Apuntes sobre Virgilio Dávila






descargar 13.4 Kb.
títuloApuntes sobre Virgilio Dávila
fecha de publicación23.09.2015
tamaño13.4 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Química > Documentos
Apuntes sobre Virgilio Dávila

La obra poética de Virgilio Dávila puede parecer rezagada, carente de brillantez estilística y de una opacidad lírica que desentona en el conjunto de la poesía hispanoamericana, que ya ha alcanzado en este momento (1903-1917) su plenitud: las corrientes modernista y postmodernista han abonado un lirismo de estética y profundidad evidentes. En Puerto Rico, nuestros escritores se lanzan al cultivo de una poesía de temática y tono civil en la que impera la búsqueda y defensa de nuestros valores frente a la proximidad de una cultura diferente.

Virgilio Dávila continúa con este mismo propósito y en su poesía llana y sencilla, casi objetiva, nos va creando una imagen clara de lo puertorriqueño: la tierra, el paisaje, las costumbres, el hombre y de todo aquello que nos va inculcando un acendrado amor hacia lo nuestro. No obstante, cabe señalar que Virgilio Dávila se familiarizó con la nueva poesía en boga; y aunque desdeña la aparente superficialidad de la poesía modernista y se defiende de los temas exóticos y de lo novedoso en ritmos y metros, estructurando su poesía en formas y ritmos tradicionales; no dejan de aparecer en ella rasgos del nuevo impulso literario, tales como el uso del soneto en alejandrino, el tono sensual y erótico y algunos vocablos que revelan la nueva sensibilidad.

Otro elemento de la modalidad modernista presente en su obra es la nota de alegría y aliento de optimismo vital. Ese tono eufórico cumple cabalmente al propósito en su poesía de asentar un entusiasmo que lleva al encuentro amoroso de la patria. En sus poemas hay un júbilo que sugiere el canto. De hecho, muchas de sus poesías, con música del bayamonés Braulio Dueño Colón, se cantaron en nuestras escuelas alentando ese fervor patriótico que moduló un sentimiento puertorriqueño necesario frente a la situación de confusión espiritual de la época.

Otro aspecto, acaso el más valioso por su permanencia en el tiempo, es la nota de humor con que recrea costumbres y tipos de la tierra; humor fino que nace de la observación limpia y alegre de la realidad. Con él nos da una visión fresca, placentera de ese Puerto Rico de antes, que va gestando una personalidad en lindes de lo rural y lo urbano, que hoy se nos va ahogando en la excesiva urbanidad moderna.

Virgilio fue maestro en sentido de vocación firme y líder en empresas culturales. Tres pueblos típicos del Puerto Rico de la última mitad del siglo XIX fueron el ambiente permanente en la vida de Virgilio Dávila: Toa Baja (infancia), Bayamón (niñez y adolescencia) y Gurabo (juventud). Finalmente, Bayamón recoge sus años maduros. Estos tres pueblos le ofrecen experiencias de la tierra, del amor, de la amistad, de la belleza, del dolor.

La soltura y la perfección del ritmo y la rima nos hace suponer que Virgilio Dávila compone un octosílabo o una décima a cuanta cosa ve. Va creciendo en él, junto con la habilidad, el orgullo de lograr en versos bien medidos la descripción cabal y objetiva de lo que observa y siente. Aprendió a pintar lo que veía con ojos parnasianos. Busca un contacto directo con la vida y el paisaje y sencillamente hace poesía de lo que capta a su alrededor- cosas y situaciones- sin considerar unos objetos más poéticos que otros. Con gran dominio de la síntesis logra impresiones de gran plasticidad, de penetración psicológica muchas veces, y define con pincelazos gráficos que sorprenden dentro de ese encasillado formal, clásico de sus estrofas.

Ese afán didáctico tan presente en Virgilio Dávila que casi sacrifica lo poético en un empeño constante de moralizar. Virgilio es de igual modo poeta y maestro; enseñar es para él razón y sentido de su hacer. El carácter fuertemente nativista, criollista de la poesía de Dávila puede tener su origen en el impulso general que en Hispanoamérica ya se venía sintiendo desde que Andrés Bello hace un llamado a la poesía para que se preste a cantar lo nuestro, originándose desde entonces un afán en nuestra literatura de buscarle identidad artística al paisaje y al hombre americano; actitud que culmina en el criollismo. Encontramos en el criollismo el logro definitivo de una producción literaria auténticamente hispanoamericana. Tan americanos son los elementos -hombre, paisaje y naturaleza- como las vivencias espirituales y los medios expresivos con que se crea.

A Virgilio Dávila le vemos adelantándose, a pesar de su reclamada independencia, por los senderos del modernismo: enriquece en fuerza sensorial y ornamental sus descripciones, ensaya una variedad de acentos rítmicos, y estructura combinaciones métricas y los asuntos ganan en su concepción estética, como en Aromas del terruño y Pueblito de antes. Dávila se aferró a una poesía sencilla, descriptiva, de pura intención criollista hasta convertirse, como afirma Enrique Laguerre, en “nuestro mejor representante de la poesía sencilla, regionalista, con anécdota”.

Bien puede la situación particular de Puerto Rico, despertar en el poeta la necesidad de asignarle a su poesía el destino de llevarnos al encuentro con nuestro patrimonio. Virgilio compromete toda su poesía a este propósito, aunque se le acuse de exagerado regionalismo y localismo. El nativismo del autor es esencialmente jibarista, campesino y se recrea entre lo auténtico y lo meramente pintoresco. Evade el habla pura del jíbaro y le da un barniz culto a la presentación, pero sin llegar a la estilización puramente estética que le darán Luis Lloréns Torres y Francisco Manrique Cabrera.

