Niebla. (Miguel de Unamuno)






descargar 32.83 Kb.
títuloNiebla. (Miguel de Unamuno)
fecha de publicación29.06.2015
tamaño32.83 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Historia > Documentos
NIEBLA. (Miguel de Unamuno)

(Bilbao, 1864 - Salamanca, 1936) Escritor, poeta y filósofo español, principal exponente de la Generación del 98.

Entre 1880 y 1884 estudió filosofía y letras en la universidad de Madrid, época durante la cual leyó a T. Carlyle, Herber Spencer, Friedrich Hegel y Karl Marx. Se doctoró con la tesis Crítica del problema sobre el origen y prehistoria de la raza vasca, y poco después accedió a la cátedra de lengua y literatura griega en la universidad de Salamanca, en la que desde 1901 fue rector y catedrático de historia de la lengua castellana.

Inicialmente sus preocupaciones intelectuales se centraron en las cuestiones éticas y los móviles de su fe. Desde el principio trató de articular su pensamiento sobre la base de la dialéctica hegeliana y más tarde acabó buscando en las dispares intuiciones filosóficas de Spencer, Sören Kierkegaard, W. James y H. Bergson, entre otros, vías de salida a su crisis religiosa.

Sin embargo, las contradicciones personales y las paradojas que afloraban en su pensamiento actuaron impidiendo el desarrollo de un sistema coherente, de modo que hubo de recurrir a la literatura, en tanto que expresión de la intimidad, para resolver algunos aspectos de la realidad de su yo. Esa angustia personal y su idea básica de entender al hombre como "ente de carne y hueso", y la vida como un fin en sí mismo se proyectaron en obras como En torno al casticismo (1895), Mi religión y otros ensayos (1910), Soliloquios y conversaciones (1911) o Del sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos (1913).

El primero de los libros fue en realidad un conjunto de cinco ensayos en torno al "alma castellana", en los que opuso al tradicionalismo la "búsqueda de la tradición eterna del presente", y defendió el concepto de "intrahistoria" latente en el seno del pueblo frente al concepto oficial de historia. Según propuso entonces, la solución de muchos de los males que aquejaban a España era su "europeización".

Sin embargo, estas obras no parecían abarcar, desde su punto de vista, aspectos íntimos que formaban parte de la realidad vivencial. De aquí que literaturizase su pensamiento primero a través de un importante ensayo sobre dos personajes clave de la literatura universal en la Vida de don Quijote y Sancho (1905), obra en la que, por otra parte y en flagrante contradicción con la tesis europeísta defendida en libros anteriores, proponía "españolizar Europa". Al mismo tiempo, apuntó que la relación entre ambos personajes cervantinos simbolizaba la tensión existente entre ficción y realidad, locura y razón, que constituye la unidad de la vida y la común aspiración a la inmortalidad.

El siguiente paso fue la literaturización de su experiencia personal a fin de dilucidar la oposición entre la afirmación individual y la necesidad de una ética social. El dilema planteado entre lo individual y lo colectivo, entre lo mutable y lo inmutable, el espíritu y el intelecto, fue interpretado por él como punto de partida de una regeneración moral y cívica de la sociedad española. Él mismo se tomó como referencia de sus obsesiones del hombre como individuo. "Hablo de mí porque es el hombre que tengo más cerca."

Su narrativa progresó desde sus novelas primerizas Paz en la guerra (1897), y Amor y pedagogía (1902) hasta la madura La tía Tula (1921). Pero entre ellas escribió Niebla (1914), Abel Sánchez (1917), y sobre todo Tres novelas ejemplares y un prólogo (1920), libro que ha sido considerado por algunos críticos como autobiográfico, si bien no tiene que ver con hechos de su vida, sino con su biografía espiritual y su visión esencial de la realidad: con la afirmación de su identidad individual y la búsqueda de los elementos vinculantes que fundamentan las relaciones humanas.

En ese sentido, sus personajes son problemáticos y víctimas del conflicto surgido de las fuertes tensiones entre sus pasiones, y los hábitos y costumbres sociales que regulan sus comportamientos y marcan las distancias entre la libertad y el destino, la imaginación y la conciencia.


1

Quedóse un momento parado en esa actitud estatuaria y augusta.

Que infunde respeto y veneración. Respetable, venerable, honorable.

2

En eso pasó por la calle no un perro, sino una garrida moza, y tras de sus ojos se fue.

Apuesta, lozana, hermosa, robusta, gallarda.

3

Almorzó con fruición su almuerzo de todos los días, un par de huevos fritos…

Gozo, placer intenso.

4

Esta misma mañana, bajo la dulce llovizna del cielo, cruzó usted, aparición fortuita.

Casual, no programado. Imprevisto.

5

Cruzaba la nube, águila refulgente, con las poderosas alas perladas

Que resplandece. Brillante.

6

Todos somos expósitos, Domingo. Trae leche.

Niño recién nacido abandonado que son confiados a un establecimiento benéfico. Desamparado.

7

Escudriñó con los ojos y acabó por descubrir un pobre cachorrillo de perro.

 Examinar, indagar y averiguar algo con cuidado y atención:

8

Y a lo sumo el bable para hablar con las criadas que no son racionales.

Idioma asturiano.

9

Mira Orfeo, las lizas, mira la urdimbre. Mira como la trama va y viene con la lanzadera.

