Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008)






descargar 1.51 Mb.
títuloAnexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008)
página1/45
fecha de publicación16.04.2016
tamaño1.51 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Finanzas > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   45
- Anexo I - Número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra)
- La crisis cumple un año... y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008)


I believe that banking institutions are more dangerous to our liberties than standing armies. If the American people ever allow private banks to control the issue of their currency, first by inflation, then by deflation, the banks and corporations that will grow up around the banks will deprive the people of all property until their children wake-up homeless on the continent their fathers conquered”.

Thomas Jefferson 1802

(El subrayado es mío. Lectura recomendada)

- La crisis subprime va a cumplir un año (Intereconomía - 19/7/08)

Subprime es la palabra más temida en los mercados financieros y entre los inversores. La crisis de las hipotecas de alto riesgo va a cumplir un año, el próximo dos de agosto. Una situación económica que ha derrumbado muchas empresas y hundido a diversos sectores como el financiero. Cabe recordar que en 1998 la crisis financiera propiciada por el colapso del Long Term Capital Management hizo que se popularizara un tipo de inversor institucional llamado hegde fund, ahora la volatilidad que sigue marcando la pauta en las plazas ha sacado a luz la relevancia del mercado subprime de hipotecas en Estados Unidos.

Además, los datos que se han ido publicado a lo largo de este último año han sido cada vez más desastrosos, así por ejemplo el publicado este pasado viernes, la deuda hipotecaria de las familias ha alcanzado la cifra récord de 665.107 millones de euros hasta el mes de mayo, aunque su tasa de crecimiento en este periodo fue del 10,1%, la más baja desde 1995, según datos del Banco de España.

Los créditos hipotecarios en Estados Unidos se dividen en prime y subprime.

En una escala de calificación entre 300 y 850 puntos, los créditos subprime son aquellos con una calificación menor de 620 puntos. En un contexto de bajos tipos de interés e inversores ávidos por alcanzar mayores rentabilidades, este producto se ha desarrollado rápidamente: las hipotecas de alto riesgo suponen alrededor del 20% del total de las hipotecas originadas en EEUU en los últimos años.

Si bien esto ha posibilitado el acceso a una vivienda en propiedad a un número creciente de norteamericanos, algunas empresas hipotecarias han abusado de este producto desarrollando modalidades muy rentables pero que, a cambio, incorporan probabilidades de impago excesivas, como resultado de la indebida reducción de los estándares de aceptación de riesgo.

Como consecuencia se está produciendo un aumento considerable de la morosidad en esta modalidad de préstamos y problemas para las entidades que operan este mercado: desde enero de 2006, en torno a 30 originadoras de subprime han cerrado, se han vendido o han reducido considerablemente su actividad.

El mercado subprime solamente representa el 7% del stock de hipotecas de Estados Unidos. Aunque siguiera deteriorándose, algo que parece posible dada la naturaleza de los productos desarrollados, los agentes involucrados y las características de los demandantes, dado su tamaño es muy improbable que tenga un impacto macroeconómico significativo sobre las decisiones de gasto de los estadounidenses.

Sin embargo, recientemente, ha empezado a especularse con la posibilidad de que lo que estemos viendo en el mercado subprime sea sólo la punta del iceberg de un problema mucho más importante que afectaría a la calidad de gran parte de la cartera hipotecaria en Estados Unidos y arrastrando a grandes entidades bancarias europeas, como ha sido el caso del Northern Rock o UBS entre otros muchos.

De hecho, el riesgo de un credit crunch y de una recesión económica se está haciendo cada vez más palpable. Esta especulación es, sin duda, el principal elemento que subyace a la fuerte corrección de precios experimentada por las bolsas de todo el mundo

- Las causas de una debacle casi sin precedentes (Intereconomía - 19/7/08)

Varios factores se aliaron para dar lugar a la crisis financiera. En primer lugar, la enorme burbuja especulativa ligada a los bienes inmuebles. En los Estados Unidos, como en el resto de países europeos, y tras el estallido de la burbuja tecnológica de principios de siglo XXI, entre los años 2000 y 2001, se produjo una escapada de capitales de inversión tanto institucionales como familiares en dirección a los bienes inmuebles.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 supusieron un clima de inestabilidad internacional que obligó a los principales Bancos Centrales a bajar los tipos de interés a niveles inusualmente bajos, con objeto de reactivar el consumo y la producción a través del crédito.

