo: Imaginemos a un antepasado queriendo decir a un congénere que elija entre dos cocos, en tanto se los ofrece para comer, y dice “coco” señalando con el dedo un coco, y dice “coco” señalando con un gesto otro coco (ambos están en el cocotero), quizás durante muchos años se arreglaron bien sin agregar ninguna conjunción, es probable que el ofrecido dijera señalando el que desea con un dedo “coco”, y el oferente tomara el coco elegido y se lo diera. Pero imaginemos otra escena, en donde otro antepasado emitiera un sonido parecido a “o”, algo así como: “coco o coco”, señalando uno u otro, ese inventó la “o” como unión, y como el otro entendió más rápidamente y sirvió para simplificar la comunicación se instaló como costumbre lingüística. Y así, desde un proto lenguaje se fue haciendo la “lengua” de un grupo, una tribu, un clan, que los identificó como grupo, tribu o clan. Palabras básicas desde sonidos guturales a más refinados y comprendidos por los demás, unión de palabras, conjunciones, frases y oraciones, habilitación cada vez más compleja de interacciones, un cerebro que enriquece con información su red neuronal y crece en consecuencia multiplicando geométricamente sus posibilidades. Cuerdas vocales que se perfeccionan y facilitan “juego de palabras”, luego “juegos del lenguaje”, que como tales adquieren normas a seguir, que cumplen las cinco funciones, y que se enseñan a los que nacen en esa agrupación de humanos que comparten una serie de costumbres, entre ellas el uso de una lengua que lo hace ser quienes son. Creo que allí esta el principio de lo humano tal como lo entendemos hoy, de las similitudes y de las diferencias. En tanto tal como se habla es como se piensa, y viceversa en una amplificación circular de ambas instancias de lo psíquico, entiendo que ahí, en esos orígenes radican distintas formas de hablar y por lo tanto de pensar a los hechos en si. Pensemos que el lenguaje se expresa desde el vibrar las cuerdas vocales, esas vibraciones son corpúsculos de onda que llegan al oído del otro, son materia corpúsculos, que circulan por el aire, y que también impactan en la piel, como vibración que implica no solo sentido o significado de lo que se dice, sino también sensación de cómo se lo dice.

Por ello hay idiomas más “duros”o “blandos”, que facilitan el acercarse mejor o peor a ciertas vivencias. Hay lenguajes que producen ciencia y/o poesías con mayor facilidad.

Hay lenguajes más ricos en palabras, y otros en imágenes, creo que eso deviene desde los orígenes de los primeros grupos que los constituyeron según sus necesidades de sobrevivir y procrearse, y obviamente el tiempo los modificó en el devenir de cada agrupación cultural o demográfica.

Es probable que medios o sistemas ecológicos más “ásperos” generaran lenguajes “ásperos”, que la complejidad este asociada a lo más o menos complejo del medio, en tanto la necesidad de sobrevivir se hace más difícil o más fácil, exige más o menos habilidades de los seres vivos, y aquellos que las adquieren no solo sobreviven sino que se procrean y trasmiten sus adquisiciones a las crías.

Es también probable que con el correr de los milenios, en el pasaje de la endogamia a la exogamia, el entrecruzamiento de razas y culturas se hayan modificado las lenguas, pero sin embargo, los orígenes se han mantenido en sus esencias lingüísticas.

También pienso en el advenimiento de la agricultura, que no solo instaló la propiedad privada, los medios de producción, y los ejércitos para defenderlos de las otras agrupaciones, sobre todo de aquellos que siguieron siendo nómades por siglos, sino que fortaleció algunas lenguas en detrimento de otras, así como ciertas costumbres y rituales que aún hoy, en nuestros días, aunque no tengan un sentido práctico o vinculado con la actual realidad, se siguen sosteniendo.

Cada lenguaje, no solo permitió la comunicación intra grupal, sino que, como antes mencioné delimito una identidad social, que impuso a cada grupo ponerse un nombre, y cada individuo del grupo nominarse como manera de saberse quien se es ante los otros.

