Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no






descargar 23.68 Kb.
títuloAunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no
fecha de publicación02.07.2016
tamaño23.68 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Finanzas > Documentos
Deber antes que Gloria
By Adrián Amorós Castro

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no son muy fértiles y gran parte de sus cosechas son compradas por mercaderes y la ciudad donde estos intercambios se realizan se llama Toi Koku, una pequeña aldea de las tierras Dragón generalmente muy tranquila.
O eso quieren que piense el Imperio.
Kitsuki Yodo sólo ha necesitado cinco días en la ciudad para darse cuenta que algo no va bien, cada cierto tiempo entra una caravana de mercaderes, se queda uno o dos días para vender sus excedentes de arroz y otros bienes menores y parten otra vez para tierras Grullas para disfrutar de sus beneficios. Hasta aquí no hay problema alguno, el arroz que tanto necesita el Clan Dragón sigue llegando a un ritmo aceptable a pesar de las plagas y los ataques a pequeña escala del ejercito de Fuego, pero Yodo está segura que hay algo más turbio escondido en estos viajes de negocios.
Y más aun ahora que se encuentra empapada de la sangre de los asesinos que iban tras ella.
Todo ocurrió muy rápido, llevaba dos días indagando sobre las actividades de los comerciantes, en la búsqueda de algo fuera de lo común, alguna venta extraña, algún cargamento sospechoso... tenía una corazonada que al parecer estaba bien infundada porque sino ahora mismo no estaría interrogando al único asesino que aun vivía o, en su defecto, que era capaz de responder a sus preguntas.

”Solo te lo diré una vez, quién eres y por qué queríais matarme?” Aunque la Kitsuki estaba cansada y le faltaba el aliento, hacía todo el esfuerzo posible para no aparentarlo “dímelo y te prometo una muerte sin dolor, que es más de lo que pueden pedir tus hermanos” el asesino observaba a sus dos compañeros en el suelo, sus heridas eran graves y apenas podían moverse pero aun tardarían un poco en morir mientras el dolor los consume lentamente “sólo somos bandidos” dijo finalmente “corren tiempos difíciles y el dinero siempre es dinero, da igual cómo lo hayas adquirido” el único ojo de Yodo lo miraba fija y duramente “mientes, no eres un simple bandido” dijo mientras presionaba un poco más su wakizashi en el cuello del supuesto bandido “ya te he dicho que solo soy un bandido, qué sabrás tú de mí?” el supuesto bandido intentaba permanecer sereno, pero cuando tienes una hoja alrededor de tu cuello, tienes un fuerte corte en uno de tus brazos y sólo oyes el cada vez más tenue lamento de tus compañeros, es difícil engañar a alguien...y más cuando ese alguien es un Kitsuki. Yodo simplemente se limitó a mirarlo y sonreír “mira” dijo tras un breve silencio “lleváis katanas, por lo que no sois simples bandidos sino ronins, no vestís harapos lo que significa que económicamente vais bien, cosa difícil en estos tiempos y más siendo ronins, dudo mucho que vuestra buena posición económica se deba a pequeños robos y no estáis tan desesperados como robar a un magistrado así que tenéis un patrón que os paga generosamente para hacer sus trabajo sucios entre los que estaba el acabar conmigo esta noche, así que te lo voy a poner fácil, ¿quién te ha enviado para matarme?” el ronin enmudeció tras el comentario de la magistrada pero rápidamente volvió a hablar cuando sintió como la hoja de acero se cerraba un poco más sobre su cuello “si te lo digo me matará” el rostro de Yodo permanecía frío y sereno “si no me lo dices ten por seguro que morirás, sin embargo si me lo dices puedo encontrarlo y si lo encuentro antes que él lo haga contigo tal vez podrás vivir” Yodo sintió como el ronin por un sólo segundo empezaba a dudar, aunque no lo suficiente “no, da igual lo que hagas, no podrías ni tocarlo, lo único que lograrás es una muerte segura y ni tu kenjutsu ni tu rango de magistrado ni tu gran percepción podrá salvarte de eso” el ronin sabía que esa amenaza no amedrantaría a su interrogadora lo que no se imaginó es que sonriera como lo hizo “Muchas gracias, ronin-sama” dijo Yodo con una amplia sonrisa mientras soltaba a ronin “puedes huir, tus heridas no son mortales aunque yo de ti procuraría que las atendieran en poco tiempo, te aconsejo que vayas a Nanashi Mura, ahí no harán preguntas sobre tu pasado y seguro que encajarás bien” el ronin aunque sorprendido no bajaba la guardia “vaya...” bufó la magistrada “¿es que tengo que explicártelo todo? Aunque no te hayas dado cuenta, me has dicho todo en cuanto necesitaba saber sobre tu jefe, así que no tengo necesidad de matarte, eres libre” el ronin no daba crédito a sus palabras aunque seguía con la guardia alta “y por ello me vas a dejar escapar sin más?, a pesar de haber intentado matarte?” el ojo de Yodo se posó sobre él, pero el ronin no encontró el frío absoluto que mostraba antes sino que atisbó piedad “reconozco tus heridas ronin-sama” se limitó a decir la Kitsuki “yo también luché contra los hombres de fuego” dijo mientras se acariciaba levemente su parche “alguien que haya luchado y sobrevivido al ejercito de fuego no merece vivir ni morir como un simple criminal, por lo que a mi respeta, el hombre que ha intentado matarme está muerto”

