“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades”






descargar 20.5 Kb.
título“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades”
fecha de publicación05.07.2015
tamaño20.5 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
UNA APROXIMACIÓN A LA PSICOLOGÍA CULTURAL DE JEROME BRUNER: MODOS DE
ORDENAR LA EXPERIENCIA Y CONSTRUIR LA REALIDAD

DELIA C. DI MATTEO- UNIPE

El ser humano vive su propia vida a través de las historias que lo han formado, cualquiera sea su forma y su medio: contadas, leídas, cantadas, en forma electrónica; son éstas las que serán usadas para fabricar nuevas narrativas. Desde el campo de la psicología cultural, Jerome Bruner asegura que la especie humana comparte la capacidad de generar historias y que el talento narrativo es un rasgo tan distintivo del género humano como la posición erecta (Bruner, 2001:122). Para el psicólogo, la subjetividad o el yo es un producto de los distintos relatos que lo han constituido. Concibe al yo como un texto acerca de cómo se sitúa cada uno de nosotros con respecto a los demás y al mundo. La narración aporta al oyente o lector significados (equiparados por el psicólogo mencionado a realidades) que el mismo transformará al aceptarlos en su mundo transformado por relatos anteriores. Por lo tanto, el sujeto “narra”, “se narra” y “narra a los otros”.

Bruner dice que conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades”.(Bruner, 2004:115). A medida que nos volvemos adultos nos hacemos cada vez más expertos en ver el mismo conjunto de sucesos desde perspectivas o posturas múltiples. Sin embargo, esas nuevas realidades que construimos sobre el mundo no son más que significados de los que nos apropiamos compartiendo los conocimientos humanos a través del uso lingüístico. Por eso, el lenguaje cumpliría un papel fundamental en la creación de la realidad social. Bruner dice que Las realidades de la sociedad y de la vida social son productos del uso lingüístico”(Bruner, 2007: 198). Siguiendo a las posturas pragmáticas sobre el lenguaje, éste sostiene que el mensaje mismo puede crear la realidad que está transmitiendo y explica que nuestros encuentros con el mundo generalmente no son directos, sino que éste emerge frente a nosotros de manera conceptual, simbólica, a través del lenguaje; nuestra mente se apropia de significados que circulan en la cultura a través de él. Más aún, la cultura misma es para el psicólogo un texto que precisa la interpretación de quienes participan en ella, interpretación realizada a través del lenguaje y que surge de una negociación de los significados entre los miembros que la integran.

Cuando Bruner habla de significados de los conceptos sociales aclara que éstos no están ni en el mundo ni en la cabeza de las personas sino en la negociación interpersonal. Por ejemplo, no el mismo significado el acordado en nuestro país hoy sobre la “realidad” social democracia, que el
aceptado a principios de siglo; como no es el mismo el significado que le daban los atenienses del siglo V a ese concepto que el que puede tener hoy. La cultura, entonces, estaría en una constante creación y recreación, según es interpretada y renegociada por sus miembros, sería un permanente foro”para negociar y renegociar el significado. El papel de los integrantes de una cultura es totalmente activo, como participantes y no, como simples espectadores. La educación sería, así, una forma de iniciación en ese foro que es la cultura, pues la primera prepara a los alumnos para participar de la negociación y recreación de significados dentro de la segunda.

Bruner toma de Piaget la mirada constructivista de los sentidos que el niño va dando al mundo, pero se aparta de él al afirmar que esas representaciones no son construidas según sus propios procesos lógicos, en aislamiento y soledad, sino que esa construcción se haría en la interrelación personal, se trata de una apropiación del mundo en una comunidad que comparte su cultura. El de Bruner es un constructivismo cultural, en el que no sólo es importante la invención y el descubrimiento, sino el compartir y negociar, es una creación común de la cultura.