Sabemos que en un principio cada nombre de las cosas o hechos en si poseían alguna cacofonía que alertaba desde su sonido algo parecido al objeto nominado, y que también eso se trasladó a las personas y los grupos, que obviamente son hechos en si y sus relaciones para el que nomina. Por ello muchos nombres, aún hoy, remiten a un oficio o a alguna cualidad que esa persona o grupo poseía ante la mirada del otro. Era nuevamente un modo de facilitar la comunicación y la sobre vivencia.

Las conjunciones que unen nombres o apellidos muchas veces refieren a ser hijo de, o pertenecer a un lugar, o remitir a una función, sobretodo es observable este hecho en aquellos pueblos que fueron nómades varios milenios, o que formaron pequeños pueblos de interacciones cara a cara.

Por ejemplo: Los apellidos españoles terminados en EZ (como el mío), refieren a: hijo de..: Sánchez: Hijo de Sancho, González: hijo de Gonzalo, Fernández: hijo de Fernando. Así como los “VAN” de países nórdicos dicen lo mismo.

Y si pensamos en oficios los terminados en Man (hombre) y anticipados por una palabra que dice la actividad, los Stein (piedra), que también adquiere un sentido, o los Berg (montaña), o los armenios Ian, por ejemplo, y entre muchos otros.

Pensemos que eran pocos y así podían reconocerse.

¿Y los territorios, y los países, y las ciudades?, ¿acaso no es lo mismo?, muchos de ellos refieren a una cualidad climática, geográfica, o del descubridor.

Por supuesto que, con la evolución y enriquecimiento en capacidad de abstracción, se fueron generando palabras que se alejan del objeto o hecho en si, pero esa creación del lenguaje se basa sin duda en palabras de origen que fueron modificadas por criterios de uso, fonética y utilidad en la transmisión de un mensaje. De esto se ocupa la rama de la Semiótica que se denomina Pragmática, sin olvidar que en esta estructuración evolutiva cada vez más compleja, surgió la metonimia, la metáfora, el lenguaje poético y las múltiples modalidades con que el lenguaje hoy nos atraviesa y constituye.
Me permito aquí una digresión, un fragmento dentro de los fragmentos, pensar porqué creo que ha fracasado la idea de crear un lenguaje universal, como ha sido el Esperanto, que pretendió unir características de varias lenguas.

El lenguaje o la lengua recorta la realidad, la significa y por ello tranquiliza en la ilusión de sentido, al influir creando una forma de pensar, esa forma de pensar identifica a la persona, no solo para si sino para con su grupo de pertenencia, brinda un “escudo” protector ante una realidad que se le impone como inconmensurable e imposible de determinar. Es entonces válido pensar que la resistencia al cambio de la “lengua materna” (¿que frase designativa fuerte no?), unido a la necesidad de marcar la diferencia pueda haber sido causa de la imposibilidad del Esperanto.

Podemos aprender otro idioma (en general el de la potencia dominante), pero todavía no podemos incorporar la idea de un idioma común.

Quizás, y haciendo ciencia ficción, si algún día salimos a “colonizar” el espacio interestelar, y habitamos otros planetas, el nuestro La Tierra se constituya en un solo territorio hable una sola lengua, no se, quizás se tienda a eso, pero seguirán los dialectos, tal como hoy existen en pequeñas comunidades, o modismos que identifican, quizás las grandes lenguas de hoy, sean los dialectos del mañana ante una lengua común.

Nota: Quizás sea muy obvio lo que voy a aclarar, pero preciso hacerlo, las personas que no han podido adquirir el lenguaje por dificultades genéticas, heredadas, o como producto de una enfermedad están incluidas en estas caracterizaciones que hablan de la evolución de la especie. Es probable que tengan dificultades, pero su estructura cerebral es humana, y como tal, aún cuando se comuniquen de otra manera (la que pueden), lo hacen desde la misma potencialidad de la especie.

