Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa






descargar 1.78 Mb.
títuloPaper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa
página5/46
fecha de publicación16.07.2015
tamaño1.78 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   46
17/12/08

El órgano regulador del mercado bursátil en Estados Unidos iniciará una investigación interna para determinar las causas por las que no pudieron detectar a tiempo la gigantesca estafa llevada a cabo el inversor y ex presidente de Nasdaq, Bernard L. Madoff.

El fraude, calculado en unos US$ 50 mil millones, no fue detectado antes a pesar de repetidas alertas desde 1999, según explicó la Securities and Exchange Commission (SEC, por sus siglas en inglés).

“La comisión tiene conocimiento que denuncias creíbles y precisas alertando sobre el mal proceder de Madoff habían sido puestas a la atención del personal de la SEC de manera repetida desde al menos 1999, pero nunca fueron informadas a la comisión para que ésta actuara”, explicó el presidente de la SEC, Christopher Cox.

“He ordenado un estudio completo e inmediato de las denuncias que conciernen a Madoff y su empresa y de las razones por las cuales no fueron consideradas creíbles”, añadió.

Según corresponsales de la BBC en EEUU, la SEC ha sido fuertemente criticada desde el arresto de Madoff, el pasado jueves. La estafa podría convertirse en el mayor fraude conocido hasta el momento, cinco veces superior, por ejemplo, a WorldCom o Enron.

Incredulidad

¿Cómo fue posible que la dudosa situación no llamó la atención de los reguladores hasta ahora?, se preguntan incansablemente aquellos que sufrieron fuertes pérdidas.

El lunes, por ejemplo, el presidente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, acusó directamente a las autoridades reguladoras estadounidenses por su pasividad.

“La sorpresa no es que hubiera unos ladrones. La cuestión es: ¿quién vigila?”, enfatizó.

En una entrevista con la BBC, Jon Moulton, de la firma Alchemy Partners, señaló que desde 1999 varios inversores se habían quejado del esquema de Madoff.

“La SEC lo hizo estupendamente bien para no darse cuenta de ningún problema”, ironizó.

Steven Bell, del fondo de inversión GLC opina de la misma manera y asegura que hubo gente que se quejó mucho antes.

“Es como si alguien llamara a la policía y dijera que tiene un vecino ladrón y pide que por favor revisen qué pasa, pero su llamada es ignorada”, enfatizó.

Para algunos analistas, la razón para que no investigaran antes a Madoff es el resultado de una combinación entre su prestigio personal y unos vacíos en el sistema que fueron cuidadosamente aprovechados.

Ahora los funcionarios dicen que esta actitud fue imperdonable. La investigación va a concentrarse primero en el funcionamiento interno de la SEC, con el fin de determinar si las reglas vigentes fueron aplicadas y si se deben efectuar modificaciones para evitar nuevos casos en el futuro.

También se quiere determinar si los contactos entre el personal de la SEC y la empresa o la familia de Madoff pudieron interferir en la toma de decisiones.

Se espera que hoy Madoff, quién está fuera de prisión tras pagar los US$ 10 millones de fianza, comparezca ante un tribunal en Nueva York. La audiencia estaba prevista para el lunes, pero fue aplazada.

Si se prueba que los cargos en su contra son ciertos, su condena podría ser de hasta 20 años de cárcel y una multa de hasta US$ 5 millones.

Lo que se desconoce hasta ahora es el monto total de las pérdidas para aquellos que invirtieron en Bernard L. Madoff Investment Securities. Grandes bancos y fondos de inversión en todo el mundo se han visto afectados.

- La firma de Madoff podría no haber hecho ni una sola operación (El Economista - 16/1/09)

Es posible que el fondo de inversiones de Bernie Madoff nunca haya hecho un solo negocio, indicó un regulador del sector, sugiriendo que los detallados comunicados que recibían cada mes los inversores podrían haber sido un elaborado espejismo en un fraude de 50.000 millones de dólares (unos 38.000 millones de euros). El regulado dijo que no había constancia de que el fondo de inversiones de Madoff hubiera realizado negocios a lo largo de todas sus operaciones.

Eso significa que o bien Madoff realizaba sus negocios a través de otras empresas, una estrategia que las autoridades consideran improbable, o bien no estaba realizando operaciones en absoluto.

Nuestros exámenes no mostraron ningún indicio de comercio a nombre del asesor de inversiones, ningún indicio de que se generara ningún comunicado de clientes por el agente de bolsa”, afirmó Herb Perone, portavoz de la Autoridad Regulatoria de la Industria Financiera (FINRA, en sus siglas en inglés).