El conocimiento, material de la educación, se convertiría en parte de la elaboración de la cultura, pues éste, al ser seleccionado, sufriría una transformación imaginativa tanto en el docente como en el alumno. La presentación del mismo como la transformación imaginativa se realizan mediante el lenguaje. La reflexión sobre el contenido de lo que está frente a nosotros es tan importante como el distanciamiento que nos permite ver las diferentes posturas que se pueden adoptar con respecto a ese contenido. Bruner llama a este proceso de reflexión y metacogniciónproceso de objetivación en el lenguaje (Bruner, l984: 204)

Para promover dicha reflexión, el autor da un papel muy importante a la ficción literaria. La misma, que construye mundos en apariencia reales, mira lo posible, lo figurativo, nos permite apropiarnos de puntos de vista ajenos a los nuestros y esos mundos alternativos nos hacen ver el mundo familiar en forma distinta. Entra a jugar aquí no sólo la imaginación sino el conocimiento, que tiene que ver con las realidades o significaciones que ha ido construyendo cada individuo sobre los distintos relatos que constituyen la cultura y las distintas disciplinas con las que se han ido relacionando los propios relatos sobre su yo. Antropólogos como Clifford Geertz sostienen que la cultura, más que ser una estructura institucional, es un modo de interpretar el mundo de acuerdo con otros”

Como ya se ha dicho, según Bruner, quien posee una visión constructivista de la realidad (toda realidad puede ser “narrada”en base a la transmutación de alguna realidad anterior que ha sido narrada), las realidades sociales son los significados que conseguimos compartiendo las cogniciones
humanas (Bruner: 2004: 128). La ficción, la historia y la ciencia, productos lingüísticos, contribuyen a construir realidades o significados a partir de una versión previa del mundo que inicia la reelaboración. “Construimos muchas realidades a partir de las miles de formas en las cuales estructuramos la experiencia, ya sea en la experiencia de los sentidos, la experiencia codificada en símbolos que adquirimos para interactuar con nuestro mundo social, o la experiencia sustituta que logramos en el acto de la lectura” (Bruner, 2004: 136)

Cuando Bruner habla de mundos posibles o realidades psicológicas también las asocia totalmente a los productos que el lenguaje crea. El psicólogo, coincidiendo con la postura de Vygotsky, habla del carácter “bifacético” del lenguaje, por cumplir la doble función de ser un modo de comunicación y un medio para representar el mundo acerca del cual está comunicando, es decir, éste no sólo transmite sino que crea o constituye el conocimiento o la realidad. “La manera en que uno habla llega a ser con el tiempo la manera en la que uno representa aquello de lo que habla” (Bruner, 2004: 136).

Al sistema mediante el cual la gente organiza su experiencia, conocimientos y transacciones relativos al mundo social, Bruner lo denomina psicología popular. Existe una interrelación entre los estados que percibimos en el mundo y nuestros deseos o intencionalidad, es decir, la existencia de un mundo fuera de nosotros modifica la expresión de nuestros deseos y creencias y, a la vez, nuestros deseos y creencias pueden llevarnos a encontrar significados donde otros no los encontrarían. Entonces, en la psicología popular se entiende que la gente tiene un conocimiento del mundo que adopta forma de creencias y la gente usa ese conocimiento del mundo a la hora de llevar a cabo cualquier deseo o acción. Ahora bien, ¿cómo se organiza ese conocimiento del mundo? Para Bruner, la principal forma de organizar nuestra experiencia es la narración. El principio de organización de la psicología popular es narrativo, en lugar de conceptual.
Para caracterizar la narración, Bruner cita a Wolfgang Iser , quien dice que “el lector la recibe componiéndola” (Bruner, 2004:36), así, en lugar de formular significados en sí, los relatos inician producciones de significados. Allí radica su efecto poético. Cuando Bruner habla de la narración como forma de organizar nuestras experiencias no diferencia entre lo que él denomina “reales” o “imaginarias”, pues la verdad o falsedad no afectaría su poder como relatos, cuya principal característica es la secuencialidad de sucesos, estados mentales o acontecimientos en los que participan los seres humanos como personajes o actores. Es interesante notar que la narración
otorga significados a la conducta excepcional, se enfrenta al patrón cultural canónico. Al encontrar-

nos frente a una excepción de lo corriente, le preguntaremos a alguien qué está pasando y esa persona nos contará una historia en que habrá razones. Si llevamos esta idea al plano de la educación, la apropiación de un nuevo conocimiento consistiría en otorgar sentido o significado a ese nuevo mundo (a esa conducta excepcional) que se está presentando a través de un relato. La narración resulta un vehículo natural para la psicología popular, pues ésta trata, desde las primeras palabras del niño, del tejido de la acción y la intencionalidad humanas. Puede enseñar, conservar recuerdos o alterar el pasado (Bruner, 2000: 63).

