Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana






descargar 57.45 Kb.
títuloBlog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana
página1/3
fecha de publicación09.04.2017
tamaño57.45 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Finanzas > Documentos
  1   2   3


BLOG “RURAL PERO MUY RURAL”; PASEO POR EL CAMPO DE CRIPTANA

Día 9 de octubre (viernes)

Tenemos un nuevo dilema para el próximo viaje ¿donde podremos ir?, siempre hacemos caso a los puntos cardinales, en invierno al sur y en verano al norte, pero estamos ya en otoño aunque los termómetros nos engañen pues indican temperaturas más propias de verano, ¿y en otoño donde vamos? pues al centro, como dicen mis hijos “Castilla La Mancha”.

La verdad que llevo varios meses apuntado a la kedada que han organizado gente independiente que han publicitado en la página de internet: www.webcampista.com , le habían dado un nombre muy rimbombante “Webcampada Tierra de Gigantes” se oferta 3 días de aparcamiento con luz más las visitas a El Toboso y Campo de Criptana por 60 euros, (incluye desayuno 2 días con chocolate y porras) precio más que justificado para unos tiempos de crisis.

Salimos de Madrid bien entrada la tarde con el miedo en el cuerpo de encontrarnos ante una gran tapón (parece que esta vez acertamos). Cogemos la autopista radial-4 que nos pondrá en la ruta pasado Ocaña, allí mismo sale una desviación a la autopista de peaje AP-36 (6,5 euros); abandonamos la autopista a la altura de Quintanar de la Orden por la comarcal CM-310; pasamos por el pueblo Miguel Esteban donde nos anuncian que estamos en plena “Ruta del Quijote”; un kilómetro antes de llegar sobre un promontorio ya despunta el aparcamiento lleno de caravanas, autocaravanas y alguna tienda de campaña; poco a poco la visión es más nítida y no damos crédito ante nuestros ojos, estamos ante un escenario inédito: decenas de vehículos y personas se mueven con tal naturalidad que parecen que llevan instalados permanentemente durante meses, no es posible esa imagen en unas pocas horas. La policía municipal de la localidad patrulla la zona para servir de protección, parece no importarles lo que en otros municipios tanto les molesta: mesas desplegadas, sillas abiertas, calzos, toldos, ventanas y claraboyas desplegadas, que diferente es la percepción de las cosas dependiendo desde el punto de vista con el que se mire. En otro lugar hubiera servido para la intervención inmediata del Seprona, los Agentes Medioambientales, la Guardería Fluvial, o los propios Policías Locales, aquí es bien recibido este evento, me imagino que por encontrarse el camping más cercano a 79 kilómetros y el estar fuera de su área de influencia todo ha sido mucho más fácil, de otra forma dudo muy mucho que hubieran permitido esta celebración. La organización, enseguida nos indican nuestro sitio y nos dan los billetes como si se tratase de una verdadera agencia de viajes, las coordenadas de la explanada corresponden con N 39º 26' 37'' // W 03º 08' 20''. Los organizadores se acercan a conocernos y darnos el programa definitivo de las actividades y todas las posibilidades que nos ofrece la zona.

Estamos ante un marco sin igual, me acerco para ver el exterior de la ermita del Santuario del Santísimo Cristo de Villanos y me encuentro una fachada muy restaurada con fabrica de piedra calizas, la entrada al templo se abre por un porche que trata de imitar la entrada de un templo románico, en el lateral izquierdo una inmensa balconada que pudiera parecerse a la casa consistorial de un recio pueblo castellano-manchego. Todo lo que veo es de obra reciente parece tan cuidado e inmaculado que me atrapa para saber como ha llegado hasta nuestro días este lugar, seguramente ha sido objeto de un expolio como consecuencia de las distintas guerras de los últimos siglos.