Desde su fundación en 1960, la empresa del inversor neoyorquino, Bernard L. Madoff Investment Securities, pasó revisiones de rutina cada dos años de la FINRA y de su predecesora, la Asociación Nacional de Gestores de Acciones, afirmó Perone.

Madoff, que fue presidente del Nasdaq y fue una figura destacada de Wall Street durante casi 50 años, supuestamente confesó a sus hijos que el negocio de asesoría de inversiones de la empresa era “básicamente un esquema de Ponzi gigante” y “una gran mentira”, según documentos legales.

El asesor estimó unas pérdidas de al menos 50.000 millones de dólares gracias a ese esquema de Ponzi, también conocido como estafa piramidal y que utiliza el dinero de los nuevos clientes para pagar dividendos y amortizaciones a los antiguos. Por lo general, esos sistemas se agotan cuando se acaban los nuevos fondos.

Todos los meses, Madoff enviaba elaborados comunicados de negocios realizados por su gestor de acciones. El noviembre pasado, por ejemplo, envió un comunicado a un inversor diciendo que había comprado acciones de Merck, Microsoft, ExxonMobil y Amgen, entre otras empresas.

También mostraba transacciones en el Fondo Fidelity Investments' Spartan. Pero Fidelity, la mayor mutua del mundo, no tiene constancia de que Madoff o su empresa hicieran ninguna inversión en sus fondos.

Discrepancias

“No sabemos de ninguna inversión por Madoff en nuestros fondos en nombre de sus clientes”, dijo en un correo electrónico a Reuters Anne Crowley, portavoz de Fidelity. Ni Madoff ni su empresa eran clientes del negocio de Fidelity Institutional Wealth, añadió.

También parece haber discrepancias entre los comunicados mensuales enviados a los inversores y los precios reales a los que se compraban las acciones en Wall Street.

“Podrías imprimir cualquier comunicado que quisieras con el ordenador y enviárselo a un cliente, y lo más probable es que el cliente no lo sepa, porque están recibiendo un comunicado”, dijo Neil Hackman, presidente y consejero delegado de la empresa de asesoría de inversiones de Connecticut Oak Financial Group.

- Madoff: “Yo les avisé” (BBCMundo - 4/2/09)

Un ex ejecutivo del sector financiero en Wall Street acusó el miércoles a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) de haber ignorado sus reiteradas gestiones para desenmascarar el fraude de US$ 50.000 millones supuestamente llevado a cabo por el gerente de inversiones Bernard Madoff.

Markopolos cuestionó la edad, la pericia y el saber de los reguladores.

Los funcionarios de la SEC eran “demasiado lentos, demasiado jóvenes y demasiado mal instruidos”, señaló Harry Markopolos en su testimonio ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara Baja del Congreso.

El experto dijo que se percató del problema cuando intentó utilizar la misma estrategia que Madoff pero nunca logró obtener la misma rentabilidad en sus inversiones y acusó a la comisión de valores de ser un rehén de la industria que trata de regular, y por lo tanto, de tener miedo de investigar a figuras prominentes de la misma.

“Los hombres de la SEC poseen el rugido de un ratón y la mordedura de una pulga”, señaló el testigo, quien este miércoles se pronunció públicamente por primera vez acerca de su campaña de nueve años para exponer el fraude en uno de los mayores fondos de inversiones del mundo.

“Claramente furioso ante la renuencia de los reguladores a actuar sobre sus detalladas y reiteradas acusaciones, Markopolos le dijo a la comisión que sospechó que el fondo de Madoff era fraudulento apenas cinco minutos después de haber revisado su presunta estrategia de inversiones”, señaló el periodista de la BBC que cubrió la audiencia en Washington, Richard Lister.

No actuaron

El financiero entregó a los reguladores del gobierno federal de EEUU varios informes en los que detallaba una serie de problemas que a su entender deberían haber generado una investigación.

“Les entregué envuelto con papel de regalo el mayor esquema ponzi (fraude) en la historia y no se sabe cómo ni siquiera se molestaron para lanzar una investigación completa y debida porque estaban demasiado ocupados con temas más prioritarios”, dijo Markopolos.

Para Markopolos, el crimen organizado había invertido con Madoff.

“Si un esquema Ponzi de US$ 50.000 millones no alcanza entrar a la lista de prioridades de la SEC, entonces quiero saber quién fija sus prioridades”, agregó.

