I. las claves para la interpretación profética






descargar 116.56 Kb.
títuloI. las claves para la interpretación profética
página1/4
fecha de publicación05.07.2015
tamaño116.56 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4
CAPÍTULO VEINTISIETE
LA INTERPRETACIÓN DE LA PROFECÍA BÍBLICA
Llegamos ahora a la última sección mayor de la teología cristiana, el asunto de la escatología. Esta palabra es del adjetivo griego eschatos, que significa “último” o “final.” Usada como un sustantivo, el eschaton se refiere al fin de algo. Como un término teológico significa el fin del tiempo, el fin del mundo, el fin de la historia. La “escatología” es el estudio de lo que la Biblia dice sobre los eventos que rodean el fin del tiempo.

Puesto que el fin del tiempo está en el futuro desde la perspectiva de los escritores bíblicos, sin importar lo que la Biblia dice sobre ello deberá estar en la forma de profecía predictiva. Entonces para entender apropiadamente la escatología, uno debe tener un entendimiento de la naturaleza de la profecía como tal. El propósito de este capítulo es establecer algunos principios cruciales sobre la interpretación de la profecía y aplicarlos a ciertas profecías claves unidas con frecuencia al fin del tiempo. En relación a esto más tarde deberemos examinar profecías del AT en relación a dos asuntos relevantes, esto es, a Israel y el reino de Dios.
I. LAS CLAVES PARA LA INTERPRETACIÓN PROFÉTICA
Antes de empezar a interpretar profecías específicas, debemos dar algunas ideas para la naturaleza de la profecía bíblica como tal. ¿Hay algunas reglas o guías que deben ser seguidas? Si es así, ¿dónde las encontramos y cuáles son? El hecho trágico es que muchos se acercan a la profecía bíblica sin considerar primero tales preguntas, y construyen sistemas enteros de interpretación profética que son falsas debido a que están basadas en falsas presuposiciones sobre la naturaleza de la profecía. Con el propósito de evitar este problema identificaremos aquí cuatro principios básicos a usar en la interpretación de la profecía, todos los cuales son tomados de la misma enseñanza bíblica.
A. El AT Fue Escrito para el Provecho de la Iglesia
El primer principio es que el AT fue escrito para el bien de la iglesia. Los judíos como mayordomos “les fue confiada la palabra de Dios” (Rom 3:2), preservando y protegiendo el AT escrito de tal forma que el pueblo del Nuevo Pacto de Dios pudiera beneficiarse de él. En Rom 15:4 Pablo dice, “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron,” en este caso, para la instrucción de la iglesia. Este propósito fue completo; “porque las cosas” que están en el AT son para nuestro beneficio: la historia (1 Cor 10:1-6), la poesía (ver Rom 3:9-18), la ley (1 Cor 9:9-10), los tipos (Heb 9:1-28), la enseñanza (Rom 4:22-24), y específicamente la profecía. Aun los profetas por medio de los que vinieron las profecías no necesariamente entendieron lo que ellas significaban (1 Ped 1:10-11), pero “les fue revelado a ellos que no estaban sirviéndose a ellos mismos, sino a nosotros,” en este caso, usted que vive en la era del evangelio de Cristo (1 Ped 1:12). “Pues por nosotros se escribió,” dijo Pablo (1 Cor 9:10). (Ver Wilmot, 18-22.)

¿Qué significa esto en términos de cómo debemos interpretar la profecía del AT? Significa antes que nada que todas las Escrituras del AT, incluyendo en especial sus profecías, estaban señalando directo a la venida de Cristo, y específicamente a su primera venida en lugar de a su segunda venida. Al dar sus profecías sobre Jesús, dice Pedro, los profetas del AT estaban sirviendo como “administradores de las cosas que ahora son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo” (1 Ped 1:12, NIV).

En segundo lugar, significa que Dios tuvo a la era de la iglesia y a la misma iglesia en mente cuando Él estaba inspirando a los profetas del AT a profetizar las obras del Mesías por venir. Que todas estas cosas tenían referencia a una era por venir cuando la distinción entre judíos y gentiles ya no sería relevante era un misterio para los mismos judíos, pero los apóstoles inspirados y los profetas del NT han mostrado que este era el plan de Dios desde el principio (Rom 16:25-26; Ef 3:1-10). Ahora cuando observamos la profecía del AT a través de los ojos de los escritores del NT, sus referencias a Cristo y a Su iglesia cubiertas por un velo son vistas con claridad.