No necesitó decir nada más, el ronin huyó rápidamente hacía las sombras justo a tiempo, porque en ese mismo momento llegaba una patrulla de vigilancia. El samurai que lideraba la patrulla (un joven que apenas acababa de terminar su gempukku) no pudo sino sorprenderse de la sangrienta escena “Yodo-sama” dijo preocupado “¿qué ha ocurrido?¿estáis bien?”

“Estoy bien” dijo la magistrada mientras limpiaba su wakizashi “estos bandidos buscaban dinero fácil y pensaron que una mujer joven a la que le falta un ojo sería una presa sencilla, a pesar de ser una samurai-ko. Encargate que los cuerpos sean retirados con discreción, no queremos preocupar más a un a los aldeanos ni a los comerciantes con misteriosas muertes nocturnas” el joven magistrado hizo una señal y varios criados se apresuraron a transportar a los asaltantes que, tras una breve agonía, habían hallado la muerte “Ah! Se me olvidaba” dijo Yodo cuando estaba a punto de irse “Cuando hayas finalizado necesitaré toda la información que tengáis sobre una persona. Tranquilo, seguro que lo conoces, todos en esta aldea lo conocen...aunque por lo que parece no lo suficiente”
Ikoma Senjesu era una persona respetada y admirada en Toi Koku, llegó hace tiempo durante el caos que se produjo tras la Lluvia de Sangre y rápidamente se convirtió en todo un héroe, desmanteló una de las pocas células de los portavoces de sangre que operaba en tierras Dragón, desenmascaró a unos criminales que intentaban hacerse con su control durante el conflicto Dragón-Grulla e incluso la defendió de unos bandidos que intentaron tomarla por la fuerza durante el periodo del trono vacío, aguantando el tiempo suficiente para que llegaran los refuerzos. Se había casado con una joven Shugenja de tierras dragón y tenía una hija que poseía el ingenio de su padre y la belleza de su madre, hija que rápidamente ascendió hasta ser Shireikan y sólo habría necesitado unas pocas batallas más para demostrar su enorme valía y ascender como Rikugunshokan...pero claro, para eso requería no estar muerta, al igual que sus amigos y al igual que su mujer.
Ahora Ikoma Senjesu está sólo, viejo y cansado de todo y de todos, ha visto como el mundo por el que había luchado le dio la espalda, vio como su Clan le negó la oportunidad de defender Kaeru Toshi y en vez de eso le “premió” enviándolo a defender una aldea de tierras Dragón y como hizo tan buen papel lo “premiaron” dejándolo ahí, pero entonces Senjesu era un idealista y pensaba que si hacía bien su trabajo lo acabarían enviándolo de vuelta a sus tierras, pero al final las Fortunas decidieron que allí encontrara el amor y se quedara a vivir en Toi Koku, criando a su hija, cuidando a su mujer y protegiendo lo que ahora era su ciudad, para que gente como su hija no viviera en un mundo de corrupción y decadencia. Y así lo hizo y durante esos años, vio como su hija crecía, como sus antiguos amigos y hermanos ascendían o perecían en grandes batallas mientras él no era nadie más allá de las murallas de esa ciudad, pero no le importaba porque esa era la vida que tenía y le gustaba.
Hasta que las Fortunas decidieron quitárselo todo, primero decidieron matar a sus hermanos, al menos estos murieron con honor en la marcha liderada por Matsu Yoshino para acabar con Moto Chagatai, después su mujer murió por una enfermedad y ni los mismos kamis decidieron ayudar. Finalmente recibió la noticia que su única hija había muerto durante la Guerra del Fuego Oscuro y entonces comprendió que toda su vida no había servido para nada “¿para qué entonces seguir malviviendo?” pensó una vez “¿por qué no puedo vivir el resto de mis días como un señor? ¿no he defendido esta ciudad tantas veces? Me merezco algo mejor que lo tengo ahora y si no me lo dan, lo tomaré sin que se den cuenta...después de todo si alguien tiene que corromper la ciudad con el crimen ¿quién mejor que uno de aquí?” Y así fue como en menos de un año Ikoma Senjesu se había convertido en el señor del Crimen de Toi Koku. Nadie sospechaba de él y los pocos que empezaban a atar cabos sufrían leves percances inesperados. Además disponía de buena protección a manos de experimentados Hombres Ola...bueno, o al menos eso creía porque de haber sido tan buenos como pensaba no estaría ahora mismo una joven magistrada apuntándolo con su wakizashi y no tendría un cadáver en su trastienda.