La temperatura de la tarde-noche es perfecta y se repetirá durante todo el fin de semana, parece que el verano no acaba y podemos hacer vida fuera de nuestro vehículos, lo que a la postre, seguro, redundará con el éxito de la concentración.
Día 10 de octubre (sábado)
A los 8 de la mañana “Pipipiiií, pii, piiiii… Pipipiiií, pii, piiiii…” ( onomatopeya del despertador); buenos días tenemos que cumplir con el programa de actos, espeto a los integrantes.

A las 8,45 de la mañana ¡piiii!, ¡piiii!, ¡piiii!, ¡piiii! (onomatopeya del claxon); buenas días soy el panadero, espeto a los clientes. Se ha trasladado 3 Km. desde el pueblo para servir el pan de leña a los compañeros de la kedada, lleva un olor que hace años había abandonado, las piezas que nos ofrecen dista mucho de las habituales en las grandes capitales, se me van los ojos con la hogaza de pan clásica de los pueblos que era elaborada para ser consumida en cinco días, le indicamos que mañana nos traiga un buen repertorio de dulces que al parecer elabora. Me gusta la idea de ver la cara de felicidad del panadero como poco a poco va vendiendo la furgoneta completa de pan, esto demuestra que somos agradecidos con nuestros ciudadanos que amablemente nos acogen en este mundo rural.

A las 9,00 horas sin tiempo para nada nos acercamos hasta el comedor donde se esta celebrando la primera chocolatada. Las porras se extienden como juncos por las mesas y el chocolate vuela de mano en mano para degustación de los asistentes.

Alas 10,00 horas iniciamos la visita, partimos en dirección El Toboso a donde llegamos en breves instantes pues esta muy cerca y bien comunicado, aparcamos en la entrada al pueblo y enseguida inundamos el pueblo de un turismo masivo y muy diferente al que acostumbran a tener, imagino que para asombro de los vecinos del pueblo, por sus ojos de curiosidad parecen aprobar esta temprana invasión.

El parking para autocaravanas en El Toboso las coordenadas GPS corresponden con: N 39º30’41.46 // W 2º59’35.51. Se halla situado entre las calles de los Mártires y Sanz del Río. Es un sitio ideal para pernoctar y visitar la villa porque se encuentra muy cerca de la plaza Mayor y la Oficina de Turismo.

El parking carece de todo tipo de servicios para las autocaravanas, excepto algunos cubos para los residuos sólidos.

Entramos sin darnos cuenta en el corazón de La Mancha toledana el nombre de El Toboso le viene dado por la cantidad de tobas o cardos que en su municipio había, constituye sin dudarlo la meca de Cervantes donde sitúa el mejor escritor en castellano a uno de sus personajes de la obra de Don Quijote, Aldonza Lorenzo fue más conocida por su apelativo por Dulcinea del Toboso, ella se creía princesa aunque era un hija de un aldeano.

Primeramente visitamos la Casa de Dulcinea, se trata de una casa de hidalgos de aquella la época, pertenecía a la familia de Ana Zarzo, se cree que en esta mujer se inspiro Cervantes en su ilustre novela.

El palacio se construyó en el siglo XVI con una planta rectangular a dos alturas, la portada adintelada de piedra que se encuentra rematada con una cornisa, dos escudos y un torreón. La construcción es en mampostería de piedra excepto en las esquinas que es de fábrica de piedra, en el segundo piso esta revocado con mortero de cal color blanco. En el interior corresponde con la estructura típica manchega con una amplia cocina cuarto de estar, la siguiente estancia es el lugar donde se guardaban las existencias de alimentación con amplias tinajas para conservar el vino. En el segundo piso, destaca sus mobiliario que corresponde con un verdadero palacio rústico, sus bargueños, sus bancos con serrajes de piel, en sus paredes cuelgan discretos lienzos con evocaciones cristianas, las habitaciones de descanso se decora con tapices de estilo castellano; la habitación principal destaca una magnifica talla de Jesucristo en la cruz y la mesa de trabajo del dueño. En el patio, la estancia que alberga destaca el molino de piedra con su tolva, en el exterior, se amontonan los aperos de labranza y una imponente prensa de aceita con una viga de más de 15 metros de una sola pieza.