La obra poética de Virgilio Dávila aparece publicada por primera vez en cinco libros: Patria (1903), Viviendo y amando (1912), Aromas del terruño (1916), Pueblito de antes y Un libro para mis nietos (1928). Los títulos de estos cinco libros apuntan concreciones reales y nos revelan ya de antemano el carácter descriptivo, realista y objetivo del mundo poético del autor.

Viviendo y amando: Se compone de 64 poemas, la mayor parte de los cuales están escritos en rima de redondilla y preferentemente en consonante. Del total, 48 son sonetos: dos compuestos en versos alejandrinos, uno en dodecasílabo y uno en eneasílabo. Puede notarse su aferramiento a las formas clásicas y la fijación inalterable del ritmo que rigió en casi toda su poesía. La temática de este libro no varía de la temática general en la lírica puertorriqueña de esta época: amor, patria, Dios, paisaje; pero predomina el tema amoroso en su aspecto sensual erótico. El tema de Dios es superficial y revela un catolicismo de corteza, de poca hondura espiritual. El tema de la patria aparece en este libro unido al tema de la lengua, al de la ausencia de la libertad, al de poesía como arma de defensa y el tema del llamado a la libertad. El amor es aquí esencialmente fuerza erótica en la contemplación y admiración de la mujer amada y en el impulso de sensualidad amorosa.

Aromas del terruño: Este libro, junto a Pueblito de antes recogen la poesía más representativa de Virgilio Dávila y son por esto sus mejores libros. Tienen mayor unidad temática, unidad de composición, pero ante todo, representan lo más auténticamente criollista en nuestra poesía, donde abundan más las sensaciones visuales que las olfativas. El libro contiene tres partes. Abre el poemario con doce poesías sobre el mismo tema de la tierra, expresado en variantes sobre el jíbaro: sus faenas, tradiciones, sentimientos y el llamado del terruño. Aquí aparece La tierruca, considerado casi himno nacional y que es una contemplación idílica de nuestra patria. El diminutivo tierruca revela no solamente el amor hondo y la aceptación cariñosa de su pequeñez, sino también esa su presencia suave y tierna, femenina.

Cinco poemas: Los Reyes, Amor criollo, Para el tiple, El jíbaro y Al sol, son voces del jíbaro que nos dicen de su alegría, de su querencia por la tierra y la criolla, del orgullo de su cepa y del entusiasmo vital de hombre conforme con su rincón y con su suerte.

La segunda parte se titula Sonetos de la campiña y es, a nuestro juicio, lo mejor del libro. No todos los poemas de esta sección son sonetos, pero es en esos sonetos en que se nota la gran fuerza plástica con que el poeta logra hacer unos bocetos, con trazos seguros y esquemáticos de los objetos y seres que le rodean. Las imágenes son eminentemente parnasianas, dibujadas con gran acierto interpretativo.

Cierra el libro con Variaciones de temas distintos, en donde hay poesía de ocasión, pero siguen apareciendo poemas sobre los elementos del paisaje.

Pueblito de antes: Treinta y cuatro sonetos en alejandrinos constituyen la armazón física y espiritual de este Pueblito de antes. Virgilio Dávila nos da en este poemario, en unidad temática y formal, el logro definitivo de lo que de artista y poeta había en él. Quería recoger en un puñado de versos parejos, los perfiles (seres y cosas) de aquel rincón, su mundo. Aquí, en este Pueblito de antes basta el vivir cotidiano- desde la intriguilla política hasta el “deambuleo” de la jeringa de Minga- para llenar el ancho espacio de la conciencia que aún espera, porque no ha perdido del todo la fe y la esperanza.

En este retablo de Virgilio Dávila, los tipos son de esencia hispánica. Así son: el cura, el alcalde, el barbero, el boticario y “amas y sobrinas” que forman el “cabildeo” en una esquina cualquiera al regresar de misa.

Los motivos que trabaja Virgilio Dávila en este libro son suficientes y eficaces en la creación del ambiente y la atmósfera: personajes, fiestas, costumbres, instituciones, entretenimientos, anécdotas y momentos de la vida cotidiana.

Queremos destacar el extraordinario valor didáctico, aprovechable en la formación de nuestros niños, en toda la obra de Virgilio Dávila. Escribió con sencillez, diáfanamente, como lo es todo acto de enseñanza. Las nuevas generaciones de puertorriqueños tienen mucho que aprender de este “poeta de antes”.

Benjamín Martínez López

Editado por Dennis C. Villanueva Díaz

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconDatos biográficos de Virgilio Dávila Cabrera

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconApuntes sobre problemas de la transición

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconApuntes sobre el quijote (temas 13 y 14)

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconÍndice apuntes sobre el guión

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconEnsayos literarios. Apuntes sobre el amor

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconBreves apuntes sobre la literatura ecuatoriana

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconAlgunos apuntes de interés sobre Rafael Pombo

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconLa espiritualidad ignaciana, es laical Apuntes sobre “ignacianidad1”

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconApuntes jurídicos sobre el derecho de superficie forestal

Apuntes sobre Virgilio Dávila iconBreves apuntes sobre la responsabilidad del escribano y rematador






© 2015
contactos
l.exam-10.com