“Ikoma Senjesu” dijo Yodo con su habitual tono frío y distante “el Protector de Toi Koku como lo llaman, me pregunto por qué tu criado me atacó cuando quise entrar a hablar contigo, entiendo que este incidente no haya sido más que un simple malentendido en cuyo caso, lamento enormemente haberme excedido con mi autodefensa” en ese momento bajó su arma y comenzó a limpiarla “Ah! Y lamento también el haber entrado en sus aposentos con el arma alzada, no sabía si me encontraría a otro de sus criados tan devotos que tiene y tan poco propensos al dialogo, mis más sinceras disculpas” Senjesu permanecía relajado y sin mostrar rasgo alguno de miedo “Kitsuki Yodo” al expresión de Yodo no se alteró ni una pizca al ver que había sido tan fácilmente reconocida, después de todo pocas magistradas jóvenes a las que les falta un ojo que recientemente han llegado a la ciudad hay en esta aldea “lamento enormemente este malentendido, como puedes ver, corremos tiempos difíciles y toda precaución es poca” la voz de Senjesu rozaba el sarcasmo y se aproximaba a la burla, aun así Yodo lo escuchaba sin inmutarse “la verdad es que me sorprende tu kenjutsu, Ryokegi era un gran luchador y sin embargo lo has neutralizado como si fuera un ashigaru asustado” Yodo se limitó a sonreír levemente “era un gran luchador, pero su experiencia sólo provenía de campos abiertos, cualquiera con algo de experiencia en sitios cerrados sabe que blandir una katana no es la opción más adecuada cuando estás en una casa llena de muebles y elementos de decoración, ese jarrón que ahí parecía muy valioso siento de veras que su criado lo rompiera accidentalmente” la expresión de Senjesu mostró un poco de tensión, algo que sólo un entrenado Kitsuki podría percibir “Bueno” dijo Senjesu “¿puedo saber a qué debo el honor de tu visita a la morada de este pobre anciano y retirado samurai?” “faltaría más” respondió Yodo con un tono cordial “Una persona como usted seguro que estará al corriente que en esta ciudad se hacen negocios un poco...ilícitos, cierto?” Senjesu asintió y añadió “Ahora que el Imperio vuelve a ser guiado por los mismos Cielos, los bandidos se han vuelto un poco más...espabilados, ya no atacan libremente sino que operan en las sombras, me encantaría ayudaros pero ¿qué ayuda os puede proporcionar este anciano y retirado samurai?” “Más ayuda de la que os imaginais” respondió Yodo “En esta aldea se comercia con opio y alguien está utilizando su influencia y sus recursos para enmascarar el transporte de este producto y eliminar a aquellas personas que hacen demasiadas preguntas o que simplemente se acercan demasiado a la verdad” “Así que tenemos una persona misteriosa que se dedica a comerciar con opio en esta aldea, pero no se sabe ni quién es ni cómo lo hace ni durante cuánto tiempo lo lleva haciendo, verdad?” dijo Senjesu con una leve sonrisa “Me encantaría ayudarte Yodo-san, pero lamento decirte que ya dejé atrás la vida de magistrado, ahora sólo quiero vivir en paz en esta aldea lo que me queda de vida, podría haberme hecho monje e ir a un monasterio, pero no creo que esos sitios estén hecho para alguien como yo, deberán de ser otros los que te ayuden a buscar respuestas a esas preguntas” “En eso se equivoca Senjesu-sama” dijo Yodo con su habitual tono frío “sólo usted puede ayudarme” “¿Y por qué razón sólo yo puedo ayudarte?, joven Kitsuki” el tono de Senjesu volvía a tensarse por momentos “Por una muy simple” contestó la joven Kitsuki “Porque sé desde cuando lo hacen, porque sé cómo lo hacen, porque sé quién lo hace” la sonrisa de Senjesu de desvaneció de repente “pero sólo hay una cosa que no me encaja, no entiendo por qué una de las personas más respetadas de esta aldea haya decidido pasar el final de sus días haciendo aquello que castigaba en su juventud, ¿podríais ayudarme, Senjesu-sama, a resolver este enigma?”