Y la evolución siguió y el tiempo y la necesidad generó un primer trazo, quizás en la tierra, o en la arena, o en una vasija que un artesano estaba pintando, y el lenguaje escrito como una nueva “riqueza” comunicacional surgió, y es evidente que fue útil para seguir sobreviviendo y desplegándonos como especie, por él aquí estamos yo escribiendo usted leyendo.
Pido disculpas a los lingüistas por tan simples explicaciones, quizás “naturalistas”, o “evolucionistas”, pero estoy convencido de que el hablar está, como toda conducta humana, directamente relacionada al sobrevivir, e insisto es una adquisición que ha sido útil para ello.

Lo que es claro para mi y eso ha sido la intención de incluir estas reflexiones en el texto , es que si estamos en la idea de facilitar un re-evolución de las personas que somos, el lenguaje es la manera más humana en que nos comunicamos, sin desconocer que también esta lo gestual, y el cuerpo como un todo, en donde el lenguaje es cuerpo simbolizado, por ello su importancia en la idea de pensar lo humano para mejorar nuestras relaciones, y en ese trayecto debemos también tomar en cuenta la escritura, o el hablar escrito, que es otra forma en que nos comunicamos.
Ahora si esto lo trasladamos a la escritura, hay otro que no esta presente real cuando el que escribe lo hace, y a hay otro que tampoco esta presente cuando el que lee se hace lector leyendo, el escritor.

Hablar, si bien nos permitió sobrevivir y ser quienes somos, nos quebró en la experiencia, poniendo un intermediario entre lo que sentimos y hacemos, al incluir el pensar como producto y proceso de adquisición de la lengua. Hablar es dividir, recortar, hacer lineal la experiencia que siempre es circular, y esa división, si bien aleja de lo vivido, brinda seguridad en tanto nos conecta con el otro desde una idea de Yo, de mismidad, de nosotros, de pertenencia grupal.

Señalo que me estoy refiriendo a las lenguas “occidentales” que conozco, en tanto se me ha trasmitido la idea de que las de orden “oriental”, al manejarse más con ideogramas e imágenes, acercan un poco más a la persona que habla con la experiencia en si. Este recorte, esta división parece más evidente en el lenguaje escrito, que es la otra forma de “hablar”, de comunicarnos que inventamos, probablemente de las más revolucionarias por el cambio que produjo en la interacción humana, tanto más hoy con el Internet.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” icon¡Hola! ¿Tú por aquí? Hace mucho que habría querido hablarte, y estoy...

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” iconOsho hombre y mujer la danza de las energías Compártelo ma gyan darshana índice
«La he conocido», o: «Lo he conocido». Como mucho, podréis decir: «He intentado todo lo que he podido; pero el misterio sigue siendo...

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” iconOsho hombre y mujer la danza de las energías Compártelo ma gyan darshana osho Índice
«La he conocido», o: «Lo he conocido». Como mucho, podréis decir: «He intentado todo lo que he podido; pero el misterio sigue siendo...

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” iconLa razón por la que estoy tomando este curso no es sólo porque tengo...

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” iconEs el más primitivo y simple de los arquitectónicos clásicos. Es...

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” icon"La muerte, temida como el más horrible de los males, no es, en realidad,...

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” iconAquí estoy de nuevo. Como ves, este curso de filosofía llegará en...
«tienes que estarte quietecito en el coche». No sentimos el mismo entusiasmo. Hemos visto perros antes. Quizás se repita este episodio...

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” iconLa cosa de publicar con bastante más tranquilidad de la que debiera,...

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” iconSé muy bien que os sentiréis intranquilos porque hace muchísimo tiempo...
«¡Pero, qué niñerías!». ¡Ríete, sí ríete de mí todo lo que quieras te lo suplico ! Pero, por Dios, los pelos se me ponen de punta...

Lo que entonces quedó sin escribir se ha visto posteriormente inscrito en lo que hoy conozco como mi yo, y cuanto más vivo más convencido estoy de que cuando digo “yo”, en realidad estoy diciendo ¨nosotros¨ ”- por Siri Hustvevt de su novela : “Todo cuanto amé” icon1. ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir ?
«Porque, entonces, me pincho». «Elemental, querido Watson», diríamos nosotros. Y, por eso, intentaremos hablar de la ascesis sin...






© 2015
contactos
l.exam-10.com