Continuamos nuestra visita hasta alcanzar la plaza mayor donde se encuentra el monumento a Dulcinea y El Quijote de estilo modernista. La plaza destaca por su tamaño y su estilo típicamente manchego.

La plaza de Juan Carlos I esta presidida por la Iglesia de San Antonio Abad de estilo gótico tardío o también llamado isabelino, en el extremo destaca su torre de tres cuerpos rematados con una balaustrada de piedra terminada con bolas, la portada es de estilo renacentista, esta construida con una mezcla, dependiendo de los tramos, en mampostería de piedra caliza y fabrica de piedra, entre sus canteros destaca el maestro Juanes de Santiago. El interior esta construido con una planta dividida en tres naves, sujetas con unas imponentes columnas circulares que soportan la bóveda de crucería. En el siglo XVII se amplio el templo, fue añadido el coro dejándose los arcos de piedra sin terminar y sustituyéndose por un alfarje de madera, además se añadieron las capillas laterales con sus respectivos retablos. Algunas de ellas son verdaderas obras de arte como la capilla llamada de los Hierros, donde se encuentra una magnifica talla de San Agustín obra de la escuela castellana del siglo XVII.

Seguimos hasta el Museo Cervantino, donde se presenta la obra “El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha”, desde principios del siglo XX los alcaldes de la ciudad se dedican a coleccionar distintas ediciones de la obra de Cervantes. Fue en 1927 cuando el regidor Jaime Martínez-Pantoja Morales se dirigió a todas las embajadas acreditadas en España para pedir una copia de cada país firmada por el propio embajador, muchos de los embajadores correspondieron enviando una copia con la dedicatoria de la embajada y de los primeros mandatarios de sus países respectivos.

Con posterioridad los distintos regidores fueron ampliando sus fondos con ediciones curiosas y descatalogadas, convirtiéndose en el gran museo dedicado a mostrar la obra más importante escrita en castellano.

Se muestran ediciones en todas las lenguas y dialectos hispánicos. Destaca una edición en letra gótica publicada en Berlín en 1853, la primera edición de Juan de la Cuesta de 1605 donde se conserva un facsímil, también otras ediciones destacadas por sus ilustraciones, entre ellas están las de Saura, Chiaki Horokoshi, Gustavo Doré, Salvador Dalí, Tusell, W. Hearth Robinson y Segrelles

Seguimos nuestra peregrinación hasta el Rincón de la Clarisas, la llegada a una bonita plaza muy intimista donde las sombras de los árboles y el agua procedente de una bonita fuente se unen para producir sentimientos de reposo y paz.

Siempre que llego a un Convento como en este caso el de la Franciscanas Clarisas tengo la sensación de impotencia al ver una puerta que no se puede flanquear para preservar la intimidad de sus moradores, siento no poder ver la cantidad de tesoros que seguro tienen en su interior.

El edificio tiene varias portadas correspondientes a diferentes épocas y estilos, aunque la principal es del siglo XVI, correspondía con la mayor época de esplendor económico de la comarca. Su fachada exterior compuesta de mampostería de estilo renacentista, donde sobresalen sendos contrafuertes sobre la fachada principal.

Damos un vuelta por la ciudad en busca de un supermercado, allí podemos contemplar las típicas casas manchegas, ahora felizmente rehabilitadas, poseen grandes portalones para la entrada de los grandes carruajes y aperos para labranza. Las fachadas son de un blanco puro que pierde la monotonía en el azul añil, en la parte superior destaca una cornisa de tejas para evitar la caída del agua sobre los ligeros muros de adobe.

Por la tarde nos acercamos hasta el pueblo Belmonte, población situada en la Mancha Alta, dentro de la ruta de Don Quijote. Se dio a conocer al mundo por ser el lugar donde nació Fray Luis de León en 1527, uno de los mayores humanistas que ha dado España, fue condenado a la cárcel por la Inquisición por hacer una traducción de la Biblia a la lengua vulgar.