La combinación de ambos factores dio lugar a la aparición de una gran burbuja inmobiliaria fundamentada en una enorme liquidez.

En el caso estadounidense, la compra-venta de vivienda con fines especulativos fue acompañada de un elevado apalancamiento, es decir, con cargo a hipotecas que, con la venta, eran canceladas para volver a comprar otra casa con una nueva hipoteca, cuando no se financiaban ambas operaciones mediante una hipoteca puente. El mercado aportaba grandes beneficios a los inversores, y contribuyó a una elevación de precios de los bienes inmuebles, y, por lo tanto, de la deuda.

Pero el escenario cambió a partir de 2004, año en que la Reserva Federal de los Estados Unidos comenzó a subir los tipos de interés para controlar la inflación.

Hasta el 2006, el tipo de interés pasó del 1% al 5,25%. El crecimiento del precio de la vivienda experimentó una crecida espectacular entre los años 2001 y 2005. En agosto de 2005 el precio de la vivienda y la tasa de ventas cayeron en buena parte de los Estados Unidos de forma brusca.

El impago de la deuda hipotecaria creció a límites nunca vistos y numerosas entidades comenzaron a tener problemas de liquidez para devolver el dinero a los inversores o recibir financiación de los prestamistas.

El total de ejecuciones hipotecarias del año 2006 ascendió a 1.200.000, lo que llevó a la quiebra a medio centenar de entidades hipotecarias en el plazo de un año. Para el 2006, la crisis inmobiliaria ya se había trasladado a la Bolsa: el índice bursátil de la construcción estadounidense (U.S. Home Construction Index) cayó un 40%.

En el año 2007 el problema de la deuda hipotecaria subprime empezó a contaminar los mercados financieros internacionales.

- Tribuna: Laboratorio de ideas Joseph E. Stiglitz - ¿El fin del neoliberalismo? (El País - 20/7/08)

El mundo no ha sido amable con el neoliberalismo, esa caja de sorpresas de las ideas que se basa en la noción fundamentalista de que los mercados se corrigen a sí mismos, asignan los recursos con eficiencia y sirven bien al interés público. Este fundamentalismo del mercado estuvo detrás del thatcherismo, la reaganomía y el denominado “consenso de Washington”, todos ellos a favor de la privatización, de la liberalización y de los bancos centrales independientes y preocupados exclusivamente por la inflación.

Durante un cuarto de siglo, los países en vías de desarrollo han estado en pugna, y está claro quiénes son los perdedores: aquellos que siguieron políticas neoliberales no sólo han perdido la lotería del crecimiento, sino que cuando esos países crecían, los beneficios iban a parar desproporcionadamente a las clases más altas.

Aunque los neoliberales no quieren admitirlo, su ideología también ha fracasado en otra prueba. Nadie puede afirmar que los mercados financieros hicieran un trabajo estelar en la asignación de recursos a finales de la década de 1990, cuando un 97% de las inversiones en fibra óptica necesitaron años para ver la luz. Pero al menos ese error tuvo una ventaja inesperada: con la bajada de los costes de la comunicación, India y China se integraron más en la economía mundial.

Pero es difícil ver muchas ventajas en la enorme e inadecuada asignación de recursos al sector de la vivienda. Las casas construidas recientemente para familias que no podían pagarlas se están deteriorando a medida que millones de estas familias se ven obligadas a dejar su hogar y sólo quedan en pie las fachadas. En algunas comunidades el Gobierno ha tomado por fin cartas en el asunto y está retirando los restos. En otras, la destrucción se extiende. De modo que incluso aquellos que han sido ciudadanos modelo, endeudándose con prudencia y manteniendo sus casas, descubren ahora que los mercados han hecho que disminuya el valor de su vivienda más allá de las peores pesadillas.

Ciertamente, este exceso de inversión en el sector inmobiliario tuvo sus beneficios a corto plazo: algunos estadounidenses disfrutaron, aunque sólo fuera durante unos meses, de los placeres de ser propietarios y de vivir en una casa más grande de lo que podían permitirse. ¡Pero a qué precio para sí mismos y para la economía mundial! Millones perderán los ahorros de su vida con la casa. Y las ejecuciones de hipotecas de viviendas han precipitado una recesión mundial. Cada vez se coincide más en el pronóstico: esta crisis será prolongada y extensa.