Madoff ha sido formalmente acusado de haber defraudado a sus clientes a través de un sistema en el que entregaba ganancias a clientes antiguos con el dinero de nuevos inversores.

Markopolos señaló que debido a las grandes sumas invertidas y evidencias de que el crimen organizado había colocado su dinero con Madoff, él y su equipo temieron por sus vidas y tuvieron que realizar grandes esfuerzos para ocultar sus identidades.

¿Cómplices?

La presidenta de la SEC, Mary Schapiro, no declaró en la audiencia, pero envió una carta a los integrantes de la comisión en la que ofreció buscar mecanismos para mantener informados a los congresistas sin menoscabar las investigaciones en las causas civiles y criminales contra Madoff.

Markopolos, quien actualmente se desempeña como investigador de fraudes, dijo que el financiero no podría haber actuado solo sin la ayuda de contadores y gerentes de otros fondos que le hacían llegar dinero.

El ex presidente del mercado electrónico de acciones Nasdaq fue arrestado en diciembre tras una denuncia presentada por sus hijos de que les había confesado la autoría del fraude.

- Markopolos, el pastor que se hartó de gritar que venía el lobo Madoff (El Confidencial - 7/2/09)

(Por Ana I. Gracia)

No se fió, lo investigó, lo denunció a gritos y nadie le escuchó. Hasta que el “lobo Madoff” atacó y no sólo se comió al “pastor”, sino que no dejó viva ni a la última oveja del rebaño. “Como nadie hacía nada, empecé a temer por la salud de mi familia”. Habla Harry Markopolos ante el Congreso de EEUU. Miedo y decepción en boca del hombre que intentó destapar el caso Madoff mucho tiempo atrás y lo único que levantó fue la indiferencia de la SEC desde 1999, año en que Markopolos empezó a olfatear que todo lo que tocaba Madoff olía a chamusquina.

Markopolos llegó a Boston en 1991 y era el jefe de inversiones de Rampart Investment Management, firma rival de Bernard L. Madoff cuando, un día de 1999, un amigo llegó con noticias de las maravillas de inversión que Madoff levantaba en Nueva York: ofrecía ganancias estables de casi el 12% al año, independientemente de si el mercado subía o bajaba. Lo conseguía, siempre supuestamente, al negociar una mezcla de acciones y opciones sobre índices bursátiles. A los jefes de Markopolos les fascinaron tales retornos y le pidieron personalmente que igualase la rentabilidad de los fondos de su competidor. Se declaraba experto en la técnica de gestión que supuestamente Madoff aplicaba, pero defendía que “es imposible obtener los resultados explicados por Madoff, sin pérdidas y con ganancias regulares y constantes”. Recopilando y comparando datos, echó a temblar cuando sus sospechas confirmaban que las operaciones del ex presidente del Nasdaq formaban parte de un capítulo de los mayores fraudes de la historia.

Markopolos sabía que Madoff trabajaba bajo un esquema Ponzi: utilizaba dinero de nuevos clientes para pagar a viejos. Ojeando sus cuentas, se dio cuenta de que esas inversiones no eran claras y las ganancias resultaban imposibles. Entrado el año 2000, Markopolos compartía su desconfianza con Edward Manion, un supervisor de personal de la SEC en Boston: una parte importante de la estrategia de Madoff dependía de comprar y vender opciones sobre el índice de 100 acciones de Standard & Poor´s. Pero, en ese momento, Markopolos señalaba que no existían las suficientes opciones del S&P 100 para sostener la estrategia indicada por Madoff, dado las grandes sumas que parecía estar gestionando. Tenía que haber algo más.

Seguían pasando los meses y hasta los oídos de Markopolos sólo llegaban noticias de las desorbitantes ganancias de Madoff. Él seguía en contacto telefónico con Manion, de quien ha llegado a decir que, si no hubiera sido por él, hubiera dejado el caso mucho antes de lo que lo hizo.

Se cerraba 2001 cuando Manion le informó a Markopolos de que el caso perdía fuelle, y que volviera a mandar documentos y argumentos para transferirlos a la oficina de Nueva York, donde estaba la sede de la firma de Madoff. Markopolos los envió, adjuntando tres páginas en las que sostenía que el fraude crecía conforme los activos en manos de Madoff superaban los 12.000 millones de dólares.