Subimos hasta la parte alta del castillo siguiendo los consejos de unos amables ciudadanos que nos indicaron el camino evitando el paso por las intrincadas calles del centro de la población. Una vez en el Cerro de San Cristóbal dispone de un parking para la visita al castillo, estamos ante un buen sitio para pernoctar y muy recomendable en futuros viajes.

El Castillo de Belmonte fue mandado construir por Juan Pacheco, Marques de Villena y Señor de Belmonte, su forma de la planta es un gran triángulo, compuesta por tres cuerpos rectangulares adosados por los vértices, tiene dos portadas, una, sobre el cerro de estilo gótico trilobulada situada frente a la torre del homenaje y balaustres laterales, y la otra se abre hacia el pueblo. La muralla que alberga a una parte del pueblo dispone de varias puertas y torreones. Del antiguo recinto amurallado que rodeaba la población, sólo quedan en la actualidad dos tramos en perfecto estado que bajan desde lo alto del cerro hasta la población, así como cuatro puertas de las cinco que tuvo en sus comienzos.

La historia del Castillo de Belmonte esta ligada a doña Juana, con el sobrenombre de la Beltraneja, era la hija de Enrique IV y protagonista de los enfrentamientos políticos que sufrió Castilla en el siglo XV y que desembocaron en la coronación de la reina Isabel I “La Católica”. Se da su nombre a una de las puertas del castillo, por donde ella huyó para evitar una muerte segura.

El interior del castillo destaca su estancia palaciega, donde sobresalen los artesonados de las galerías, escaleras y salones, son muy destacado por considerarse de lo mejor elaborado en edificios civiles. Policromados todos ellos, se recrean de colores azules, amarillos y rojos, alternando con los pardos y tonos naturales de la madera de pino. Los motivos de los artesonados son sorprendentes, nacidos todos de la rica imaginación de los artesanos mudéjares: casetones cuadriformes, alternando con modelos geométricos estrellados y otros fragmentos compuestos de redes y cruces con una rica decoración floral. Las tirantas están apoyadas en ménsulas bellamente decoradas. En otras salas aparecen célebres pinjantes o mocárabes suspendidos en los centros de ricos rosetones. Los arcos tienen una decoración neogótica con decoración de yeserías de inspiración también mudéjar. Las chimeneas de las habitaciones son de estilo gótico. La más lujosa corresponde con la llamada del Marqués. Se restauración fue acometida en el siglo XIX por Eugenia de Montijo, tras la muerte de su marido Napoleón III, para servir de refugio a la emperatriz.

En estos momentos el castillo se encuentra en proceso de rehabilitación total, esta cerrado a las visitas.

De regreso al pueblo, dejamos nuestras pesadas y voluminosas ACs, aparcadas en la calle de Santa Quiteria para adentrarnos intramuros a través de la Puerta de Quinchilla, situada entre dos torreones de la muralla, encima tiene una cornisa de gárgolas sobre la puerta con un ventanal más pequeño, se sigue utilizando como acceso natural a la ciudad.

Llegamos a la antigua plaza del Pilar, hoy llamada plaza de Enrique Fernández, en un lateral tiene un inmenso abrevadero de ganado. Es un espacio abierto, se encuentra la típica plaza para la venta de ganado, con un espacio arbolado central, limitada al oeste por el convento de los Trinitarios. La edificación del entorno dispone de gran homogeneidad y de baja altura con edificios mezclados de sillarejos y mampostería de piedra caliza, en el centro de la plaza se alza la fuente con un gran pilón rectangular rematado con un frontón triangular, construida por los marqueses de Villena.

En la calle de Lucas Parra se encuentra el Convento de los Trinitarios, fue iniciada su construcción entre el siglo XVI y XVII, el conjunto esta formado por la iglesia y el convento. La iglesia de estilo barroco con planta de cruz latina, con crucero y cinco cuerpos de nave, cubiertos por bóveda de cañón con lunetos, excepto el crucero, cubierto con cúpula de media naranja sobre pechinas con linterna que ilumina el conjunto. El convento se encuentra adosado a la iglesia por su lado sur, tiene un claustro cuadrado de tres plantas, fue fundado por Juan Pacheco en el año 1472.