Y los mercados tampoco nos prepararon bien para el encarecimiento del petróleo y los alimentos. Por supuesto, ninguno de los sectores es un ejemplo de economía de libre mercado, pero ése es en parte el argumento: la retórica del libre mercado se usa selectivamente; se asume cuando sirve a intereses especiales y se descarta cuando no es así.

Quizá una de las pocas virtudes del Gobierno de George W. Bush es que el desfase entre retórica y realidad es menor que con Ronald Reagan. A pesar de toda su retórica de libre mercado, Reagan impuso restricciones comerciales a mansalva, incluidas las famosas restricciones de exportación “voluntarias” a los automóviles.

Las políticas de Bush han sido peores, pero el grado en que ha servido abiertamente al complejo industrial y militar estadounidense ha sido más meridiano. La única vez que el Gobierno de Bush se volvió ecológico fue cuando empezó a subvencionar el etanol, cuyas ventajas para el medio ambiente son dudosas. Las distorsiones del mercado de la energía (en especial a través del sistema tributario) continúan, y si Bush hubiera podido salirse con la suya, las cosas estarían peor.

Esta mezcla de retórica de libre mercado e intervención estatal ha funcionado especialmente mal para los países en vías de desarrollo. Se les dijo que dejasen de intervenir en la agricultura, con lo cual sus agricultores quedaron expuestos a una devastadora competencia por parte de Estados Unidos y Europa. Sus agricultores habrían podido competir con los estadounidenses y los europeos, pero no con las subvenciones estadounidenses y europeas. No es de extrañar que las inversiones en agricultura en los países en vías de desarrollo desaparecieran y que el desfase alimentario se agravara.

Los que prodigaron este mal consejo no tienen que preocuparse de mantener un seguro contra demandas por negligencia. Los costes los soportarán los países en vías de desarrollo, en especial los pobres. Este año veremos un gran aumento de la pobreza, sobre todo si la medimos correctamente.

Dicho de manera más sencilla, en un mundo de abundancia, millones de personas en los países en desarrollo siguen sin poder pagar las necesidades nutricionales básicas. En muchos países, la subida de precios de los alimentos y la energía tendrá consecuencias especialmente devastadoras para los pobres, porque estos artículos constituyen una parte más elevada de sus gastos.

El enfado en todo el mundo es palpable. Los especuladores son blancos de buena parte de esa ira, lo cual no es sorprendente. Los especuladores sostienen que no son la causa del problema, sino que simplemente se dedican al “descubrimiento de precios”, o en otras palabras, están descubriendo -un poco tarde para hacer mucho respecto al problema este año- que hay escasez.

Pero ésa es una respuesta poco honrada. Las expectativas de subida y volatilidad de los precios animan a cientos de millones de agricultores a tomar precauciones. Puede que ganen más dinero si guardan un poco de su grano hoy para venderlo más tarde; y si no lo hacen, no podrán pagarlo si la cosecha del año siguiente es menor de lo esperado. Un poco de grano sacado del mercado por cientos de millones de agricultores de todo el mundo se convierte en mucho.

Los defensores del fundamentalismo del mercado quieren achacar la culpa no a los fallos del mercado sino a los fallos del Gobierno. Cuentan que un alto cargo chino decía que el problema era que el Gobierno estadounidense debería haber hecho más por ayudar a los estadounidenses de rentas bajas con sus viviendas. Estoy de acuerdo. Pero eso no cambia los hechos: los bancos estadounidenses gestionaron mal el riesgo en una escala monumental, y esto tuvo repercusiones mundiales, mientras que los que dirigen estas instituciones se han ido con miles de millones de dólares como compensación.

Actualmente percibimos un desajuste entre los beneficios sociales y los privados. Pero a menos que estén escrupulosamente alineados, el sistema de mercado no podrá funcionar bien.

El fundamentalismo de mercado neoliberal siempre ha sido una doctrina política que sirve a determinados intereses. Nunca ha estado respaldado por la teoría económica. Y, como debería haber quedado claro, tampoco está respaldado por la experiencia histórica. Aprender esta lección tal vez sea un rayo de luz en medio de la nube que ahora se cierne sobre la economía mundial.