Esto nos lleva a un tercer punto, que para todas las profecías del AT en relación al Mesías, debemos observar por su total cumplimiento primero que nada en la actual era mesiánica. Puesto que todos los escritos del AT fueron dados “para nuestra enseñanza” y “para nuestro bien,” sus aplicaciones e implicaciones deben ser significativas para todos los que vivimos ahora bajo el Nuevo Pacto.
B. El NT Interpreta Con Frecuencia el AT para Nosotros
El segundo principio que gobierna la interpretación de la profecía del AT es simplemente el hecho que el NT mismo con frecuencia nos da o nos señala el cumplimiento adecuado de la profecía del AT en la contraparte adecuada de los tipos del AT. Como dice Wilmot, “Lo que Dios dice en el Antiguo Testamento Él da su significado en el Nuevo Testamento” (15). No todas las profecías del AT son interpretadas para nosotros en el NT, de hecho, pero son interpretadas las suficientes para darnos una idea clara de cómo acercarnos al resto.

Unos pocos ejemplos ilustrarán este punto. En la misma primera profecía del AT Dios dice a la serpiente, “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Gén 3:15). En el NT la serpiente es identificada con claridad como Satanás (Apoc 12:9; 20:2), que es derrotada en batalla por el poder de Jesucristo (Apoc 12:7-11; 20:1-3; ver Mateo 12:29; Lucas 10:18-19), que entonces comparte Su victoria con Su pueblo (Rom 16:20). La última profecía del AT dice, “He aquí yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible” (Mal 4:5). En el NT esto es interpretado como siendo cumplido en Juan el Bautista: “Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir (Mateo 11:14; ver Mateo 17:12; Marcos 9:13; Lucas 1:17). Otro ejemplo es la forma en que el libro a los Hebreos interpreta los tipos proféticos personificados en la adoración y el ritual del Antiguo Pacto. El sumo sacerdote era un precursor incompleto del perfecto sumo sacerdocio de Jesús (Heb 7:23-28). Los sacrificios del AT anunciaban el único sacrificio perfecto de Jesús (Heb 8:3-5; 9:12-28; 10:1-18). El tabernáculo o templo del AT es “figura del verdadero” (Heb 9:24), que es la habitación del trono celestial donde Cristo está actualmente sentado a la diestra de Dios “en el verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre” (Heb 8:1-2).
C. El Lenguaje Profético Es Con Frecuencia Figurado
El tercer principio bíblico principal que nos muestra cómo interpretar la profecía es bastante simple: el lenguaje profético es con frecuencia figurado. Para decirlo negativamente, no se pretende que toda la profecía sea interpretada literalmente.

Este principio es específicamente rechazado por muchos de los estudiantes de la profecía bíblica. Por ejemplo, Hal Lindsey ha declarado, “El asunto real entre los puntos de vista amilenialista y premileniarista es si la profecía debe ser interpreta literal o alegóricamente” (165). Lindsey mismo está comprometido a aproximarse en forma literal tal como a temas proféticos principales tales como Israel, Jerusalén, y el trono de David (40, 165). El pentecostés J. Dwight también defiende la exactitud literal profética (Things, I-64). Él y otros que toman este punto de vista reconocen que algunas veces es usado el lenguaje figurado (ibid., 12-13), pero ellos limitan severamente su alcance donde está a la vista la profecía del fin del tiempo.

