Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora






descargar 18.05 Kb.
títuloInvestigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora
fecha de publicación06.07.2015
tamaño18.05 Kb.
tipoInvestigación
l.exam-10.com > Historia > Investigación
Universidad Nacional de Mar del Plata
Facultad de Humanidades
Grupo de investigación: Aisthesis (G. I. E.)
Autora: Lic. Mabel Gondin

La conflictiva social en la estética de la telenovela

(…) como Schomberg dice, se pinta un cuadro, no lo

que representa. De por sí toda obra de arte busca la

identificación consigo misma, esa identidad que en la

realidad empírica, al ser producto violento de una iden-

tificación impuesta por el sujeto, no se llega a conseguir.

la identidad estética viene en auxilio de lo no idéntico,

de lo oprimido en la realidad por nuestra presión iden-

tificadora. (Adorno, 14)


Es propósito de este trabajo señalar cómo el imaginario social instala sus urgencias

en expresiones de los mass media, en este caso la estética televisiva en su recorte ficcional: la telenovela.

La televisión, como vehículo de la imagen sostiene ejes temáticos que ¨soliviantan¨

la vida social en su doble condición de interrogante-respuesta. Desde su calidad de

artefacto artístico, la imagen televisiva genera representaciones que responden a estéticas diferentes en lo formal, pero análogas en cuanto a eso de hacerse eco de la

problemática imperante. Y dicha problemática marca su impronta en la estética de la

ficción televisiva. Vale consignar que esta irrupción de urgencias sociales como marco de historias noveladas, reconocen como antecedente más próximo en el tiempo y de

mayor popularidad, la que tuvo lugar en las radionovelas.

Del legado radial se hace cargo la televisión, la que cuenta con una tecnología francamente superadora y un lenguaje (la imagen en movimiento) sumamente seductor.

Con la televisión llega a cada hogar la voz corporizada de la que hasta ayer fuera la novela radial. El oyente se transforma en espectador; el relator, en imágenes visuales; los personajes radiales en personajes televisivos. El verosímil de la imagen desplaza a la fantasía de la imaginación; el juego corporal, al protagonismo de la voz.

El discurso televisual es ante todo espectáculo, desarrollado para el entretenimiento y la diversión por razones de lucro, pero desde la telenovela le imprime a su espectacularidad un matiz muy significativo, en cuanto elemento generalmente procesador de la existencia humana, en tanto facilita un mecanismo disociativo de proyección identificativa unas veces y de introyección identificativa otras. Su textualidad se diseña para ¨enganchar¨ al espectador, mediante un suspenso intensificado en la fragmentación y la pausa, para constituirse más tarde en una ventana que nos dice cosas de otros, de los otros ¨no cotidianos¨, los otros de la ¨pantalla¨, los otros que ¨son vistos¨ pero que no pueden vernos.

Esta estructura es el soporte de la telenovela, donde se articulan los ejes temáticos que la atraviesan y la enmarcan, su porosidad facilita el filtramiento de la conflictiva social dominante; la que asume varias formalizaciones, según las tendencias artísticas en las que se inscriben los textualizadores.

Si bien toda la telenovela muestra una organización textual semejante, análoga, que hace a los cánones de su género, también es cierto que cada una reúne ciertas especificidades que pueden llamarse su estilo: en cuanto al manejo de la cámara, la iluminación, los parlamentos (extensivos o intensivos), los cortes publicitarios, seguimiento de historias secundarias ( las que giran esporádicamente alrededor de la principal o central), la ambientación por el color.

Puesta en escena, la telenovela nos remite a un elemento muy importante para el proceso de la significación: el espectador activamente participante, llenando los espacios vacíos que deja la trama textual, con lo ideológico, es decir, con ese sistema de valores, actitudes y creencias que le es propio.

Como material dramático, la telenovela privilegia el conflicto interpersonal doméstico, el que tiene que ver con problemas de familia o contratiempos frecuentes en las relaciones de pareja. Amor-odio, odio-amor, en un juego permanente, en el que la familia ocupa el lugar del orden, dentro de la trayectoria narrativa del orden-desorden-orden, mediante el reajuste de conflictos entre padres e hijos, la reconciliación de la pareja o el surgimiento de otra. Un problema recurrente es el de no saber quién es su verdadero padre o madre. La búsqueda de la identidad negada es una temática de tal fuerza en cuanto a preocupación social, de tal presencia en el imaginario, que ya en las radionovelas era abordada. En la actualidad también opera en la novela televisiva en general y en la producción argentina en particular. Voy a dos ejemplos: Montecristo, adaptación de la novela de Alejandro Dumas, telenovela de la noche (22:30) y Se dice amor, telenovela de la tarde (13:30).

En Montecristo, una de las protagonistas (Laura) hija de padres desaparecidos, nacida durante el cautiverio de la madre, busca recomponer su historia en esa necesidad imperiosa de saber quiénes fueron sus padres.

En Se dice amor, el texto plantea maternidades y paternidades ignoradas y en otros casos negadas, debido a conflictos sociales del tipo diferencias de clase, cruces vinculares que bordean el incesto, transgresión a las normas que impone cada tiempo social, o sea, fractura de la cultura dominante y consiguiente desmoronamiento.

Muy al pasar voy a nombrar otras conflictivas también operando en el imaginario y con presencia en la novelística televisiva: violencia familiar, la mujer maltratada, el acoso sexual, la adopción vía robo o compra de bebés.

Para concluir, después de lo visto, señalo, que el discurso de la novelística televisiva, coherente con su antecedente, la radionovela, se asume como portavoz, desde su condición de artefacto artístico, de los intereses, inquietudes y necesidades del grupo social al que pertenece. Unas veces sin conciencia crítica y otras veces desde la racionalidad conciente, rescata la impronta del imaginario, generando un ¨objeto¨ en el que se conjugan la autonomía del arte como hecho estético y la fuerza del arte como hecho social.


Mar del Plata, octubre de 2006.



Bibliografía
Adorno, theodor, 1984. Teoría Estética. Hyspamérica, Ediciones Argentina S. A. (1970).
----------- 2002. Televisión y cultura de masas. Editorial lunaria, Buenos Aires.
Ford, Anibal, 1999. La marca de la bestia. Grupo editorial Norma, Buenos Aires.
Lopez Pumarejo, Tomás, 1987. Aproximación a la telenovela. Cátedra, Madrid.
Wolton, Dominique, 1992. Elogio del gran público (una teoría crítica de la televisión). Gedisa editorial, Barcelona (1990).

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconResumen la etnografía, también conocida como investigación etnográfica...

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconConcepto de Estética
«sensación, percepción», de (aisthesis) «sensación, sensibilidad», e -ικά (ica) «relativo a»

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconLa estética en la filosofía
«sensación, percepción», de αἴσθησις (aisthesis) «sensación, sensibilidad», e -ικά (ica) «relativo a»

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconLa filosofía es el amor a la sabiduría, y el deseo de adquirir conocimientos,...
«sensación, percepción», de αἴσθησις (aisthesis) «sensación, sensibilidad», e -ικά (ica) «relativo a»

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconActividades de investigación línea de investigación Urbano / Ambiental proyectos vigentes

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconAutora de

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconNota de la autora

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconEntrevista a la autora

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconBibliografía de la autora

Investigación: Aisthesis (G. I. E.) Autora iconDatos de la autora






© 2015
contactos
l.exam-10.com