(Joseph E. Stiglitz es catedrático de la Universidad de Columbia y recibió el Premio Nobel de Economía en 2001. Su último libro, escrito con Linda Bilmes, es La guerra de los tres billones de dólares. Project Syndicate, 2008)

- Aniversario de una hecatombe (Intereconomía - 1/8/08)

(Por Álvaro Jesús Medina)

En sólo un mes, la crisis subprime deja en quiebra a más de 90 entidades

Cronología de una debacle anunciada en febrero de 2007. La economía mundial entra en una crisis financiera y crediticia, que algunos se han atrevido a comparar con el crack de la bolsa de Nueva York ocurrido en 1929. Las máximas autoridades monetarias y económicas de Estados Unidos y Europa comenzaron a inyectar liquidez y bajar los tipos de interés. No obstante, estas medidas sólo surtieron efecto a muy corto plazo. Respecto a los valores bursátiles, la hecatombe se hizo más palpable, las noticias negativas, como quiebras, suspensión de pagos, despidos, datos macroeconómicos nefastos, no alentaban a los inversores. Entraba en juego los inversores a muy corto plazo, el conocido trading, y los valores se desplomaban. El verdadero tentáculo de la crisis nació en agosto de 2007. Dos quiebras que metían el miedo en el cuerpo a las economías mundiales, se trataba de Blackstone y American Home Mortgage, y la anunciaron el 2 de agosto. En esa misma semana también la Nacional City Home Equity se declaraba en la misma situación. La crisis no hacía más que empezar a andar.

AGOSTO 2007

El 2 de agosto Blackstone hace oficial su quiebra.

El 6 de agosto American Home Mortgage, una de las principales hipotecarias estadounidenses anuncia su quiebra, dos días antes anunciaba el despido de todo su personal y el día 6, la Nacional City Home Equity también se declara en bancarrota. Para entonces ya se sabe que la crisis financiera ha llegado a Europa de mano del banco alemán IKB, expuesto a inversiones en hipotecas subprime, que ha sido rescatado por una entidad financiera pública para evitar la bancarrota

El 9 de agosto, el mercado bursátil mundial comienza a presentar efectos negativos, empezando por el estadounidense que registra una baja del 2.83%. Ese mismo día, el banco francés BNP Paribas prohíbe a sus inversionistas rescatar fondos de inversión por mil seiscientos millones de euros, obligando al Banco Central Europeo a inyectar liquidez por valor de 130.500 millones de dólares en el mercado de dinero de Europa, de igual forma la Reserva Federal inyecta 24.000 millones de dólares.

El principal banco alemán, Deutsche Bank, sufre también pérdidas sustanciales en uno de sus fondos vinculados a la financiación inmobiliaria.

Pese a todo, al final del día 10 se conoce la bancarrota de otra entidad, en este caso el Home Bank. Todas las bolsas del mundo registran importantes pérdidas de capitalización al terminar la semana.

El ministro de economía español, Pedro Solbes, descarta el día 12, que la crisis de las hipotecas de EEUU vaya a incidir en España.

La semana termina con ese mismo ánimo, al grado que es necesario que el Presidente de Estados Unidos, George W. Bush, pida calma a los inversionistas para evitar el pánico y al mismo tiempo caídas sustanciales en los mercados financieros.

Hasta el martes 14 de agosto se había registrado la inyección de hasta 400.000 millones de dólares por parte de los bancos centrales de Europa, Canadá, Estados Unidos y Japón.

El lunes 13 de agosto las bolsas presentan ligeras apreciaciones en sus índices, sin embargo el 14 vuelven a decrecer con la noticia de que dos grande bancos, que son Santander y Citigroup, tienen exposición a créditos inseguros.

Dado lo anterior era de esperarse que el 15 de agosto las bolsas del mundo continuasen a la baja.

El 16 de agosto, las plazas globales experimentan una gran caída y ese mismo día se sabe que la principal hipotecaria de Estados Unidos anuncia que ha ocupado una línea de 11.500 millones de dólares ya que la crisis había reducido de forma importante el acceso al dinero, explica que dicha línea de crédito proviene de 40 bancos. Estas cifras meten un mayor miedo y nerviosismo en el mercado que hace pensar en una posible quiebra.

Además, en esta jornada se hace público que la Banca March congela un fondo de inversión, el Parvest Dynamic ABS, afectado colateralmente por la exposición de riesgo de BNP Paribas.