En oposición a este punto de vista y de acuerdo con la Biblia, notamos primero que nada que el lenguaje en general no siempre es literal. Por lo regular, en el hablar cotidiano, nadie insistiría que todas las declaraciones deben ser tomadas con exactitud literal. El lenguaje bíblico en general no es diferente, ni es lenguaje profético. De hecho, en varios lugares se nos dice específicamente que los profetas hablan en lenguaje figurado. En Núm 12:6-8 Dios contrasta la forma en que Él habla a Moisés con la forma en la que Él habla a la mayoría de los profetas. Con Moisés Él habla “cara a cara” en vez de en sueños y en visiones (como con los profetas ordinarios), y con Moisés Él habla “y claramente, y no por figuras” o con acertijos. Esto significa con claridad que mucho del lenguaje profético está en la forma de “acertijos,” la palabra inglesa algunas veces traducida (por ejemplo, NIV, NRSV) usa para traducir una palabra hebrea que significa “un hablar difícil que requiere interpretación” (Wilson, 107). Óseas 12:10 es una afirmación posterior de esta misma característica de la profecía: “Y he hablado a los profetas, y aumente la profecía, y por medio de los profetas usé parábolas (o “símbolos,” NKJV).

Este mismo punto de vista se hace en el primer versículo del libro de Apocalipsis, el cual dice que Jesús “declaró” el contenido de esta palabra profética por su ángel a Juan (Apoc 1:1). Esta palabra clave es semaino, que en muchas versiones traduce aquí en una forma generalizada, en este caso, “comunicar, dar a conocer” (NASB, NIV, ESV, NRSV). Su significado básico, no obstante, “comunicar por medio de señales o símbolos o figuras, en este caso, “declarar,” y es así traducido en la KJV, NKJV, y ASV. A la vista del contenido de Apocalipsis, y a la vista de los textos del AT ya discutidos, este significado básico (más literal) de semaino parece ser justificado aquí. Esto es, el libro de Apocalipsis, como la mayoría de la profecía del AT, está acomodado en el lenguaje de señales y símbolos.

El punto es que la misma Biblia describe la naturaleza del lenguaje profético como parabólico o figurado; entonces no podemos insistir que la profecía debe ser siempre interpretado en forma literal. Por ejemplo, en Mal 4:5, cuando dice que enviará a “Elías,” el nombre con seguridad está siendo usado figuradamente o como un acertijo. Cuando Gén 3:15 profetiza que la simiente de la mujer aplastará la cabeza de la serpiente, esto es usado también seguramente en lenguaje figurado. Cuando Éxodo 17:6 dice que el agua salió de la peña en Horeb, seguramente Pablo está interpretando esto en forma figurada cuando dice “la roca era Cristo” (1 Cor 10:4).
D. La Profecía Es Cumplida en Diferentes Niveles de la Realidad
En tanto que el debate sobre la profecía bíblica usualmente se enfoca sobre la naturaleza de su lenguaje, esto no es en realidad el punto clave. Una diferencia mucho más significativa tiene que hacerse con la naturaleza de la realidad con respecto a lo que una profecía particular está intentando ser cumplida. Si una profecía es cumplida en su totalidad, es cumplida en referencia a alguna realidad. El hecho es, sin embargo, que hay diferentes niveles de realidad; y en relación a la naturaleza del lenguaje profético, la pregunta clave es, ¿a cuál nivel de realidad se refiere?

¿Cuáles son estos diferentes tipos de realidad? Una posible forma para distinguir entonces es decir que alguna realidad es física, y alguna es espiritual. Usando esta terminología, el problema real con los que insisten que la profecía a ser interpretada en forma literal no es realmente la naturaleza del lenguaje como tal, sino que la naturaleza de esta realidad a la que ellos insisten debe ser aplicada. Como una regla general, los literalistas proféticos desean interpretar toda profecía como aplicada a realidades físicas, en vez de la espiritual. Ellos usualmente condenan todo intento de “espiritualizar” la profecía. Esta aproximación, sin embargo, es seriamente contraria a la propia interpretación bíblica de la profecía, la que hace una clara distinción entre los diferentes niveles de la realidad y con frecuencia aplica la profecía al nivel espiritual en lugar del físico. Tal distinción es hecha con claridad, por ejemplo, entre los dos tipos de Israel (Rom 9:6), los dos tipos de Jerusalén (Gál 4:25-26), y los dos tipos de reino (Juan 18:36).