 Conjunto de hilos que se colocan en el telar longitudinal y paralelamente para formar un tejido. Tramar, conspiración, maniobra.

10

Olvidado de sí. Absorto en la misteriosa luz espiritual que aquellos ojos irradiaba.

Admirado, pasmado, ensimismado

11

Me encocora. Y, a la verdad, ¿por qué no he de decírtelo?

Fastidiar, incomodar, molestar con exceso.

Enojar, fastidiar, irritar, molestar, incordiar, jorobar.

12

De pie frente a él, le miraba con una socarrona sonrisa.

Persona que se burla con disimulo e ironía. Burlón, irónico.

13

La inteligencia de S. Paparrigópulos era clara, sobre todo, clara, de una transparencia maravillosa, sin nubosidades, ni embolismos de ninguna especie.

Obstrucción.

14

Le ofrecí una ayuda pecuniaria, lo que de mi fortuna necesitase.

Dinero de que dispone una persona.

15

Pero dime ¿dónde está el enjullo a que se arrolla la tela de nuestra existencia, dónde?

Madero del telar donde se va enrollando la urdimbre.

16

Pero, hombre- le arguyó su mujer-¿cómo se compadece eso de Dios con el anarquismo?

Sacar en claro, deducir como consecuencia natural.

17

Mi anarquismo, mujer, me lo has oído otras mil veces, es místico. Dios no manda como mandan los hombres.

Doctrina política y social que preconiza la completa libertad del individuo, la abolición del Estado y la supresión de la propiedad privada:

18

Y al recibir en el dorso de la mano el frescor del lento orvallo, frunció el entrecejo.

 Lluvia muy fina y constante.

19

La manía de viajar viene de topofobia y no de filotopía; el que viaja mucho va huyendo de cada lugar que deja.

 La gente viaja porque odia el lugar donde se encuentra, no porque ame el lugar adonde se dirige.

20

En las vicisitudes de la suerte, alimento para su tristeza o alegría nativas.

Circunstancia cambiante. Acontecimiento, suceso.

21

O se le imponen los agonistas, sus supuestas criaturas

Un agonista es lo opuesto a un antagonista en el sentido de que mientras un antagonista también se une a un receptor, no solamente no lo activa sino en realidad bloquea su activación por los agonistas.

22

¡Cuán otros que esos presos de apabullante ramplonería que andan preocupados de lo que llaman la verosimilitud!

Falta de interés de una cosa por aburrida, común o corriente

23

Esto es la tesis, Augusto amigo, según tú, filósofo conspicuo, me has enseñado

Famoso, ilustre, insigne, notable, renombrado, reputado

24

…rebosando íntimo arregosto de vivir.

Gusto, afición, costumbre, hábito, tendencia, gustillo, inclinación, afecto, deseo, placer

25

Carezco de eso que los psicólogos llaman libre albedrío

Potestad de obrar por reflexión y elección.

Arbitrio, decisión, voluntad, potestad, libertad

26

Estoy verdaderamente asombrado de lo profunda y cándida que es ésta.

Sencillo, ingenuo, sin malicia ni doblez.

Ingenuo, inocente, candoroso, crédulo, sencillo, franco, simple, sincero

27

Donde andaban

podridas de puro manoseadas y hediendo a ramplonería ambiente

Vulgaridad, simpleza, falta de calidad.

Ordinariez, vulgaridad, zafiedad, chabacanería

28

Don Miguel tiene la preocupación del bufo trágico

De un tipo de ópera cómica italiana del siglo XVIII. Grotesco, cómico, chirigotero, bufonesco, burlesco, ridículo, payaso, histrión, bufón, caricato.

29

¿Casarme yo, a mis años, y por tercera vez, con ese carcamal?

Anticuada, vieja y achacosa

30

y le acariciaba el cuello ensortijándose en uno de sus dedos un rizo de la nuca de la muchacha.

Rizar, encrespar una cosa, especialmente el pelo

31

No pueden pedirse gollerías ni canguingos.

Manjar exquisito y delicado.

32

En el cuchitril aquel de la

portería

Habitación pequeña y sucia.

33

¡Todos personas, todos caretas, todos cómicos!

Caras, rostros.

34

«El amor es un éxtasis; nos saca de nosotros mismos.»

Estado del alma enteramente embargada por un intenso sentimiento de admiración, alegría

35

…en que vivía Eugenia, y apareció una señora enjuta y cana con una jaula en la mano.

Muy delgada, flaca.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconNiebla miguel de Unamuno prólogo

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconMiguel de Unamuno niebla prólogo

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconAlgunas reflexiones críticas sobre Niebla de Unamuno (Mario J. Valdés)

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconMiguel de unamuno

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconAutor: Miguel e Unamuno (español)

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconUnamuno, miguel ( 1864-Salamanca, 1936)

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconMiguel de Unamuno del sentimiento trágico de la vida

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconAmable sale en la mañana fresca y llena de niebla. La niebla moja...

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconSe empeña don Miguel de Unamuno en que ponga yo un prólogo a este...

Niebla. (Miguel de Unamuno) iconEl modernismo y la generación del 98
«Azorín». Tradicionalmente se suman a esta nómina Miguel de Unamuno, Antonio Machado y Valle-Inclán, aunque hoy se tiende a excluir...






© 2015
contactos
l.exam-10.com