Asimismo, la entidad hipotecaria australiana Rams Home Loans cae en su cotización más del 50%, y el primer banco hipotecario norteamericano, Countrywide, sufre pérdidas en sus cotizaciones ante rumores, no confirmados, de bancarrota. También circulan rumores del inminente colapso de un gran hedge fund, recordando lo ocurrido en 1998, durante la crisis de Long-Term Capital Management, LTCM, - en ese año la entidad había declarado unas perdidas de 4.600 millones de dólares en menos de cuatro meses y se convirtió en un destacado ejemplo del potencial de riesgo en el sector de los fondos de cobertura.

El 17 de agosto, la Reserva Federal anuncia un recorte de tipos, del 6.25 al 5.75 por ciento, dando cierta confianza al mercado, la medida ayuda a las principales bolsas del mundo a registrar avances como el CAC de Francia que subía un 1.86%, el Nasdaq 2.2% y como la BMV que registra un avance de 2.58 puntos porcentuales. No obstante, las bolsas asiáticas presentan una de sus peores ciclos bursátiles. Así, el Nikkei registra una pérdida del 5.42%. Por su parte, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, afirma que “las condiciones de los mercados financieros se han deteriorado”, lo que se evidencia en el hecho de que la hipotecaria Countrywide deba acudir a financiación de emergencia por valor de 11.500 millones de dólares, todo ello en un clima de preocupación ante su posible situación financiera al tiempo que se conocen las millonarias pérdidas de un fondo de pensiones británico, por valor de 27.000 millones de libras.

La semana del 20 al 24, las bolsas continúan con su recuperación, sin embargo hay noticias que parecen inquietar a los inversores. Los principales bancos de China tienen 8.000 millones de euros invertidos en hipotecas subprime; y además la compañía First Magnus Financial, una de las principales hipotecarias estadounidenses, anuncia su quiebra.

El día 20, en concreto, tras la rebaja de tipos de interés de la FED las bolsas comienzan a recuperarse, y en el caso de las asiáticas de manera espectacular, si bien algunos analistas, como el diario The Economist, lo consideran un compás de espera. Ese mismo día se conoce que el banco regional público germano Sachsen LB era rescatado por un grupo de cajas de ahorro por valor de 17.300 millones de euros, dada su peligrosa relación con las hipotecas subprime.

El día 23 se hace pública la quiebra de una de las entidades hipotecarias más importantes de Estados Unidos, la First Magnus Financial. En total, ya son 90 entidades las afectadas por la crisis en ese país. Por su parte, el FMI destaca que la crisis financiera dañará el crecimiento mundial.

El 24 de agosto continúa la inquietud por la marcha de la crisis. Los bancos centrales siguen inyectando liquidez en el mercado, y ese mismo día se conocen los primeros datos de la exposición a hipotecas subprime en China: sus dos bancos principales (Commercial Bank of China (ICBC) y Bank of China) tienen 8.000 millones de euros en inversión hipotecaria de alto riesgo.

- “Sigan el rastro de las comisiones” (El País -
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   45

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) iconMéxico, Distrito Federal I agosto-Septiembre 2010 I año 5 I número 27

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) iconEn los dos primeros volúmenes de mis cuentos completos (éste es el...
«El hombre bicentena­rio». Poco antes de iniciarse el año 1976, el del bicentenario de Esta­dos Unidos, una revista me pidió que...

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) iconNo se trata de cumplir muchos años sino de disfrutarlos, felicidades!

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) icon14. 1: Panorama general del reinado de alfonso XIII. Intentos de...

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) iconDurante muchos años se creyó que la inteligencia era un número asignado...

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) iconAnexo 2: Muestras Marq 2008 2013

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) iconUn viejo que leia novelas de amor
«progreso», terminaba con la vida de uno de los más preclaros defensores de la amazonia, y una de las figuras más destacadas y consecuentes...

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) iconLlanero, parlamentario, alcalde, gobernador, abogado, padre, esposo,...

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) iconAnexo 22 de las reglas de caracter general en materia de comercio exterior para 2008

Anexo I número Aniversario: Tarjetas de cumpleaños (Novelas de la quiebra) La crisis cumple un año y amenaza con cumplir muchos más (Agosto 2008) iconOrden de 5 de agosto de 2008






© 2015
contactos
l.exam-10.com