Mientras que yo estoy completamente convencido que la Biblia habla de dos niveles de realidad, no estoy totalmente satisfecho con la terminología física y espiritual. Alguien podría tomar estos términos para dar a entender que la realidad “espiritual” es algunas veces totalmente eterna y en otra mundana, no teniendo del todo presencia en este mundo físico. Este no es el punto, sin embargo. Por ejemplo, la declaración de Pablo en Rom 9:6, “porque no todos los que descienden de Israel son israelitas,” muestra con claridad que aun en el AT algunas veces había dos tipos de Israel, que podría ser llamado el “Israel físico” y el “Israel espiritual.” El último grupo, sin embargo, tuvo tanto la realidad física como el anterior. Lo que los hizo diferentes fue que el último tuvo una dimensión espiritual que faltaba en el anterior, en este caso, la relación salvadora con Dios. El grupo anterior era solo físico; el último era también espiritual.

Entonces si decimos que los dos niveles en los que la profecía podría ser cumplida son la física y la espiritual, esto no significa necesariamente que el último no tenía existencia física. Un ejemplo es que la profecía sobre Elías (Mal 4:5) no fue cumplida solo en un nivel físico, con una “segunda venida” física del profeta del AT. Fue cumplida en una persona física para asegurarlo, en este caso, Juan el Bautista; pero Juan estaba en un nivel diferente de la realidad en la que él representó la dimensión espiritual de la obra del Mesías.

Debido a que hay aun alguna ambigüedad en este conjunto de términos, sugeriría un acercamiento suplementario. Desde la perspectiva del Nuevo Pacto creo que sería mejor referirse a estos dos niveles de realidad como la realidad pre-Mesiánica y la realidad Mesiánica. El hecho es que muchas profecías del AT fueron cumplidas en la misma era del Antiguo Pacto, en este caso, en tiempo pre-Mesiánicos, y la mayoría siempre en el nivel de la realidad física. Sin embargo, muchas profecías del AT son cumplidas solo en conexión con la venida del Mesías, en referencia a su obra inicial y corriente. Esta última categoría representa un nivel diferente de contraste con el AT, simplemente porque es puesta en movimiento o traída a la existencia por la obra salvadora de Cristo. Tal realidad posee una dimensión espiritual que podría no haber existido en tiempo pre-Mesiánicos. Y esta realidad espiritual, Mesiánica es el nivel en el que una gran porción de la profecía del AT es cumplida.

Hasta ahora he establecido cuatro claves para la interpretación profética: el AT fue escrito para el provecho de la iglesia, el NT con frecuencia interpreta el AT por nosotros, el AT es con frecuencia figurado, y la profecía es cumplida en diferentes niveles de realidad. Mi plan para el resto de este capítulo es hacer dos aplicaciones específicas de estos principios, primero a Israel en la profecía y entonces al reino de Dios en la profecía.
II. ISRAEL EN LA PROFECÍA
La importancia de las profecías sobre Israel, incluyendo a Jerusalén (Sion) y el templo, no se les puede dar demasiada importancia. Muchos están convencidos que el pueblo judío y la nación actual de Israel serán los protagonistas principales en los eventos que rodean la segunda venida de Cristo. En su inmensamente popular libro, The Late Great Planet Earth (173), Hal Lindsey exhorta, “Mantenga sus ojos en el Medio Oriente.” ¿Por qué? Porque es donde está Israel, y las profecías de la Biblia que se refieren a la segunda venida están todas enfocadas en Israel. El punto de vista de la importancia de Israel en la profecía ha sido ilustrado también por la reciente serie de ficción Left Behind.

El interés moderno en Israel en la profecía se volvió a despertar en 1948, cuando nació la actual nación de Israel, y ganó un gran impulso en 1967, cuando en la Guerra de los Seis Días los israelitas volvieron a tomar el control de la Antigua Ciudad de Jerusalén y en especial el sitio del templo original. El evento posterior es el que impulsó a Lindsey a escribir su libro, puesto que no era factible pensar sobre la reconstrucción del templo de adoración del AT en su localización original. Cuando Lindsey escribió en 1970, él estaba convencido que esta reconstrucción era inminente (45-46), y que todas las profecías del AT sobre Israel y el tiempo final sería cumplido rápido, acomodándolo en la segunda venida de Cristo. Él y millones de otros aun están esperando que todo esto pase.