La narración también es una manera de usar el lenguaje, pues su efectividad depende de su literariedad, incluso al relatar sucesos cotidianos. Sin figuras literarias como la metáfora o la hipérbole (exageración), ésta pierde su posibilidad de ampliar el horizonte de significados.

Kieran Egan también asocia la manera en que los chicos comprenden el mundo con el carácter de las narraciones que comprenden y producen, desde la narración mítica, con la dicotomía “bueno/malo” de la primera infancia, pasando por la etapa heroica, alrededor de los diez años, el agregado del componente ético entre los diez y los catorce años y, finalmente, lo que el llama “la etapa irónica”, cuando, al final de la adolescencia, el chico puede contraponer las distintas visiones teóricas, es decir, las distintas formas de ver el mundo. Coincide con Bruner en que estas conexiones entre los relatos producidos por la imaginación y el conocimiento del mundo no son de orden lógico, y, según su parecer son asociaciones realizadas por giros metafóricos (Egan, 1994).

La fabricación de mundos (usado como sinónimo de construcción de realidades-significados), comenzando por un mundo previo que consideramos dado, está limitada por la índole de la versión del mundo con la que comenzamos la reelaboración” (Bruner, 2004:159). La narración aporta al oyente o lector significados, realidades, que él transformará en el acto de aceptarlos en su mundo transformado y ese mundo será el mundo con el cual otros comiencen y así sucesivamente, como en la cadena de comunicación de la que hablara Bajtin. Mediante su actualización en la cultura el significado adopta una forma que es pública y no, privada o autista. Es ella la que aporta los sistemas de interpretación por los cuales los distintos relatos sobre el mundo y sobre nosotros mismos nos resultan comprensibles a nosotros y a los demás. Bruner en su libro Actos de Significado dice que es la cultura y no, la biología la que moldea la vida y la mente humanas, la que confiere significado a la acción situando sus estados intencionales subyacentes en un

sistema interpretativo” (Bruner, 2000: 48).
En síntesis, mediante los múltiples relatos que nos llegan cotidianamente construimos , a través del lenguaje, nuestro yo y nuestras distintas visiones del mundo. Sin embargo, esta construcción de significados, equiparados a realidades por Bruner, no la realizamos solos sino negociándolos con otros, con quienes compartimos un mismo sistema simbólico, una misma cultura. La educación es la iniciación a la cultura, pues es a través de ella que el chico aprenderá a compartir y negociar significados con otros, a reflexionar sobre los mismos, es decir, a ser un miembro activo en la creación de la cultura. Esta participación le dará, a su vez, nuevos significados a su subjetividad, a ese texto que constituye el yo en la relación con los demás.

BIBLIOGRAFÍA:

Bruner Jerome (2004). Realidad mental y mundos posibles. Barcelona, Gedisa.

Bruner, Jerome (1984) Acción, pensamiento y lenguaje. Madrid, Alianza Psicología.

Bruner, Jerome (2000) Actos de significado. Madrid, Editorial Alianza.

Bajtín, Mijail(1997) El problema de los géneros discursivos. Estética de la creación verbal. México

Siglo XXI.

Geertz, Clifford (1997). La interpretación de las culturas. Barcelona. Gedisa.

Egan, K.(1994) Fantasía e imaginación: su poder en la enseñanza. Madrid, Ediciones Morata

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconEn el siguiente cuadro se presentan, de un modo resumido, los diferentes...

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconEje temático de la unidad: Las personas se comunican de maneras diferentes

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconEs la forma más natural de escribir. Se puede contar un hecho de...

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconMaquetación, composición de una página, compaginación de diferentes...

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconAsí como las diferentes teorías psicolingüísticas han dado lugar...

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconAl comienzo de cada semana se presenta el cuadro siguiente que grafica...

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconEl desarrollo explicado desde diferentes perspectivas

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconEs el estudio de las diferentes tradiciones en la
«historia de la música» para referirse a la historia de la música europea y su evolución en el mundo occidental

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconEl humanismo en las diferentes culturas

“conocemos el mundo de diferentes maneras, desde diferentes actitudes, y cada una de las maneras en que lo conocemos produce diferentes estructuras o representaciones o realidades” iconExiste una escala cuando hay una relación de proporción matemática...






© 2015
contactos
l.exam-10.com