La habitación permaneció en silencio durante varios minutos, finalmente Ikoma Senjesu se levantó de su asiento y se sirvió un poco de té, que a estás alturas estaba frío “Dime, Yodo-san” dijo tras dar un pequeño sorbo del te “¿cómo es posible que una persona tan perspicaz y con un kenjutsu tan hábil está en esta aldea, investigando un simple contrabando de opio cuando todo el Imperio está envuelto en un caos? Los destructores, la Plaga, los rumores de un segundo ejercito de Fuego, ¿qué es una mera actividad criminal comparado con estas amenazas? ¿acaso no te mereces ayudar al Imperio de una forma más gloriosa?” el único ojo de Yodo lo observaba fijamente “¿Insinúas que incumplir las leyes imperiales es un pequeño detalle que fácilmente puede ser obviado?” Dijo la magistrada con autoridad “Mi deber es hacer que las leyes se cumplan, sean tiempos de paz o de guerra, puede que nadie escriba un poema o una obra de teatro sobre mi labor en esta aldea, pero no por ello mi labor es menos importante. Muchos samurais están luchando para salvar al Imperio, nosotros nos encargamos que haya un Imperio por el que luchar” ambos permanecieron en silencio un rato más, Senjesu volvió a dar un sorbo, esta vez más profundo, a su te “Yo también era igual que tú” dijo el anciano samurai “joven, ardiente e idealista, dispuesto a darlo todo por el Imperio, pero ahora estoy frío, insípido y carezco de todo en cuanto tenía antes, igual que este té” dejó caer la taza al suelo y esta se rompió en pedazos “no hay que querer correr más de la cuenta, hay que tomarse la vida con calma, como el té, o te acabarás quemando. Sin embargo, no hay que dejarse nada por hacer porque si no, tu vida acaba sin sabor, al igual que el té cuando se enfría” y por primera vez en toda la conversación Ikoma Senjesu se puso delante de Kitsuki Yodo “dices que sabes quién lleva el vicio y la corrupción a esta aldea, pero también dices que es una persona muy influyente ¿cómo podrás acusarlo y que tenga peso tu acusación? ¿con las famosas evidencias de los Kitsuki? Sabes de sobra que no tienen el peso necesario así que mi consejo es que si no tienes la autoridad suficiente como para hacer una acusación con fuerza, no vayas a su casa, mates a su yojimbo y le des una charla idealista sobre el deber de un magistrado” Senjesu no percibió miedo alguno en el ojo de la Kitsuki “Arigató Senjesu-sama por tu consejo” dijo Kitsuki Yodo “seguiré tu consejo y sólo me limitaré a visitarlo y a darle una advertencia” “¿Advertencia?” dijo Senjesu “¿Qué advertencia le darías?” “Que sé quién es realmente, sé lo que hace y que algún día lo atraparé, que vigile cada paso que de, cada palabra que diga y cada soborno que haga, porque sólo necesitaré que haga un fallo para cazarlo” tras decir esto Yodo hizo una profunda reverencia “He disfrutado con la velada Senjesu-sama, lamento de veras el incidente de su criado y todo el tiempo que le he hecho perder espero volver a poder hablar con usted...pronto” “Yo también he disfrutado con la velada Yodo-sama” dijo Senjesu “Me encantaría poder volver a vernos, rezaré a las fortunas para que no nos pase nada hasta que llegue ese día”
Kitsuki Yodo estaba al frente de la puerta, a punto de irse “Otra cosa que le habría dicho al supuesto criminal es que la próxima vez que quiera matarme, que envíe a asesinos más competentes” Senjesu se limitó a sentarse y montar un tablero de Shogi, iba siendo hora de afilar el ingenio.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconTal vez amar no sea algo diferente a tener novio o a pensar o escoger...

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconLo primero que llama la atención es precisamente el tema. No es habitual...

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconSoneto clxvi «Mientras por competir con tu cabello»
«Deseo hacer algo; no para los muchos», y defendía la oscuridad de su obra como algo útil y aun deleitable

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconSiempre se ha dicho que para crear algo valioso, es necesario que...

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes...

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconTodo (todos los hechos, las motivaciones que tienen todos los personajes...

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconDe todos los temas que vamos a estudiar, el de la fe es el más importante...

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconYo conocí a una chica, era tan bella como el cielo y su belleza era...

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconLo que distingue al arte griego de todos los precedentes es su fuerza...

Aunque el Dragón sea en muchos aspectos diferente a todos los clanes, eso no los excluye de algo tan necesario como alimentarse. Desgraciadamente sus tierras no iconCarta del jefe piel roja de seattle, como respuesta a la petición...






© 2015
contactos
l.exam-10.com