A mi juicio esta aproximación total al fin del tiempo es un error masivo. Los judíos no tendrán un papel especial en los eventos finales de esta era; de hecho, no tienen ningún papel especial en el plan de Dios puesto que su propósito fue cumplido en la primer venida de Cristo (Gál 3:28; Ef 2:11-16; Col 3:11). ¿Por qué, entonces, muchos creen que Israel tendrá este papel central en los eventos del tiempo final? Este error está basado principalmente en su punto de vista falso de la naturaleza de la profecía como tal, y una falla en ver que la mayoría si no es que todas las profecías sobre Israel como una nación ya han sido cumplidas, ya sea en el mismo tiempo del AT o en conexión con la primera venida de Cristo.

Este hecho es que los que suponen a Israel como el punto central de los eventos del tiempo del fin usualmente toman una aproximación literal para la profecía. No solamente relacionan el lenguaje de la profecía como siempre “literal si es posible,” sino que insisten también en la aplicarlo a realidades físicas. Entonces insisten que las profecías sobre Israel, sobre Jerusalén, y sobre el templo deben aplicar siempre a Israel en su forma pre-mesiánica de una nación física, a Jerusalén como la ciudad física que existe en una localización geográfica específica en el Medio Oriente, y al templo como un edificio material construido de piedras y morteros por manos humanas.

Ahora, es ciertamente verdad que algunas profecías del AT están dirigidas hacia la nación física de Israel. Pero cuando este es el caso, tal profecía fue totalmente cumplida en la misma era del AT, en conexión con el trato de Dios con el Israel del Antiguo Pacto antes de y guiándolos a la primera venida del Mesías. Esto significa que cuando vemos una profecía del AT sobre Israel (o Jerusalén, o el templo), debemos ver primero que nada ver si ha sido ya cumplida en la historia del AT. No debe sorprendernos encontrar de encontrar que muchas veces este es el caso, ya que el objeto principal del AT desde Génesis 12 hasta Malaquías 4 es la nación judía.

Esto significa que no podemos esperar interpretar con precisión las profecías del AT sobre Israel sin un buen entendimiento de la historia del AT. Muchos aún están buscando por el cumplimiento de muchas de tales profecías debido a que no son familiares con los eventos principales en la historia del Israel físico, pre-mesiánico, y entonces no llegan a entender que ya han sido cumplidas. He hablado con individuos que leen las profecías del AT sobre la tribulación de Israel, o la reconstrucción del templo, y los cuales asumen que estas profecías serán cumplidas en el mismo tiempo en el futuro del Israel moderno. Ellos simplemente no entienden que tales profecías sobre el retorno de Israel a su tierra y a su reconstrucción del templo fueron cumplidos en tiempos del AT.

Un breve escrutinio de la historia del AT aclarará este punto. El cuadro sinóptico que sigue enumera unos pocos de los eventos principales en la historia del Israel del AT, así como fueron profetizados y como fueron cumplidos, de acuerdo al testimonio propio de la Biblia.
EVENTO PROFETIZADO CUMPLIDO
1. La posesión de Gén 12:7; 13:15-17; Deut 1:8; Jos 21:43-45;

Canaán 15:18-19; 17:8; 26:3; 23:14; 24:28; 1 Rey
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

I. las claves para la interpretación profética iconLección 3: claves para el éxito

I. las claves para la interpretación profética iconLas nuevas claves científicas

I. las claves para la interpretación profética iconLas claves de una institución

I. las claves para la interpretación profética iconLas doce claves de la filosofía

I. las claves para la interpretación profética iconLas claves de una institución

I. las claves para la interpretación profética iconEl objetivo principal de la empresa es desarrollar diseño en mobiliario...

I. las claves para la interpretación profética iconClaves psicosociales para la permanencia de la víctima en una relación de maltrato

I. las claves para la interpretación profética iconClaves de la integración de las personas inmigrantes en españA 2013

I. las claves para la interpretación profética iconCharla con olga orozco sobre las claves de la poesia

I. las claves para la interpretación profética iconProceso de organización e interpretación de la información que provee...






© 2015
contactos
l.exam-10.com