En 2004 dejó Rampart Investment Management y abrió una consultoría de investigación de fraude, mientras sus colegas le seguían hablando horas y horas sobre Madoff. En 2005, un funcionario de la SEC de Boston le informó de que la agencia había vuelto a retomar el caso, y le recomendó que contactara con Meaghan Cheung, una supervisora de la SEC en Nueva York. Hasta allí le hizo llegar un informe de 21 páginas con sus sospechas adornadas de todo lujo de detalles: presentó 29 “señales de alarma”, que incluía sofisticados cálculos matemáticos que trataban de demostrar que era imposible que la estrategia de inversión de Madoff funcionara a rumores e insinuaciones. También ponía entre las cuerdas el hecho de que Madoff no cobrara comisión a sus inversionistas por administrar su dinero.

Pero las acusaciones de Markopolos contra Madoff no aportaban ninguna prueba contundente que indicara que se encontraba ante un crimen: sus informes estaban repletos de sus opiniones. Hasta se llegó a confundir de la fecha que empezó su particular carrera contra Madoff. Pero él insistía en que, cuando se descubriera el gran fraude piramidal, “provocará un tsunami en el sistema financiero y, especialmente, en el sector de los hedge funds”.

Los investigadores también estudiaron la acusación de que Madoff encabezaba una pirámide financiera. Pero los miles de millones de dólares que administraba la unidad de gestión de activos parecían cuadrar con los que varias firmas de inversión decían haber colocado con Madoff. Todo parecía indicar que la casa estaba en orden.

Nacido en Pensilvania, a Markopolos lo han bautizado como el héroe de esta triste película, pero él mismo quita hierro al asunto y confiesa que él no fue quien paró a Madoff, sino que fue “él solito”. Steven Pearl, un productor y escritor de Los Ángeles, quiere hacer una película sobre él, basándose en la historia de un señor que no quería estar en el medio de este huracán. “Es como Cary Grant en Intriga Internacional”, aunque le diferencia que a Markopolos no le gustan nada los focos y quiere preservar hasta el último detalle de su intimidad. Sus amigos dicen que la tenacidad que ha demostrado Markopolos es de siempre.

Mientras se sacaba un máster en finanzas en la Escuela de Boston, se disgustó mucho cuando una organización cambió un libro de texto por otro de su profesor, Alan Marcus, coautor. Markopolos pensaba que no era bueno, aunque fuera escrito por otro oficial de la organización. Se obsesionó tanto, que persiguió a la organización hasta que se sentó en una mesa con el presidente y discutieron el tema. “Parecía un bulldog”, confesó el profesor Marcus a Boston.com. En el mismo diario, otro profesor suyo dice de él que siempre prefería estar quieto y analizar la situación antes de entrar en escena.

Sea lo que fuere, si la SEC lo hubiera escuchado, las pérdidas para los inversores serían inferiores a los 7.000 millones de dólares, en lugar de los 50.000 que se han contabilizado, según los cálculos de Markopolos. Ahora ya se sabe que Madoff contaba con muchos otros inversionistas, tanto personas como organizaciones benéficas, que no estaban registradas en los documentos regulatorios, lo que dificultaba la labor de los investigadores para saber con precisión cuánto dinero estaba gestionando. El presidente de la SEC, Christopher Cox, también confiscó que Madoff mantenía libros contables y documentos falsos, lo que pudo confundir a los investigadores de hace años. “En la SEC ya hay 3.500 gallinas. Ahora se necesita algún zorro”, espetó Markopolos en su declaración. Su mujer, Faith, está convencida de que la próxima vez que el Gobierno vea aparecer a Harry Markopolos por la puerta, “no lo ignorarán”. Aunque tarde, por lo menos ya se ha conseguido arrancarle al lobo la piel de cordero.

- Cinco mil abogados de 21 países aúnan fuerzas contra Madoff en Madrid (Negocios -
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   46

similar:

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconPaper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos...

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconReflexiones de hoy motivadas por pensamientos de ayer”
«sabe» que todavía no ha llegado a lo mejor de lo que puede vivir. ¿No es extraño ese saber? ¿Cómo podemos tener nostalgia de algo...

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconIrene González López. 4ºA
«Pilar Miró, directora de cine»); «Breaking the Code. Películas que burlaron la censura en España» «Cien médicos en el cine de ayer...

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconPaper (I) ¿Existe alguna terapia de choque contra la crisis? ¿Y para...

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconCon El Mal continúa la segunda parte de La Puerta Oscura, en la que...

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconPaper La crisis económica de la Unión Europea: ¿Complejo de Saturno...

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconEl ayer y hoy de la poesíA

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconMemorias de hoy y de ayer

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconLa retórica: ayer y hoy

Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa iconEstamos encantados de ofrecer a los socios de msc club la primera...






© 2015
contactos
l.exam-10.com