Subimos por empinadas calles hasta la parte más alta de la ciudad que compite en su ubicación con el castillo, se trata de la iglesia colegial de San Bartolomé. Fue construida por orden del marques de Villena para que sirviese para su futuro enterramiento, aunque después de su muerte se enterraron junto con su esposa en el monasterio de “El Parral” (Segovia).

Exteriormente la iglesia fue construida con una mezcla de sillarejos, sillares y mampostería con piedras de la zona. En un extremo de la iglesia se levanta la torre de la campana, construida en mampostería en tres alturas. El interior, construido como una pequeña catedral donde la planta se divide en tres naves y ábside poligonal. El ábside tiene siete gajos con dos huecos de arcos ojivales que dan luz al altar, en los laterales se levantan trece capillas laterales repletas de bellas obras de arte, así como la sacristía y la sala capitular. El Altar Mayor es la parte más destacada de la iglesia con su magnifico retablo de estilo barroco del siglo XVII construido por Hernando de Espinosa. El baptisterio se encuentra aún la pila bautismal en el que se bautizo Fray Luis de León. Además de los sepulcros de los familiares del Marques de Villena. El coro destaca su magnifica sillería labrada por Egas Cueman en 1454 esculpida con historias de la Biblia, fue construida primeramente para la catedral de Cuenca, siendo posteriormente trasladada aquí, ocupando en la catedral una de inferior detalla artístico. La capilla dedica a los Gómez de León fue construida por Diego de Tiedra; la capilla de la Purificación es una obra de Esteban Jinete, su rejería obra de Juan Francés.

Aquí damos por concluido nuestro paseo por esta bonita ciudad y partimos de regreso a Campo de Criptana, hacemos una pequeña parada para ver atardecer en Mota del Cuervo, llamada “El Balcón de la Mancha”, se encuentra situado en el limite de Cuenca con su vecina provincia de Ciudad Real, y es un punto estratégico de comunicación.

Accedemos a un farallón que domina toda la ciudad donde se encuentra un importante conjunto de molinos de viento. Esta constituido por siete molinos perfectamente alineados de los 23 que en su día llego a tener, situados en las afueras del pueblo, con nombres como El Gigante o el Zurdo.  Al estar a 5 Km. de El Toboso, se cree que éstos pudieron ser los famosos "gigantes" contra los que lucho Don Quijote de la Mancha.

Los molinos tienen forma cilíndrica en los muros, encalados en blanco, con las únicas aberturas de la puerta y unos pequeños ventanales cuadrados salpicados de forma irregular por sus paredes, normalmente suman unos doce.

La cubierta tiene una estructura cónica, de madera, de donde sale un cuerpo prismático que sirve de soporte al eje de las aspas, y en su lado opuesto, un largo tronco de madera sirve para orientar las aspas en la dirección del viento, su principal uso es para moler grano.

Tan sólo uno tiene raíces de autenticidad y muele un día cada mes, puesto que los demás se reconstruyeron últimamente, aunque con destino cultural y artístico.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana iconLa pac en el horizonte 2020 Implementación de la Política de Desarrollo...

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana iconBlog del viaje “entre el granito y el ladrillo” un paseo por ávila y arévalo, por A. López

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana iconPrograma tic rural de fia

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana iconU niversidade federal rural de pernambuco

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana iconEducadores, educadoras adscritos al microcentro rural

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana iconPrograma de Desarrollo Rural (pdr) de Extremadura

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana iconCentro educativo rural manila 2011

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana iconEntrevista a Carlos Crespo (maestro rural)

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana iconCentro educativo rural santa fe ralito

Blog “rural pero muy rural”; paseo por el campo de criptana icon“AÑo de la inversion para el desarrollo rural






© 2015
contactos
l.exam-10.com